Política, capitalismo y cambio climático

.

La opinión de……

.

PACÍFICO  CHUNG

En el marco de la Cumbre de Copenhague, el cambio climático retoma vigencia, el debate está servido de un lado u otro.

Me gusta leer a los escépticos. Estos afirman que la ciencia climatológica es demasiado compleja como para dar veredictos.  Es cierto, la dinámica que determina el clima no deja de ser extremadamente compleja: variaciones en las corrientes marinas, fenómenos geológicos, orográficos y astronómicos (manchas solares o el impacto de cuerpos celestes) han sido los precursores de los cambios climáticos a través de la historia.

Sin embargo, no tenemos evidencia de grandes fenómenos geológicos en los últimos 100 años, y las mediciones de energía solar que recibimos no han cambiado. ¿Qué evidencia tenemos? La elevación del promedio de temperaturas global y la acumulación de gases de invernadero producidos por el hombre.  ¿Acaso no es mejor seguir la única evidencia que tenemos que ignorar todo el problema?

Otros dicen que los ecologistas son alarmistas, pues hay registros de otros cambios climáticos en la historia de la tierra.  Y eso es verdad.  En efecto, la vida en la Tierra no está en riesgo. Lo que está en riesgo es la vida como la conocemos, nuestro modelo de civilización: producción de alimentos, acceso al agua potable, el desarrollo de enfermedades, etc. Los humanos nos convencimos de que nuestra tecnología sería capaz de dominar a la naturaleza, ahora comprenderemos que somos miembros más de la biósfera, y que el daño que le hagamos, nos lo hacemos a nosotros.

También se critica el tema ambiental porque se vuelve cada vez más político. Como también se volvieron temas políticos la igualdad de derechos civiles, el apartheid y otras tantas luchas sociales. Y es que cualquier lucha social se transforma en política, pues es en la política donde se pueden hacer cambios.

¿Qué importancia tendría una cumbre de científicos y profesores universitarios, si no fueran los presidentes de los países más poderosos? ¿No es Europa en donde la mayor cantidad de leyes de protección ambiental se han implementado? ¿No tendrá esto que ver con la enorme presencia de partidos ecologistas europeos?

El gran problema de los escépticos es que su incredulidad se basa en motivaciones personales. Y no es de extrañar que muchos provengan del sector empresarial. ¿Qué puede tener de malo que establezcamos normas de producción limpia o de manejo de desechos?

Es un problema asociado al capitalismo: aplicar normas más rígidas significaría al menos 30% más en la inversión y reinversión, además de elevar los costos de producción. Esta revolución verde no aumenta la producción y reduce los márgenes de ganancias.

Es por ello que el Protocolo de Kyoto y otras iniciativas han fracasado. Pero mientras siga aumentando la temperatura, mayor conciencia tomará la sociedad. Será justo en ese momento cuando la revolución verde será inevitable.

<>
Publicado el  17 de diciembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

El futuro de la minería en Panamá

.
La opinión del Ingeniero…….
.
Eduardo A. Esquivel R.

.

Hace pocos días, en un Canal de TV, se hizo una especie de foro sobre la minería en Panamá, a la que acudieron defensores de la minería, defensores del ambiente y el Ministro del MICI, supuestamente como un ente neutral. Sin embargo, pronto se hizo evidente que el Ministro Quijano se inclinaba hacia la el grupo minero, por razones casi exclusivamente pecuniarias.

Vemos que el asunto se restringe a puntos de vista diferentes: la de los que apoyan la minera, que alegan que el dinero producido por esta actividad es más importante que el ambiente, ya que mejora la economía local y nacional, y que al final el daño ambiental se puede mitigar con parte de este dinero. Dan ejemplos como Chile y Perú, cuya economía supuestamente ha mejorado con la actividad minera.

Los ambientalistas opinan que el daño ambiental producido por las explotaciones a cielo abierto no es mitigable con ninguna cantidad de dinero, y que Panamá es un país pequeño, con un Medio Ambiente privilegiado, y que no vale la pena destruirlo por unos dólares más.

Los ejemplos de Chile, Perú, y otros países no son válidos ni aplicables, ya que los yacimientos de estos países están en áreas desérticas y paramos y no bosques tropicales o tierras agrícolas.

Se mostraron datos oficiales que revelaban que más del 30% del territorio nacional esta concesionado para la minería.

Por la posición del Ministro Quijano, pienso que el Gobierno quiere llegar a un termino medio que satisfaga a los Mineros y a los Ambientalistas, y permita que le entren importantes sumas de dinero al Tesoro Nacional. Esto sin duda es posible en teoría, pero el óbice esta sin duda del lado minero y no de los ambientalistas, ya que esto implicaría que solo se permitiría la minería subterránea, y el procesamiento del mineral se debería hacer con las más modernas técnicas de protección del ambiente.

La Minería a Cielo Abierto estaría excluida de esta ecuación ya que siempre daría resultados negativos.

Finalmente, la Corte Suprema de Justicia no admitió el amparo de garantías que interpuso Minera Panamá contra la resolución de la ANAM mediante la cual sanciona a Petaquilla Gold y sus socios a una multa de poco mas de 1.6 millones de dólares.

Esto era de esperarse ya que la sustentación del amparo careció de soporte técnico y científico, y se basó en débiles tecnicismos legales. Además, los ambientalistas opinan que esta multa es irrisoria comparada, no solo con el daño ambiental sino con la fortuna en Oro que ya ha sido extraído por la empresa.

Ya probado, por este fallo, el delito ecológico, y por otros que se están cometiendo, lo razonable sería la suspensión total del proyecto, ya que en el propio contrato hay bases para su anulación por estas causas.

Por cierto, que el Ministro Quijano reconoció que este Contrato-Ley es inmoral y leonino y prometió que este Gobierno no permitirá otro ni parecido. Veremos si Cerro Colorado no admite los corruptos y ambiciosos.

<>
Publicado  el  17 de diciembre  de  2009 en  el  diario  El  Panamá  América, a   quien damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que le corresponde.

Ese chiquillo…

.

La opinión del Periodista – Administrador….
.
Avelino Sánchez G.

.

De esta manera se expresaba un padre de su hijo, al ser cuestionado por el pago de la pensión alimenticia, situación que dejó mucho que decir del personaje en cuestión.

Se puede definir pensión alimenticia como aquel derecho de todo menor para poder subsistir.

Según datos estadísticos se estima que en el año 2006 se manejaron 36,419 peticiones de alimentos; en el año 2007 se tramitaron, 37,794 casos; en el 2008 fueron 33,931 solicitudes; y en lo que va del año en curso constan, 24,351 peticiones en trámite.

La Constitución Nacional, en sus artículos 56 y 59 señala, respectivamente, que en cuanto a la familia, matrimonio y la maternidad, el Estado protegerá y garantizará la salud física, mental y moral, la alimentación, la educación, la seguridad y previsión social; por su parte los padres están obligados a alimentar, educar y proteger a sus hijos a fin de procurar una buena crianza y un adecuado desarrollo físico y espiritual.

La Convención de los Derechos del Niño en el artículo 27, sostiene que los Estados Partes reconocen el derecho de todo niño a vivir una vida digna y moral; y a los padres le competen esa responsabilidad.

Salta a la vista que la Constitución Nacional, como la Convención de los Derechos del Niño, son claras al definir que los padres tienen la obligación alimentaria para con sus hijos, por consiguiente, ninguna otra obligación lo releva de esta responsabilidad.

El Código Familia, ente que regula todo lo relacionado a la familia, señala en el artículo 319 que la patria potestad con los hijos o hijas comprende los deberes y facultades de velar por su vida, salud, departir de su compañía, suplir sus necesidades afectivas, alimentarlos, educarlos y procurarles una formación integral; corregirlos razonable y moderadamente; y representarlos y administrar sus bienes.

También, en el artículo 377 dispone que corresponde a las posibilidades económicas del obligado a darla y esta comprende suministro de sustancias nutritivas o comestibles, atención médica y medicamentos; necesidades de vestido y habitación; y la obligación de proveer los recursos para una instrucción elemental o superior o el aprendizaje de un arte u oficio, aun después de la mayoría de edad hasta un máximo de veinticinco (25) años, siempre en provecho en cuanto a buen rendimiento académico.

El artículo 381, advierte que la cuantía de los alimentos no puede ser mayor o menor al caudal o medios de quien los da y a las necesidades de quien los recibe.

En caso de desacato o evasión los artículos 807 y 811, manifiestan que para el cumplimiento de la prestación de alimentos, el juzgador puede ordenar el descuento directo del salario del obligado; secuestro de bienes; e impedir la salida del país al obligado”; y por desacato se sancionará al obligado hasta con treinta (30) días de arresto.

Se debe concluir, que la pensión alimenticia es una obligación de quien tiene que darla y el hecho que se tengan otras obligaciones no lo exime de ella; y para su cumplimiento hay medios coercitivos para hacer cumplir este derecho que garantiza la Constitucional Nacional.

.

<>
Publicado  el  16 de diciembre  de  2009 en  el  diario  El  Panamá  América, a   quien damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que le corresponde.

Un caso de irrespeto al debido proceso.

.

La opinión de….

.

Belisario Herrera A.

En la sede del Colegio Nacional de Abogados de Panamá se realizó, a inicios de mes, un foro académico para examinar el caso de los cubanos Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, René González, Ramón Labañino y Fernando González, detenidos en Estados Unidos por el FBI, en 1998.

Los cinco se habían infiltrado en un grupo de cubanos estadounidenses, radicados en La Florida. Su “pecado” fue haber puesto al descubierto la planificación de actos terroristas contra Cuba.

En el foro, abogados penalistas expusieron las violaciones al debido proceso, desde el propio arresto de los cinco hasta el inicio del juicio, en 2000, y las condenas impuestas en 2001. Se habló del viciado proceso de conformación del jurado, de la elección de Miami como una sede no idónea, por tener una comunidad prejuiciada contra los acusados; de la denegación a la defensa del acceso a gran parte de las evidencias que sustentaron las falsas acusaciones, y de los impedimentos a la comunicación entre los acusados y sus abogados en momentos clave.

Los constitucionalistas identificaron ocho contravenciones a la Constitución de EU, tales como el irrespeto al debido proceso, la falta de un jurado imparcial, las condiciones crueles e inusuales, la incongruencia entre la instrucción de la jueza y el veredicto del jurado, las condenas de conspiración para cometer espionaje y asesinato sin presentar evidencias, demostrando con sus disertaciones otras faltas graves como: la violación del precedente judicial en relación con la doctrina del acto de Estado y la violación a la doctrina de la inmunidad soberana.

En otro aspecto del texto declarativo del foro señaló que la conjura entre los factores del Sistema Judicial y el Poder Ejecutivo conllevaron al incumplimiento de los instrumentos jurídicos internacionales, rubricados por EU, así como de las obligaciones contraídas como Estado ante la Carta de la ONU y en las convenciones internacionales en esta materia.

La conclusión del foro recordó que, en su momento, la Comisión de Derechos Humanos consideró arbitraria la detención de los cinco, por lo que instó al Gobierno de EU a tomar medidas inmediatas para solucionar tal injusticia. Los disertantes ponderaron las sistemáticas violaciones que se han registrado desde el arresto de los cinco, debido a los 33 meses detenidos sin fianza y 17 meses sometidos a confinamientos solitarios, en celdas de castigo, aislados del mundo, en violación de las propias reglas carcelarias estadounidenses.

.

<>
Publicado el  17 de diciembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

“Ahora le toca al pueblo”

.
La opinión de la Docente Universitaria….
.

Emma Mendoza A.

.

Pasado el periodo electorero e iniciada la supuesta transformación de las condiciones socio-económicas de nuestro país, nos encontramos ante la dilación y /o incumplimiento de las promesas de campaña, típico de los políticos criollos.   ¿Por qué iban a ser diferentes los del “cambio”… ? Ahora, no desestimen esperanzas y expectativas de un pueblo que cansado del desbarajuste, les honró con victoria y espera correspondencia.

Cierto, aún no llegamos al medio año… casi, y aunque las encuestas marcan significativa popularidad, el pueblo sabio y agudo comienza a comprender que no le toca lo deseado, sino pagar más impuestos (el ITBM del 5% al 8% ) pese a que las recaudaciones tributarias superaron cifras estimadas.

Igualmente, toma nota del creciente aumento de la canasta básica, incluido el combustible y la energía eléctrica, cuyo peso recae onerosamente en la clase media, en beneficio de los empresarios, para quienes la disminución de la electricidad fue el regalón de navidad y año nuevo. Así quién no usa las” zapatillas del pueblo”.

Con ofensivos aspavientos, anuncian el pago de seis millones de dólares a los deudos chilenos del accidente del helicóptero gubernamental; pero a los nacionales (¿bajo qué criterio?) los valoraron (antes y ahora) como ciudadanos de segunda clase, o mejor dicho: sin clase.

Los incinerados del autobús de la muerte y aquellos afectados con dietilenglicol en la Caja de Seguro Social, aún claman por una justicia oportuna y verdadera, que compense medianamente, la dolorosa tragedia sufrida por víctimas y deudos; pero esto no es de extrañar cuando el joven Director de la Caja de Seguro Social, anuncia como solución a la incompetencia en la prestación de los servicios médicos, la “tercerización” de los mismos, es decir la compra de servicios a clínicas y hospitales privado ; en vez de aprovechar la capacidad de instalación de equipos de la institución, para dotarla (con mayor rendimiento económico y social) de los requeridos y cubrir adecuadamente las demandas de los usuarios.

No, al Director le parece mejor usar los dineros que aportamos los asegurados, para promover la compra de servicios privados sin descartar la privatización de las áreas de mantenimiento, aseo, cocina y hasta hemodiálisis, han dicho los pacientes. Claro es que “Ahora le toca al pueblo” sacrificarse en beneficio de los grupos empresariales.

De allí que pese a las demandas de la ciudadanía, los corredores constituyen mecanismo de empantanamiento cotidiano, y todavía no toman una medida racional , a título de un audito diluido en el tiempo y la distancia, que resulta bueno para el gobierno: mientras más combustible se consuma, mayor recolección del impuesto derivarán.

<>
Publicado  el  17 de diciembre  de  2009 en  el  diario  El  Panamá  América,   a quien damos, lo mismo que a la autora,  todo el crédito que le corresponde.

El IFARHU y la OEA

.
La opinión del Abogado, Docente Universitario y Embajador ante la OEA….

.

GUILLERMO  COCHEZ
.

Durante los cinco meses en el cargo me he percatado de la gran cantidad de oportunidades que existen en la OEA para nuestro país.   Nos ha tocado trabajar acá con representantes de la Secretaría Anti Corrupción, del INAC, la Autoridad de los Servicios Públicos, dirigentes indígenas y transportistas, músicos, funcionarios de los ministerios de Comercio e Industrias, Relaciones Exteriores, Salud, y Gobierno y Justicia, así como del Instituto de Medicina Legal y del Ministerio Público. Hasta una presentación de la Autoridad del Canal de Panamá se hizo ante el Consejo Permanente de la OEA. Los temas, todos diferentes entre sí, reflejan la multiplicidad de actividades que se realizan bajo el paraguas de la Organización y que benefician a nuestro país.

Recientemente recibimos una delegación del IFARHU, encabezada por su directora general, Sonia Cuan de Luzcando; la visita de trabajo fue preparada desde hacía más de dos meses con los encargados de las becas, el reclutamiento de personal y el fomento de programas de capacitación. En el campo bilateral con EE.UU, la delegación se reunió con diferentes universidades locales en busca de nuevas relaciones.

La experiencia en la OEA fue muy alentadora. Los representes del IFARHU se reunieron con María Levens, directora del Departamento de Educación y Cultura, muy conocida en Panamá, porque firmó un convenio en junio pasado para convertir a la Universidad de Panamá en miembro del Consorcio de Universidades que tienen intercambio de estudiantes de maestría en todo el continente. Fue donde se explicó el Plan Rowe (creado con legado donado por quien fuera secretario de la OEA) para becas de maestría en EE.UU y que Panamá no se beneficia desde 2003.

Se explicó el programa que se da en Costa Rica y que se podría aplicar en Panamá, donde universidades norteamericanas, bajo el patrocinio de la Fundación Fulbright y apoyo técnico de la OEA, facilitan profesores de inglés a ese país por seis semanas para que enseñen el idioma a profesores del patio. La idea es que el IFARHU se convierta en el socio de la OEA para todo lo que en este campo se pueda concretar.

En este mundo globalizado en que vivimos las aperturas de cooperación internacional sin infinitas. Vemos que uno de los resultados del reciente viaje del presidente Martinelli ha sido la consecución de 300 becas de maestría en Italia. Utilizando la plataforma administrativa de la República Popular China está dando becas para Latinoamérica.

Corresponderá al IFARHU servir de punto de encuentro de toda esa cooperación que se podrá aprovechar en mejor forma, dado que el primer interesado en hacerlo es el mismo primer mandatario del país. Se benefician así nuestros jóvenes, nuestros profesionales y, por consiguiente, el desarrollo de nuestro país.


<>
Publicado el 17 de diciembre enel diario  La  Estrella  de  Panamá, a  quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Dictadura irresponsable

.

La opinión de….

.

Carlos David Abadía Abad

Este domingo se cumplen 20 años de la invasión a nuestro territorio por el ejército de Estados Unidos, un hecho humillante, desastroso y doloroso para nuestra historia.

Claro está que el culpable de dicho acto es el gobierno del norte, que tomó la decisión de ejecutar esa barbarie, pero no podemos dejar de señalar la irresponsabilidad del dictador Manuel Antonio Noriega, de la oficialidad de las Fuerzas de Defensa, de los altos dirigentes del PRD y de una serie de esbirros, quienes por querer mantener un régimen dictatorial –rechazado por la población en una lucha pacífica que tomó fuerza en 1987, con la Cruzada Civilista–, intentaron confundir a los ciudadanos y a la comunidad internacional, señalando que esas protestas habían sido ideadas por Estados Unidos con el objeto de no entregar el Canal de Panamá.

No podemos olvidar lo expresado por uno de los miembros más influyentes del PRD, en un video divulgado hace ya algún tiempo, cuando expresó que cuando no se tenían argumentos, se tendría que utilizar el nacionalismo.

Debemos se claros en muchas cosas:  Primero, que tanto el dictador Torrijos como Noriega fueron empleados de la CIA.    El golpe de Estado perpetuado por Boris Martínez, a quien después Torrijos desplazó, tuvo el aval de los gringos. Como bien dictaba su política hacia América Latina, era mejor entenderse con un dictador que con un gobierno democrático y así sucedió en esa época. Brasil, Perú, Argentina y Chile fueron también muestra de dicha política.

Noriega, por su parte, siempre apostó a que nunca perdería el apoyo del sector norteamericano.   Ya, en 1984, había recibido ese respaldo a raíz del fraude electoral que él, en conjunto con el PRD, perpetraron, y ya en esos tiempos los gringos conocían la relación de Noriega con los narcotraficantes.  Recuerden la reunión que se dio con estos señores en un hotel de la localidad el día de las elecciones de 1984; esto le daba al dictador la certeza de que continuaría recibiendo dicho apoyo, al punto de que llegó a retar a Estados Unidos.

Los panameños que rechazábamos el sistema dictatorial hicimos una lucha pacífica para rescatar la libertad y democracia en nuestro Panamá, teniendo claro que los gobernantes de EU y otros de la región apoyaban a la dictadura por diferentes razones, ninguna justa.

Siempre he sustentado que el movimiento contra la Reforma Educativa, en 1979, y la marcha del 9 de octubre de ese año –considerada la mayor manifestación de protesta–, fue el primer paso de esa lucha, al igual que lo fue el voto en contra del candidato de la dictadura en las elecciones de 1984, el rechazo de dicho fraude, y el paro en Bocas de Toro. Ese mismo año se creó la Coordinadora Civilista Nacional en rechazo al fraude. Fueron movimientos que ayudaron a dar fuerza y conciencia a la población contra el régimen dictatorial.

El asesinato de Hugo Spadafora, en 1985, puede ser considerado el inicio del fin del régimen; la población protestó profundamente por ese hecho atroz.

Las declaraciones del coronel Díaz Herrera –despechado por haber sido separado de las Fuerzas de Defensa, no por estar de acuerdo con el retorno del país a la democracia y a la libertad–, confirmaron el fraude electoral y el asesinato de Spadafora. Aunque esto ya se sabía, la confirmación unió al pueblo en la Cruzada Civilista Nacional, un movimiento netamente nacional y auténtico, basado en una lucha pacífica. Allí afloraron los símbolos del pañuelo blanco y el toque de paila, propuesto por el Dr. Carlos Iván Zúñiga desde la Radio 10, que fue cerrada por las turbas de los militares y miembros de PRD.

La lucha fue nacionalista, pacífica, a tal punto que se aceptó ir a unas elecciones en las que el Tribunal Electoral era manipulado por el dictador, porque era una manera de sacar al régimen del poder, por la vía civilizada; cuando se vieron perdidos no les quedó más que anular dicho torneo. Seis meses después cometen el vil asesinato de 10 miembros de las FFDD, quienes se habían revelado al dictador.

El PRD y sus patronos, los militares, cerraron toda vía pacífica y dieron excusas a los norteamericanos para el desastre que cometieron. Y no satisfechos con lo que provocaron, más tarde politizaron y manipularon la cantidad de muertos en ese acto de barbarie. Un muerto en esos hechos es lamentable, pero decir que hubo 5 mil es otra de sus patrañas.

El 24 de diciembre de 1989, en el Hospital de la CSS, en el Hospital Santo Tomas y en el Hospital Gorgas había 189 cadáveres; otros 40 en el hospital de Colón. La cifra más probable de mártires de la invasión es de 500.

Propongo al actual gobierno hacer un monumento por todos los muertos durante la dictadura militar, incluyendo los mártires del 20 de diciembre, para que las futuras generaciones conozcan las atrocidades que cometió el régimen militar, con el apoyo de civiles esbirros, y para que nunca jamás permitamos que un grupo de malos panameños secuestre un país, como lo hicieron estos señores que llenaron de luto la familia panameña.

.

<>
Publicado el  17 de diciembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

El legado de Simón Bolívar

.
La opinión del Pedagogo, Escritor, Diplomático y actual Secretario de la Sociedad Bolivariana de Panamá…..

.

Paulino Romero C.

.

Hoy día, la Sociedad Bolivariana de Panamá, conmemora el CLXXIX aniversario del fallecimiento de Simón Bolívar. Creemos que es afortunada y feliz la ocasión que nos reúne para recordar a nuestro Libertador, justo en estos momentos difíciles que vive América Latina y el mundo, porque no se trata solo de rendir homenaje a una figura gloriosa ligada a la historia de los países hermanos y amigos, sino también de la oportunidad para hacer una toma de conciencia, ante lo que Bolívar como figura universal significa; ante lo que fue y representa para la humanidad; una oportunidad de recoger y aceptar su mensaje.

Bolívar nació en Caracas, Venezuela, el 24 de julio de 1783, y murió en Santa Marta, Colombia, el 17 de diciembre de 1830. La obra de Bolívar no fue la negación de España sino la afirmación de América. España sembró Cabildos y cosechó Repúblicas. ¡De la vida de Bolívar mucho se ha dicho, pero no todo está ya dicho! Conociendo lo grandioso de su obra, cada vez que volvemos sobre ella nos sobrecoge un sentimiento de admiración y perplejidad. Resistimos en esta ocasión, la tentación de entrar en diversas consideraciones sobre esos aspectos. Nos permitimos solo destacar una idea, para ofrecerla como punto central de reflexión: Bolívar, como prueba de lo que es la voluntad de un hombre, cuando ella es tomada por las fuerzas universales de la evolución, que determinan la historia. La permanencia y universalidad del aporte de Bolívar al progreso social, radica justamente en que su concepción del Estado está en función del hombre, de la intrínseca dignidad del ser humano. La libertad en la concepción de Bolívar es el ejercicio de la virtud, la opción por el bien. En nuestro mundo actual, donde la concepción totalitaria del Estado lleva con abundantes espejismos a repetidas y trágicas vulneraciones de la dignidad humana, en el orden político, el pensamiento del Libertador sigue siendo un aporte extraordinario al progreso social.

Pensando en la permanencia y universalidad de su pensamiento, en su aporte al progreso social, en su obsesión libertaria, se encuentra en el Libertador lo que más de siglo y medio después tipifica una de las facetas más hermosas del pensamiento de un gran hombre: Libertad para que el hombre sea hombre, como vino a ser establecido en la Carta de las Naciones Unidas, el documento de mayor jerarquía en la diplomacia mundial. Bolívar señaló caminos adelantados a su época para la convivencia de los hombres integrados en sociedades de naciones. Quiso que América estuviese presente como unidad, en la cual serviría de garante de que de allí en adelante serían los medios conforme al derecho, en paz y entendimiento, como las naciones y los pueblos habrían de resolver sus controversias.

<>
Publicado  el  17 de diciembre  de  2009 en  el  diario  El  Panamá  América, a   quien damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que le corresponde.

XX aniversario de la invasión

.
La opinión del  Docente Universitario….
.
MARCO  A.  GANDÁSEGUI
.

Desde el punto de vista militar, la invasión de EE.UU a Panamá en 1989 se constituyó en un laboratorio para ensayar un “modelo de guerra total” alterno al de la guerra de baja intensidad. En El Chorrillo, fue destruido un total de 4000 viviendas en pocas horas, dejando sin hogar a más de 14000 personas. La destrucción fue el producto de un bombardeo entre las 12:15 am y las 4:15 am del 20 de Diciembre de 1989.

Las fuerzas invasoras se llevaron valiosos botines de guerra, desde armas y equipos —muchos de estos nuevos—, así como miles de cajas llenas de documentos y las computadoras del Servicio de Inteligencia (G2) de las Fuerzas de Defensa. Saquearon piezas arqueológicas irremplazables, joyas precolombinas y tesoros artísticos. Existen testimonios de personas a quienes las tropas norteamericanas despojaron de joyas, dinero y pertenencias.

Miles de personas no combatientes fueron arrestadas y retenidas en campos de concentración durante largos períodos de tiempo, tan solo por el hecho de pertenecer al partido político gobernante, por ser funcionarios del gobierno, por simple sospecha o necesidad de prevención o por puro terrorismo de Estado.

Todos los medios de comunicación (prensa, radio y televisión) —salvo los colaboracionistas— fueron intervenidos por las fuerzas invasoras y sometidos a estricta censura y la totalidad del país fue sometida a un régimen de ocupación violatorio del Derecho Internacional.

Todo indica que la fecha de la invasión se escogió para contribuir a la popularidad del presidente de EE.UU, George Bush (padre), era justo antes de Navidad. Aprovechó la ventana que se abrió para demostrar que era un hombre con capacidad de mando (macho), sin importar los costos y pérdidas de vida, y que controlaba las fuerzas armadas más poderosas del mundo.

La invasión de Panamá fue manipulada en EE.UU, para que apareciera como una inmensa victoria de la Casa Blanca, que supuestamente había derrotado un peligroso enemigo. Los críticos de Bush fueron silenciados y el Congreso aplaudió la supuesta fortaleza demostrada por Bush.

Según la analista Jane Cramer, sin embargo, la invasión fue una guerra “ diversionista ”. Fue concebida, planeada y ejecutada por razones de política interna de EE.UU. Una guerra diversionista es promovida y desatada por un líder político con “ el propósito de lograr objetivos diplomáticos o militares que pueden contribuir a solucionar sus problemas políticos domésticos ”. Cramer agrega que con frecuencia los líderes son motivados por “ condiciones políticas internas deterioradas ” para iniciar aventuras militares en el exterior.

En el caso de Panamá, las razones que EE.UU ofreció fueron banales. Cramer concluye que se trataba de una manipulación de la opinión pública para sostener la popularidad de Bush.

Según el sacerdote panameño, Xavier Gorostiaga, “ ni la defensa del Canal o el arresto (ilegal) de Noriega justificaba la invasión que “costó miles de vidas, mucho sufrimiento y daños, sin resolver problema alguno ”.

Según analistas de EE.UU, “ la invasión militar de EE.UU a Panamá le recordó al mundo que Washington continuaba siendo hegemónica en el hemisferio decidido a “sobrematar” (over-kill) cualquier adversario ”.   El presidente Barack Obama y Hillary Clinton —desde la capital imperial— han reiterado el mismo mensaje 20 años después en Honduras. En 2009 se aplica una nueva táctica (poder inteligente), pero respondiendo a la misma estrategia de dominación.

.

<>
Publicado el 17 de diciembre en el diario  La  Estrella  de  Panamá, a  quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Los nuevos tiempos

La opinión de….

.

Roberto Arosemena Jaén
.

Cuando la tierra nos sepulta, el hambre aprieta y el clima se trastoca de nada sirven los diagnósticos, pronósticos y los agnósticos. Es el momento de la reflexión o de la hecatombe. Panamá desaparece y su mandatario, que profetiza en la Organización de Naciones Unidas (ONU) que Panamá será el Dubai de América, ni siquiera puede ser tomado en serio. De otro modo, los capitales golondrinas buscarían un paraíso más seguro.

En efecto, el dinero y el poder son cocteles inofensivos si no hay inteligencia y reflexión. Como ciudadano panameño, votante en blanco en el irrelevante proceso electoral de mayo pasado, estoy convencido que 2010 es un año de reflexión y discernimiento político.   Ya, el poder del cambio ha perdido su arrastre original. La promesa del metro–bus será una realidad, no porque lo prometió el cambio sino porque había sido planeado por el gobierno anterior. El temor es que el ansiado bien de “transportarse en 15 minutos de su dormitorio a su trabajo” se haya convertido en un espejismo y en una realidad polisémica que significa promesa o mentira o ¿quién sabe qué?

El asunto de las promesas es preocupante, porque se encuentra en el núcleo fuerte de la democracia funcionalista que empezó a instaurarse en nuestra República el pasado 1 de julio.   La democracia funcional es el vestido de la demagogia y de las expectativas ingenuas de toda una masa electoral que cree que el acceso a la felicidad se logra con el voto por el cambio.   La crisis-país (el Dubai de América), en el caso actual, es que los mismos mandatarios han caído en la trampa en que cayó el mandante.   Ya ese trastocamiento lo vivió Balbina con Martín y el Toro cuando se le ocurrió que gastando ocho millones en un referéndum podía repetir la presidencia.

Es decir, que vivimos en una sociedad donde la masa, hambrienta de felicidad, se le juega votando por cualquier impostor, y el reducido grupo de diputados, ministros y directores, se miran en el espejo y se comen el cuento de que son importantes y determinantes, por lo menos, en el manejo del billón presupuestario.

Este es el rumbo que la nueva década debe corregir. Gobernantes y masa de gobernados tienen que aprender a reflexionar a punta de golpes. No se puede seguir en la carrera de hacer listas para magistrados, de exigir participación en comisiones eternas e inconclusas, de angustiarse por un proyecto de ley o rasgarse la vestidura porque las sociedades anónimas transfieren entre sí dinero y más dinero sin pagar impuesto.

Términos tan espeluznantes como “lavar dinero” en Panamá solo tiene significado cuando se trata de terrorismo y narcotráfico, no cuando se trata de tráfico de influencia ni del juega vivo de no hacer declaraciones de renta. La sociedad panameña tiene que hacerle frente a la terrible herencia de las décadas liberales que producían riqueza para el minúsculo círculo de privilegiados sin rendición de cuentas.

El problema de la viabilidad del Estado nacional panameño es la situación o la agenda pública que todo panameño demócrata no funcionalista debe encarar como una prioridad para el próximo año y toda la segunda década que está por venir.

El asunto no es que el PRD y el panameñismo sean adelgazados en la medida en que se engorda el partido del cambio. El problema no es del Código Electoral ni del absurdo poder de las donaciones para financiar campañas politiqueras, el problema es que la sociedad no ha podido elegir gobernantes responsables de sus actos y que los gobernados se dejan seducir como aquel tipo ideal de doncella que tipifica el Código Penal.

No se tienen alternativas frente a la sospecha de que todos son la misma cosa e igualmente oportunistas. El año de la reflexión no es para caer en el desencantamiento ni en el abatimiento. Es el año para reagrupar las fuerzas de los decentes que no tienen por qué ser “pobres y menos millonarios”.

Es el año para que toda riqueza millonaria en Panamá sea transparente y por el hecho de serlo paguen impuestos al igual que lo hacen en toda sociedad seria y disciplinada.

Que la nueva década del segundo milenio nos produzca un mejor pueblo y, por consecuencia, podamos elegir a los moralmente sanos y a aquellos que se han dedicado a superarse profesional y cívicamente.

<>
Publicado el  17 de diciembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

“La Sociedad Civil no manda”

.
La opinión del Abogado…

.

Alberto E. Fadul

.Señor Presidente, la Sociedad Civil es la primera en entender lo que usted debe comprender con absoluta claridad: ésta no manda ni aspira mandar.

La Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa, digna representante de dicho sector, a la cual con mucho orgullo pertenezco, entre sus Principios y Valores, promueve que sus miembros presten servicio en las instituciones estatales. Con buenos ojos nos percatamos de su amplia y efectiva participación dentro del sector.

El comentario suyo, que sirve de título al escrito, no sólo es duro es incomprensible; pareciera, una formulación de algún servidor público cuya intuición política deja mucho que desear: Sus principales aportes, después del cierre de un “call girl service” se enfilan, consistentemente, sobre la Cinta Costera, donde sin consistencia valorativa ni socialmente pertinente, (Ahora le toca al pueblo -divisionismo politiquero-) se malgastan fondos del erario público.

Los fuegos artificiales durante la inauguración de las villas, deben haber causado traumas coronarios a hospitalizados en hospitales aledaños. Aún gastarán más de 90 mil Balboas en otro bullicioso exabrupto.  Pedrito podría componer otra canción titulada “Los Mancos”, en referencia a los que pudiesen desear cortarse la mano con que votaron. Con toda objetividad y su presente y futura belleza natural la Cinta Costera sería, exclusivamente, para el amplio disfrute de quienes a diario, sin innecesarios agregados, la utilizan.

La participación ciudadana coherente, sólo propugna por una correcta atribución de nuestra institucionalidad, con propósitos de generar aportes valiosos que usted puede o no aceptar, sin merecer descargas negativas contra ella y el resto de la ciudadanía, (Entiéndase todo el pueblo), requiriendo pareciera, un silencio apropiado, únicamente, para la ejecutoria de una dictadura civil impulsando la cultura, histórica, de una función pública incoherente con las necesidades reales del país.

En materia de los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, los aportes y reacciones son lógicos, en el entendimiento de que todos los panameños y panameñas estamos hartos de la corrupción impune que usted criticó durante su campaña.

Lo que la Sociedad Civil desea, vía una participación ciudadana continua y eficaz, es evitar el daño que los políticos nos han causado en los últimos 20 año durante los cuales, sin una rendición de cuenta de parte de los gobiernos de turno aún, a lo escondido, afloraba también vergonzosamente, su verdadera ineficiencia y enriquecimiento ilícito rodeado de impunidad. Usted lo dijo: “políticos que entraban pobres y salían millonarios”.

Los seres de la política, en esto son los mayores responsables del secuestro de nuestra institucionalidad, con sus partidos políticos rancios e inoperantes que ignoraron y bloquearon la necesaria participación ciudadana, en detrimento de todas las clases sociales, particularmente, de los que poco o nada tienen.

<>
Publicado  el  17  de diciembre  de  2009 en  el  diario  El  Panamá  América, a   quien damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que le corresponde.

Desorden universitario (II)

,.
La opinión del Empresario…..
.
JAIME  CORREA  M.
.

Hace días escribí la primera parte de este artículo, en el cual comentaba la irresponsable decisión de la rectoría universitaria de haberla mantenido cerrada durante varios días, como consecuencia de los disturbios promovidos por el mismo grupito de siempre, con lo cual se perjudicó a miles de estudiantes serios a quienes sí les interesa estudiar, como también al resto del país, en vez de expulsarlos.

Lo último fue que esos mismos camaradas salieron a decirnos “ que los daños causados por estos revoltosos irresponsables, solo alcanzan a unos $3000 ”, tratando de minimizar los mismos. No obstante, todos los daños directos causados, obviamente ascienden a más. Pero esto tiene el propósito de minimizar las faltas que cometieron, para poder aplicarles cualquier sanción poco severa, si es que les aplican alguna, pero nunca la expulsión, y.. todos tan felices, no ha pasado nada, puesto que los bobos que pagamos impuestos tendremos que cubrir esos “ pequeños ” gastos, en perjuicio de los pobres, que son quienes más se benefician de los presupuestos nacionales.

Pero la realidad es que los daños indirectos que han causado a todo el país son enormes.

Primero: por el hecho de que muchos policías tuvieron que dedicarle todo ese tiempo para tratar de controlarlos, utilizando toda clase de equipos muy costosos que ahora hay que readquirir y, a la vez, forzándolos a descuidar su obligación de protegernos a todos contra la creciente delincuencia. Después, esos mismos grupos son los que se quejan de que “ no hay seguridad ”. ¿Quién paga eso?

Segundo: porque también le hicieron daño a por lo menos un automóvil particular, que vimos en TV. ¿Quién paga eso, la Universidad?

Y tercero: pero mucho más importante aún, el enorme perjuicio causado a la economía nacional al mantener cerrada una vía de tanta importancia, secuestrando así, por horas, a numerosos ciudadanos e impedir que los demás pudieran efectuar sus diligencias.

Esta afectación sí la podemos calcular ya en millones de dólares. Pero obviamente que para ellos nada de eso importa.

Pero lo peor es que son esos mismos grupitos los que se hacen aparecer como defensores de las clases más necesitadas, a sabiendas de que mientras obstaculicen el desarrollo económico no podrá haber mejoría para aquellos a quienes falsamente dicen querer defender y ayudar.

Exactamente igual sucedió con la última revuelta de los institutores, que nos vinieron a decir que los daños habían sido mínimos (en este momento no recuerdo el monto que nos dijeron) y es obvio que a ese colegio mientras más dinero se le invierte, más lo destruyen los irresponsables.

¿No sospechan siquiera, las autoridades de la Universidad, que de lo que se trata es de acciones de movimientos ideológico—políticos? Obviamente que lo saben muy bien, así es que no hay dudas de que son estas mismas autoridades las que les están auspiciando y por ello buscan la forma de ayudarlos, sin expulsarlos, a costa del resto del país. De hecho están dándole largas a la decisión, a fin de que se olvide el tema, se calmen las aguas y que todo quede tal cual.

<>
Publicado el 17 de diciembre en el diario  La  Estrella  de  Panamá, a  quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.