Horizontes sociales

La opinión del Médico y Ex Ministro de Estado….

GUILLERMO  ROLLA  PIMENTEL
grollap@cableonda.net

La desorientación de los partidos es evidente, porque abandonaron sus publicitadas ideologías y se han convertido en partidas económicas de muchos súbditos oportunistas. De allí que la sociedad, gremios, periodistas, la opinión pública y la gente de la calle estén exigiendo respeto y participación.

Los partidos son híbridos con una gran masa de adherentes de las clases populares y televidentes, manipulados por caciques ricos o enriquecidos (en dinero) que invierten y apuestan al negocio de la política; y todavía lo hacen a veces con una metodología arrogante, cínica, antinacional y antidemocrática, aunque los nombres de los partidos promulguen otra cosa.

Esas observaciones son vox populi y llenan los medios de comunicación; y los directorios electoreros lo saben muy bien. No es antagonismo ni oposición, ni envidia. Es todo lo contrario, es la lógica respuesta de una comunidad consciente, con la mejor intención de colaborar, que advierte que vamos por el camino desviado; y por el bien del país exigen fraternalmente corregir la dirección y los procedimientos que vienen del pasado, y que deben tener un CAMBIO urgente y de verdad. Para eso son los amigos políticos, además de reconocer lo positivo. La ejecutividad debe ser con eficiencia y transparencia para que sea eficaz, sostenible y con credibilidad. No solo el control unipartidario. Esta es la patética y trágica percepción de la ciudadanía.

La gente de la Cruzada Civilista, los sindicatos, los indígenas y los incomunicados y ‘sentenciados’ políticos plantean denuncias y buscan soluciones, pero parece que no nos ponemos de acuerdo.   Los intereses mercantiles locales e internacionales tienen una poderosa influencia.   El Progreso económico es excelente. Pero no hay que perder el objetivo final: ‘El bienestar de TODOS los panameños, en Libertad’. Eso es: su ambiente, su seguridad, su alimento, su trabajo y su educación.    Cualquier programa o ley no puede ir en contra de esa meta. Corrupción, antiambiente, antiobreros.

La entrada de los trabajadores organizados al terreno político es una consecuencia natural de lo que está sucediendo.   El vicepresidente Juan C. Varela les ha dado la bienvenida. Si los partidos se olvidan de sus militantes, esos mismos e ncontrarán otras vías de proyectarse cívicamente.

Es más, ya expresé que los trabajadores y los desempleados son las mayorías en los partidos. Si la frustración y la decepción se mantienen, vendrán otras propuestas que ya se están publicando y que se han experimentado en otros países.   Lula y el partido de los trabajadores de Brasil son un claro modelo. Gobernar con objetivos socialistas, mantener la democracia disciplinando a los militares, civilizar y regular a los inversionistas a cumplir su función social de crear empleo y actuar con justicia social con los consumidores.   Protegiendo y haciendo respetar al país en la protección del ambiente, su mercado y su total soberanía con posiciones nacionalistas en lo internacional, atentos a intentos exteriores (Pinochet y ahora Ecuador) de presiones.   Avanzar en reducir el hambre y la pobreza.    Ningún empresario se ha ido de Brasil. Todo lo contrario, llegan más y tienen que ser regulados.   China otro país de éxito que viene del radicalismo de avances sociales, y se abre en forma regulada al socialismo de mercado.

Para una posición nacionalista panameña y social de ese tipo, todos lo pregonan, pero lo interpretan de maneras diferentes, habría que hacer un gran esfuerzo de autocrítica, ética y solidaridad. Una reingeniería democratizadora de los partidos, una vuelta al fundamentalismo ideológico real y una justicia valiente sin impunidad.  Si las membresías básicas de los partidos leales a sus principios de los estatutos hicieran alianzas y se depuraran de distorsiones dictatoriales del pasado, de desviaciones mercantilistas y vicios de corrupción e ineficacia pudiera crearse una gran Unidad Popular con respeto pluralista…

Podrá calificarse de utopía que el PRD pidiera perdón por los crímenes de sus fundadores e indemnizará a sus víctimas;   porque el cinismo de sus militares es insólito dando clases de democracia. Deberían estar todos presos. Tendrían que renovar su dirigencia y sus métodos. Que los directivos políticos que han manejado las elecciones como inversión monetaria, dieran paso a una real equidad entre todos los candidatos y partidos; excluyendo los dineros como fuerza decisiva.

Estamos en deuda con el país. Los tratados nos pasaron de una ‘zona colonial’, a un ‘país protectorado’ por la ingenuidad y codicia de un sector oportunista de espías de USA y narcodictadores. Están pendientes grandes tareas en educación, constituyente, justicia y seguridad, que no se resolverán si los partidos políticos —especialmente el panameñismo, que tiene más antigüedad, tradición y mística en estas experiencias— no toman la iniciativa, la amplia comunicación y las acciones concretas que deben caracterizarlo, para impulsar ese CAMBIO profundo y operativo.    Primero desde lo interno y luego proyectarlo a toda una nueva forma moderna de hacer política. Es una ruta para avanzar a un Panamá Mejor.

*

<> Este artículo se publicó el 23 de octubre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/rolla-pimentel-guillermo/
Anuncios

¿Qué se decide con las elecciones legislativas en Venezuela?

La opinión y el punto de vista del Catedrático….

Manuel Castro Rodríguez

Unos diecisiete millones de venezolanos acudirán a las urnas el 26 de septiembre para elegir a los 165 miembros de la Asamblea Nacional, donde el presidente Hugo Chávez tiene mayoría. Chávez expresó que debe de obtener al menos “los dos tercios de la Asamblea Nacional”. Aspira a mantener el control del Legislativo que le permita proseguir la ‘cubanización’ de Venezuela que viene realizando desde 1999, cuando fue investido Presidente.

Siete años antes, el 4/2/1992, Chávez encabezó un golpe militar contra el gobierno constitucional de Carlos Andrés Pérez. El presidente Caldera lo indultó el 26/3/1994. Nueve meses después, el 14/12/1994, Fidel Castro recibió a Chávez en el aeropuerto de La Habana y le dio un tratamiento similar al de Jefe de Estado. Nadie podía comprender qué se proponía Fidel al darle tal recibimiento a un golpista fracasado, nadie podía imaginarse tan siquiera que Fidel había diseñado una estrategia para que Chávez ganase las elecciones de 1998.

El presidente Chávez expresó que su “revolución” está “obligada a una victoria arrolladora” en estos comicios, porque de ello depende la “esperanza de un nuevo mundo”. El “mar de la felicidad” fue el nombre que Chávez le dio al régimen existente en Cuba y que desea instaurar. Venezuela es el paraíso si se le compara con Cuba. Desde hace sesenta y dos años en Cuba no se realizan elecciones libres. Desde hace medio siglo el pueblo cubano no puede hablar sin disimular, como lo reconoce Amnistía Internacional: en Cuba “expresarse libremente puede llevarte a la cárcel”. Al castrismo se le han documentado diez mil seiscientas muertes (www.ArchivoCuba.org).

“Cuba está soportando una feroz y dolorosa dictadura que mantiene al país en la miseria”, se expresa en el manifiesto por la democratización de Cuba, hecho por sesenta y dos prominentes artistas e intelectuales españoles, entre los que figuran reconocidos izquierdistas (http://plataformaporcuba.com/).

La socialista Mercedes Petit reconoce que “en Cuba los trabajadores no tienen para defenderse el elemental derecho de huelga que existe en la mayor parte de los países capitalistas. Los sindicatos no son otra cosa que ‘oficinas’ del ministerio de Trabajo, sucursales de la dictadura del partido único” (www.kaosenlared.net/noticia/ajuste-a-la-cubana-3). Efectivamente, Salvador Valdés Mesa, secretario general de la oficialista Central de Trabajadores de Cuba (CTC, único sindicato permitido) y miembro del Buró Político del Partido Comunista (PCC, único partido permitido) fue ministro del Trabajo y Seguridad Social.

A través de la CTC, el régimen militar cubano anunció el despido de medio millón de trabajadores (http://www.granma.cu/espanol/cuba/13-septiembre-pronunciamiento.html).   Nunca antes en la historia de la humanidad una central sindical le había dado el visto bueno al despido del diez por ciento de los trabajadores de un país, con el agravante de que no recibirán liquidación ni subsidio por desempleo.   Brillan por su ausencia las necesarias medidas de compensación social.   Ni el Fondo Monetario Internacional se ha atrevido jamás a proponer un ajuste estructural similar.

Aunque es irrefutable el fracaso del ‘socialismo real’, algunos persisten en aplicarlo.   Probablemente, esta será la última oportunidad que tenga el pueblo venezolano de evitar el “mar de la felicidad” que ahoga al pueblo cubano desde hace medio siglo.

> Artículo publicado el 20 de septiembre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Podemos y debemos ser capitalistas

La opinión de…

Tomas Alberto Requena Lozano

A pesar de la irrefutable realidad, del fracaso reiterado de su engañosa oferta de bienestar comunal, de las múltiples pruebas del asesinato a millones de seres humanos en cada país en las que se impusieron a sangre y fuego las mal llamadas revoluciones, del sometimiento criminal, inhumano, desbastador, inmoral y bárbaro a las elementales libertades y derechos del individuo, de la criminalización al deseo de desarrollo, progreso y crecimiento naturales en la especie humana –repito–, a pesar de la realidad, algunos individuos menos ciegos que interesados continúan intentando vender la idea de que el comunismo o socialismo (lo mismo, según el gurú Fidel Castro) es la solución a la pobreza … increíble. Absolutamente increíble.

La pobreza no es una condición, una característica, una enfermedad, una sentencia perpetua o un dogma por lo que ayudar a otros a dejar de ser pobres no pasa por sentir lástima de ellos, clasificarlos, condolernos, convertirlos en mendigos o usarlos a través de la política o la religión para vivir de ellos, para hacer de ellos un negocio.

Ser pobre es una actitud o de otra manera: ser pobre es tener una mala actitud, no mala suerte, no malos contactos extraterrestres; solo se trata de tener la actitud equivocada. Si el pobre internalizara que para salir de pobre tiene que estudiar y ser el mejor de su clase, tiene que trabajar y ser el mejor en lo que hace, tiene que gastar menos de lo que gana y ahorrar un poco, tiene que pasar más tiempo de calidad con su familia y cero tiempo en la cantina o en el cotilleo, tiene que emplear tiempo en buscar soluciones creativas y pasar menos tiempo en escuchar las promesas de políticos, curas y pastores y, sobre todo, tiene que dejar de pensar que la solución a su vida vendrá de la lotería, de la suerte, de un alma caritativa, del crimen o del más allá.

Cuando el pobre entiende esto y cambia su actitud de “sentenciado” a la actitud de: “mi vida yo la cambio con mi esfuerzo tesonero, disciplina y compromiso”. Cuando esto pasa, cuando este cambio interno se da, no hay pobreza que se resista. Por eso, el que algunos se paseen en un Audi pudiera ser malo, pero solo porque no todos nos paseamos en un Audi.

Los grandes yates de la calzada de Amador solo deben servir a los pobres como recordatorio de que se puede llegar también a tener uno así, si se quiere, simplemente porque el dueño de ese yate, ese Audi o esa empresa lo son porque tuvieron, ellos o sus padres o sus abuelos, la actitud correcta para conseguir lo que han logrado.

El trabajo honrado, el ahorro, un proceso mental de razonamiento claro y sistémico y la convicción de que se puede cambiar la vida si se desea, proporciona la actitud necesaria para dejar de ser pobre.

Por supuesto, se necesita un sistema que permita esa actitud y ese sistema, el único sistema es el capitalista.

El socialismo no es más que una variante, una aberración del capitalismo ejercida por los sinvergüenzas que dirigen “revoluciones” solo para su provecho personal, y sobre las religiones… bueno ya sabemos algo… por lo demás el libro no debió decir “el amor con sacrificios por los más pobres” sino: el amor con sacrificios de los más pobres por dejar de serlo.

<>Artículo publicado el 6 de septiembre de 2010 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

El camino de la riqueza

La opinión de…

John A. Bennet Novey 

En 1971 un grupo de empresarios guatemaltecos fueron más allá de la contribución social que constituye su aventura empresarial creadora de riqueza,   tanto personal como comunitaria y crearon la Universidad Francisco Marroquín (UFM), en memoria del primer obispo de Guatemala, protector de los derechos indígenas al igual que del resto de las personas.

La UFM se orientó hacia la enseñanza y diseminación de los principios éticos y jurídicos de cada ser humano en el marco de una sociedad más abierta, llegando a ser una de las universidades líderes en Latinoamérica, y bien vale atisbar este singular hecho.

La figura central del esfuerzo fundador de la UFM, don Manuel Ayau, quien solía relatar que se trató no sólo de “una ilusión hecha realidad” sino del descubrimiento o epifanía de una verdad transcendental, que muy a menudo resulta contra intuitiva y se pierde en la vorágine del vivir.

Esa verdad gira en torno a los derechos inalienables del ser humano como individuo.   Ayau solía destacar que cuando se respetan los derechos a la vida, a la palabra vertida en contratos y a los derechos fundamentales, entonces allí existe un mercado.

Muchos han querido darle al concepto de “mercado” un sentido siniestro que no le cabe por ningún lado, ya que se trata de la actividad natural de intercambio que constituye el único camino hacia la repartición de la riqueza del ser humano.

Algunos enojados con los valores individuales gustan señalar que “el interés general priva sobre el particular”, pero Ayau, o Muso, como le conocían sus amigos, agregaba que “no priva sobre el derecho individual”, ya que no es posible adjudicarle a un conglomerado lo propio de la persona humana.

Pero quizás uno de los aspectos que más vale destacar en cuanto a los fundadores de la UFM, y como ya he mencionado, es que se trataba de empresarios industriales y otros, que no se contentaron con lograr fortuna económica sino que también dedicaron sus vidas a la búsqueda de la mayor de todas las riquezas, la de un mundo en donde se respetan los derechos de cada quien, ya que de ello deviene la mayor riqueza. En un mundo sin libertad no puede haber riqueza.

El Muso hacía hincapié en que el auténtico liberal es, por su propia naturaleza, una persona humilde, pues entiende muy bien que ninguna persona u organismo centralizado es capaz de manejar toda la información y así dirigir la economía de un país.

Y es que demasiados intelectuales viven de las ilusiones de un mundo que sólo existe en sus mentes y se alejan de la realidad del mundo viviente. Así vemos que las personas tienen la libertad de hacer todo lo que es su derecho, tal como comprar o vender sin que les sean impuestas condiciones de precios, salvo que se vean afectados los legítimos derechos de otros.

El gran problema se presenta cuando los estados pretenden controlar a priori un delito u ofensa que todavía no se ha cometido o, peor, que podría cometerse sólo en las enfermizas mentes de adeptos al control centralizado.

Mentores y amigos de la de la UFM y de Manuel Ayau fueron personajes de la talla de Friedrich Hayek, Ludwig von Mises y otros líderes de la Mont Pelerin, instituto de renombre mundial del cual Ayau fue presidente; y uno de sus principios fundamentales es que el liberalismo es inseparable de la ética, tal como lo vio el propio Hayek, en el conjunto de valores de una sociedad.

Destacaba Ayau que el socialismo no existe como sistema, mientras que el mercado sí, ya que se basa en el intercambio de derechos propios. A través de este sistema surgen los precios, sin los cuales no podría existir un sistema de libre intercambio y sin ello todavía viviríamos en una sociedad muy primitiva. Los soviéticos para poner precios a sus productos consultaban los catálogos de Sears; y eso lo dice todo.

El papel del Estado debe limitarse a la protección de los derechos básicos y los gobiernos que no son capaces de cumplir con esto menos podrán cumplir con todo lo demás que han ido recogiendo por malos caminos en la conducción de la cosa pública. El Estado jamás debe entrometerse en los asuntos privados, so pena de anular a las personas pues con ello se afecta el principio de la subsidiaridad.

Hoy día los grandes debates en contra del liberalismo clásico no llegan a ser más que forcejeos de grupos de interés o rentismo que buscan un mayor pedazo del triste pastel que sobra luego de que los más poderosos han dejado la mesa del banquete. Así, los tratados de libre comercio, entre otros, no son más que la constatación de la ignorancia de lo que es un mercado; al cual sobra llamarle “libre”.

<>

Este artículo se publicó el 9 de agosto de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Claro que nos interesa

La opinión de…

Héctor Rodríguez 


El discurso del filósofo y político inglés Francis Bacon (1561-1626), padre de la Revolución Científica y del Empirismo, consistente este en aprovechar la observación de casos concretos o de experimentos, para llegar a leyes y teorías científicas, en bien claro de la humanidad, supone como contraprestación que la ignorancia deliberada o no de la historia constituye una fatalidad.

El socialismo Siglo XXI, invocado así por los hermanos Castro Ruz y por sus discípulos presidentes, D. Ortega, H. Chávez y E. Morales, no es más que otra máscara del socialismo escueto, el de Lenín, Marx, Stalin y Trostky, que después de medio siglo de experimentar en medio planeta, encontró sepulcro en el derrumbamiento del muro de Berlín (1989).

La empírica es contundente al establecer, entre otras graves sentencias, que a mayor ensanchamiento del Estado, mayor su susceptibilidad a la corrupción y que los desconocimientos de la iniciativa y la propiedad privadas, causan la desidia colectiva que conlleva al desastre nacional (ej., los nunca cumplidos planes quinquenales de N. Kruschev), pero, sobre todo, porque como lo predicó el filósofo griego, Heráclito (540 a 480 a. C.).  “Si la felicidad estuviera hecha de placeres corporales, diríamos que los bueyes son felices cuando encuentran garbanzos para comer”.    Así fueron cayendo uno a uno todos los regímenes comunistas que por cierto, en otro alarde de sus falacias se autodenominaban demócratas.

Lo irónico está en que tengamos que parafrasear al mismo Heráclito: “es necesario que haya guerra para valorar la paz, invierno para valorar el verano, hambre para valorar la saciedad”.

Aunque lo expuesto es universal, volviendo a nuestro ámbito iberoamericano, Hugo Chávez, quien, para cautivar y luego aturdir a los venezolanos, se declaró el hijo de Bolívar, ha recurrido a todas las estrategias que el Libertador rechazó de manera visceral (traición, falsedad, bravuconadas, odio y servilismo) para complacer su megalomanía, tratando de imponer el tal socialismo Siglo XXI allende las fronteras, bajo el carisma de un imperio bolivariano, para cuyo expansionismo ha contado como cabezas de puentes con los presidentes antes mencionados.   Mas, durante ocho años se ha estrellado contra un roble: el gobierno de Álvaro Uribe V., que para completar le ha demostrado que son los colombianos todos, incluyendo ostensiblemente a sus Fuerzas Armadas, quienes le desprecian, por decir lo menos.

De modo que hasta el compromiso de Chávez de retribuirle a las FARC el favor de haberle apoyado para tomarse el poder, se ha reducido a darles albergue y protección en territorio venezolano, delito desde luego de lesa humanidad, y a erigirle algún monumento a un capo de esa banda narcoterrorista.

Independientemente de los aciertos internos, como quintuplicar la inversión extranjera, el alcanzar una notable reducción del porcentaje de endeudamiento, el mejoramiento del Coeficiente Gini de distribución del ingreso, la creación de más de tres millones de nuevos empleos y la reducción de la pobreza en cerca de 2 millones de personas, sin dejar de observar que, como lo predica el propio Uribe, aún se está lejos de la panacea, todo explica el cariño que le profesa más del 80% de sus compatriotas, no el 100%, puesto que además de quienes nunca se manifiestan y de los opositores filosóficos propios de una democracia, son enemigos naturales de su gesta, todos aquellos perseguidos frontal y severamente, como nunca en la historia de Colombia: narcoterroristas, paramilitares, congresistas corruptos, jueces venales, militares torcidos, etc.

No hay que olvidar que en Colombia se llegó al extremo de que las mafias lograron la Presidencia a través de un candidato financiado por ellas, cuyo primer escudero, un tal Serpa, hoy se declara “avergonzado” por la obra de Uribe.

Específicamente, en Panamá, gracias al roble Uribe, no tenemos a Chávez resollándonos en la nuca con algún chantaje, como el poder nuclear de Irán o el de inocularnos la maldición de las FARC, de Changuinola a Sambú y de Pto. Obaldía a Río Sereno.

Por tantas connotaciones, la transmisión del mando de Álvaro Uribe a Juan M. Santos, que acontece hoy en Bogotá, nos conmueve a elevar nuestras humildes plegarias al Todopoderoso para que ilumine al nuevo mandatario y lo lleve a rayar tan firme y alto como su antecesor.

<>

Este artículo se publicó el 7 de agosto de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Venezuela sí, Chávez no

La opinión de…

Vitelio De Gracia Perigault

Valoramos la tolerancia de culto, ideología, raza y preferencia sexual. Pero esta filosofía tiene su límite… La invitación realizada por el Ejecutivo al dictador Hugo Chávez Frías es injustificable en su aspecto moral y ético.   Así como el Ejecutivo predica cero tolerancia con la delincuencia, el narcotráfico y el terrorismo, también debe tener cero tolerancia con quien conculca los derechos humanos de miles de venezolanos, y ampara a las guerrillas de la FARC y FLN, que tantas muertes y dolor causa a nuestros hermanos de Colombia.

El dictador que impone socialismo salvaje a los hermanos venezolanos no puede ser homenajeado por quien se considere democrático. Esto envía un mensaje al mundo de que en Panamá se aplaude su nefasta gestión gubernamental y peor aún que estamos de acuerdo con su afán de exportar su socialismo salvaje al resto de Latinoamérica.

Percibo que esta invitación es estrategia para apaciguar a Frenadeso y al Suntracs, rindiéndole pleitesía a Chávez. Esta visita en nada cambiará la actitud ni la predisposición del Suntracs y Frenadeso, a la confrontación y reto a la democracia, con fines claros de debilitarla y demostrar que no es una ideología válida para resolver los problemas sociales; lo suyo es y será la imposición del socialismo que promueve Chávez.

Escucho recién al Canciller reiterar la invitación, y la respuesta histérica de Chávez acusando a Panamá de ser parte de un complot para terminar con su vida. El mundo se ríe de nosotros. Cancillería prácticamente de rodillas solicitando por favor ven y el enajenado Chávez sentado en su trono diciendo no voy porque me matas.

Por cierto, no es la primera vez que el perturbado dictador nos acusa de ser parte de un esquema para derrocarlo. En 2001, al celebrarse los ejercicios Panamax encaminados a la defensa del Canal con la participación de 25 países, la trastornada personalidad del dictador nos acusó de estar gestionando el Plan Balboa, dirigido a promover su derrocamiento. Pobre mente enferma.

Sin embargo, ante los hechos irrefutables presentados por Colombia en la OEA, con fotos, grabaciones, coordenadas y mapas no debemos subestimar la capacidad de Chávez y sus seguidores, la dirigencia de Suntracs y la extrema izquierda local, que aspira a gobernar el país a cualquier costo. No dudamos de que agentes venezolanos estén abanicando poblaciones tradicionalmente ausentes de soluciones gubernamentales, y donde este falla el espacio lo ocupan agentes bolivarianos que promueven el odio y la venganza como método para llegar al poder.

Recuerden los Círculos Bolivarianos que fueron promovidos por Juan Jované durante su periodo como director de la Caja de Seguro Social; empleó a cientos de ellos como “promotores de la salud”, ¿y dónde están hoy día?

Señor Presidente, señor Canciller: a pesar de los múltiples problemas sociales que nos aquejan, Panamá es eminentemente democrática y atraviesa una época muy delicada de crecimiento y fortalecimiento de la democracia. La invitación a Hugo Chávez Frías es a todas luces inoportuna, antidemocrática y envía el mensaje equivocado al mundo y a todos los panameños que creemos firmemente en la democracia. Retiren esa invitación y envíen un mensaje alto y claro: Sí a Venezuela, no a Chávez. Así lo percibo, así lo escribo.

<>

Este artículo se publicó el 28 de julio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Socialismo y liberalismo

La opinión de…

Roberto Christian Cerrud Rodríguez

Los socialistas suelen decir, encontrando muy poca oposición, que su sistema político-económico es el único sistema moral que existe, puesto que tiene como meta la total igualdad de los individuos que conviven en una sociedad.

Argumentan que el mismo se fundamenta sobre la solidaridad y el amor, lo que se contradice en el instante en que comenzamos a conocer la vida de los enfermos mentales que sirvieron como apóstoles de esta falsa religión: el Che, ejemplo perfecto de la degeneración mental a la que puede llevar creerse las patrañas del socialismo, pregonaba que el odio era imprescindible para transformar a seres humanos en “frías máquinas de matar”; y qué decir de Stalin, cuya sed de sangre era tan grande que lo llevó a matar a millones, ya fuera ejecutándolos, o haciéndolos perecer de hambre, como lo hizo con el pueblo ucraniano.

Habiendo visto rápidamente a los héroes del socialismo, propongo que examinemos de igual forma a uno de los paraísos donde el “nuevo hombre socialista” puede prosperar: Cuba. Esta bella isla, un par de siglos atrás, durante la época colonial española, tuvo algunas de las ciudades más ricas del continente americano; eran, incluso, más ricas que las 13 colonias que conocemos hoy con el nombre colectivo de Estados Unidos.

Hoy, es, por designio de Fidel Castro, uno de los países más pobres de América, en donde la prostitución es rampante, en donde sobrevivir depende de saberse “resolver” y atreverse a contradecir al gobierno te puede costar tu vida.   Sí, por sus obras los conocemos, y los paraísos que nos proponen solo existen para ellos, para los miembros del partido, que viven como amos en un país de esclavos, de tal manera que parece que el socialismo no es más que un intento mal disimulado de revivir el feudalismo.

Ahora bien, si el socialismo no es más que una mentira repetida por canallas envidiosos que buscan enriquecerse a costillas del prójimo, o por enfermos mentales que necesitan una excusa para intentar saciar su sed de sangre y destrucción, ¿qué alternativa ideológica existe para los jóvenes panameños?

La alternativa se encuentra en una ideología que les diga que ellos, por su propia naturaleza humana, tienen derecho a su vida, a su libertad y a su propiedad.   Que mediante el estudio, el trabajo y el emprendimiento, pueden llegar tan lejos como sus capacidades se lo permitan, si viven en una sociedad libre. Que podrán disfrutar plenamente de los frutos de su esfuerzo individual y de su trabajo, puesto que, como seres humanos libres, gozan del derecho a la propiedad.

Que su vida no depende de los caprichos del burócrata de turno, puesto que su derecho a la propiedad, es decir, su derecho a disfrutar de los frutos de su trabajo, le da el poder de conservar su propia existencia, ser dueño de su propia vida.

Entonces, ¿cómo se protegen estos derechos, que forman parte de nuestra naturaleza humana, de aquellos que desean despojarnos de aquello que legítimamente nos pertenece?

Mediante un modo de gobierno que ha venido evolucionando a través de los siglos, desde que la plebe romana le exigió al Senado leyes escritas, para que no tener que estar sometidos al arbitrio de jueces patricios; es lo que hoy en día conocemos como estado de derecho, o imperio de la ley, que consiste, principalmente, en tener un Órgano Judicial independiente, honesto y transparente, que dicte sus sentencias de acuerdo a la justicia y a la ley.

La ideología que propone todo esto es el liberalismo. Si estás interesado en conocer más sobre la misma, únete a nuestro grupo en Facebook, Círculo Bastiat, portal del capítulo juvenil de la Fundación Libertad.

http://www.fundacionlibertad.org.pa

<>

Este artículo se publicó el 19 de julio de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.