El gran negocio de la política

*

La opinión del Periodista…

Juan B. Gómez 

“Entran limpios y salen millonarios”. Amigos, si ustedes dudaron en algún momento de que la política es un gran negocio, ahora no lo dude; confirmado. 

En el último año del gobierno de Pérez Balladares, se creó la Sala Quinta en la Corte Suprema de Justicia. Tres nuevos magistrados para ocuparla por 5 años por lo menos. Pero esta Sala tuvo vida corta, porque una de las primeras acciones que tomó el gobierno siguiente de Mireya Moscoso, fue decapitarla.   Pero hasta ahí no llegó la cosa: más de diez años después, se pretende revivirla.   ¿ Y qué se le ha ocurrido a los 3 magistrados de la Corte decapitada?    Que le paguen los años que no trabajaron. Un millón de dólares por lo menos para cada uno de ellos. ¿ Y esa demanda prosperará?   Nadie sabe, no se imaginan las cosas que pasan en nuestro querido país.

Recordé, que cuando Carlos Menem llegó al poder en Argentina ( 1989), uno de sus primeros objetivos fue apoderarse de la Corte Suprema; y antes de un año de gobernar, la dominaba por completo; y no contento con su triunfo supremo, creó una Quinta Sala más en la Corte, en la que nombró por supuesto a sus mejores amigos. (Julio Nazareno, que fue Presidente de la Corte era socio de su firma de abogado).

Entonces sí, por ahí no pasaba nada que oliera a un fallo contra él ni contra su gobierno. Y como quería gobernar más de un período, arregló las cosas para quedarse dos. (Todavía no está claro lo que ocurrió con los senadores del Partido Radical, enemigos tradicionales de los peronistas, que habían jurado que votarían contra la reelección, y terminaron votando por la reelección de Menem. Se decía por todas partes que los compraron con sumas inmensas).

Y cuando se aproximaba el fin de su gobierno, nada, Menem quería quedarse tres períodos consecutivos. Y sus amigos de la Corte empezaron a opinar que sí era posible, aunque la constitución señalaba claramente que el Presidente sólo podría estar dos periodos en el poder…

Bueno, la historia es muy larga, pero les digo que lo primero que hizo el presidente Kirchner fue mandar para su casa a todos los magistrados de Menem;   y si alguno se opuso, les iban a sacar a la luz pública todas las bajezas y chanchullos que había cometido durante su mandato… Así liberó Kirchner a la Argentina de la corrupta Corte Suprema de Justicia de Menem.

¿ Y ahora, nosotros queremos que haya en nuestra Corte una Quinta Sala, politizada y entregada al poder del mandatario que la imponga?   El pueblo, dicen, tiene la palabra…

Me gustaron las siguientes palabras de Juan Manuel Handal, en La Carta de Panamá: “Tenemos que encontrar camino a gobiernos más honestos y evitar que los estafadores, logren meter sus sucios dedos en la torta nacional”.

*
<>Artículo publicado el  29  de enero de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

El ‘emprendurismo’

La opinión del Jurista…

Fernando Sucre Miguez

La palabra emprendurismo ha sido ligada en los años recientes al microcrédito. Es el sinónimo por antonomasia más utilizado para ejemplarizar al microempresario, a la persona que emprende un negocio en busca de un mejor ingreso económico y mejor devenir. Aunque debo decir que dicha palabra no existe en el Diccionario de la Real Academia Española, pero como para cada invento hay que crear una palabra, a alguien se le ocurrió que esta era la más indicada.

Durante mi gestión dentro de Mi Banco, S.A. BMF, he podido observar muchos emprendedores que en alguno de los casos fracasan en su intento por iniciar su propio negocio. Recientemente, en un artículo de Mario Vargas Llosa se hace alusión a una obra de Alberto Fuguet, en la que se narra la vida de un tío del escritor que había salido en busca de un mejor porvenir en Estados Unidos. Por supuesto que en su intento falló. Vargas Llosa se cuestiona el porqué de aquel fallo y llega a la conclusión de que se debió a la falta de preparación y de constancia en el oficio que había encontrado.

Creo que esto describe de forma ejemplar lo que todo emprendedor debe hacer para poder triunfar. No se trata solo de tomar la iniciativa; la preparación y el estudio son indispensables en lo que se desea hacer. Dice muy atinadamente Rubén Blades, en su canción Sorpresas, que “hasta para ser maleante hay que estudiar”. Si usted no estudia, lo más seguro es que fracasará en el intento. Todos los oficios tienen sus técnicas, sus secretos, sus métodos. Por ende, hay que prepararse para lo que se desea emprender, conocer las leyes que lo amparan, los tributos que se deben pagar, las normas laborales, etc.

Luego de que usted se hapreparado empieza la difícil tarea de organizar su negocio, donde debe tener muy claro que los triunfos, así como los fracasos, estarán rondándole. Allí es donde inicia la constancia. Usted debe ser innovador, mantener un carácter de perseverancia y liderazgo. Solamente el trabajo duro y enérgico, así como los riesgos que tome, le mantendrán su negocio a flote. Si a la primera desavenencia usted se deja llevar por el pesimismo y cree que ha fracasado, de seguro eso sucederá. Cuanto más crezca su negocio, más contrariedades se le presentarán.

Lastimosamente, en Panamá, por alguna razón poco conocida, somos dados a no ser emprendedores. Los gobiernos hablan del tema, del microcrédito, etc., pero al mismo tiempo no lo impulsan adecuadamente con mejores leyes, incentivos fiscales y laborales. Eso conlleva a que las personas prefieran obtener un puesto de trabajo en el sector público antes de crear su propia empresa. De allí que la planilla estatal sea tan abultada.

Peor aún resultan aquellas personas que por dicha tienen la grandiosa oportunidad de estudiar en las mejores universidades del mundo, y a su regreso prefieren laborar como empleados en alguna gran empresa, pues es allí donde tienen la seguridad de un buen salario cada quincena. Son esos los que solo cumplen la primera parte de lo que debe tener un emprendedor: el estudio. No se atreven a dar el paso siguiente que los ayudaría a ellos y al país. Entonces, de qué sirve estar bien preparados si no poseen la valentía de dar el siguiente paso.

Parece paradójico que pueden enfrentarse a las grandes demandas de estudio que exigen las mejores universidades, abrir sus mentes a la riqueza del conocimiento, para luego entregárselo a otros que sí tuvieron el coraje de emprender sus empresas. Si canalizaran toda su energía en construir algo propio, los beneficios serían extraordinarios, pues el haber estudiado en una buena universidad los pone por delante de tantos otros que no han tenido esa oportunidad. El procedimiento contrario únicamente les dará un cheque de jubilación de la Caja de Seguro Social muy por debajo de lo que solían ganar, si es que hay jubilación para dentro de unos años.

Por ende, ¡anímese a iniciar su propio negocio!, pero recuerde siempre estudiarlo antes y a reconocer que aunque se presenten fracasos, habrá también éxitos y triunfos.

<>
Este artículo se publicó el 15  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La venta de los diarios Panamá América y Crítica

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com

Es una realidad en el mundo actual que el negocio del periodismo escrito viene sufriendo un período de crisis.   Desde el punto de vista comercial, el modelo tradicional de gestión ya no funciona. Cada vez se hace más importante ser creativo, ofertar nuevas cosas, mercadear el producto periodístico con otros productos agregados.

 

La penetración del internet ha obligado a los periódicos a incursionar en este nuevo mercado que, a pesar de la inversión y de la calidad periodística, se ofrece en forma gratuita. Todavía no se ha creado una moneda virtual que sea accesible a todos los navegadores. El día que eso ocurra es muy probable que la edición impresa desaparezca. Lo que jamás desaparecerá es el buen periodismo. Por ello, los ciudadanos estarán dispuestos a pagar.

 

Esta semana se produjo la venta de la editorial Epasa , empresa que publica los diarios Panamá América y la Crítica. Quienes aparecen como los supuestos compradores de estos diarios le damos la más cordial bienvenida. Ya más o menos sabemos cual será su línea editorial y su plan de acción. Le deseamos éxitos en su intento.

 

El periodismo escrito hoy en día no puede funcionar aliado a las huestes partidarias. Los lectores panameños están ya moldeados para diferenciar y para elegir los diarios que mejor reflejen el nivel de independencia periodística y la capacidad para exponer todas las aristas de un tema de discusión en los espacios públicos.

 

Los comerciantes especialmente tienen esa equivocada percepción que con el control de un medio automáticamente son detentadores de poder y, por lo tanto, jugadores en la arena política.   También creen que los medios son piezas de un tablero de ajedrez , que automáticamente lo ponen a disposición de uno u otro bando y con eso moldean la opinión pública o inclinan la balanza electoral.

 

Con la proliferación de medios informativos , así como el mejoramiento del nivel educacional de la población, cada vez es menos posible coger a los ciudadanos de simples idiotas.    En este negocio lo que si puedo decir es que la credibilidad se pierde en un instante y construirla es cuestión de años.

 

Los buenos periódicos se sostienen con el buen periodismo. Esa es la razón de su existencia. Hay graves sospechas de los intereses que mueven esta compra de medios. Los negociadores y algunas de las personas involucradas no concuerdan con los compradores sino con los designios de terceros.

 

A la familia Arias le decimos que nos entristece esta decisión y los felicitamos por sus logros económicos.

*

<> Artículo publicado el 23  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Negocio complicado

La opinión de…

PEDRO MASOLIVER

¿Semana marcada por la Feria del Libro que nos ha vaciado el público a los negocios? Qué bonito que fuese por esa causa, pero es triste y hay que reconocer que no es así.

¿Hay crisis de clientes? No. Lo que hay es demasiados restaurantes y la población capaz de salir a comer y cenar no ha subido exponencialmente.

¿Excusas? ¡No! Yo no me quejo porque gracias a Dios tengo con poco, pero entiendo que aquellos que han hecho inversiones importantes estén un poquito más preocupados. Sí, esta capital es difícil, todos hemos tenido fracasos y aciertos, nos ha costado más o menos y en el camino se han quedado muchos que no prosperaron o que por circunstancias ya cerraron.

¿Ciclo natural? Tal vez sí, tal vez no. Es analizable porque han fracasado de todas las propuestas y con condiciones distintas cada una.

¿Negocio familiar? Sí y no. A algunos nos va bien, pero también han fracasado otros.

¿Socios capitalistas? Ahí es donde hay pocos que triunfan y muchos que fracasan, pero es relativo porque siempre hay excepciones y cambios de tendencias.

En fin, mi punto es que este es un negocio de los más competitivos porque no atendemos necesidades de primer orden, complacemos caprichos y creamos entretenimiento.

Para comer no hace falta acudir a nuestros restaurantes. A nuestros restaurantes acuden aquellos que buscan algo más que satisfacer su apetito y saben que la experiencia debe ser completa para poderse sentir bien, buen servicio, buena decoración, buena ubicación, cómodo estacionamiento, buena compañía y buena comida. Se trata de pasar un buen rato y saborear cosas que por extrañas, complicadas o por su largo proceso de elaboración no son fáciles de hacérselas uno mismo.

Cuando oigo de inauguraciones de locales nuevos me siento contento porque siempre he dicho que eso provoca que la gente salga y si sale, todos pescamos.   Ya dependerá de cada uno hacer clientes fijos o pasantes, lo importante es que la gente esté de buen humor y que salgan.

La competencia de uno es uno mismo, no los demás locales, y sobre todo, la percepción que los clientes y pasantes reciban de tu negocio. De nada sirve tener buena comida si das mal servicio, de nada sirve tener buen servicio y buena comida si la ubicación es incómoda. En fin, un restaurante es algo más complicado de lo que realmente parece. Tener un restaurante que funcione bien es difícil.

Buen provecho…

<>
Artículo publicado el 29 de agosto de 2010  en el diario  La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

¿Mil para qué?

“Muchos se preguntan cómo se justifica un gasto de mil millones de dólares para comprar los corredores. No soy la excepción” Así nos dice en su columna de opinión la periodista….

Adelita Coriat

Muchos se preguntan cómo se justifica un gasto de mil millones de dólares para comprar los corredores. No soy la excepción.

¿Se trata de un renglón prioritario en la agenda estatal?  No. Ni siquiera se tenía contemplado el gasto presupuestario, en cambio el gobierno cuenta con planes mucho más ambiciosos en monto e infraestructura que éste.

¿Recuperaríamos estas carreteras en tiempo útil? No. Los gobiernos pasados tienen una cuota de responsabilidad en esta situación por haber efectuado adendas que dieron luz verde al incumplimiento de ciertos tramos, no corrigieron ambigüedades del contrato, o buscaron un equilibrio.

Se habla de un entendimiento entre las partes, pero hasta la fecha nadie conoce los detalles del memorándum. Aún así, el pueblo conocerá los frutos de esta transacción diez años después de efectuada. Tampoco se aclara el estado del los gravámenes hipotecarios que mantiene PYCSA.

El dinero para este propósito se obtendrá del flujo de caja –sin aumentar el peaje- y de la venta de los terrenos aledaños a Atlapa, que podría contribuir a un retorno más próximo de la inversión.

Contrasta esta situación con las necesidades básicas por las que atraviesa la población; mejora de servicios de salud, creación de empleo, vivienda, alimentación, educación. Es decir, se trata de una cifra importante como para destinarla a la compra de carreteras que ya cumplieron la mitad de su vida contractual y prácticamente su vida útil que es lo que se estima el pavimento del concreto.

¿Cuál es la prioridad en este aspecto? ¿Porqué da la impresión de que se trata de un tema que le urgía resolver al gobierno si políticamente hablando no verán resultados inmediatos? Los peajes no disminuirán o desaparecerán. ¿Cuál es el acierto político del gobierno en esta transacción?

Da la impresión que se trata de un buen negocio mas que del beneficio del pueblo panameño.

<>

Este artículo se publicó el  2  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Las fiestas no son un negocio

La opinión de…..

Clara Inés Luna

.

Las fiestas no son un negocio

.

En nuestro país pareciera que algunas personas asumieran el ocio y la recreación como algo superfluo y fútil que, por lo tanto, no debe ser materia de la atención pública ni del Estado, sino más bien, son problemas individuales o en el mejor de los casos, deben ser objeto de atención de clubes cívicos, patronatos, asociaciones, empresas y hasta sindicatos.

No obstante, la recreación y el ocio son derechos esenciales para el desarrollo humano y social, consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, otros instrumentos internacionales y varias constituciones nacionales.

La evolución histórica del ocio le ha asignado a este concepto una valoración positiva, que se puede resumir como diversión u ocupación reposada, que por ejemplo en la Grecia antigua era base esencial para la vida pública y la proliferación de las artes, y otra negativa, que alude a la inacción o total omisión de actividad.

Con la recreación ocurre algo similar, por un lado es la acción de recrear (volver a hacer) algo y por el otro es la diversión para el alivio del trabajo.

Este antagonismo es el reflejo de posiciones ideológicas divergentes. Hay una concepción capitalista neoliberal que asegura que la carencia espabila y el bienestar envilece, mientras que en el pensamiento socialista el bienestar estimula y la carencia entorpece. Filósofos y economistas comparten que el capitalismo se fundamenta en la negación del ocio, de ahí el origen de la palabra “negocio”, tan importante en nuestros días.

Maquiavelo decía que el hambre y la pobreza hacen ingeniosos a los hombres. En cambio el ocio entendido como no hacer nada útil y como pereza no debe ser promovido.

En Panamá nos enfrentamos a la transformación y eventual eliminación del derecho al ocio y la recreación que tiene beneficios científicamente comprobados y socialmente deseables como la necesidad de recuperarse del desgaste del trabajo cotidiano, el mantenimiento de la salud mental y la sensación de placer que genera el uso de nuestra capacidad física, mental y social.

Los principales momentos de diversión colectiva, es decir de los panameños, son el carnaval, las fiestas patrias y la Navidad, eventos que, por los beneficios mencionados, deberían ser objeto de las políticas públicas y de gasto público.

Sin embargo, nuestras nuevas autoridades han hecho todo tipo de propuestas basadas en razones supuestamente económicas y de costo de oportunidad, que parecen estar más motivadas por el negocio que por el derecho ciudadano al ocio y la recreación.

.

<>
Publicado el 23 de octubre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.