Partido Popular: se imponen los mediocres

.
La opinión del miembro del Partido Polular….
.
JOSÉ DOMINGO TORRES

En el tercer congreso nacional del Partido Popular celebrado el pasado 13 de diciembre en un hotel de la ciudad capital, las sillas que otrora ocupara la élite de intelectuales, médicos, profesores, profesionales, líderes sindicales y líderes naturales de la antigua Democracia Cristiana hoy Partido Popular no estaban vacías. En política las sillas siempre alguien las llenas. Ahora esas sillas estaban llenas por incondicionales, primos, sobrinos, tíos, cuñados, parientes cercanos de algunos dirigentes del PP, que han encontrado, gracias al subsidio electoral, algún modo de compensación económica.

No hubo debates de temas nacionales ni regionales, para qué perder el tiempo.   Lo importante era la elección de la directiva del Tercer Congreso Nacional, que ya había sido consensuada con los promotores de mediocres del PP. Presentada la misma y sin oposición se da inicio al Tercer Congreso Nacional.

Lo que más llamó la atención fueron los discursos de algunos dirigentes del PP, el presidente saliente se lamentó del error que cometió el PP en su alianza con el PRD.

Error diría yo, que comete por segunda vez, porque ya había habido una alianza electoral en el 2004, con Martín Torrijos.   De sus palabras, entonces, debo entender que el error de la alianza con el PRD fue en el 2009, con Balbina Herrera, quizá porque no ganó la Presidencia de la República.

Pero lo más patético fue el discurso del saliente secretario general y ex diputado suplente, al arremeter contra el PRD, acusándolo de que estaba metiendo sus manos en el PP. Acusó sin ninguna prueba, estoy seguro, que el ex diputado Rubio, aspirante a secretario general, estaba jugando el papel que la Calcagno había jugado en las recién celebradas elecciones internas del PRD. Y no hago ninguna defensa oficiosa del PRD, porque tanto en la alianza de Martín Torrijos como con Balbina Herrera voté en contra de esa alianza.

Atrás habían quedado para el saliente secretario general y ex diputado suplente sus defensas oficiosas del partido de gobierno PRD, atrás quedaron los momentos que apasionadamente presentaba a Balbina Herrera como la candidata a presidente del Partido Popular, atrás quedaban las continuas reuniones con la alta dirigencia del PRD dándole toda clase de explicaciones de las actividades del PP.

El resultado de las elecciones de los delegados y delegados incondicionales, parientes, primos, cuñados, esposas, amigas de los dirigentes del PP no dieron mayor sorpresa. La presidencia la obtuvo Milton Henríquez, que, aún cuando es una figura fresca para dirigir el partido, no ejerció ningún liderazgo para la elección de las nuevas autoridades, tomó la ley del menor esfuerzo para salir él, y el resto, salvo contadas excepciones, los mismos dirigentes que han llevado al PP a su mínima expresión política.

Es más, el único diputado del PP no salió electo como autoridad del partido en este congreso nacional.  Y al ex presidente del PP y ex vicepresidente de la República, Rubén Arosemena, que atendiendo invitación del propio Milton Henríquez, se postuló a la Comisión Política, no salió.

Esos puestos y los del Secretariado Ejecutivo Nacional eran para los incondicionales, amigos y parientes de los dirigentes promotores de mediocres. Solo 2 ó 4 miembros del comité político con criterio propio lograron imponerse.

Debo concluir: En el Tercer Congreso Nacional del PP, se impusieron los mediocres, salvo contadas excepciones. El nuevo discurso que pretende vender el electo presidente Milton Henríquez, sobre un Partido de centro, desligado del PRD, lo podrá hacer él, y probablemente los vicepresidentes electos Carlos Ernesto González de la Lastra y Javier López. Pero quienes fueron defensores de la alianza del PRD, que solo les faltó colocarle el 11 del PRD a la estrella verde, no tendrán en la opinión pública ninguna credibilidad.

<>

Publicado en 28 de diciembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

¿Qué tipo de gobierno tenemos?

.
La opinión del Médico…..
.
ALESSANDRO GANCI C.

La Constitución, en su artículo 2, señala: “El poder público solo emana del pueblo, lo ejerce el Estado conforme esta Constitución lo establece, por medio de los órganos Legislativo, Ejecutivo y Judicial, los cuales actúan limitada y separadamente, pero en armónica colaboración”.

Democracia es una forma de organización de grupos de personas, cuya característica predominante es que la titularidad del poder reside en la totalidad de sus miembros, haciendo que la toma de decisiones responda a la voluntad colectiva de los miembros del grupo. La autocracia es una forma de gobierno en la cual el poder reside en una única persona, a quien deben obedecer las demás, sin rendir cuentas al parlamento ni al pueblo, se diferencia de la oligarquía porque el poder es ejercido por una sola persona, en vez de pocas.   El totalitarismo se deferencia porque existe una negación de la libertad y los derechos individuales, desconociendo además la dignidad de la persona humana, convirtiendo las clases sociales en masas.

La Partidocracia es un término que se utiliza para designar el sistema de gobierno en el cual, aunque teóricamente se vive en democracia, los actores principales y únicos del panorama político son los grandes partidos políticos. Una Plutocracia es un sistema de gobierno en el que el poder lo ostentan quienes poseen las fuentes de riqueza. Esta estructura suele aparecer en los sistemas de gobierno en que los que ostentan el poder político y legislativo ordenan el poder económico.

Cambio, desde la perspectiva sociológica, implica la sustitución de algo viejo por algo nuevo, también implica la incertidumbre de una situación desconocida. El cambio es imprevisible y cíclico, pueden tener lugar tanto lentamente, con modificaciones graduales en las mentalidades y creencias, o bruscamente, mediante revoluciones.

El Populismo es un término político usado para designar corrientes heterogéneas, pero caracterizadas por su aversión discursiva o real a las élites económicas e intelectuales, su rechazo de los partidos tradicionales (institucionales e ideológicos), su denuncia de la corrupción política por parte de las clases privilegiadas y su constante apelación al “ pueblo ” como fuente del poder.

El populismo, en sentido positivo, define un sistema en el que el poder recaiga más en el pueblo que en sí mismo, no en que los políticos profesionales gobiernen para la mayor comodidad del pueblo. Hay uso de “ medidas de gobierno populares ”, destinadas a ganar la simpatía de la población, particularmente si ésta posee derecho a voto, aún a costa de tomar medidas contrarias al Estado democrático. Su objetivo es el preservar el poder y la hegemonía política a través de la popularidad entre las masas. No es demagógico, porque, más que apelar al discurso, concretiza con hechos.

Analizando la gestión gubernamental, encontramos lo siguiente: Se adquiere el poder mediante una masiva campaña mediática. El Gabinete se compone de una mezcla de figuras mediáticas, empresarios amigos, parientes y empleados leales de sus negocios previos, todos de la clase burguesa. Minimizando la participación de indígenas, obreros, y personas de orígenes en la clase trabajadora.

Asume posturas populistas mediante la entrega de bonos a ancianos y aumento de salarios a policías, se atribuye la rebaja de la electricidad, mientras sataniza a las empresas de distribución eléctrica. Anuncia una baja de aranceles para reducir el costo de la canasta básica (que no bajó), con lo que recibe el respaldo necesario de la vasta mayoría del pueblo (85.5%); mientras toma, mazo en mano, tierras supuestamente usufructuadas por empresarios, enfilándose luego contra la Zona Libre de Colon.

Finalmente, se anuncia el más grande presupuesto en la historia del país por $10,574 millones, casi la mitad destinado a inversión social (49%), más de 5200 millones, para reducir la pobreza y la pobreza extrema. Cifra evidentemente exagerada, pues, los gastos de funcionamiento suman 63.4%, (12.3% pago de la deuda) y el total de inversiones 36.6%.

No se menciona que toda esta inversión social, basada en compromisos de campaña, descansará mayoritariamente sobre los hombros de la clase media. Para poder financiarlo deberemos recaudar 811 millones más que en 2009. Al momento posiblemente 262 millones en tributos directos por los ajustes fiscales y 496 millones en indirectos (ITBMS, etc.).

Supresión de los derechos ciudadanos. Con la eliminación de facto de los derechos adquiridos por los servidores públicos, con la eliminación de la Ley 9, se abre el compás del clientelismo político. Al momento, hay despedidos más de 5000, afectándose los préstamos de la banca privada, cuya cartera del sector público disminuyó en un 95.5%.

La exclusión de los representantes de la Sociedad Civil, del Consejo Nacional de Transparencia, la aprobación de leyes sin la consulta, como las de escuchas telefónicas, aumentos de penas, postergación de la entrada en vigencia del Sistema Penal Acusatorio y la Descentralización de los gobiernos locales, aunado al nepotismo, clientelismo político e inaplicabilidad de la Ley de Transparencia hacen inalcanzable la añoranza depositada en las urnas de un cambio hacia una Democracia participativa.

¿Qué tipo de gobierno tenemos?, para mí, uno.. Plutocrático, oligárquico, populista con fuerte tendencia a la partidocracia, sostenido teóricamente en una democracia representativa, alejada completamente de la democracia participativa.   No es autocrático, totalitario o demagogo. De que hubo un cambio, definitivamente que sí.. que juzgue el lector si fue el que le prometieron.

<>

Publicado en 28 de diciembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

.

La primera decepción del gobierno del cambio

.

La opinión de…..

.

Eyda Guardia Quirós

Acaba de pasar la asignación de los dos nuevos magistrados para la Corte Suprema de Justicia, hubo una comisión formal que hizo un trabajo para presentar una lista de personas que eran competentes para el cargo, sin embargo, el país entero pudo observar cómo descalificaron la opinión de la comisión y, finalmente, se dio una selección bajo otros criterios.

Más parece una burla al país, lo que causa la primera gran decepción con el gobierno del cambio; pues bien, pudo el presidente Martinelli ahorrar tiempo y esfuerzo a la comisión y a la gran cantidad de abogados aspirantes al cargo e ir directamente a la potestad que le brinda la ley para seleccionar según su criterio.

Es propio de un joven profesional querer hacer carrera en su oficio para llegar hasta los más altos cargos. Sin embargo, en el caso de los abogados, qué decepción deben haber sufrido todos aquellos con una trayectoria ejemplar dentro del sistema de justicia, que creyeron que les había llegado la oportunidad de avanzar hacia un alto cargo, tomaron un tiempo para presentar sus credenciales ante la comisión, fueron incluidos en la lista y el cargo se lo dieron a otro.

Por las referencias que se pueden leer en los periódicos, de los cuatro elegidos, el licenciado Wilfredo Sáenz es el que tiene más trayectoria dentro del Órgano Judicial, sin embargo, lo ubicaron como suplente. Además, por un canal de televisión pudimos observar que uno de los nuevos magistrados titulares es muy emotivo, pues quedó llorando ante las cámaras nada más por hacer referencia a sus orígenes familiares y profesionales, situación que nos debe preocupar pues su salud emocional puede verse afectada ante los muchos casos trágicos que seguro llegarán a su despacho.

Nos llama la atención que algunos abogados exigen que los periodistas no hagan referencia sobre la vida privada de sus colegas que aspiran a ocupar cargos públicos.   Sin embargo, creemos que quien ocupa o aspira a ocupar una posición dentro del Estado, sea en el área legislativa, judicial o ejecutiva es un funcionario público y como tal queda expuesto públicamente y cualquier mala acción en su vida privada seguro llega al conocimiento de la ciudadanía.

Por ello, la mayoría de los periodistas respetan a las familias de los funcionarios públicos, no divulgan asuntos privados como estado civil, nombres, lugares de estudio o de trabajo, dirección de las residencias, condiciones de salud y demás asuntos de índole familiar. De hecho, una vez la persona sale del cargo no vuelven a mencionar su nombre en los medios de comunicación, salvo que cometa algún delito, haga escándalos o participe de algún evento social que se hace del conocimiento público.

Es un gran absurdo que ahora nos digan que para opinar sobre decisiones que toman en el gobierno se debe pertenecer a la clase política. Porque si entendemos como clase política estar inscritos en un partido, entonces todos los independientes panameños quedamos fuera y no debimos votar por políticos en las pasadas elecciones.

<>

Publicado en 28 de diciembre de 2009 en el diario La Prensa a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que le corresponde.

Instituto Oncológico Nacional, más que un instituto

.
La opinión del Comunicador Social…..
.

DIDACIO CAMARGO

Hoy, he sentido la necesidad de escribir acerca de la experiencia que meses atrás y por espacio de dos años y medio viví en el Instituto Oncológico Nacional, el cual ha sido blanco de muchas críticas, detalles que no me atrevería a plasmar aquí debido a mi desconocimiento del tema, pues, soy uno de los que solo leyó bastante y no puedo sacar mi propia conclusión.

Ahora bien, mi experiencia en ese centro médico junto a mi difunta madre marcó para siempre un precedente satisfactorio en mi vida de la A la Z.

La experiencia vivida dentro del ION en todo momento fue alentadora, tanto para mí como para mi mamá, y es que tanto ella como nosotros (hijos, nietos, esposo, hermanos, sobrinos) nos manteníamos animados por las lecciones motivadoras de los galenos, enfermeras, secretarias, personal administrativo, personal de aseo, componentes de seguridad, el capellán, los vendedores de billetes, las voluntarias, en fin por todo los que allí trabajan, estas valiosas personas no permiten un rostro triste o mucho menos el desasosiego.

No tengo pariente alguno laborando dentro del ION, pero los amigos que junto a mi madre descubrí fueron muchos; psicólogos graduados en la selva de cemento, motivadores nacidos para motivar, incansables funcionarios que han aprendido que es mejor servir que ser servidos, a ellos mi sincero agradecimiento por las atenciones que le brindaron a Claudina Gómez Quintero, una mujer incansable que hizo de su enfermedad su principal fortaleza para vivir y educar a los cientos de pacientes que padecen de cáncer, mientras que a los que no nos separamos de ella fue la llama que nunca se apagó y que todavía hoy sigue flameando en cada uno de nuestros corazones.

El país requiere de médicos especialistas en enfermedades cancerígenas, cada día son más los panameños y panameñas que acuden a buscar una atención médica y claro que la reciben, porque son muchas las personas que desinteresadamente contribuyen con el Instituto y esto permite que el equipamiento y los medicamentos no se queden solo en recetas y los buenos médicos aún se mantengan apegados a su juramento hipocrático.

Pero hace falta más para dar un óptimo cuidado y para desarrollar más programas de prevención a la ciudadanía en general, entre ellos; normas alimenticias, mamografías periódicas, cáncer por el tabaco, entre muchos otros. Los costos de prevención son mínimos en comparación con los miles de dólares que cuesta el tratamiento a un paciente con cáncer.

Espero que uno de estos días la Asamblea Nacional de Diputados pase una Ley de la República para que el Instituto Oncológico Nacional disponga de los recursos necesarios para operar como un centro médico del primer mundo y se convierta por fin en algo más que un Instituto.

<>

Publicado en 28 de diciembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Crueldad máxima

.

La opinión de…..

.

Olmedo Miró

El anuncio en el incremento en el “salario mínimo” nacional, al igual de todos los incrementos previos, aparte de representar un acto de ignorancia de los principios más básicos de la economía, de las estadísticas del empleo en Panamá y la capacidad productiva de la sociedad, representa un acto de soberbia gubernativa de las élites políticas y empresariales del país que piensan que pueden decidir por todos los demás panameños y pueden hacer contratos a su nombre, al margen de sus preferencias y circunstancias.

Una verdadera crueldad contra todos aquellos que piensan entrar a la vida productiva, aportar a su sociedad y conectar con el resto del país y el mundo a través de la formalidad en el empleo.

La idea del salario mínimo como “benefactor de los trabajadores” es un mito en sí, consecuencia de otros mitos producidos por la propaganda política y la ignorancia acerca del proceso económico:

Mito 1: “El trabajo es un bien escaso”; de hecho aquí hay dos mitos en uno. El trabajo no es un “bien” mejor sería decir, el trabajo es un medio para conseguir un bien. El trabajo surge de que desde que nos expulsaron del paraíso, para conseguir satisfacer nuestras necesidades con bienes de consumo es necesario “trabajar”. Las necesidades del ser humano son infinitas, por lo tanto el trabajo necesario para llegar a ellas es infinito. ¡Agradecerle al gobierno o empresarios élite por crear puestos de trabajo es lo mismo que agradecerle a la serpiente por habernos expulsado del Paraíso!

Mito 2: “Los empresarios “crean” trabajo”; este mito es consecuencia del mito 1 que asevera que el trabajo es un “bien escaso”.  No, son las necesidades de los consumidores, todos nosotros, las que generan los trabajos. Y esas necesidades son infinitas.   Somos lo que producimos y no se puede consumir sin primero producir. Intercambiamos los productos de nuestro trabajo, este es nuestro ingreso. El hecho de que el gobierno y unos empresarios se jacten de “generar trabajo” es consecuencia directa de las mismas barreras de entrada establecidas por y para ellos mismos, que imposibilitan eltrabajo formal generado desde abajo.

Mito 3: “El salario se paga por el trabajador”; nadie paga un salario por el trabajador (excepto por los botellas en el gobierno) uno paga los salarios por los bienes y servicios que ofrecen los trabajadores.  Yo no le pago un salario a Juan Pérez, más bien yo pago por los bienes y servicios que ofrece Juan Pérez.   Estos bienes y servicios pueden variar en calidad y escasez. J  uan Pérez puede ofrecer la cura al cáncer y ganar mucho o limpiar baños y ganar menos. De cualquier manera todos podemos ofrecer algo a algún precio, pero, ningún trabajador es igual al otro.

Mito 4: “El salario se paga por horas trabajadas”; lo mismo del mito 3, sólo que aquí nadie paga por calentar asientos en la oficina o hacer acto de presencia en la fábrica. El sueldo horario es producto de un anacronismo, la forma de pago del salario en la Inglaterra industrial del siglo XIX lugar y tiempo donde los burócratas empezaron a diseñar estas leyes del salario mínimo. Así mismo es ridículo tratar de implementar un sistema semejante en un país tan diferente como el nuestro. Muchas veces es más importante la forma de pago que el salario mismo.

Mito 5: “El salario mínimo es para todos los trabajadores”.   Pues, no, comenzando que el 42% de los trabajadores del país son “informales y que el 38%, de los que trabajan ganan arriba del mínimo. Algunos trabajadores se van a beneficiar pero solo a expensas de los que no puedan hacer “el corte” o sus bienes y servicios no valen el mínimo del salario mínimo. La que sí es verdad es que la informalidad va a valer más y la clandestinidad aumentará aparte del desempleo.

Mito 6: El precio del trabajo se debe ajustar a la “canasta básica”.   Esto es una trágica inversión de factores. Simplemente si no hay trabajo no hay canasta básica.   El trabajo es el medio para producir la oferta que satisface el consumo.   En cuanto a los efectos de la inflación, este es un tema más largo pero una cosa digo: la inflación no afecta los factores por igual.

En nuestro país, a lo largo de los años, el trabajo formal se ha reducido a ser casi un lujo, un bien escaso. Trágicamente, a través de la ignorancia y propaganda esto se explica como algo “normal”. Peor aún, los ofertantes de trabajo se han reducido aun más limitándose a solo grandes empresas con capacidad financiera para invertir en tecnología y automatización.

Este nuevo ajuste solo empeora las cosas. Se acabó “la junta de embarre” y los de abajo cada vez tendrán menos control de su destino. Al pobre se le niega su principal herramienta de progreso para entregársela a los ricos.   Se le niega su orgullo. Y a esto sus apologistas le llaman justicia social; yo le digo la crueldad máxima.

<>

Publicado en 28 de diciembre de 2009 en el diario La Prensa a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Cuotas de poder y la vida de otros

.
La opinión del Comunicador Social…..
.

ERNESTO A. HOLDER

A finales del otoño de 2006, el capitán de la aeronave anunció un cambio inesperado en las condiciones climáticas y que apenas una hora antes había comenzado la primera nevada sobre la ciudad Seattle. Advirtió que, por lo inesperado del suceso, el trasporte en tierra estaba siendo afectado y que cada pasajero debería prepararse para tomar las medidas apropiadas, porque los taxis y autobuses que servían las rutas desde y hacia el aeropuerto estaban dejando de funcionar por las peligrosas e inesperadas condiciones.

Ya fuera del aeródromo y con la intención de encontrar la mejor forma de trasladarme a mi hotel, comprendí que la situación era más dificultosa de lo que me imaginaba cuando el capitán hizo la advertencia. Entre el hambre, el cansancio (eran cerca de las 10 de la noche) y el caos que provocaba la situación, traté de entender el orden de las cosas.

De pronto se acercó un Van como de 15 pasajeros, el conductor me miró y dijo: “ ¡Downtown! ”. Varias personas y yo nos subimos. El conductor se encargó de las maletas y en medio de las transacciones usuales de precio, hotel, etc., una diminuta mujer afroamericana de unos 5 pies de estatura, arropada: guantes para el frío, quepis, una linterna y pito, se asomó al Van y gritó: “ Everybody out! ” (¡Se bajan todos!). Inmediatamente le increpó al conductor que tenía que seguir las reglas y que se diera cuenta de que habían personas esperando que en ese momento todos en el Van, el conductor y Yo, desconocíamos por lo rápido que se dieron los hechos.

Las ganas de salir prontamente se congelaron, cuando se fue haciendo notable la existencia de una interminable y sinuosa fila de personas que, a la falta de la variedad de alternativas de trasportación, (taxis, limusinas, autobuses,), se adhirieron a las reglas de la señora del pito para tener opción de acceder a lo que llegara primero; compartir los vehículos con otros pasajeros que iban en direcciones similares. Ah, y esperar su turno. Seis horas después, a las 4 de la madrugada pude llegar a mi hotel.

Con la misma autoridad con que nos bajó a todos del Van, desde mi lejano puesto en la fila, la diminuta mujer del quepis y el pito, ejerció con firmeza y determinación la cuota de poder que las circunstancias de esa noche le ofrecieron.   En la fila había gente común —como yo, que vamos y venimos todos los días en la lucha por la existencia.   Artistas, deportistas, estudiantes.   Pero también noté la presencia de personas adineradas, cuyas limusinas o chóferes no pudieron llegar a recogerlos, por el caos que reinó en la ciudad aquella noche.   Altos ejecutivos de quién sabe qué importantes empresas; gente muy bien acomodadas, acostumbrados a tomar decisiones y a mandar.   Entendimos en ese momento en dónde se concentraba el poder y quién lo ejercía con firmeza y determinación.

En ese doloroso frío se formaron pequeños grupos de tres, cuatro personas que charlaban para hacer más llevadera la espera (o en protesta solidaria). Nunca dejamos de intranquilizarnos cada vez que sonaba ese pito; cada vez que esa mujer recorría la fila para cerciorarse de que nadie se colaba; cada vez que un nuevo grupo de desorientados llegaban para darse cuenta de quién tenía la sartén por el mango.   Es natural que alguna gente se retirara, pero siempre había por lo menos 300 personas en la fila.

Un grupo me invitó a que pusiéramos 100 dólares cada uno para ofrecerle a un conductor de limusinas (que estacionado se tomaba una sopa caliente), para que nos llevaran al centro de la ciudad. Había conspiración y temor por se descubiertos por la mujer del pito, así que desistieron.

La vida nos ofrece de vez en cuando una cuota de poder, a algunos más que a otros, la historia está llena de ejemplos. En un mundo de circunstancias pasajeras, la vida también nos ofrece la oportunidad de decidir cómo queremos ejercer ese poder.   Es natural asumirla con determinación, o pasárselo a otro.   La determinación puede ser sutil, pragmática, tenaz o brutal. Las cuatro nos retratan tal como somos. Y cuando se trata del control de la vida de las personas, más nos vale hacer lo necesario para que no mueran en el frío o para que nuestro retrato no inspire el más profundo odio.

<>

Publicado en 28 de diciembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

El regalo

.
La opinión del Escritor y Analista Político…..
.

Rafael Montes Gómez

De la religión persa de Zoroastro que practicaban los tres Reyes Magos, obtuvimos por herencia de conocimiento los temas acerca del bien y el mal, el monoteísmo, Dios y Satanás, demonios y ángeles, así como del cielo y el infierno, además de fundamentales principios morales que no debemos pasar por alto; todo ello como preludio de algo que todavía no hemos entendido: Dios no tiene exclusividades y su plan de salvación para la humanidad es inclusivo, su plan es el mismo para todas las naciones, tal como ya había sido dado al hebreo Jonás el encargo de salvar a la antigua Nínive asiria o cuando Ruth la moabita se casó con Booz, la verdadera descendencia multiétnica del linaje humano de David de donde proviene el Salvador.

Los Magos no eran magos sino príncipes consejeros, hombres de gran sabiduría y ciencia, incluyendo astronomía, poseedores de dones de revelación e interpretación de las profecías. Por ello, sin ser judíos, interpretaron correctamente la estrella que señalaba hacia Belén, cosa que no sabía la institución religiosa local, ni el poder político;  de allí la reacción de Herodes y el sacerdocio.

Humildad y opción preferencial por los pobres, es el significado del pesebre, Jesús tuvo por cuna el recipiente donde comen los animales rumiantes. Él nació en Curundú, en Cerro Cocobolo, en Ñurum, en Besico, en Boca de Cupe, en ese contexto de miseria y pobreza recibió el Niño la visita de los tres sabios consejeros con agrado, quienes postrados a sus pies le adoraron.

Tan significativo como los tres sabios persas son los regalos que ofrecieron en Oro, incienso y mirra, indicativos de los oficios del Dios-Hombre: Rey, sacerdote y sacrificio.

El oro representa a la realeza, Jesús es Rey y su reino no es de este mundo, está inmerso en los corazones de todo aquel que cree, así como sus decretos y leyes son los principios que guían tu actuar.

Del incienso se infiere el sacerdocio y su santidad, el verdadero pontífice que construye puentes de entendimiento entre Dios y el hombre y entre los propios hombres.

La mirra representa el sacrificio necesario por el perdón de nuestros pecados. Jesús el Salvador es el sacrificio, el Mesías prometido por siglos que murió en favor de todos nosotros, Él es el significado de la Navidad, Él es el regalo que da vida.  ¿Aceptarás hoy con agrado, el regalo de Dios para ti?

<>

Publicado en 28 de diciembre de 2009 en el diario El Panamá America, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.