Tanto horada la gota hasta abrir hueco

La opinión de….

JUAN RAMÓN MORALES

Mis insistencias constituyen la fuerza demoledora que ejerce la gota sobre la roca hasta que le abre hueco. Por tal motivo, seguiré esta lucha para que el Estado, por medio de sus gobernantes, establezca medidas tendientes a que haya una inspección más efectiva y permanente en todo cuanto sea inspección, bien sea a obras públicas o bien sea a establecimientos comerciales en especial: Restaurantes, carnicerías, todo cuanto tenga que ver con los alimentos que consume la gran masa de panameños.

Cuando observo en las pantallas de TV establecimientos que no son más que un homenaje a la porquería, me pregunto: ¿Cuánto tiempo hace que los inspectores no visitan ese lugar? Si dichos establecimientos se visitaran con la periodicidad que se debe, seguro estoy de que no caerían en semejante estado.

Ahora bien, ¿cuenta el Ministerio de Salud con la cantidad de inspectores para cumplir a cabalidad con esta misión? Firmemente creo que no y si ello es así, es de impositivo beneficio encontrar fórmulas que contribuyan a que esta medida se acreciente, haciendo de cada consumidor de esos establecimientos sus verdaderos críticos, sus verdaderos inspectores. Si el Estado otorga acción popular sobre las multas aplicadas a estos establecimientos, encontraremos que cada ciudadano estará a la expectativa de tales anomalías y estará presto a denunciar todos los establecimientos que por insalubres atentan contra la salud de los seres humanos.

Cada establecimiento debe tener un rótulo en donde se informa al pueblo ante quien se debe presentar la denuncia, el teléfono y lugar para hacer de la norma un sistema efectivo y real.

Otorgar a los ciudadanos el derecho a denunciar y de recibir a cambio un porcentaje de la multa, vendría a ser como una inspección multiplicada bajo la óptica de cada ciudadano. Así las cosas, el Ministerio de Salud contará con una legión de hombres y mujeres, todos dispuestos a denunciar los casos que lo ameriten. En esta forma también se evitará que algunos inspectores inescrupulosos se presten a mordidas, para no llevar los casos encontrados ante las altas autoridades de Salud.

Pero si en los establecimientos comerciales llueve, también en algunas instituciones públicas no deja de llover. Recordemos aquel laboratorio de medicamentos que se cerró en la CSS, este cierre fue producto de la falta de mantenimiento durante muchos años.  Hoy, una gotera, mañana un cielo raso, después arrumando basura, falta de pintura y así sucesivamente falta permanente de mantenimiento que da al traste finalmente con la función principal, que era la de producir medicamentos eficientemente como en antaño se hacía, porque quieran o no, dicho laboratorio fue eficiente en calidad y en cantidad durante sus años mozos.

Quiera Dios que, después de horadar tanto en la roca, este mensaje no caiga en el vacío. Que las autoridades escuchen y no actúen con la mezquindad propia del género humano cuando a soto voce dicen: ‘Si no lo hice yo, no es bueno’. Así son las cosas.

<>

Este artículo fue publicado el 2 de agosto de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Duplicidad de salarios

La opinión de…

.

Marcos A. Mora 

Hace bastante tiempo, estando al frente de la Sección Social de la Dirección de Presupuesto de la Nación, implementé junto con el personal del Ministerio de Salud y la Caja de Seguro Social, un mecanismo para detectar las horas superpuestas de funcionarios médicos de ambas instituciones.

Era un momento en que difícilmente se hubiese podido incorporar al sistema los egresados universitarios de medicina.

El mecanismo funcionó y se detectó una buena cantidad de profesionales médicos que sumaban 12 y más horas entre ambas instituciones.

En ese momento, para absorber a los egresados recomendé que el máximo permitido fuese de ocho horas, que era el período de labor de ambas instituciones de manera simultánea.

Esta medida evitó que funcionarios adeptos al régimen siguieran abusando del fisco y facilitó el nombramiento de médicos salidos de las universidades, lo que no fue bien visto por algunos políticos del momento, pero no me importó.

Hoy no estoy tan seguro de que la duplicidad se haya eliminado en sectores del engranaje gubernamental. Con la reciente disposición de la Corte Suprema, referente a diputados electos, a quienes a su vez se les eligió como representantes de corregimiento, está la duda acerca de que si podrán devengar, al mismo tiempo, ambos salarios.

Hay un caso conocido de un representante que tiene licencia con sueldo en una institución, pero a la vez cobra como representante. Otro caso es el ventilado por el zar anticorrupción, referente a un hermano de la procuradora suspendida, Ana Matilde Gómez. Este caso pareciera, según lo expresado por el canciller, no estar claro, pero lo intrigante de este asunto es lo incisivo del zar y otros funcionarios en lo relacionado con Gómez y, sin embargo, no dicen nada sobre los diputados y el representante.

Me parece un exagerado abuso del poder de los altos funcionarios públicos, muy similares a los agentes de policía que golpean sin misericordia a quien ya está postrado en el suelo.

No tengo por qué defender a Gómez, ni ella me lo ha pedido, pero esto ya raya lo no permisible. La oficina del zar debería hacer un balance de sus labores en la persecución de los delitos de alto perfil y no ventilar a la luz pública casos de montos insignificantes y, por ende, baladíes.

Con base en lo que se ha ventilado a la fecha, lo honorable sería que esta oficina hiciese un balance de las sumas recuperadas versus los gastos generados en su funcionamiento.

Con todo lo que tantos conocidos han robado en este país, si la relación de monto recuperado/funcionamiento, no es superior a 100, deben cerrar esa oficina por inoperante.

Los funcionarios deben verse en el espejo de Gómez, los puestos de ese calibre son para ejercerlos con rectitud, no para favorecer a unos pocos. Ella con razón, solicita se le trate con justicia y en estricto derecho, algo a lo que jamás podrán aspirar tantas personas humildes.

Dejemos que vaya a su juicio con las prerrogativas que la ley le confiere y que no se tape, con artimañas, el acto de corrupción que dio inicio a esta trama.

<>

Este artículo se publico el 11 de julio de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

El verdadero reto sanitario panameño

La opinión del Doctor…..

César Quintero Sánchez 

La Caja de Seguro Social y el Ministerio de Salud en Panamá han padecido de una deficiencia crónica, durante las dos últimas décadas, en el planeamiento estratégico y táctico que se debió traducir en accesibilidad real a todos los procesos de atención directa a la persona y al medio ambiente.

Las metas del SPT-2000 han sido postergadas y casi olvidadas ante la incapacidad internacional de alcanzarlas, y los recursos invertidos por casi todos los gobiernos en el sector no se han complementado y coordinado de manera tangible para mejorar el nivel de salud del ciudadano del interior del país y de los bolsones de postergación periurbanos que albergan a casi 60 % de la población que aún se encuentra en niveles de pobreza y miseria, de acuerdo al informe anual del PNUD.

La concentración de la capacidad de respuesta en las ciudades cabeceras y terminales canaleras produce inaccesibilidad al usuario y la deficiencia en la tecnología en los hospitales regionales e instalaciones sanitarias del interior del país, constituye por sí misma una inequidad y discriminación hacia el panameño de nuestras áreas rurales.

El tema de los nuevos modelos de atención, en los que se asignan responsabilidades directas a un equipo básico o a ONG’s para que promuevan y preserven la salud en espacios población definidos y no para que atiendan la enfermedad, deberá ser asumido e internalizado por las nuevas autoridades, a fin de que pueda ser ejecutado de manera institucional.

Se hace impostergable internalizar la prioridad número uno en el área metropolitana, la cual es la construcción de hospitales periféricos de segundo nivel de complejidad y la creación de una unidad de alta complejidad que concentre y utilice la tecnología de punta para satisfacer la demanda nacional, lo que evitaría la fuga de divisas hacia el exterior, en búsqueda de procedimientos y tratamientos que aún no realizamos en nuestro país.

Por Economía de Escala deberán crearse Centros con responsabilidad nacional en las áreas de Consulta Externa Especializada, Cirugía Ambulatoria y Procedimientos Diagnósticos y Terapéuticos de la más alta complejidad y costo.

Creo que todos estamos de acuerdo en que se hace necesario tomar decisiones urgentes e inmediatas en el Sector Salud panameño. Entre ellas está el dotar de un Hospital Regional adecuado a Bocas, Colón, Darién, San Blas y la comarca Ngöbe y la creación por parte de la CSS de las nuevas regiones a fin de completar las 14 existentes.

La nueva propuesta de la salud para el tercer milenio deberá redefinir los roles de los cinco hospitales nacionales que funcionan en la capital de la república y de los de responsabilidad regional y local, en el marco de un proceso amplio de concertación política y social y en el cual deberán participar con creatividad y sentido de patria, aquellos que financian, regulan, administran, proveen y utilizan los servicios de salud.

<>

Este artículo se publicó el  29  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Peligros y engaños en hospitales

La opinión de….

Xavier Sáez–Llorens

Todo paciente que acude a un hospital aspira a ser diagnosticado y tratado de forma correcta para sanar rápidamente su dolencia. Desafortunadamente, no siempre es así. Con mayor frecuencia de lo que los médicos quisiéramos, ocurren errores, iatrogenias, negligencias, infecciones y hasta engaños sobre terapias no probadas. Dejando de lado las causas propiciadas por deficiencias administrativas y por las vulnerabilidades propias de cada individuo, nosotros los galenos somos los mayores responsables del desenlace final.

Las adversidades ocurren en instituciones públicas y privadas. Para evitar errores, comunes a todos los seres humanos, se necesita contar con personal sanitario motivado, descansado y sin sobrecarga laboral. Cada yerro debe promover la toma de acciones correctivas inmediatas para evadir su repetición. Las iatrogenias son eventos indeseables inherentes a fármacos o procedimientos. Aunque estas reacciones son inevitables e impredecibles, se pueden disminuir absteniéndose del uso innecesario de medicamentos, verificando las dosis administradas, ejecutando actividades de farmacovigilancia y empleando guías claras para métodos invasores de diagnóstico y tratamiento. Las negligencias deben ser contundentemente sancionadas.

Ciertamente, dudo que exista un médico que quiera deliberadamente hacerle daño a un enfermo. No obstante, el dolo se produce por laxitud en el cumplimiento de protocolos estandarizados de manejo, retraso en la atención, actuación con el mínimo esfuerzo posible, falta de actualización académica y pobre identificación del profesional con su institución.

Lamentablemente, también, existen médicos que atienden a los pacientes privados mucho mejor que a los humildes, vergonzosa dicotomía que incrementa la posibilidad de error, iatrogenia y descuido. Cada hospital debe contar con un tribunal de ética para evaluar casos potenciales de negligencia y aplicar las puniciones correspondientes.

Las infecciones adquiridas en el hospital ocurren en todos los nosocomios del mundo, particularmente en áreas de cuidados intensivos y en sujetos portadores de alguna inmunosupresión. Estas se pueden reducir considerablemente mediante el control continuo por un comité especializado de prevención, el reforzamiento de maniobras higiénicas (particularmente el lavado rutinario de manos) y la habilitación de cubículos de aislamiento para evitar la propagación de gérmenes. La escasez de personal, el restringido espacio físico y el hacinamiento de pacientes o familiares contribuyen a incrementar estas infecciones. Todas las estrategias preventivas requieren un substancial apoyo monetario, cada vez más elevado en los tiempos que transitamos, pero siempre resultan más baratas a la larga. Nuestros hospitales públicos cuentan con presupuestos exiguos, muy por debajo de las necesidades óptimas modernas.

En centros privados los peligros son menores por cuatro razones básicas. Todo error puede ser sujeto de demanda por parte de pacientes más educados, adinerados y rodeados de abogados prestos a querellar; el paciente al pagar exige un trato personalizado y expedito; el médico no desea perder clientela; y hay competencia por usuarios entre múltiples clínicas.

Por tanto, todas las instalaciones cuentan con áreas espaciosas de internación y aislamiento, suficiente personal, poca aglomeración de gente y equipos de última generación, con mantenimiento protector rutinario. No obstante, los engaños sobre tratamientos no probados tienden a proliferar con frecuencia. Allí se promocionan falsas panaceas como cámaras hiperbáricas, flujos de ozono, medicaciones antienvejecimiento y numerosas terapias alternativas de controvertida eficacia y seguridad. Nadie fiscaliza lo que hace el médico en la intimidad con su paciente.

Con el auge del turismo médico, los charlatanes se aprovechan para vender técnicas novedosas y “curas pioneras”, aprovechando que éstas no han sido autorizadas en países desarrollados.

La moda actual es la administración de células madre de médula ósea o cordón umbilical para un repertorio de indicaciones. Hasta la fecha, sin embargo, su beneficio ha sido únicamente demostrado para algunas formas de leucemias y linfomas. Las células troncales de otros orígenes o para otras condiciones (lesiones medulares, autismo, esclerosis múltiple, parálisis cerebral infantil, etc.) están aún en el plano experimental y se evalúan estrictamente en ensayos de investigación, aprobados por comités ético-científicos con base en normas consensuadas internacionalmente. La esperanza es que estas opciones puedan, eventualmente, ser utilizadas como tratamientos establecidos. Todavía, empero, no hay plena garantía de su inocuidad. Existen temores sobre la posibilidad de desarrollo de tumores, infecciones por virus residentes en dichas células, alteraciones inmunológicas contraproducentes u otras reacciones regenerativas inesperadas.

Pese a todo lo comentado, ya existe en Panamá un Instituto de Células Troncales (Stem Cell Institute), con un laboratorio en la Ciudad del Saber y en supuesta conexión con clínicas privadas locales (http://www.cellmedicine.com/locations.asp).

Esta empresa fue expulsada recientemente de Costa Rica por orden de la ministra de Salud (comunicación directa). Ellos ofrecen esperanza a pacientes con enfermedades discapacitantes, individuos desesperados por probar lo que sea sin importar riesgos o precios excesivos.

Estos chamanes de alta tecnología (no muy diferentes a los hierberos radiales) se instalan en naciones subdesarrolladas con regulaciones flexibles y se aprovechan del agobio de los enfermos para hacer negocio rentable.

El Minsa debe exigir a todas las instalaciones sanitarias del país una fiscalización estrecha de las rutinas clínica–quirúrgicas, el fiel cumplimiento de los protocolos de atención y la sanción ejemplar para todo acto negligente o fraudulento que genere peligros y engaños a la población.   El médico, por su parte, debe procurar que el remedio no sea peor que la enfermedad.   El paciente, público o privado, quedará siempre satisfecho.   Yo más.

<>

Este artículo se publico el 27 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Nuevos ministros de Seguridad y Gobierno toman posesión de su cargo / Informe de Gabinete 16-06-2010

Reportaje para el Grupo Oficial en Facebook del Gobierno del Cambio Martinelli – Varela,   presentado y enviado a este medio  por la activista política…
– –

Jennie  Gonzalez


El Consejo de Gabinete aprueba modificación de peajes en el Canal


El Consejo de Gabinete aprobó en la tarde de hoy modificaciones a los peajes del Canal de Panamá, previsto a entrar en vigencia en el año 2011.

Esta propuesta modifica los peajes para todos los segmentos del Canal: portacontenedores, graneles secos, graneles líquidos, portavehículos, refrigerados, pasajeros, carga general y otros.

Específicamente, la ACP calculará los peajes para el segmento de portacontenedores con un ligero ajuste en el cobro por capacidad, y un ajuste adicional que se aplicaría al número de contenedores con carga a bordo del buque al momento del tránsito.

Quince días después de celebrada la audiencia pública sobre la propuesta para modificar los peajes de la vía interoceánica, el documento fue analizado por el Ejecutivo.


En la propuesta presentada al Gabinete, la Junta Directiva de la ACP incluyó una enmienda al documento original tras peticiones formuladas durante la audiencia pública celebrada el pasado 1 de junio, que consiste en posponer la puesta en marcha del incremento de peajes sobre las toneladas CP/SUAB en los buque refrigerados para el 1 de abril en vez del 1 de enero de 2011.

El ministro para Asuntos del Canal, Rómulo Roux, quien presentó la propuesta ante el Gabinete, destacó que los nuevos peajes se fijaron en los niveles apropiados, tomando en cuenta, en todo momento, que mantengan la competitividad de la ruta.

Igualmente indicó el Ministro que se busca que la nueva estructura de precios del Canal permita una rentabilidad cónsona con los niveles de riesgo, montos de inversión y valor que aporta el Canal a sus usuarios, de manera que aumenten en forma sostenible los aportes al Tesoro Nacional y los beneficios al país.

Tomando en cuenta la situación económica mundial, la opinión de representantes de la industria, de las líneas navieras, del sector gubernamental y sus propios análisis, la ACP pospuso en 2010 la entrada en vigencia de este incremento tarifario.

El 27 de abril de 2010, la Junta Directiva de la ACP presentó la propuesta de modificación de los Peajes del Canal de Panamá, estableciendo como período de consulta 30 días calendario, comprendidos del 27 de abril al 27 de mayo de 2010.


El Gabinete le dio cortesía de sala al administrador de la ACP, Alberto Alemán Zubieta, quien expuso la propuesta de aumento del peaje, y en qué consistió en proceso de consulta pública.

*********************************************

Dan visto bueno a adenda de contrato  entre Minsa y Copisa sobre saneamiento

El Consejo de Gabinete emitió concepto favorable a la adenda al contrato No. CO-SCBP-04-2006 a celebrarse entre el Ministerio de Salud y la empresa Consultores Profesionales de Ingeniería, S.A., (Copisa) relacionado con el proyecto de saneamiento de la ciudad de Panamá y la Bahía de Panamá.

En esa adenda, según la resolución de Gabinete, se contemplan cambios y disminuciones en el alcance original del contrato, y se extiende el plazo de ejecución.


De acuerdo con el ministro de Salud, Franklin Vergara, se aumenta el tiempo de entrega de los trabajos de 386 días que inicialmente se había pautado a 926 días, y se registra una disminución en el costo de la obra de 5 millones de dólares a 3.6 millones de dólares.

*******************************


-En la Presidencia de la República-

Nuevos ministros de Seguridad y Gobierno toman posesión de su cargo

En un acto celebrado en el Salón Amarillo de la Presidencia de la República, tomaron posesión de su cargo como ministra de Gobierno y ministro de Seguridad, Roxana Méndez y José Raúl Mulino, respectivamente.

El presidente de la República, Ricardo Martinelli, firmó el documento que designa a los nuevos ministros de ambas carteras. El ministro de la Presidencia, Jimmy Papadimitriu, ratificó con su firma este documento.


El Ministerio de Seguridad estará integrado por la Policia Nacional, el Servicio Nacional de Fronteras, el Servicio Aeronaval y el Servicio Nacional de Migración.

En tanto el Ministerio de Gobierno estará conformado por el Sistema de Protección Civil, la Oficina para la Atención de Refugiados, Correos y Telégrafos, Política Indigenista, Gobiernos Locales, Pasaportes, Aeronáutica Civil y el Cuerpo de Bomberos.

GOBIERNO NACIONAL

¡ JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÁ !

<>
Reportaje enviado el 16 de junio de 2010  a las 7:52  en Facebook por la autora, quien nos etiquetó para su publicación en este medio y a quien damos todo el crédito, el merito y la responsabilidad que le corresponde.

¿Qué derecho tengo yo, por ser asegurado?

La opinión de…..

.

DAVID A. OCALAGÁN B.

Son varios los años que los pacientes no asegurados han esperados para contar con una respuesta a sus necesites de tratamientos oportunos de Hemodiálisis en el Hospital Santo Tomás (HST), única instalación del MINSA en la ciudad capital que ofrece este tratamiento renal a los cientos de panameños sin seguridad social.

Ahora, que se han efectuado las inversiones en aumentar la capacidad de oferta de servicios de salud en Hemodiálisis, por parte del patronado que dirige el HST, las máximas autoridades del MINSA y CSS firman un acuerdo comercial para contratar las recién inauguradas nuevas instalaciones para el tratamientos a los no asegurados de hemodiálisis del HST, para dar servicio de salud renal a los más de 150 pacientes asegurados de hemodiálisis del Complejo Metropolitano de la CSS, que se mantienen desde hace dos años en condiciones desfavorables para su salud, seguridad y tratamientos, terminando de un plumazo con el sueño de los pobres no asegurados de contar con una mayor oportunidad de vida en medio de su situación clínica y personal.

He tratado de comprenden este acuerdo comercial entre las máximas autoridades de salud de ambas instituciones públicas, sin embargo, me pongo a pensar qué derecho tengo yo, asegurado, con una institución de salud social, que tiene dinero, a quitarle, así sea temporalmente, una oportunidad de mejor calidad de vida a otro panameño pobre, de recibir su tratamiento renal, mientras a mí me resuelven la problemática del cuarto y quinto turno que nos mantenía amaneciendo, inseguros y con mala calidad de atención en el seguro social, por la falta de voluntad administrativa de quienes dirigen esa institución de salud.

Definitivamente hay que tener una deficiencia renal para poder comprender mi observación ante esta situación que están desarrollando las máximas autoridades de salud pública, para permitir que los pacientes asegurados en plena capital del país, les estemos quitando indirectamente su turno de atención renal a los pacientes no asegurados de hemodiálisis, por encubrir la negligencia de la administración general de la CSS, que no ha resuelto en estos primeros 7 meses la problemática, que es conocida con mucha anticipación por las autoridades médicas y administrativas en el complejo metropolitano de los pacientes de hemodiálisis.

Es comprensible la alegría de los pacientes de hemodiálisis asegurados en el Complejo Metropolitano, que serán traslados a recibir sus tratamientos de hemodiálisis en los próximos días al HST, que ya no tendrán que seguir amaneciendo, el problema de la falta de transporte público en las noches y madrugadas, los riesgos de la inseguridad para llegar a sus hogares y las afectaciones a su salud por las rotaciones de turnos. Sin embargo, debo confesar que lamento mucho y desde ahora les pido disculpas a los panameños pobres sin seguro social que afectaremos indirectamente, en nombre de todos los pacientes asegurados, ante la decisión administrativa asumida por las dos máximas autoridades de la salud pública, que no dejan pasar una oportunidad para tomar decisiones incorrectas sin considerar a quienes afectan.

Solicito con el respeto acostumbrado, al señor presidente de la República, Lic. Ricardo Martinelli, que logre que la justicia social en salud sea igual para todos, asegurados y no asegurados, en salud no debe haber beneficiados unos, para perjudicar a otros, esto también incita la violencia entre la población.

<>

Este artículo se publicó el 8   de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El flujo del dietilenglicol

La opinión del Ingeniero  y Director Nacional de Compras de la CSS…..

.

Giovanni Niedda Alvarado

El problema del dietilenglicol es un enredo que será resuelto cuando se esclarezca quiénes son los protagonistas directos a los que atañe la responsabilidad de haber dado un manejo adecuado al proceso de compra y recibimiento, desde el inicio cuando se licita el producto, cuando se realiza el “booking” a la fábrica o a los intermediarios en el exterior, luego cuando se recibe en la aduana de Panamá dicha materia prima y finalmente cuando se ordena utilizarla en los tanques de procesamiento en el Laboratorio de Producción.

Este es el flujo en el proceso que fácilmente nos indicará quiénes cometieron el error de comprar lo que no era, el veneno que todavía sigue causando efecto en los pacientes que lo ingirieron.

Es necesario que los fiscales tengan a bien conocer que la CSS tiene por norma utilizar los medicamentos y las materias primas que primero han sido recepcionadas, por lo tanto si el Laboratorio de Producción recibió en octubre de 2003 el producto ¿cómo es posible que haya sido fabricado en 2005 y utilizado 2006 cuando inician a morir los pacientes?

Para que las personas hubiesen iniciado a morir intoxicados en el 2006, el año mortal de la compra debió ser en 2005, por lo que es injusto tener de chivo expiatorio a personas con desfases en el caso investigado. De hecho, es de rigor que la Fiscalía tenga detenido al Director Nacional de Compras del 2005, quien renunció en medio de todo esto, porque habría que analizar si hubo una compra “rápida” sin el cuidado de esclarecer el producto como FDA, porque RAFER (Exportadores de España) indicó que nunca recibió la indicación que la materia prima era para consumo humano.

En todo caso otros que deben estar detenidos para investigación son los dueños de la empresa MEDICON, que hasta la fecha nadie sabe quiénes son, porque los archivos en el Registro Público desaparecieron como acostumbra a pasar en Panamá, y no continuar la práctica de detener y exponer chivos expiatorios como son ahora los que financiaron tanto a MEDICON como a muchas otras empresas panameñas que acuden a pedir dinero sin tener por qué saber de las interioridades de sus proyectos.

Siguiendo el flujo, la ley indica que la Dirección Nacional de Farmacia del Ministerio de Salud, a través de un regente químico en la aduana, es el primer responsable de la verificación y aprobación de entrada a Panamá de los productos químicos a través de un control previo, especialmente si, según los documentos de importación y las facturas indican, son dirigidos a la CSS para la producción de medicamentos.

Y finalmente en el propio laboratorio de producción, quienes realizan la mezcla adicionando las diferentes materias primas que formulan el medicamento, son los responsables de asegurarse y registrar que los productos añadidos sean los adecuados, tanto por el análisis visual y de tacto, como por la verificación analítica en un laboratorio de análisis especializado a través de una muestra alícuota.

<>

Este artículo se publicó el  1  de mayo de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Por un hospital humano

La opinión del Sacerdote Católico de la Pastoral de la Salud…..

.

Marlo Verar H.


La organización de los sistemas de salud en nuestras sociedades no es tarea fácil. Los gobiernos luchan por establecer sistemas que funcionen para que la salud llegue a todos los ciudadanos por igual. Por poner un ejemplo, hace poco Estados Unidos, producto de una crisis de años, ha reformado su sistema público de salud. Tarea dura, considerando que la aplicación total de esta ley tardará años.

La salud es un tema que mueve grandes intereses en el mundo. Si a las grandes potencias se les hace tan difícil organizar sus sistemas de salud, ¿cómo será para los países pobres? Si bien es cierto que estamos muy lejos de encontrar un modelo de salud que funcione perfectamente, no podemos cruzarnos de brazos pensando que las soluciones surjan por magia. Hay mucho que hacer en materia de salud y es responsabilidad de todos.

Un aspecto sumamente importante en esta materia es la hospitalización. Hoy queremos hacer una reflexión sobre un “hospital humano”. En general la población panameña percibe una gran distancia entre lo que se está viviendo en atención y lo que debiera ser.

En el mundo de la salud algunos lo llaman deshumanización o humanización. La humanización depende de nuestra capacidad de acercamiento al enfermo, de la comunicación que tengamos con ellos, con la familia de éstos y entre el personal.

Un hospital podría ser excelente, desde el punto de vista de su tecnología, y a la misma vez deshumanizado en lo que respecta a la atención. Por poner un ejemplo, a un paciente se le hace un procedimiento de última técnica, pero no se le informa o explica lo que se le hace. Es cierto, también, que no toda la responsabilidad es del personal, consideremos la historia del enfermo y su entorno personal, como también las condiciones en que se labora y las estructuras existentes. Algunos estudiosos en esta materia nos presentan distintos modelos de hospitales. A lo largo de la historia éstos han ido cambiando poco a poco, veamos.

1. El modelo técnico–científico, producto de la medicina del siglo XX. La prevención, el diagnóstico y la terapia son procedimientos que dependen cada vez más de la tecnología. Hasta llegar a un punto en que el hospital puede convertirse en un centro de excelencia científica. Se tiende a que los valores de este hospital estén centralizados en el conocimiento científico y la eficiencia técnica. El riesgo está en que el éxito de esta empresa es curar y no “sanar”. Se tiende a despersonalizar al enfermo. La muerte viene siendo un fracaso o desastre.

2. El modelo comercial–empresarial. Este modelo ha penetrado mucho en nuestros países. La medicina va perdiendo su mística de sacrificio apostólico y se convierte en un negocio. Se puede prometer salud al enfermo en nombre del lucro. Esto es muy delicado puesto que la medicina no puede convertirse, bajo ninguna circunstancia, en comercio. El médico pierde mucha de su autonomía y el paciente termina siendo de la institución y no del médico. Debilitándose las relaciones personales tan necesarias en la relación médico–paciente. Finalmente el paciente se encuentra en el dilema de que si tiene dinero será bien atendido, hasta sentirse en una especie de hotel cinco estrellas, pero si no tiene los recursos, otra es la historia.

3. El modelo benigno–humanitario de hospital. Si presentamos este modelo como ideal, debemos reconocer que los dos anteriores tienen elementos que no pueden estar ausentes, como la necesidad de un excelente personal de salud altamente preparado y como el tener una gran capacidad administrativa para manejar el hospital. En este modelo apostamos, como valor fundamental, a la dignidad del ser humano y el respeto a los derechos humanos.

Es un modelo que se inspira en los modelos de ética médica. Digamos que viene a ser la otra punta del triángulo, junto con los dos primeros. Podríamos decir que este tercer modelo favorece la definición de salud como bienestar, mientras que los otros dos la definen como ausencia de enfermedad. Salud como bienestar físico, psíquico, social y hasta espiritual. Sobre este último elemento no nos referimos exclusivamente a lo religioso, ya que el aspecto espiritual es muy amplio.

Hace pocas semanas participamos de una capacitación de tres días sobre la búsqueda de ese modelo de hospital “benigno–humano” que deseamos.  Asistió personal del Instituto Oncológico, Hospital del Niño, hospital Santo Tomás y del complejo hospitalario de la CSS, además de los funcionarios del Ministerio de Salud y otros invitados. Se evidenció un ambiente de unidad entre el personal de estas instituciones.   Este primer aporte de primer nivel de formación tiene entre sus objetivos profundizar en el concepto de salud, reconocer a la persona enferma como un ser integral que merece nuestro respeto, personalizar las relaciones de los trabajadores entre sí, estimular el trabajo en equipo y colaboración interdisciplinaria y motivar la conformación de un equipo de humanización en cada institución.

Percibimos que los participantes quedaron muy motivados. Estuvieron presentes desde consagrados profesionales de la salud en sus especialidades, hasta aquel que recibe al paciente ambulatorio en la puerta o en una camilla. Por supuesto que es un paso pequeño de lo que hay por delante. Pero comprendemos que 80 personas salieron motivadas.

Tenemos la esperanza de que se puedan lograr los otros niveles de capacitación, donde se establecerían los equipos de humanización en cada hospital; esperamos que la capacitación continúe con más personal y que ésta se extienda a los demás hospitales del país.

<>

Este artículo se publicó el  24  de abril de 2010 en el diario La Prensa y el 25 de abril en el diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Extraño a Rosario

La opinión de…..

.

Xavier Sáez–Llorens


Nadie puede presumir de tener capacidad para tomar decisiones atinadas sobre múltiples problemáticas sin consultar previamente con los expertos correspondientes. La asesoría, además, no debe solo provenir de inmediatos allegados sino de técnicos en cada campo de acción, sin importar afiliación partidista. Es fácil meter las patas cuando no se respetan estos sabios consejos. El Ministerio de Salud ha estado titubeando y fallando durante sus primeros ocho meses de gobierno.  Espero que corrijan el rumbo para bien de la población y de mi tranquilidad como crítico bien intencionado e independiente. La jerarca del ramo en la administración anterior, Rosario Turner, fue siempre receptiva.   Ella sabía a quién preguntar y escuchar, antes de ejecutar relevantes directrices. La cúpula actual parece trabajar de manera impulsiva e improvisada. Varios ejemplos.

Hace unos días, la FDA canceló temporalmente la aplicación de la vacuna de rotavirus (Rotarix) en Estados Unidos. La EMEA (FDA europea) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendaron continuar su uso. La presencia de fragmentos genéticos de un virus porcino (circovirus) en este producto comercial motivó la alerta.   No obstante, para sosiego público, conviene resaltar la potencial inocuidad del hallazgo.  Este virus no causa infección en humanos. Solo segmentos inertes (no el microbio mismo) fueron identificados.

Entre 5%–20% de las personas saludables tienen anticuerpos contra este virus, presumiblemente debido a la ingesta de carne de cerdo. Se cree que la enzima utilizada en la preparación del biológico (tripsina porcina) es la portadora de estos residuos genéticos. El comité de expertos locales en inmunización (Conapi) aconsejó seguir los lineamientos de la OMS, similar a lo seguido por otras naciones de América Latina. En un arranque alocado, el Minsa decidió suspenderla y, de paso, crear pánico innecesario.

Desde que se implementó la vacunación rutinaria en Panamá, ha habido un descenso substancial en hospitalización y severidad de la diarrea aguda en niños, idéntico a lo reportado por numerosos estudios. En Estados Unidos, pocos infantes mueren por diarrea mientras que aquí, particularmente en áreas rurales e indígenas, el rotavirus es un asesino despiadado. La nota de prensa, además, contenía información falsa, ya que mencionaba que el lote “contaminado” no había llegado a suelo patrio. Muchos lotes repartidos en el mundo deben estar afectados. Lo importante, empero, es enfatizar que más de 60 millones de dosis han sido ya administradas y no se han emitido informes de toxicidad o adversidad. El Minsa debe revertir su lamentable error.

La intromisión ministerial en el Instituto Gorgas (Icges) ha sido otra notoria equivocación.  En primer lugar, se formuló un proyecto para crear un centro de estudios moleculares totalmente desvinculado del Icges.   Lo correcto hubiera sido reforzar la rama biotecnológica del instituto y no duplicar actividades científicas sofisticadas y costosas.

Más recientemente, se está presionando para abrir el concurso de la dirección, pero dando oportunidad solamente a los que participaron anteriormente en un certamen manipulado y viciado que fue denunciado a la CSJ y que, por deceso de uno de los que obtuvo mayor puntaje, se ha quedado sin la terna original. Desde la época en que ocurrió esta anormalidad (2004), un sinnúmero de avances positivos ha ocurrido en el Icges, bajo el magistral liderazgo del Dr. Jorge Motta. La dirección, por tanto, necesita la competencia de múltiples aspirantes de renombre y trayectoria académica, no solo procedentes de los partidos de la alianza. No hacerlo sería un flagrante retroceso.

Cuando se planeaba la construcción de nuevos hospitales, se dijo que la Universidad de Panamá asumiría su administración. Por diversas razones, muchos médicos nos opusimos a esa iniciativa. Posteriormente, solo el hospital de la 24 de Diciembre pasaría a manos del organismo universitario. Ahora resulta que se trata únicamente de un convenio académico.

En lo personal, me agrada la última opción, pero la continua indecisión denota falta de una visión adecuada del asunto. Igualmente, antes de edificar nosocomios debemos tener claro que estos deben ser de segundo nivel y contar con suficiente personal y equipo para que puedan manejar los pacientes en dichas áreas sin congestionar los hospitales terciarios.

La referencia de enfermos del interior a la capital por falta de recursos, escasez de pago para turnos o incumplimiento laboral de sus trabajadores es una actividad constante desde hace décadas. Es más, robustecer el modelo de atención primaria, con médicos de cabecera según cuota numérica y área de procedencia, es todavía una asignatura pendiente y prioritaria.

Dos otros yerros. Primero, el protagonismo otorgado a una politizada Comenenal, coordinación que no tiene la vocería oficial y mayoritaria de la comunidad médica en general.   Las afiliaciones partidistas y sindicalistas propician que sus miembros se opongan a cualquier reforma que afecte el statu quo, independientemente de los beneficios que pueda recibir el usuario del sistema.

Segundo, el vergonzoso silencio en materia de salud sexual y reproductiva. Mientras las estadísticas de sida, sífilis, embarazo en adolescentes, abuso sexual y aborto clandestino azotan a la población más humilde, ningún plan de educación sexual en escuelas, información y acceso a anticonceptivos o campañas sistemáticas de prevención ha emanado de la entidad rectora.

Las consecuencias futuras serán abismales. Tendremos un país económicamente fuerte, pero socialmente enfermo. Un desarrollo asimétrico. Quedan más de cuatro años para enderezar la nave sanitaria. Y para no decepcionarme del cambio.

<>

Este artículo se publicó el 4 de abril de 2010 en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Premisas del sector salud panameño

La opinión del Doctor en Medicina….

.

César Quintero Sánchez

Estamos en la etapa inicial del presente quinquenio administrativo.  Con todo respeto hacia nuestras autoridades del Sector Salud, quiero hoy recordar algunas premisas que deberán delinear nuestro Sistema Nacional de Provisión de Servicios de Salud, tomando en cuenta las Necesidades, la Estructura, los Procesos, los Productos y el Impacto, componentes esenciales de todo Sistema Público Sanitario Ideal.

1– Se reconoce que la Salud es un Derecho de todos los ciudadanos el cual es responsabilidad indeclinable del Estado y un Deber por parte de las personas, para evitar riesgos que alteren su calidad de vida y sufragar su costo siempre y cuando tengan con qué.

2- El sistema de atención a las personas y al ambiente se basa en el enfoque estratégico y táctico de los Programas de Salud. Se hace necesario retomar el concepto de los Programas de Salud originales, para ser desarrollados plenamente, incorporando la atención priorizada a la Tercera Edad, la Salud Laboral, los Discapacitados y a la Administración de los Desastres.

3- Se preconiza la complementaridad del MINSA y la CSS a través de la Coordinación e Integración de sus recursos para la constitución de una Red de Servicios eficiente, eficaz, equitativa y de calidad.

4– La Provisión de Servicios deberá ejecutarse a través de entidades públicas y no se aceptan paquetes básicos de salud, ni organizaciones externas con o sin fines de lucro para brindar servicios de salud, ya que estos deberán ofrecerse de manera integral desde cada una de nuestras Regiones Integradas de Salud.

5– La participación social deberá pasar de ser un enunciado etéreo, para constituirse en pieza fundamental de la formulación, ejecución y evaluación del Sistema Público de Salud,

6- El financiamiento y el aporte estatal de recursos deberá ser de tal magnitud y oportunidad que permita devolver, recuperar y ampliar la capacidad de respuesta real de las unidades ejecutoras en todos los niveles de prevención, en los diversos escalones de su complejidad y en los diferentes procesos de atención directa a las personas y al medio ambiente.

7– Deberá estructurarse y consensuarse un Plan Nacional de Salud con objetivos y metas de corto, mediano y largo plazo, cosa que cada quien sepa de antemano, cuál es el rumbo de la gestión.

8- La estrategia de Atención Primaria de la Salud con las seis ( 6 ) Metas del SPT – 2000 cuyos indicadores jamás se han alcanzado en su totalidad, deberán ser priorizadas en su justa dimensión, lo mismo que las actuales 8 Metas del Milenio.

Se hace impostergable que el mensaje de salud vigoroso y renovado alcance hasta el panameño más humilde que habita los miles de asentamientos humanos de nuestro país, en la intención de que todo ciudadano pueda llenar plenamente el sentido de su vida.

<>

Este artículo  fue publicado el 24 de marzo de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Operando de ‘a milagro’

La opinión del Médico y Escritor…..

,

Hipólito Arroyave


Colegas médicos columnistas, colegas médicos capitalistas, colegas médicos socialistas.  Los cubanos de Operación Milagro, vinieron a realizar un trabajo dizque “social–lista”, pero esa valiosa “lista” se perdió junto con ellos.    Si los expedientes no aparecen, ¿cómo se podría justificar el gasto de 88 mil balboas mensuales y la efectividad real de este programa?

Pero el trasfondo real del problema que generó esta inmigración de especialistas extranjeros, con la anuencia del gobierno de Martín Torrijos, tiene una historia así como una realidad actual que es dura de declarar a la población. Socialistas obligados somos todos los médicos especialistas que trabajamos para nuestras dos instituciones de salud públicas.   ¿O me va a decir alguien que trabaja por 60 ó 70 balboas por día como salario es ser capitalista?   Y a parte, hacer turnos de ocho horas por 60 balboas más, realizando varias cirugías por ese emolumento, cuando en la clínica privada se gana 10 o hasta 20 veces esa cantidad.

Cirujanos, oftalmólogos, y anestesiólogos huyen de la Caja de Seguro Social (CSS) o el Ministerio de Salud (Minsa). Los salarios no son atractivos y los que aceptamos esta remuneración, lo hacemos por brindar una atención y no dejar en el abandono al grueso de la población humilde, los indígenas o campesinos.

Omar Torrijos siempre tuvo muy buena relación con Cuba y Fidel Castro. Martín heredó esta amistad y quiso favorecer en algo al Gobierno cubano ofreciéndole este trabajito, por la sencilla razón de que en el interior ya casi no quedamos oftalmólogos.   Y los que aún estamos lejos de la edad de jubilación, nos estamos quedando solos por la jubilación de los demás.

La explicación de todo esto es simple. A los especialistas recién graduados no les interesa trabajar ni en la CSS ni en el Minsa y yo los entiendo. Aceptar un trabajo con baja remuneración, alejado de tu ciudad natal o de la familia, siendo que en la capital está el botín de la medicina privada, en donde solo los seguros particulares rinden mucho más de lo que se gana, como dije en ocho horas en la CSS o el Minsa. ¿Quién quiere entonces entrar a trabajar a estas entidades? Nadie.

Oftalmólogos hay de sobra en nuestro país, principalmente en la capital. Pero las ganancias que genera la clínica privada en todas las especialidades se ha separado un universo de lo que paga el Gobierno.   Por esto, nuestra población asegurada y no asegurada no tiene una cobertura decente; las listas de espera para consultas ambulatorias o cirugías electivas son cada vez más largas.

Es fácil hablar de que ahora hay que ver el espíritu altruista de los oftalmólogos panameños. ¿De cuáles oftalmólogos estaría hablando un colega columnista?   Si lo dijo por los que trabajamos en las instituciones públicas, no veo como podríamos seguir en la cobertura de Operación Milagro, si no nos damos abasto ni siquiera con la población provincial que manejamos, como por ejemplo acá en Chiriquí, que se ha convertido en el hospital que cubre, además, a Bocas del Toro.

Lo malo fue pagarle a esos cubanos lo que bien podrían haberle pagado a los oftalmólogos panameños para ir a operar los fines de semana al Chicho Fábrega. A mí me hubiera gustado ganarme algo extra como capitalista que soy, pero quien se ganó parte de esos 88 mil balboas mensuales fue el “Gobierno cubano”, o quién sabe quién se embolsó parte de este dinero, como ocurrió con otros programas en gobiernos anteriores.

Equiparon al Chicho Fábrega con lo necesario para ejecutar este programa, mientras dejaban sin insumos o sin equipos a los demás hospitales del interior, donde todavía hay algunos oftalmólogos en vías de extinción. Y mientras los cubanos operaban con equipos nuevos, nosotros los oftalmólogos panameños “del puente pa’ cá”, pasábamos las de Caín, operando con las uñas, operando de “a milagro”.

<>

Artículo publicado el 14  de marzo de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

Lacras, comportamientos gubernamentales

La opinión del Catedrático y Analista Internacional….

.

Jairo Henri  Pertuz S.

Es tan fácil y beneficioso comportarse correctamente, que no es de humanos lo contrario.   Mi práctica periodística de 40 años me ha permitido ejercer en diferentes medios y ocupaciones, habiéndome ganado credibilidad. Siempre me he inclinado por el periodismo investigativo y analítico internacional socioeconómico. Tal vez por ello no me ocupo mucho de temas locales que manejan muchas personas y colegas que viven de ello.   Eso es loable.

Sucede que recibo muchas solicitudes y quejas para que escriba sobre lo que pasa en Panamá, por ello trato de complacer, con mi acostumbrada ética y objetividad.

Los corredores. –Ya me he ocupado de este tema tan irregularmente otorgado y manejado.   Resulta escandaloso, repudiable y vergonzoso este asunto, peor aún si tenemos que aguantarnos estos absurdos por 83 años más.   Estas estructuras no resistirán ni 10 años más por su pésima construcción y nos dejarán la carga de sus despojos. –¿Qué clase de gobiernos hemos soportado y elegido?   El corredor y las urbanizadoras adyacentes, deberán encargarse de los daños si el aeropuerto se inunda, como ya predicen. Bien debería coresponsabilizarse y juzgar a quienes otorgaron estas “concesiones”. Se impone renegociación o nacionalización. Saquen el mazo por parejo.

CSS. –El suministro de medicamentos (como otros servicios) es de inmediata obligación y responsabilidad.   No cabe otra respuesta.   El asegurado puede perder la vida, a falta de estos, de varias enfermedades.   Cabe, entonces, demandar penalmente a la institución, señor Sáenz Ll.   El Estado debe asumir su responsabilidad y las reformas deben eliminar los “beneficiarios”, o no acabarán los problemas para los asegurados quienes, al jubilarse, no deben continuar cotizando.   Estamos a la espera de que usted, sí, haga lo correcto.

Robo descarado. –Es el que se da, todos los días, en el CityParking de la terminal de buses en Albrook. Usted demora hasta 20 minutos en la fila, para pagar por los minutos que estuvo estacionado a 0.03 centavos el minuto. Claro, le cobran, todo, al momento de pagar. ¡Negocio redondo! Escuché quejas y me sucedió, tengo el recibo. En invierno será peor para los usuarios. Alcalde, ¡actúe!

Minsalud. –1) Hasta cuándo continuará permitiéndose que personas irresponsables lleven sus mascotas a orinar y defecar en el parque Omar, en remodelación. 2) Cuando eliminarán las “fondas” y kioscos antihigiénicos que proliferan en la sucia capital de nuestra república? La mayoría están en manos de extranjeros que se jactan de tener palancas, increíble!

<>

Publicado el 7 de marzo de 2010 en el Diario El Siglo a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde