El Puente Centenario

La opinión del Empresario…

JUAN RAMÓN MORALES
juramor777@hotmail.com

El problema del deslave en la entrada del puente Centenario, es producto de dos problemas fundamentales: Estructural por cuanto que al puente le colapsó el estribo y además porque se presume una deficiente compactación en el relleno acceso al puente.

Los estribos, son muros que sirven de protección al relleno y al puente. Estos estribos deben ser levantados desde la base firme del suelo, por muy profunda que resulte ser la base del relleno. Pensar en la posibilidad de que el estribo fue construido a partir por Ej. de la mitad del relleno, es muy creíble, dado el hecho de que no existe vestigio alguno del los cimientos del estribo. La gravedad de esta posibilidad, es imputable a quien inspeccionó, por cuanto que hablamos de un hecho de gravedad absoluta y allí están los resultados.

Es imperioso recorrer cientos de puentes que se han construido, en la Interamericana y demás carreteras de la república y se observará como los estribos construidos en la entrada de los puentes nacen en la base del terreno y no en medio del relleno. Los estribos hacen una doble protección, protegen el puente y protegen el relleno acceso al puente.   Cuando llueve, como ha llovido en Panamá, sobre la losa del puente que es ligeramente arqueada, las corrientes de agua, vienen hacia las entradas del puente, porque los llorones no han podido evacuar la enorme cantidad de agua de lluvia del momento. Si el relleno acceso no cuenta: a) con un pavimento sin filtraciones, ni cuarteaduras, b) con un estribo que en las orillas se canalicen las aguas para alejarlas del relleno acceso.

Estos dos requisitos, al desaparecer el estribo, han hecho posible el deslave ocurrido en el Puente Centenario, de allí que se ha tenido que fundir sobre el relleno actualmente levantado, una plancha provisional protectora (vista televisiva), para evitar así otro deslave. En esta forma, la losa colocada debe ser sustituida por un estribo construido desde la base original del suelo.

¿Por qué han ocurrido repetidamente las cuarteaduras y hundimientos en la vía de y hacia Arraiján?   Es evidente que algo se hizo mal. A) pueden existir ojos de agua en la calzada que no fueron desviados,   b) también rellenos hechos con materiales inadecuados y   c) rellenos con compactaciones deficientes.

Los problemas que se han dado en el pasado y que salen en el presente, son consecuencia inequívoca de la falta de una verdadera inspección estatal, me refiero una vez más a verdaderas inspecciones, que no deben estar bajo el paraguas del Ministerio que levantó el pliego, para luego licitar, luego otorgarla al ganador, después firmar el contrato y finalmente, inspeccionar.   En pocas palabras, Juez y Parte, así tras bastidores realizar triquiñuelas y convertirse en millonarios con un solo contrato.

Mientras, exista este método arcaico, y no sea creada la AUTORIDAD PARA LA INSPECCIÓN DE LAS OBRAS PÚBLICAS, habrá corrupción, esta debe estar fuera del alcance de quienes realizan todos los pasos, excepto las inspecciones. Así son las cosas.

Este artículo se publicó el 24 de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Lázaro, levántate y anda

La opinión del Empresario…

JUAN  RAMÓN  MORALES
juramor777@hotmail.com

Dentro del comportamiento humano existen personas que exigen que todo se resuelva como lo hizo Jesús cuando dijo ‘Lázaro, levántate y anda’: en nuestro medio los nihilistas y los corruptos.   Son esas personas.

Para los nihilistas, nada es bueno, ni lo bueno. Para los corruptos, lo corrupto es bueno siempre y cuando sea en su beneficio, como aquel que expresó que ser dictador era malo, siempre y cuando el dictador no fuera él.

En ambos casos, cuando ocurren situaciones como el de las lluvias y desde luego las inundaciones, se apresuran a exigir, soluciones inmediatas, de resucitación, al estilo de ‘Lázaro, levántate y anda’. Hubo quienes expresaron que se debía escoger entre pasar barcos o beber agua, cuando lo que ha sobrado es agua, lo que ha habido es insuficiencia para equilibrar las cargas de la demanda y la capacidad de potabilización.

La intensidad de las lluvias en el ámbito nacional, no tienen parangón en los anales de la historia de la república, nadie, podía predecir tal hecho para tener purificadoras de relevo. Estadísticamente se ha dicho que el agua caída es cuatro veces mayor que la caída en la fecha de mayor intensidad, sin embargo, yo agregaría, pero la turbiedad es cien veces mayor, al grado que al separar agua de la arcilla, eliminando así la turbiedad, lo que se extrae es lodo que requieren muchísimas vueltas para ser extraído.

Si ello es así, debemos hacer un análisis libre de apasionamientos e injusticias, pues se tiene que realizar una lucha titánica, sabe Dios cuantas veces mayor por sobre lo realizado en tiempos normales.

Dicho lo anterior, es obvio pensar que si los filtros de agua tienen un tiempo determinado de vida útil, bajo las circunstancias actuales la vida de los filtros se reduciría muchas veces más rápido que si la turbiedad fuera normal, pero siendo como en efecto es, muy superior a lo normal purificar el agua, muchas veces más demorada y para los filtros desde luego, su limitación en tiempo útil se reduce en forma alarmante. Y esto solo hablando en término de los filtros, porque el esfuerzo muchas veces mayor de las instalaciones del IDAAN, requiere de mantenimiento acelerado y constante, para que no colapse en resto del sistema.

Debemos honestamente aceptar las cosas como deben ser, en su justa medida, hacerlo de otro modo es caer en el nihilismo o en otra forma de corrupción cual es el de imputar incapacidades o irresponsabilidades, en momentos en que tales hechos no existen.

Un grupo, abanica la inconformidad en momentos en que se requiere del apoyo nacional, ante hechos imputables solo a la naturaleza.

En condiciones normales hay insuficiencia de agua y esta falta, no data de uno, ni cinco años, sino de décadas, inclusive décadas en las que se gastó en fuerza bélica para oprimir al pueblo, en lugar de haber utilizado esos capitales en potabilizadoras que si hoy existieran menor fuera la crisis.   Así son las cosas.

 

Este artículo se publicó el 17 de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.  El resaltado es nuestro.

Vilipendio

La opinión del Abogado y Profesor Universitario en Derecho Procesal Penal ….

 

CARLOS  AUGUSTO  HERRERA
cherrera255@hotmail.com

Dentro de mis escasos conocimientos de la ley, trato de acoplarme al principio de legalidad tan apreciado en nuestro bamboleante medio como una regla de oro, el cual establece la seguridad jurídica, denominado también en la doctrina como principio de la primacía de la ley, lo que es fundamental en el derecho público.

Todos estamos sometidos a la majestuosa voluntad de la ley y su jurisdicción y no depende de la voluntad de las personas. Esto quiere decir que se debe interpretar de manera taxativa frente al imperio de la ley.

Claro que hay variadas reglas de interpretación de las normas. Si vemos en la etimología, el concepto denominado hermenéutica que preexiste desde Grecia y tiene que ver con el Dios Hermes. Esto siempre me recuerda la parte divina de la ley por los efectos de la lógica, pero en aquella época Hermes mediaba entre Dios y los hombres y por lo tanto, podemos decir que es a través de la hermenéutica, como se interpreta y devela el sentido de los mensajes, con una posible comprensión del sentido de la norma.

Para el caso concreto que nos ocupa, la verdad es que leo y releo el artículo 37 de nuestra Constitución Política, sobre aquello del libre pensamiento sea de palabra, por escrito o por cualquier medio sin la previa censura y de allí, la legislación cambia de norte para advertir sobre las responsabilidades si como consecuencia de la divulgación del pensamiento se atenta contra la reputación, honra de las personas, pero la norma agrega al final: ‘contra la seguridad social o el orden público’ dos conceptos agregados que tienen que ver con seguridad pública y de seguridad social al más alto nivel político.

Hay otras formas de interpretación como la exégesis, que encontramos en Internet sobre Wikipedia, la Enciclopedia Libre, y que se refiere a la exégesis lo que presupone un intento de ver el texto objetivamente.

Tenemos un documento sobre la interpretación de la Norma jurídica, del autor peruano, que superficialmente mencionamos en lo que se refiere a la fuente de la interpretación de la ley: doctrinal, judicial, auténtica; según los alcances: declarativa, modificativa, extensiva, restrictiva; según los métodos: gramatical, lógico, sistemático, histórico, teleológico, empírico, sociológico y finalmente, las doctrinas de interpretación para mencionar las teorías: Exégesis, Dogmática, evolución histórica, libre investigación científica, del derecho libre, pura del derecho, y Egológica.

Con estos tenemos que hacer un alto en la valoración de lo que buscamos. Alguien expresó que no teníamos una cultura evolucionada, como para respetar las investiduras de los cargos.

Otro asunto son las conquistas en el mundo desarrollado, en el que se tiene el periodismo investigativo como un arma de combate intelectual contra la corrupción pública, pero pareciera entonces, que nosotros dentro de este parapeto de interpretaciones de tantos jueces de lengua que se excusan de no ser abogados, algunos confundimos la libertad con el libertinaje. La realidad con la fantasía. La verdad con la mentira.

Nada puede ser más dañino que la desmedida aplicación del desacato, cuya necesaria evolución decrece en la medida en que la sociedad evoluciona. El desacato es una desobediencia a la autoridad.

El 31 de octubre del año pasado, publicamos en este mismo periódico sobre ‘aquellas épocas tempranas, ya en los gobiernos se regulaba sobre el desacato. En la Antigua Roma no se podía atentar contra el imperio y claro está que además se extendía a los que gobernaban, tanto así, que se consideró como un delito de lesa majestad.

Los gobernantes gozaban de esa potestad y dignidad propia de quienes hacían cumplir la ley y garantizaban igualmente la soberanía, como dicen los historiadores y relatores en la página ‘Especialización Penal, Abogados’, para considerar esta descortesía de comportamiento en sus dos vertientes, primero con lo denominado: la potestas y la dignitas. Nos dicen que ahora solo se protege aquella potestas. Este interesante documento anuncia la tendencia en los gobiernos democráticos a eliminar las figuras contra aquellos que atenten contra la dignitas (injurias, calumnias, insultos) y a entenderse que no son sino delitos comunes contra el honor’. Vemos que el trabajo gana actualidad, pero a la fecha seguimos en lo mismo, especialmente en los ataques de índole político partidista. Sobre el principio de abajo el que suba.

 

*

<> Este artículo se publicó el  16  de enero de 2011    en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

La cultura del terror

La opinión del Secretario General de CONUSI – FRENADESO….

 

GENARO LÓPEZ
rologe54@yahoo.com

 

El 2011 ha iniciado con mayores cargas para el pueblo panameño: aumento de los precios de la canasta de alimentos; incremento del pasaje aunque ahora más usuarios van parados;   más de treinta días sin el servicio de agua potable aunque con el recibo por el servicio no prestado por el IDAAN;   agua embotellada sin control de precios ni de calidad; inundados de basura pese a los millones que corren de un lado para otro;   aumento del precio del combustible.    En medio de este cerco, se continúa con el asalto a la cosa pública (megaproyectos financiados por el Estado con nuestros impuestos) y los procesos de privatización de bienes y servicios públicos.

Aunado a ello las pretendidas reformas al Código Minero; más impuestos municipales; más subsidios a las monopólicas transnacionales del servicio de electrificación; los casos de corrupción y penetración del narcotráfico en la esfera pública (Ministerio Público); el decadente cuerpo exterior que exhibe un pobre acervo cultural y total desconocimiento de la historia patria.

Las cortinas de humo y show mediáticos del Ejecutivo para desviar la atención frente a los graves problemas por los que atraviesa el pueblo panameño y los cables de Wikileaks, no se han hecho esperar, tal fueron los casos de la reforma constitucional para abanicar la pretendida reelección inmediata y la imposición de la ley mordaza que buscaba penalizar, hasta con cuatro años de prisión a quienes ofendieran al Presidente o a funcionarios elegidos por el voto popular. Sobre el particular, no se puede negar que ambos proyectos formen parte de la agenda nada oculta de Martinelli, lo que explica su supuesto cambio de posición, que ‘obligaron’ a los diputados a archivar momentáneamente los proyectos.

Lo más abominable, en escasos cuarenta y cinco días (Diciembre 2010 – Enero 2011), la flagrante violación a los derechos humanos que dejó como saldo la muerte de tres de los siete menores que sufrieron quemaduras considerables durante el incendio en el Centro de Cumplimiento de Menores de Tocumen. Vídeos de las televisoras locales registran la conducta de los miembros de la Policía Nacional, cuando ante la suplica de los menores para que los auxiliaran, éstos se dedicaron a mofarse del sufrimiento de los jóvenes, con frases tales como ‘¿viejo, no son hombrecitos? ¿agua, no son hombrecitos? ¡Muérete!’.;   ello recordó la famosa frase del ministro de Seguridad Mulino, quien recién asumido su cargo, dio ordenes de ‘tirar a matar’ a los reclusos que pretendieran evadir las cárceles.

Se trata de otro capítulo de abusos y atropellos de la Policía Nacional contra el pueblo.   Se trata de una salvaje violación de los derechos humanos que ha horrorizado a la nación y que ha generado rechazo de los organismos internacionales de derechos humanos.

Es decir, estamos frente a un estado de terror e indefensión, puesto que las autoridades e instituciones llamadas a hacer cumplir las leyes, promover y defender los derechos humanos y proteger la vida de los ciudadanos por encima de cualquier otro interés, son quienes transgreden las mismas.

Parafraseando a Eduardo Galeano, estamos frente a una cultura de terror visible, donde se ‘te prohíbe decir, te prohíbe hacer, te prohíbe ser’. Una cultura del terror que extorsiona, insulta, amenaza, abofetea y azota. En donde algunos métodos de penitenciaria y tortura consisten en prohibir salir, prohibir decir lo que se piensa, prohibir hacer lo que se siente y humillar públicamente.

Lo que no entienden quienes pretenden imponer esta cultura, es que jamás podrán detener la lucha de un pueblo, la dignidad y ética de quienes concebimos la organización social como la base de la transformación social. Pese a la represión, la intimidación, los carcelazos y las mordazas, los que creemos en los principios de humanidad, solidaridad, libertad y democracia seguimos trabajando en la construcción y consolidación de un instrumento político donde la esperanza de otro Panamá es posible.

 

*

<> Este artículo se publicó el  16 de enero de 2011    en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Asuntos de la CSS

La opinión del Economista y Docente….


ANTOLINO  HERRERA  CASTILLO
antolinoh@hotmail.com

Como hemos dicho en otros momentos, la Caja de Seguro Social es una institución que atiende a multitudes y es sufragada por la cuota patronal, (11.5%) y del trabajador asegurado, (8.0%). De modo que su autonomía financiera está dada principalmente por estas dos vertientes de dinero; se incluye (a lo interno de la institución) desde funcionarios de diversos cargos y jerarquía hasta el director general.    Los que van ahí a administrar, deben saber que administran un recurso económico que no es propio, sino del común de todos los panameños.

Por la complejidad de los servicios que presta y la gran cantidad de personas que se atienden, generalmente se ha participado de caos, mala atención o servicio en la Caja y sus filiales.   Esta aseveración la podríamos trasladar igualmente a otras instituciones del país, como la Contraloría General de la República.   Mas no sucede así.   Aquí generalmente se sabe dónde está un documento y el estatus del mismo; porque ensayan un sistema que permite rastrear cada documento, como si tuviera un dispositivo electrónico, que es improbable que pueda eludir a un buscador.

Seríamos felices si los problemas y asuntos de la Caja fueran solo de ubicación de documentos. A estas alturas todavía me pregunto por qué en primera instancia le rechazan, casi con virulencia, el Presupuesto de la Institución (en la Comisión de Presupuesto de la Asamblea) al Director General de la Caja.

Luego conversan, y finalmente frente a las cámaras de la TV, el propio representante de la misma declara que no hay ningún problema, y que todo está subsanado. La versión que transcurre en los medios es que estos señores legisladores negocian cargos para sus fanáticos (gente que no piensa) y por alusión a nuestra lengua; gente que corre ciegamente tras una cosa. Esta práctica es ya de vieja data. El resultado es el siguiente:

1. Se abulta la planilla institucional, poniendo en peligro las proyecciones y seguridad financiera de la empresa.

2. Causa escozor y roncha entre los que ya trabajan allí, pues ven llegar a individuos (incluso mejor pagados) con ínfulas de poder criollo, emanadas de alguien que generalmente no sabe nada de administración, ni mucho menos le importa.

3. Esto causa un tremendo daño a la institución, puesto que los que así entran, no saben nada de la Misión ni de la Visión de la Institución; no tienen generalmente una vocación para trabajar en un lugar como este. Entran sin ningún tipo de perfil profesional, etc. ¿Dónde está la Dirección o Departamento de Recursos Humanos en estos casos?

4. Si tan solo existiera un salón de por lo menos tres sillas, para enseñarles, indicarles o instruir al personal sobre las razones por las cuales va a trabajar ahí, y lo que se espera de ellos, y no tan solo la paga quincenal.

5. Me atrevo a decir sin equivocarme, que solo necesitas a tres buenos analistas o contadores de presupuesto con un superior jerárquico de verdad y no de mentirita para limpiar toda la estructura de cargos y sueldos y a lo mejor alcanza, para el clamor de los jubilados y sobra para otras cosas, como la construcción de otros colegios que han pasado a mejor vida, canchas para los niños en los barrios, etc., etc.

Como así están las cosas, los Eladio se repetirán en la historia de la Caja, porque la protesta constante es, hay para unos y para otros no. Pero para qué les aumentan a los viejitos, si de inmediato aparecen como fieras las financieras y otro tipo de bancos, a fin de lograr retornos del capital confiable y seguro. Mientras tanto, otros países como Costa Rica, parten por delante (hace 4-5 años) con el programa: Educación Financiera para la Vida, inculcado al personal docente y a los estudiantes, sobre el uso del dinero; la actitud frente a una necesidad de crédito, la necesidad de elaborar un presupuesto doméstico entre otras cosas. En la administración pública un versado dijo: ‘Aquí la soga no revienta por lo más delgado, sino por lo más grueso’.

¡Hay que curarse en salud! Si no le agradó el artículo hay derecho a reclamo, y si le gustó, está entre los que piensan como yo; harto de tanto entuerto, funcionarios farsantes y engañosos, el juega vivo y la corrupción, que cuando no se ve es que se acomoda para irrumpir con mayor fuerza. ¡Que Dios les bendiga!

 

 

*

<> Este artículo se publicó el 10 de enero de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Fracaso escolar vs estupidez adulta

La opinión del Arquitecto y Profesor…

ALCIBIADES  ATENCIO
alcibiatencio@yahoo.com

‘En Panamá, solo la estupidez y la corrupción son infinitas, pero de la corrupción a veces dudo, pues ella depende de la estupidez del adulto’.

Aquí, el corrupto se burla de nuestra estupidez, crucificando al que pide justicia y liberando barrabases, envenenan al que pide medicina y matan al que pide vida, embrutecen al que pide sabiduría y gratifican con notas y diplomas regaladas al que no quiere aprender.

Para tapar el crimen cometido al nombrar a seudos-educadores (asesinos de mentes que matan el espíritu científico del niño), el MEDUCA nos exige bajar el índice de fracasos (regalar notas) que supera el 60%, si esta orden fuese correcta entonces el lema de ‘MEDUCA, para toda la vida’, cambia a ‘MEDUCA, fracaso para toda la vida’.   Esta exigencia humilla al educador idóneo, pues semejamos artillería de largo alcance, diseñados para cubrir a la infantería (estudiantes) a larga distancia, (preparándolos para que entren exitosamente a un trabajo inmediato o a cualquier universidad respetable a nivel nacional o internacional, regalar notas es fomentar la estupidez.

Lamento el deterioro administrativo del MEDUCA y la inmoralidad de esos dirigentes gremiales que exigen aumento general, ignorando que el máximo derecho de nuestros estudiantes es tener un equipo de educadores totalmente idóneo, vg: En Finlandia los educadores son elite de elite, cuasi-genios, por ende son respetados socialmente y muy bien pagados.

Conciente de la violación de este derecho estudiantil, desde el año 2000, empecé escribir en EPASA, en contra del mercado negro de diplomas falsos, por ende nombramientos fraudulentos -ver en internet ‘Educación muy mal parada’- y contra el robo del dineros para materiales didácticos ver ‘Las Kks del MEDUCA’, y otras opiniones de mi autoría, por lo cual fui injuriado y destituido del MEDUCA, pedí ayuda a los gremios pero me ignoraron pues ellos son parte de esta infame mafia, recuerden que ellos tienen un representante en la junta de selección, adjunto al representante del ejecutivo, sin duda se negocian nombramientos infames…

Sólo matando a la estupidez, matamos a la corrupción y esto sólo se logrará cuando todos los educadores sean idóneos (tener dominio de la cátedra asignada, tener vocación y ser muy inteligente), pues el estudiante refleja la capacidad del cuerpo docente, basta un solo seudo-educador para dañar la joya en formación, pues la educación es integral.

Lamentablemente nuestros detractores no saben de psicología o pedagogía, pues la psiquis del menor es tan compleja que se malogra fácilmente y es difícil recuperarla, por ende entre los fracasados hay mentes brillantes que entran en conflicto con la estupidez del seudo educador e incluso con la de los padres, y se plantean: para que estudiar si a mis padres no les importa mis logros, para que estudiar si este asno de todos modos me fracasará, y si se le acostumbra a notas regaladas: para que estudiar si de todos modos me pasarán, luego un profesor serio tratará de recuperarlo pero los baches dejados por el seudo educador son insuperable y el estudiante fracasa. Entonces resulta injusto fracasarlos, pues primero tendríamos que evaluar al educador que lo fracasó, pero las evaluaciones del cuerpo docente son ficticias, pero para que evaluar realmente si no se puede destituir por incapacidad profesional, quizás son protegidos por el corrupto pues son formadores de futuros adultos estúpidos que alimentan a la corrupción.

La triste realidad de los graduados de secundaria que no están preparados para entrar en una universidad pública ni para un buen trabajo, sumado al silencio paterno y educadores idóneos que aceptan esta realidad y se la transmitimos a nuevas generaciones, indican que tenemos una población adulta sumidos en la infinita estupidez, por ende víctimas de la infinita corrupción.

<> Este artículo se publicó el 15  de enero de 2011  en el Diario La Estrella de Panamá, y el 18 de enero de 2011 en el Diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

El gobierno del cambio

La oponión el Analista Político…


GIL  MORENO
gil-moreno15@hotmail.com

Siempre se pensó que un gobierno dirigido por Ricardo Martinelli, quien había demostrado buen desempeño como director del Seguro Social en la administración de Ernesto Pérez Balladares, iba a ser muy diferente.    No se le consideraba un político experimentado, pero sí una persona ordenada y seria, y un excelente administrador, que había llevado adelante sus empresas en forma increíble.   Con este currículum, muchos pensaron que era la persona indicada para llevar la nave del estado hacia puerto seguro .

Nunca se pensó que Ricardo Martinelli iba a seguirle los pasos a los políticos tradicionales que nos gobernaron siempre y que una vez en el poder empezaban a repartir posiciones, prebendas, contratos y toda clase de privilegios a sus allegados y a las personas que los habían llevado al poder, como si ellos fueran los dueños de la Nación.   Y como Martinelli, perfilándose como un político diferente, prometió cambios profundos en bien del país, que iba a terminar con las viejas prácticas, que iba a acabar con la corrupción, ganó las elecciones por un amplio margen.

Pero ¿qué es lo que hace Ricardo Martinelli una vez en el poder?   Simplemente, empieza a utilizar las mismas prácticas malsanas de sus antecesores y en muy poco tiempo los medios informativos del país y del mundo empiezan a hacer señalamientos de corrupción en su gobierno, de leyes injustas, de irregularidades, truculencias y toda clase de abusos.   Y lo más grave, impone un Procurador que nunca despertó confianza y que a la postre tuvo que abandonar el cargo, en medio de un gran escándalo.

Por otro lado, no es ningún secreto que personas allegadas al gobierno se han dado a la tarea de sobornar e intimidar a representantes, alcaldes y diputados de oposición para que se cambien, cuando se sabe que este es un delito que merece castigo y ni las autoridades correspondientes ni el zar Anticorrupción investigan a estas personas.

No podemos negar que este gobierno, en algunos aspectos, ha favorecido a sectores humildes de la población, ayudando a estudiantes y ancianos. Pero por otro lado ha desatendido por mucho tiempo el problema de la basura, que es un asunto de Estado, de alta prioridad, que además se ha politizado. ¡Cuidado, con la salud no se juega !

*

<> Artículo publicado el 15  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Se busca el administrador del país

La opinión de la Ingeniera y Ex Candidata Presidencial...

BALBINA HERRERA ARAÚZ
balbinaherreraarauz@hotmail.com

 

¿Qué está pasando con las autoridades de nuestro país? Son tantos los acontecimientos negativos que están ocurriendo: falta de agua; abuso de autoridad en centros de menores, poniendo en riesgo la vida de los internos; metrobus sin información y con precios elevados; wikileaks sin aclarar y hasta el fantasma de la reelección, en el peor momento!

Y nos preguntamos ¿dónde está el clima de tranquilidad, confianza, transparencia y responsabilidad que tanto nos ha costado a los panameños alcanzar?

Y lo que es peor, las autoridades juegan con la población como si de ensayo y error se tratase la administración de un país.

Todo se ve y se mide en función del crecimiento económico y no en los activos que necesitan nuestras familias para tener la calidad de vida que merecen.

Hemos llegado al punto que las autoridades ni siquiera pueden recoger la basura, la seguridad no existe y el narcotráfico penetró a los órganos del Estado.

Un país sin estadísticas ni políticas públicas claras, especialmente para los sectores más vulnerables. Aún hay muchos damnificados y afectados sin respuesta en de Bocas del Toro, Darién, Chepo, Kuna Yala y Colón.

Y pareciera que ser pobre, pensar y protestar en este país, en especial tener ideas diferentes a la actual administración, ha resultado ser un delito.

Nos preguntamos ¿dónde está el plan de gobierno que tanto se publicitó en campaña? ¿por qué se sigue destruyendo el agro? Y lo que se avecina es otro aumento en la comida, la gasolina y el costo de la vida.

Qué decir de la corrupción: grandes proyectos por contratación directa, sin control previo y con compañías recién creadas para favorecer a los amigos. Sin olvidar que se vendieron los corredores sin resolver las prestaciones e indemnizaciones a los trabajadores y tenemos que esperar 10 años para que puedan ser gratis.

Es el momento de hacer un alto y dejar el miedo; organizarnos, vivir en comunidad; ser solidarios entre nosotros, tener compromiso entre las generaciones y seguir trabajando para dejar un legado.

Hay que escuchar y enseñar a nuestro hijos que es a través del estudio y el aprovechamiento de oportunidades que se construye el éxito.

Volvamos a recuperar la confianza y la humildad, porque no hay nada imposible cuando se respeta la libertad como camino para la paz.

Mantengamos la esperanza que nos da la fuerza y la fe para continuar. ‘Hay que seguir trabajando, para que nadie robe nuestros sueños’.

*

<> Artículo publicado el 16  de enero de 2011  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

¿Cortina de humo o suicidio político?

La opinión de…

 

Jaime Cheng P.

Justo cuando empezaban a tomar vapor las acusaciones de corrupción, lavado de dinero y amenazas de extradiciones por terrorismo entre la cúpula dirigente del PRD y algunas figuras claves gubernamentales del partido Cambio Democrático, nos llega la ventolina de la reelección presidencial directa.

Si resulta un suicidio político proponer una reelección presidencial como tema de discusión y aprobación, como algunos entendidos así lo manifiestan, ¿por qué, entonces, filtrar el asunto en momentos en los cuales existen muchos problemas de mayor relevancia para discutir y resolver en el país?, como por ejemplo, el inaguantable desabastecimiento de agua potable que amenaza la salud de los panameños, la presencia creciente de basura en la urbe capitalina que puede generar una epidemia de consecuencias incalculables, el problema de corrupción surgido en el Ministerio Público que está pendiente por deslindarse, etc.

No es nada nuevo en nuestro país, y muchos discípulos de Nicolás Maquiavelo parecen haber asimilado muy bien la lección de gobiernos pasados, que cada vez que estalla un escándalo o una revuelta que amenaza las estructuras de poder, se busque un tema como disuasivo a la situación imperante.

Así ha pasado con muchas protestas sociales que pusieron en jaque a los gobernantes de la dictadura y la post-dictadura. Se trae al escenario público algún hecho que desvíe y tenga mayor efecto de atención entre los ciudadanos, y algunos medios televisivos o periodísticos, lastimosamente, se han prestado para orquestar estas campañas maniqueístas.

Hablar de una reelección presidencial, teniendo como trasfondo histórico rechazos de la población que parecen muy sensibles a los desgastes e incongruencias de nuestros gobernantes, me parece un disparate. Sin embargo, este disparate podría resultar en “ganancias de pescadores” para algunos, como por ejemplo: el deseo de protagonismo político por parte de diputados para lograr algún impacto en la clientela electoral, forzar un desgaste premeditado de la figura del Presidente o buscar una medición de fuerzas y alianzas a lo interno de la unión Panameñista-Cambio Democrático.

En política, el tiempo de gestiones y acomodos tiende a duplicarse o triplicarse. Proponer, al son de “murgas y tamboritos”, en tan corto tiempo la discusión de una posible reelección presidencial, teniendo en cuenta que todavía faltan por ejecutar muchas promesas electorales que son sensitivas en la población, parece tener el tinte, no de un suicidio, sino de un “homicidio político”.

Lo cierto es que, en los pocos días que van de este nuevo año lunar del conejo, según la astrología oriental, el tema de la reelección ha unido, coyunturalmente, en una causa común al PRD y al Panameñismo, que no ocultan tener sus propias figuras presidenciales para la próxima contienda electoral. Parece haber sacudido también la luna de miel entre los mayores accionistas de la alianza del cambio, quienes habían mostrado un “matrimonio envidiable” hasta ahora.

Hay que observar con mucho detenimiento los silencios pausados del señor Presidente ante estos avatares del quehacer político preelectoral, porque como se dice en términos populares: “donde menos se espera, salta una liebre”.

<>
Este artículo se publicó el 7  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Un escudo para los corruptos

La opinión de…

Brittmarie Janson Pérez

El anteproyecto de ley número 105 revierte Panamá a la época de la dictadura. Recordemos que, para silenciar al pueblo panameño, la Junta Provisional de Gobierno –producto del golpe militar que derrocó a un presidente libremente elegido por el pueblo panameño– emitió el Decreto de Gabinete 342, del 31 de octubre de 1969, estableciendo penas de cárcel de dos meses a dos años para quienes insultaran, menospreciaran o, en cualquier forma, ofendieran la dignidad de una vasta gama de autoridades.   Es más, como las penas de cárcel contempladas por quienes promueven este anteproyecto de ley son de dos a cuatro años, si se llegara a aprobar, la sanción sería más drástica que la impuesta por las armas durante la dictadura de los militares y sus socios civiles.

No queda la menor duda de que el gobierno de Cambio Democrático pretende silenciar las críticas por medio de amedrentar con penas de cárcel.   Por lo menos desde octubre del año pasado –meses antes del escrito de Mauro Zúñiga que supuestamente provocó la reacción del diputado suplente de Cambio Democrático (CD), Agustín Shellhorn– el procurador encargado Giuseppe Bonissi promovía la pena de cárcel para quienes ofendieran el honor de altos servidores públicos. Además, el mismo presidente Martinelli se ha manifestado a favor de la iniciativa que, también, recibió el apoyo del presidente de la Asamblea, José Muñoz, quien opinó que hay un “uso desmedido y exacerbado de crítica” contra Martinelli (La Prensa 7/1/2011).

De aprobarse, este “proyecto mordaza” sería un escudo que protege a los corruptos y a los abusadores del poder, porque todos tememos parar en la cárcel. Falta ver qué dice el texto del anteproyecto, pero hasta ahora se entiende que un crítico podría decir la verdad, sustentando sus acusaciones con pruebas, pero terminaría en la cárcel tan solo porque un funcionario manifestara sentirse ofendido por sus palabras.

Este nuevo atentado contra la libertad de expresión y el derecho del pueblo a ser informado sobre lo que hace su gobierno, indica que hay quienes tienen mucho miedo de que salgan sus sinvergüencerías a la luz pública. Especialmente, llama la atención que sus proponentes hayan estipulado que los beneficiarios serían los funcionarios elegidos por votación popular. De hecho, el “proyecto mordaza” pretende proteger no solo al presidente y vicepresidente, sino también a los mismos diputados que deben aprobarlo o rechazarlo. Por lo tanto, hay que observar con sospecha a los diputados que apadrinan este auto-escudo.

También llama la atención la declaración del alcalde de la capital, quien en días pasados afirmó: “Yo arriesgué mi vida para defender la libertad de expresión, pero no para que fuera mal utilizada” (La Prensa 8/1/2011). Indudablemente cuando Bosco Vallarino luchaba contra la dictadura de los militares y sus socios civiles, arriesgó su vida para defender la libertad de expresión. No hay que ser genio para entender por qué ahora, siendo miembro del gobierno de Cambio Democrático, el controvertido alcalde ha cambiado de dirección.

<>
Este artículo se publicó el 11  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora, todo el crédito que les corresponde.

El parásito de la corrupción

La opinión de…

 

Diógenes A. Robolt C.

Sin temor a equivocarnos podemos decir que un parásito es aquel ser vivo que se nutre a expensas de otro ser vivo de distinta especie sin aportar ningún beneficio a este último. Este otro ser vivo recibe el nombre de huésped u hospedador, a expensas del cual se nutre el parásito, pudiendo producir en algunos casos daño o lesiones. Estos se caracterizan por ser portadores de sustancias que provocan en el hospedador una respuesta inmunitaria, de manera que el parásito debe vencer la acción del sistema inmune del hospedador para tener éxito. En los humanos se manifiestan síntomas de diferentes tipos y, después de una profunda investigación médica, se puede determinar cómo tratar la enfermedad.

La corrupción trabaja de igual manera en la sociedad actual y tiende a resaltar más cuando ocurre en instituciones públicas, precisamente, porque el ciudadano honesto, justo, responsable y que paga sus impuestos no acepta que un funcionario público incurra en delitos contra la administración pública, sin ser sometido a responsabilidad penal.

Cuando este fenómeno se manifiesta es importante iniciar una investigación profunda, a fin de detectar rápidamente dentro de la institución los implicados en el hecho y evaluar hasta dónde pudo ramificarse la figura delictiva. Se debe buscar e identificar su origen fuera de la institución y determinar de qué manera pudo penetrar este flagelo a la institución, o mejor dicho, al personal de la institución. Hay que determinar el nivel de daño causado por esta acción delictiva.

Al igual que los parásitos, los delitos contra la administración pública se ocultan en la institución por un periodo necesario que le permita salir nuevamente. Es por ello que recomendamos a quienes dirigen las instituciones públicas del Estado tomar en cuenta que el problema de la corrupción no termina sancionando a los culpables, sino que se requiere establecer una comisión de trabajo, compuesta por criminólogos, sicólogos, sociólogos, abogados y demás gremios como la Fundación Ética y Civismo, Cruzada por la Paz, la empresa privada, Transparencia Internacional, la iglesia y otros, que tengan la disponibilidad de estudiar a profundidad la forma más efectiva de prevenir los delitos contra la administración pública. La corrupción en los funcionarios siempre ha existido y existirá, mientras no ejecutemos planes de prevención. Como panameño de barrio, pienso que este asunto no es una carrera de velocidad, sino de resistencia.

Por ejemplo, los valores morales y éticos son un aspecto importante que debemos resaltar en las escuelas, para que tengan su efecto en los futuros gobernantes. Los ejemplos dados con los escándalos en instituciones públicas no son buenos mensajes para nuestra juventud, que tiende a imitar a los adultos.

Confío en Dios en que en 2011 los gobernantes, los especialistas en la materia y todos los panameños hagamos un esfuerzo para prevenir que los parásitos de la corrupción se hospeden en nuestras instituciones públicas.

 

<>
Este artículo se publicó el 3  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

56 años después ( 2)

*

La opinión del Abogado y Comentarista..

Guillermo Márquez Briceño 

La negativa del Presidente Guizado de recomendar a la Caja de Seguro Social el préstamo de cuatro millones de dólares solicitado por la gente de la camaronera sin que se constituyera una garantía fue un recio golpe para gente muy poderosa económica y políticamente.

Había que eliminar el estorbo.   Se cometió entonces otro nuevo crimen:  El de imputarle a un inocente José Ramón Guizado, a sabiendas, la autoría intelectual del asesinato del General José Antonio Remón Cantera. Y se le fabricó un expediente para llamarlo a juicio y hasta cometiéndose un error judicial:   El supuesto autor intelectual sería juzgado antes que los presuntos autores materiales del crimen, entre los cuales hubo 7 personas.

En virtud de que se trataba de juzgar a un ciudadano con la jerarquía de Presidente de la República, éste debía ser juzgado en el seno de la Asamblea Nacional según precepto constitucional.

Los familiares del ingeniero Guizado, con su anuencia contrataron para su defensa los servicios del doctor Felipe Juan Escobar, quien curiosamente había sido mi profesor de criminología cuando yo estudiaba derecho, y a mí como vocero.

En una audiencia preliminar en la cual se le formulaban los cargos se le concedió la palabra a la acusación y terminada ella nos la fue negada tanto al doctor Escobar como a mí.

Fue entonces cuando el ingeniero Guizado, airadamente, lleno de indignación y en recio tono proclamó su inocencia y dijo: – ¡Esta es la infamia más grande del mundo, carajo!

El vigor, el tono y la vehemencia con que dijo esa frase, al más incrédulo tuvo que haberlo dejado convencido de su inocencia.

Continuará el próximo domingo

*
<>Artículo publicado el 9  de enero de 2011   en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.