¿Somos víctimas de la gran estafa?

La opinión de……

.

Juan Carlos Delgado

Con base en la mercadotecnia, se ha logrado que la fortuna de varios personajes famosos del mundo se incremente sustancialmente cada día. También, gracias al mercadeo, la proyección y la fama de estos personajes han encontrado en las obras sociales y humanitarias una forma de acrecentarse por la connotación y el sentido con las cuales se proyectan estas obras.

Todos sabemos que la famosa Shakira lidera una fundación llamada ALAS. Esta agrupación no canta ni baila, solo pide o solicita donaciones para las obras sociales que ellos dicen financiar. Hace algún tiempo se reunieron en Panamá. No hicieron un concierto a beneficio de nada ni nos regalaron su talento. Se reunieron con empresarios y solicitaron el apoyo de estos. Se fueron con los recursos que pudieron lograr e incrementaron las arcas de la organización que seguirá proyectando su fama y fortuna gracias a las donaciones y la buena voluntad de todos nosotros.   ¿No sería más honesto para estas estrellas poner parte del patrimonio que poseen gracias a su talento, al servicio de estas obras sociales y humanitarias sin pedirle nada a nadie?   Pero, claro, es parte del mercadeo.

También nos llegó el señor Al Gore con un cuento sobre el calentamiento global. Y esto del cuento lo traigo a colación porque un grupo de científicos ha llegado a la conclusión de que esto del calentamiento global no es más que algunos cambios que ya han sucedido en la Tierra por los siglos y los siglos de su existencia. Yo no soy científico, pero leo. Sin embargo, este señor recorre el mundo ganando prestigio y ganando actualidad, que a la postre significa ganancia económica, gracias a la atención que le ponemos todos los simples mortales.

Lionel Messi es un futbolista que su fama universal se basa en el hecho de participar jugando al fútbol en función de un equipo.   Su valor y prestigio se lo ha ganado jugando para el Barcelona o jugando para la selección argentina.   Su talento no es reconocido en función individual, por lo tanto él y su grupo de amigos con quienes jugará en Panamá son un rejuntado de famosos disfrazados de futbolistas, unidos por “cuestiones altruistas”.

Este evento que se realizará en Panamá no representa nada, salvo la intención de unos vivos que pretenden lucrar poniendo como pretexto el fútbol y tocando las fibras sensibles del ser humano, con el cuento de las obras de caridad por parte del famoso futbolista.   Messi utilizará, en esta oportunidad, su fama que le ha dado mucho prestigio en el mundo, para llevarse recursos de Panamá para su fundación que, como en los casos anteriores, solo utiliza para incrementar su fama y fortuna.

Este evento no nos dejará nada.   Nadie aprenderá nada. Para lo único que servirá es para que algunos llenen sus egos, otros consigan autógrafos, los vivos ganen plata utilizando al fútbol y los políticos distraigan al país.

Otra cosa hubiese sido si Messi se hubiese presentado con el Barcelona o la selección argentina, jugando un partido frente a los jugadores de nuestra selección nacional, a beneficio de los damnificados de Haití   Allí hubiese valido cualquier inversión. Allí lo hubiésemos apoyado. Porque algo habrían aprendido nuestros futbolistas, nuestro fútbol y el mundo.

<>

Publicado el 28 de enero de 2010  en el Diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

El ‘marketing’ del miedo

La opinión de……

.

Aramís A. Averza Colamarco

Hace un tiempo escribimos sobre el “País del Cuco” y de cómo los que nos desgobernaban en ese momento utilizaban la amenaza y el futuro apocalíptico para alcanzar sus fines. Luego de leer un poco, nos encontramos con la versión internacional de nuestro cuco, la cual se conoce como el marketing o mercadeo del miedo.

La misma es definida como la actitud que toman las personas con poder, para a través del miedo, obtener réditos políticos, económicos, comerciales, sexuales, etc. Con el fin de mantener su hegemonía (intereses) o bien expandirlos.

En este sentido, parece que el actual gobierno, oyendo las voces del “círculo perpetuo de amigos del presidente de turno” y en detrimento a lo prometido durante la campaña política, viene desarrollando un incremento progresivo y mantenido del mercadeo del miedo (cuco). Que si el niño, la niña, el padre o el abuelo, las inundaciones, las sequías, sin agua o con exceso, con oleajes de 18 pies, vientos huracanados que vuelan techos y les sacan el alma a las personas, en fin; eEl Apocalipsis, no viene, sino ya está aquí.

Y esto puede observarse fácilmente si cometemos el error de sentarnos a escuchar, ver o leer la mayoría de los medios de comunicación. Los llamados a crear conciencia, que en estos momentos parecieran querer dirigirnos como una manada de ganado al matadero para beneficiar a “las manos que perpetuamente se encargan de mecer la cuna”.

Hace unos días le decía a unas personas que los convidaba a comprar camellos, pues el mercadeo del miedo hablaba de sequía hasta octubre, lo que nos permitiría utilizar los cauces de nuestros ríos como caminos de penetración, nuestros lagos y embalses como campos de fútbol, además de la eliminación total de nuestro bosque tropical (y sus insectos), el cual le daría paso a un desierto descomunal.

Por suerte lleno de arena (que serviría para la construcción), y de pozos petroleros (para ver si así deciden vendernos el combustible al precio real y no con un exceso que beneficia quién sabe a cuántos desvergonzados).

Lo cierto es que cada vez mayor cantidad de ciudadanos estamos cansados de ser tratados como anormales mentales, a los cualesse les puede convencer a base de alterar la verdad y crear mentiras, y pagar para que las mismas se publiciten repetitivamente en los distintos medios de comunicación. Eso de que una mentira repetida mil veces puede sonar cierta, es totalmente falso, si es mentira, siempre será mentira, dígala quien la diga (presidentes, abogados, ministros, “expertos”, etc.).

Como se habló de la canasta básica, el avión, electricidad, corredores, diablos rojos, combustible, etc. etc. etc. Y…, simplemente más de lo mismo y hasta peor, pues el fantasma de los aumentos, gracias al inescrupuloso mercadeo del miedo y a quienes lo patrocinan, comienza a cobrar “vida”, aunque implique la muerte del pueblo panameño.

<>

Publicado  el   23  de  enero  de 2010  en   el  Diario  La  Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Renacimiento de una marca

La opinión del investigador de mercadeo…..

.

ROBERTO  DÍAZ

Una definición apropiada de marca sería la identificación por la cual se da a conocer una empresa.   Don Shultz define las marcas como activos corporativos, equiparables a cualquier posesión de una empresa. Muchas veces me han preguntado qué nombre le pueden poner a un producto o servicio, y mi respuesta siempre es: “ el que más le guste ”.   Todo dependerá de cómo trate la marca frente al mercado donde se pretende posicionar. Si vemos las marcas existentes, muchas son exitosas y gozan de alto grado de posicionamiento en el mercado. Pero, sus nombres no dicen nada fuera de serie, solo lograron exitosamente captar al público y hoy cosechan su trabajo.

Las empresas de telecomunicaciones, en especial las de telefonía celular, han revolucionado el marketing. Este dinamismo de mercado hace que las empresas que proveen servicios lo reinventen casi todos los días con nuevos productos y promociones.   Cada día me convenzo que las marcas son emocionales. Ejemplo de ello, es el caso de la telefonía celular en Panamá.

A inicios de 2005 Movistar relanzó su marca en Panamá con una campaña de expectativa ubicando su “ M ” por todo Panamá antes del lanzamiento oficial de la marca. La “ M ” resultó atractiva y con niveles agresivos de inversión y posicionamiento.   La marca Movistar le dio al mercado el valor intrínseco deseado hacía una marca. Paralelamente, la marca +Móvil decidió renovar su imagen y lo hace con una campaña realizando cambios interesantes, dándole posicionamiento fresco y moderno con la campaña “ La red más grande de Panamá ”, refrescando su marca y de forma indirecta, el consumidor la decodificó como la red de mayor cobertura nacional, revolucionando la industria y dando el impulso más grande a la recordación de una marca, logrando superar el 56% de “ top of mind ”.

La marca +Móvil mantiene su posicionamiento como una de las marcas más reconocidas en Panamá, y lo mejor, es panameña, hecha por panameños, combatiendo con marcas mundiales, que no han podido quitarle su liderazgo en Panamá.

<>

Publicado el  23  de enero de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Salsa y más salsa

La opinión del Economista….

.

FRANCISCO BUSTAMANTE

.

Salsa y más salsa

No, no voy a hablar de música. Mi ignorancia en temas musicales es abismal. Sólo conozco a Rubén Blades, y eso porque cursaba un año superior al mío en el Instituto Nacional. Estoy hablando del costo de la vida y el mercadeo de productos de consumo.

Hace algunos años tuve la oportunidad de conversar con un exitoso empresario de la comercialización de alimentos, sobre temas de demanda, el consumo y la oferta de alimentos.

Durante la conversación le preguntamos al negociante cómo medía la demanda de productos, la situación del consumidor promedio, etc.  Este hábil comerciante nos dijo que su principal indicador de la demanda de sus productos  era el consumo de tomate en todas sus variedades. Tomates frescos de mesa, perita, cátsup, enlatados, salsas de todo tipo, etc.

Según nuestro entrevistado, él revisaba cómo se  movía su inventario de estos productos. Si observaba que bajaba el consumo de éstos, inmediatamente sabía que los consumidores enfrentaban un problema de capacidad de compra. La razón,  que los panameños le ponen tomate en cualquiera de sus variedades a todo lo que comen.  Algo similar a los mexicanos, que le ponen picante o chile como le dicen, hasta al helado (es cierto, no estoy bromeando). La demanda de derivados de tomate reflejaba una disminución de la demanda de otros productos alimenticios.

Nuestro empresario cuando sus indicadores le mostraban signos de debilidad en el consumo de tomate y sus derivados, nos contaba, inmediatamente desataba una ofensiva de ofertas de productos girando en torno a la compra de los derivados de tomate. De esta manera contribuía a dinamizar la demanda de otros productos que igualmente se asociaban a la demanda de tomate. Doble objetivo, le daba movimiento a sus productos ancla y estimulaba el consumo de otros.

Me quedé pensando en esta estrategia de venta, lo cual me ha disparado algunas  percepciones que te comparto a continuación:

 (a)  En general  los precios del tomate y sus derivados generalmente serán altos, reflejando su alta demanda principalmente y en segundo lugar, sus costos de producción;

 (b) los márgenes de ganancia bruta de los productos son lo suficientemente holgados para permitir campañas de ofertas. Nadie compra caro para vender barato. Es al revés.

(c) algo similar debe ocurrir con otros alimentos básicos en la dieta del panameño, como el arroz y el pan. Los precios reflejan no sólo los costos marginales, sino la preferencia de los consumidores,

(d) será que los costos de producción de las envasadoras son tan altos que limitan su capacidad de pagarle mejores precios a los agricultores,  y

(e) hasta dónde los índices de precios cuando nos dicen que determinados productos bajaron de precio, no es otra cosa que el reflejo de prácticas comerciales para dinamizar la demanda de productos básicos de altos márgenes?

Conclusión. Si quieres que los precios de la canasta básica te bajen, consume menos pan, menos arroz, y menos tomates. Tal vez logres que los precios mejoren. Y el indicador de precios al consumidor también puede  mejorar.

<>  Artículo enviado para su publicación el  10/14/2009 a las  07:20 p.m. por el autor a Panaletras, a quien damos todo el crédito que le corresponde.