Presidente Martinelli entrega viviendas a unidades del Senafront

-Gobierno reitera compromiso de lucha contra el narcotráfico/delincuencia-

Reproducción del reportaje de nuestra colaboradora, la educadora y activista política…

Jennie Gonzalez

Nuevas viviendas acondicionadas a sus necesidades recibieron -de manos del presidente Ricardo Martinelli- los cabos Alexander Pérez y Aristides Guevara, ambas unidades del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), quienes resultaron lesionados, perdiendo parte de sus extremidades, cuando realizaban su labor de patrullaje en playa Isaías en la provincia de Darién, limítrofe con la República de Colombia.

 

El presidente Martinelli destacó que como gobierno se hará todo lo que esté al alcance para lograr que los uniformados del Senafront se recuperen, ya que éstos, al igual que todos los miembros de las diversas entidades de seguridad de la nación, arriesgan sus vidas por cumplir con el deber de proteger a los ciudadanos y el territorio nacional. “Siempre vamos a apoyarlos –a los miembros de los organismos de seguridad- ya que son unidades que dan su vida por cuidarnos a todos y merecen todo el apoyo de nosotros”, indicó.

 

El Jefe del Ejecutivo reiteró el compromiso de seguir fortaleciendo los estamentos de seguridad, destinando mayores recursos y tecnología que permitan disminuir los riesgos que asumen diariamente los uniformados. “Seguiremos combatiendo la delincuencia y el narcotráfico para que las unidades no tengan que pasar por esta situación tan difícil”, acotó.

 

Cumpliendo con la promesa de apoyar a los cabos Pérez y Guevara, se entregaron las nuevas viviendas ubicadas en el residencial Valle Dorado y en Villas del Bosque, respectivamente, en el distrito de La Chorrera, donadas por la Caja de Ahorros que realizó los trámites legales para adjudicarles las casas.


Las viviendas fueron remodeladas y dotadas con línea blanca

La compra del mobiliario y línea blanca fue gestionada por la Secretaría de Asuntos Sociales de la Presidencia de la República, a través del Programa de Ayuda Nacional (PAN).

 

El Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) realizó las adecuaciones de las casas para acondicionarlas con facilidades para el uso de sillas de ruedas.

Los cabos Pérez y Guevara resultaron heridos durante un patrullaje

Ambos jóvenes recibieron –inicialmente- atención médica en la Clínica Hospital San Fernando, de Panamá.

 

Luego de las gestiones del presidente Ricardo Martinelli y la Embajada de Colombia en Panamá, Guevara y Pérez fueron trasladados a la nación colombiana, junto a sus esposas, a recibir tratamiento de fisioterapia, cirugía plástica y tratamiento psicológico en el hospital militar de Chapinero Alto de Bogotá.  El tratamiento incluyó la colocación de las prótesis.

 

Guevara y Pérez fueron ascendidos recientemente al rango Cabo Primero. Igualmente, fueron condecorados con la medalla “Belisario Porras, en el grado de Comendador”, durante una ceremonia que se realizó en las futuras instalaciones del Senafront en un área cercana a Gamboa.

 

Acompañaron al presidente Martinelli en el evento, el ministro de Vivienda y Ordenamiento Territorial, Carlos Duboy; el ministro de Desarrollo Social, Guillermo Ferrufino, y el gerente general de la Caja de Ahorros, Jason Pastor, entre otras autoridades.

 

GOBIERNO NACIONAL

 

¡JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÀ!

 

 

 

 

<> Reproducción  de reportaje publicado el 16 de febrero de 2011 a las 18:09 en Facebook y etiquetado en nuestro muro por la autora a quien damos todo el crédito que le corresponde.
Anuncios

El gato negro, el tigre celta y los wikileaks

La opinión del Médico…

JUAN CARLOS  ANSIN

La pequeña Irlanda vuelve a la escena mundial. Nacida de un cuento celta, hoy vive el drama más absurdo que Beckett haya podido imaginar:  El telón del Abbey Theater oculta las verdes colinas, los castillos de piedra y los pubs donde los irlandeses suelen, además, beber su poesía.    Se abre el telón y el Allied Irish Bank, el Banco de Irlanda y el Ulster, están en llamas. La gente vocifera pidiendo que le devuelvan su dinero. Un viejo de nariz enrojecida y mirada viscosa, porta un cartel: “¿En qué se diferencia un banco irlandés de Mr. Madoff? En que Madoff está preso”. 

Irlanda ha enfrentado, más de una vez, hambrunas terribles. La que motivó el mayor éxodo de su historia, fue superada gracias al solanum tuberosum, un tubérculo originario de la América del Sur: la papa.   Hoy vuelve a vivir un tumulto económico, menos trágico, pero no menos ruidoso ni de menores consecuencias.

Segundo acto: Un gato negro se cruza en el camino hacia el país de las hadas financieras y éste se desploma como por arte de magia. Un cliente pide a gritos su dinero y el banco dice no. En el último acto, un vidente del mundo real pincha la burbuja que sostenía al Bank of Ireland. La burbuja financiera, inflada con dinero virtual (papeles, bonos, hipotecas y plástico), revienta junto a las pompas de jabón con las que juegan un puñado de ejecutivos mientras fuman tabacos socialistas.

La conclusión de los economistas europeos, que han acudido al rescate para evitar que Irlanda se hunda definitivamente en el mar de la desesperación globalizada, pone los bueyes por delante. Afirman que esta crisis financiera no fue originada por la bancarrota del Estado, sino por la de las empresas privadas que, en su caída, buscaron hacerse a un lado.

Hasta hace muy poco, “cantalantes” locales y “bienpagaos” del exterior, que en los medios suelen ponerle letra a la encantadora música del flautista de Hamelin, con loas a la libertad de vender gato por tigre, también inundaron las páginas de opinión con sus cuentos del Tigre Celta. En Irlanda nunca hubo tigres, pero sí gatos demoníacos, según Yeats.

La bomba de racimo de los Wikileaks con que la “autocensura negociada” de El País, Le Monde, el New York Times, The Guardian y Der Spiegel, bombardearán al resto del mundo, por muchos años, son sólo boquitas de entrada, chismes que el imaginario popular ya conocía. No es novedad para nosotros que el de Honduras fue un golpe de Estado. Tampoco lo es que al juez Garzón lo quitaron de en medio para que no investigara el campo de concentración de Guantánamo, o que Israel presiona a USA incitando a Palestina.   Ni que las FARC violan las fronteras de Colombia.    Lo que promete ser el plato fuerte, es la trama financiera y su red de distribución global. Porque, siempre que hay denuncias hay que ir tras la huella del dinero. Otro gato demoníaco anda suelto, y la jauría ya lo está buscando.

<>Artículo publicado el 5  de diciembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Una disputa internacional innecesaria

La opinión del  Embajador de Panamá ante la OEA…

GUILLERMO A. COCHEZ

gcochez@covad.net

La presentación por Costa Rica del agravio fue clara y contundente; era el 3 de noviembre. Demostró que Nicaragua había invadido su territorio y que, por carecer constitucionalmente de ejército, acudía al auxilio de las instancias internacionales como la OEA. Con gráficas y argumentos irrebatibles el Embajador tico Enrique Castillo, ex Ministro de Justicia, probó la premeditada acción nica. Por su parte, el Embajador de Nicaragua, General Denis Moncada, presentó como excusa el hecho de que era un problema de límites con su vecino –hecho del cual Costa Rica desconocía- y que no había cooperación tica en la lucha nica contra los narcos, el tráfico de armas y el crimen organizado en la frontera de ambos.

 

En mapas y gráficas que presentó (que no aparecen en las transmisiones de la OEA) señaló la supuesta ruta que llega a Nicaragua de un grupo de narcos –que denominó operación “Los Tarzanes”- provenientes de Colombia, pasando por Panamá y Costa Rica, dando a entender que con connivencia de los países que atravesaba al no combatir el flagelo. Inmediatamente terminó su intervención, a nombre de mi país catalogué lo desafortunadas de sus declaraciones, tildándolas como una “insolencia” inaceptable.

En esa sesión extraordinaria se acordó enviar a las áreas en conflicto al Secretario General José Miguel Insulza, quien visitó a los presidentes de los dos países, sobrevoló dichas áreas y, lo más importante, puso a hablar telefónicamente a los presidentes Laura Chinchilla y Daniel Ortega, entendiéndose que habría un entendimiento de reanudar las conversaciones entre ambos, que incluía el retiro de los diez o veinte soldados que Nicaragua tiene sobre el área reclamada por Costa Rica y que en su mayor parte son humedales o tierras inutilizables. Para esos días ya había quedado claro que los mapas usados para quien hacía el dragado sobre el Río San Juan (El Comandante Edén Pastora) no eran oficiales sino de “Google Maps”, descubriéndose luego que eran errados.

El 9 de noviembre, el Secretario Insulza presentó el informe sobre su misión, concluyendo que se debía, “con el fin de generar un clima propicio para el diálogo entre ambas naciones, evitar la presencia de fuerzas armadas o de seguridad en el área donde su presencia podría generar tensión”. El Secretario General no calificó a nadie como invasor como pretendía Costa Rica; aún así aceptó y apoyó el informe. Nicaragua se negó. Ortega daba un cambio de 180 grados a lo que verbalmente se había comprometido con su colega Chinchilla.

El 12 de noviembre, luego de varias dilaciones por parte de Nicaragua y de varios días de intensas negociaciones, fuimos al Consejo Permanente Extraordinario para decidir qué hacer.   Al filo de la medianoche de ese día se aprobó el informe del Secretario General por 26 votos a favor –Panamá incluida- dos votos en contra –Nicaragua y Venezuela- y tres abstenciones –Ecuador-Guyana y Dominica. Bolivia, presente en el Consejo, decidió “no votar”.   En un gesto sin precedente –votar sin llegar al acostumbrado consenso- El Consejo Permanente aprobó la petición de Insulza: los militares nicas debían abandonar el área en conflicto.

Al día siguiente, el Presidente Daniel Ortega Saavedra, molesto con la esperada decisión de la OEA, calificó la resolución aprobada como “manipulada, mañosa y mentirosa”, lamentando que “Colombia, México, Panamá, Honduras y Guatemala, países infestados por el narcotráfico, hicieran causa común.”   Parece que se le olvido que Nicaragua ha sido uno de los pocos países que aún está en contra del reintegro de Honduras a la OEA.   Estas declaraciones del jefe sandinista han generado el repudio de los países que irresponsable y temerariamente han sido involucrados en una red internacional de narcotráfico. Pareciera que el Ortega se ha olvidado de los años (entre 1985-1990) en que se dio cobija en Nicaragua al narcotraficante Pablo Escobar Gaviria durante su primer gobierno. Siempre recuerdo que para pegar mentiras y comer pescado hay que tener mucho cuidado, sobre todo cuando estamos en presencia de un conflicto internacional innecesario.

http://www.panamaoea.org

*
<>Artículo publicado el  22  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/cochez-guillermo-a/

San Juan, el río fronterizo

La opinión del Periodista y Docente Universitario…

MODESTO  A.  TUÑÓN  F.
modestun@yahoo.es

Nicaragua posee una de las cuencas más importante de Centroamérica, formada por el conjunto de ríos que drenan hacia el gran lago de Nicaragua o Cocibolca, mar interior que concentra costas, islas, archipiélagos, humedales, volcanes, islas volcánicas y que maravilla a quien ose navegar, recorrer o explorar sus aguas.

Parte del lago corre paralelo a la carretera Interamericana, sobre todo en el área cercana al paso fronterizo con Costa Rica. Allí continúa y se convierte en el río San Juan que desemboca en el Caribe,   para abrirse a una rica zona de manglares y ecosistemas marinos, donde ambos países comparten sin que se perciban las divisiones políticas de los vecinos ístmicos.

Incidentes recientes en las riberas de la ruta fluvial, han abierto nuevamente disputas limítrofes en el puerto de salida hacia el mar que se comparte, pero lejano a las metrópolis capitalinas  San José y Managua.

Se reabrió la herida que se creía sanada por la acción de la diplomacia internacional y el diferendo que se percibía como superado.    El secretario general de la OEA se ha visto obligado a viajar a ambas capitales, escuchar a sus funcionarios y autoridades y hasta, recorrer la Región.

La historia del río San Juan, llamado ‘El desaguadero’ por los colonizadores y conquistadores cuando lo descubrieron en 1525, ha constituido un punto de diferencia entre los dos países y generado tratados como el Cañas—Juárez en 1858, que definió los puntos fronterizos (la costa norte Nicaragua y la sur Costa Rica); además, acuerdos y las relaciones, tanto comerciales como bilaterales, históricas y hasta ambientales.

La Corte de La Haya ha reconocido, luego de siglos de diferencias, el derecho de Costa Rica de ‘navegar libremente’ para ‘fines comerciales’ por el río, pero no que lo hagan policías armados.    La soberanía es de Nicaragua y esto le permite inspeccionar las embarcaciones y solicitar documentación a los navegantes. Hay otro factor,  UNESCO ha considerado dicho ecosistema como Reserva de la Biósfera.

Pero hay otro tipo de impacto en esas contradictorias posiciones con respecto a dudas por territorios, que por lo general exacerban los nacionalismos, que en ocasiones son medidas de distracción de la población para tomar decisiones políticas desagradables o ganar tiempo para la adopción de determinadas líneas estratégicas. Es la idiosincrasia contrapuesta de sus poblaciones.

En el caso de diferencias entre Nicaragua y Costa Rica, hay una vieja historia sobre vecindad que se debate en el subconsciente de los ciudadanos de ambas naciones. Es como un pálpito en el ánimo de cualquier ‘tico’ o ‘nica’, cuando se menciona a la otra tierra.

Para los nicaragüenses, el país vecino es un destino prometedor. Las condiciones socioeconómicas se reflejan en los indicadores que esa nación ostenta en casi todas las materias. Pero la forma como es tolerado el migrante nica es motivo de frustración. Él es como un ‘chicano’ o ‘espalda mojada’ centroamericano.

La atracción de viajeros nicaragüenses se inició desde el siglo XIX y comienzos del XX con la construcción del ferrocarril al Atlántico y la actividad bananera.   Hacia el final del siglo XIX la población extranjera pasó del 2.5% al 5.9% en el año 2000; es decir, 226 mil 374.   Los vecinos de Nicaragua constituyen el 76.4% del total de los migrantes en el país, según Carlos Castro en La inmigración nicaragüense en Costa Rica.

Hay una serie de mitos muy generalizados que tipifican esta reciprocidad centroamericana. Para algunos, o quizás el ciudadano común costarricense, el nica es un visitante desagradable. Se le asocia con la pérdida de empleos y causante del incremento de la delincuencia. Además, se le mira en forma despectiva por su expresión, el alto volumen y lenguaje grosero. Acá, los empleos que demandan poca calificación, son desempeñados por oriundos de la tierra de volcanes.

Costa Rica jugó un papel en el conflicto del gobierno sandinista con Estados Unidos. Se aprovecharon las diferencias para establecer en ese territorio, una logística hostil hacia el gobierno de Managua y apretar la presión del país norteño.

Los nuevos incidentes en la desembocadura del río San Juan y que la diplomacia internacional ahora analiza, deben ser la coyuntura para una visión más amplia de las diferencias que implica tomar en cuenta aspectos socioeconómicos y políticos involucrados.

Los resultados deben llevar a una mayor consolidación de procesos de integración, que generen cambios estructurales en esos países, donde el área en disputa —por su riqueza de ecosistemas, posibilidades comerciales y turísticas— debe convertirse en un modelo de desarrollo transfronterizo con beneficio para dos pueblos vecinos de tantas similitudes.

*

<> Este artículo se publicó el 17 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/tunon-f-modesto-a/

Nicaragua levanta nuevas fricciones con Costa Rica

Bitácora del presidente  – La opinión del Abogado,  Empresario y actual presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario el Siglo…

EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com


La hermana república de Nicaragua ha iniciado una controversia fronteriza con la hermana república de Costa Rica. Nicaragua ha ocupado militarmente una isla de 150 kilómetros cuadrados que en la práctica le pertenece a Costa Rica.

La Isla Calero aparece en todos los mapas como parte de Costa Rica. Los nicas pretenden dragar una sección de la isla para desviar las aguas del río San Juan. De lograrse el objetivo la isla quedaría según el nuevo cauce como parte de Nicaragua. Una jugada conflictiva para ganar protagonismo.

Esta maniobra tiene un actor principal y otro secundario, dos viejas figuras de la revolución sandinista. El primero es Daniel Ortega, actual presidente de Nicaragua esta vez por inmadurez del pueblo nica; y el segundo es Daniel Pastora, que no deja de robar protagonismo ahora como encargado del dragado de la isla.

Nicaragua tiene una extensión territorial más allá de sus necesidades. Su densidad demográfica es baja.   Costa Rica tiene una población nica más allá de lo normal y se estima que alcanza el millón. Las fronteras entre ambos países se definieron en el Siglo XIX. Los conflictos por el Rio San Juan hace poco por decisión del Tribunal Internacional de la Haya.

Pero alacrán que no pica deja de ser alacrán.   Es como quien dice propia de su naturaleza.   Daniel Ortega ahora pretende inflar el nacionalismo nica bajo el pretexto de defender la integridad territorial.

Lo que no dice es que la defiende frente a un país sin ejército. Costa Rica juiciosamente ha solicitado la mediación de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y el diálogo entre las partes para dirimir las diferencias.

Pero esto no le sirve al mandatario nica. Su afán protagónico es demasiado grande y juega a las simpatías nacionales buscando enemigos externos. En el camino ha insultado a la República de Panamá alegando que nuestro país conspira y participa en el narcotráfico.

Todos en este país conocemos muy bien de las andanzas, la mentalidad y la oscura trayectoria política de este mandatario nica.

Los nicas podrán tolerarlo por el tiempo que quieran lo que no tiene su mandatario es el derecho a irrespetarnos.   Daniel Ortega es un ser non-grato.   Yo espero que no vuelva a pisar tierra panameña para asuntos políticos ni para sus negocios privados. Con socios así que hacemos en Centroamérica.

*

<> Artículo publicado el 18  de noviembre de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/asvat-ebrahim/

Una agresión intolerable

 

La opinión de…

 

René Castro Salazar

Costa Rica es víctima de una invasión de militares extranjeros. El Gobierno de Nicaragua ha violado la integridad territorial y la soberanía de nuestro país, y ha ejecutado reiteradas acciones en menoscabo del ambiente en una zona extremadamente vulnerable: la cuenca del río San Juan, en el sector este de la frontera entre ambos países.

En este momento, tropas nicaragüenses permanecen estacionadas en la isla Calero, en la margen derecha del río San Juan, una porción indisputada del territorio costarricense, y parte de esa cuenca.

Nuestros derechos sobre la isla son absolutamente claros y están sólidamente establecidos. Así lo reconoce la cartografía oficial elaborada por el Instituto Geográfico Nacional de Costa Rica y por el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales. También lo ratifica el Instituto Geodésico de Estados Unidos. Incluso, mapas presentados recientemente por Nicaragua en la Corte Internacional de Justicia, como parte de la documentación sobre un caso relacionado con el río San Juan, incluyen a la isla Calero en nuestro territorio.

La única justificación que hasta ahora han dado para contradecir esta evidencia es totalmente frívola, casi inverosímil: un mapa del buscador web Google, que no tiene carácter oficial y que, además, la propia empresa ha reconocido que no es exacto.

Por esto, lo que ocurre en esa zona no es una simple disputa fronteriza, como las autoridades nicaragüenses aducen. Al contrario, enfrentamos una clara intervención militar de su ejército que, además de impacto directo sobre Costa Rica, viola abiertamente el derecho internacional y pone en riesgo la estabilidad y la paz de Centroamérica y el Caribe.

Costa Rica es un país desarmado. Abolimos el ejército en 1949. Gracias a esta decisión, hemos podido consolidar nuestra estabilidad política y destinar mayores recursos al desarrollo económico y social.    Estamos comprometidos con la coexistencia pacífica con nuestros vecinos, especialmente los inmediatos, como Nicaragua y Panamá. Por esto, entre otras cosas, hemos acogido como hermanos a más de 500 mil nicaragüenses que han emigrado a nuestro país en busca de mejores condiciones de vida.

Tenemos una larga tradición de respeto a la ley interna y al derecho internacional. De él, y de su expresión mediante los organismos multilaterales, dependemos para proteger nuestra seguridad de agresionesexternas, como la que ahora padecemos.

A la vez, sin embargo, no podemos tolerar la ocupación foránea de una parte de nuestro territorio que, además, es ambientalmente clave. La isla Calero, de 151 kilómetros cuadrados, es un humedal protegido internacionalmente y ubicado en una zona de gran riqueza ecológica. Por su interacción con el río y la zona marítimo-costera, constituye parte del corredor biológico de Mesoamérica, y está protegida por convenciones internacionales sobre el ambiente, que Costa Rica respeta de forma escrupulosa.

Por esto, un efecto secundario de la ocupación nicaragüense, precedida de obras de dragado sin estudios técnicos que las sustenten, es agredir la sostenibilidad ambiental.

Como parte de nuestro apego a la legalidad internacional y al sistema multilateral, mi Gobierno ha llevado el caso a la Organización de Estados Americanos (OEA). El miércoles 3, planteamos una documentada denuncia ante su Consejo Permanente, que Nicaragua no pudo rebatir. El viernes 5, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, emprendió un viaje por San José y Managua, para conversar con las autoridades costarricenses y nicaragüenses. El martes sesionará de nuevo el Consejo Permanente, para escuchar su informe.

Costa Rica confía en que la OEA asuma la responsabilidad que le corresponde en este caso, conforme a su Carta. Si fallara en hacerlo, nuestro país puede acudir a otros recursos, siempre dentro de la paz y el derecho internacional, pero la OEA se precipitaría en una crisis de muy graves consecuencias.

Es decir, en este caso no solo están en juego nuestra integridad territorial y soberanía. También lo están la propia OEA y el Sistema Interamericano, partes consustanciales del derecho internacional. Cerrar los ojos ante esta realidad sería irresponsable y suicida.

<> Este artículo se publicó el 9  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en:

Silencio en el Senan

Bitácora del Presidente  –  La opinión del Jurista, Empresario y actual Presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario El Siglo…

EBRAHIM  ASVAT
easvat@elsiglo.com
 

¿Tenemos los ciudadanos el derecho a saber por qué relevaron de su cargo al Director del Servicio Nacional Aeronaval, Jacinto Tom?

En el más absoluto misterio se ha producido la transferencia de mando del Servicio Nacional Aeronaval y sin válidas explicaciones. Las autoridades gubernamentales se han abrogado el derecho de reservar las razones. Todo esto produce suspicacias.
Hasta la fecha y según las propias palabras del mandatario Tom ha realizado una labor efectiva. Ha elogiado que en sus siete meses al frente del SENAN ha logrado capturar 25 toneladas de droga.
Los estamentos de seguridad se han caracterizado por tener directores ineficientes, preocupa que a quien consideran eficiente en su labor también sufra la suerte de los ineficientes. Es decir su destitución. Entonces cómo debemos entender este cambio repentino, sorpresivo y misterioso?
Los únicos elementos que tenemos a mano es que el propio mandatario ha manifestado que le tiene toda la confianza al nuevo director a quien conoce desde hace mucho. A contrario sensu debemos entender que Jacinto Tom se va porque el mandatario no le tenía confianza alguna y tampoco lo conocía. Eso significa que su destitución no tiene que ver con su efectividad en el cargo sino porque no era de confiar o existe otro de mayor confianza.
La otra explicación es que para el mandatario Jacinto Tom era un total desconocido y si era así hace siete meses sería inexplicable que le haya entregado el mando de tan importante ente de seguridad.   Más conocido es el actual comisionado Belsio González.   Pero si este ya estaba en la carrera policial porque no fue nombrado hace siete meses y se le transfiere el mando ahora.   Un conocido de hace mucho no puede ser un conocido de los últimos siete meses.   Tampoco creo que si el mandatario quería que la gente supiera que a Belsio le tiene toda la confianza, eso haya sido algo que se desarrollo en los últimos siete meses.
El mandatario dice que el traslado de mando es algo ‘normal’.    Si es normal porque fue sorpresivo, repentino y sin justificación o causa.   Nadie saca a alguien bueno de su puesto.   Es por ello que se puede deducir que a Jacinto Tom lo sacaron del SENAN por algo.
A la fecha no conozco de ningún oficial de la Policía que haya declinado voluntariamente la jefatura de mando de una institución armada. La retención de información atenta con el derecho de los ciudadanos de ser informados.   La falta de información nos obliga a ir a buscarla donde esté disponible. Estoy seguro que en algún momento se sabrá. 

*

<> Artículo publicado el 8  de noviembre de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/asvat-ebrahim/