Cambio climático y transferencia tecnológica

.

La opinión de…..

.

Azael Barrera

Comenzó la cita en Copenhague de la Conferencia de Naciones Unidas para el Cambio Climático (COP15). La gran mayoría de los países signatarios de la Convención Marco para el Cambio Climático ha presentado sus informes nacionales actualizados sobre sus acciones para evaluar y mitigar el cambio climático. Esperamos que la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) haya hecho lo propio.

Hay importantísimas oportunidades para ayudar al país a mitigar y revertir los cambios climáticos destructivos, locales o exógenos, consumados o en agenda. No nos referimos al lejano derretimiento en los polos, sino a impactos directos locales: la siembra de ladrillo y cemento en espacios con vocación verde y de servicios ambientales, la deforestación sin propósitos de sustento rural, la promoción desmedida de la minería metálica a cielo abierto, o la conversión de manglares, bosques y litorales costeros en campos de golf, villas de lujo y resorts.

Nos referimos a las oportunidades a las que podemos acceder en materia de transferencia tecnológica –que no es simplemente comprar tecnología– para poder afrontar y mitigar el cambio climático local. Una estrategia o plan de acción debe promover y fomentar la transferencia tecnológica y generación de tecnologías endógenas, por ejemplo, de fuentes de energías asequibles, renovables y baratas, con las que el país avance también en ciencia y tecnología.

La transferencia tecnológica debe constituir parte un plan nacional de prospectiva tecnológica, ejercicio que adolecemos.

Recientemente, el administrador de la Anam dijo que se concretó un programa de estrategias y acciones para enfrentar los efectos de los cambios en sus sistemas climáticos.

Creemos que es necesario que tal programa contenga la plataforma para promover una seria, sistemática y progresiva transferencia tecnológica, para que el país afronte el cambio climático local y sea referencia a otros. Pero para acelerar ese proceso debemos aprovechar, cuanto antes, los mecanismos proporcionados para la cumbre de Copenhague.

El primer paso para poder acceder a las oportunidades de transferencia tecnológica, es detectar, reconocer, contabilizar y plantear las necesidades de transferencia tecnológica del país, y presentar y sustentar propuestas serias de programas, proyectos y acciones específicas a la Convención del Cambio Climático. Los marcos de referencias ya están establecidos.

Para sostener a largo plazo tales acciones nos urge armar un plan de prospectiva científica y tecnológica, para fundamentar estrategias a corto y mediano plazo, para mitigar y detener, y con suerte, revertir el cambio climático negativo local y regional.

Proponemos crear un centro nacional de investigación científica, transferencia tecnológica, innovación y de prospectiva científica y tecnológica para el cambio climático y nuevas energías renovables, abierto a todos los investigadores de todas las universidades e institutos de investigación interesados, y a productores e industriales, para la adopción, adaptación, desarrollo científico y tecnológico y aplicación inmediata que todos necesitamos. Esto nos ayudaría en el futuro inmediato a ser capaces de atraer más apoyos, cooperación, asistencia, fondos y subsidios internacionales, multilaterales y bilaterales.

El tiempo corre, es una oportunidad que no puede ni debe desperdiciarse.

<>
Publicado el  13 de diciembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

La justicia irracional

.
La opinión del Abogado….
.

Carlos Ayala Montero

.

El 5 de diciembre, una centena de panameños detuvieron compras navideñas por una horas para dedicarle atención al llamado “caso de los 5” en un Foro académico en que disertaron juristas y humanistas nacionales como Silvio y Ramiro Guerra Morales, Benedicto De León; José Dídimo Escobar; Vicente Archibold Blake; Jerry Wilson Navarro; Julio E. Berríos; Roko Setka Sagel; Carlos Méndez y Roberto Bruneau acerca del enjuiciamiento y condena de 5 cubanos en Miami desde 1998, acusados por el Gobierno de USA de espionaje y conspiración para asesinar, entre otros.

El Foro denunció que se violaron garantías de los detenidos en el orden penal, procesal, constitucional, derechos humanos y aún derechos de prisioneros y sus familiares, al incurrirse en situaciones tan inaceptables como confinamiento por 17 meses sin derecho a fianza; aislamiento por 33 meses sin contacto con familiares o abogados, un jurado parcializado; obstrucción del trabajo de la defensa legal; apelación sin precedentes después de haberse anulado el juicio; negación de revisar el caso por parte de la Corte Suprema de USA; manipulación y condena sin pruebas.

Otras violaciones han consistido en dictar condenas más graves que las impuestas en otros casos como los complotados para derrumbar las torres gemelas de Washington;  condenarlos a cadenas perpetuas mientras que Manuel Posada Carriles se pasea por Miami confesando ser asesino y terrorista. También el hostigamiento a los familiares de los prisioneros, que solo pueden verlos una vez al año y dos de ellos no han recibido visitas de sus esposas durante 11 años por prohibición de autoridades migratorias estadounidenses.

El Grupo de Trabajo sobre detenciones arbitrarias de ONU y más de 900 parlamentarios del mundo, incluidos 110 miembros del parlamento británico se pronunciaron denunciado la patraña descrita. Más de seis mil intelectuales de todo el mundo, incluidos 9 premios Nobel (Wole Soyinka; Nadine Gordimer; Desmond Tute; Rigoberta Menchu; Adolfo Pérez Esquivel; José Sramago; Harold Pinter; Zhores Alfiorov y Gûnter Grass), pidieron a USA la libertad de estos jóvenes, sin resultados.

La Justicia norteamericana ha demostrado sus debilidades, incoherencias; parcialidad ideológica y prejuicios al contradecirse paso a paso pues se ha declarado nulo el proceso e invalidado esa decisión; se ha condenado a cadena perpetua y cambiado luego la sentencia a algunos de ellos; se han reconocido errores y manipulaciones por parte de los jueces, haciendo de este un escandaloso caso.

Gerado Hernández; Nordelo Labañino; Antonio Guerrero; Fernando González y René González han sido víctimas al igual que Nelson Mandela, de la persecución implacable de un sistema que los ha condenado por su forma de pensar, arguyendo actuaciones falsas y utilizando el sistema jurídico para causar daño y no para asegurar la convivencia pacífica.

Por eso, es importante denunciar la injusticia de la justicia, porque guardar silencio es sumarse a la ignominia.

.

<>
Publicado  el  13 de diciembre de 2009 en  el  diario  El  Panamá  América, a   quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Mochilas y tareas escolares

.

La opinión de….

.

Xavier Sáez–Llorens
.

¡Que alegría! Se acabó el año lectivo. Paz y tranquilidad retornan a casa. ¿Cuántos de ustedes no han tenido que regresar desesperadamente a la escuela, en medio de un tráfico infernal, a buscar libros o cuadernos que su hijo olvidó para un examen al día siguiente? ¿Cuántos de ustedes no han llamado a otro padre de familia para pedirle páginas dictadas, fotocopiadas o escaneadas de un texto que su niño debe estudiar? ¿Cuántos de ustedes no han sufrido la súbita recordación de una tarea, un domingo en la noche, debiendo ir a una tienda o farmacia en búsqueda de los implementos necesarios para culminar la asignación? ¿Cuántos de ustedes no han padecido dolores de espalda al intentar levantar las mochilas repletas de enseres escolares de sus vástagos?

La Academia Americana de Pediatría señala que la carga de una mochila no debe superar un 10%–20% del peso total de un niño. La mochila de mi hijo menor pesa usualmente entre 25 y 30 libras, casi la mitad de su propio cuerpo. Cada vez que intenta alzarla, gesticula como si estuviera defecando a través de intestinos estreñidos. Afortunadamente, la mamá la compró con ruedas. Con tantas asignaciones diarias, aligerar la bolsa podría significar dejar quehaceres sin terminar y arriesgarse a una baja calificación. Sus hermanos ya han pasado por idénticas penurias. No parecen, por dicha, haber quedado con rastros de hernias ni secuelas de escoliosis.

Las tareas escolares son una angustiosa pesadilla, tanto para los niños como para los padres. Tras la dura faena laboral, llegar al hogar y percatarse de que tus hijos tienen una amplia lista de trabajos por hacer, no resulta para nada placentero. Ponerse la vestimenta de maestro, después de terminar las obligaciones cotidianas de tu profesión, puede generar ira y fatiga. Desde ayudar en investigaciones, estudiar para numerosos exámenes, preparar declamaciones, pegar figuritas, recortar noticias, recordar fórmulas aritméticas o memorizar páginas interminables de vocabularios, en lengua propia y ajena, el descanso hogareño se ha convertido en pasatiempo extinguido. Se genera tanto estrés, que hasta la dinámica sicológica de la pareja progenitora queda propensa a la rebelión.

Es difícil que los más pequeños puedan, por sí solos, confeccionar maquetas o proyectos manuales. Muchos padres, por tanto, sienten como si las diligencias se las hubieran puesto a ellos. Los establecimientos educativos de hoy en día, particularmente los privados, acostumbran a saturar de tareas a los pupilos. El aprendizaje debe lograrse en el aula de clases para que el niño, en casa, solo necesite repasar o profundizar lo asimilado. Algunos educadores, por pereza pedagógica o debilidad académica, no se esfuerzan en explicar claramente el tema de estudio ni admiten retroalimentación de los acudientes. Comunicarse oportunamente con algunos profesores es más difícil que escapar a un tiroteo dentro de un elevador.

La nota obtenida, en última instancia, es ganada más por los adultos que por los niños. Si los padres no están pendientes o sus compromisos no les permiten supervisar, es el muchacho quien paga las consecuencias. Los niños pueden llegar a odiar la escuela porque, por un lado, no disponen de tiempo para cuestiones esenciales como entretenimiento o deporte y, por el otro, son amonestados si por cansancio o distracción natural no cumplen con sus deberes de forma óptima. Un buen maestro procura que el alumno disfrute lo que hace en la escuela.

Las tareas, por supuesto, ayudan a practicar lo aprendido en clase, motivan a los niños a organizarse, promueven disciplina y responsabilidad, estimulan a adquirir hábitos o métodos de estudio, cultivan la autoestima e independencia juvenil y propician la integración familiar. Lo importante es no perder el balance, pues la cantidad de tareas debe ajustarse a la edad y nivel del estudiante. Los expertos recomiendan, por ejemplo, que un niño entre primer y tercer grado no debe demorar más de 30 minutos por día en atender sus encomiendas escolares, mientras que en la segunda etapa de la primaria, este tiempo no debe ser mayor de una hora.

Obsesionarse con que tu hijo saque, constantemente, espléndidas notas es ciertamente patológico y contraproducente. A mi juicio, lo ideal es que el niño comprenda lo estudiado sin necesariamente recurrir a la memorización y, paralelamente, disponga de ratos ociosos para asuntos deportivos y culturales propios de la niñez. Tristemente, no todos los maestros están capacitados para entender y ejecutar este concepto. Los niños y sus padres deberíamos poder evaluar y reprobar, también, a los docentes deficientes.

El escritor William Arthur Ward decía, “El educador mediocre habla; el buen educador explica; el educador superior demuestra; el gran educador inspira”.

.

<>
Publicado el  13 de diciembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Árbol que crece torcido

.

La opinión del Abogado…..

.

Alberto E. Fadul N.

.

La historia política panameña esta recargada de múltiples episodios que, sin la vigencia de un sector privado productivo, no hubiese sido fácil llegar donde estamos. Falta un camino por recorrer, el cual para que sea corto o largo, dependerá del la labor del gobierno de turno y la conciencia de panameños y panameñas que observen y, con detenimiento, analicen que él principio fundamental del militarismo fue la corrupción y así, comprender el viejo adagio: “de tal palo, tal astilla”.

El tiempo pasado nunca fue mejor y en el presente debemos obligarnos a acudir a la memoria y recordar todos los escándalos y vejámenes de un partido que, en el ejercicio del poder, siempre puso sus intereses de enriquecimiento ilícito, por encima de los de la ciudadanía.

¡Que Omar nos recuperó el Canal!  Claro que sí, unido a un complejo tratado de la defensa de la Neutralidad del mismo, poco conocido, que desdibuja la interesante definición de la izquierda pancista, en cuanto a lo que debe representar la soberanía de un país.

Hoy ese mismo y trasnochado colegiado, critica el apoyo que nos brindará, a petición nuestra y en pleno ejercicio de nuestra soberanía, los EE.UU. asistiéndonos con niveles de tecnología y amplia experiencia, en el mejoramiento del control de nuestras porosas costas.

Muchos piensan que existe un partido político mejor organizado y quizá el más grande. ¿Mejor organizado para qué?   Podría ser para mantener los elevados beneficios de una impunidad flagrante que, siempre que, cuando en lo delictivo, asoma su colorada cabeza, ataca sin la menor pena, a quienes pretenden instaurar una investigación que, con malos manejos por nuestro sistema de justicia, nunca produce concreta inocencia aún que si deja, en el ambiente, un sabor a culpabilidad no resuelta.

Mientras las figuritas de siempre, empleen la defensa del contra ataque, con la verdad o sin ella; el gobierno de turno, además del desarrollo de sus programas, aún con la piedrita permanente que aparenta ser el Alcalde capitalino, busque y defina, una alianza que incluya al panameñismo. Soberbia a un lado, por los mejores intereses de una patria atizada, golpeada, utilizada y empobrecida por la atroz corrupción y la consiguiente impunidad.

Presidente Martinelli, no deje que el tercermundismo aflore en el uso, potencial, absurdo de la Cinta Costera, más allá de la utilidad que ofrece a toda la ciudadanía que a diario la disfruta.

Si se desea presentar eventos para el disfrute sin riesgos ni destrucción, excelente; para ello están los estadios, campos de juego y algunos parques tal como aquel que utilizará, con gran iniciativa, la gobernadora de la ciudad. Control ante aspavientos.

¡Hacia la alianza de partidos, no más impunidad!

.

<>
Publicado  el  13 de diciembre de 2009 en  el  diario  El  Panamá  América, a   quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Reformas electorales y participación ciudadana

.

La opinión de…..

.

Norma Vernaza Villar

.

Cuando nos encontramos próximos a que se inicien las rondas de discusión de las reformas al Código Electoral, nos enfrentamos como ciudadanos a la tarea de conocer, analizar y profundizar en aquella legislación (electoral) que debe brindarnos los mecanismos necesarios para garantizar el respeto a la democracia y calificar la transparencia de las elecciones.

Sobre todo dentro de una sociedad y medio como el nuestro, donde la política recibe la máxima atención de todos sus integrantes; entendiendo a esta como el ámbito de la sociedad relativo a la organización del poder, es decir, el espacio donde se adoptan las decisiones que tienen una proyección social.

Debiendo ser ciudadanos activos, no sólo para asistir a ejercer el voto en las urnas cada cinco años, sino también para enfrentar que otra de nuestras responsabilidades es la de organizarnos u opinar en aquellas reglas o normas que harán valer dicha participación ciudadana (votación/elección); así como todos los procesos que de una u otra forma repercutirán en el futuro de nuestro país.

Refiriéndose a lo anterior, a que sea nuestra propia cultura política la que predomine en dichas reformas electorales, en palabras de Jacqueline Peschard, esta abarca las creencias, convicciones y concepciones sobre la situación de la vida política y los fines que de ella se desea obtener; así como comprender las inclinaciones y actitudes hacia el propio sistema político, o algunos de sus actores, procesos o fenómenos políticos específicos.

Es decir, que las propuestas/reformas electorales sean el resultado de los retratos y experiencias colectivas, brindándose con ello a la ciudadanía un sentido de pertenencia, pues las reconocerían como algo que es propio.

Es por ello, que las reformas electorales deben poseer temáticas que fueron talón de Aquiles en las pasadas elecciones. Temas relacionados con las propagandas políticas negativas o subidas de tono, el financiamiento privado e irregular en las campañas políticas y el relacionado con los requisitos constitucionales y legales para optar a cargos de elección popular, entre otros.

Material de discusión que puede llevar a que defensores de la libertad de expresión, colaboradores o financistas de campañas, y aquellos que apoyaron postulaciones inadecuadas, pero estratégicamente políticas, provoquen que dichos tópicos no sean tocados seria, profunda o imparcialmente.

Para terminar esta primera parte, como panameños debemos preocuparnos por la construcción de una sociedad democrática que requiere nuestra participación ciudadana y responsable en los temas que a todos nos competen, promoviendo en cada uno para sí mismo y su entorno, los valores democráticos e impulsar la construcción de aquellas libertades que garanticen el desarrollo político y económico de nuestro país.

<>
Publicado el  13 de diciembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Pobreza: tema de derechos humanos violados

.
La opinión del Dirigente Sindical y Secretario General del SUNTRACS….
.

GENARO   LÓPEZ

.

Desde 1950 se observa el 10 de diciembre de cada año como Día de los Derechos Humanos. Con el Día se conmemora el aniversario de la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos por la Asamblea General de las Naciones Unidas (1948); con esta Declaración se pretendía sentar las bases de un compromiso ético para obligar a todos los Estados a cumplir y hacer cumplir una serie de normas, a fin de garantizar el respeto a la vida digna de los seres humanos, en especial de las grandes mayorías excluidas. En la Declaración, se esboza la idea de que el respeto a los derechos humanos y a la dignidad de la persona humana “son los fundamentos para la libertad, justicia y paz en el mundo”.

El ejercicio de todos los derechos humanos (sociales, económicos y culturales, así como los derechos civiles y políticos), se ve obstaculizado por la discriminación.  Con suma frecuencia, los gobiernos cuando tienen que ocuparse de los prejuicios y la discriminación, guardan silencio o muestran complacencia ante la violación de los derechos humanos de los pobres.

En Panamá más de un tercio de la población padece de la mayor discriminación, al negarse sus posibilidades de cubrir sus necesidades materiales de vida (alimentación, vivienda, salud, vestido, etc.); ello producto de las medidas de política económica que imponen los gobiernos.

Al respecto, elocuentes las declaraciones de un panameño, al momento de interrogársele sobre el proyecto de ley sobre la venta de playas, islas y costas, “ el único derecho que tenemos los panameños es obtener cédula, el resto nos es negado para favorecer a los grupos de poder económico ”.

El terreno de la indivisibilidad y de la interdependencia de los derechos humanos, nos permite afirmar que a las personas que se encuentran en una situación de extrema pobreza (precarizados), no se les respeta alguno de los derechos humanos enunciados en la Declaración Universal. No es posible hablar de libertad, de justicia ni de democracia, cuando una persona no puede vivir dignamente. Como bien se afirma: “ La pobreza debe considerarse como un tema de derechos humanos violados ”.

En nuestro país también se conculca el derecho a organizarse libremente.   Por ejemplo a los trabajadores se les restringe el derecho a la organización sindical; el derecho a un salario que propenda a la vida digna; los procesos legales en materia laboral dan cuenta de cómo, de manera creciente, los fallos violan el precepto del principio de favorecer a la parte más vulnerable y favorecen la llamada “ seguridad jurídica de las empresas ”.

La violación al respeto a su cultura, a la tierra ancestral, a convivir armónicamente con la naturaleza, que viven los pueblos originarios coloca a Panamá como una nación que incumple la Declaración Universal de los Derechos Humanos; sobre todo a partir de las últimas actuaciones represivas del gobierno, que no tiene mucho que envidiar a regímenes dictatoriales.

La discriminación de que es objeto la mujer, colocándola en discriminación laboral, violentando sus derechos desde la misma institucionalidad del engranaje gubernamental, constituyen otra clara muestra de que en este país los gobiernos son violadores de los derechos humanos.

Frente a este panorama, debemos recordar que la Declaración de los Derechos Humanos y su conceptualización integral, fueron el resultado de la lucha que emprendieron las masas oprimidas contra la vorágine del capitalismo. Que se cumplan con estos preceptos, demanda de las actuales generaciones capacidad de organización y movilización, que nos permita defender nuestros derechos individuales y políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales.

La falta de credibilidad y de confianza en las instituciones públicas, que supuestamente debieran defender, proteger y sustentar al sector más pobre de la población, es total.

Frente a ello, la experiencia en América Latina demuestra cómo los sectores marginados solo han encontrado defensa de sus derechos a través de la lucha organizada que ellos mismos realizan, tal es el caso del Movimiento de Piqueteros en Argentina, los Sin Tierra en Brasil, entre otros movimientos latinoamericanos. Sectores Populares unidos por la necesidad y por la esperanza de crecer, a pesar de sus carencias, han estrechado fuerzas creando vínculos poderosos entre sí. Tan poderosos como para lograr revertir medidas antipopulares.

En Panamá, Frenadeso como parte del movimiento social, ha llamado a organizarnos, a crear un instrumento político, a crear poder popular que permita autoconvocar a una Constituyente Originaria; es decir, a crear nuestra propia alternativa que garantice el respeto al derecho a una vida digna.

<>
Publicado  el  13  de  diciembre  en el diario  La  Estrella  de  Panamá, a  quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

¿Cómo resocializar a los jóvenes sin recursos adecuados en los Centros de Cumplimiento?

.
La opinión del Abogado y Odontólogo….
.

Omar O. López Sinisterra

.

A nivel internacional se expone mucho el tema de la resocialización, reinserción, o la reeducación de los jóvenes que han cometido algún tipo de infracción penal. Desde 1989 en la Asamblea de las Naciones Unidas, se aprobaron los Derechos Humanos del Niño, y desde allí nuestros países han incorporado muy rápidamente estos postulados en las Cartas Políticas y en las normas y reglamentaciones. La UNICEF ha estado colaborando con los diferentes países de América Latina realizando labores de abogacía en beneficio de la creación de sistemas de justicia especializados, apoyando estrategias de asistencia técnica y capacitando a los sectores involucrados en el sistema. (1).

En materia de Responsabilidad Penal, la Convención de los Derechos del Niño contiene varios principios que constituyen el norte de las actuaciones que tengan grado de afección a la infancia, como el de no discriminación, el de la participación de niños, niñas y adolescentes, y el del interés superior del niño.

El artículo 37 de esta Convención señala que también obliga a los Estados a asegurar durante el régimen de privación de la libertad el niño o niña sea tratado con dignidad y respeto a sus derechos y se “atienda a sus necesidades” especiales en función de su edad.

Al visitar un Centro de Cumplimiento en nuestro país, la estructura y funcionamiento del mismo no se manifiesta en algunos aspectos, con lo que establece la Convención de los Derechos del Niño.  El edificio yace enfermo con mucha humedad y presencia de aguas negras en las celdas del mismo.   Los Planes Individuales existen pero se carece de Recursos Económicos para llevarlos a efecto. Existe una Clínica Médica y Odontológica, pero hay carestía de medicamentos para poder atender eficientemente a los reclusos. Existen problemas de seguridad debido al poco personal de custodia y su bajo perfil de capacitación y qué decir del bajo salario (B/ 400.00) de cuatrocientos balboas que los desmotivan.   En las secciones, solo en la 1-A existen sanitarios, y en los otros tres los jóvenes deponen en bolsas plásticas.   Se conoce que todos estos Centros de Cumplimiento laboran con “2.7 millones de dólares, lo que significa casi nada para poder cumplir con los programas señalados por la UNICEF en nuestros países.

Hay que crear mecanismos de desjudicialización, que permitan descargar un poco el sistema penal en este caso el juvenil.   Conocemos que el excelentísimo señor presidente de la República está realizando cambios a nivel de la realidad socio-económica y en la calidad de vida de los panameños, lo que nos indica que también girará su atención al igual que el Ministro de Gobierno Justicia, para inyectar con un mejor presupuesto estos Centros de Cumplimiento y se puedan realizar los programas indicados por los Organismos Internacionales para realizar los programas que pretenden devolver a estos jóvenes infractores a la sociedad como entes totalmente productivos. Ese es el norte del Sr. Presidente y de todos los panameños.

(1) Justicia Penal Juvenil: Buenas Prácticas en América latina; UNICEF.

.
<>
Publicado  el  13 de diciembre de 2009
en  el  diario  El  Panamá  América, a   quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.