Cero tabaco

La opinión de la Honorable Diputada de la República….

YANIBEL ÁBREGO

En reiteradas ocasiones la población y la Asamblea integran sus respectivos criterios con el propósito de ejercer acciones que se traduzcan en beneficios directos para cada uno de los habitantes de nuestro país.

Resulta prioritario concienciar a la población en torno a los perjuicios que produce el consumo del tabaco, pero mucho más es lograr un efecto desalentador en el consumo, con miras a disminuir las enfermedades consecuentes de ello.

Los panameños y panameñas estamos actualmente conscientes del importante avance que tuvo la implementación de la conocida “ Ley Antitabaco ” presentada por mis colegas Alcibíades Vásquez y José Blandón F., sin embargo, tampoco es menos cierto que, pese a la existencia de esta Ley, aún hace falta un amplio campo para aplicar la normativa, sobre todo en los lugares de concurrencia pública.

Es un problema que merece ser atendido a cabalidad por parte del Ministerio de Salud, la Asamblea hizo su parte. Algunos sectores de la sociedad manifiestan que la línea caliente para denunciar a todos los que fumen en lugares públicos está obsoleta, situación que genera preocupación e impotencia entre los denunciantes.

Lo anterior obedece a la triste realidad que los fumadores insisten en consumir tabaco infringiendo con dolo la Ley, razón por la cual, la Asamblea Nacional unánimemente aprueba el Proyecto de Ley 62 “ Que adiciona un numeral al artículo 5 de la Ley 13 de 24 de enero de 2008 ” para minimizar más aún las áreas de consumo y así reducir la afectación a la exposición de humo para las personas que concurran a determinados lugares públicos. No olvidemos que la legislación panameña ha servido de ícono para otros países del continente y bajar la guardia representaría un atraso evidente al bienestar humano de los ciudadanos.

Las presiones de las grandes empresas del sector han sido evidentes, pero, la unión entre todos los diputados ha logrado que la salud colectiva impere sobre cualquier interés particular. Para nadie es un secreto que la reducción del humo del tabaco en lugares públicos resulta efectiva, no solo a la hora de reducir los infartos. También puede ayudar a prevenir el cáncer de pulmón y el enfisema pulmonar, dos enfermedades que se desarrollan mucho más lentamente que los problemas cardiovasculares.

La actitud de algunos fumadores —sin caer en discriminaciones— no ha sido la más correcta, e incluso reflejan poca empatía con las personas que no tienen este hábito y, lo que es peor, la incomodidad que ocasiona el humo produce situaciones que terminan en algunos casos en hechos de violencia verbal. En resumen, este esfuerzo colectivo entre la Asamblea y la sociedad en contra de los fumadores sentará las bases para un legado de mejores condiciones de vida para las presentes y futuras generaciones.

<>

Publicado el  21  de enero de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

Discriminación e hipocresía

.

La opinión del periodista….

.

LUIS BURÓN-BARAHONA

En los últimos años, las asociaciones en contra del tabaco no solo han proliferado, sino que han tomado una gran fuerza e influencia en el mercado del cigarrillo a nivel mundial.

Panamá no escapa a esta realidad y en el 2009 la Coalición Panameña Contra el Tabaquismo (COPACET), liderada por la Dra. Nélyda Gligo, ha hecho sentir su voz en el manejo del tabaco.   Y es que según los argumentos de Gligo y compañía, las muertes a causa de complicaciones producidas por el tabaco, significan un gasto innecesario para el gobierno, el cual tiene que sufragar el costo de los pacientes en la mayoría de los casos.   Esto sin tomar en cuenta cómo afecta el humo a los fumadores pasivos y las demás consecuencias que puede causar el uso de este peligroso vicio.

Ahora, si bien no refuto ninguno de los daños que produce el humo de cigarro, critico con vehemencia la hipocresía con la que se ataca a los fumadores, quienes desde un principio conocen los riesgos al llevarse un cigarro a la boca, luego de haber sido bombardeados constantemente con publicidad.

La mayoría de las personas reconocen como drogas legales el tabaco y el alcohol, siendo este último considerado un problema y no un vicio, como el primero. Si bien la inconsciencia de muchos fumadores, quienes reparten el humo por doquier sin consideración, pone en peligro a quienes no comparten el vicio, la conducta de un sujeto alcoholizado suele ser más catastrófica.

De acuerdo a un estudio, alrededor de 18,000 personas mueren anualmente a causa de complicaciones producidas por el humo del cigarrillo. Una cifra bastante alta, pero ínfima al ser comparada con las 75,000 muertes que se registran, solo en Estados Unidos, producto del alcohol.

Dejando a un lado las nuevas leyes sobre las zonas de no fumar, las cuales apoyo en su totalidad, el alza del cigarrillo y el desprecio y discriminación con la que se tratan a los fumadores, demuestra el nivel de hipocresía con el que se resuelven los problemas en la sociedad.

Mientras que a los “ viciosos ” les suben los precios para evitar que mantengan la nefasta costumbre, los alcohólicos siguen accesando con facilidad su debilidad (aunque, cierto es que la inflación ha subido de manera gradual el licor, al igual que muchos otros productos).

Mientras que el cigarro puede ser considerado un suicidio a largo plazo, los alcohólicos le ponen punto final en segundos a personas que caminaban por el lugar incorrecto a la hora incorrecta.

Mientras que fumar ha sido encasillado como el más peligroso de los vicios (de sustancias legales), el alcohol sigue siendo inculcado desde temprana edad como simplemente una conducta socialmente aceptable.

Pero, el motivo de esta columna no es justificar el fumar ni mucho menos ablandar a la COPACET. La razón principal de esta nota es demostrar que no se mide con la misma vara y que por motivos claros, o no tan claros, la industria de licor es tratada con mucha más suavidad.

Si se critica con tanta fuerza un mal hábito, no es correcto hacerse de la vista gorda con otro, el que según las estadísticas, es aún peor. O todo está bien, o todo está mal, no se puede ser gris.

De acuerdo a un análisis, el cerebro contiene más de 15,000 millones de neuronas. En una noche de embriaguez se destruyen alrededor de 9 millones. Para los grupos antitabaco es mejor vivir en un lugar libre de humo, pero no tan brillante.

<>

Publicado en 26 de diciembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Tabaquismo femenino

La opinión de la Docente Universitaria…..
.

Emma Mendoza A.

Tabaquismo femenino

El 25 de octubre ha sido declarado en nuestro país el Día Nacional de No fumar; interprétese como una tregua concientizadora, ante el creciente aumento de esta adicción en la población panameña.

Aunque el tabaquismo es tan antiguo como la humanidad misma, es a partir del siglo XIX cuando se “inicia la producción del cigarrillo, su producción en serie y la demanda creciente por parte de los consumidores de tabaco”.

Hoy encontramos que uno de cada tres adultos fuman, estimándose que para el 2020, siete de cada 10 muertes, estarán asociadas al consumo de tabaco. En 1996, investigadores encontraron que en latinoamérica un tercio de la población mayor de 15 años fumaba, Mayor ahora, porque cuando la adicción logra reclutar a las personas a edades tempranas (6, 10, 11 o 12 años) el hábito es más difícil de superar. Estudios (Rivera R. )encontraron cifras significativa de fumadores entre los 15 y 75 años de edad, con prevalencia de fumadores activos de 16,7 %,de los cuales el 70% lo hacía antes de los 20 años, con promedio de 1 a 5 cigarros por día.

Otros trabajos indican en América Latina y el Caribe un mayor crecimiento tanto en número como en proporción, de los grupos de edad con tendencia a fumar entre los 15 años y más, por factores como el aumento acelerado y vertiginoso de la urbanización, la notable participación de la mujer en las actividades productivas y la inmensa extensión de tierra cultivable para estos menesteres. (MINSA, Pág. Web).

Además, la correlación entre tabaquismo activo o pasivo y el cáncer de pulmón, tráquea, bronquios, cavidad bucal, labio, faringe, laringe, esófago, páncreas, vejiga, corazón, enfermedad cerebro vascular, pulmonar obstructiva crónica, enfisema, úlcera, asma bronquial, úlcera gástrica, crece mundialmente.

Ahora bien, nos interesa resaltar el aumento del tabaquismo en las mujeres desde muy temprana edad, en virtud de valores asociados a su mayor participación social; a la incorporación de estilos de vida marcados por la moda y la publicidad, sin discriminar el stress asociado al doble trabajo de su rol como trabajadora, ama de casa y a veces jefa de familias monoparentales. Estudios internacionales encontraron que las compañías tabacaleras dirigen su campañas publicitarias a jóvenes damiselas vinculándolas a nuevos y snobistas comportamientos femeninos, como el de fumadoras.

Lo anterior amerita subrayarse, por el rol protagónico que la mujer ocupa en la familia, sobre todo en el proceso de socialización de la prole a través del cual educa y modela conductas (está comprobado que los hijos de fumadores replican el modelo). Además “los fetos de madres fumadoras nacen con bajo peso al nacer; presentan mayores riesgos de enfermedades respiratorias y de padecer síndrome de muerte súbita” (Análisis de situación y Tendencias de Salud-MINSA).

.

<>
Publicado el 25 de octubre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

La opinión del Ingeniero y Analista político….

JOSÉ I. BLANDÓN C.

.

La ética de las tabacaleras

.

Tenía preparado para esta semana un artículo sobre la actual coyuntura política que vive el país, pero al releer el campo pagado que publicó el martes 6 de octubre, la “British American Tobacco” en los diferentes medios escritos, cambié de opinión y decidí que la salud del pueblo es primero.

Con una gran dosis de cinismo e irresponsabilidad, el campo pagado de la “ British American Tobacco ” nos dice en su punto número uno que “ el aumento desmesurado de los impuestos al consumo de tabaco, atenta contra la estabilidad del sector tabacalero formal, de los consumidores y de todas aquellas personas, cuya fuente de ingreso está relacionada con la industria ”.

Es decir, las tabacaleras están preocupadas porque los consumidores pueden dejar de fumar, que es lo que deben hacer, si quieren vivir más y no sufrir angustiosas y penosas enfermedades. Los productos del tabaco son los únicos artículos de consumo legal que matan a las personas cuando se usan exactamente como lo indican los fabricantes de la industria tabacalera.

En el punto número cinco de su costoso remitido indican que “ Panamá presenta una incidencia de contrabando superior al 20% lo que implica que el gobierno está dejando de recaudar una suma superior a los 4 millones. Es previsible que dicho porcentaje aumente al aplicarse el aumento reciente ”. La tabacalera se refiere aquí al reciente aumento en los impuestos y sobre todo, al nuevo incremento que ha autorizado el gobierno del presidente Ricardo Martinelli.

La Organización Panamericana de la Salud publicó un trabajo titulado “ La Rentabilidad a Costa de la Gente.   Actividades de la industria tabacalera para comercializar cigarrillos en América Latina y en el Caribe y minar la salud pública”.   En este documento se establece que, por lo menos la tercera parte de las exportaciones mundiales anuales de cigarrillos no se han hecho a través de los canales legales de distribución, si no a través del contrabando dirigido por las propias tabacaleras.

Señala el estudio que Canadá, los Estados Unidos, Ecuador, Colombia y la Unión Europea, han entablado juicios contra la industria tabacalera a medida que los gobiernos comienzan a combatir a la industria por su participación manifiesta, activa y voluntaria en el tráfico ilegal de los productos de tabaco.

Las investigaciones realizadas en Colombia han culminado en imputaciones de participación en el mercado negro del peso colombiano, en el cual el dinero proveniente del tráfico de drogas se blanquea con las ganancias de los cigarrillos pasados de contrabando.   A pesar de todo esto la industria tabacalera sigue negando haber cometido delito alguno.   En el contrabando hacia Colombia la “ British American Tobacco ” y la “ Phillip Morris ”, según consta en los expedientes, utilizaron a Panamá como parte de su esquema de distribución ilegal de cigarrillos. Todo esto está perfectamente documentado y disponible para que ustedes puedan enterarse de cómo y quién hace este contrabando.

Sin embargo, lo que más me molestó del campo pagado de la “ British American Tobacco ” fue el punto número nueve, en donde se dice que “ British American Tobacco cuenta con rígidos estándares éticos, que NO permiten el financiamiento a políticos, ya sea para impulsar o rechazar iniciativas de ley o cualquier otra normativa “.

No sé de qué ética habla la “ British American Tobacco ”, porque está ampliamente documentado, en diferentes juicios en el mundo contra las tabacaleras, la forma engañosa y antiética como negaron el uso de sustancias aditivas en la producción de cigarrillos, mintieron sobre los daños que hace la nicotina, montaron campañas publicitarias subliminales dirigidas a captar en forma encubierta a jóvenes menores de edad para meterlos en el consumo del cigarrillo y promovieron bajo diferentes formas el contrabando de cigarrillos. Si hay una industria que carece de ética, esa es la industria tabacalera.

El cabildeo ante las autoridades gubernamentales y las organizaciones internacionales es una parte integrante de los planes de las actividades de la “ British American Tobacco ” y de la “ Phillip Morris ”.   Esto está ampliamente demostrado en miles y miles de documentos que ahora se hacen públicos. Las actividades de cabildeo de las tabacaleras se concentran en tres temas, que para las empresas constituyen las principales amenazas: la comercialización y mercadeo, la tributación y las restricciones al consumo de tabaco en los lugares públicos.

Se sabe que la industria tabacalera tiene canales directos de comunicación con funcionarios de alto nivel de los gobiernos de muchos países. Para mencionar uno al azar, en un examen de las relaciones públicas de la “ British American Tobacco ” realizado en 1993 se describen las relaciones de su filial con el gobierno en Guatemala como “ muy buenas ”.   El cabildeo en los Estados Unidos también es poderoso y es un hecho real que también realizan cabildeos en Panamá para defender sus nefastos intereses.

A la “ British American Tobacco ” le preocupa que un país pequeño como Panamá lo haya puesto en el lugar que se merece.

.

<>
Publicado el 9 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

El precio de la salud

La opinión de….

Marcos Young R.

El precio de la salud

.

El tabaquismo se constituye probablemente en la causa prevenible de enfermedades de mayor impacto en la actualidad. Si bien en nuestro país no existen aún cifras precisas, se estima que en Estados Unidos ocurren alrededor de 443 mil muertes al año, generando gastos en salud por 100 mil millones de dólares.

El 90% de los pacientes con cáncer de pulmón han fumado. El Centro para el Control de Enfermedades ha determinado que por cada incremento en 10% del precio del cigarrillo se disminuye en 4% la tasa de fumadores adultos.

Este aumento del precio afecta directamente a los personas jóvenes y a los de escasos recursos, por lo que se estima que el impacto del incremento de precios en estas poblaciones será mayor y los ahorros en términos de recursos de salud serían imponderables.

Desde el punto de vista de salud pública estas medidas son de gran impacto. Desafortunadamente, no son políticamente populares. El político desea ver resultados inmediatos. Estas medidas sanitarias son a largo plazo y superan los cinco años de una administración. Probablemente en 30 años se notarán las disminuciones en las tasas de cáncer de pulmón en Panamá, además del impacto en los otros indicadores de salud.

El cáncer de vejiga está asociado al hábito de fumar. El 80% de los muertes tienen el tabaquismo como antecedente previo. El fumador piensa que los desechos son eliminados por el pulmón, pero una parte es eliminada por los riñones, y los tóxicos son acumulados por horas en la vejiga, entre cada micción.

Brevemente describiré la historia de Juan, un paciente que con su testimonio espera inspirar a los fumadores a que abandonen el hábito: “Tengo cáncer de vejiga y estoy muriendo. Fumé por 25 años y lo abandoné cuando era muy tarde. Hace cinco años empecé a orinar sangre. Tuve que acudir a urgencias, cuando una noche sangré y no podía orinar. Me colocaron una sonda y llamaron al urólogo. Me lavaron la vejiga varias veces y mi orina siguió roja. Esto fue muy doloroso”.

“Me hospitalizaron. Me hicieron varias radiografías y me dijeron que tenían que llevarme a cirugía. Me encontraron un tumor y la biopsia reveló un cáncer de vejiga. Me operaron nuevamente para ‘estadiar’ la enfermedad y eliminar todo el tejido posible. Desafortunadamente, el tumor era muy grande y tenían que abrirme. Después de varias y molestosas pruebas, me construyeron una nueva vejiga con intestino, y por la extensión de mi enfermedad, me informaron que no tendría más erecciones”.

“Me hicieron un conducto ileal, por lo que ahora orino por una bolsa en mi abdomen. Estoy en quimioterapia y radioterapia. Tengo mucho dolor, y mis familiares sufren conmigo. Nunca debí fumar”.

.

<>
Publicado el 8 de octubre de 2009 en el diario La Prensa, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Los efectos nocivos del tabaco

Los efectos nocivos del tabaco

Por
Emma Mendoza A.
*

El pasado 31 de mayo, denominado como “Día mundial sin tabaco”, constituye la razón oportuna para enfocarnos en un tema vital para la salud pública, familiar, individual y, principalmente, infantil. Las mujeres, cuidadoras de la salud de la familia, tenemos que reflexionar sobre aquellos estilos de vida que nos inducen hábitos destructivos para nosotras y nuestros hijos. En esta tesitura, vamos a referirnos al tabaquismo, en el cual, hemos debutado, al punto que aunque “la gente sigue fumando en los mismos porcentajes, más mujeres lo hacen, más niños también”, según el Dr. Jorge Sinclair Ávila –Chest Foundation de Estados Unidos–. Ello, a pesar de las campañas concienciadoras de los promotores de salud.

Cuando las mujeres enfermamos por el consumo activo o pasivo del tabaco (las regulaciones para evitar el tabaquismo pasivo se cumplen a medias o quedan convertidas en letra muerta) se afecta un pilar esencial de la familia.

Al margen de la gran importancia que conlleva el cuidado y autocuidado de la salud de la mujer, esa responsabilidad aumenta durante el periodo de gestación, pues si los niños son vulnerables, más los son durante la etapa de dependencia básicamente de las madres para su cuidado, desarrollo y evolución. Por consiguiente, se impone reconocer la importancia de renunciar a los estilos de vida que le afectan desde su niñez hasta la adultez, tales como drogadicción, alcoholismo y tabaquismo.

Conviene saber, “que el tabaquismo durante el embarazo, sumado a una variación genética del bebé, multiplica por cuatro las posibilidades de asma” (Universidad de Michigan); la exposición al tabaquismo durante el embarazo implica un gran factor de riesgo en la población infantil y está relacionado con el incremento de niños nacidos con bajo peso. Estudios provenientes de Holanda señalan que fumar durante el embarazo podría ocasionar daño permanentes en las arterias del bebé (hijos adultos de madres fumadoras tenían las paredes de las dos arterias principales más gruesas).

Existe una clara relación entre el consumo de alcohol y tabaco con el sexo del bebé. Las madres que toman un trago semanal incrementan el riesgo de que las niñas puedan padecer defectos en su desarrollo cerebral. Fumar durante el embarazo aumenta en los niños el riesgo de que padezcan déficits atencional, otitis, labio leporino, déficits cognitivo de audición, o más propensos a sufrir enfermedades coronarias (Revista Europea Journal Neurociencia).

Gestantes fumadoras predestinan los hijos a ser fumadores precoces, dificultando en el futuro dejar la adicción. Investigaciones Cardiológicas de la Universidad de Buenos Aires encontraron que el tabaquismo provoca defectos en el corazón del bebé y luego se manifiesta cuando son adultos. Otros investigadores señalan que incrementa el riesgo de arterioesclerosis, lesiones en las arterias coronarias en el feto y aumenta la posibilidad de sufrir del corazón en la adultez.

El tabaquismo también está correlacionado con un significativo número de muertes súbitas en los bebés. Por ello, porque le amas, debes cuidar tu cuerpo, templo donde se crea y recrea la vida; pero acotamos, no es una responsabilidad exclusiva de la madre, también es inherente al padre, a los Gobiernos (que se cruzan de brazos) y a la sociedad en general.

Publicado el 3 de junio de 2009 en el diario La Prensa