Liberemos nuestros Símbolos Patrios

La opinión de la Jurista y Ex Diputada de la República….

MIREYA LASSO
mireyalasso@yahoo.com

Nuestros Símbolos Patrios están legalmente secuestrados. No pueden salir al aire libre, excepto acompañados por altas autoridades públicas; solo esos privilegiados pueden desplegar siempre la Bandera, el Escudo o entonar el Himno Nacional. Por disposición legal a los demás ciudadanos nos está vedada tal osadía; debemos limitarnos, en todo caso, a mantenerlos a buen recaudo dentro de nuestras casas o cantar el himno en la intimidad de la familia, a riesgo de ser castigados si intentamos desconocer la ley. No estoy de acuerdo y, para colmo, ahora se pretende prohibir el uso de los tres colores de nuestra bandera.

Como sacada de aquella columna ‘Aunque usted no lo crea’, los entendidos señalan que rige una ley que limita el uso del pabellón nacional, permitiendo enarbolarlo en edificios y balcones privados únicamente en días de fiesta nacional; el resto del año solo se puede desplegar en edificios públicos. Algo parecido sucede con el escudo nacional: solo pueden utilizarlo ciertos funcionarios en automóviles o en su correspondencia. El Himno Nacional solo puede ser interpretado de acuerdo a partituras oficiales para banda militar, orquesta sinfónica o piano y canto. En cada distrito, se supone que el alcalde debe sancionar a los transgresores.

Considero que estas leyes, aprobadas hace más de 60 años, corresponden a una época caracterizada quizás por un exceso de formalidades, nacidas de la necesidad de fomentar el respeto por los símbolos de la Nación. Hoy —me atrevo a sugerir— tan importante como asegurar ese respeto es cultivar el amor por esos símbolos y lo que ellos representan. Pero eso no se logra limitando su presencia en nuestras vidas diarias, sino difundiendo y popularizando su buen uso.

Recordemos que los católicos vimos renacer la liturgia cuando Juan XXIII, el Papa Bueno, y el Concilio Vaticano II decidieron que la misa católica se celebrara en el lenguaje vernacular y que el oficiante lo hiciera de cara a sus feligreses, modificando así aquellos ritos en latín que solo entendía el celebrante de espalda a los fieles, mientras que estos no participaban activamente en una liturgia que no comprendían. Fue una sabia medida que popularizó el culto, haciéndolo más conocido y, por tanto, más valorado por los creyentes.

De igual manera, ¿podría asegurarse que el cristiano que lleve un crucifijo en su cuello o vestimenta, o el católico que exhiba una imagen de la Virgen María, los irrespeta o los denigra? Por el contario, considero que es una muestra del orgullo que siente por su fe.

De igual manera se deben tratar los Símbolos Patrios. Si amo a mi patria, si me siento orgullosa de ser panameña, ¿cómo se puede asegurar que la irrespeto si en cualquier día despliego con orgullo mi bandera en mi balcón o en mi vehículo? ¿No es señal de orgullo que un cantante panameño pinte nuestra bandera en sus maracas, que el músico la plasme en su acordeón, que el joven la despliegue en la camisa que usa, que el campesino la luzca en su sombrero pintado?

El Escudo Nacional: ¿no sería de mejor gusto que, en lugar de esas franjas amarillas que afean los vehículos oficiales con la leyenda ‘Para uso oficial’, se colocara un diseño del escudo nacional en las puertas? El escudo del distrito capital aparece en algunos camiones recogedores de basura sin que con ello se denigre ese escudo. El paso de cada vehículo, más que al gobierno de turno, nos recordaría a la Patria.

El Himno Nacional: si en los cultos religiosos se entonan cánticos con ritmos folklóricos y populares sin que eso signifique falta de respeto, ¿sería posible que en eventos privados se permitiera al artista darle un toque personal a la melodía sin apartarse de sus notas musicales?

De nada sirven leyes que desentonen con la idiosincrasia de la época. Propongo romper ataduras que constriñen nuestros Símbolos Patrios; dejemos que sea la opinión pública quien vigile el buen uso que, con buen gusto, podamos darles los panameños.

*

<> Este artículo se publicó el 10 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la  autora  en: https://panaletras.wordpress.com/category/lasso-mireya/

Festival Nacional de la Pollera y la Camisilla “Margarita Escala”

Para el  próximo domingo 21 de noviembre  estan todos invitados al Teatro Nacional de Panamá por el INAC. La invitación que nos envía…

GILMA  MEZA

En el mes de la Patria son múltiples las actividades que se presentan para homenajear nuestra identidad nacional.

Para  el próximo  domingo 21 de noviembre, el Instituto Nacional de Cultura,   presentará el Festival  Nacional de la Pollera y la Camisilla, Margarita Escala 2010, en el Teatro Nacional.

 

A partir de las 4 de la tarde de este día, partirá una alegre tuna que despedirá a la Dama Nacional de la Pollera 2009, Ana Raquel Velasco,  la cual  recorrerá la Plaza Bolívar hasta llegar al Teatro Nacional en el Casco Antiguo, donde se dará inicio al concurso a partir de las 6:00 de la tarde.

Las y los  participantes deberán presentarse a partir de las 2:00 de la tarde para verificar la participación.

Se premiarán los tres primeros lugares de camisillas: B/ 300.00, 150.00 y 100.00.  Polleras 500.00, 250.00 y 150.00.

Los tres primeros lugares de cada categoría de polleras de gala,  competirán por la Medalla Malena Nocosia y el título de Dama Nacional de la Pollera 2010.

Los boletos de entrada tienen un valor de B/ 20.00, 15.00, 10.00 y 5.00.

Para inscripciones y más información comunicarse al Departamento de Folklore del INAC al 501-4959.

GOBIERNO NACIONAL

JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMA

Gilmeza   16/11/10

Patria son hechos, no palabras

*

La opinión de la periodista…

Adelita Coriat

En estos días caminaba por la cinta costera justo cuando el SPI hacía gala del desfile patriótico.   La banda se escuchaba al fondo, yo seguía la narración por la radio donde sonaba “Patria”, casi un emblema nacional.

Lo irónico era escuchar una canción tan profunda y sintiera decepción al contrastarla con mi trabajo periodístico. Me acordé de Brewster, el jefe antidrogas que murió envenenado hace más de 4 años pero que hasta el momento las autoridades no tienen idea de lo que pasó.

Esta fue una persona, pensaba, que trabajó para el Estado y que sus propias instituciones le dieron la espalda cuando él más las  necesitó.

Tal vez la única persona en este país interesada en la verdad sobre su muerte sea esta servidora.   Ni el Ministerio Público, la DIJ, u otra entidad se ha molestado en averiguar qué, o quién le causó la muerte a Brewster y por qué.    Un verdadero golpe a la institucionalidad del Estado pasó desapercibido ante los ojos de la justicia.

Mucho hay debajo de esta tumba, hechos que trascienden lo nacional y enredan a la Embajada de EU en Panamá, que durante este tiempo no ha abierto la boca para aclarar la falta de autenticidad de los documentos forenses que entregó a la Fiscalía Auxiliar, o los famosos exámenes poligráficos incorroborables por no tener copia en el expediente, o el supuesto número de caso de Brewster en el FBI que no existe.   En cambio, son desaires burlescos los que salen de Clayton. Lo peor es que la autoridad panameña permitió que la violaran y se quedó muda, así lo aceptó y lo acepta.

¿Qué pasaría si la situación se tornase al revés? ¿Considera usted que los gringos aceptarían documentación falsa en un caso tan sensitivo?

Definitivamente que la Patria es mucho mas que símbolos, son hechos.

*
<>Artículo publicado el  8  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/coriat-adelita/

Un lamento por el pasado

La opinión de…

*

Pedro Luis Prados S.

Con estupor, pero más que todo con gran tristeza, presencié por los medios el pasado 30 de octubre la visita al país de un equipo de evaluación del Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco, para determinar la permanencia de los conjuntos monumentales del país en la lista de dicho organismo.

Tristeza sobre todo porque ese día se conmemoraría el septuagésimo octavo aniversario del natalicio de esa extraordinaria panameña que fue la Dra. Reyna Torres de Araúz, forjadora del gigantesco proyecto de rescatar, clasificar y ordenar jurídicamente el Patrimonio Nacional de Panamá.

El Patrimonio histórico–cultural de un país lo constituyen todos aquellos bienes muebles o inmuebles que son parte del pasado de los pueblos que forman la nación y que son elementos de identificación y cohesión colectiva.

Dentro de los mismos debemos reconocer los grandes conjuntos ceremoniales y arquitectónicos, o aquellas viviendas solitarias testimonio de un acontecimiento memorable; los bienes arqueológicos, artísticos, literarios, folclóricos, culinarios y la indumentaria de cada etnia; las costumbres, tradiciones, mitos, relatos y leyendas transmitidas de una generación a otra.   El patrimonio cultural es, en definitiva, todo lo que una sociedad ha hecho desde sus orígenes para hacer sentir su presencia en el mundo, pero, sobre todo, para reconocerse a sí misma. Cuando una nación pierde esa irremplazable herencia, pierde su rostro; deja de ser un país para convertirse en un negocio.

La energía de la Dra. Reyna Torres de Araúz la llevó a la creación de 14 museos en la geografía del país, entre ellos el Museo Antropológico que hoy lleva su nombre –lamentablemente reducido a una vitrina de artefactos arqueológicos sin ninguna lectura museográfica–, la mayoría de ellos en pésimas condiciones o clausurados por inseguros.

Desde la vicepresidencia del Comité de Patrimonio Mundial impulsó la declaratoria de los Conjuntos Monumentales de San Lorenzo de Chagres, Portobelo, Panamá la Vieja y el Parque Nacional del Darién como Patrimonio de la Humanidad; promovió la creación del Museo del Canal con apoyo de ese organismo, y obtuvo el financiamiento y apoyo técnico para el rescate de las riquezas arqueológicas y sacramentales del país.   Sustentó, en susúltimos días de vida, ante la Asamblea Nacional la Ley para la Administración y Protección del Patrimonio Histórico, hoy violada con toda impunidad por propios y extraños.

Investigadora incansable hurgó los orígenes, costumbres y creencias de los grupos indígenas del país compilados en una monumental obra. Con igual vehemencia negociaba con un cacique ngäbe o kuna, en sus lenguas nativas, un proyecto arqueológico; o bien sustentaba en la Unesco una ponencia en varios idiomas. Un empeño de vida soterrado por la ignorancia, el oportunismo y la negligencia en el cual se repite una vez más esa actitud tan panameña de medir todo con la marea política.

La temprana desaparición física de la gestora de estos grandes proyectos precipitó la custodia del patrimonio histórico en el vértigo de la política partidista y con ello desapareció el criterio técnico de su administración. Al igual que su obra, su figura fue sumida en el olvido y el pasado del país en un lamento de cosa perdida.

Por eso, miro con escepticismo el revuelo mediático sobre características y manejo de los símbolos patrios, no porque carezcan de importancia, sino porque empeñados en la pantalla sólo vemos las imágenes que los medios nos venden y olvidamos los empeños, desdichas y frustraciones de quienes hicieron posible su creación.

Nadie recuerda a don Manuel Encarnación Amador, creador de la bandera nacional, destituido por el presidente Arnulfo Arias como cónsul en un país europeo en el ocaso de su vida; sin pensión se ve obligado a impartir clases de dibujo en un zaguán de la Escuela Nacional de Pintura, deambulando en las tardes en los cafés de la Plaza Cinco de Mayo, con el desgastado traje de lana, los viejos zapatos que apenas podía amarrarse por la hinchazón de la gota, esperando que un amigo lo invitara a un café.

La figura de don Nicanor Villalaz, creador del escudo, obligado a trasladarse con su arte a Centroamérica, en donde realiza la mayor parte de su obra y en donde muere a temprana edad, por la carencia de espacio para la actividad creadora.   O el triste drama de don Santos Jorge, destituido como director de la Banda Republicana, puesto concedido por el presidente José Domingo de Obaldía como agradecimiento del país, y remitido con una beca a tomar clases de armonía en el Conservatorio Nacional por imposición de Narciso Garay Díaz, un muy culto, pero arrogante Secretario de Instrucción Pública.

Por eso siempre pensamos que era cuestión de tiempo. Borrada la pasión por el patrimonio nacional, olvidaremos igualmente a sus gestores. Sencillamente, está en nuestra naturaleza.

*

<> Este artículo se publicó el 6  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/prados-s-pedro-luis/

Actos en conmemoración del 10 de Noviembre en Los Santos – Resúmen – Gobierno Nacional

La nota informativa que publica la Educadora y activista política…


JENNIE   GONZALEZ

Santeños rinden honor a la patria con su grito de independencia
Con la colocación de la ofrenda floral en el Busto de la Libertad en el Parque Rufina Alfaro por parte del presidente de la República, Ricardo Martinelli, se iniciaron los actos protocolares en La Villa de Los Santos para celebrar los 189 años del grito de independencia de Panamá de España.

-Pareja presidencial participó de los actos protocolares- 

Luego de la izada de la bandera, el presidente Martinelli, junto a la primera dama Marta Linares de Martinelli, se trasladó al parque Simón Bolívar para continuar los actos protocolares frente al Palacio Municipal, donde la estudiante de la Escuela Nicanor Villalaz, Melisa Pineda, hizo el juramento a la bandera. El Presidente dijo sentirse honrado de participar en Los Santos de estas fiestas patrias ya que la historia es lo que hace el futuro de un país.

Añadió que gracias a nuestra historia Panamá es considerada como una nación de tránsito que ha jugado un papel importante en acontecimientos nacionales e internacional.

El Mandatario pidió además rescatar todos los monumentos históricos que existen en La Villa de Los Santos y por ello pidió al Instituto Nacional de Cultura destinar recursos para proteger la historia en este pueblo.

Finalmente felicitó al pueblo santeño por honrar esta fecha tan importante, el 10 de noviembre, donde señaló todos recordamos el papel histórico que jugó este lugar en nuestra gesta de independencia.

Los actos por el Grito de La Villa de Los Santos continuaron con el Te Deum en la Iglesia San Atanasio, presidida por el Obispo de Chitré, Fernando Torres Durán, quien hizo un llamado a la clase política para que cumplan con las funciones que ejercen dentro del sector público. Pidió además amar a la patria y honrarla todos los meses del año.

Finalmente se realizó la sesión solemne del Consejo Municipal del distrito de Los Santos en la Casa del Cabildo: Museo de la Nacionalidad donde el presidente Martinelli pidió a los concejales trabajar juntos por los proyectos que benefician al pueblo, sin importar a qué partido político pertenecen.

Los abanderados cívicos en estos actos protocolares fueron la señora Lourdes Villalaz y el doctor Adolfo Vargas. Mientras que el Pabellón Nacional le fue entregado al reconocido campeón de Surf, Edgar Saavedra, y a Mariela Vega de Donoso, quien representó a Panamá en certámenes de belleza internacional.

Los actos protocolares en La Villa de Los Santos fueron organizados por la Junta de Festejos Patrios presidido por Marianela Salado en colaboración con el Alcalde de la provincia Eudocio Pérez. El orador de fondo fue Gustavo García de Paredes.

Junto al mandatario panameño participaron de estos actos cívicos el vicepresidente y canciller, Juan Carlos Varela, ministros de Estado y demás autoridades del gobierno central y local.

-Se realiza entrega en Azuero- 

Nuestros jóvenes deben aprovechar el beneficio de la Beca Universal: Martinelli

Unos 633 mil 680 dólares fueron distribuidos entre los estudiantes de educación media y pre-media de las provincias de Los Santos y Herrera como parte del pago correspondiente a la Beca Universal, acto donde estuvo presente el mandatario Ricardo Martinelli quien exhortó a los alumnos a sacarle provecho a este beneficio y practicar el hábito del ahorro.

Durante el acto, que se realizó en el Instituto Profesional y Técnico de Azuero, el presidente Martinelli también recomendó a los estudiantes a prepararse académicamente para enfrentar los retos de este mundo moderno. Pidió además que sean buenos ciudadanos y contribuyan con su país que es la única forma de lograr que la nación crezca para beneficio de todos.

Reiteró además que este beneficio que otorga el Gobierno se hace independientemente de la política, ya que para recibirla no se exige que los padres estén inscritos en un partido político; el favorecido solo debe ser buen estudiante.

En la provincia de Los Santos 3 mil 27 estudiantes fueron beneficiados, mientras en Herrera se le entregó la Beca Universal a 4 mil 694 jóvenes.

En este acto, donde fueron invitados los 10 participantes del Concurso de Oratoria de Cable and Wireless, también estuvieron presentes la primera dama Marta Linares de Martinelli; el vicepresidente y Canciller, Juan Carlos Varela; además de los ministros y ministras Lucy Molinar, Franklin Vergara, Roxana Méndez, así como la directora general del IFARHU, Sonia de Luzcando y el gobernador de Los Santos, Carlos González.

En desfile de Los Santos 

Colegios, bandas independientes e instituciones honran a la patria

Unos 30 colegios, más de 20 bandas independientes, delegaciones de instituciones públicas, además de universidades, rindieron homenaje a la patria este 10 de noviembre en La Villa de Los Santos.

La delegación del Cuerpo de Bomberos fueron los primeros en desfilar por la calle Segundo Villarreal, para dar paso al resto de las delegaciones que se hicieron presente en la Villa de Los Santos para celebrar los 189 años del Grito de Independencia, desfile que fue apreciado por el presidente Ricardo Martinelli y demás ministros de Estado.

Autoridades locales, entre ellos el Alcalde de Los Santos, Eudocio Pérez, expresaron su gratitud con el entusiasmo de los colegios de la provincia y de la ciudad que participan en estos concurridos desfiles que son apreciados por santeños y residentes de la capital que se trasladan hasta esta provincia para celebrar el 10 de noviembre.

CON MUCHO FERVOR PATRIÓTICO, ENALTECIENDO A PANAMÁ

GOBIERNO NACIONAL

¡ JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMA !

<> Nota informativa publicada en Facebook hoy 11 de noviembre de 2010 por la autora  a quien damos todo el crédito que le corresponde.
Más artículos sobre la autora y sobre el Gobierno Nacional en: https://panaletras.wordpress.com/category/gobierno-noticias-eventos/

Uso de la Bandera Nacional

La opinión de….

PENNY  DE  HENRÍQUEZ
etiquetaymas@cableonda.net

En el mes de la patria, las oficinas gubernamentales, establecimientos comerciales y residencias son adornadas con los símbolos patrios, que oficialmente son la Bandera, el Escudo y el Himno Nacional, todos con un protocolo diferente que no se puede ignorar.

Según el diccionario, una bandera es una insignia de tela cuadrada o rectangular asegurada a un asta. Históricamente, se dice que servían como guía y punto de reunión de los batallones en la guerra. El significado actual es más específico: símbolo de la Patria y expresión de soberanía.

El estudio de las banderas se conoce como vexilología. La primera reglamentación sobre su uso se cree que fue hecha por Alfonso X, El Sabio.

Las partes de una bandera son: altura, ancho o envergadura, driza, galleta o sombrerete, campo, cantón y el mástil o asta.

Protocolo: Cuando es colocada en una ventana o balcón la posición debe ser horizontal o vertical, y debemos guiarnos por el primer cuartel o cantón, que es el blanco con la estrella azul, el más pegado al asta. En cualquiera de estas dos formas este primer cuartel debe ir en la parte superior, (arriba), del lado izquierdo del observador.

Debe ser izada después de las 6:00 a.m. No debe permanecer enarbolada después de las 6:00 p.m. ni mantenerse izada cuando está lloviendo.

El cordón que se utiliza para izarla se llama driza y debe ser blanco, tejido en trenza de 1/4 de pulgada de espesor. (Excepto en las banderas de dimensiones especiales).

La pieza que remata el asta se llama galleta o sombrerete.

No debe izarse al compás del Himno Nacional. Este se canta después de izar la Bandera. Si va a ubicarla junto a otras debe ir en el sitio de honor que es al centro del grupo.

Si va a hacer el Juramento a la Bandera de Ernestina Sucre Tapia, se hace después de izada. Luego se procede a cantar el Himno Nacional en posición firme. No se aplaude al finalizar.

Se prohíbe su uso en comerciales o como ornamento en clubes nocturnos, salas de baile y similares, ni en disfraces, animales o marcas de fábrica.

Cuándo puede usarse: En los días de fiesta cívica, toda persona o institución puede adornar balcones y recintos con banderas y géneros con los colores de la Bandera Nacional. En marchas y desfiles, su uso está reservado a las instituciones de carácter oficial, pero pueden portarla también otras entidades cuando dichos actos se efectúen en días feriados o por acontecimientos históricos.

 

<> Este artículo se publicó el 5 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la   autora  en:   https://panaletras.wordpress.com/category/henriquez-penny-de/

Valores cívicos

La opinión de la Doctora en Medicina y miembro del Club Rotario de Panamá….

 

MARISÍN  VILLALAZ  DE  ARIAS
marisin.villalaz@gmail.com

Hoy es el Día de la Bandera; ayer fue día de nuestra separación de Colombia; el 10 se dio inicio a la independencia de España y el 28 se confirmó la misma.   Son fechas para recordar, igual que otras como el 1, que es el Día del Himno Nacional.

Hacer honor a la patria es cumplir con el deber de honrar los valores cívicos que enaltecen la identidad como panameños y de lo que debemos sentirnos orgullosos. Si alguien nos pregunta nuestra historia, quiénes fueron los próceres, quién hizo la bandera, el himno y el escudo, es obligación de todos conocer las respuestas, porque en nuestra historia se encierra lo que ha sido el Istmo para la Humanidad, para la América y para España cuando pertenecíamos a ella.

Lamentablemente, en 1968, pareciera que comenzara la historia panameña y que todo lo que existía en el país hubiera iniciado en esa fecha. Digo lamentable porque allí se cortó lo que éramos para parecer jovencitos que nacimos con la revolución tan funesta para el país. Sin embargo, poco se ha hecho por enmendar ese entuerto y dar a la Nación panameña la identidad que merece.

Fuimos indios, luego vino la influencia española, más tarde la colombiana, la norteamericana y no hemos logrado tener la nuestra propia por ser país de paso, de llegada y salida y donde se han instalado los diversos grupos étnicos que hoy nos dan parte de la personalidad y que han tenido influencia en la vida diaria.

Sin embargo, es obligación de todo panameño dar y recibir.

Dar enseñanza cuando estamos capacitados para ello y recibirla para aumentar la cultura y tener más arraigada nuestra nacionalidad. Sentir cada frase del Himno Nacional cuando lo cantamos, porque debe llegarnos al corazón.    Conocer nuestro Escudo y Bandera, cómo usarlos y cómo honrarlos.

Ese orgullo debemos hacerlo extensivo a los próceres que iniciaron la Patria, este bendito pedacito de tierra que hoy nos alberga y que nos da todo. Preguntemos qué es Panamá, quiénes fueron sus hombres, sus presidentes, aquellos que se sacrificaron por lograr ser un país independiente. Conozcamos la historia para decir en voz alta quién fue Belisario Porras, Roberto F. Chiari y miles más que deben servirnos de ejemplo.

Quien no siente amor y orgullo por su patria no merece vivir en ella y los educadores deben inculcar esos sentimientos a los niños y adolescentes para que crezcan en los mismos.

¿Tenemos realmente una identidad o dejamos que el curso de la complejidad de personas que aquí viven nos trague, en vez de traerlos a nosotros y estar seguros de que aquellos que viven aquí sienten nuestros símbolos, nuestra música y nuestra inclinación a todo lo que es Panamá?

Amemos nuestra Patria y seamos fieles a ella.

 

 

*

<> Este artículo se publicó el 4  de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la autora  en: https://panaletras.wordpress.com/category/arias-marisin-villalaz-de/