Un gabinete disfuncional y muchos imperdonables

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM  ASVAT
easvat@elsiglo.com


‘El Gobierno está en marcha’, fue la frase repetitiva del discurso del presidente de la República en la Asamblea de Diputados.   La pregunta es si nos mantendremos en marcha por los restantes tres años y medio, sin llegar a nuestro destino.

Todos los proyectos que se anuncian exitosamente están en marcha o mejor diríamos a medias.   Por lo menos, el propio Gobierno los ha catalogado como los imperdonables y al final de su mandato habrá oportunidad de evaluar los resultados frente a las promesas escritas.   Lo desafiante de esta afirmación es que su gran proyecto lo quiere realizar con un gabinete disfuncional, donde entre ellos se cuidan y con sus subalternos no se pueden ver.

Estoy seguro de que el Gobierno de Ricardo Martinelli servirá de caso de estudio en la Escuela de Gobierno de la Universidad de Harvard o en la Escuela de negocios de Wharton. No creo que en Arkansas le interese mucho analizar gobiernos.

Para los que no lo saben Arkansas es un estado de los Estados Unidos que se caracteriza por su producción avícola y la producción de sorgo, soya, ganado, algodón y arroz.   Es también la sede central de Walmart, la cadena de supermercados más grande del mundo y de Tyson Foods, una de las empresas alimenticias procesadoras de productos cárnicos más grande del mundo. Es natural que sea el Estado que más asimile a un empresario dueño de supermercados y productor de carne, azúcar, harinas, arroz y granos.

Lo de gabinete disfuncional proviene de esa incapacidad que existe para trabajar en equipo. Y tanto, Harvard como Wharton les interesaría conocer como cumplir los imperdonables y ser exitosos en gobierno con un gabinete disfuncional.

Esto, en definitiva sería lo singular y novedoso. Recientemente la ministra de trabajo, en una entrevista a un diario local, señaló que no se entendía con su viceministro. Tampoco tenía afinidad alguna con el ministro de Relaciones Exteriores. Le faltó decir que en el seno cercano del presidente, ella casi lleva el apellido Martinelli.

Uno de los viceministros de Economía y Finanzas le estaba cercenando las potestades al ministerio, sin el conocimiento del ministro de turno. En el Ministerio de Seguridad Pública, el vice y el principal viven mundos paralelos, con responsabilidades separadas, según me lo cuenta un asesor, sin habérselo preguntado. Desde el Ministerio de la Presidencia, nombran embajadores como fue la reciente designación del embajador de Panamá en los Estados Unidos.   El ministro de la Presidencia y el Ministro de Economía y Finanzas, ni se tragan ni compaginan.

Busquen primero la unidad en el Gobierno y luego hagan puentes con la sociedad civil, la oposición y los medios de comunicación.

*

<> Artículo publicado el 7  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Comida para hoy, hambre para mañana

La opinión de…

 

Arturo Rebollón

Algo así parece ser el criterio imperante en el Ministerio de Obras Públicas (MOP) para determinar cómo construir o reparar carreteras en el país.   Se mal invierte una gran cantidad de dinero en la reconstrucción de carreteras de asfalto que no duran ni el período de garantía de tres años (y si están ejecutando la fianza de garantía no lo anuncian).

Hay muchas deformidades en la carpeta de rodadura, la densidad del asfalto es diferente por áreas en el mismo tramo, el asfalto de liga para la adherencia de la carpeta es insuficiente y totalmente contaminado; además, los problemas de drenaje bajo el pavimento que ocasionaron el colapso del pavimento anterior no se solucionan.

Es más de lo mismo, la crónica de una carretera colapsada por las mismas causas y en los mismos lugares. Pareciera que allí nadie está pendiente de lo que realmente hay que hacer en el proyecto antes de lanzar la licitación, resultando en una pérdida de dinero del pueblo panameño. Peor, esta polémica situación es algo que suena a negociado para los contratistas del ramo locales y extranjeros que rápidamente han adoptado las malas costumbres del patio y han bajado sus estándares, si es que alguna vez los tuvieron altos.

La supuesta ventaja del pavimento asfáltico sobre el pavimento de concreto se decía que era la suavidad en la superficie de rodadura (porque bajos costos o duración, definitivamente ¡no!). Sin embargo, aquí eso es inexistente. Son igual de brinconas que las de concreto que se construyen aquí; las reparaciones son absolutamente desastrosas: donde hubo una depresión sólo voltean el hueco; es decir, lo que antes estaba hundido, con la reparación resulta un promontorio que a la postre produce el mismo resultado dañino en los carros.

Cuando se hacían estos trabajos en la antigua Zona del Canal, estos eran impecables, duraderos, sin deformaciones; se hacían imperceptibles las transiciones y las reparaciones. Esto nos demuestra que hacer este trabajo con la calidad adecuada es posible, sólo falta la voluntad de inspectores y contratistas para hacerlo.

Sumado esto a los problemas del asfalto, también persisten los mismos defectos: taludes inestables (comprobados por años), drenajes mal diseñados, compactación defectuosa, hombros y barreras al borde del precipicio, totalmente inestables y más. Tal como podemos apreciar en los trabajos de ensanche de la Autopista Arraiján–La Chorrera, en la que cuando se pagaba se hacían reparaciones burdas, y ahora que es gratuita se invertirán en ella más de 100 millones de dólares; todo apunta que es para beneficiar a los desarrolladores de proyectos urbanísticos del área.

En este proyecto se habla de poner en práctica algo curioso, se trata de fracturar todas las losas de las carreteras existentes, inclusive las sanas (inconcebible porque no existiría mejor base que una placa de concreto sana), para entonces colocar sobre las rotas el asfalto, que es un pavimento flexible. Por lo que se ve en el camino, pretenden hacer el tercer carril sobre el antiguo hombro y el nuevo hombro en el antiguo sobreancho que protegía de erosión la carretera; ahora este hombro presenta taludes que por lo pronunciados, necesariamente son inestables y peligrosos.

Los ciudadanos tenemos que convertirnos en fiscalizadores de las inversiones públicas y exigir verdaderos controles de calidad y la publicación de quiénes serán los responsables de las mismas por el MOP, para poder deslindar responsabilidades en el futuro cercano.

*

 

<> Este artículo se publicó el 17  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/rebollon-hernandez-arturo/

Temen sismo en funciones ministeriales

La opinión de…

EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com

Hace unas semanas atrás el Ministro de Economía y Finanzas declaró que lo estaban goleando con un proyecto de ley que le entregaba el control del presupuesto al Ministerio de la Presidencia.   No se percataba el ministro que quien lo proponía a la Asamblea de Diputados era su propio Vice-Ministro y anterior ejecutivo del Banco del Istmo.   Que sorprendan a un ministro no es cosa usual en un gobierno. Nadie podría imaginarse que el serrucho con que mutilan su ministerio tenía un origen en la propia Presidencia de la República.

La propuesta era que el filtro de la vista presupuestaria pasaría de ahora en adelante por los ojos y la bendición de la Secretaría de Metas. La ley 61 del 14 de Octubre del 2010, ajustada luego de gritos de auxilios no correspondidos, sujeta la revisión y validación del Presupuesto Nacional al Ministerio de la Presidencia.   Pero el fino corte de tijeras que le vienen dando al Ministerio de Economía y Finanzas no se limita al presupuesto nacional. Los bienes patrimoniales del Estado se están transfiriendo a una autoridad de tierras supeditada al Ministerio de la Vivienda.

Esta mutilación requerirá cambiar muchas disposiciones del Código Fiscal ya que el Tesoro Nacional está en gran parte compuesto por tierras nacionales y ahora estarán en otras manos.    Recientemente, mediante contrato No. 100 del 25 de agosto del 2010, se le ha otorgado a la empresa Cobranzas del Istmo S.A. la potestad de cobrar todos los tributos del Estado que se encuentren en situación de morosidad. Millones y millones de dólares de impuestos, tasas y contribuciones se estarán terciando a través de esta empresa privada sin que a la fecha se haya licitado el proceso privatizador. Las comisiones privadas que se estarán cobrando por desprender estas funciones del Ministerio de Economía y Finanzas oscilan entre el 15% y el 30% de lo recaudado.   Estas tres mutilaciones, en cuanto a funciones ministeriales, denotan un sismo existente entre la naturaleza y las funciones de este Ministerio y la visión desde la Presidencia de la República.

Si no hay confianza en el Ministro lo que corresponde es pedirle la renuncia, pero no mutilemos los ministerios para limitar las responsabilidades que se le quieran delegar al Ministro.   Son los Ministros los que deben estar a la estatura de sus ministerios y gozar de la confianza del mandatario. Lo que se está efectuando es ajustando los ministerios al nivel de confianza que le tiene el mandatario a su ministro. Materia novel en la gestión de gobierno.

<> Este artículo se reprodujo de la publicación del 18 de octubre de 2010 en el diario El Siglo,  a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el credito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/asvat-ebrahim/

Responsabilidad profesional

La opinión del Ingeniero y Analista Político…

MARIO ROGNONI

En la vida a los profesionales y hasta a personas no profesionales se les presentan oportunidades muchas veces por encima de su capacidad.   Ser responsable implica comprender las responsabilidades que puedes asumir y distinguirlas de las que no debes aceptar.   Yo recuerdo varios casos en los que tuve que pensar si aceptar o no un reto, aceptando siempre que era una distinción la oferta.   Recuerdo cuando designaron a Edwin Fábrega rector de la Universidad de Panamá, a los días me llamó el arquitecto y ahora rector para ofrecerme una de las vicerrectorías.   Joven yo, le confesé que no me creía capacitado para semejante reto y cortésmente decliné.    En otra ocasión recibí una llamada de una de las secretarias del general Torrijos, me invitaban a ir inmediatamente al aeropuerto de Paitilla y tomar un avión para ir a un Consejo de Gabinete ampliado que se daba en Contadora.   En el aeropuerto me encontré con José Antonio (Tony) Monzo,    compañero kiwanis, citado de igual forma.   Tony era un extraordinario vendedor, de fama por la venta de los Fondos Mutuos de Gramco.   Ya en Contadora, el general Torrijos nos explicó que quería que los dos, vendedores con experiencia, nos encargáramos de su nuevo proyecto, ‘la Conquista del Atlántico’. Tendríamos que vender la madera del área, preparar el plan maestro para el desarrollo e inversiones privadas y estatales en teoría, lo que sería una autopista de Colón a Bocas del Toro.

Recuerdo haberle explicado al general que sonaba muy bien, pero había que diferenciar entre idea, proyecto y realidad.   No vimos como muy realizable el sueño de Omar y ambos rechazamos la oferta.   Claro que hubiese sido cómodo aceptarla y convertirnos en una carga al Estado con salarios y organización en algo que no se realizaba finalmente. Pero, nuevamente con responsabilidad ni Tony, ni yo aceptamos.

Años después, al ganar Nicolás Ardito Barletta la Presidencia de la República,    me ofreció la Dirección de la Oficina de Regulación de Precios. Me pareció un cargo bajo para mi experiencia política y no lo acepté.   Recuerdo que mi gran amigo, Rigoberto Paredes, me lo recriminó, aduciendo que un político sin cargo público es medio político y que el cargo lo hacia uno, no el cargo a uno.   Pero para mí, es importante que se te designe en un cargo para el cual estés calificado e igualmente aceptar solo cargos para los que estás calificado.

En el gobierno de Pérez Balladares el presidente y amigo me ofreció el Consulado de Filipinas y, quizás podía ocuparlo, pero no siento que mi vocación esté en estar lejos de casa, aunque esto signifique hacer mucho dinero. Muchos dirán que fue un error no aceptarlo, pero el dinero nunca ha sido mi prioridad.

Todo lo anterior solo para mostrar que un profesional, al menos en mi mente, debe reconocer aquellas opciones que realmente están a su alcance y capacidad.   Lamentablemente, en nuestro mundo político, esto es la excepción.   Nuestros políticos exigen un cargo, el que sea, estén o no preparados para los mismos.

Al inicio del gobierno actual me llamaron la atención ciertas designaciones, las que claramente se vería no estaban capacitados para el cargo. ¿Cómo esperaba el presidente otros resultados que los que vemos, si se designó a estas personas? No dudo que serían buenos funcionarios en otros cargos, pero claramente parecen estar mal ubicados.

La salida de la Lic. Levy de Pandeportes es la mejor prueba de lo anterior.   Designada subdirectora del INAC estaba haciendo excelente trabajo con el Casco Antiguo, al cambiarla personalmente le manifesté que no comprendía por qué aceptaba el cargo.   Era cuestión de tiempo que hiciese crisis su trabajo.

Admito que hay ministros que en mi libro de ejecución ya deberían estar en sus casas u otros cargos, pero las decisiones de cambios no siempre responden a realidades de trabajo, hay consideraciones de alianzas, política o compromisos inclusive familiares.

En cualquier otro gobierno la crisis generada por la baja ejecución del presupuesto de entidades o baja popularidad de figuras justificaría cambios de personas. El gobierno del cambio parece querer distinguirse por, casualmente lo contrario, por no hacer cambios, solo en casos de crisis extrema. Quizás, lamentablemente, al querer hacerlos sea demasiado tarde.

<> Artículo publicado el 28 de septiembre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos,  lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Ministerio de Guerra

La opinión de..

JORGE GAMBOA AROSEMENA

Los miembros del Gabinete de este gobierno, esos que supuestamente se reúnen cada semana a deliberar sobre los rumbos de sus ejecutorias y las nuevas que pueden acometer, no se dan cuenta de los exabruptos que cometen.

Así nos montaron en el Programa 100 a los 70 sin estudios actuariales ni viabilidad financiera y hoy ya, el ministro del Mides, anuncia que si le recortan el presupuesto para el 2011 tendrá un déficit de por lo menos 7 millones.    Seguro que situación similar tendrá el programa de las Becas Universales.   Todo responde a la improvisación y al afán de mantener una aceptación populachera o clientelista de los ciudadanos que no analizan los problemas.   No es que estos programas no sean correctos como medida asistencial por el tiempo que dure la necesidad, pero seguro que no les pasa por su mente a la mayoría de esos gabineteros, que si nuestra sociedad elimina o reduce a niveles manejables la pobreza y pobreza extrema, estos programas no serían necesarios.

Pero así como no tienen visión para detectar estas situaciones por la demagogia que usan, tampoco tienen el entrenamiento para detectar que este gobierno está incursionando en guerras que no le competen.   Así el presidente, el día de su toma de posesión, nos introdujo en la guerra contra los carteles de las drogas haciendo una alianza con México y Colombia, para lo que se están instalando bases aeronavales en diferentes puntos, pero no se atreve a decirle a EE.UU. que mientras ellos tengan un mercado, habrá oferta y si el mercado no se puede eliminar, hay que legalizarlo, como sesudamente han expresado varios ex presidente latinoamericanos y ya lo ve el actual presidente mejicano.

También nos meten en la guerra contra las fuerzas irregulares colombianas, cuando el ex civilista Mulino, le declara la guerra a las Farc.    Semanas atrás dos Senafront perdieron extremidades por estar hostigando a esos irregulares, situación que se da por primera vez, en más de 40 años de presencia de irregulares colombianos en el área fronteriza.

El ministro guerrerista enfrentó la protesta ciudadana de Bocas del Toro, como una guerra y los resultados no se hicieron esperar: muertos, heridos y ruptura del respeto a la ciudadanía y el desprestigio de ellos.

Más que Ministerio de Seguridad ya estarán pensando en nombrarlo Ministerio de Guerra, por lo tanto, que les gusta declarar guerras.

<>Artículo publicado el  10 de septiembre de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Informe de Gabinete del Gobierno Nacional de Panamá – 07/09/2010

Tipificaciones al Código Penal y Avances en Vivienda. Gobierno propone tipificar correctamente la desaparición forzada en el Código Penal. -También se incluye la tortura-  Reproducimos el reportaje de nuestra colaboradora y activista politica…


JENNIE  GONZALEZ

El Consejo de Gabinete autorizó a la ministra de Gobierno, Roxana Méndez presentar ante la Asamblea Nacional un Proyecto de Ley dirigido a “tipificar correctamente en el Código Penal los delitos relacionados con la desaparición forzada de personas y la tortura”, basados en que los códigos actuales patrios de 1982 y el actual no abordan estas infracciones adecuadamente y así poder garantizar los derechos humanos de las personas.

De acuerdo a compromisos internacionales en materia de derechos humanos se convino en esta ley modificar los artículos 121, 152 y 156 del Código Penal y adiciona el artículo 156 A al Código Penal, destacando la no prescripción de la acción penal ni la pena en los delitos de terrorismo, contra la humanidad y de desaparición forzada de personas.

Además, se sanciona con pena entre 15 a 20 años por los delitos de privación de libertad de una o más personas, cualquiera que sea su forma, cometida por agentes del Estado o por personas o grupo de personas que actúen con la autorización, el apoyo, o la aquiescencia del Estado, seguida de la falta de información o de la negativa o reconocer dicha privación de libertad, o de informar sobre el paradero de la persona, con la cual se impide el ejercicio de los recursos legales y de las garantías procesales pertinentes.

La modificación también señala que el servidor público que someta a un privado de libertad a castigos indebidos que afecten su salud y dignidad será sancionado con presión de 2 a 3 años; y de 5 a 8 años si el hecho consiste en castigo infamante, vejación o medidas arbitrarias o si se comete contra un menor de edad.

Mientras que se considerará como el delito de tortura aquella infracción contra una persona que sea sometida a penas o sufrimientos físicos o mentales con fines de investigación criminal como medio intimidatorio o como castigo personal. Se entenderá también como tortura los métodos tendientes a anular la personalidad de la víctima o a disminuir su capacidad física o mental. El proyecto propone aplicar penas de 10 a 15 años por este delito.

Mediante Resolución de Gabinete de 1 de junio de 2010 se había autorizado presentar el citado documento ante la Asamblea, pero antes de ser entregado el Centro de Justicia y Derecho Internacional (CEJIL) –por sus siglas en inglés- presentó recomendaciones que son acogidas en este nuevo documento.

———————————

Aprueban cambios a convenio de Olade

El Consejo de Gabinete aprobó un proyecto en el que respalda modificaciones al convenio que establece la Organización Latinoamericana de Energía (Olade) que fue firmado en Lima Perú, el 2 de noviembre de 1973.

La iniciativa, presentada por el ministro de Relaciones Exteriores, Juan Carlos Varela, contempla el cambio del nombre de la organización debido a que se incluyó a los países del Caribe.

Ahora este ente se llamará Organización Latinoamericana y Caribeña de Energía (Olacde) que es  una organización política y de apoyo técnico a través de la cual sus Estados miembros realizan esfuerzos comunes con miras a obtener la integración energética regional y subregional.

Su misión consiste en contribuir a la integración así como al desarrollo sostenible y la seguridad energética de la región al asesorar e impulsar la cooperación y la coordinación entre los países que la conforman.

De igual manera, el Gabinete aprobó una resolución en la que autoriza al Ministro de Relaciones Exteriores a presentar el aludido proyecto ante la cámara de Diputados.

Aprueban creación de consejos directivos en cinco hospitales regionales

El Consejo de Gabinete aprobó cinco proyectos de ley en los que crean consejos directivos en igual números de centros hospitalarios en diferentes puntos del país.

La propuesta, impulsada por el ministro de Salud, Franklin Vergara, le otorga la facultad al citado Concejo de actuar como entre regulador y fiscalización de las funciones técnicas, docentes, médicas y administrativas que se lleven adelante en esos hospitales.

De acuerdo con el ministro Vergara, los centros que tendrán consejos directivos son: el Cecilio Castillero, situado en el distrito de Chitré, provincia en Herrera; el Hospital Regional Luis Chicho Fábrega en Santiago de Veraguas; el Hospital Regional Joaquín Pablo Franco Sayas en Las Tablas, Los Santos; Aquilino Tejeira en Penonomé en Coclé y el Hospital Regional Anita Moreno en la ciudad de la Villa de Los Santos.

Asimismo el Gabinete aprobó una resolución en la que autoriza al Ministro de Salud a presentar estos cinco proyectos ante la Asamblea Nacional de Diputados.

Gabinete otorga crédito de 5.1 millones para proyecto habitacional en Santa Rita Colón

El Consejo de Gabinete le otorgó un crédito de 5.1 millones de dólares al Ministerio de Vivienda que será utilizado para iniciar un proyecto habitacional en la comunidad de Santa Rita en la provincia de Colón.

La solicitud, presentada por el ministro Carlos Dubois,  establece que esos fondos permitirán arrancar un proyecto de 500 viviendas en la comunidad arriba mencionada. El costo total del proyecto es de 25 millones de dólares, dijo el Ministro, quien añadió que a obra estará terminada en 24 meses.

GOBIERNO NACIONAL

¡ JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÁ !


<> Reportaje publicado en Facebook el miércoles, 08 de septiembre de 2010 a las 8:45  por la autora a quien damos todo el crédito, el mérito y la responsabilidad que le corresponde.

¿Incapacidad para solucionar?

La opinión del Periodista- Analista Internacional…

Jairo H. Pertuz

Como Director de una revista internacional, emití durante 9 años, apreciaciones y recomendaciones sobre hechos y necesidades que lograba identificar. Hoy, a través del prestigioso Panamá América, trato de continuar con esta misión que me es obligante para con nuestra sociedad.

Son tantos los temas que nos afectan como nación que los “pequeños” problemas roban los escasos espacios para abordarlos.   Empezaré por exponer mi preocupación por la forma tan superficial como se viene tratando el tema de los usuarios de los servicios bancarios. Algunos bancos, más que otros, abusan con los cargos que hacen a sus clientes e, igualmente, con el trato y manejo que reciben esos clientes, sobre todo de Tarjetas de Crédito.

Establecer una oficina para atender a los usuarios de servicios bancarios, es un paso positivo, pero sin los recursos económicos, humanos y legales adecuados, no podrán lograrse resultados positivos en defensa de estas sufridas e impotentes personas.

La Superintendencia Bancaria es, y ha sido, otra Asociación Bancaria, pagada por el pueblo y politizada.   Ineficiente, que hasta permitió la quiebra de 2 bancos y permite refugio a bancos abusadores, con “atención fantasma” (de Call Centers) establecidos en otros países, que son un verdadero caos para los clientes panameños.

Otro tema que desagrada a la población es la forma como la ministra Lucinda Molinar trata las obligaciones del despacho a su cargo. La forma displicente y hasta inhumana para con los educadores, especialmente con quienes ejercen este apostolado en zonas de difícil acceso es inaceptable. ¿Qué haría la señora Ministra Lucinda si le atrasaran el pago de su jugoso salario -que es 10 veces más alto que el de un maestro- por un año?

Tal vez su falta de experiencia y formación en una rama tan especializada, medular y compleja, sean parte de la causa de tantos desaciertos. En opinión de expertos, la ministra estaría bien en el cargo del señor Prieto o el que dejó Judy Meana.

Muchos sostienen que la ACP es un feudo que festina dineros del pueblo. 50 millones se pagarán si las “nuevas esclusas son entregadas 6 meses antes de lo previsto” crea suspicacias. ¿Lo previsto, no fue bien previsto? ¿Y la calidad del trabajo? Esos millones bien servirían para los ridículos 50 dólares para los jubilados. Ellos Sí tienen apuro y lo merecen.

<>
Este artículo se publicó el 27 de agosto de 2010 en el diario Panamá América a quienes damos igual que al autor todo el crédito  que les corresponde.

Cuando las lágrimas no son suficientes

La opinión del Periodista….

AQUILINO ORTEGA LUNA

Guillermo Ferrufino, el exitoso conductor del programa televisivo ‘Que tal si te digo’, emergió al mundo político como la espuma, rompiendo todos los patrones tradicionales en estos menesteres. Su aporte a la campaña presidencial de Ricardo Martinelli, aunque meteórico y satelital, fue significativo.

El actual titular de Desarrollo Social, definido por los analistas políticos como un fenómeno, fundamentó su campaña en una estrategia de marketing político, convirtió su nombre en una ‘marca’, logrando, gracias a la magia de la televisión, que su imagen se catapultara y prevaleciera por encima de su mensaje.

Cada semana, Ferrufino, etiquetado como una fantasía para muchas féminas, explotaba las emociones humanas y convertía los hogares panameños en un mar de lágrimas, al final del camino logró una curul a la Cámara de Diputados por el Circuito 8—5.

Las lágrimas semanales le alcanzaron a Ferrufino para llegar a la Asamblea Nacional, pero son insuficientes para mantenerse intacto y a salvo en el mar de la política criolla, donde los tiburones del PRD y de su propia alianza política amenazan con devorarlo, en la política no hay amigos, hay alianzas.

Hoy, las lágrimas no son suficientes, no son un combustible eterno. El programa 100 para los 70 se debilita y se hace intrascendente. Es mejor intensificar el trabajo y olvidarse del mundo del espectáculo, los proyectos generales son más importantes que los particulares en este período.

El titular del MIDES debe crecer política, educativa y profesionalmente, esa es su parte débil. El estancamiento lo hace vulnerable frente a cualquier campaña de desprestigio. En este mundo no sobrevive el más inteligente ni el más fuerte, sino el que logra adaptarse de la mejor manera a los cambios.

Las acusaciones mediáticas de sobreprecios en algunos productos, mala utilización de viáticos, entre otras burundangas, amenazan con indigestar la gestión transparente del ministro con el mayor porcentaje de aceptación dentro del Gabinete de Ricardo Martinelli.

Todo indica que lo tratan de descalificar, de ensuciarle el agua, convertirlo en un hombre disperso y pensativo, sin personalidad, regresarlo al mundo de los vivos, desmitificarlo y convertirlo en un político tradicional, de esos que hay a montones. Sus adversarios son conscientes de que si un político tiene sensibilidad, capacidad de liderazgo moral, integridad y aceptación pública es al final del camino un político bueno y confiable y particularmente presidenciable.

Ferrufino como buen político debe mantenerse íntegro y con la verdad hacerle frente a las acusaciones que buscan desprestigiarlo, rechazando los malos impulsos y tentaciones, donde la corrupción es el camino para hacer dinero.

El otrora presentador televisivo debe procurar un cambio, dejar las lágrimas de lado, dejar el manejo televisivo tradicional que provoca agonía y hacer el trabajo de ministro de Estado.

Debe reconocer que los puestos, dirigencias y liderazgos son efímeros, que la gestión política y gubernamental se oxigena con la transparencia, veracidad integridad y responsabilidad.

Paralelamente debe prepararse y ser innovador y huir de la demagogia que provoca incredulidad, confusión e inquietud y de la soberbia que erosiona veloz e irreversiblemente la aprobación ciudadana. Hay que tener mucho ingenio para no naufragar en la popularidad.

Ferrufino debe dar el ejemplo con su conducta personal y política debe transmitir la sensación de ser una persona agradable de buena imagen, pero además ser un hombre proactivo dentro del Gabinete y no simplemente un inistro llorón.

Los que ejercen el poder desde cualquier trinchera del gobierno de turno deben ser un ejemplo a la sociedad de rectitud, honorabilidad y decencia. Su vida debe ser totalmente austera, sin manchas, excesos o degradaciones en el interés de que su calidad moral avale sus actuaciones.

El culto al dinero malhabido, el enriquecimiento inexplicable y la ambición desmedida al poder no tienen cabida en el ‘Gobierno del Cambio’. ¡Se puede meter la pata pero no la mano!

<>
Este artículo fue publicado el  23 de agosto de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El pensamiento Alicia en el gobierno

La opinión de…


Francisco Díaz Montilla

El filósofo Gustavo Bueno, (Pensamiento Alicia: sobre la Alianza de las Civilizaciones, http://www.nodulo.org/ec/2005/n045p02.htm), denomina pensamiento Alicia al que “simplemente nos introduce en ese mundo irreal sin medir las distancias que guarda con el mundo real nuestro… ”.

“Lo característico del pensamiento Alicia es precisamente la borrosidad de las referencias internas del mundo que describe y la ausencia de distancia entre ese mundo irreal y el nuestro. (…) Simplemente se nos pone delante de este mundo maravilloso como algo que ya puede considerarse como dado, porque acaso sólo es la codicia, la estupidez o la ignorancia de algunos hombres lo que nos separa de él”.

Lo aliciesco es un fenómeno global que no discrimina: recurren a él los grupos sindicales de izquierda, los militantes ecologistas y los creyentes en la mitología del libre mercado y de la mano invisible.

En Panamá no hemos escapado de esta influencia, pues sobre todo los políticos –no importa de qué partido sean– han dado exhibiciones magistrales. De acuerdo con ellos, el país está pronto a dar el salto al primer mundo, como lo demuestran los excelentes indicadores macroeconómicos recientes, aunque nuestras instituciones sean un desastre, persistan niveles de pobreza, de exclusión y de marginalidad social realmente escandalosos.

Con la presente administración, lo aliciesco ha adquirido una dimensión de antología debido a una Asamblea que es incapaz de discutir algo por sí misma y a una Corte para la posteridad que le hadado la espalda a la justicia. Pero sobre todo debido a un Presidente Alicia que llegó a la Presidencia protagonizando una campaña aliciesca para un pueblo idiota. Prometió cambio, aunque nunca expresó en qué consistía.

En el poder ha resultado vendedor de eslóganes: “Ahora le toca al pueblo” (¿qué exactamente?). Y cuando las cosas no salen bien, no hay problemas, ya se han identificado a aquellos codiciosos e ignorantes que impiden lograr los objetivos trazados: el PRD, los diarios, los noticieros de pacotilla, los rojos de Suntracs o de Frenadeso, la sociedad civil que se opone a todo y que no representa a nadie, o los borrachos e ignorantes indios de Bocas que podrán saber mucho de cultivo de banano o de cosecha de café, pero a quienes les está vedado rebelarse para reclamar derechos conculcados.

Un Presidente Alicia no puede tener sino ministros Alicia. En los titulares de Trabajo, de Desarrollo Social y de Educación lo aliciesco es monumental y admirable. Para la primera, pareciera que el desarrollo material de la sociedad no tuviese nada que ver con la fuerza de trabajo de los trabajadores: hay que enfocarse en la empresa y punto.   El segundo no supera la visión light de la pobreza y de los problemas sociales que exhibiera como conductor de un programa de TV. Y la tercera, más allá del estribillo soso de “estamos haciendo historia, estamos haciendo cosas hermosas” parece no haber advertido las inconsistencias de una desastrosa transformación curricular que no supera los linderos de la improvisación.

Tal vez ninguno de ellos se compare al director de la Policía Nacional, quien hace poco señalaba que la violencia en Panamá era un asunto de percepción. Lo aliciesco nos ha invadido, se ha instalado en el Gobierno y –por lo pronto– dudo que lo podamos erradicar.

<>
Este artículo se publicó el 20 de agosto de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

La baja ejecución presupuestaria

La opinión del Periodista….

ERNESTO A. QUIJADA DÍAZ

Si en este país hay una persona que quisiera darle respuesta a los grandes problemas, a los medianos y a los chicos también, esa persona se llama Ricardo Martinelli. Hemos sido testigos a lo largo de su administración de que, a diferencia de otros mandatarios, éste exige trabajo, concreción de obras y cumplimiento de lo establecido en el presupuesto de rentas y gastos.

Al parecer el no conocimiento de las responsabilidades en el manejo de la Cosa Pública de algunos de los ministros de Estado y directores de entidades públicas, no los impulsa a darle el seguimiento adecuado que requieren los programas que desarrolla el gobierno. La burocracia asfixiante, la lentitud de los subalternos, los intereses que se afectan con el desarrollo, los interesados en mantener el estatus quo, resultan elementos que paralizan el desarrollo de los programas que se han diseñado para responder al clamor de las comunidades.

A casi un año de gobierno, existen metas cumplidas que han redundado sustancialmente en la percepción de los electores, de allí el nivel de aceptación que tienen el presidente y algunos de sus ministros. Programas como 100 para los 70, la Red de Oportunidades, las campañas permanentes del Minsalud, el accionar del Mici, en lo relativo a inversiones y captación de recursos para el país, el Mop, con su plan de casi $1000 millones en desarrollo de infraestructura vial, el Inadeh con su programa de capacitación masiva, la ampliación del Canal, el desarrollo urbanístico que tiene diseñado el MIVI, el mejoramiento del hato ganadero y las políticas agropecuarias, el Metro y Metrobús, la actualización de los planes de estudios en el sector educativo, la beca universal, los indicadores macroeconómicos del MEF, son, entre otras, respuestas que ha brindado el gobierno.

Pero existen varias agencias gubernamentales y lo más preocupante, ministerios, que al día de ayer ofrecen un bajo nivel de ejecución presupuestaria, lo que ha motivado al presidente a hacerles un enérgico llamado de atención. La llegada a un cargo público implica una responsabilidad ampliada para con la población y con el gobierno. No es para recibir honores y halagos de parte de quienes esperan respuestas. Y eso parecen no entenderlo algunos de los que hoy se sientan en el Concejo de Gabinete.

Ya se cansó Martinelli de los funcionarios con mococoa, de personas que se cansan de descansar, que no tienen velocidad de marcha y que no le han agarrado el paso a un presidente que quiere cumplir con las promesas electorales, pero ir más allá, para darle solución a los apremiantes problemas que nos afectan a todos en el país.

Es, pues, propicia la ocasión para llamar a capítulo a estos inmodestos que aún transitan con el efecto embriagante del cargo, para que se arremanguen la camisa y sientan la necesidad de darle respuesta al país, pues, cada uno de los funcionarios tiene un radio de acción del cual debe ser responsable, para beneficio de todos en el país.

<>
Este artículo fue publicado el  19 de agosto de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor , todo el crédito que les corresponde.

Primero, el interés nacional

La opinión del Periodista-Analista Internacional…

Jairo Henri Pertuz

Esta premisa es válida para cualquier Estado en el mundo que se precie de demócrata y respetuoso de los derechos humanos. Los gobiernos son pasajeros, los pueblos son permanentes. Por ello los gobernantes elegidos para administrar el Estado Deben proceder en concordancia con la defensa de los intereses nacionales.

En todo gobierno, algunos Ministros actúan con prepotencia o ligereza que, en realidad, no benefician al pueblo. ¿Qué causa tal comportamiento?

Nuestro Ministro de Comercio es un buen comerciante judío que tiene afán, en lograr éxitos, así como en las “enormes cantidades de dinero” que produce la minería, pero, soslayando los graves y grandes perjuicios que esta actividad genera.

Fallas en varios directores de ANAM, legislación incoherente y falta de recursos agravan el escenario. Si además, en lugar de fortalecer legalmente la defensa de nuestros recursos naturales, los hacemos más vulnerables, exterminaremos el país. Analícelo ministro, busque el consejo de su hermano Milton del PP, podría serle útil.

Nuestro oro debe quedarse en Panamá y, con el cobre, solicitar la asesoría chilena y continuar con un modelo de explotación cónsono a nuestros intereses como Estado. No hay que precipitarse o abusar, (la ACP regala 50 millones por adelantar las esclusas 6 insignificantes meses). Hay que consultar con el pueblo, son sus bienes, es Su dinero.

El personalismo, el espejismo de la popularidad y las vanidades del poder llevaron al ex presidente Uribe a olvidar los beneficios sociales para el pueblo, cedió muchas “concesiones”, pretendió abrogarse todos los poderes del Estado, y los recursos los empleó en la guerra, creció la pobreza y entregó la soberanía.   Hoy encara muchas demandas e investigaciones.   Ojalá que Santos enrumbe al fin a este gran país por la senda de la paz y el progreso.

En México, hasta hoy, Felipe Calderón reconoce y acusa a EE.UU. de “culpable e irresponsable” por su alto consumo de drogas y venta de armas a los narcos que tantas desgracias les causa.   Así es la política exterior errada de EE.UU. que hoy se retira de Irak, dejando este país en ruinas y sin beneficios. Para donde irán ahora: a Irán, N. Corea o Venezuela, no pueden quedar inactivas, tampoco su industria de armas, son asuntos de su interés nacional y su democracia.

<>

Este artículo se publicó el  23  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El buhonero del ministerio

La opinión del médico…

.

Hipólito Arroyave 


Al mejor estilo del famoso personaje de Pedrito Altamiranda, aparece ante mis ojos en una mañana espectacular Gustavo Barahona.   Ex funcionario de muy alta jerarquía del ahora sucio y embarrado Ministerio de Desarrollo Social.   El buhonero saca su maletón y empieza a mostrarle al conductor del programa matinal (Álvaro Alvarado) toda una gama de implementos, y con lujo de detalles revela los precios reales, dejándonos atónitos al mostrarnos lo que pagó el Mides.

“No puedo recordar lo que mis ojos vieron, cuando la maleta abrió”. Tenía: Sogas, impermeables, casas de campaña, pantalones, botiquines, gotas para los ojos, repelente de mosquitos, alcohol, botas de cuero, cuchillos “cacha de venao”.

El delator había sido destituido por reclamar de las compras a precios inflados. La tragicomedia empieza.   El Ministro se defiende diciendo que hay extorsión de por medio.   Y que Barahona pidió dinero y otras regalías para no denunciar lo sucedido.   Para que haya extorsión tienen que existir elementos que puedan ser utilizados por el extorsionador para presionar a otra persona a dar una remuneración.   En ese caso, el extorsionador se vuelve cómplice si recibe su paga.   Lo que sucede después es peor aún.

El Ministro dice en los medios que él no sabe de esos manejos, porque él no ejecuta esas funciones.   Un Ministerio de Desarrollo Social se dedica a obras precisamente de ayuda a los más necesitados.    ¿Pero quiénes son los que aportan el dinero para esas obras?   La respuesta para el señor Ministro es simple: nosotros, los contribuyentes.    Y es la labor de un buen ministro no solo hacer obras sociales con dinero ajeno, sino que debe cuidar de él y hacer que rinda al máximo.   Para tal fin, debe entonces fiscalizar su debido uso.

Un ministro sin una preparación adecuada, lógicamente dejará que los ratones hagan fiesta en su presencia o ausencia.   Nunca he estado de acuerdo en poner en cargos ministeriales a personas sin una adecuada preparación administrativa.   Es un secreto a voces que en el Meduca, por ejemplo, el cerebro y la verdadera ministra que comanda las riendas es la viceministra Mirna de Crespo, mientras que la Ministra de la cartera, gana el sueldo de ministra, pero con la función real de vocera del Ministerio de Educación.

En el Mides parece que sucede lo mismo.   Otra cara de televisión, sin preparación para un puesto de alta responsabilidad con un manejo presupuestario elevado y que representa un tesoro, tentación para cualquier Alí Babá.   El zar anticorrupción, quien empezó bien, investigando a los socios del gobierno pasado, se ha mostrado muy benevolente y respetuoso cuando se trata de personajes del gobierno actual.

Creo que ya es hora de que el Presidente enderece algunos de los entuertos que ha cometido, ahora sí, por el bienestar social del país.   Cambios en el Gabinete empezando por designar a ministros que realmente piensen y lleven la organización de sus ministerios.   No queremos un ministro decorativo o un vocero con puesto y salario de ministro.   Queremos a los mejores. “Zapatero a tu zapato”.   Meduca y Mides para empezar.

Sobre el otro personaje televisivo en guerra con el Ejecutivo, pero de no libre remoción, solo tiene una solución.   Si el Ejecutivo quiere enderezar ese otro entuerto, no creo que alguien lo critique si ejecuta alguna de sus ya famosas maniobras y hace que la Corte Suprema declare inconstitucional la restitución con carácter de retroactividad de los derechos ciudadanos al denominado estorbo urbano.

Finalmente, el ministro del Mides, después del ahora sumado escándalo de nepotismo en la entidad que maneja, debería regresar, si es posible, a su curul como diputado de la Asamblea.   Allí me parece que estaría más en ambiente.

<>

Este artículo se publicó el 5 de agosto de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.