Hacia las amplias avenidas

La opinión del Médico……

. .

Guillermo Rolla Pimentel

El poder del dinero está manejando al mundo occidental. Y, junto a él, los efectos del libre mercado, la globalización, la tecnificación, el crecimiento económico y también los subproductos de pobreza, desigualdades, delincuencia, violencia y guerras.

El capitalismo salvaje se ha enredado en su propio laberinto. Acumulan tanto dinero bancario que los obliga a dar créditos tóxicos que engendran deudas impagables; que al no poder saldarse, trancan el juego y tienen que recurrir a la estatización.

La deuda de EE.UU. supera los 12 billones de dólares (NY Times) y hasta el momento, lo financian jugando con las tasas, con la emisión de valores, con los fondos de pensiones y SS. Los intereses que pagan son más altos que los gastos sociales y militares.

Todos lo países industrializados están en similares situaciones. El reponer a la banca con el dinero de los contribuyentes, aventuran el ciclo de la inflación. El pronóstico no es favorable cuando se toma en cuenta la proporción de la deuda con sus PIB.

Los Estados han permitido el despilfarro de los bancos, las guerras y la corrupción. En América Latina el 10% de los ciudadanos se queda con el 48% de los ingresos.

En el mundo  los ricos crecieron en un 8%, en AL en un 12%. La filantropía en AL es el 3%, en Asia el 12% (Miami Herald).   Pero el asunto no es caridad, es más bien justicia social.   En AL ya hay diferentes países que han reaccionado a la injustas condiciones del comercio mundial, a lo negativo de sus balanzas de pagos, los bajos precios de las materias primas, al endeudamiento.

La vía chilena y la vía cubana, ambas con igual dirección pero con diferentes métodos, dependiendo de sus realidades. Las producciones y los productores hay que mantenerlos y aumentarlas, pero para poder distribuir sus frutos también en la sociedad. Las grandes empresas privadas y la banca tienen una tremenda responsabilidad social con el futuro de los países y con sus propios futuros.

Gobiernos socializantes como Lula y otros han logrado disminuir el hambre, primera necesidad vital y con esto elevan su aceptación y el nivel del país internacionalmente. El Papa aboga por un cambio en el sistema económico. Por el rumbo que sea, los pueblos caminan hacia las grandes avenidas del progreso social.

En Panamá se agregan los ingredientes de la impunidad, la ineficacia, el juega vivo y la demagogia.   La CEPAL publicó que el 2% de la población acapara el 60% de las producciones.   Que el sector privilegiado gana B/ 84.50 la hora y el postergado apenas B/ 1.1 la hora. Que existe un 16% de pobreza extrema en el país.

En esta confrontación transnacional, aquí el sector agropecuario ve con reservas al TLC. El área bancaria se ve perjudicada con las solicitudes de la OCDE.  La Zona Libre se alarma con la competencia de Miami.  El nacionalismo como defensa ante las injustas competencias del mercado de escala, con altas capacidades productivas obliga a adoptar medidas proteccionistas locales que promuevan las inversiones, que se regulen algunos sectores comerciales (como en EE.UU.) y se incrementen los ingresos por peajes del Canal que está subsidiando al comercio y a las navieras mundiales.

Las medidas de los B/100 a los 70 años, los subsidios de vivienda, las becas y útiles escolares, la homologación de salarios mínimos son buenas acciones estatales, etc; y están acordes con el pensamiento humanista, basado en el ciudadano panameño.  Vivimos en sociedad y los beneficios sociales tienen que ser ejecutados también por el sector económico. No es reducir la planilla, ni incrementar los precios, es reinvertir las ganancias con responsabilidad en desarrollo social para lograr un Panamá mejor.

<>

Publicado el 30 de enero de 2010 el Panamá América Digital. a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Competitividad del sector financiero

La opinión de…..

Rubilú Rodriguez

El origen del centro bancario internacional de Panamá (CBI) se remonta a 1970 cuando se reformula la Ley Bancaria y se crea la Comisión Bancaria Nacional.  Desde aquel momento, Panamá se convierte en uno de los pioneros de la región fomentando el desarrollo de un centro bancario basado en operaciones locales y off-shore.

Esta conexión del CBI con el sistema internacional generó, además de una envidiable estabilidad macroeconómica, un libre flujo de capitales bancarios que incrementó el atractivo del país.   Por ejemplo, en 1969 operaban en Panamá 23 bancos con B/.854 millones de activos; para 1982 operaban 122 con B/.49 mil millones de activos, y 62 de licencia general.

Con el tiempo el CBI ha venido conformando un conglomerado que integra, además de los propios bancos locales e internacionales, una bolsa de valores, casas de corretaje, aseguradoras, empresas de contabilidad publica y clasificadoras de riesgo, amén de los organismos reguladores como la Superintendencia de Bancos, la de Seguros y la Comisión Nacional de Valores. Como es sabido, el conglomerado financiero ha basado su éxito en la competitividad, pero como todo cluster, éste requiere un continuo mejoramiento y especialización.

En tal sentido, el Foro Económico Mundial (WEF en inglés) elabora periódicamente un informe que evalúa la competitividad financiera de 55 países.   El informe, publicado en octubre de 2009, colocó a Panamá en la posición 29 (adelantando tres peldaños con respecto al año anterior),   pero le confiere el primer puesto en el ranking de América Latina.

Los países más desarrollados se mantienen encabezando el ranking, aunque este año han disminuido su liderazgo. Tal es el caso de Estados Unidos, que el año pasado ocupaba la posición número uno y pasó al tercero, siendo superado por el Reino Unido y Australia.  En Latinoamérica, luego de Panamá se encuentra Chile que retrocedió una posición, luego Brasil y Perú que avanzaron 6 y 4 posiciones respectivamente, y México que se mantuvo igual.

El desempeño de Panamá en factores políticos e institucionales fue favorable, la liberalización del sector financiero, la estabilidad del sistema bancario y el bajo costo para iniciar un negocio destacan entre los aspectos con mejor desempeño.

En la categoría de intermediación, Panamá sobresale en los índices de tamaño y eficiencia de servicios financieros y bancarios, y desarrollo del mercado de bonos.  Sin embargo, en actividad bursátil y mercado de seguros mostró menos avances.

Igualmente, en cuanto a contratación de capital humano, y manejo de la deuda pública, presentó grandes desventajas debido a la rigidez del mercado laboral y el alto porcentaje de endeudamiento.

En relación con accesibilidad financiera comercial, Panamá alcanzó la tercera posición siendo superado por Hong Kong y Singapur, mientras que en acceso financiero individual y de pequeñas empresas logró la posición 17, y el primer lugar en Latinoamérica.

Evidentemente en Panamá existen facilidades para el acceso a los mercados financieros, y el nivel de riesgo que enfrentan los bancos es bajo, considerando que la mayoría de los préstamos se beneficia del sistema de descuento directo.  Panamá ocupa por ello el primer lugar mundial en el índice de obtención de crédito.

Hace poco la firma KPMG elaboró una evaluación de la competitividad del CBI, entre cuyas conclusiones destacan la necesidad de reforzar su posicionamiento en el mercado latinoamericano, incentivar el desarrollo de un mercado secundario de valores y captar más bancos internacionales y latinoamericanos de renombre.

Solo habría que agregar a esta agenda la necesidad de que el actual gobierno preserve el equilibrio macro fiscal en materia de deuda pública y déficit. Son estas las políticas que le seguirán dando al CBI el liderazgo que ocupa hace años a nivel regional y mundial.

<>

Publicado  el   23  de  enero  de 2010  en   el  Diario  La  Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Cifras y más cifras

La opinión de la banquera…

Lucy de Jaén

Se puede regalar sin advertir que quien haga mal uso del aporte tendrá problemas con la ley. ¿Qué ley? La del hambre, la del pago de un humilde cuarto donde habitan padres e hijos en altillo.   Se entregaron más de 142 mil bonos en Chiriquí y 113,273 en Panamá Centro.

Lucy, por qué no pides para Colón; si no me equivoco tú naciste en esa provincia. Buena noticia, además, es la que indica en cifras lo siguiente:

Ochocientos mil estudiantes de las escuelas públicas del país recibirán el bono de 25 balboas desde el 8 de marzo hasta el 30 de junio.

Noventa y seis mil veintidós bonos se entregaron en Panamá Oeste siendo el tercer sector con más población estudiantil antecedido de Chiriquí y Panamá Centro.

Pero las cifras no quedan en lo anterior;  en realidad esas son las que se pueden mirar sin cansancio.  Lo que se presta para auditar es lo siguiente:

En los primeros seis meses nuestro Presidente aumentó los compromisos del país en 170.3 millones; entre 2004 y 2009 la deuda pública creció en 895.64 millones de dólares. Actualmente la deuda asciende a 10,872.4 millones de dólares.

Esto nos indica que los planes de inversión del Gobierno por más de 12,000 millones requerirá apoyo parcial sufragado por endeudamiento externo.

Lo que sí es un gran golpe es la destitución que anuncia FENASEP de 500 servidores públicos, cuya justificación, indica esa entidad, obedece a reestructuración de personal y porque los puestos son de libre remoción y nombramiento.   Esto último es un absurdo señalar.   “Guillermito”, si quieres la paz respeta, señaló ANFACSS,   y yo la secundo.

En su más reciente información ANFACSS revela los despidos masivos;   la compra de un vehículo para uso de Sáez Llorens y el aumento de salarios a funcionarios de su confianza.   Lo anterior escrito equivale a su título: Cifras y más cifras.

<>

Publicado el 21  de enero de 2010 en el Diario El Panamá América, a quien  damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Hacia las amplias avenidas

.

La opinión del Médico y Ex Ministro de Estado….

.

GUILLERMO ROLLA PIMENTEL

El poder del dinero maneja el mundo occidental. Y junto a él, los efectos del libre mercado, la globalización, la tecnificación, el crecimiento económico y también están sus subproductos de pobreza, desigualdades, delincuencia, violencia y guerras. El capitalismo salvaje se ha enredado en su propio laberinto.  Acumulan tanto dinero bancario, que los obliga a dar créditos tóxicos, que engendran deudas impagables; que al no poder saldarse, trancan el juego y tienen que recurrir a la estatización.

La deuda de USA supera los $12 billones ( NY Times ) y hasta el momento la financian jugando con las tasas, con la emisión de valores, con los fondos de pensiones y SS. Los intereses que pagan son más alto que los gastos sociales y militares. Todos los países industrializados están en similares situaciones.  Al reponer a la banca con el dinero de los contribuyentes, aventuran el ciclo de la inflación. El pronóstico no es favorable, cuando se toma en cuenta la proporción de la deuda con sus PIB. Los Estados han permitido el despilfarro de los bancos, las guerras y la corrupción; en América Latina el 10% de los ciudadanos se queda con el 48% de los ingresos.

En el mundo, los ricos crecieron en un 8%, en AL en un 12%. La filantropía en AL es el 3%, en Asia el 12% ( Miami Herald ). Pero el asunto no es caridad, es más bien Justicia Social. En AL ya hay diferentes países que han reaccionado a la injustas condiciones del comercio mundial, a lo negativo de sus balanzas de pagos, los bajos precios de las materias primas, al endeudamiento. La vía chilena y la vía cubana. Ambas con igual dirección, pero con diferentes métodos, dependiendo de sus realidades.

Gobiernos socializantes, como Lula y otros, han logrado disminuir el hambre, primera necesidad vital y con esto elevan su aceptación y el nivel del país internacionalmente. El Papa aboga por un cambio en el sistema económico. Por el rumbo, que sea que los pueblos caminan hacia las grandes avenidas del progreso social.  En Panamá se agregan los ingredientes de la impunidad, la ineficacia, el juegavivo y la demagogia.   La CEPAL publicó que el 2% de la población acapara el 60% de las producciones. Que el sector privilegiado gana B/84.50 la hora y el postergado apenas B/1.1 la hora.    Que existe un 16% de pobreza extrema en el país.   Se expresó que ” El sector privado no ha sido capaz de llenar los vacíos…, o existe un comportamiento de mucho egoísmo ”. En esta confrontación transnacional, el sector agropecuario ve con reservas al TLC.

El área bancario se ve perjudicado con las solicitudes de la OCDE. La Zona Libre ve con alarma la competencia de Miami. El nacionalismo como defensa ante las injustas competencias del mercado de escala, con altas capacidades productivas obliga a adoptar medidas proteccionista locales, que promuevan las inversiones, que se regulen algunos sectores comerciales (como en USA) y se incrementen los ingresos por peajes del Canal, que está subsidiando al comercio y a las navieras mundiales.

Puntos concretos son que el crecimiento económico se reinvierta en crear empleos y reducir el costo de la canasta básica y productos de primera necesidad.  Con ello mejorará la seguridad callejera.   Esto es más humano y justo que las cárceles, la seguridad privada y las primas de seguros.   Vivimos en sociedad y los benéficos sociales tienen que ser ejecutados también por el sector económico. No es reducir la planilla ni incrementar los precios, es reinvertir las ganancias con responsabilidad en desarrollo social para lograr un Panamá Mejor.

<>

Publicado el  16  de enero de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Dónde está el Cambio?

.

La opinión del dirigente sindical y Secretario General del SUNTRACS…..

.

GENARO  LÓPEZ

El ministro del Economía y Finanzas, Alberto Vallarino, en medios de comunicación social señaló que el incremento de los impuestos a la población es para financiar el Metro y otras obras, en la medida en que el Estado no cuenta con los ingresos necesarios, sin embargo llama la atención el ejercicio del gasto público, en compras que no se justifican, tal es el caso del avión presidencial.

En medio de tantas necesidades, cabe preguntarse si es prioritario destinar la “ cooperación ” internacional a la compra de un avión, cuyo monto supera los 22 millones de dólares. ¿Qué tan urgente puede ser esta compra, que el Consejo Económico Nacional (CENA) autorizó un préstamo con el Banco Nacional, para financiar por adelantado la supuesta donación?

Por otro lado, el CENA también autorizó transferir a la Empresa de Transmisión Eléctrica S.A. (ETESA) más de 32 millones de dólares, como subsidio ante el anunciado aumento (6% y 9%) del precio del servicio eléctrico.  Otros 60 millones de dólares serán entregados como subsidio al gas licuado de 25 libras.

En campaña electoral Martinelli prometió resolver este problema, señalando que el costo de la canasta básica familiar era alto, debido a que pagábamos la electricidad más cara de América Latina.

Sin embargo, una vez en el gobierno continúa la política de subsidios a las empresas so pretexto de mitigar el impacto que tiene el aumento del precio del búnker sobre el precio de la electricidad, lo que se constituye en una transferencia de ingresos de manos sociales a manos privadas, lo que es un contrasentido en materia fiscal, pues el precio del servicio eléctrico sigue aumentando.

Lo cierto, el proyecto privatizador del IRHE se ha constituido en una pesada carga para el pueblo panameño, en la medida en que pagamos sumas exorbitantes por el servicio de energía eléctrica para garantizar las ganancias extraordinarias de las empresas multinacionales, a las cuales adicionalmente entregamos millones de dólares en supuestos “ subsidios ”, que al fin y al cabo pagamos los asalariados a través de nuestros impuestos.

En este sentido, también cargamos con la especulación que desarrollan las empresas locales a las que se les otorga concesiones para la construcción de hidroeléctricas y con la estructura oligopólica de las grandes transnacionales petroleras y sus socios locales que manipulan la cadena distributiva e imponen precios.

Igualmente, a partir de enero entró en vigencia la aplicación del impuesto del 5% a servicios bancarios y financieros, de acuerdo con lo que establece la última reforma tributaria.  Se gravarán las comisiones que cobran los bancos por sus servicios o por transferencias, así como la utilización de cajeros que no correspondan al banco emisor de la tarjeta de débito. Además, ya el gobierno anunció el aumento del ITBMS, aumentos en impuestos municipales, entre otros.

Aunque las autoridades insisten en que ello no afectará a los sectores populares, lo cierto es que diversas organizaciones gremiales de la patronal (SIP; Cámara. CONEP), han anunciado que trasladarán los aumentos a los consumidores.

En materia fiscal, la deuda pública sigue aumentando. Las cifras a octubre de 2009 reflejan un incremento de un 6.7% con respecto al cierre anual de 2008. En el 2009 la deuda pública ascendió a 11 mil 142 millones de dólares.

Las políticas neoliberales desnacionalizaron nuestra economía y nos despojaron de riquezas nacionales (electricidad, telefonía, puertos), debilitaron el poder del Estado para dar respuesta a las demandas sociales y dieron libertad sin restricciones al capital internacional. Esa subordinación no condujo a ningún desarrollo para nuestro pueblo.

Todo lo contrario, la pobreza sigue incrementándose y la renacionalización de las empresas de electrificación. ¿Dónde está el cambio?

Frente a ello, desde Frenadeso hemos insistido en la urgencia de establecer una política económica que rompa con el neoliberalismo.

Proponemos:

1. Una política de rebaja y congelamiento de los precios de los productos y servicios de primera necesidad y de la canasta básica familiar.

2. Una nueva política energética nacional que, controle y nos libere de la voracidad de las grandes transnacionales petroleras y sus socios locales. La renacionalización de las empresas de electrificación.

3. Una política fiscal, que geste un proceso progresivo en la carga impositiva, donde quienes más ingreso tienen aporten más al Estado, así como una política que atienda el gasto público, en función de eliminar todo gasto suntuario de la gestión gubernamental y que priorice las necesidades sociales de la población (inversión social) y no el pago de la deuda.

<>

Publicado el  10  de enero de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Gobierno cumple con pago de deuda a la CSS y el BNP

.
De la nota en Facebook para “Amigos del Gobierno Martinelli-Varela 2009-2014… Entérate de Todo!”   de ….
.
MARY  SZCZUR ARAÚZ

Tue, November 24, 2009 9:34:36 PM

To: Hector Robles Carrasco <haroblesc@yahoo.com>

Mary Szczur Araúz envió un mensaje a los miembros de/del “Amigos del Gobierno Martinelli-Varela 2009-2014… Entérate de Todo!”——————–
.
Asunto: Gobierno cumple con pago de deuda a la CSS y el BNP.

Se aprobó un proyecto de resolución en el que se autoriza un crédito adicional al Presupuesto General del Estado para la vigencia fiscal 2009 hasta por la suma de  996 millones  735 mil 35 balboas a favor del Servicio de la Deuda Pública.

El viceministro de Economía, Frank De Lima sustentó la necesidad de incorporar, en el Servicio de la Deuda Pública del año 2009, la redención anticipada, total o parcial de ciertas obligaciones de deuda pública interna no negociable contratadas por el Estado.

Tales obligaciones que el Estado mantiene actualmente con la Caja de Seguro Social, el Banco Nacional de Panamá y los Bonos de Reconocimiento Serie “C” emitidos a beneficio del Sistema de Ahorro y Capitalización de Pensiones de los Servidores Públicos hasta por la cifra arriba mencionada, no están contempladas en el Presupuesto General del Estado de la vigencia fiscal 2009.

Servicio de Deuda Pública Interna                        996,735,035.00
–Caja de Seguro Social                                                  530,829,708.00
–Banco Nacional de Panamá                                       333,390,594.00
—Bono de Reconocimiento serie C (SIACAP)          132,523,733.00

Se establece pago final para cerrar contrato de ampliación de Tocumen

El Gabinete también emitió concepto favorable a la Adenda No. 3 al contrato No. 003/04 de 3 de junio de 2004 a suscribirse entre el Aeropuerto Internacional de Tocumen, S.A. y la empresa Constructora Panameña de Aeropuertos, S.A, cuyo objetivo es el “Diseño y Construcción de la Ampliación de la Terminal de Pasajeros” de Tocumen.

En esta resolución aprobada por Consejo de Gabinete, el monto total del contrato se establece en B/. 21,532,483.00 (21 millones, quinentos treinta y dos mil cuatrocientos ochenta y tres balboas)

Es importante recalcar que el  Consejo Económico Nacional (CENA), según la  nota No. 206 de 27 de mayo de 2009, le otorgó opinión favorable a esa resolución.

Aprueban adendas a los contratos de terminales portuarias

Asimismo, se aprobaron tres proyectos de resolución que emiten concepto favorable a las adendas de los contratos ley suscritos con igual número de terminales portuarias.

Las adendas contemplan, entre otros puntos, aumento de 9 a 12 dólares el pago por movimiento de contenedores que se realicen en los puertos administrados por las compañías Panama Ports Company (Balboa y Cristóbal); Colon Container Terminal y Manzanillo Internacional Terminal.

Gabinete autoriza convenio de asistencia internacional para el Metro de Panamá

El Consejo de Gabinete -adicionalmente- aprobó sendos proyectos de Decreto en que autorizan a la República de Panamá por conducto del Ministerio de Economía y Finanzas a suscribir dos convenios de cooperación no reembolsables por un monto de un millón de dólares cada uno que serán utilizados en el proceso de construcción del Metro de Panamá, uno de los proyectos insignia de la administración de Ricardo Martinelli.

El primer Convenio de Cooperación Técnica Internacional no Reembolsable será suscrito entre el Ministerio de Economía y Finanzas con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para apoyo a la pre-inversión del sistema de transporte masivo de Panamá.

A través de Economía y Finanzas, la República de Panamá también suscribirá un Convenio de Cooperación Técnica Internacional no Reembolsable con la Cooperación Andina de Fomento (CAF) para apoyo a la pre-inversión del sistema de transporte masivo de Panamá.

Ambos Decretos de Gabinete cuentan con la opinión favorable del Consejo Económico Nacional (CENA).

Apoyo a proyecto de tecnología

De igual manera, el Gabinete aprobó un Decreto que autoriza a la República de Panamá, representada por el Ministerio de Economía y Finanzas, a suscribir el Convenio de Cooperación Técnica Internacional No Reembolsable No. ATN/KK 11554-RG con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por el monto de hasta 99 mil 455 dólares que se desembolsarán con cargo a los recursos del Fondo Coreano de Alianza para el Conocimiento en Tecnología e Innovación, que financiará la contratación de servicios de consultoría así como la adquisición de los bienes necesarios para la realización del Proyecto “Desarrollo en Latinoamérica de Cibernética GIS&T para Innovación y Desarrollo Económico”.

Este Decreto cuenta con la opinión favorable del CENA, según Nota No. 405 del 19 de noviembre de 2009.
——————–

.
<>
Reproducción enviada por e-mail al Editor de Panaletras, el 24 de noviembre de 2009, por la autora a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Cuando menos es más

Cuando menos es más

Con los zurdos está el relativismo moral expresado en las palabras del arrogante Keynes: ‘endeudémonos ahora que a la larga todos estaremos muertos’

John A. Bennett Novey


El mar de controversia que hoy día se agita en todo el mundo no es más que la diferencia entre quienes quieren más gobierno y los que abogan por menos. Aquí es dónde está planteado el dilema. A la izquierda están los que quieren más gobierno, camino que conduce hacia el totalitarismo. A la derecha, los que desean menos gobierno, que es el camino hacia la libertad. A la izquierda está un mar complejo de intrigas políticas sobre cuánto y quienes. A la derecha está el laissez faire, o “dejar hacer”. A la izquierda están los que quieren que sus hijos se queden en casa toda la vida. A la derecha los que quieren ver a sus hijos salir al mundo abriéndose paso con sus propias manos. A la izquierda los manipuladores; a la derecha los libertadores. ¿Quién tiene la razón? Los izquierdistas quieren planificar hasta el color de nuestra ropa interior; los derechistas no la usan si no quieren. A la siniestra un mar de programas y modas; a diestra una simplicidad sin tiempos, que emana de la naturaleza del ser humano.

A la zurda está Obama con sus experimentos y del otro lado los que no desean ser sujeto de ningún ensayo, simplemente quieren libertad. A la izquierda quienes tienen miedo a ser libres; en contrapeso quienes abogan por la responsabilidad que no están dispuestos a entregar a político alguno. Los socialistas, entre ellos los neoliberales, que si en el centro, más allá o más acá; los capitalistas el menor gobierno posible. Con menos gobierno los ciudadanos pueden desempeñarse a su albedrío y corresponde a la sociedad, con la ayuda de un gobierno limitado, evitar abusos y no al revés. A la derecha existe prosperidad ilimitada; mientras que a la izquierda igualdad en la pobreza. Con los zurdos convive el populismo, con los derechos el altruismo. A los zurdos les fascina Keynes, a los derechos Mises; a los primeros el drama y a los segundos lo natural. Unos le encomiendan sus problemas a la mafia gobernante; los otros no quieren saber de carteles ni oligarquías.

Con los zurdos está el relativismo moral expresado en las palabras del arrogante Keynes: “endeudémonos ahora que a la larga todos estaremos muertos”. Los socialistas gustan derrochar el dinero ajeno, para luego en la resaca clamar por programas de rescate; mientas los derechistas buscan ser libertados del fardo impositivo y la corrupción.

Tal como nos dice Pia Varma, empresaria y luchadora por la libertad, mientras en la pasarela keynesiana se ofrecen diseños exclusivos de moda hechos a pedido; en la de Mises están los modelos que acentúan la personalidad única de cada quien. Mises diseñó una filosofía política para los individuos, mientras Keynes para las masas.

En asuntos de gobierno, menos en más y sin caer en el azaroso moral de quienes son tan soberbios que creen poder no sólo gobernar sus propias vidas, sino también las de todos.

<>

Publicado el 7 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El cambio prometido

El cambio prometido

Juan Manuel Castulovich

Mañana, uno de julio, Ricardo Martinelli comenzará su andadura como nuevo presidente de Panamá, y tendrá la oportunidad de comenzar a cumplir su promesa de hacer “un cambio”, para el bien del país. En la campaña no se abundó en explicaciones sobre cómo se hará el cambio. Las propuestas electorales, que fue lo que escuchamos durante la campaña tampoco lo precisaron. De hecho, no tenían porqué hacerlo. Las propuestas electorales no son mas que eso, aunque erróneamente se insista, indebidamente, en llamarlas “programas de gobierno”.

El equipo que acompañará al presidente Martinelli, ya es conocido, pues los nombres de sus integrantes se anunciaron apenas se produjo su proclamación. De acuerdo a nuestro sistema de gobierno, el presidente o presidenta es libre de “escoger y remover” a los ministros de Estado. Por consiguiente, al recibir el mandato de la mayoría de los electores, es su derecho decidir a quienes nombra como sus colaboradores; pero dado que muchos de ellos son neófitos en la función pública, por allí tampoco se aclaró el rumbo.

En las últimas fechas, acciones del gobierno saliente han puesto en evidencia problemas que pondrán a prueba al nuevo gobierno, desde el inicio mismo de su gestión. Será crucial, por ejemplo, ver como la nueva administración supera el escollo de la denominada Ley de Descentralización, especialmente cuando muchos de los alcaldes y representantes de la Alianza por el Cambio se resistirán a renunciar las ventajas económicas que les concede esa ley.

Y si la derogación de la Ley de Descentralización es un reto para el nuevo gobierno, también será importante que se aclaren sus motivaciones para copatrocinar la modificación de la mal llamada Ley de Responsabilidad Fiscal, que sanciona la existencia y el aumento del déficit fiscal. El déficit fiscal no está autorizado por la Constitución. Más bien es lo contrario. Las normas constitucionales, bien entendidas y aplicadas, lo desaprueban.

El déficit fiscal se produce cuando en un año el Estado gasta más de lo que recibe. La Constitución exige que haya balance entre los egresos y los ingresos. Y manda, en el Artículo 275, que cuando los ingresos sean inferiores a lo presupuestado, se “ajuste el gasto”, para restablecer el equilibrio.

Antes que patrocinar una medida fiscal que contribuirá al aumento de la deuda pública, pues todo déficit es endeudamiento que habrá que pagar, hubiera sido más prudente que el nuevo gobierno comience su gestión presentándole al país el “estado real de las finanzas públicas” y si, como ya está comprobado, existe un déficit creado por el gobierno saliente, que se adopte un “plan de ajuste del gasto”, mediante un “programa de austeridad”. En ese sentido, nada hemos escuchado o visto publicado.

La pronta derogación de la llamada Ley de Descentralización, así como la revisión de la decisión de aumentar el déficit, ayudarían a la nueva administración a comenzar con buen pie. Igualmente la ayudaría que no se dilatara la derogación de los decretos-leyes sobre seguridad, que escuchemos pronto el ruido de la anunciada quebrazón de las botellas de la Asamblea y la eliminación de sus excesivos privilegios.

Ojalá, el nuevo presidente, en su discurso inaugural nos traiga detalles concretos sobre  su Plan de Gobierno, con metas y cronogramas precisos, que refuercen nuestra esperanza en el cambio prometido.

<>

Publicado el 30 de junio de 2009 en el diario El Panamá América a quien damos todo el crédito que le corresponde.