De quién depende

La opinión de la Psicóloga Especialista de la conducta humana….

GERALDINE  EMILIANI
gemiliani@cableonda.net
La iniciativa sexual depende de la edad de la pareja y de los años de relación conyugal.   Muchas veces la relación sexual se perjudica por la costumbre y por la rutina.   Se echa a un lado, se vuelve monótona, no hay sabor, no hay interés, no hay ese impulso sexual que una vez los volvió loquitos.
Entonces, la iniciativa sexual se convierte en una obligación de alcoba. 

La mujer es la que más se afecta. Ya que es ella la que muchas veces lleva las riendas del hogar y se cansa y se torna apática. He aquí donde el hombre debe intervenir, pero le cuesta. No sabe cómo hacerlo. Y pasan los años y la intimidad se pierde. Entonces, es cuando se relega a una última instancia ese amor que una vez fue, pero que ahora el viento se llevó y quién sabe hacia qué otros horizontes.

La pareja debe aprender que la iniciativa sexual depende de cada uno, de su estado de ánimo, del interés por consumar el deseo, cuan atraído esté por su pareja y de su autoestima sexual.

RECOMENDACIONES PARA UNA FELIZ INTIMIDAD CON TU PAREJA

1) Que cuando sea la hora de amar, tengan momentos de mimos y atenciones, eso facilita mucho las cosas a la hora de hacer el amor.

2) No hablar de problemas de dinero, de los niños y mucho menos de celos.

3) Que exista en el aire un suave aroma a limpio, un buen perfume en tu cuerpo y una rica cena a la luz de las velas.

4) Decir muchas veces ‘te amo’ y no ser un objeto en la cama, que sea un amor de verdad.

5) Que él traiga a casa unos presentes así como flores… eso sería lo ideal.

6) Que la música sea suave y sensual, y que nada los moleste ni distraiga.

CUANDO UNA RELACIÓN NO FUNCIONA ES ACONSEJABLE

-Aprender a tener confianza con la pareja.

-Tener la seguridad de que ambos sabrán guiarse cuando de intimidad se trate.

-Que puedan hablar de diversos temas sin temor a ser juzgados por su pareja.

-Sentirse amados y hasta en la distancia.

-Comunicarse de forma constante.

-Realizar pequeños detalles para hacer las grandes diferencias.

-Recordar las fechas importantes.

-Amarse una y otra vez para que el amor no se apague.

*

<> Este artículo se publicó el 18  de diciembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.

Sexualmente, activa

La opinión de la Psicóloga,  Especialista de la conducta humana….

GERALDINE  EMILIANI
gemiliani@cableonda.net

Para una mujer, el sexo está escondido y su excitación no es visible, pero se siente en el interior. Esto hace que las emociones sexuales de una mujer sean, a veces, difíciles de comprender y puedan ser interpretadas como reacciones sexuales o, más bien, emocionales. Y como su sexo tiene muy pocos contactos, necesita tiempo para descubrir los placeres sexuales corporales.

La vagina no es rozada por la ropa o el agua de la ducha como ocurre con los genitales del hombre. El clítoris sí lo es un poco más, pero como es mucho más pequeño y está más escondido, no puede contar con tantas experiencias de contacto.   Es simplemente una cuestión de anatomía. La mayoría de las mujeres se descubre sexualmente después de haber hecho el amor.

En general, cuanto más a gusto se encuentra una mujer con su vida sexual, más la practicará.   Es un poco como si hubiese un entrenamiento en el placer. Cuanto más placer sexual encuentre, más lo buscará. También puede tener periodos muy largos de celibato, en los que no sienta el más mínimo deseo sexual.

Para una mujer, descubrir el orgasmo es la manera más fácil de obtener placer que manteniendo una relación sexual de pareja sin llegar a sentir la excitación.   Esto también puede representar una etapa en el descubrimiento del placer.

La duración deseada para los preliminares es muy diferente para los hombres y para las mujeres. Un hombre necesita pocos preliminares, ya que su excitación aumenta con bastante rapidez. ¿Por qué? Porque en su caso, una excitación localizada en la zona sexual basta para funcionar.    Por ello, no tiene necesidad de erotizar todo su cuerpo. La mujer en cambio, necesita que todo su cuerpo sea erotizado para sentir excitación en la zona genital.   Ésta es la razón por la que se considera que una mujer necesita 10 veces más de preliminares que un hombre.   Para ella, el ‘precalentamiento’ nunca es demasiado largo.

¿Para qué se recurre a estos suaves gestos? Son muchas las razones que justifican la necesidad y las ganas de cultivar el arte de las pequeñas autocaricias en la mujer. La razón esencial es por supuesto el placer. Y además, poco a poco va descubriendo su cuerpo.

Aunque usted no lo crea,   esas pequeñas caricias enriquecen la vida sexual de la pareja y llegado el orgasmo o la eyaculación femenina,   sea de emisiones reducidas o aumentadas, para la mujer emocionalmente saludable y sexualmente activa es más que suficiente.

*

<> Este artículo se publicó el 30 de octubre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la   autora  en: https://panaletras.wordpress.com/category/emiliani-geraldine/

Sexo y estrés

La opinión de la Psicóloga especialista de la conducta humana….

GERALDINE EMILIANI 

Se vive en un constante estrés por la vida tan ajetreada, las prisas, el ambiente en el que nos encontramos, el ruido de la calle, los congestionamientos de la ciudad… pero el motivo principal del estrés suele encontrarse en tu propio hogar.   Y esto hace que a la larga te enfermes, y te sientas con un montón de años encima,   y te conviertas en un anciano emocional antes de tiempo.

Incluso es estresante cuando tienes que trabajar fuera de casa y cuando llegas a casa ves un montón de labores en el hogar pendientes por hacer, con lo que tu trabajo y el estrés nunca terminan.

Cada cual lleva las tensiones del día de diferente manera, y se encuentra con situaciones diferentes. Sobre todo la mujer, que tiene que estar al tanto de los niños, de la ropa que esté limpia, de la hora para tener en la mesa una rica comida para cuando llegue la familia… en fin, eso muchas veces te deja con dolor de cabeza, con ese malhumor que se refleja en tu rostro.

¿Qué puede ayudarte a salir del estrés?   Aunque sorprenda, el sexo puede ayudar.   Estudios muestran que con las relaciones sexuales se estimula la liberación de sustancias como la oxitocina, la serotonina y las endorfinas, que ayudan a dar sensación de bienestar.   La oxitocina está involucrada con la formación de sentimientos profundos hacia la otra persona.   El contacto piel con piel influye en la reducción de estrés y la ansiedad.    Estudios revelan que el sexo mejora la autoestima, practicado de forma amorosa y en conexión con la pareja.

Este es un tema de interés para los que viven apresurados.   Además, en cierto modo ayuda a entablar mayor unión entre la pareja y los libera del malhumor y la ansiedad.

Son muchas las parejas que cuando llega la noche están tan cansados por el día tan estresante que sólo desean dormir, descansar y reponer fuerzas para enfrentar un nuevo día.   Ese estrés los separa, los aleja y los disgusta pero el simple hecho de acercarse y acariciarse puede ayudar.

Es cierto que el cansancio vence, pero igual es gratificante sentirse deseado/a.   Cuando llega la noche y ambos han cumplido con sus obligaciones diarias y antes de acostarse, es bueno tomar una ducha con toda calma, dejar el estrés en el agua y estar en disposición para dar y recibir esos besos y caricias.   El sexo ayuda a desestresarte y te hace sentir joven y feliz,   entonces úsalo; es bueno pasar esos lindos momentos llenos de pasión y deseos con tu pareja.    Inténtalo y verás…

*

<> Este artículo se publicó el 23 de octubre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la autora  en: https://panaletras.wordpress.com/category/emiliani-geraldine/

La familia y la mediación: La pareja perfecta

La opinión del Abogado y Mediador…

*
FERNANDO E. FRAGUEIRO V.   *
fernandofragueiro@hotmail.com

No es un secreto que la familia es el pilar de la sociedad, pero ¿por qué las familias se desintegran y son incapaces de comunicarse?   En un conflicto familiar, de cada diez parejas, pareciera que ocho culpan a su cónyuge, una considera que no está pasado nada y, quizás, en un caso, ambas aceptan su responsabilidad.

A pesar de no ser una estadística oficial, nuestro diario vivir nos enfrenta a esta triste realidad. Cuando deciden separarse, la comunicación sufre tanto, que necesitan de terceros para hablarse, porque solos no lo logran, sin herirse.

Sin embargo, para este caos emocional existen herramientas distintas a las controversias judiciales, que dejan sentimientos de Ganador vs. Perdedor. Son los Métodos Alternos de Resolución de Conflictos, entre los cuales se encuentra LA MEDIACIÓN.

El artículo 52 de la Ley 5 del 8 de julio de 1999 define que: ‘Se instituye la mediación como método alternativo para la solución de conflictos de manera no adversarial, cuyo objeto es buscar y facilitar la comunicación entre las partes, mediante la intervención de un tercero idóneo, llamado mediador, con miras al logro de un acuerdo proveniente de éstas, que ponga fin al conflicto o controversia’.

El papel del Mediador, no es el de resolver directamente el conflicto, sino el ser un facilitador de la comunicación, que mediante una conversación supervisada, permite a las partes llegar a un entendimiento, dejando atrás las diferencias, para obtener un Acuerdo que resuelva satisfactoriamente el conflicto entre ellos.

La Mediación no solo se aplica para casos de familia, incluye casos civiles, penales, comerciales, laborales, entre otros, siempre y cuando cumplan los requisitos exigidos en el artículo 55 de la Ley 5 de 1999, que dispone que: ‘Podrán someterse al trámite de la mediación las materias susceptibles de transacción, desistimiento y negociación y demás que sean reglamentadas’.

Gracias a la experiencia que me ha brindado la Mediación, estoy convencido de que si más parejas utilizasen este Método, en vez de decidirse por la vía judicial, podrían resolver más rápida, efectiva y económicamente los conflictos que se les presenten, sin que quede esa difícil sensación de Ganadores vs. Perdedores; pues, las decisiones nacen directamente de ellos y a favor de ellos, a través de su propia negociación en base a la buena fe y buena voluntad.

Concluyo con el artículo 53 de la Ley 5 que dice: ‘La mediación se orienta en los principios de la autonomía de la voluntad de las partes, equidad, neutralidad, confidencialidad, economía y eficacia’.

<> Este artículo fue publicado el 10 de octubre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Volver a amar

La opinión de la Psicóloga especialista de la conducta humana…

GERALDINE EMILIANI

Terminar una relación es doloroso, salir adelante con el corazón herido no es tarea fácil.

Si te vuelves a enamorar después de un divorcio no debes esperar lo mismo que en tu relación anterior. No todos los amores son iguales, no siempre se ama de la misma manera, todo cambia, todo es diferente.

Las nuevas relaciones empiezan muy tímidamente porque ya no se desea caer como la vez anterior.

Sólo tú lo puedes manejar, evita caer en los mismos errores del pasado y no trates de compararla con la anterior, es otra persona, intenta ir conociendo sus gustos, sus defectos, sus buenas actitudes…

En realidad, para que una nueva relación funcione, hay que abrirse al amor, tratar de intentar nuevos caminos que te conduzcan a la relación sin olvidar que no existe lo perfecto en nada y nadie.

Hay amores muy intensos, amores que te hacen cometer errores muy graves. Ahora sabes que quien un día pensaste que estaría contigo por siempre, no lo está.

Debes aprender que las relaciones no siempre son como las soñamos y esperamos, que te pueden defraudar e incluso romper el corazón. Pero eso no debe ser excusa para no volver a amar, sino para lo contrario, para disfrutar de los momentos en los que sí se puede vivir ese sentimiento tan bonito.

Nunca des por sentado que te aman, por ello esfuérzate para que te amen más.   Esto se puede hacer como un trabajo diario, tomándolo con agrado y buen humor.    Esfuérzate en darle a tu pareja un voto de confianza.

No todos los amores tienen que terminar mal.   Si hasta el día de hoy no te han salido bien las relaciones, no pierdas la esperanza y la confianza, simplemente no ha llegado tu momento.

Mientras te llega el amor verdadero, no te sientes a esperar, haz cosas que te ayuden a realizarte como persona.

Ten confianza en ti, eres capaz de hacer despertar el más bello sentimiento en la otra persona y no porque una relación fracase todas están hechas del mismo molde, no es así.

Cuando se tiene amor hay que saber cuidarlo. Cuando se tiene el amor se tiene algo de gran valor, por ello nunca te canses de decir  ‘te quiero’   para que así cada amanecer sea como el primer día del resto de tu vida.

<> Artículo publicado el 9 de octubre de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

Amores prohibidos

La opinión de la Psicóloga Clínica  Especialista de la conducta humana…

GERALDINE EMILIANI

El tema de la infidelidad en una pareja es muy delicado y no pretendo con este escrito juzgar a nadie sobre este comportamiento.
Debido a una encuesta a nivel nacional sobre Salud Sexual y Reproductiva sus resultados señalan que el 46.4% de los hombres y el 48.9% de las mujeres casadas o en unión informaron ‘haber tenido dos o más compañeros sexuales en el último año’.
Esta cifra no me ha de extrañar en lo absoluto. En el caso de las mujeres infieles, tengo más de 10 años de estar hablando sobre el particular, sus causas y sus consecuencias: La mujer desde que ingresó al mercado laboral tiene más oportunidad de estar en contacto con el sexo masculino. También se hace de amistades masculinas en los centros universitarios. Asidero para conocer, apreciar y valorar lo que no consigue en casa, tomando en consideración que las actividades diarias de la mujer —de estos tiempos— están en la calle más que en su hogar.
Claro está, que no son todas las mujeres que tienen este comportamiento, pero la cifra es alarmante y nos debe preocupar y considerarla como un problema de salud pública, porque todos en la familia se afectan y los hijos se han de convertir en las víctimas de su adulterio. Más aun cuando la mujer debe ser el soporte emocional del hogar.

Otros motivos de infidelidad en una relación de pareja son la intensidad y frecuencia de las discusiones.   Y, si de venganza hemos de referirnos debido a la infidelidad del cónyuge, no es una norma a seguir en el sexo femenino. Y, no pasa más de un flirteo con algún galán en una noche de diversión con sus amigas.

A la mujer, le gusta sentirse segura, amada y respetada todos los días del año.   Cuando se encuentran en la etapa del enamoramiento, se idealiza a la persona amada, pero, al pasar el tiempo, la realidad es otra. Empiezan a verse los defectos del marido y, a la vez teme perderlo y quedarse sola y decide no dejarlo y aguantar sus insolencias y, en el peor de los casos, el maltrato físico y emocional empieza a dar la batalla, situación que le mantiene lesionado su cuerpo y su alma. Este hecho es otro motivo para entregarse muchas veces al primero que se le acerca y le calienta las orejas.

Como cosa del destino, conoce a otro hombre de recia personalidad, con una voz varonil, amable, cortes y con un toque seductor y, se siente protegida. El nuevo Adonis le pone sobre la mesa todo su arsenal de hombre cautivador. Su mente ya la ocupa otra ilusión.

Empiezan las excusas y pretextos y se las ingenia de las mil maravillas para encontrarse con su amado. Llega a casa y sigue su rutina mental acusadora:   ‘No puedo más, esto no puede seguir’.   Al primero siente amarlo porque lo necesita, al segundo lo necesita porque siente amarlo, y parece que no quiere perder a ninguno de los dos. Verdaderamente se encuentra en un callejón sin salida.

¿Están el hombre y la mujer preparados para vivir a largo plazo todos los compromisos morales, afectivos y económicos que exige el matrimonio? El noviazgo es, precisamente, la etapa para darse cuenta si dos personas que se aman pueden, o no, formar un matrimonio feliz.

Conviene que estén atentos a los pequeños detalles que pueden estar ocultando problemas graves. El amor se idealiza cuando la realidad es otra en la convivencia entre ambos.   Cuando un matrimonio va mal, la culpa es de los dos.   La diferencia en el hombre y la mujer infiel, es que, el hombre por su naturaleza puede continuar su relación con su mujer en casa y tener a la vez relaciones simultáneas. La mujer infiel es de tener una relación fuera de su hogar.

A la mujer la intimida el sentimiento de la culpabilidad y tiende a expresarlo a su marido. En cambio, el hombre guarda silencio y, ni siquiera ha de admitirlo si lo atrapan en su comportamiento infiel.

A la mujer en esta situación, solo un consejo: ‘Al corazón no se le manda, él solo se enamora y punto y esto fue lo que te pasó cuando elegiste al que sería tu esposo, el padre de tus hijos. Y, lo mismo te sucede con lo prohibido que atrae y caes en el juego de la aventura sin saber que ese juego te puede llevar por mal camino.   A tu marido, trata de ayudarle a que te mire y te haga sentir mujer.   Tú tienes el control’.   Al marido le digo: ‘Empieza a ser el hombre que necesita tu mujer. Y, si te consideras el macho de la película, los cuernos para nada te favorecen. Y, si ambos no han de lograr evitar la infidelidad, deben buscar ayuda profesional’.

<> Artículo publicado el 29  de septiembre  de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos,  lo mismo que a la autora,   todo el crédito que les corresponde.

Amor conyugal

La opinión de…

Alfredo Hernández Sacristán

Quisiera, mas que escribir, charlar sobre algo que a fuerza de ser… como diría… falseado, ridiculizado, prostituido, y muchas veces sus intimidades convertidas, desveladas en tertulias de café. Pero, como me dijeron un día: no hay peor sordo que aquel que no quiere oír.

Pero la palabra sigue siendo el medio por el que personalmente, de tu a tu, nos comunicamos.   Sólo la persona humana puede expresar sus sentimientos por las palabras, aunque a veces sirvan para expresar lo que no siente.

Tradicionalmente, porque así hemos sido creados, la vida se trasmite y será trasmitida por la unión de un hombre y una mujer; y porque somos personas (aunque a veces no nos comportemos como tales) y no animales ,permanecemos unidos o debíamos así hacerlo porque nos queremos y porque hay un bien compartido y de responsabilidades, que son los hijos.

La unión entre dos personas, porque tenemos alma y espíritu – somos racionales –es una unión recíproca que va mas allá del mero sentimiento fugaz e ilusorio; nos implica, nos compromete  en una acogida recíproca con promesa de fidelidad y con el valor añadido de que somos libérrimos para actuar. Es decir, lo escogimos sabiendo lo que hacíamos y desde el principio, por un compromiso de fidelidad quisimos que esa unión fiera para toda la vida.

Y porque valoramos lo que es la persona y porque nadie puede sentirse con el derecho a negárselo, ni en su cuerpo ni en su espíritu, respetaremos y no vejaremos, ni maltrataremos ni despreciaremos. Amando siempre, queriendo porque queremos querer. Redescubriendo siempre el amor, inventándole si no existiera, porque estuviera por descubrir; y en esta alianza del hombre y de la mujer es la que hace fecunda la unión, ocupando el primer plano la razón y el amor, como explica Guillermo de Saint Thierry : “Si la razón instruye al amor, y el amor ilumina la razón; si la razón se convierte en amor y el amor se mantiene dentro de los confines de la razón, ambos pueden hacer algo grande“.

Ese algo grande es la entrega, el don mutuo que cada uno hace al cónyuge. Es el amor que escogemos con la libertad, jamás pensando en los sacrificios que pueden acarrear esta unión abierta a la vida. Ser capaces de trasmitir el don de la vida, ser partícipes de la creación. Conscientemente, porque quisimos y nos quisimos.

<> Este artículo se publicó el 19  de septiembre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que le corresponde.