Red vial y planeamiento urbano

La opinión de la Economista y Docente  Universitaria…

LIZABETA  S.  DE  RODRÍGUEZ
diostesalvepanama@yahoo.com

El sostenido crecimiento de la economía trajo consigo un aumento en la demanda de servicios públicos, tal es el caso del transporte y la red vial. Esta situación puede observarse con claridad en la urbe metropolitana. A medida que se expande la ciudad, producto del surgimiento de nuevas barriadas y centros comerciales, se ve incrementado el volumen de transporte público y con ello la necesidad de nuevas vías y el ensanchamiento de las existentes.

Estadísticas revelan que en el país existe un parque vehicular estimado en 650,000 vehículos, de los cuales un alto porcentaje se concentra en la ciudad capital y áreas periféricas, lo que sumado a un sistema vial obsoleto, que no cuenta con la capacidad requerida para absorber el volumen actual de automóviles dificulta la circulación, causando congestionamientos que evidencian las deficiencias del sistema. Si al escenario planteado le sumamos 40,000 automóviles, que se venden, aproximadamente por año, no cabe duda que se debe actuar con rapidez, en materia de planeamiento urbano, primordialmente en lo que a obras de red vial, transporte público y tránsito se refiere.

En este orden de acontecimientos el Gobierno informó, a través de los medios periodísticos, que a partir del 14 de febrero la vía Justo Arosemena, sería cerrada a la altura de la Policlínica Pediátrica, para dar inicio a la construcción del Metro. Nuevo sistema de transporte, que conjuntamente con el Metrobús (ya en funcionamiento), espera dar solución a la demanda de un mejor servicio de transporte público a la comunidad.

También, se dio a conocer que la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) apoyará el reordenamiento vial previsto para facilitar los trabajos a efectuar.

Esperemos que el reordenamiento anunciado cumpla el cometido esperado, eliminar complicaciones para el adecuado desarrollo de los trabajos previstos y evitar congestionamientos en sitios neurálgicos.

Otro aspecto importante a considerar es que para inicios de marzo, se estarán celebrando los carnavales, movilizando a miles de panameños hacia el interior del país. Fenómeno que, a pesar de contar todos los años con operativos implementados por la ATTT, dejan una secuela de accidentes, con heridos y algunas veces con saldos de víctimas fatales, por diversos motivos, entre ellos el exceso de velocidad y el consumo de alcohol. Esta realidad no es nueva, lastimosamente la circulación vehicular es el área donde se hace visible con más frecuencia la actitud agresiva o desenfrenada de muchos ciudadanos.

Un alto porcentaje de conductores hace caso omiso a las señalizaciones y reglamentaciones de tránsito, pone en riesgo la vida de pasajeros, peatones y la propia, al no conducir con sensatez y prevención.

Es apremiante crear conciencia sobre la cortesía en el manejo y transformar la actitud de conductores, transeúntes, autoridades de tránsito y comunidad, mediante la ejecución de programas de educación vial que contribuyan a edificar una cultura de respeto a las leyes, normas y reglamentos para prevenir e impedir accidentes.

 

Este artículo se publicó el 16 de febrero  de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.

Más sobre las vías públicas

La opinión del empresario….

JUAN R. MORALES  

Los cortes y taludes en las carreteras constituyen parte importantísima a la hora de hacerlos. Dependiendo de la altura de estos, los taludes pueden ser de ½ a 1, de ¾ a uno, de 1 a 1. ¿Qué significan estas medidas? Si el corte es pequeño, digamos de dos metros, existe un retiro de 1 metro por cada metro de corte, si el corte es de hasta 6 metros, el retiro será de ¾ por cada metro de corte y si el corte es mayor, el retiro vendría a ser de ½ metro por cada metro de corte. Estos retiros representan la inclinación del talud.

Existen cortes que dependen de varios factores: a) piedras sueltas sin amarre alguno, b) material muy húmedo etc., en cuyos casos se hacen las conocidas banquetas, que consisten en que por cada determinada medida, se retiran de dos a tres metros, garantizando de esta manera que no habrá derrumbes. Actualmente existen métodos modernos, que consisten en retenes de piedras, amarradas por mallas de alambres. Los cortes sobre los cerros, seguidos por rectas, vendrían a constituir las curvas verticales, comúnmente llamadas pendientes y las curvas circulares, conocidas simplemente como curvas. Las curvas para que sean eficientes deben tener un peralte, o inclinación que permite la circulación de los vehículos con alto grado de seguridad, entre más prolongada es la curva, más alto de be ser el peralte. Un peralte deficiente en su confección, constituye una trampa de muerte.

Si la parte superior del peralte, tiene una caída que desvirtúa el peralte, ese defecto constituye un peligro, porque los vehículos podrían salirse de la vía. Entre más pequeña es la curva, más leve es el peralte. Las curvas circulares tiene además para completar la eficiencia un sobre ancho, que va de menor a mayor en la parte central de la curva y luego vuelve a decrecer hasta quedar en nada.

Las curvas circulares no llevan corona. Las aguas lluvias derraman de la parte alta del peralte hacia la baja, hasta llegar a las cunetas. Las curvas verticales o pendientes, no tienen peralte y siempre están en línea recta; sin embargo, las curvas verticales y la vía en rectas, tienen una corona, con el propósito de que las aguas derramen hacia las cunetas.

Todas las carreteras deben estar previstas de buenas cunetas, con la capacidad para que las aguas lluvias corran hasta encontrar ríos, riachuelos, quebradas, alcantarillas, etc.

Cunetas obstruidas son fatales, porque, de estancarse las aguas, puede contribuir a que la calzada alcance grados elevados de humedad y traen como resultado el deterioro de los pavimentos.

Los puentes, las alcantarillas deben ser construidos calculando el caudal de las aguas y crecientes.

De tal suerte que cumplan su función cabalmente, lo contrario significaría que las aguas al no tener el espacio necesario para fluir, elevan su nivel, pasando sobre los puentes o alcantarillas, pudiendo ocasionar accidentes a vehículos, transeúntes, bestias, etc. Así son las cosas.

<>

Este artículo fue publicado el  5 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.