Los informes del teletón

La opinión de la Jurista…

Priscilla Delgado

Desde hace 25 años se celebra, con éxito, el teletón que lleva a cabo el prestigioso Club 20–30, cuyo propósito es canalizar la ayuda obtenida para sitios y personas vulnerables y, de hecho, esto se ha logrado. Han podido ayudar a un número importante de hospitales y niños con discapacidad, entre otros.

Panamá, a diferencia del resto de los países en donde también se lleva a cabo un teletón, tiene la variante de que siempre supera las metas con creces, y no hemos visto, salvo un año, que tuviéramos dificultades para llegar. Esto tiene dos lecturas, que los panameños somos generosos para las causas de los más necesitados y que las empresas creen en este proyecto y tienen destinada una cuota de dinero para esta actividad.

Igualmente, los empleados de las grandes empresas sacan de su bolsillo dinero para llegar a la meta, que este año superó los 5 millones de dólares, lo cual no es poca cosa, cuando se trata de un país de menos de 4 millones de personas.

En diciembre pasan cosas muy buenas y esta es una ellas, a pesar del agravante de las inundaciones que agobiaron al país y que nos deja un final de año lamentable. Esperamos que el teletón ayude de alguna manera a disminuir los dolores de aquellos que se quedaron sin hogar.

Pero este artículo no se trata de hacer un recuento de los distintos teletones, se trata de hacer un llamado a este club, porque somos muchos los ciudadanos que no conocemos la forma en que se invierte el dinero obtenido. Sabemos en qué, pero no tenemos detalles de ¿cuánto cuesta esta actividad? ¿Cuál es el costo de la producción?, ¿cuál es el monto de los gastos, debidamente establecidos por renglones?, ¿el aporte cómo se desglosa y quién vigila el cumplimiento de la donación?

El que nos digan que se equipará una sala de niños quemados a mí, en lo personal, no me dice mucho. Yo quiero saber quién hará el equipamiento, por cuánto, si es por contratación, y si le entregan el dinero al hospital. Yo quisiera saber el manejo completo de los dineros del teletón, porque al final es el pueblo el que “real a real” hace que el teletón llegue a la meta.

No hago esto con objeto ni de cuestionar al club ni menos de poner en duda la honradez y honorabilidad de los miembros, misma que se puso en evidencia las veces que el club de La Chorrera ha colaborado con las distintas ferias internacionales del libro, y puedo dar fe de la talla moral de una gran mayoría de miembros, pero sí recomiendo que se den cifras precisas y exactas y que los medios escritos donen una página en la que se vea esta rendición de cuentas, a fin de que todos los habitantes de este país conozcamos al detalle el producto de este gran trabajo.

Sobre todo, en momentos en que se cuestiona mucho la credibilidad de las distintas organizaciones no gubernamentales. Sería una lástima que este club fuera cuestionado por falta de información, tal como ha pasado con los carnavales.

Me atrevo a hacer este llamado de atención, porque son muchos los que, al igual que yo, nos hacemos la misma pregunta. Es cierto, se han hecho informes, pero no con la precisión de lo que estoy planteando, detalles, muchos detalles, porque es dinero del pueblo. Con esta sugerencia, y si tienen a bien recibirla, estoy segura de que lograremos un teletón con la misma transparencia por muchos años más, porque esta actividad ha sido determinante para solucionar las necesidades de los grupos más necesitados.

*

<> Este artículo se publicó el 23 de diciembre  de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

¡Qué vergüenza!

La opinión de…


Mauro Zúñiga Araúz

Cuando el excelentísimo se presentó intempestivamente en el teletón organizado por el Club Activo 20/30 de Panamá, con una donación del Estado por 1.6 millón de dólares, solo le faltaba la capa y el salto para que la gente dijera: llegó Supermán.

Les dije a los que estaban viendo la televisión que eso era otra mentira. ¡No puede ser!, me contestó un coro. El Estado no tiene la partida para ese gasto, afirmé. Les recordé que estos pacientes fabulan, esto es, crean un mundo imaginario y viven dentro de él. El excelentísimo está convencido de que él hizo la donación y del presupuesto del próximo año saldrá el dinero, aunque algunos alumnos se queden sin escuela y pacientes sin medicina.

Les conté que Martinelli Berrocal me dijo, cuando logró su inclusión en la terna para director general de la Caja de Seguro Social –mintiéndole a raymundo y al todo el mundo–, que cuando Samuel Lewis, el presidente de Solidaridad, le contó al Presidente de la República su manejo político para lograr su inclusión en la terna, al Presidente se le aguaron los ojos de la emoción.

Tiempo más tarde, cuando conocí al Dr. Pérez Balladares, le conté la anécdota y la respuesta fue una sonora carcajada. ¡El Toro llorando por las habilidades políticas de Ricardito! Se me hacía extraño. El show mediático del excelentísimo en el teletón fue visto en todo el mundo. Tengo un amigo peruano que vive en la India que me escribió un email preguntándome si era cierto lo que sus ojos veían. ¡Qué vergüenza! Fue mi respuesta escueta.

A Martinelli Berrocal nadie lo ha autorizado para que esté regalando los dineros de los panameños a diestra y siniestra.   Ese 1.6 millón se necesita para los damnificados de las recientes inundaciones o para atender las apremiantes carencias sociales que padecen muchos panameños.

No quiero demeritar la labor que lleva a cabo el citado club cívico, pero los panameños escogieron al excelentísimo para que administrara los fondos del Estado y no para que terceras personas lo hagan, como trató de justificar la donación un miembro de su coro de arcángeles. Si no se siente capacitado para manejar las instituciones del Estado y necesita para tales efectos recurrir a las entidades no estatales, que nos los diga. Los panameños sabremos, ya curados en salud y espanto, encontrar su reemplazo.

Por otro lado, es saludable que el ministro de la Presidencia vaya explicando el significado de las reuniones “privadas” que el excelentísimo mantiene en el exterior. Primero se reunió en Honduras con el ex presidente Uribe. ¿Fue una reunión privada o una reunión secreta? Todavía no sabemos de qué se trató. Luego, se fue a Estados Unidos a otra reunión privada con empresarios norteamericanas. Tampoco sabemos los móviles de ésta. Lo que sí sabemos es que ningún funcionario puede utilizar sus horas de oficina para tratar negocios privados.

Es por eso que exigimos que se nos indique la naturaleza de esas reuniones privadas, de lo contrario nos veremos en la necesidad de colocar un reloj en el Palacio de las Garzas, para que el excelentísimo registre sus horas de llegada y de salida y así dar el ejemplo y tener la capacidad moral de exigir el cumplimiento del horario a todos los funcionarios del país.

Quiero aprovechar este espacio para denunciar las triquiñuelas que están llevando a cabo el director general y el asesor legal de Pandeportes con la tesorera de lo que queda de Federación Panameña de Natación, que aspira a la presidencia de esa federación. Han creado una liga bruja en Coclé, con un club nominal que no tiene atletas competitivos y otro tanto ocurrió en Veraguas con la creación de otro club brujo y una liga amañada.

Elevaron a categoría de liga distritorial a dos clubes, uno de La Chorrera y otro de San Miguelito para evitar que vote el profesor Almengor, presidente de la liga de Panamá, que tiene más de 250 atletas. Ninguno de los dos clubes cumple con los requisitos de la Liga Provincial de Panamá.

Finalmente, según los estatutos de la federación, a quien debe corresponder reemplazar al presidente, que está incapacitado, es al vocal y no a la tesorera. Yo le envié una carta a la ministra de Educación, Lucy Molinar, presidenta de la junta directiva de Pandeportes y otra al director de Pandeportes, en la que les detallaba estas irregularidades e impugnaba cualquier acción legal promovida por la tesorera de la federación.

Si vota la liga de Coclé, la liga de Veraguas y se inhabilita a la liga de Panamá en las elecciones programadas para el 28 de diciembre, entonces Pandeportes está fomentando, de manera descarada, la corrupción dentro del deporte nacional.

Al momento de escribir este artículo escucho a la señora Eva Lorentz, jefa de Recursos Humanos del Ministerio Público haciéndole graves señalamientos al Procurador encargado. ¿Ya estalló la bomba de los vínculos del actual gobierno con el narcotráfico? Todavía no tengo suficientes elementos de juicio para opinar, pero  ¿quién nombró a Bonissi?

<> Este artículo se publicó el 22 de diciembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Donaciones a campañas y democracia

La opinión del Comunicador Social, no vidente…

Edwin Rodríguez 

El tema de las donaciones a los partidos políticos en Panamá y el financiamiento de las campañas electorales es recurrente dentro de las organizaciones políticas, ya que por las grandes sumas de dineros que estos procesos implican, el funcionamiento del sistema político está condicionado por los aportes económicos que hacen tanto las personas como el Estado (subsidio electoral) a los partidos y los candidatos que compiten por la obtención del poder, por ende, el tema de la financiación electoral y política reviste gran importancia para el desarrollo de la institucionalidad democrática y para el perfeccionamiento del proceso político de Panamá.

Si bien, en nuestro país, En el 2009 los partidos recibieron B/ 39 millones, de los cuales B/ 25 millones fueron donaciones privadas y B/ 13.4 millones, subsidio electoral.

Sin embargo, el conjunto de gastos de los partidos políticos, sobre todo para los procesos electorales, en un momento especial de desprestigio de la clase política, de supuesta presencia del narcotráfico en el financiamiento, plantean problemas ligados a la democracia y a la gobernabilidad. Sin dudas, el financiamiento público y privado requiere en la actualidad una regulación cuidadosa.  Esa regulación responde a una necesidad democrática; involucra una solución integral del proceso político; reclama capacitación para la dirigencia de los partidos; acepta prohibiciones para determinadas fuentes; exige la transparencia en el proceso, con registros de contribuyentes e indicación de dónde provienen sus recursos; aboga por un equilibrio en las fuerzas para que la competencia se desarrolle en condiciones de igualdad entre partidos nuevos frente a los tradicionales; No existen soluciones perfectas. Las contribuciones ilícitas, por una parte y la incidencia en la toma de decisiones por la otra, justifican la transparencia y la publicidad de las contribuciones. También la prohibición de contabilidades paralelas así como también impedir que reciban directamente una ayuda los candidatos a la Presidencia de la República o a una curul parlamentaria, todo ello busca cerrar caminos del financiamiento ilícito y de la corrupción política.

Finalmente, una relación equilibrada entre el dinero y la política es la clave para el buen funcionamiento del sistema político y la calidad de la democracia. Por ello el factor más importante para generar equilibrio político y social en nuestro país es cuando los comicios -vistos en su dimensión política y económica entre los principales actores, que intervienen en el proceso político-electoral- son equilibrados entre las partes. Por ello, para la democracia, es vital que sea el sistema político el que controle el dinero y no que sea el dinero el que controle el proceso político; ya que si fuese el capital el que somete al sistema político a sus designios el sistema democrático sufriría mermas y deterioros en su funcionamiento y por tanto, en su crecimiento y desarrollo en el seno del sistema político representativo de Panamá.

*

<>Artículo publicado el 30  de octubre de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/rodriguez-edwin/

Campaña contra la raza china

*

La opinión de….

Diana NG

Una compañía en España compró dietilene glycol a China y se lo vendió al Seguro Social de Panamá (CSS). El deber del comprador es asegurarse de que lo pedido es lo que se recibió, que está en buenas condiciones, y usarlo antes de la fecha de vencimiento.

Después de que el dietilene glycol llegó a Panamá, se almacenó por años y la Caja de Seguro Social no hizo ningún reclamo.   Se hizo la mezcla en la CSS, sin analizarla.   No hay base legal contra China.

¿Qué raro que ningún médico notó nada hasta que los asegurados se quejaron? ¿Por qué no hicieron una campaña masiva para recoger los miles de frascos de medicina envenenada que fueron entregados en el interior del país?   Usaron este incidente para frenar la entrada de la mayoría de las medicinas chinas al país.

Cuando se hacen inspecciones en los restaurantes, llegan en grupos de 25 o más personas y se dispersan por todos lados.   Estas personas pueden hacer que desaparezca o aparezca cualquiera cosa. A veces llegan a inspeccionar cuando el o los restaurantes están cerrados.

Cuando anuncian que hay posibilidades de que se esté sirviendo carne de perro en los restaurantes, dan a entender que el pueblo panameño es bruto, que no sabe distinguir lo que come.

Multan a los chinos por usar aceites viejos, pero hay panameños y extranjeros que hacen la misma cosa y lo usan por muchos más días, pero eso es ignorado. He visto a vendedores en la peatonal con los dedos sucios y hasta con hongos y en chancletas, vendiendo en medio de excrementos de palomas, desperdicios, aguas estancadas y limosas, etc.    Pero multan a los chinos por “sucios”, y no les parece que lo antes mencionado es suficientemente sucio para multar a los latinos. Siento que hay discriminación hacia la raza china ¿o será qué multan a los chinos porque pagan los altos precios de las multas y a los latinos no se las pueden cobrar?

Lo que se está fomentando en este país es un odio contra la raza china, sin pensar que las embajadas asiáticas donan miles de dólares y equipos para ayudar a resolver las necesidades que tiene el gobierno de Panamá.    Creo que sería mejor que esas donaciones se den a la comunidad china, para enseñarle a defenderse en español y para conseguir a representantes que los ayuden con las demandas que les hace el Gobierno.   Creo que las Naciones Unidas debe mandar a representantes a Panamá para investigar la causa de este racismo y discriminación contra los chinos, que siempre ha existido, pero que ahora está empeorando.

El panameño califica a los chinos de sucios, pero muchos panameños y demás latinos tiran basura por cualquier parte, la dejan en los elevadores y en la calle, tiran colchones y refrigeradoras en los ríos, latas y envases en las playas, tienen cucarachas en sus cocinas, etc.  La mayor parte de la población no coopera con la limpieza.

*
<> Este artículo se publicó el 19  de octubre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

*

Los inversionistas también donan

La opinión del Jurista,  Ex Director de la Fuerza Pública y actual Presidente de los diarios El Siglo y La Estrella de Panamá…
EBRAHIM ASVAT

Estaban todas ellas allí, arregladitas y preparadas no para una tarde de té o una subasta para recoger fondos que maquillen un poco la pobreza del país. Estaban reunidas y sonrientes en el Palacio Presidencial, ya que el mandatario las había reunido para una ocasión especial. A cada una de las quince organizaciones sin fines de lucro se les iba a entregar un cheque de $50,000.00 como donación.   Nadie se inmutó en preguntar la procedencia de los fondos.

Es que el dinero no huele y la bondad humana es tan mezquina que todo samaritano huele a santo.   En esta ocasión nadie conocía al santo sólo al mensajero, al gestor, al intermediario oficial que en nombre de la República cual Cristo redentor repartía los panes a todas estas damitas que ayudan a paliar un poco el sufrimiento de los pobres.

Es que son tantos y tantos que ya ni el Estado con sus trece mil millones presupuestados este año puede con tan inmensa carga social.   Hay que hacer algo y qué mejor que colaborar con estas damitas que hace tanto y tanto con sus pequeñas actividades de té, caravanas, sorteos y cenas en suntuosos hoteles para ayudar.   Ninguna se inmutó a rechazar el gesto por desconocimiento de la fuente.

Al fin y al cabo no son bancos que tienen la obligación de conocer a su cliente o investigar la procedencia de los fondos.   Eso no está estipulado en ninguna convención internacional ni por recomendaciones de entidades internacionales.   Es más, basta que el intermediario sea una autoridad para descargar toda la responsabilidad en él y evitar los cuestionamientos.   La realidad es que cual mejor secreto guardado nadie quiere identificar al samaritano a efectos de que medio país de pobretones no lo corretee por tan desprendido acto.

Lo único que se sabe es que es un inversionista extranjero que se le solicitó una donación de setecientos cincuenta mil dólares para que pueda invertir en el país.    Es como un derecho de admisión para la membresía en el club de corsarios y piratas unidos.

Una vez que se es miembro se tiene acceso a todas las autoridades nacionales y se alivian las tribulaciones burocráticas. ¿Desde cuándo para invertir en Panamá y generar riqueza hay que pasar por CAJA?   Es que los que se quejan como ese malagradecido que escribe la Bitácora del Presidente da palo por el que boga y palo al que no boga.

¿Qué hay de malo con pedir algo fuera de la ley para ayudar a los que más lo necesitan?

<> Este artículo se publicó el 20 de septiembre de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Plata por aquí, plata por allá

La opinión de la Periodista….

Adelita Coriat

Este país parece tener mil chistes guardados. Para algunas cosas es sumamente serio, pero otras pasan a la ridiculez. Por ejemplo esta semana atestiguamos como un adversario de la ex procuradora le ganó el mandado al pagar la multa que la exime de cárcel.
Con esto, esfumó la vigencia que tendría la campaña real a real en la opinión publica, y de paso su presencia en los medios. Nadie sabe de dónde provino el dinero para este propósito, así como tampoco la plata que repartió como piñata el presidente Martinelli a organizaciones sin fines de lucro.
Delicadísimo este último punto. Dirían los mal pensados que detrás de esta supuesta “dádiva” pudiera esconderse un interés muy puntual. Quiero pensar que el Presidente tuvo otras razones más poderosas para aceptar la plata y repartirla, pues, en mente sana una empresa con motivos filantrópicos no necesita a un intermediario como el primer mandatario para activar sus buenos deseos.
Este hecho, con la información aparecida en los medios y las declaraciones del propio jefe de Estado, requiere de una aclaración mas profunda, pues pone en duda la integridad de la figura presidencial, la transparencia, la seguridad jurídica de sus competidores, y ni hablar del antecedente que siembra en el resto de los presentes y futuros inversionistas.

Ojo, es muy posible que este tipo de conductas se hayan repetido, y con frecuencia, en mandatos anteriores, no por eso dejan de ser igualmente reprobables.    La diferencia es que Martinelli al menos lo hace público, y no deja de sorprendernos.

Sin embargo, se hace necesaria una explicación profunda del propio mandatario sobre dicha “donación” en honor a la verdad y la institucionalidad nacional.

<> Artículo publicado el 20 de septiembre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

Peleando por el puesto

La opinión de la Arquitecta y Ex Ministra de Estado….

MARIELA SAGEL 

Parece que el señor Alcalde capitalino no acierta una. La semana pasada se formó tal enredo con el tinglado que montó con unos niños que iban a boxear para poder hacerse de una beca, que no ha quedado nadie que se respete que haya opinado en contra de tal despropósito. La mejor explicación que escuché provino de quien ha dedicado su vida al boxeo, Juan Carlos Tapia, que señaló los graves problemas que golpes a una temprana edad pueden ocasionarle a un menor y los límites de edad que se aceptan mundialmente para que los futuros campeones empiecen a iniciarse en ese deporte.

No se ha vuelto a escuchar más nada de su separación del cargo y, como todo en Panamá, se inician las acciones y luego se quedan a medio camino. El presidente le ha dicho al alcalde que se dedique a la jardinería, pero ni por orgullo ni por falta de apoyo del partido que en mala hora lo postuló, el señor Vallarino asume una postura digna y pone su cargo a disposición. Y lo peor de todo es que cada vez que abre la boca, se echa más la soga al cuello. Creo que sí logrará un Guinness, el de querer aferrarse a un puesto.

También, durante la semana pasada, la comisión de reformas electorales informó cuáles fueron los montos que invirtieron en las pasadas elecciones los candidatos a presidente y las cifran son de espanto. La alianza de los locos se fumigó casi 19 millones de dólares y la de BH09 un total de 8 millones, versus la del señor Endara, que solamente utilizó 20 mil dólares.

Si hacemos un poco de matemáticas vemos que si cada partido solamente recibió $1.6 millones de subsidio (lo que es mucho para un país con tantas desigualdades como Panamá) y el resto provino de contribuciones privadas -las de Ricardo Martinelli ascendieron a 20 millones- no hay que ser Baldor para deducir que el que invirtió lo hizo para sacarle rédito a su dinero, y con creces.

Es necesario que se ponga un tope a esta danza de millones y se respete al pueblo panameño que al final lo que espera es un mejor gobierno y funcionarios que sean eficientes y no respondan a los intereses de los que los pusieron allí, no por los votos, sino por las donaciones que les prodigaron.

<>

Artículo publicado el  2 de agosto de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.