El trabajo decente en Panamá

La opinión del Abogado…

Carlos Ayala Montero

ayalaabogado@hotmail.com

Del 14 al 17 de diciembre se reunirá en Chile la 17ava. Conferencia Regional Americana de OIT; en esta ocasión, para evaluar la Agenda Hemisférica de Trabajo Decente (AHTD) adoptada en 2006, que debe culminar en 2015.

En desarrollo de la AHTD, Panamá suscribió un acuerdo tripartito en 2007, sobre promoción del empleo; disminución del trabajo infantil; capacitación y certificación de destrezas laborales; aprobación del Convenio No. 144 y el Convenio refundido sobre trabajo en el Mar, así como la divulgación del Convenio sobre la pesca; reforma de la Ley Orgánica de MITRADEL y fortalecimiento de la inspección laboral, además del fortalecimiento de las organizaciones de trabajadores y de empleadores.

El balance de la ejecución de estos compromisos arroja los siguientes resultados:

El 25% de los trabajadores poseen ingresos inferiores al salario mínimo y el 79% posee ingresos inferiores al costo de la canasta básica familiar. Los trabajadores han disminuido su poder adquisitivo en un 5% en los últimos 7 años.

Siete de cada 10 nuevos empleos se producen en el sector informal, sin protección laboral ni social.   No existe estabilidad laboral en el sector público ni en el privado.

El trabajo infantil ha aumentado. La red de oportunidades (dinero por asistencia de menores al colegio en vez de trabajar) se encuentra relativamente estancada.

No se aprobó el Convenio 144; no se difundió el Convenio sobre la pesca; sólo se aprobó el convenio refundido sobre trabajo en el mar.

El proceso de capacitación y certificación laboral que inició INADEH y MITRADEL en 2007, ha sido desmantelado; se suspendió la certificación laboral que adelantaba la Fundación del Trabajo.

La terciarización de actividades se utiliza en perjuicio de los derechos de los trabajadores a ciencia y paciencia de las autoridades.

El Diálogo tripartito no existe. La comisión creada en 2007 no ha funcionado. Los enfrentamientos entre el Ministerio de Trabajo y los sindicatos son permanentes. Sólo basta recordar la nefasta Ley 30 de 2010, que fue derogada por la lucha de todo el pueblo, encabezada por el movimiento sindical.

Actualmente hay dirigentes sindicales perseguidos por la justicia, debido a su quehacer sindical.  No se ha entregado ni una sola personería jurídica sindical desde el 1 de julio de 2009.   A la Federación de Empleados Públicos se le ha negado el derecho al subsidio del 5% educativo y no se reformó la Ley Orgánica de MITRADEL.

Se aumentó el número de inspectores de trabajo, pero el 80% no posee capacitación alguna; se despidió al 70% de los que existían, con base en el clientelismo político y no existen manuales de protocolos para inspección laboral.

Seguramente en Chile se dibujará un Panamá distinto, pero eso no cambiará nuestra triste realidad en materia de trabajo decente.

 

<>Artículo publicado el  12  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Muerte en el trabajo y la muerte obrera

*

La opinión del Doctor…

Francisco Díaz Mérida 

Este artículo retoma dos libros denominados respectivamente “Muerte en el Trabajo” y la “Muerte Obrera”, publicados por la Editorial Siglo XXI en 1983 y por la Editorial Nueva Imagen en 1981 respectivamente.   Las cifras registradas oficialmente por muerte en el trabajo o la muerte obrera asciende en el periodo 1999-2009 a 466 casos; según métodos estadísticos de la OIT y estimaciones del BID estos datos están subregistrados.Para el año 2001, la CSS reportó 51 casos de muerte por accidente de trabajo para una tasa de 7.5/100,000 trabajadores y la OIT estima que ocurrieron 149 defunciones para una tasa de fatalidad de 14.9/100,000 trabajadores.

 

Por otro lado el BID estima que en el sector formal se registran cerca del 50% de los accidentes mortales ocurridos y otro 50% no se registra como tal; es decir la CSS estaría registrando solo el 50% del total de accidentes mortales que ocurren cada año, que en realidad sería de 102 defunciones (Tasa de 16.0).   A su vez el BID señala que en el sector informal, la mortalidad por accidente de trabajo, sería más del 50% de lo ocurrido en el sector formal. La muerte por accidentes de trabajo en el sector informal serían alrededor de 153 casos para una tasa de 38.8 fatalidades por 100,000 trabajadores informales; es decir la tasa de mortalidad de los trabajadores formales e informales por accidentes de trabajo sería de 25.8 por 100,000 trabajadores que casi doblaría la indicada por la OIT.

En el terreno de las enfermedades profesionales la CSS no ha registrado hasta la fecha muertes por estas causas en ningún año desde que los Riesgos profesionales se incorporaron al Seguro Social, no obstante el documento OIT SAFEWORK 2005 deja claramente sentado que para el año 2001, en Panamá, hubo 555 defunciones por enfermedades profesionales (159 fueron por productos químicos); es decir por cada muerte por accidente de trabajo ocurren 3 por enfermedades profesionales. Cerca del 55% de estas defunciones ocurren en el sector formal y 45% en el sector informal.

Si analizamos la mortalidad por ocupación (según datos de la Contraloría General) para el 2008 fallecieron 2884 personas en edad activa (15-64) y por ocupación, lo que representa el 19% del total de defunciones; sin embargo 16.6% de ellos fallecieron por Cáncer, el 19.6% enfermedades cardiovasculares, el 33.8% por accidentes y violencias y el 9.4% por enfermedades infecciosas.

No sabemos, por desidia de las autoridades, hasta dónde el trabajo se ubica como la causa más importantes en estas defunciones pero el dato internacional que el riesgo atribuible al trabajo puede oscilar entre el 12-30% de los casos, debe llamar a la reflexión a las autoridades de la CSS, MITRADEL y MINSA, a los empleadores, organizaciones de los trabajadores y al personal sanitario sobre la necesidad de generar un Plan Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional.

*

<>Este articulo se publicó el 29 de octubre de 2010  en el diario El Panamá América,  a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/diaz-merida-francisco/

Proyecto Familias Legalmente Unidas – 516 parejas de Veraguas legalizan su vida matrimonial

Coordinada por el Ministerio de la Presidencia a través de Participación Ciudadana, se realiza  boda  civil  colectiva.

El reportaje de…


JENNIE  GONZALEZ

En un acto que busca fortalecerá a la familia panameña, unas 516 parejas veragüenses decidieron legalizar su vida matrimonial, en una boda civil colectiva que contó con la participación del ministro de la Presidencia, Jimmy Papadimitriu.

Este evento reunió a la mayor cantidad de matrimonios civiles colectivos que se ha realizado en nuestro país, y fue coordinado por el Programa de Participación Ciudadana del Ministerio de la Presidencia, como parte del proyecto “Familia legalmente Unidas”, que tiene como finalidad  la unión conyugal para así brindar una mayor seguridad jurídica a la familia panameña.

El “Proyecto Familias Legalmente Unidas” le ofreció a parejas de la provincia de Veraguas la oportunidad de legalizar su unión y celebrar su matrimonio -sin gasto alguno- brindando el servicio de tramitación de documentos, a través de una red de servicios conformada por más de 13 instituciones gubernamentales.

El evento también es coordinado por con la Gobernación de Veraguas, Alcaldía del distrito de  Santiago, el Ministerio de Salud (MINSA), Caja de Seguro Social (CSS), Ministerio de Trabajo (MITRADEL), Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) el Centro Regional Universitario de Veraguas, Órgano Judicial, Notaría de Veraguas, Registro Civil y juntas comunales de los 12 corregimientos del distrito de Santiago.

¡ VAMOS BIEN !

GOBIERNO NACIONAL

¡ JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÁ !

<>  Reportaje publicado el 16 de octubre de 2010 a las 23:21 en Facebook por la autora, a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Nuestra juventud, ¿divino tesoro?

La opinión de….

Javier Castillo Salgado

Para el desarrollo de todo país, es fundamental que los jóvenes tengan oportunidades de progreso y sean capaces de aprovecharlas ejerciendo responsablemente sus libertades.   Según el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, son ellos quienes tienen “la buena voluntad, el talento y el idealismo” necesarios para “erradicar la pobreza, contener la difusión de enfermedades, luchar contra el cambio climático y alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio”.

Ban Ki-moon, en el lanzamiento del Año Internacional de la Juventud, en Nueva York, enfatizó los efectos desproporcionados que ha tenido la crisis económica mundial en los jóvenes.

La juventud enfrenta una situación no muy alentadora. El informe Tendencias Mundiales del Empleo Juvenil 2010, dado a conocer el pasado 12 de agosto, indica que a fines de 2009, de los 620 millones de jóvenes económicamente activos entre 15 y 24 años, 81 millones estaban sin trabajo, lo que representa el número más alto en la historia.

Mientras, el informe de la Organización Internacional del Trabajo advierte que el índice de desempleo entre las personas de 15 a 24 años pasó de 11.9% en 2007, a 13% en 2009, y en 2010 llegaría al 13.1%. Señaló sobre el “riesgo de un legado de la crisis en términos de una ‘generación perdida’ de jóvenes”. La situación no mejorará hasta 2011, año en que se espera que el índice de desempleo de jóvenes descienda al 12.7%, una tasa todavía más sensible que la que registrará el desempleo entre adultos.

Un estudio del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) en 2008, con el apoyo de la ONU, sostiene que la juventud que no trabaja ni estudia representa el 15.4% de los 821 mil 662. Los jóvenes representan el 25% del total de la población del país.   Panamá tiene el compromiso de lograr el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos, incluidas las mujeres y jóvenes, como parte de los objetivos, metas e indicadores del milenio.

Hay muestras de interés gubernamental. El Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral implementa programas dirigidos a la población joven como: el Programa Inserción Laboral, el Servicio Público de Empleo, Mi Primer Empleo; y el Mides, con el Programa Padrino Empresario. La Fundación para el Desarrollo Sostenible, el Consejo Nacional de la Empresa Privada, el Ministerio de Trabajo y la Presidencia, tienen una alianza estratégica para mejorar las oportunidades de inserción laboral de los jóvenes al sistema.

En el Año Internacional de la Juventud, hay que señalar que el empleo juvenil debe ser abordado de forma decidida entre Estado y sector privado, de modo que este período actual de crisis se convierta en una oportunidad para incorporar la perspectiva del empleo productivo y el trabajo decente de jóvenes en las políticas nacionales.

<>Artículo publicado el  2  de septiembre de 2010 en el diario La Prensa,   a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Políticas de empleo para jóvenes en riesgo social

La opinión del Periodista…
.
FEDERICO J. G. TEJADA 

La población joven, en muchos casos, ve truncados sus sueños de un mejor destino por la falta de orientación y/o una oportunidad que le permita obtener experiencia previa en el campo laboral, por ello son importantes las políticas públicas que en este marco promueva preferentemente el Estado, para ofrecer capacitación e inserción laboral. El MITRADEL desarrolla diversos programas para atender a ese sector de la población.

Actualmente se creó la Dirección Nacional contra el Trabajo Infantil y Protección de las Personas Adolescentes Trabajadoras, que busca acabar con este flagelo que atenta contra el desarrollo físico y emocional del niño o niña. El MITRADEL cuenta con el Servicio Público de Empleo —SERPE—, que da respuesta a la población desempleada y a jóvenes en riesgo social insertándolos en el mercado laboral. ‘Mi primer empleo’ capacita, durante tres meses, en el área en donde se desenvuelve mejor el joven, brindando la oportunidad y la experiencia laboral necesaria para luego obtener un trabajo digno.

Existe el programa de Apoyo a la Inserción Laboral —PAIL—, que otorga una beca laboral para capacitarse trabajando en una empresa que necesita mano de obra para su actividad en crecimiento. En este programa las empresas se comprometen a contratar el 80% de los becarios que pasen satisfactoriamente el periodo de prueba. Además, la escuela Diógenes de la Rosa da oportunidad a jóvenes y adultos que no han terminado sus estudios, sin distingo de edad, de terminar su formación académica, otro programa del Instituto Panameño de Estudios Laborales, —IPEL— del MITRADEL. Pronto se creará un departamento que coordinará con el Programa Elige Tu vida, cuyo fin es la prevención y la inserción de jóvenes en el mercado laboral. Se encargará de coordinar con el MIDES y la Secretaría Nacional de Infancia, Adolescencia y Familia, entre otros, haciendo énfasis en el desarrollo de políticas públicas de empleo tendientes a prevenir que los jóvenes caigan en el vicio o la violencia.

<>
Artículo publicado el 25 de agosto de 2010 en el diario La Estrella de Panamá a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Falacias contra la democracia

Al establecer el artículo modificado que “El empleador no estará obligado a descontar a sus trabajadores a favor de un sindicato las cuotas ordinarias y extraordinarias que éste establezca”, se denota la intención de perturbar el funcionamiento de los sindicatos…  Esto y mas en el artículo de  opinión de…


Gilberto Bernardo 

Los argumentos de la ministra de Trabajo acerca de la obligatoriedad del descuento de la cuota sindical a los trabajadores (principal motivo para la modificación del Código de Trabajo mediante la Ley 30) son infundados.

El artículo 373 derogado, rezaba lo siguiente: “Todo empleador está obligado a descontar a los afiliados a un sindicato las cuotas ordinarias y extraordinarias que éste establezca, y a entregárselas mensualmente.   Para estos efectos bastará con que el sindicato formule la solicitud correspondiente y acredite la condición de afiliado de cada trabajador.    En los casos de retiro del sindicato éste queda obligado a comunicarlo de inmediato al empleador, para que se suspendan los descuentos”.

En este sentido, el empleador solo estaba obligado a descontar las cuotas únicamente a los trabajadores afiliados al sindicato, y el sindicato, obligado a comunicar el retiro o renuncia de sus miembros, para el cese del descuento de la cuota a los no afiliados.

El artículo 373, modificado por la Ley 30, no conlleva la protección del derecho de ningún trabajador con respecto al descuento de la cuota sindical, al contrario, afecta y debilita el movimiento sindical.

Al establecer el artículo modificado que “El empleador no estará obligado a descontar a sus trabajadores a favor de un sindicato las cuotas ordinarias y extraordinarias que éste establezca”, se denota la intención de perturbar el funcionamiento de los sindicatos, con la intención clara de debilitar al movimiento sindical. Estos nuevos elementos riñen contra otras disposiciones del mismo Código modificado por la Ley 30, tales como:

Capítulo VI. Medidas de protección al sindicalismo, Sección primera. Medidas generales, Artículo 379. “El Estado panameño, a través del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, está obligado a fomentar la constitución de sindicatos, en las actividades o lugares donde no los hubiere, respetando el derecho de los trabajadores a formar la clase y número de sindicatos que estimen convenientes. El Ministerio promoverá igualmente la afiliación de los trabajadores en los sindicatos existentes, dejando en absoluta libertad a los trabajadores para escoger el sindicato de su preferencia”.

La Ley 30 riñe, además, con esta pragmática y democrática disposición del Código: Título I. Derecho de Asociación Sindical. Capítulo I. Disposiciones generales. Artículo 334. “Se declara de interés público la Constitución de sindicatos, como medio eficaz de contribuir al sostenimiento y desarrollo económico y social del país, la cultura popular y la democracia panameña”.

<>

Este artículo se publicó el 31 de julio de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Alejarse de la pobreza

La opinión de…

.

Arturo Rebollón Hernández

Es lamentable que en lugares en donde la pobreza se señorea, los mismos pobres que la sufren sean quienes quieren mantenerla cercana. ¿Qué es lo que mantiene sumido en la pobreza el área de Barú? Si son honestos los baruenses, tendrán que decir que fue la actitud conflictiva de un sindicato.

Ahora que están comiendo tierra y que los dirigentes intransigentes causantes de esta debacle no han ayudado en nada a paliar esta crisis, ahora se han dado cuenta de que no era tan malo lo que tenían: estabilidad laboral, prestaciones sociales, la certeza del pago de su salario al final de la semana, la seguridad de que sus prestaciones sociales eran cubiertas y el mejor nivel salarial del área (algunos con casa, escuela y luz gratuita).

Habrá que ver si la cooperativa pudo cumplir con algo de eso. Los antecedentes laborales negativos del área son los que impiden que algún inversionista, con dos dedos de frente, decida invertir allí. Nadie desea comprar un problema y aunque el área reúne condiciones estratégicas importantes, pesa mucho más la mala hoja laboral de los sindicalistas y de quienes los apoyaron.

La única forma en como alguien se atreva a arriesgar una inversión en el área es que le ofrezcan más concesiones y garantías de estabilidad laboral de las que tiene el resto del país, no hay de otra.

Algo hay que hacer y esa es la razón por la cual el Ministerio de Trabajo, atinadamente, está promoviendo una legislación con un régimen laboral especial en el área, para hacer de la misma una zona libre de conflictos laborales en donde se pueda trabajar.

Toca a la población, sobre todo a las mujeres y niños que fueron las principales víctimas de las decisiones equivocadas de sus maridos y de los líderes sindicales, el presionar en el hogar y en la comunidad, para apoyar la gestión gubernamental que busca restablecer en el área las fuentes de trabajo, con el cual sus maridos puedan honrar sus obligaciones familiares que fueron las más afectadas desde que se marcharon las bananeras.

Es cierto que ahora se impone un sacrificio, pero ¿qué más da? ¿No es mayor el sacrificio que hacen en este momento, gratuitamente y sin esperanza de cambio?

<>

Artículo publicado el 4  de junio de 2010  en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.