Qué lástima: eran 1500

La opinión de la Ex Diputada de la República…….

– 

MIREYA LASSO

Así como nos llegó, la noticia parece haberse esfumado sin mayores consecuencias.  No he escuchado preocupación de nuestras autoridades educativas u otras, por el hecho de que una empresa multinacional descartó localizar aquí una actividad especializada que ofrecería 1500 plazas de trabajo, muy bien remuneradas,  para profesionales bilingües en el campo de la informática.

Por no disponer del recurso humano adecuado, hemos perdido una brillante oportunidad de lograr posiciones bien pagadas —cónsonas con nuestra vocación de nación exportadora de servicios— a la vez que nos habría posicionado un poquito mejor con un aceptable nivel de tecnología avanzada para atraer inversiones extranjeras. Se nos escaparon las 1500 y se fueron para Chile.

Es deplorable que eso nos haya sucedido con una empresa de esta clase.  No se trataba de actividades de maquila o ensamblaje que otrora acudieron a nuestro país para contratar —a bajos salarios— decenas de operarias de máquinas de costura, solo para colocar cuellos en camisas semiterminadas traídas de afuera o para terminar de coser en Haití pelotas de béisbol para las Grandes Ligas.   Esas empresas, aparte de pagar bajos salarios por mano de obra no especializada, no necesitaban hacer inversiones permanentes en el país y podían “ levantar vuelo ” llevándose sus máquinas de la noche a la mañana para otros países del área.

Pero esta vez se trataba de una empresa con distinto enfoque.   La especialización requerida de los técnicos, las seguramente magníficas remuneraciones y la necesaria inversión de capital acá, apuntaban a una mayor estabilidad en nuestro medio, ausente en otros tiempos.   Oportunidad perdida.

Lo lamentable es que nuestro sistema educativo no haya podido pro veer los ingenieros en computación bilingües necesarios.  Políticos y no políticos aceptan que es crucial transformar el sistema, para que pueda producir el recurso humano idóneo que satisfaga las necesidades contemporáneas del país, al tiempo que logre mejorar la calidad de su propia vida.

Pero gobiernos entran y gobiernos salen, dejando a la pobre educación igual de mal.   En los últimos 20 años, desde los inicios de la nueva época democrática/republicana,  diez diferentes ministros han ocupado la cartera de Educación,   comenzando con la doctora Gordon e incluyendo a la actual ministra Molinar.   Sin hilo conductor, el promedio de dos años para cada ministro no parece revelar que el asunto sea respetado como tema de Estado, sobre todo por aquello de “ cada maestro con su librito ”.

Es axioma que no requiere demostración que existe íntima relación entre educación y desarrollo económico y social.   El Plan de Gobierno del Cambio fijó como su primera propuesta en el ramo educativo, el diseño de una “ nueva política educativa que se establecerá como Política de Estado y no de Gobierno ”.   Ojalá la ministra de Educación —que tiene dos dedos de frente y parece tener mucho ánimo— realice que, si bien los problemas coyunturales que enfrenta son urgentes,  su mejor legado será dejar debidamente encausado el salto cualitativo que exige la educación del Panamá de hoy y de mañana.

A ella le compete iniciar la tarea y liderarla con firmeza para posicionar el tema como asunto de Estado, de suerte que futuros gobiernos tengan que continuar su desarrollo.   Todos debemos colaborar. De lo contrario seguiremos remendando y, de tumbo en tumbo, más de 1500 plazas indefectiblemente se perderán.

<>

Publicado el  27  de enero de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Cáñamo y marihuana

La opinión del Economista y Docente Universitario……

.

FLAVIO  VELÁSQUEZ  E.

El pergamino que contiene la declaración de independencia de EE.UU. y el material textil de sus primeras banderas se confeccionaron con fibras de celulosa de una variedad industrial de la Cánnabis Sátiva; una planta de extraordinaria versatilidad conocida en castellano como cáñamo y uno de los cultivos más antiguos de la Humanidad.   Se conservan textos literarios y tejidos de cáñamo con más de 8000 años de antigüedad.

En 1937, pese a la crisis económica y social, EE.UU. prohibieron la agroindustria del cáñamo.   En 1961 las Naciones Unidas hicieron lo mismo.  Privando al mundo de una prometedora agroindustria; quizá porque deliberadamente se confundió el cáñamo con otra variedad de Cánnabis Sátiva, conocida como marihuana.

Me parece de ejemplar relevancia el hecho que con motivo de la desaparición de las importaciones de cáñamo por la guerra, EE.UU., desde 1941 a 1945,  financió masivamente la industria de cáñamo para ganar la guerra mediante el programa “ Cáñamo para la Victoria ”.   Para fabricar uniformes, zapatos, cuerdas y paracaídas.   Terminada la guerra todos los cultivos e instalaciones industriales de cáñamo fueron eliminados.   En youtube pueden ver dicho documental oficial titulado “ Hemp for Victory ”.

O sea, el mundo civilizado se privó de una bioindustria importante que habría podido atenuar dos grandes problemas: las hambrunas y la deforestación de sus propios paisajes naturales.   Porque el cáñamo es la mejor alternativa contra la deforestación causada por la industria papelera y maderera en virtud de que crece rápidamente y produce altos tonelajes de celulosa, fibras y aceites. Porque una hectárea de cáñamo produce cuatro veces más material para la industria papelera y de la construcción que una hectárea de árboles. Y la fibra de cáñamo puede reciclarse hasta siete veces, mientras que el material de árboles solo hasta cuatro veces. Habrá que explicar por qué los empresarios inversionistas no han elegido esta alternativa más rentable y productiva.

Y, sobre todo, por qué privar al mundo de un cultivo que habría ciertamente mejorado las condiciones socioeconómicas del tercer mundo.

Efectivamente, con la fibra de cáñamo, la estopa, se confeccionan cuerdas y redes de larga duración y fuerte resistencia. Se pueden fabricar materiales para la industria de la construcción y de la confección de ropa de gran calidad a costos razonables. Del cáñamo se obtiene celulosa para la fabricación del papel y textiles. Además sirve para fabricar biocombustibles, biolubricantes, plásticos vegetales, aceites para alimentación humana, pinturas y cosméticos.

Y por último, las cualidades de las semillas del cáñamo para la alimentación humana son excepcionales, porque su contenido de proteínas supera el 30% y porque es rico en grasas nutricionales esenciales, especialmente omega 3 y omega 9.

A pesar de que, después de 1998, Canadá legalizó la producción industrial de cáñamo y que otros países importantes han hecho lo mismo el desarrollo de la industria de cáñamo ha sido lento y moderado. Además, los gobiernos y la opinión pública parece que no son conscientes de las ventajas de este cultivo y que no distinguen la diferencia entre cáñamo y marihuana.

<>

Publicado el  27  de enero de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La educación física y su importancia para el país

La opinión de……

.

Samuel A. Mowatt J.

Nuestro país, sin lugar a dudas, ha logrado un extraordinario desarrollo y progreso, desde el punto de vista del avance económico: fortalecimiento del Sistema Bancario Nacional, solidez del centro financiero internacional, auge nacional en el área de la construcción, instalación en el país de prestigiosas corporaciones empresariales internacionales; inversiones, sin precedentes, en el campo de la promoción turística. Incluso, con la participación del gobierno nacional, la mayoría de las organizaciones políticas, gremios empresariales, sindicales, religiosas, profesionales y sociales, se lograron los acuerdos de la Concertación Nacional para el Desarrollo… el compromiso con Panamá.

En este diálogo de Concertación Nacional, en la mesa de Bienestar y Equidad y en la mesa de Educación, se debatió y acordó la necesidad del derecho a la educación integral y que el sistema educativo panameño cuente con una educación integral, sustentada en los pilares educativos… aprender a aprender, a saber, a ser, a hacer y a convivir. El desarrollo de un currículo continuo, de preescolar a media, que vaya desde la construcción de la identidad y los valores (formación del individuo) y que evolucione hasta la construcción de un ciudadano consciente de deberes y derechos (ciudadano responsable).

Se planteó la importancia de la educación artística, los valores éticos, educación sexual, cultura de paz, etc. Pero, olvidaron lo de mens sana in corpore sano (mente sana en cuerpo sano) concepto fundamental de la educación física cuyo programa debe considerarse parte integral del proceso educativo, como atinadamente lo admite la Unesco.

Un ligero análisis del programa de educación física y deportes en el sistema educativo panameño, nos revela las pocas horas o la casi nula atención de esta importante área de la formación integral de la población estudiantil, lo que gravita negativamente en su desarrollo físico y psíquico, produciendo desgano por actividades propias de su edad. Por ello es de urgente necesidad replantear todo lo concerniente al programa de la educación física y deportes en nuestro sistema educativo panameño.

La educación física y el deporte producen salud, lo que implícitamente comprende que una sociedad que se activa física y síquicamente, a través de la ejercitación corporal y la actividad deportiva, es una sociedad sana y productiva, en todos los niveles.

Una retrospección en el tiempo, atestiguamos una Dirección de Educación Física y Deportes con número plural de supervisores nacionales. Programas de juegos deportivos y culturales interprimarios, competencias intercolegiales de tabla gimnástica y, posteriormente, los juegos deportivos intercolegiales.

Pero, todo ello contaba con la vocación y la calidad de docentes como los profesores Esteban, Felipe y Carmen Perdomo, Carlos Romero, Jose María Quintero, Oscar Suman Carrillo, Manuel Roy, Carlos Manuel Pretel, Luis Zerr, Jaime Vélez, Alfredo Minutto Canessa, Rendol Gómez y muchos otros ilustres docentes.

Estas acciones dieron como buenos resultados una juventud estudiosa, respetuosa y productiva, en el campo del saber y las competencias deportivas.

Motiva la presente provocar una reacción positiva y conducente de las autoridades competentes: Meduca y Pandeportes, para una urgente y adecuada atención en lo concerniente a la importancia de la educación física y el deporte como parte integral del proceso educativo panameño.

<>

Publicado  el   27  de  enero  de 2010  en   el  Diario  La  Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La “Educación” en nuestros tiempos

La opinión del Docente en Filosofía e Historia……

.

Ricardo Cochran

Ciertamente se ha hablado y se seguirá hablando sobre la Educación en nuestro país específicamente, lo real es que la mayoría de las personas e igualmente los expertos en materia educativa y, es más, las mismas autoridades o representantes del Estado consideran que la educación sólo atañe a los maestros y profesores, a nadie más, ergo si hay un problema específico en relación con este tema, deben ser los docentes los culpables o “cabezas de turcos”, y si resulta algo bueno, entonces son los partidos políticos y el Gobierno los que han logrado tan magno resultado.

En verdad, la educación es un proceso de socialización en el que los individuos asimilan y aprenden conocimientos y la cultura de la sociedad en la que les tocó vivir, además de lograr la conciencia de la conducta, ya sea cívica o moral.

La educación no puede ser tan solo un currículum y un horario establecido, ciertamente ello debe darse para el proceso de aprender las técnicas y conocimientos intelectuales, pero el resto de lo que implica la Educación se hace en sociedad, lo que involucra a todos los miembros de la misma.

Ello significa que en primera línea están los padres o tutores de los jóvenes, luego las personas de la comunidad, vecinos, amigos y conocidos, quienes deben velar porque sus hijos y los hijos de los demás miembros de esa comunidad opten por estudiar y hacer lo correcto y seguir ejemplos de civismo y honestidad. Las autoridades también educan y deben dar los más altos ejemplos, pero cuando existe corrupción, juegavivo y compañía, esto deforma la conciencia, la conducta, la ética y la educación de los demás miembros de la sociedad.

Jóvenes que delinquen y cometen crímenes horribles lo hacen porque adultos han abandonado toda forma o esperanza en la educación y toman a la fuerza y violencia el dinero de otros. Así se repite en la actualidad con quien abandona la escuela para buscar fortuna.

Es increíble escuchar a los doctos en educación considerar que el alto índice de fracasos, la deserción escolar, la delincuencia, el juegavivo, la corrupción, etc. son productos de la moral del individuo y del fenotipo social, por lo que solo basta incrementar materias como un programa insertado en una PC y los jóvenes andarán mejor que nunca. Es un problema de la falta de una educación que involucre a todos.

La educación es un problema social muy amplio, es un proceso, y si los padres no educan a sus hijos, si las autoridades no protegen a los jóvenes, si los adultos siguen pervirtiendo a los jóvenes, y si la corrupción y el juegavivo de los políticos continúa, no pretendan que el maestro o docente en su aula de clases ante 30 mentes distintas trate más allá de lo sobrehumano que hace todos los días, salvar más jóvenes.

Puesto que los maestros y profesores sí cumplen con el pacto social, la pregunta es: ¿usted hace su parte por la educación de sí mismo, sus hijos o de alguien más…. o espera que el partido político o la corrupción de otros lo haga por Usted?

<>

Publicado el 27  de enero de 2010 en el Diario El Panamá América, a quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Pacotilla

La opinión del periodista y docente universitario…..

.

MODESTO  A.  TUÑÓN  F.

Hace unos días y producto de algunos referentes expuestos por diversos medios de comunicación, que caldearon el ambiente político, el presidente de la República utilizó el adjetivo “de pacotilla” para referirse a la calidad y, por supuesto, resultado del trabajo periodístico que se hace en el país.

Algunos medios aludidos reaccionaron sobre esta tipificación presidencial, poco común en ese nivel del Ejecutivo y a través de editoriales, comentarios, entrevistas y artículos, se han referido al cuestionamiento que se hizo a sus tareas con un adjetivo que se refiere a productos confeccionados con pobre calidad o con un bajo esmero.

Al parecer “ pacotilla ”, proviene del antiguo francés; de la palabra “ pacque ”, una especie de fardo, lleno de cosas o géneros que los marineros u oficiales de un barco podían embarcar por su cuenta,  libres del pago de los fletes.  Se consideraba a este tipo de carga de poco valor e insulsa.  De allí, pasó al español con el sentido último de objetos de poca calidad y por extensión, a las personas de menor importancia o capacidad de lo que parecen.

Si aplicamos estas ideas al enjuiciamiento a los medios locales de comunicación, quizás pudiéramos utilizar otra expresión, como mucho ruido y pocas nueces y dentro de esta idea, referirnos a algo de mayor profundidad que consideramos está en el fondo del asunto: una carrera por la audiencia, por la sintonía, que se basa en lo espectacular, que no necesariamente sea lo más importante para conocer la realidad.

Hay que recordar que los medios de comunicación en Panamá descansan sobre una perspectiva empresarial.   La gestión de ellos es igual a la venta de vehículos, de servicios bancarios, de seguros o a la de cualquier mueblería. Lo único diferente es que su producto no es tangible; se lee, se escucha o se ve.   La información es quizás el aspecto más concreto de este negocio y ella compite en un mercado, al igual que cualquier mercadería.

Los teóricos afirman que el negocio de la comunicación siempre ha estado ligado al poder. Esto quiere decir que los políticos y los empresarios de la comunicación por lo general caminan por las mismas aceras y si se funden, todavía es mejor. Si esto no fuera así, no podría explicarse por qué cuando los políticos llegan al poder, por lo general si no lo tienen, buscan la manera de ser también dueños de medios de comunicación.

Quien considere que esto no es así, que analice los movimientos que desarrollan algunos medios y el cambio en la tenencia.   De igual manera, para sustentar estas ideas, habría que mirar cuántos diputados son simultáneamente socios o están ligados a algún medio de comunicación.   Pero esta no es una situación actual o algo nuevo, la historia de los medios de comunicación en Panamá está vinculada a la trayectoria política del país.

Cuando las dos primeras cadenas nacionales de televisión nacieron, los grupos que las gerenciaban estaban muy relacionados con el poder político vigente en el momento.

Cuando el sector político del país se siente afectado por los contenidos —información y comentarios— de los medios de comunicación, es porque les afecta de alguna manera. Por lo general las administraciones suelen obviar una reflexión clara, profunda y analítica sobre los medios de comunicación y si uno advierte cuál ha sido, por ejemplo, el destino de la regulación de los medios, encuentra una respuesta a estas ideas.

Si se analiza, por ejemplo, el destino de la política gubernamental sobre radiodifusión, se encontrará en las disposiciones legales, precisamente la ausencia de toda política encubierta en un conjunto de disposiciones técnicas que no mencionan cuál es la responsabilidad que debe asumir quien adquiera una frecuencia de radiodifusión.

En televisión se ha producido en los últimos años una tendencia hacia la autorregulación, que es una forma disimulada de encogimiento de hombros hacia lo que aparece en la pantalla.

En otros temas técnicos, como el escoger la norma que va a establecerse en el país con la televisión digital de alta definición, se tiende a acercarse al modelo europeo, que haría cambiar todo el esquema existente y con altos índices de gastos para los usuarios.

La prensa escrita cuenta con siete medios nacionales diarios y algunos otros semanales.  La agenda informativa suele recorrer los espacios más superficiales en algunos casos.  Sin embargo, lo que constituye un enfoque de la realidad nacional se desdibuja a veces por hechos sin trascendencia, como la eventualidad y la banalidad, que deben ser disfrazadas con violencia, morbosidad y sensualismo de muy baja calidad.

En la administración anterior, un mal consejo hizo que el Ejecutivo eliminara cualquier alusión a los medios de comunicación en la normativa del país.   Eso creó un vacío perjudicial, porque los asuntos que implican conflictos no pueden ser dirimidos en una instancia con la competencia adecuada.

Por ejemplo, los problemas de la autorregulación, quién los atiende, quién debe conocer del lenguaje escatológico de algunas radioemisoras o la tolerancia de que niños y adolescentes entren a cines que pasan películas dirigidas al público adulto.   Algo como una disposición sugerida por un ente del Consejo Nacional de Periodismo para que la identidad de niños no aparezca en las noticias, resulta difícil aplicarla en la competencia de audiencia.

Un acercamiento del sector gubernamental hacia los medios de comunicación para determinar cómo deben hacerse las cosas, es un movimiento con indecisión y con demasiada fricción, que entorpece una verdadera política de comunicación en el país, si eso es lo que se quiere como producto final del proceso.  El Ejecutivo cuenta con instrumentos y entes para alcanzar este objetivo y puede utilizarlos con mejores resultados.

Los medios de comunicación son la expresión de una sociedad, porque ellos pueden articular los mejores ejercicios de diálogo en el contexto de los verdaderos propósitos nacionales. Para alcanzar esto, deben contar con una visión de nación que de alguna manera se exprese en sus contenidos.   Cuando esto se alcance, dejarán de ser percibidos como “ de pacotilla ” y adquirirán su verdadero sentido.

<>

Publicado el  27  de enero de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Recuerdas cuándo bailaste?

La opinión de…..

.

Gonzalo Sánchez

En algunas ocasiones la metáfora es el camino mas directo para que las ideas lleguen a las mayorías ya que permite que se hagan comparaciones para llegar a conclusiones objetivas. Este es el caso, ya que el país esta viviendo uno de sus momentos más cruciales y decisivos, producto de una reciente contienda electoral muy escabrosa.

Esta es la razón por la que recurro a esta forma del idioma y trato de expresar una situación tal cual es para que se rectifiquen sus planteamientos y las cosas sean llamadas por su nombre.

Imaginemos una población con su plaza popular y en su centro un quiosco que sirve para amenizar los espectáculos y bailes que esporádicamente eran organizados. Repentinamente y por ciertas razones y circunstancias un grupo de sus habitantes se toma por la fuerza dicho local en donde se encontraban unos músicos, los desalojan, sacan sus instrumentos musicales, comienzan a tocarlos improvisando un baile. Al inicio la población alrededor se mantiene estática y sorprendida, algunos protestan en forma pacífica, otros violentamente, el grupo sin hacer caso de las protestas continúa tocando de la manera más natural e invita a la población a que participe de la fiesta.

Pronto salen algunas parejas de los alrededores y se da inicio al baile, poco a poco se van incorporando otras parejas que al inicio protestaron violentamente.

Los músicos improvisados siguen tocando sin detenerse, solo se alternan los bailadores y los músicos cuando dejan de ser útiles y el baile dura 21 años.   Durante ese periodo casi toda la población participa ya sea como músico, bailadores o simples espectadores, lo que varía es el periodo de participación, unos lo hacen corto, otros en forma más extensa y algunos de manera permanente, otros alternando el papel.

Lo mas notorio es que la mayoría de la población participa durante los 21 años que dura el baile, unos participan como presidentes, vicepresidentes, ministros, viceministros de estado, gobernadores o vicegobernadores, directores o subdirectores de instituciones, legisladores o suplentes, representantes o suplentes, directores o subdirectores provinciales, embajadores, cónsules ,asesores, botellas; en fin lucran de cualquier posición estatal sea el nivel que sea, lo importante que hay que señalar es que bailaron.

Otros se ven beneficiados con licitaciones, contratos, prestamos que no se pagan, becas, viajes, viviendas, exoneraciones, subsidios, contrataciones, beneficiarios de las diferentes cajas menudas, patrocinios, posiciones ad honórem, inscribiéndose en los partidos y otras diferentes formas en que bailaron.  Esto se hacía directamente con la persona o un familiar de la misma y a veces con un amigo, la cuestión era participar del baile.

De pronto el baile se acaba de una manera violenta, los músicos y bailadores son perseguidos, encarcelados y otros asesinados (no se sabe cuántos) y un gran sector de la población, olvidando su anterior participación, se convierte en los más encarnizados enemigos de la pasada fiesta.

Es curioso ver cómo personas que participaron en el baile de pronto se tornan enemigos de los organizadores y hacen ver que nunca bailaron, pero allí están los archivos que delatan quiénes, cómo y cuándo bailaron; cuándo entraron y cuándo salieron. Se establece que los próximos bailes tendrán una duración de solo 5 años.

En estos momentos se habla de un cambio, pero es bastante difícil ya que una gran parte de los que han participado hoy se presentan como unos inocentes que se inician. Busquen en la historia y se darán cuenta en qué forma participaron.   Se hace difícil la tarea cuando existen personas con sus familiares y amigos encubiertos y creyendo que los demás hemos olvidado que bailaron.

<>

Publicado  el   27  de  enero  de 2010  en   el  Diario  La  Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Cambios en la gestión de cultura

La opinión del estudiante universitario……

Christian González

Sin duda alguna, los cien días del nuevo Gobierno transcurrieron y a diferencia de otras instituciones, una que brilla con luz propia en el logro de sus metas es el INAC.

No se pueden aislar los hechos cuando los nexos culturales llevan a un mismo punto, aún cuando estén distantes, al final del camino se encuentran, Maruja Herrera, prominente figura del Ballet Nacional, y hoy directora general del Instituto Nacional de Cultura.

Esa es la idea del cambio, una figura que conoce y sabe desde la misma fuente la problemática institucional, y frente a los desafíos, ve las oportunidades para desarrollar programas en beneficio de los panameños y panameñas, que creen que la cultura puede hacer transformaciones en cada ser humano.

La cultura en este nuevo Gobierno trae consigo un despertar de nuevos horizontes, impulsados por una fuerte convicción en el folclor, el canto, la saloma, la pollera, y el sombrero pinta’o, nos lleva a recordar que hay un símbolo que nos representa, para llegar a ser verdaderos ciudadanos que aman las tradiciones de la cultura panameña.

Definitivamente, que en el INAC y hay que reconocerlo, se viene realizando una gran labor pese a los escasos meses y días de estar administrando las gestiones culturales del país. Los esfuerzos en conjunto con el Gobierno nacional, estamos seguros contribuirán a la formación de bases sólidas que permitan lograr una sociedad más recta y dinámica.

La principal fuente de inspiración de esta nueva administración, indudablemente, por lo que se puede ver, es rescatar los valores culturales. Han entrado con atrevido y valiente ímpetu al tomar mayormente en consideración a los principales actores, nuestra gente: artistas, poetas, escritores, bailarines, músicos, en fin, todos nacionales, ahora le toca al talento panameño, eso está muy bien señores, ese es el trabajo que se espera desde Panamá para Panamá.

No sería difícil definir los rasgos de esta institución por la labor que realiza; se nota el camino trazado: protección, conservación y proyección de la cultura al alcance de todo un pueblo, que aspira a recibir lo que le corresponde. El espacio está abierto, señores, disfrutemos de los cambios en la gestión de cultura.

<>

Publicado el 27  de enero de 2010 en el Diario El Panamá América, a quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Quiénes alimentan el ego a los pandilleros?

La opinión del especialista en Prevención, Resocialización y conducta humanas……

.

JOSÉ  MAGÁN  V.

Si hacemos un análisis profundo del flagelo de las pandillas delictivas, el único resultado será que son infernales, porque los enfilados a ellas viven llenos de rencores, odios, sin las paz de Dios, pensando en sus enemigos, en la Policía y, lo peor, que si se descuidan o dan un paso en falso los pueden matar.

Los grandes problemas con que tenemos que tratar los especialistas al trabajar con los niños, adolescentes, jóvenes y adultos pandilleros son cuatro:

1 — El cómo desintoxicarlos de las malas influencias de sus cabecillas, quienes les dan armas y drogas y los tienen sumergidos en esas organizaciones;

2 — El tratar con sus padres y demás familiares, que en más de un 59% lo alcahuetean;

3 — Con gran parte de la gente que les rodea y les dice que ellos son lo máximo y los “ crueles ”;

4 — La lucha diaria para evitar que estos vean cintas como El padrino o El capo, entre otras que alimentan y de manera muy subliminal influyen en ellos. Lo cual es bochornoso que esos programas se estén presentando en nuestro país por la TV, que en la mañana, en los noticieros, habla de la gran problemática del flagelo del pandillerismo y los altos índices de criminalidad en el país y horas más tarde se presenten estas programaciones.

Le hago un llamado a los diputados, para que hagan leyes de manera urgente que sancionen a los padres irresponsables, a los verdaderos cabecillas de las pandillas, ya sean personas pudientes, uniformados corruptos, que no pasan de 400 de los 16,000 que existen, entre otras personas y que sancionen a las televisoras que presentan solo lo malo en esta programaciones, porque sabemos que en Colombia, EE.UU., Italia y otros países existen cosas buenas, las cuales se le pueden presentar a nuestros niños, adolescentes, jóvenes y adultos que pertenecen a estas malas organizaciones y que a la vez lo concienticen para que cambien de vida y sean personas sin violencia.

<>

Publicado el  27  de enero de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El papel de los medios de comunicación

La opinión de……

.

Rodrigo Tomás Sang De León

Los comentarios emitidos por el señor Presidente de la República sobre los noticieros de televisión han sido interpretados de diferentes maneras; algunos opinarán que no debería expresarse así de los medios y que los está atacando, y otros pensamos que los medios televisivos pueden y deben jugar un mejor papel en cuanto a la orientación que deberían brindarle a los ciudadanos panameños.

Sería injusto decir que la causa de tantos hechos violentos es única y exclusivamente de los medios que reflejan de manera muy cruda la triste realidad de muchos barrios populares en donde diariamente están muriendo jóvenes involucrados en pandillas, tráfico de drogas y también muchos inocentes que quedan en medio de esa guerra sin sentido que parece estar librándose.

Demos una mirada a las principales televisoras y el tipo de programación que ofrecen a nuestra gente y veremos que, lejos de fomentar la cultura y las buenas costumbres, están enfrascadas en una competencia en donde no importa la calidad o el contenido de su programación con tal de obtener los más altos ratings de audiencia y así poder facturar más.

Pareciera no importar que las novelas que nos están presentando promueven en nuestros jóvenes los deseos de grandes riquezas sin importar los medios que se utilicen para su consecución, no podemos estar de acuerdo cuando se muestra a jovencitas que ven en un capo de la droga su futuro por encima de la educación, debido a los lujos que estos delincuentes les pueden ofrecer. Nos preguntamos ¿es este el ejemplo que les queremos transmitir a nuestros hijos?.

A los panameños se nos ha hecho normal el ver un noticiero cuyo contenido es un 75% ajusticiamientos, asesinatos, balaceras, violaciones, violencia familiar y prácticamente no se dice nada de lo positivo que muchos panameños están haciendo y que debería ser exaltado. Han llegado al punto de presentar dos y tres veces en el mismo noticiero un suceso violento y casi ignoran hechos importantes como lo fue el aumento del salario mínimo a los trabajadores y las consecuencias que dicho aumento tendrá para los diferentes sectores de empresarios y trabajadores.

Luego de esto, quedé convencido de es más importante para las televisoras proyectar violencia y cosas negativas que exaltar las cosas positivas que suceden en nuestra patria.

Con esto no queremos tapar el sol con una mano y pretender que la seguridad del país es óptima, pues todos sabemos que no lo es y hace falta hacer mucho más para mejorarla, pero deberíamos detenernos a pensar sobre la imagen que se lleva un inversionista que llega a nuestro país y le toca la desagradable experiencia de ver un noticiero televisivo local; probablemente decida que Panamá no es un buen lugar para invertir ya que prácticamente este país está en total anarquía y eso tampoco es así.

Panamá necesita de un periodismo investigativo, que cuestione los hechos, persiga la corrupción, que fomente los buenos valores y no uno amarillista que solo pretende vender ratings sin importar las consecuencias.

<>

Publicado  el   27  de  enero  de 2010  en   el  Diario  La  Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Salvemos la educación panameña

La opinión de……

.

Rodrigo Tomás Sang De León

El mundo entero está haciendo esfuerzos por adecuar su sistema educativo a los crecientes retos que nos presenta la globalización. Países como Chile han anunciado enormes inversiones para preparar el recurso más importante que puede tener un país, su capital humano. Solo basta con dar una mirada a los países con los más altos niveles de desarrollo y calidad de vida, para darnos cuenta de que el denominador común es que tienen una educación de primera.

Para nadie es un secreto que el actual sistema educativo ha colapsado, prueba de ello son los altos índices de fracasos al momento de hacer los exámenes de admisión para las universidades y la falta creciente de valores que observamos en muchos jóvenes hoy en día y que se ve reflejada en la sociedad cada día más violenta que tenemos.

Panamá está teniendo un crecimiento económico interesante, son muchas las oportunidades que podríamos capitalizar debido a nuestra posición geográfica, pero para que esas oportunidades se conviertan en una realidad, todos debemos aportar y estar dispuestos a cambiar lo que sea necesario para que la educación panameña responda a las verdaderas necesidades del país.

Es triste que cada vez que se plantea una reforma para mejorar el arcaico sistema educativo panameño, salen a relucir los mal llamados dirigentes de los docentes oponiéndose a cualquier cambio que podría beneficiar a los miles de jóvenes que se gradúan año tras año para encontrarse con la realidad de que nos hemos quedado atrás y, por lo tanto, nuestros jóvenes están en desventaja frente a los de otros países que han sabido adecuar sus planes curriculares.

Sabemos que los buenos educadores son la mayoría y como tales no deberían permitir que se siga secuestrando el futuro de nuestra juventud con actitudes egoístas y sin sentido como estar hablando de movimientos de presión, sin antes haberse sentado a discutir lo que se pretende lograr.

La gran diferencia entre los jóvenes que salen del sistema público y del sistema particular es que los segundos tienen más materias, mayor énfasis en ciencias y el aprendizaje de otro idioma. Si realmente pretendemos que todos tengamos un mejor nivel de vida, no podemos postergar más los cambios.

Hay que hacer una transformación curricular para que nuestros hijos sean más competitivos, nuestros jóvenes necesitan poder hablar por lo menos dos idiomas correctamente. Las deficiencias en las ciencias y las matemáticas son dramáticas, es obvio que debemos reforzar la enseñanza de valores si aspiramos a tener un mejor país.

No podemos detener esos cambios por los caprichos mezquinos de un grupo de dirigentes que parecieran más preocupados por llevar adelante una agenda ideológica que por sacar a Panamá del subdesarrollo.

Todos tenemos que manifestarnos en pro de esos cambios para recuperar el tiempo perdido, tener una educación de primer mundo, debería convertirse en una meta nacional que forzosamente debe contar con el concurso de todos(a) los(as) que amamos a esta tierra.

<>

Publicado el 27  de enero de 2010 en el Diario El Panamá América, a quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Políticos y medios, deformadores sociales

La opinión de la Economista y Educadora ………

,

LIZABETA  S.  DE  RODRÍGUEZ

Panamá es una nación joven, con gran potencial humano, pero sumida en una crisis de valores que le impide alcanzar su pleno desarrollo. El progreso de un país radica, en gran medida, en la actitud y formación de su gente, pero: ¿cómo lograr este perfil ciudadano cuando se transfieren modelos de conducta distorsionados?

Desde inicios de la República, políticos y compadrazgos se enquistan en los gobiernos, producto de la partidocracia y la ignorancia política de muchos ciudadanos. Una realidad dolorosa, pero cierta, donde, para obtener el voto impera cualquier artimaña que les permita salir electos.

Por ello, se producen casos de malversación de fondos, usufructos de bienes públicos, corrupción y nepotismo, entre otros. Situaciones que incluyen diversas administraciones gubernamentales con participación de altos funcionarios, empresarios e inversionistas, que aún a la fecha se mantienen en un limbo jurídico. Son estos los ejemplos que copian los jóvenes, a quienes cada vez les preocupa menos una preparación académica y un trabajo honrado, porque aquí para tener recursos hay que ser político.

Producto de esta situación, hace años, he expresado mi preocupación por la distorsión en la conducta de niños y jóvenes. He responsabilizado a la TV por la promiscuidad informativa, en la presentación de programas televisivos con alto contenido de violencia, delincuencia, criminalidad y sexo, entre otros.

Se escuchan emisoras radiales donde prevalece la vulgaridad, diarios con publicidad de contenido sexual que poco dejan a la imaginación y llevan mensajes deformadores a los niños y jóvenes, frente al silencio cómplice de las autoridades, en diversos gobiernos.

Es interesante haber escuchado al presidente Martinelli calificar los noticieros televisivos como rojos y de pacotilla. Agregando que dedican mucho espacio a hechos de violencia, porque solo les interesan los índices de audiencia. Pero, cobran sumas millonarias al gobierno. ¿Por qué?

En 1999 se firmó un acuerdo de autorregulación entre las televisoras y el gobierno, para que los programas se transmitieran en horarios que consideraran la edad de la audiencia, para resguardar de enfoques deformadores a niños y jóvenes, nunca se cumplió. Pero si bien es cierto que tienen que autorregularse las programaciones, en su totalidad, no es menos cierto que los noticieros tienen la responsabilidad de ser veraces, sin ser extremistas.

Los medios son buenos e importantes cuando favorecen a determinado sector, pero son desfavorables cuando tocan nuestros intereses. Las noticias son publicadas de acuerdo al nivel social o político del agresor o sujeto de la misma. Eso es lo que hay que acabar, para ser equitativo y verás, sin omitir información.

<>

Publicado el  27  de enero de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Transporte público requiere transformación

La opinión de……

Jorge Castañeda Patten

El transporte público en Panamá nació con imperfecciones desde su misma génesis.

El cómo se creó estuvo marcado por una serie de vicios que a la larga han hecho veces de síntomas para su propio funeral. Exequias que, rescatables o no, no son temas ahora de discusión; lo que tenemos ahora es una necesidad urgente de una población exigente versus una forma de transporte mellada por los medios de comunicación y de forma endógena por una serie de eventos atroces propias de una crisis.

Pero, en medio de esta vorágine de sucesos siempre existe el ánimo de lucro, oculto entre las fauces gubernamentales de quienes buscan enriquecerse de cualquier forma y a cualquier costo, más que el beneficio popular y ciudadano. La propuesta del Metro Bus es una falacia que debe ser desenmascarada; el hecho que cambien “Diablos Rojos” por buses “Yeyés” que a la final quedarán obsoletos y derruidos como toda institución gubernamental que le tiene que servir al pueblo es otra promesa falsa.

Peor aún, la empresa privada que gane la concesión (con ayuda de algún mecenas) llenará sus arcas con el aumento del pasaje, inevitable e irrebatible hasta por el propio gobierno que al referirse al tema se limitan a decir que “se hará lo posible por escoger la mejor oferta”. Además de que se dejará sin sustento a muchas familias dependientes del sistema de transporte, los choferes responsables, los asistentes y otros ubicados en el organigrama de este servicio, auspiciando de forma indirecta la posibilidad de aumentar la tasa delictiva al no brindar solución certera, al contrario, abandonándolos a su suerte con la incertidumbre de saber qué comerán sus familias.

Lo cierto es que en este renglón un ente privado siempre velará por sus ganancias y no por el beneficio de los trabajadores y menos del usuario.

Sobre el estado actual de los buses es otra prueba fehaciente de como el neoliberalismo ataca y destruye la pequeña inversión nacional; o sea, los propietarios de buses también son afectados por el alto costo de la vida y demás males que afectan a todo el pueblo panameño. Hábilmente, el gobierno nacional se aprovecha de esta coyuntura para imponer a sangre y fuego reformas en el sistema sin estudiar a fondo importantes puntos en las necesidades del panameño como lo son la red vial de acceso a la ciudad y la falta de planificación urbanística con lo que se pudiese garantizar la minimización de los terribles tranques.

Con el Metro Bus, el negociado se garantiza, pues, ¿quiénes creen que van a pagar la ganancia de una transnacional cuando esta decida que sus costos de operación no son cubiertos con 25 centavos de pasaje? Cuando suban la gasolina y el diésel, así mismo va a subir el pasaje. Nadie se debe oponer a una reorganización y solución al transporte del pueblo, pero de esta forma tampoco se puede permitir.

Exigimos una respuesta justa y popular sin concesiones leoninas y lesivas al pueblo; despertemos del desconocimiento que algunos nos quieren imponer; como alguien escribió alguna vez: “lo peor de la ignorancia es que a medida que se prolonga, adquiere confianza”.

<>

Publicado  el   27  de  enero  de 2010  en   el  Diario  La  Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.