Cruzada por la Vida y la marcha por la paz

La opinión del Economista y Educador….

VICTORIANO RODRÍGUEZ S.


¡Sorprendidos! En política no hay sorpresas, solamente sorprendidos.

El diario La Prensa del 31 de mayo, despliega titulares y noticias sobre los actualmente identificados treinta y dos (32) allegados al gobierno, en la política exterior. ¡Qué sorpresa!

¿Serán solamente 32 o se multiplicará el número? Aparentemente se omitieron parientes de algunos magistrados.

¿Acaso cuando depositamos el voto alguno observó o visualizó en los candidatos ser santos, inmaculados o aureolas sobre su cabeza, indicándonos que ese (a) candidato (a) era lo más honesto, transparente, leal a los ideales de la patria y la población votante, que dicen representar?

En todas las sociedades, barriadas, incluso los “guetos” se conoce de mejores y peores.   El hijo de Juana escuchó que en los guetos los mejores son reconocidos por ser los mayores criminales o narcotraficantes, a esos no se les puede atrapar y cuando por casualidad sucede, tienen renombrados abogados que los representan y salen con facilidad. Los peores son los raterillos que generalmente son atrapados in fraganti.

Nuestra idiosincrasia no escapa a esta realidad.   Cuando de elecciones se trata, se limita a desconocer los méritos humanos, ética, valores y principios de honestidad y buenas costumbres.

Como en barrio de trifulca, generalmente quienes reciben mayores canonjías en la política, son aquellos personajes sin escrúpulos, esos que se prestan a cualquier cosa y sirven al mejor postor.   Esos también rompen paradigmas por ser los mejores. Al decir los mejores, no necesariamente se hace referencia al más laureado, transparente y honesto, solamente se presume es mejor en lo que hace.

Mientras hay muchos jóvenes desocupados, graduados en Relaciones Internacionales, de la Universidad de Panamá, los gobiernos se dan el lujo de enviar como cónsules o embajadores a personas que quizás desconocen el protocolo, pero se nombran por compromisos de compadrazgo, ser hijos o parientes de políticos. ¡Sorprendidos!

Ante el aumento de la corrupción y la delincuencia. Se hace necesario retomar la Cruzada por la Vida (2004) y caminata por la paz (2010).   El programa radial Oasis de Opinión se hace eco de tal situación y estamos invitando a la población a la manifestación pacífica, utilizando en el pecho una cinta celeste (color del mar y del cielo, cuya medida es de media pulgada de ancho por seis de largo); igualmente colocar una banderita celeste en la antena del vehículo.   Dios te salve Panamá.

<>

Artículo publicado el  3 de junio de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Cruzada por la vida (II)

La opinión de los Economistas y Educadores…

.

Lizabeta y Victoriano Rodríguez S.

El pasado viernes 21 de mayo, en esta columna, hicimos una ponencia relativa al alto costo de los productos de primera necesidad, al aumento indiscriminado del combustible.

Hemos expuesto con claridad meridiana que la población se siente prisionera de un sistema inoperante, por lo cual los cambios deben ser estructurales.

Somos de la opinión que los mecanismos de protestas deben ser diferentes.

Hemos sugerido que contra el aumento de precio del combustible, el inminente aumento de precio de los alimentos, teléfono y la luz, el desempleo galopante y la corrupción generalizada, utilicemos una “Cinta celeste”, estilo de hoja, en la parte izquierda superior del pecho, como protesta pacífica, con la finalidad de que nuestros gobernantes sintonicen en sus oídos las melodías estomacales de quienes poco o nada tienen que comer.

Existe un silencioso clamor popular ante los aumentos desmedidos, por ello, en el programa radial “Oasis de Opinión”, nos hemos hecho eco de tal situación y estamos manifestando pacíficamente nuestra voz de protesta, motivando a la población a que nos acompañe utilizando una cinta celeste (color del mar y del cielo, cuya medida es de media pulgada de ancho por seis de largo, en el pecho); así mismo, colocando en las antenas de los vehículos una cinta celeste de pulgada y media de ancho por quince de lardo o como banderitas.

De algo estamos seguros, el aumento de precios se registra peor que un espiral; recuerden que el pasaje del transporte colectivo aumentó de 15 a 25 centésimos; es decir, el 66.7% de un solo viaje. Imagine usted aquellos con salarios por debajo de los 500 balboas, máxime si tienen que hacer trasbordo, amén de los desocupados.

Cualquier aumento en el combustible, elevará también los productos de primera necesidad; ello puede incidir en el desempleo y la desocupación como un todo y se corre riesgo que la población se lance a las calles.

Ante situaciones extremas, se tienen que tomar iniciativas (públicas y privadas), a desarrollar la economía mediante la creación de empleos.

Conscientes de tal situación, nos hemos propuesto llevar a cabo una cruzada por la vida, es una cruzada por nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos. Una forma de protestar diferente. Consiste en utilizar diariamente una pequeña cinta celeste en la parte superior izquierda de tu camisa o vestido.

Tenemos que lograr hacer conciencia a nuestros gobernantes de establecer políticas de Estado, brindar real y efectiva solución a nuestra población, a través de programas a largo plazo, donde se impida continuar empujando hacia abajo.

Debemos tomar conciencia. La población unida puede lograr cambios transcendentales.

Participemos de la cruzada por la vida, contra el hambre, el desempleo, el aumento de la gasolina, los precios y la corrupción.

Algunas emisoras ya se han hecho eco de esta Cruzada y mantienen una cuña que manifiesta el objetivo de esta protesta pacífica. Únete.

Si no confías en ser parte de la solución, puedes ser parte del problema. “Existe un solo país y una sola bandera”. Dios te salve Panamá.

<>

Artículo publicado el 18 de junio de 2004 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que a los autores, todo el crédito que les corresponde.

Cruzada por la vida

La opinión de los Economistas y Educadores…

.

Lizabeta y Victoriano Rodríguez S.

Hemos comentado sobre el desmedido aumento al precio del combustible. Que el incremento es exagerado.  Que, a pesar de las leyes contra los monopolios, la existencia de éstos es elocuente y muchas veces cuentan con el beneplácito de quienes nos gobiernan.

La población panameña está absorta ante el alza indiscriminada de los precios de la gasolina.   Sabemos que tras elevar el combustible, aumentarán también los productos de primera necesidad y algunos empresarios lo utilizarán como excusa para despedir personal.

En estos momentos es incalculable el daño que pueden sufrir los hogares panameños, por una parte, y por la otra, se corre el peligro de una explosión social.

Ante la ola de aumentos desmedidos, al igual que en el programa radial “Oasis de Opinión”, estamos manifestando pacíficamente nuestra voz de protesta.

Te invitamos a incorporarte a nuestra cruzada por la vida, contra el hambre, el desempleo, el aumento de la gasolina y los precios; es una cruzada por nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.

Dicha actividad consiste en utilizar diariamente una pequeña cinta celeste en la parte superior izquierda de tu camisa o vestido.

Cuando nuestros gobernantes comprendan la importancia de trabajar con políticas de Estado y de dar atención real y efectiva a las necesidades de nuestra población, a través de programas cónsonos con la realidad histórica del pueblo panameño, entonces podemos decir que hemos avanzado, logrando morder el acero y marcar nuestra dentadura.

Todos escuchamos decir que la historia se repite en espiral, sin embargo qué poca importancia le damos a este hecho.

Producto del aumento indiscriminado de precios en el combustible y la poca importancia que los gobernantes panameños prestan a la solución de esta situación, podemos visualizar un escenario desconcertante, pudiendo llegarse a cumplir los preceptos marxistas de que los ricos serán más ricos y los pobres más pobres.

Quizás en tiempos pocos lejanos, estaremos alumbrándonos con güarichas de kerosine o velas en frascos de vidrio.

Sumado a estos aumentos, empresas que no dependen directamente del combustible, como el Corredor Norte, incrementa sus precios. Qué poca importancia tiene el pueblo panameño para estas compañías extranjeras que vienen a explotar nuestros recursos. Pareciera que el concreto tirado, hace años en la carretera, funciona con combustible.

La población debe tomar conciencia. Deje de utilizar las autopistas y verá que al final tendrán que rebajar el costo del peaje.

Unifiquémonos para defendernos de quienes quieren abusar de nuestra pobreza.  Participe de la cruzada por la vida, contra el hambre, el desempleo, el aumento de la gasolina y los precios. Es una cruzada por nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.

Utilice diariamente una pequeña cinta celeste en la parte superior izquierda de la camisa o el vestido.

Si no confía en ser parte de la solución, puede ser parte del problema. Existe solamente un país y una bandera. Dios te salve Panamá.

<>

Artículo publicado el 21 de mayo de 2004 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que a los autores, todo el crédito que les corresponde.