Horizontes sociales

La opinión del Médico y Ex Ministro de Estado….

GUILLERMO  ROLLA  PIMENTEL
grollap@cableonda.net

La desorientación de los partidos es evidente, porque abandonaron sus publicitadas ideologías y se han convertido en partidas económicas de muchos súbditos oportunistas. De allí que la sociedad, gremios, periodistas, la opinión pública y la gente de la calle estén exigiendo respeto y participación.

Los partidos son híbridos con una gran masa de adherentes de las clases populares y televidentes, manipulados por caciques ricos o enriquecidos (en dinero) que invierten y apuestan al negocio de la política; y todavía lo hacen a veces con una metodología arrogante, cínica, antinacional y antidemocrática, aunque los nombres de los partidos promulguen otra cosa.

Esas observaciones son vox populi y llenan los medios de comunicación; y los directorios electoreros lo saben muy bien. No es antagonismo ni oposición, ni envidia. Es todo lo contrario, es la lógica respuesta de una comunidad consciente, con la mejor intención de colaborar, que advierte que vamos por el camino desviado; y por el bien del país exigen fraternalmente corregir la dirección y los procedimientos que vienen del pasado, y que deben tener un CAMBIO urgente y de verdad. Para eso son los amigos políticos, además de reconocer lo positivo. La ejecutividad debe ser con eficiencia y transparencia para que sea eficaz, sostenible y con credibilidad. No solo el control unipartidario. Esta es la patética y trágica percepción de la ciudadanía.

La gente de la Cruzada Civilista, los sindicatos, los indígenas y los incomunicados y ‘sentenciados’ políticos plantean denuncias y buscan soluciones, pero parece que no nos ponemos de acuerdo.   Los intereses mercantiles locales e internacionales tienen una poderosa influencia.   El Progreso económico es excelente. Pero no hay que perder el objetivo final: ‘El bienestar de TODOS los panameños, en Libertad’. Eso es: su ambiente, su seguridad, su alimento, su trabajo y su educación.    Cualquier programa o ley no puede ir en contra de esa meta. Corrupción, antiambiente, antiobreros.

La entrada de los trabajadores organizados al terreno político es una consecuencia natural de lo que está sucediendo.   El vicepresidente Juan C. Varela les ha dado la bienvenida. Si los partidos se olvidan de sus militantes, esos mismos e ncontrarán otras vías de proyectarse cívicamente.

Es más, ya expresé que los trabajadores y los desempleados son las mayorías en los partidos. Si la frustración y la decepción se mantienen, vendrán otras propuestas que ya se están publicando y que se han experimentado en otros países.   Lula y el partido de los trabajadores de Brasil son un claro modelo. Gobernar con objetivos socialistas, mantener la democracia disciplinando a los militares, civilizar y regular a los inversionistas a cumplir su función social de crear empleo y actuar con justicia social con los consumidores.   Protegiendo y haciendo respetar al país en la protección del ambiente, su mercado y su total soberanía con posiciones nacionalistas en lo internacional, atentos a intentos exteriores (Pinochet y ahora Ecuador) de presiones.   Avanzar en reducir el hambre y la pobreza.    Ningún empresario se ha ido de Brasil. Todo lo contrario, llegan más y tienen que ser regulados.   China otro país de éxito que viene del radicalismo de avances sociales, y se abre en forma regulada al socialismo de mercado.

Para una posición nacionalista panameña y social de ese tipo, todos lo pregonan, pero lo interpretan de maneras diferentes, habría que hacer un gran esfuerzo de autocrítica, ética y solidaridad. Una reingeniería democratizadora de los partidos, una vuelta al fundamentalismo ideológico real y una justicia valiente sin impunidad.  Si las membresías básicas de los partidos leales a sus principios de los estatutos hicieran alianzas y se depuraran de distorsiones dictatoriales del pasado, de desviaciones mercantilistas y vicios de corrupción e ineficacia pudiera crearse una gran Unidad Popular con respeto pluralista…

Podrá calificarse de utopía que el PRD pidiera perdón por los crímenes de sus fundadores e indemnizará a sus víctimas;   porque el cinismo de sus militares es insólito dando clases de democracia. Deberían estar todos presos. Tendrían que renovar su dirigencia y sus métodos. Que los directivos políticos que han manejado las elecciones como inversión monetaria, dieran paso a una real equidad entre todos los candidatos y partidos; excluyendo los dineros como fuerza decisiva.

Estamos en deuda con el país. Los tratados nos pasaron de una ‘zona colonial’, a un ‘país protectorado’ por la ingenuidad y codicia de un sector oportunista de espías de USA y narcodictadores. Están pendientes grandes tareas en educación, constituyente, justicia y seguridad, que no se resolverán si los partidos políticos —especialmente el panameñismo, que tiene más antigüedad, tradición y mística en estas experiencias— no toman la iniciativa, la amplia comunicación y las acciones concretas que deben caracterizarlo, para impulsar ese CAMBIO profundo y operativo.    Primero desde lo interno y luego proyectarlo a toda una nueva forma moderna de hacer política. Es una ruta para avanzar a un Panamá Mejor.

*

<> Este artículo se publicó el 23 de octubre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/rolla-pimentel-guillermo/
Anuncios

‘De todo un poco, como los locos’

La opinión de la Arquitecta y Ex Ministra de Estado…

MARIELA SAGEL

El rescate a la labor del ex contralor Kuzniecky la semana pasada me trajo toda una lluvia de comentarios muy favorables, no solo hacia la persona a quien me referí —coincidiendo con las fiestas judías—, sino también el reclamo de otros ex funcionarios de la Patria Nueva que, con justificada razón, se sintieron excluidos como que no ‘habían podido’.

Resalto especialmente a la que fue directora general de Ingresos, que entiendo ordenó la casa de manera ejemplar, y el callado y poco protagonista ministro Héctor Alexander, que sin nada de bulla puso a caminar el Ministerio de Economía con paso firme. El propio Benjamín Colamarco también reclamó su decidida labor al frente del MOP y para muestra, la Cinta Costera. Para todos, mi reconocimiento, pero ninguno se ha tomado la molestia que tuvo Dani, de enviarme el sustento de su labor.

Como los temas económicos son los que más nos preocupan, además de la inseguridad y la urgencia a mejorar la educación de todos los panameños, asistí esta semana a una conferencia de prensa que dirigió Javier Martínez Acha, donde presentó muestras fehacientes del costo actual de la canasta básica, que asciende a $350 dólares en un mercado tan popular como el Súper Extra de la 24 de Diciembre.

No sé a quién corresponde el velar por la información y actualización permanente de estas cifras, si al MEF o la ACODECO, pero algo tiene que hacerse para que no siga ascendiendo. Ya no hay ferias Compita y las alternativas de abastecimiento se cierran de forma inexorable.

Igual pasa con el desempleo, que sigue en aumento, a pesar del cacareado crecimiento de la economía nacional. O estamos hablando paja sobre la bonanza que vivimos (o viven otros) o se están empleando a muchos indocumentados en detrimento de los nacionales que buscan el sustento diario.

La basura o su recolección siguen en recreo y apenas hace unos días se aprobó la creación de la autoridad que velará por ella, lo que le quita facultades al alcalde, pero todos queremos que este ilustre funcionario acabe su período, porque quien aspire al cargo, así sea Pelúa, ganará, después del desastre que ha sido el Plan B.   Urge definirle algunas funciones para que no trate, otra vez en estas navidades, de romper un record Guinness con adefesios en la Cinta Costera.

Señaló el señor Martínez Acha que la situación del IDAAN es crítica y el suministro del agua potable aún más. Yo soy muy pro privatización y esa tarea está pendiente hace más de diez años en un servicio que da pena y desperdicia el recurso más valioso del país.   Lo peor del IDAAN, entiendo, es el cobro del servicio, algo que con este auge de ‘tercerización’ bien podría hacerse.

De metiche quise saber más sobre los megaproyectos que con bombas y platillos anuncia el gobierno. Los mismos son su enfoque principal, sin que las necesidades más urgentes de los panameños sean siquiera consideradas para ser medianamente satisfechas.   La Tuza de la Avenida Balboa es el colmo del empecinamiento y capricho de los que ‘entran millonarios’. El diálogo establecido ante la demanda de derogación de la tenebrosa Ley Chorizo ha sido una burla a los participantes y nunca ha habido la intención de siquiera revisar los puntos álgidos que llegaron a hacer crisis en julio pasado. Esto ha iniciado una lucha de clases y la oportunidad de una radicalización de las posturas tanto de sindicatos como de otros actores de la despreciada —por el Ejecutivo— sociedad civil.

Hacer estos megaproyectos ‘llave en mano’, tal como teme mi admirado amigo Fernando Aramburú, si bien agiliza la ejecución, es un riesgo muy grande para el país, porque no controla costos y al culminarlos, puede que tengamos hasta que emitir deuda para poder pagarlos, lo que afectaría negativamente la relación con el Producto Interno Bruto del país.

Finalmente, la recompra de los corredores es el peor negocio que se pueda considerar. Con ese dinero se pueden hacer tres nuevas autopistas, no se crearían nuevos puestos de trabajo y, lo peor, se perderían los actuales. ¿Queremos este escenario para facilitarle al presidente que Wallmart adquiera sus supermercados?

<> Artículo publicado el 26 de septiembre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos,  lo mismo que a la autora,   todo el crédito que les corresponde.

Economía y política

La opinión del Ingeniero y Analista Político…

JOSÉ I. BLANDÓN C.

Según el último informe de la Contraloría General de la República, la economía panameña tuvo un crecimiento real de 6.1% en el primer semestre del 2010. El Producto Interno Bruto (PIB) se ubicó en $10800 millones, 571 millones por encima del mismo período en el año 2009. Los sectores que mejor comportamiento registraron fueron el transporte, almacenamiento y comunicaciones con crecimiento del 14%; el comercio, con 10,2%; y el turismo (hoteles y restaurantes), con 9.6%. Por el lado negativo se ubicó la pesca con una caída del 18.1% y el sector agropecuario con un crecimiento inferior al 2%. Estos resultados hacen prever que para el 2010 el crecimiento del año llegue al 7%. Es de esperarse que para el 2011 y 2012, cuando entren en su máximo nivel de construcción los trabajos de la ampliación del Canal de Panamá y el Metro, la economía mantendrá un ritmo más alto de crecimiento. Desde el punto de vista económico también se destaca el incremento de Panamá en el índice de competencia, que sitúa al país en la segunda economía más eficiente de América Latina, después de Chile.

La Inversión Directa Extranjera (IDE) alcanzó 1144.5 millones de dólares durante el primer semestre de este año, lo que representa un crecimiento del 26% en comparación con el 2009. A pesar de este crecimiento, todavía no alcanza los niveles obtenidos en el 2008, cuando la Inversión Directa Extranjera alcanzó los 1203 millones de dólares. Un factor importante en la recuperación de este indicador económico está relacionado al grado de inversión que logró Panamá hace varios meses y las políticas macroeconómicas implementadas en la administración Torrijos, que continúan aplicándose bajo la Presidencia de Ricardo Martinelli.

Durante los primeros siete meses del 2010, el gasto turístico en Panamá alcanzó los 967.4 millones de dólares, un aumento del 15% con respecto al 2009. De continuar este ritmo, el gasto de turismo podría llegar a los 2400 millones en el 2010. Así como creció el gasto, también se incrementó la entrada de visitantes durante los primeros siete meses del año. En este periodo ingresaron al país 991000 visitantes, un incremento del 10%, si se compara con las cifras registradas en el 2009. La ocupación hotelera ha registrado un crecimiento positivo del 66.7%, un 13% más en comparación con los primeros siete meses del 2009. De acuerdo con la Autoridad de Turismo de Panamá, los hoteles registran una ocupación del 74% en los primeros siete meses del año 2010; y en los que tienen menos de 100 cuartos fue del 51.8%. En los hoteles de playa la ocupación se estimó en un 70%. El turismo podría representar más ingresos que el Canal en el 2010 y es un sector con un alto potencial para el país.

El desempleo abierto en Panamá se sitúa en 6.2% para agosto del 2010 y la inflación calculada para el año 2010 oscilará entre el 3% y el 4%. La economía panameña resistió relativamente bien la caída del crecimiento global y la tasa de desempleo tuvo una variación marginal. Las reformas estructurales que se aplicaron en la administración Torrijos, siguen teniendo un efecto positivo muy fuerte en el crecimiento económico del país. La Administración Martinelli ha continuado la gran mayoría de las políticas económicas aplicadas en la anterior administración.

A pesar del excelente comportamiento que tiene la economía panameña, el país vive en un clima de permanente sobresalto político. El gobierno abre en forma simultánea diferentes frentes de confrontación social sin necesidad alguna. Durante los últimos meses, esta realidad afectó la popularidad del presidente de la República, y la percepción del ciudadano es que no se atienden sus principales demandas: la inseguridad ciudadana, el alto costo de la vida, los problemas de transporte, la baja calidad en los servicios que presta la Caja de Seguro Social, las denuncias permanentes de corrupción y el enfrentamiento político entre gobierno y oposición, crea un clima de inestabilidad, que no se corresponde con las variables macroeconómicas que tiene el país. Esta dicotomía entre política y economía, abre todo un debate a nivel nacional e internacional.

Otra de las características negativas que vive nuestro país es la judicialización de la política. Es decir, las discrepancias políticas tienden a trasladarse al ámbito de la justicia, creando un panorama negativo y peligroso. Panamá debe resolver en forma estructural, dos problemas básicos para poder llegar a ser un país del primer mundo: La transformación sustancial de la educación y el fortalecimiento e independencia del sistema de justicia. Es una tarea de todos.

<> Artículo publicado el 24 de septiembre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,   lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Sin control avanza el crimen organizado

La opinión de…

MARCO A. GANDÁSEGUI, HIJO

Nelson Quintanilla, sociólogo salvadoreño, acaba de escribir un artículo de alerta, que los panameños y latinoamericanos debemos tomar muy en cuenta.   En El Salvador las pandillas declararon un paro del transporte público que paralizó el país. ¿Debe sorprendernos o es la consecuencia de políticas públicas equivocadas? Según el sociólogo, el país centroamericano ‘vive una ola de criminalidad que afecta a los transportistas víctimas de asesinatos. El gobierno no logra definir una política que garantice la seguridad de la población.  El paro del transporte decretado por las pandillas tiene como antecedente la Ley de Proscripción de Organizaciones de Naturaleza Criminal’.

Mientras los gobiernos —el panameño entre los primeros— se apresuran en aprobar una legislación laboral que crea más desempleo e informalidad y, además, pone su política exterior al servicio de intereses bélicos de EE.UU., como consecuencia directa la Subregión cae cada vez más en manos del crimen organizado. En el caso de El Salvador, las pandillas se han convertido en un actor político, que disputa su legitimidad de igual a igual con otros sectores de la sociedad civil.

El Ejército declaró que tiene ‘la situación del transporte controlada’.    Sin embargo, ‘lo que no estamos controlando es el rumor’, declaró el ministro de Defensa, general David Munguía.   El 1º de setiembre de este año, la Asamblea Legislativa aprobó la llamada Ley de Proscripción de Maras, Pandillas, Agrupaciones, Asociaciones y Organizaciones de Naturaleza Criminal, que impone hasta 10 años de cárcel a cualquier persona que integre esas agrupaciones.

Según la ley aprobada, ‘son ilegales y quedan proscritas las llamadas pandillas o maras Salvatrucha, MS-trece, Pandilla Dieciocho, Máquina y Mao Mao’. Además, quedó establecido que los bienes, valores, dinero y otras posesiones derivadas de las actividades ilícitas de las pandillas serán confiscados y pasarán a manos del Estado.    En 2010, según el periódico Heraldo, en represalia al rechazo de los empresarios del transporte a pagarles la llamada ‘renta’ (extorsión), han asesinado a 107 personas, entre choferes y cobradores.

El incremento de la violencia se ha politizado, convirtiéndose en un arma de la extrema derecha para atacar al gobierno que cuenta con el apoyo político del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN). Según el sociólogo Quintanilla ‘no se puede negar que la situación es complicada y que necesita firmeza para resolverla… (Sin embargo), no necesitamos una dictadura militar para evitar la zozobra, el pueblo mismo puede y debe participar decididamente para evitar una guerra social’.

Se necesita una política pública que reincorpore a la juventud, que se ha unido a las pandillas, a las escuelas y a los centros de trabajo.   Política que consolidaría a la institución familiar y fortalecería a las comunidades y centros culturales.

Hay que estudiar cuáles son las fuerzas políticas que se encuentran detrás de las pandillas manipuladas por el crimen organizado. En el caso de El Salvador, plantean sus reivindicaciones y publican sus comunicados abiertamente en busca de legitimidad. La semana pasada circularon una declaración insólita pidiendo disculpas por la paralización del transporte público, pero explicando sus motivos:   ‘Los miembros de las pandillas MS y 18 le pedimos al pueblo salvadoreño, en general, nuestras más sinceras disculpas por los inconvenientes causados, a través de un paro de buses.   La MS y la M-18 piden al presidente salvadoreño vetar la ‘Ley de proscripción de maras, pandillas, asociaciones y organizaciones de naturaleza criminal’.

Las pandillas del crimen organizado convocan al diálogo y le pide ‘al Gobierno que vete la ley de proscripción… lo invitamos a iniciar un proceso transparente de diálogo con el fin de buscar solución al conflicto de la violencia’, indica el comunicado. Quintanilla concluye ‘que estos grupos son fuertes y si no se les presta la debida atención pueden crear más terror’. Señala con acierto que ‘no son leyes de mano dura o súper mano dura las que pueden resolver el problema. Debe revisarse las causas que hicieron posible la aparición de estas organizaciones y proponer alternativas de solución’.

Al igual que en Panamá, las causas que permiten la aparición de estas organizaciones criminales son las políticas públicas equivocadas que ejecutan los gobiernos de turno que desintegran las instituciones básicas de la sociedad. Estas políticas de flexibilización del trabajo y de ‘apertura’ a inversiones de capital ‘sucio’ se hacen cada vez más peligrosas al ser subordinados los gobiernos por los intereses del crimen organizado.

<>Artículo publicado el 16 de septiembre de 2010 en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes  damos,   lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Nuestra juventud, ¿divino tesoro?

La opinión de….

Javier Castillo Salgado

Para el desarrollo de todo país, es fundamental que los jóvenes tengan oportunidades de progreso y sean capaces de aprovecharlas ejerciendo responsablemente sus libertades.   Según el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, son ellos quienes tienen “la buena voluntad, el talento y el idealismo” necesarios para “erradicar la pobreza, contener la difusión de enfermedades, luchar contra el cambio climático y alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio”.

Ban Ki-moon, en el lanzamiento del Año Internacional de la Juventud, en Nueva York, enfatizó los efectos desproporcionados que ha tenido la crisis económica mundial en los jóvenes.

La juventud enfrenta una situación no muy alentadora. El informe Tendencias Mundiales del Empleo Juvenil 2010, dado a conocer el pasado 12 de agosto, indica que a fines de 2009, de los 620 millones de jóvenes económicamente activos entre 15 y 24 años, 81 millones estaban sin trabajo, lo que representa el número más alto en la historia.

Mientras, el informe de la Organización Internacional del Trabajo advierte que el índice de desempleo entre las personas de 15 a 24 años pasó de 11.9% en 2007, a 13% en 2009, y en 2010 llegaría al 13.1%. Señaló sobre el “riesgo de un legado de la crisis en términos de una ‘generación perdida’ de jóvenes”. La situación no mejorará hasta 2011, año en que se espera que el índice de desempleo de jóvenes descienda al 12.7%, una tasa todavía más sensible que la que registrará el desempleo entre adultos.

Un estudio del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) en 2008, con el apoyo de la ONU, sostiene que la juventud que no trabaja ni estudia representa el 15.4% de los 821 mil 662. Los jóvenes representan el 25% del total de la población del país.   Panamá tiene el compromiso de lograr el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos, incluidas las mujeres y jóvenes, como parte de los objetivos, metas e indicadores del milenio.

Hay muestras de interés gubernamental. El Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral implementa programas dirigidos a la población joven como: el Programa Inserción Laboral, el Servicio Público de Empleo, Mi Primer Empleo; y el Mides, con el Programa Padrino Empresario. La Fundación para el Desarrollo Sostenible, el Consejo Nacional de la Empresa Privada, el Ministerio de Trabajo y la Presidencia, tienen una alianza estratégica para mejorar las oportunidades de inserción laboral de los jóvenes al sistema.

En el Año Internacional de la Juventud, hay que señalar que el empleo juvenil debe ser abordado de forma decidida entre Estado y sector privado, de modo que este período actual de crisis se convierta en una oportunidad para incorporar la perspectiva del empleo productivo y el trabajo decente de jóvenes en las políticas nacionales.

<>Artículo publicado el  2  de septiembre de 2010 en el diario La Prensa,   a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Herramientas

Sobre las granjas sostenibles y crédito,  reproducimos el artículo de  opinión de….

.-

Luis Alberto Castrellón Oller .

Estimo que la sociedad anda como un vehículo, ya sea un auto o tren, con los elementos necesarios para que funcione adecuadamente; sin embargo, algunas veces esos elementos se desajustan y producen efectos negativos. Entre los desajustes tenemos la pobreza, el desempleo, y la falta de oportunidades económicas para que los ciudadanos tengan el sustento adecuado.

Por eso, el Estado debe contar con las herramientas necesarias para corregir los desajustes. Desde 1946 la Constitución establece que la economía nacional se realiza con “El ejercicio de las actividades económicas que corresponden primordialmente a los particulares; pero el Estado la orientará, dirigirá, reglamentará, remplazará o creará, según las necesidades sociales…, con el fin de acrecentar la riqueza nacional y de asegurar sus beneficios para el mayor número posible de los habitantes del país” .

Con este mandato los gobernantes deben hacer todo cuanto esté a su alcance dentro del marco constitucional y legal, para que los menos favorecidos económicamente no queden desamparados.

En el quinquenio 1999–2004 como política de Estado se crean dos herramientas, las granjas de producción sostenible y la Autoridad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Ampyme), como parte de la agenda social del gobierno del referido quinquenio.

Dichas herramientas se aplicaron, pero quizás con el transcurrir del tiempo perdieron su efectividad, por eso hay que mejorarlas, apartándose de todo tipo de actitud política partidista, para que no ocurra lo sucedido en el quinquenio pasado, cuando un funcionario manifestó, que… “se mostró contrario al experimento de las granjas de desarrollo sostenible, aduciendo que… “Cada dólar que se invierte en nutrición, es un dólar que le das en comida a las personas y no así el dólar que se invierte en las granjas para ver qué sale, si es que no le cae un bicho a las cosechas o si el río no las inunda”, explicó. (La Prensa 23/02/05)

Si existe más de un programa que se complementa y que beneficia al ciudadano común desde niño hasta adulto, no hay que defenestrar a uno, sino realizar una reingeniería. Las granjas de producción sostenible son para que la comunidad produzca sus alimentos nutricionales, bajo el aforismo milenario “dar la caña y enséñale a pescar” para que el individuo siempre tenga alimento.

Lo que hay que buscar es la eficacia y crecimiento del programa de granjas de producción sostenible, pues allí confluye la sociedad civil por medio de las organizaciones no gubernamentales, la comunidad y el Estado a través del Ministerio de Desarrollo Agropecuario, el Ministerio de Salud y otras entidades.

La otra herramienta, que no solo ha dado sus resultados, sino que se ha reenfocado y mejorado su rol, es la Ampyme con la promoción del crédito a las Micro y Pequeñas Empresas (Mypes), para que el joven estudiante egresado, de escuela superior o de la universidad, el artesano, el técnico o el ciudadano común pueda capacitarse, desarrollar una actividad empresarial y acceder al financiamiento para eso.

De manera que solo resta que todos, sociedad civil y Estado, aportemos nuestros esfuerzos para combatir la pobreza y el desempleo.

<>Artículo publicado el  2  de septiembre de 2010 en el diario La Prensa,   a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Erradiquemos el desempleo

La opinión de….

JUAN RAMÓN MORALES

Con la ampliación del Canal se espera una movilización de capitales, así como la generación de puestos de trabajo, propicio para apuntalar la idea que he vertido antes de que las ciudades de Panamá y Colón deben ser, desde ya, ciudades que no duermen, es decir, con horario laboral de 24 horas. Si el ensanche del Canal creará muchos puestos de trabajo, Panamá y Colón, las ciudades que no duermen, harían desaparecer el flagelo del desempleo.

Panamá y Colón, por su situación geográfica, están llamadas a convertirse en ciudades que no duermen, el día que se haga, simple y sencillamente desaparecerá el desempleo, sería algo así como doblar la planilla laboral. Analicemos paso por paso las connotaciones del proyecto.

Antes de seguir adelante, quiero anticipar que lo que producirá mi pluma podría ser considerado por muchos como algo descabellado, pero sigo adelante a riesgo de que ello ocurra, pues también habrá muchos que avalen mis planteamientos.

Con frecuencia se afirma que la economía se contrae por el alto índice de desempleo, si ello es así, lo propicio es que desaparezca esa manta deleznable como lo es el desempleo. El Estado debe elaborar una propuesta que lleve a Panamá y Colón a una realidad laboral de 24 horas (comenzado con 16 horas), en razón de su situación geográfica, remediando el alto índice de desempleo que campea sin que se detenga en detrimento de grandes mazas humanas.

1) El plan que presento conlleva la necesidad de tres jornadas laborales, dos iniciales, para multiplicar el movimiento económico;

2) El comercio, la banca, la industria y el transporte se pueden enmarcar en un proyecto laboral de 24 horas;

3) En lo relativo a la industria, es oportuno acotar que muchas funcionan a un 50% de su capacidad, lo que significa que tienen un capital ocioso que debe ser amortizado con lo que produce ese 50% y, por ende, los precios de los productos no revierten beneficio al consumidor, pues si se logra que trabajen al 100%, simplemente el costo de inversión se diluye en una producción mucho mayor y por lo tanto se beneficiará el consumidor por un lado, los nuevos empleados, la CSS con más cotizantes, el transporte con mayor movilización y el Estado con más tributos y lo que sería más importantes, habría más consumidores de bienes y servicios; y

4) El Turismo tendría mayores atractivos, pues los turistas vienen con ánimos de diversión, de gastar y esto desde luego lo percibirán las agencias de viajes, los hoteles, los clubes nocturnos, el transporte selectivo, etc. En breve tiempo las capacidades hoteleras se triplicarían, porque al turista se le estaría dando lo que busca.

Así sucesivamente, una actividad arrastraría otras fáciles de identificar, porque habría proyecciones mayores que pondrían a prueba la inventiva del hombre, la iniciativa privada, la afluencia de capitales foráneos cuyos ingredientes redundarían en mayor generación de empleos, me atrevo a asegurarlo. Así son las cosas.

<>
Este artículo fue publicado el  23 de agosto de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.