El despertar de la ciencia

La opinión de…

Xavier Sáez–Llorens

He vivido momentos orgásmicos durante las dos últimas semanas. Varias actividades científicas tuvieron protagonismo en Panamá.   Gracias a la iniciativa de ilustres individuos, el despertar de la ciencia panameña empieza a rendir frutos.

Indicasat, un instituto de investigación y alta tecnología, convocó al primer consorcio de ciencia.   El liderazgo del nuevo director, Dr. K. S. Jagannatha Rao, motivó un encuentro de profesionales de diversos centros de estudios involucrados en proyectos de experimentación en ramas biomédicas. Una gran cantidad de trabajos realizados y bosquejos futuros fue presentada para deleite de la numerosa concurrencia que se dio cita en el pionero evento.

El Dr. Jorge Motta ofreció una panorámica de las investigaciones en medicina desde finales del siglo XIX, resaltando el camino sembrado por académicos estadounidenses, colombianos y panameños.   La Dra. Carmenza Spadafora disertó sobre la historia de ensayos en biomédica básica, enfatizando la rica biodiversidad del istmo como fuente de descubrimiento de enigmas biológicos y potenciales medicinas para combatir enfermedades tropicales.

Apanac, una asociación para el avance de la ciencia, celebró su XIII Congreso Nacional, bajo la estupenda organización del Dr. Blas Armién. El Dr. Mahabir Gupta fue galardonado por sus publicaciones en la obtención de drogas a partir de extractos botánicos. El cónclave fue iniciado por charlas magistrales del Dr. Salvador Moncada, científico hondureño, quien ha sido nominado para el premio Nobel por delinear el mecanismo de acción de la aspirina y del óxido nítrico.

Un vasto número de trabajos de gran relieve llenó la sala de murales, a un nivel sin precedente en convenciones pretéritas. Resultó grato ver la sinergia entre jóvenes talentosos y consagrados maestros, intercambiando anhelos y experiencias, reforzando la necesidad del relevo generacional para dotar de frescura a las instituciones nacionales.   Tristemente, la casa de Méndez Pereira sufre de anquilosis en el calendario y no renueva sus cabezas, cuerpos docentes y programas curriculares para adaptarse a tiempos modernos.   La Facultad de Medicina es el mejor ejemplo de desidia administrativa y escasez visionaria, carente de reformas palpables desde mi graduación hace ya 30 años.

El despliegue de ciencia culminó con meditaciones filosóficas por la Asociación de Bioética de Panamá (ABIOPAN), bajo la conducción de los doctores Picard–Amí y Aida de Rivera, exhortando que lo científico se traduzca en provecho de la sociedad. El bienestar del sujeto que participa en investigaciones debe siempre estar por encima de cualquier otro interés. Si bien la filosofía sin conocimiento de ciencia puede llegar a ser charlatanería, una ciencia sin reflexión bioética puede ser deshumanizante.

Por último, debo recalcar el rol de Senacyt en este despertar científico.   Mención especial para su primer director, el Dr. Ceferino Sánchez, quien promovió su creación. La administración del Dr. Julio Escobar brindó estándares de primer mundo a la entidad, otorgando becas y patrocinios para proyectos y doctorados.   El Dr. Rubén Berrocal está siguiendo la estela de su predecesor. Con creatividad y carisma ha conseguido fondos nacionales e internacionales, forjado la consolidación de la institución y fortalecido el programa de estímulos al ingenio científico juvenil.

El índice de competitividad nos enseñó que de nada sirve instaurar un excelente ambiente macroeconómico y atraer transferencia tecnológica si no mejoramos la educación y cultura científica. Por más sicodélicos rascacielos y centros comerciales que mostremos al turista, el subdesarrollo se respira en cada esquina.    Acumulación de basura, escaso civismo, “juega vivo” político, mediocridad laboral, chamanes radiales y televisión chabacana son pan cotidiano.   Una juventud adiestrada en ciencia y ética es lo único que nos alejará de superficialidad, indecencia y corrupción.

Urge dotar a Panamá de una marca país. La localización geográfica es nuestro principal activo. Aparte de fortalezas en Canal Interoceánico, Zona Libre, Hub de tráfico aéreo y red bancaria, propongo a la Ciudad del Saber, única en América Latina, como estrategia para atraer inversión científica.   Debemos lograr que este envidiable destino se convierta en paraíso para generar negocio y conocimiento (un Silicon Valley criollo). Si soñamos en pequeño, seremos enanos; si soñamos en grande, podríamos ser gigantes.   Manos a la hazaña.

*

<> Este artículo se publicó el 17  de octubre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/saez-llorens-xavier/

*

¡Venga para acá señor Watson!

Eduardo Jaén lidera la Secretaría de la Presidencia para la Innovación Gubernamental.   Puede haber errado el Presidente Martinelli en algunos de sus nombramientos pero con este dio en el blanco.  -27 de Oct, 2009-

Ing. Eduardo Jaén y Jaime Figueroa NavarroIng. Eduardo Jaén y Jaime Figueroa Navarro 

La opinión del Representante de Panamá en la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Turismo…

Jaime Figueroa Navarro


Tom Watson, Jr.Tom Watson, Jr. 

Fueron estas las primeras celebres palabras que hace algo más de trece décadas, un 10 de Marzo de 1876, pronunciara Alexander Graham Bell a través de una línea telefónica. Una centuria después, tuve la distinción de trabajar con Eduardo Jaén en IBM, bajo la tutela de Tom Watson, Jr., uno de los cien hombres más influyentes del siglo XX, según la revista TIME. Watson y su padre fueron los dos primeros presidentes y forjadores de IBM, la empresa que cinceló el slogan ¡think! y se prestó como tronco a los más maravillosos cambios en la tecnología y productividad mundial desde su fundación en 1924. Eduardo, acompañado de nuestro destacado grupo de colaboradores, vendía el concepto de la oficina “sin papeles” a clientes selectos hace un cuarto de siglo. En la génesis del siglo XXI y del gobierno del cambio, esta será una realidad para todos los panameños.

Ing. Eduardo Jaén 

Ing. Eduardo Jaén

Eduardo lidera la Secretaría de la Presidencia para la Innovación Gubernamental.

Puede haber errado el Presidente Martinelli en algunos de sus nombramientos pero con este dio en el blanco. Se evoca con nutridos aplausos a nuevos funcionarios que laboran largas horas. Eduardo nunca fue un hombre de horarios sino más bien de resultados. Y al retoño de este gobierno estamos presenciando resultados concretos en esta importante entidad, que pormenorizaremos a continuación.

Ricardo Martinelli, Vena señor WatsonLa implementación de la Red Nacional de Acceso Universal a Internet fue la décima propuesta del Eje Económico del Plan de Gobierno Martinelli (“se dotará de acceso a Internet inalámbrico gratuito de frontera a frontera”). Sus principales objetivos son la participación e inclusión del ciudadano y mayor transparencia en la gestión publica, creando las condiciones para elevar la accesibilidad al mundo del Internet de los ciudadanos del país, garantizando la igualdad de oportunidades y consecuentemente acrecentando la competitividad global de Panamá, y acelerando la adopción de la tecnología por personas que actualmente no gozan del conocimiento, disminuyendo la brecha digital a niveles impactantes en la región. La primera fase de esta red estará operativa en Octubre, entiéndalo bien amable lector, en Octubre de este año, no de 2010 o 2011. El próximo mes estará operando en las once urbes más importantes de la República. La segunda fase, que cubre el resto del país, entrará a regir a partir de Enero próximo.

¿Por qué la alharaca con todo esto?

Primero, nos eleva a un sitial privilegiado en el mundo en la honrosa compañía de Singapur, Taiwán, Hong Kong y cinco ciudades de Estados Unidos.

Segundo, permite acceso a la red al panameño promedio que en adelante podrá gestionar cualquier diligencia estatal digitalmente, sin necesidad de apersonarse a un despacho, incrementando así la productividad de todos los ciudadanos y eliminando de raíz la célebre corrupción generada por la agilización de trámites.

Alexander Graham Bel 

Alexander Graham Bell

Tercero, transforma los portales de los Ministerios y entidades estatales que en muchos casos reflejan un homenaje al ego del Ministro, hacia un valor agregado operativo. Por ejemplo, en el portal de AMPYMES, pequeños comerciantes podrán administrar sus libros contables y en el portal del MIDA, el agricultor tendrá acceso a los precios de sus productos. SENACYT habilitará 134 Infoplazas gratuitas en todo el país, incorporando por vez primera las comarcas indígenas con 20 computadoras en cada centro, para adicionalmente habilitar a las personas que desconocen estas herramientas. Amén de las ventajas en que posicionará a nuestros estudiantes en relación al resto de los alumnos de Latinoamérica.

Todos los ciudadanos panameños al igual que nuestros ilustres visitantes de ultramar tendremos acceso inalámbrico gratuito en sitios estratégicamente ubicados a través de la República. Es esta la esencia del verdadero cambio y la visión de un funcionario con metas claras que todos deben emular. Similar a Graham Bell, al momento de buscar soluciones expeditas ahora le tocará al Presidente Martinelli decir “¡Venga para acá Señor Jaén!”

Vista del Canal de PanamáVista del Canal de Panamá 

<> Este artículo fue enviado por su autor para su publicación.  El mismo fue publicado en octubre de 2009 la revista digital Turismo Global a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/figueroa-navarro-jaime/

Una revolución en la educación pública

La opinión del  Director Ejecutivo de Fundación Instituto Panameño de Estudios Cívicos, Ingeniero…

Guillermo Antonio Ruiz

Quizás no lo hemos exigido como sociedad, pero para el futuro, ningún candidato presidencial deberá tener opción si no presenta programas enfocados en mejorar de forma continua el sistema educativo panameño.

El esfuerzo de la actual ministra de Educación, centrado en la actualización de la educación secundaria, el aumento de la cantidad de días de clases y otros, son esfuerzos que hay que valorar y respaldar pero creo que a largo plazo no resultarán en soluciones contundentes.

Más que días de clases, nuestro sistema educativo público tanto de primaria como de secundaria necesita más horas de clases por día, o sea, que la cantidad de tiempo que recibe clases un estudiante de escuela pública sea igual al de la escuela privada. Para esto irremediablemente hay que realizar un costoso pero necesario programa de ampliación de aulas de la mayoría de los colegios actuales o la construcción de nuevos, tal como lo propone la actual ministra, con una infraestructura de primer mundo, con laboratorios de física, química, matemática, informática, lenguas, etc. Y eliminar el turno vespertino de nuestros colegios públicos.

¿De dónde saldría el dinero para esto? Del mismo lugar de donde encontraron para construir un aeropuerto en Colón que no se necesita, un edificio financiero que no es prioritario o una ciudad gubernamental necesaria pero que perfectamente puede esperar. ¿Qué hacer con los profesores del turno vespertino? Pues, justo aquí es donde se cumpliría la mejora de la calidad en la educación: en vez que un profesor atienda a 45 estudiantes en 5 salones, en adelante que atienda a 30 en 2 o 3 aulas, lo cual garantizará una enseñanza de calidad al poder brindar el seguimiento debido.

De igual forma, sería óptimo iniciar una restauración total de la infraestructura deportiva existente en nuestros colegios públicos: Gimnasios, pistas, etc. ¿Cómo comenzar? Con la participación de SENACYT, MEDUCA puede realizar una convocatoria para que profesores extranjeros actualicen a los locales mientras se adecuan los planes nuevos de secundaria y primaria para que al siguiente año se pueda hacer un piloto.

Sugiero tomar de piloto el Instituto Nacional, aumentar sus horas de clases e implementar un programa de educación realmente moderno y ver los resultados. Mientras tanto se deberá estar construyendo la infraestructura necesaria para que en los próximos 10 años todos los colegios de nuestro país le puedan garantizar a cada panameño una educación de primera, que le permita a los estudiantes de secundaria que lo necesiten poder ingresar al mercado laboral con las herramientas que hoy se necesitan, con un verdadero cambio de una educación mediocre que fomenta la memoria y la repetición de hechos por la investigación, innovación y la motivación real de un espíritu emprendedor en nuestros jóvenes.

<>

Este artículo se publicó el  13  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.