Días multas otra vez

La opinión del Abogado y Comentarista…
,

Guillermo Márquez B.

En más de una ocasión hemos escrito sobre el error que se cometió al establecerse en nuestro Código Penal la posibilidad de conmutar penas por la comisión de delitos mediante días multas.

Hemos señalado el caso de un conductor de auto que bajo la influencia del alcohol y manejando a alta velocidad arrebató la vida de un peatón a quien atropelló y se dio a la fuga.

Capturado, llamado a juicio, procesado y condenado, el juez de la causa le impuso una condena de seis meses de cárcel. Y en la misma sentencia, con base en lo que preceptúa la ley, le conmutó la pena por doscientos días multa. Eso, a más de injusto, constituye una burla sangrienta para los deudos de la víctima.

Por otra parte, tenemos el caso de un comerciante al que le hurtaron de su depósito mercancía con un valor de quince mil balboas. Los pillos fueron descubiertos y condenados a pena de cárcel, pero con base en la ley, el juez le conmutó la pena con una multa de quinientos balboas. Podemos imaginar el gran negocio que puede hacer cualquier ladrón que robe miles de balboas en efectivo o en bienes ajenos y tras descubierto y condenado a purgar pena en la cárcel, pueda librarse de ella pagando quinientos.

Los días multa deben aplicarse solamente para casos de simples infracciones y no en la comisión de delitos culposos y aún más graves. En tales casos resultan una gran inmoralidad, razón por la cual urge hacerlos desaparecer.

<>

Publicado el 4 de marzo de 2010 en el Diario El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.