El ‘Correo de brujas’

La opinión de….

JUAN RAMÓN MORALES

En diversas oportunidades he apreciado las dificultades que Colombia aplica a los compradores en la Zona Libre de Colón (ZLC), esta situación obstaculiza las ventas en la Zona Franca, cuando es en Colombia en donde se deben imponer los correctivos a la entrada de las mercancías.   Las deficiencias existentes en sus puertos aéreos o marítimos son solo de Colombia.

En Colombia existe un fenómeno conocido como ‘El correo de brujas’, que no es más que la ceguera ex profeso de los funcionarios aduaneros. Cuando pasan cuantiosos cargamentos de mercancías, estos señores no ven nada.    Se denomina Correo de Brujas, porque una ‘bruja imposibilita ser vista la mercancía’, pues tal hecho estropearía grandes negociados traducidos en contrabando.

Bajo lo expuesto, solo falta que Panamá realice las labores aduaneras en tierra colombiana. Sin embargo, se puede crear una fórmula que contribuya al control aduanero de las compras de los colombianos en la ZLC.

Explico: En un mundo tecnificado como el actual, sería fácil una interconexión entre los sistemas, de tal suerte que cuando un colombiano compra en Zona Libre, esas compras sean referidas a las autoridades colombianas con la siguiente información:  Nombre del comparador, monto de la compra, descripción de dicha compra y generales del destino. Con esta información, corresponderá al gobierno colombiano el resto. Absurdo pensar que dichas mercancías también deben ser llevadas persona a persona por el gobierno panameño.

Así como surgió el Correo de Brujas, en el futuro podrán surgir figuras efectivas, por que el colombiano que se dedica a vivir al margen de la ley, siempre estará en busca de nuevas figuras delictivas.

¿Por qué conozco la existencia del Correo de brujas? Estaba en Miami, hace quince años, firmaba un contrato de representación y simultáneamente de vendedor internacional para Sur y Centro América, empresa que lamentablemente cerró operaciones por motivos económicos ocasionados por pérdidas millonarias debido a las inundaciones ocurridas en Centro América. En ese momento estaba un colombiano cuyas compras eran por el orden de $10000 mensuales, para lo cual él recordaba a quién le debía hacer llegar su mercancía en Colombia, porque esta persona era la experta en el manejo del ‘Correo de Brujas’.   Este relato es con el propósito de que se conozca cuál es una de las realidades aduaneras colombianas, por qué y cómo conocí dicha figura, por tanto no es a Panamá a quien corresponda la fiscalización de las entradas de mercancía a Colombia.

Las autoridades colombianas fueron vencidas en lo del ingreso de mercancía al suelo colombiano, de allí que en lo único que piensan es en bloquear las mercancías salidas de la ZLC, lo que creo contribuye a que haya más contrabando en Colombia, porque simple y llanamente, la ZLC no le puede negar a sus compradores mercancía y los colombianos no dejarán de comprar. Colombia demuestra ser incapaz de manejar sus puertos, marítimos y aéreos, legales o ilegales.

Así son las cosas.

<>
Este artículo fue publicado el  16 de agosto de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Corredores y verdades

La opinión de….

.

JAIRO HENRI PERTUZ


Los asegurados y, más aún, los jubilados que continúan cotizando, no salen del asombro con la CSS. Nos estremecen malas noticias.   La CSS no puede continuar siendo botín político. Presidente Ricardo Martinelli, usted prometió y significa hoy el cambio. Debe asumirse el costo político y terminar con los abusos que gobiernos anteriores le cargaron a la CSS. Los jubilados no tienen por qué continuar mendigando sobre sus jubilaciones, les deben permitir terminar sus vidas con dignidad y servicios de calidad en la institución de su propiedad.

Elimine la figura de los “Beneficiarios”, que son la causa de los males. Los elevados costos y gastos por los servicios que se les prestan y que le corresponden al Estado con nuestros impuestos e ingresos del país nos tienen jorobados y a la entidad, en permanente crisis.   No hay que nombrar a nadie, al contrario. Se está jugando con la vida de los asegurados y jubilados.   Usted, señor Presidente y señor Sáez-Llorens, saben bien que hay que hacerlo. Se lo piden los miles de asegurados y jubilados.

Y, sobre los corredores, que el Estado le garantice, efectivamente, a la CSS el préstamo para su compra. La CSS en su programa de IVM no puede correr riesgos con estas deterioradas infraestructuras.

ZONA LIBRE DE COLÓN

Nuestra Zona Libre está afectada y continuará estándolo. La crisis mundial, que nuestros ex ministros y expertos del patio no se atreven a comentar, nos golpea. Dicen ellos que “hay que esperar… para ver…”. No es una actitud seria ni responsable. ¡Aborden el tema! La banca, claro, restringe el crédito e impulsa a que se logren espacios en nuestra región, de mercados abiertos para ineficientes países grandes, mientras éstos los cierran para los emergentes a quienes, además, acosan, desestabilizan y desacreditan por atreverse al cambio.

Muchos pensaron que la crisis financiera era una figura de manejo monetario-bancario del dólar cuyo país emisor ni sus instituciones responden por su valor. ¿Rescate de qué? Fundamentos: su forma de ser fabricado, sin valor ni controles, y el abultado endeudamiento de Estados Unidos, así como su déficit. ¿Que arrastraría al euro?, ¡claro!

INVERSIÓN Y CORRUPCIÓN

Pero no solo por aspectos financieros, sino por corrupción de gobiernos que han venido maquillando sus presupuestos. También por corrupción en altas corporaciones, muchas que ya han sido desenmascaradas, así como funcionarios e “inversionistas”. Los pueblos, los pobres, seguimos cargando la cruz. La pirámide capitalista ha demostrado su irresponsabilidad y su incapacidad, no solo financiera, sino climática y humana.

<>

Artículo publicado el  23  de mayo de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Panamá, Zona Libre Industrial

.
La opinión del empresario….
JUAN  RAMÓN  MORALES
.

Panamá no ha logrado que su posición geográfica dé sus máximos frutos. Falta mucho por hacer, de allí que ahora vierto en este artículo otra de mis inquietudes.

Urge una Zona Libre Industrial, para aprovechar al máximo nuestra posición geográfica y generar así muchísimos puestos de trabajo. Primero: Puestos temporales durante la construcción de las diferentes obras; y segundo: Puestos permanentes en el área administrativa de la Zona Libre Industrial y en las industrias que se llegaren a instalar, que de seguro serán muchísimas.

Dicho lo anterior, el Gobierno del presidente Ricardo Martinelli debe elaborar un proyecto de ley que contemple los diferentes ángulos de esta propuesta.

Primero: La Ley Orgánica que dará vida a tan importante proyecto. Segundo: Previa la promulgación de la ley Panamá, Zona Libre Industrial, el Órgano Ejecutivo procederá a dictar el Decreto Reglamentario de dicha Zona.

Tercero: El Gobierno procederá a localizar y adquirir las tierras necesarias para la instalación que debe comprender cinco bloques de tierras: a) Para las Instalaciones Administrativas; b) Para las industrias de los diferentes equipos rodantes que se instalen en el Zona; c) Para las industrias de productos domésticos con una extensión territorial media; d) Para la instalación de industrias netamente técnicas; y, e) Para la instalación de industrias ensambladoras de enseres variados, juguetes, utensilios, de equipos menores, tales como: Frenos de aire, bombas de agua para automóviles y para el agro, alternadores eléctricos para equipos rodantes, bobinas, etc.

Panamá ya es un centro de distribución y acopio de productos que se manejan en la Zona Libre de Colón, de allí que el complemento del ensamblaje de tantos bienes vendría a ser el cierre de la circunferencia para que todo o casi todo se encuentre en Panamá.

Es urgente que en Panamá, a través de la Zona Libre Industrial que propongo, sean ensamblados Equipos rodantes: Automóviles, equipos agrícola, equipos industriales, etc., pero de igual modo en un campo más sencillo se podrían ensamblar: Refrigeradoras, estufas, abanicos, acondicionadores de aire, como productos de más sencilla generación, y, por último, un tercer grupo con grado de tecnología más elevado: Computadoras, impresoras, data show, chips, motores eléctricos, bobinas etc. Así sucesivamente, después de la etapa inicial deben surgir otras industrias que querrán instalarse en la Zona Libre Industrial por razones obvias. Este es un proyecto que estoy seguro que se venderá solo, por lo que el esfuerzo para impulsarlo allende las fronteras no tendría dificultades. Así son las cosas.

<>
Publicado el 14 de diciembre enel diario  La  Estrella  de  Panamá, a  quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Se logró la primera de mis tres prioridades

.
La opinión del Abogado y actual Embajador de Panamá en Ecuador…..
.
ROBERTO  RUIZ  DÍAZ
.
Dentro de las funciones básicas que tenemos los funcionarios que hemos sido designados en algún puesto público, debemos priorizar cuáles serán los principales objetivos, a los que dedicaremos mayor esfuerzo. Eso es normal, quien pretenda decir que va a arreglar todo sin tener nortes previstos, estaría mintiendo y al final no lograría ninguna de las metas trazadas.

Cuando fui designado para ser nombrado embajador en Ecuador, comencé a determinar cuáles serían mis mayores prioridades en un país que, si bien es hermano latinoamericano, se le debe ver con ojos bien abiertos, pues, ha tomado medidas que de alguna manera discriminan a nuestros nacionales, especialmente en el ámbito comercial.

De allí que al momento de mi nombramiento me dispuse, paso a paso, a lograr tres objetivos claros; regularizar y buscar eliminar las salvaguardas impuesta por Ecuador a Panamá, especialmente afectando a la Zona Libre; sacar de la famosa lista negra interna ecuatoriana a Panamá, para no afectar la contratación pública de nuestras empresas; y traer de regreso, este mismo año, a la niña Anayelis Mitre Castillo, la cual había sido plagiada y llevada a Ecuador, hace ocho años.

Todos recordarán la telenovela que nos dieron los canales de TV nacional con el caso de la desaparecida niña Mónica Serrano, en la cual, al final, para tristeza de su familia, resultó negativa su búsqueda, pero dio como positivo la aparición de otra menor que había salido en forma ilegal del territorio panameño. Así nació a principios de julio, recién se instalaba el nuevo gobierno, el caso de Anayelis Mitre Castillo, no tan “ famosa ” como Mónica, pero igualmente panameña, con los mismos derechos de recibir la mayor protección del Estado panameño.

Aun cuando no estaba en el cargo, me comuniqué con nuestra misión diplomática y desde ese momento lo tomé como prioridad número uno de mi gestión: mover todo lo que hubiese que mover, pero la menor debería regresar a su país. Así fue que me fui metiendo en el tema, visitando fiscalías, conociendo a la menor, subiendo y bajando escaleras directamente, se supone que los embajadores no hacen eso, pero primero que embajador soy panameño y después abogado y como esto último me ha tocado subir y bajar escaleras en los tribunales panameños.

La familia de la señora que plagió a la menor igualmente activaba acciones legales, con la finalidad de retener a la menor el mayor tiempo posible, la actitud de la Fiscalía permitió que la menor estuviese bajo la protección del Sistema de Protección de Víctimas del Delito, lo cual en cierto sentido le dio la paz y tranquilidad que una niña de ocho años debe tener, por su salud mental.

Luego de varios meses, y al amparo de la Convención Interamericana de Tráfico Internacional de Menores, la señora procuradora de la Nación y la Fiscalía Auxiliar panameñas hicieron todo lo posible, por medio de los trámites diplomáticos, para la restitución de la menor, con el apoyo decidido de la Dirección de Asuntos Jurídicos y Tratados de la Cancillería, bajo la coordinación del viceministro Melitón Arrocha, se puso la maquinaria a andar.   Objetivo uno, el regreso de Anayelis a su país y buscar la reinserción controlada a su familia, por medio del Ministerio de Desarrollo Social.

Hoy, gracias a Dios, puedo anunciar que la Junta Metropolitana de Protección de Derechos de la Niñez y de la Adolescencia emitió la Resolución PAPD-N° 501-JMPDNA-ZC-09 de 9 de diciembre de 2009, por medio de la cual resuelve la reinserción de la menor Anayelis Mitre Castillo en su familia biológica.

Con esto, una vez en territorio nacional, podré sentir que mi misión más prioritaria la concluí, tal como lo presupuesté antes de que culmine el año, especialmente antes de Navidad, lo cual espero sea el mejor regalo posible a su familia, especialmente a la niña Anayelis, con la cual me comprometo a estar pendiente en lo humanamente posible, como padre que soy.

<>
Publicado el 14 de diciembre en el diario  La  Estrella  de  Panamá, a  quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

De semáforos inteligentes y piscinas portátiles

La opinión del Economista….

.

FRANCISCO BUSTAMANTE

He decidido tomar las cosas con calma, y reírme de aquello que no puedo cambiar. Hay cosas que están más allá de mis deseos.  Nos dijeron que bajarían el costo de la luz eléctrica  para reducir los costos de producción y que bajaran los precios al consumidor. Que se eliminarían impuestos de introducción de alimentos para bajar el costo de alimentos. Que ahora le toca al pueblo. En lugar de bajar el costo de la canasta básica, subió.  Nos toca qué? Pagar más?

Los corruptos, a la cárcel. Y ahí sí, empezaron a salir acusaciones. Que pasaron el sombrero para recoger 21 millones de dólares y como consecuencia se eliminaron impuestos a la Zona Libre. Ni el zar anticorrupción ni la procuradora han iniciado, hasta donde sé, una investigación sobre tan serias, perdón, graves acusaciones.

Dos periodistas locales y una extranjera acusan al ministro de gobierno que señaló que hay una “ética del billete” entre los periodistas locales. La verdad, no entiendo eso de ética pagada, comprada o alquilada.

Hay graves acusaciones sobre el caso PECC. Tremenda colusión entre autoridades del más alto nivel, para apropiarse de impuestos públicos. Hay contraacusaciones de que se han contaminado áreas intencionalmente. El gobierno que hizo? Bajó las tarifas de PECC. Si hay delito, deben ir presos los culpables. Si no hay delito, no veo por qué el gobierno altera las tarifas de una empresa privada.

Y los casinos? Ni hablar. Un ex –presidente amoroso con su familia y amigos dentro de la más estricta legalidad como argumenta, le traspasó graciosamente, como en los tiempos de las concesiones reales, el usufructo de explotaciones casineras. Que aparecen cheques de esos casinos en las cuentas del ex – funcionario público? Indignado, reclama que no va a discutir en público asuntos familiares.

Espérame un tantito. Y del otro lado? Los panameñistas reclamando botín de guerra. Que echen a los empleados públicos para entrar ellos al poder. Y los del PRD? Haciendo un CEN de guerra, en el cual el primer grito de guerra, salió de la ex candidata presidencial, contra su ex mentor, el ex presidente Torrijos y el ex canciller, el llamado perro.  Que la engatusaron, perdón, que la convencieron de traicionar a su colega al bimbin.

Y el  CEN de guerra, para recomponer el partido,  arma un grupo asesor formado con los defenestrados del CEN perdedor de las elecciones. Ahí no termina. El PRD, partido que se autodenomina social demócrata, se convierte en defensor de la empresa privada. Ya no habla de la gente pobre, de los chiquillos descalzos, que vive en cuartos donde no entra el sol, que es aristocrático. Y es que el presidente les ha tomado ese segmento de mercado. Y la acusación al ministro de Economía? Un recorte o panfleto sin firmas autorizadas?

No olvidemos el caso CEMIS. De antología. Va y viene. Y te apuesto que no va a pasar nada. A pesar de la exhibición dialéctica de los involucrados en los videotoros.

Para acabar, el ministro de obras públicas declara brutos a los semáforos inteligentes, y los manda al reposo. Y el Alcalde nos organiza un evento que nos garantizará un premio Guinness que la verdad, no sé para qué sirve. Ah, también unas piscinas chinas portátiles. Y la basura? Y la eficiencia municipal para atender a los contribuyentes? O el mejoramiento de áreas verdes y sociales? O los indigentes?  Eso parece que no tiene prioridad.

Prefiero reírme, para no llorar, y tomarme un tequila que me regaló mi hija.

<>

Nota enviada por correo el 18 de noviembre de 2009 a Panaletras para su publicación por el Autor a quien damos todo el credito y la responsabilidad que le corresponde.

La Ley 49 de 1930 que creó las zonas libres

La opinión del político….
.

VIRGILIO  CORREA

.

La Ley 49 de 1930 que creó las zonas libres

El cuatro de diciembre de 1930, la Asamblea Nacional votó la ley 49 ¨sobre establecimiento de zona libre en la República¨, el Presidente Florencio Harmodio Arosemena la sancionó ese mismo día, junto a su ministro de Hacienda y Tesoro, Nicolás Victoria Jaén en presencia del Presidente de la Asamblea Nacional, el HD Carlos Guevara. Sin embargo, esta ley no apareció publicada en la Gaceta Oficial número 5,898 hasta el 31 de diciembre de ese mismo año.

El dos de enero de 1931, a menos de un mes de sancionada esa ley 49 por el entonces Presidente de Panamá, surgía un nuevo gobierno. A dos días de publicada la ley en la Gaceta Oficial.

Reemplaza a F. H. Arosemena el doctor Harmodio Arias del 2 al 20 de enero y ese mismo día se encarga el Dr. Ricardo J. Alfaro.   Fungió entonces como ministro de Hacienda y Tesoro, el señor Enrique Jiménez.

Durante el efímero gobierno de Alfaro, de unos ocho meses, no se implementó la creación de ninguna zona libre en el país.

En uno de los legajos de los archivos diplomáticos de Francia en Nantes y La Courneuve, así como en los del Reino Unido en Kew Garden-Richmond, encontramos algunos informes-comentarios del cónsul francés Langlais y del Encargado de Negocios inglés Wallis, que opinaban a favor de esta ley, pero sobre la cual los americanos tenían sus reservas, pues la misma podría prestarse para negocios ilegales, si no se imponían los controles adecuados, a través de mecanismos que los países ricos pudieran controlar. ¨Era grave dejar esto en manos de gobiernos corruptos¨.

Incluso encontramos una nota en los archivos de la inteligencia francesa, que defendía a las exportaciones francesas (perfume, vinos, cognac, etc.) hacía esa zona libre, pero se hacía eco, de las opiniones del Embajador francés en Washington, Saint Quentin, como que el Departamento de Estado, no estaba de acuerdo. La inteligencia francesa concluye, en que hay que confiar en los americanos y tener paciencia.

Es curioso el homenaje, en ese sentido, que los Encargados en Panamá le otorgan al señor Francisco Arias Paredes, como gestor del movimiento del dos de enero y su influencia en el gobierno de Alfaro, junto a su pariente el Dr. J.J. Vallarino.

Lo cierto es que por diecisiete años los americanos enterraron la ley 49 de 1931 y no fue hasta en 1948,  que el propio Enrique Jimenez, ya como Presidente la establece mediante ley, que reemplazó a la de 1931 y fue justamente, el doctor Arnulfo Arias quien desembolsa el primer cheque en su segunda presidencia en 1949.

Ahora, ochenta años después ¿los americanos desean extinguirla para siempre?

<>
Publicado el 18  de noviembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

¿Quién pensó que tenía corona?

La opinión de …..

.
ROBERTO RUIZ DÍAZ

.

¿Quién pensó que tenía corona?

.
Panamá, es un país que tiene muchas ventajas competitivas sobre el resto de los países de la Región.   Niveles de tecnología envidiables, infraestructuras modernas, capacidad en la mano de obra. En fin, es de los pocos centros financieros regionales, que tiene una estabilidad que permite la inversión y las empresas practican el libre comercio. Sobre este punto importante nos vamos a referir.

Los hechos descritos arriba por años se han ido llevando a cabo, pero bajo la complicidad de los gobiernos pasados de dejar pasar por alto la responsabilidad social, que le corresponde a las empresas, especialmente a aquellas que, no siendo nacionales, lucran de nuestro país aprovechando las ventajas competitivas antes descritas.

¿Pero es justo para el país ver que solamente las empresas lucran para su beneficio personal o particular y no dejan sus huellas en la parte social de la vida diaria del panameño?  Creo que no.

Por tradición las bases impositivas de atracción de la inversión fueron la principal atracción, pero con el tiempo las ganancias que se obtenían en los sesenta, setenta y ochenta se fueron acrecentando a los niveles actuales, lo cual no puede seguir siendo y ya es hora de tributar por un lado y tributar más por el otro.

El tiempo de las ganancias salvajes debe acabar, más cuando se trata de ganancias en sectores de servicios básicos, pues es inconcebible que tengamos que ver cómo se llevan nuestros recursos hacia afuera, a cambio de un servicio a veces ineficiente y sumamente costoso.

Los diferentes sectores deben entender que las situaciones, así como se les ponen difíciles a los sectores empresariales, a la población se le pone peor y los gobiernos no escapan de estos momentos, pues tienen la obligación legal y moral de prestar los servicios de educación y salud, así como incentivar la creación de empleos y desarrollar viviendas dignas para la población. Pero esto cuesta y todos debemos ser parte de la solución.

Nadie está en contra de la seguridad jurídica, pero bajo esta premisa, la misma no puede ser que, obtenida bajo circunstancias en algunos casos turbias, impidan que el Estado, como verdadero dueño de los servicios dirigidos a la población, no pueda regular de alguna manera estos y establecer las tasas impositivas.

En Panamá nadie tiene corona, el que pensó en esa hipótesis, mejor que se vaya despertando.

Aquí nadie heredó feudos ni privilegios, juntos hacemos el país, por lo que los empresarios de los sectores eléctrico, azar, zonas francas, bancarios y demás, juntos pueden hacer parte del cambio y engrandecer a Panamá, sin atentar contras sus ganancias.

Es hora de tributar en forma justa y equitativa, como lo hace el resto de la población panameña.

.

<>
Publicado el 10 de septiembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.