Informe de Gabinete del 19 de enero de 2010

Ejecutivo recibe a familias afectadas por el dietileneglicol // Informe de Gabinete

El reportaje de la educadora y activista política…

JENNIE  GONZALEZ

Ejecutivo recibe a familias afectadas por el dietileneglicol

Representantes del Gobierno Nacional recibieron a miembros del Comité de Familiares de Víctimas por el Derecho a la Salud y a la Vida, afectados por el consumo de dietilenglicol, quienes realizaron una serie de peticiones, entre las que destacan proveerles de medicamentos y de ayuda social.

La reunión, con un grupo de 16 personas, liderados por el presidente del comité, Gabriel Pascual, se realizó este martes 18 de enero en el Palacio de Las Garzas, donde expusieron sus necesidades al secretario de Asuntos Públicos del Ministerio de la Presidencia, Juan Carlos Illueca, y al secretario general del Ministerio de Salud, Felix Bonilla.

Durante el encuentro, se acordó que la Comisión de Alto Nivel -designada para buscar solución a las necesidades de los miembros de este comité- se reunirá la próxima semana para analizar el listado de peticiones de los afectados.

Esta comisión está integrada por el Ministerio de Salud, que la preside; la Caja de Seguro Social, las comisiones legislativas de Derechos Humanos y de Salud, el Ministerio de Economía y Finanzas y el Ministerio de Desarrollo Social, además de los integrantes del Comité de Familiares de Víctimas por el Derecho a la Salud y a la Vida.

Los afectados solicitaron ayuda social, que incluye, alimentación, transporte y facilidades para beneficiarse de los programas sociales del Gobierno, y ayuda hospitalaria, que abarca medicamentos, exámenes, y atención inmediata y de calidad.

———————————————————

Informe de Gabinete

Asociaciones, fundaciones y sindicados tendrán que divulgar uso de recursos públicos

El Consejo de Gabinete aprobó reformas a la Ley 6 de 2002 conocida como la Ley de Transparencia entre las que se encuentran que las fundaciones, asociaciones y sindicados tendrán que hacer público el uso de los recursos públicos que reciben.

La propuesta, presentada por la ministra de Gobierno, Roxana Méndez, somete al principio de transparencia y obliga a las asociaciones de interés público, organizaciones no gubernamentales, fundaciones, sindicatos que reciban fondos públicos, recursos o donaciones de entidades estatales o municipales.

Méndez dijo que la medida tiene la finalidad de que esa  información sea de carácter pública y de acceso a las personas interesadas al ser publicada, trimestralmente, en el sitio de internet de esos grupos y en el de la Defensoría del Pueblo de la República de Panamá.

El Gobierno Nacional, dijo la Ministra, es un convencido de la necesidad de fortalecer nuestro derecho interno con el objeto de lograr la mayor transparencia posible y rendición de cuentas en las transacciones que, por razón de donaciones, subsidios y otras contribuciones, deban recibir distintas instituciones de la sociedad civil, dirigidas a atender diferentes necesidades sociales a través de fondos o bienes públicos nacionales o internacionales.

Gabinete aprueba reformas que reduce a la mitad el subsidio otorgado a partidos

El Consejo de Gabinete aprobó un proyecto que reforma el Código Electoral en el que reduce a la mitad (0.5%) el subsidio que el Estado designa a los partidos políticos debidamente constituidos.

 

La iniciativa, que fue sustentada por la ministra de Gobierno Roxana Méndez, propone la creación de un Instituto de Capacitación de Formación Política que estará adscrito al Tribunal Electoral.

 

Con la reforma, el 75% del nuevo monto del subsidio electoral será entregado para atender los gastos que demanden las oficinas partidarias en las provincias y/o comarcas y el 25% restante se le asignará al nuevo Instituto de Capacitación de Formación Política.

“No pretendemos eliminar el subsidio electoral, pero sí reducirlo y efectuar correctivos en cuanto a su distribución y manejo”, dijo la ministra Méndez.

 

Adoptan medidas para estabilizar el precio del diesel

El Consejo de Gabinete aprobó un decreto en el que se adoptan medidas destinadas a la estabilización del precio del diesel utilizado por el transporte público en la provincia de Panamá y en la ciudad de Colón con un aporte de 3 millones de balboas.

 

Panamá se incorpora a lista de países que aprueban convenio sobre la Ley Aplicable al Trust

Panamá se convertirá en el próximo país que aprueba el Convenio sobre la Ley Aplicable al Trust y a su Reconocimiento, luego que el Consejo de Gabinete aprobó en la tarde de hoy martes  un proyecto que impulsa este convenio firmado en La Haya en julio de 1985.

De igual forma, el Gabinete aprobó una resolución en la que autoriza al Ministro de Relaciones Exteriores a presentar ante la Asamblea Nacional de Diputados el referido proyecto de ley.

GOBIERNO NACIONAL

¡JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÁ!

—————————————————————————-
<>
Reproducción de reportaje publicado el 19 de enero de 2011 a las 6:25 en Facebook y etiquetado en nuestro muro por la autora a quien damos todo el crédito que le corresponde.

La creación de la fórmula de paridad

La opinión de…

Wolfram González 

Intentaré hacer un breve recorrido respecto a la proveniencia del combustible en Panamá. En la década de 1960 se construyó una refinería en Colón.  El Estado panameño tenía participación en esa planta, construida por la Compañía Texaco de Panamá y operada por ellos mismos.   Debo destacar el gran impacto que trajo la Refinería Panamá (Refpan) en cuanto a la generación de empleos para la provincia de Colón.

Refpan fue diseñada principalmente para refinar bunker o productos pesados. No era ni la gasolina ni el diésel su fuerte. La mayoría de estos productos eran importados. Esto se acentuó en la décadas de 1980 y 1990.

Al tornarse obsoleta, dado el crecimiento del mercado interno y del Canal, costosa de operar y de modernizar, se decide cerrarla. Esto se ejecuta justo cuando la compañía Chevron adquiere a la compañía Texaco a nivel regional;   se trató de una decisión estratégica y decidieron seguir importando combustibles a Centroamérica y Panamá desde las plantas refinadoras modernas y eficientes ubicadas en el Caribe.

Lo anterior originó conflictos que originaron una demanda al Estado y, al final, la compañía logró su cometido de cerrar la refinería sin mayor presión del Gobierno de turno en el 2002 y 2003, a cargo la presidenta Mireya Moscoso.

Mientras operó la Refinería Panamá el precio del combustible era fijado por una oficina de regulación de precios.   En realidad ellos solo hacían el comunicado del precio que la compañía Texaco pactaba con el régimen de ese momento.   El Estado era juez y parte.

Luego de la crisis, a finales de la década de 1980 y tras la invasión norteamericana, dicha industria al igual que el resto del país inicia una recuperación. Crece el número de estaciones de combustible, luego de que las petroleras lograron que el presidente Guillermo Endara redujera el impuesto en las gasolinas de B/0.90 por galón a B/0.60 por galón, y el diésel de B/.0.50 por galón a B/.0.25 por galón, corría el año 1992.    El mercado era libre oferta y demanda desde ese momento.

Lamentablemente, en un escenario libre y de pocos jugadores, dicha reducción del precio no fue trasladada en su totalidad al consumidor final. Las petroleras iniciaron un agresivo plan de inversiones, pero también tomaron control de los puntos de venta.   Esto es lo que se denomina la integración vertical; negocio de mayorista y minorista, además de importadores del producto. Eso es la queja de los independientes.

En el año 2003 se crea la Fórmula de Paridad. La misma fue producto de consulta con las petroleras y consultores.   Al final la misma garantiza la existencia de inventario en Panamá, pues existe una ganancia asegurada para los importadores.   Durante la pasada administración se revisó cada componente en conjunto con consultores externos y entidades como la Cepal. En resumen, se decide no poner en peligro la existencia de derivados de petróleo en Panamá.

La fórmula de paridad debe mantenerse, esto debe ser el límite máximo de precio al ingresar al mercado doméstico. El eliminarla despojaría al Gobierno del poco control que ostenta hoy.

<>Artículo publicado el 10 de septiembre de 2010 en el diario la Prensa, lo mismo que en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La economía de mercado y algunos vicios ocultos

La opinión de…

Víctor Hugo Herrera Ballesteros 

Ante los actuales acontecimientos, caracterizados por el pésimo manejo de la política de competencia y del papel que deben jugar las instituciones, me veo obligado como ciudadano a puntualizar algunos elementos de fondo.

Es obvio el marcado enfoque asistencialista, reforzado por shows mediáticos que han expuesto las cabezas de los billeteros por vender chances y billetes de lotería “casados” o que en otro momento algún burócrata nos quiera hacer creer que la canasta básica de alimentos ha bajado uno que otro dólar, respecto del mes anterior, siendo a lo mejor producto de algún efecto de inventario.

Pero lo inevitable es que con cada nuevo ciclo económico, los precios de los alimentos y de los combustibles se sitúan permanentemente en niveles superiores, indistintamente de las fluctuaciones intermensuales. Y ni siquiera en eso hay un consenso inteligente entre las instituciones estatales.

Peor aún, es la desfachatez manifiesta de solo considerar a los billeteros, en ser los únicos que venden con sobreprecios ¡vaya idiotez!    En la práctica común siempre ha sido esa en todos los ámbitos del comercio y hasta en las licitaciones públicas. ¿Y cuántas cabezas han rodado por eso? Solo basta con recordar algunos vergonzosos casos recientes. ¿Dónde ha quedado la transparencia? Espero que no quede en el olvido.

Como diría Friedrich Nietzsche respecto de esta estirpe de funcionarios miopes, su condición de animal inferior solo les ha permitido anteponer el Yo al razonamiento, ¿o es que el razonamiento solo reside en sus entrañas flatulentas? O bien, ¿para satisfacer sus necesidades mundanas y aferrarse al sector público de forma parasitaria? Se han pasado informándonos de cosas de poco valor informativo, como si fueran grandes noticias y que en nada alimentan la discusión y el debate social serio, respecto de los elementos de fondo, que afectan el buen funcionamiento de nuestra economía de mercado y que se manifiestan en altos precios de los bienes y servicios, derivados en muchos casos de una moral corrupta de hacer negocios, y teniendo además como telón de fondo a un sector agropecuario atrasado tecnológicamente, bajo la mirada miope de instituciones inoperantes y decadentes.

¿Cuáles son los elementos de fondo? Solo mencionaré algunos, que a estas alturas son verdaderos clásicos de nuestra economía hipertrofiada: la falta de infraestructura para la producción agropecuaria, falta de créditos, escasa inversión en investigación y desarrollo y, por ende, poco progreso tecnológico en la producción y comercialización de productos alimenticios; o bien, la escasa capacidad para hacer cumplir metas de calidad y eficiencia a las empresas de servicios públicos, en adición a la impotencia manifiesta para combatir prácticas monopolísticas, ante los inevitables procesos de concentración económica en las ramas más modernas de la economía, y que derivan en una mayor desigualdad en la distribución de la riqueza en el ámbito sectorial, son algunos ejemplos nefastos de nuestra inoperancia institucional o la mejor prueba de un estado fallido.

¿Dónde queda la eficiencia productiva y el incremento de la productividad, como sustento del mejoramiento de los salarios y bienestar de la población? Tenemos que seguir pagando millonarios subsidios en el consumo de hidrocarburos o, como en el caso del sector eléctrico, que en vez de disminuir sigue aumentando, igual que la falta de visión en nuestras políticas públicas, que debieran enmarcarse sobre la base de un desarrollo sustentable, que garantice el buen funcionamiento del mercado y que no le cueste más millones de dólares a nuestras futuras generaciones. Ni siquiera aquella estirpe de funcionarios que dicen defender la economía de mercado entienden que el progreso tecnológico también encarece los bienes.

No comprenden que para sustentar un estado de bienestar, la productividad debe ser el fundamento del crecimiento económico y para garantizar una relación equilibrada respecto del capital por trabajador, que contribuya al incremento de los salarios y a la competitividad empresarial, en un mercado donde la tecnología sigue evolucionando y debe difundirse a todos los sectores de la economía.

Es hora de que las políticas de Estado se hagan con un enfoque integral, dirigidas a resolver las imperfecciones del mercado interno y sin deteriorar indiscriminadamente los ecosistemas, para que nuestros consumidores y empresarios honestos de generaciones futuras no sigan pagando el precio de tener instituciones decadentes, que solo se basan en shows mediáticos, que garantizan la existencia mundana de algunos funcionarios ineptos, en detrimento de aquellos que son honestos, decentes y capaces.

<>

Este artículo se publicó el 6 de agosto de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Cruzada por la vida (II)

La opinión de los Economistas y Educadores…

.

Lizabeta y Victoriano Rodríguez S.

El pasado viernes 21 de mayo, en esta columna, hicimos una ponencia relativa al alto costo de los productos de primera necesidad, al aumento indiscriminado del combustible.

Hemos expuesto con claridad meridiana que la población se siente prisionera de un sistema inoperante, por lo cual los cambios deben ser estructurales.

Somos de la opinión que los mecanismos de protestas deben ser diferentes.

Hemos sugerido que contra el aumento de precio del combustible, el inminente aumento de precio de los alimentos, teléfono y la luz, el desempleo galopante y la corrupción generalizada, utilicemos una “Cinta celeste”, estilo de hoja, en la parte izquierda superior del pecho, como protesta pacífica, con la finalidad de que nuestros gobernantes sintonicen en sus oídos las melodías estomacales de quienes poco o nada tienen que comer.

Existe un silencioso clamor popular ante los aumentos desmedidos, por ello, en el programa radial “Oasis de Opinión”, nos hemos hecho eco de tal situación y estamos manifestando pacíficamente nuestra voz de protesta, motivando a la población a que nos acompañe utilizando una cinta celeste (color del mar y del cielo, cuya medida es de media pulgada de ancho por seis de largo, en el pecho); así mismo, colocando en las antenas de los vehículos una cinta celeste de pulgada y media de ancho por quince de lardo o como banderitas.

De algo estamos seguros, el aumento de precios se registra peor que un espiral; recuerden que el pasaje del transporte colectivo aumentó de 15 a 25 centésimos; es decir, el 66.7% de un solo viaje. Imagine usted aquellos con salarios por debajo de los 500 balboas, máxime si tienen que hacer trasbordo, amén de los desocupados.

Cualquier aumento en el combustible, elevará también los productos de primera necesidad; ello puede incidir en el desempleo y la desocupación como un todo y se corre riesgo que la población se lance a las calles.

Ante situaciones extremas, se tienen que tomar iniciativas (públicas y privadas), a desarrollar la economía mediante la creación de empleos.

Conscientes de tal situación, nos hemos propuesto llevar a cabo una cruzada por la vida, es una cruzada por nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos. Una forma de protestar diferente. Consiste en utilizar diariamente una pequeña cinta celeste en la parte superior izquierda de tu camisa o vestido.

Tenemos que lograr hacer conciencia a nuestros gobernantes de establecer políticas de Estado, brindar real y efectiva solución a nuestra población, a través de programas a largo plazo, donde se impida continuar empujando hacia abajo.

Debemos tomar conciencia. La población unida puede lograr cambios transcendentales.

Participemos de la cruzada por la vida, contra el hambre, el desempleo, el aumento de la gasolina, los precios y la corrupción.

Algunas emisoras ya se han hecho eco de esta Cruzada y mantienen una cuña que manifiesta el objetivo de esta protesta pacífica. Únete.

Si no confías en ser parte de la solución, puedes ser parte del problema. “Existe un solo país y una sola bandera”. Dios te salve Panamá.

<>

Artículo publicado el 18 de junio de 2004 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que a los autores, todo el crédito que les corresponde.

Cruzada por la vida

La opinión de los Economistas y Educadores…

.

Lizabeta y Victoriano Rodríguez S.

Hemos comentado sobre el desmedido aumento al precio del combustible. Que el incremento es exagerado.  Que, a pesar de las leyes contra los monopolios, la existencia de éstos es elocuente y muchas veces cuentan con el beneplácito de quienes nos gobiernan.

La población panameña está absorta ante el alza indiscriminada de los precios de la gasolina.   Sabemos que tras elevar el combustible, aumentarán también los productos de primera necesidad y algunos empresarios lo utilizarán como excusa para despedir personal.

En estos momentos es incalculable el daño que pueden sufrir los hogares panameños, por una parte, y por la otra, se corre el peligro de una explosión social.

Ante la ola de aumentos desmedidos, al igual que en el programa radial “Oasis de Opinión”, estamos manifestando pacíficamente nuestra voz de protesta.

Te invitamos a incorporarte a nuestra cruzada por la vida, contra el hambre, el desempleo, el aumento de la gasolina y los precios; es una cruzada por nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.

Dicha actividad consiste en utilizar diariamente una pequeña cinta celeste en la parte superior izquierda de tu camisa o vestido.

Cuando nuestros gobernantes comprendan la importancia de trabajar con políticas de Estado y de dar atención real y efectiva a las necesidades de nuestra población, a través de programas cónsonos con la realidad histórica del pueblo panameño, entonces podemos decir que hemos avanzado, logrando morder el acero y marcar nuestra dentadura.

Todos escuchamos decir que la historia se repite en espiral, sin embargo qué poca importancia le damos a este hecho.

Producto del aumento indiscriminado de precios en el combustible y la poca importancia que los gobernantes panameños prestan a la solución de esta situación, podemos visualizar un escenario desconcertante, pudiendo llegarse a cumplir los preceptos marxistas de que los ricos serán más ricos y los pobres más pobres.

Quizás en tiempos pocos lejanos, estaremos alumbrándonos con güarichas de kerosine o velas en frascos de vidrio.

Sumado a estos aumentos, empresas que no dependen directamente del combustible, como el Corredor Norte, incrementa sus precios. Qué poca importancia tiene el pueblo panameño para estas compañías extranjeras que vienen a explotar nuestros recursos. Pareciera que el concreto tirado, hace años en la carretera, funciona con combustible.

La población debe tomar conciencia. Deje de utilizar las autopistas y verá que al final tendrán que rebajar el costo del peaje.

Unifiquémonos para defendernos de quienes quieren abusar de nuestra pobreza.  Participe de la cruzada por la vida, contra el hambre, el desempleo, el aumento de la gasolina y los precios. Es una cruzada por nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.

Utilice diariamente una pequeña cinta celeste en la parte superior izquierda de la camisa o el vestido.

Si no confía en ser parte de la solución, puede ser parte del problema. Existe solamente un país y una bandera. Dios te salve Panamá.

<>

Artículo publicado el 21 de mayo de 2004 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que a los autores, todo el crédito que les corresponde.

El etanol como combustible

La opinión de…..

ccc

Wolfram E. González M.

He escuchado rumores y algunos periodistas me han estado preguntando acerca de mis impresiones acerca de una ley, que parece estar en evaluación, para aprobar mezcla de gasolinas con etanol. Me sorprende dicha iniciativa y me impacta que no hayan consultado con los involucrados en el tema. Por ejemplo, la ADAP (que agrupa a los distribuidores de autos), las petroleras, las estaciones de servicio, las zonas libres de combustibles y con los que somos propietarios de autos y debemos tener la libertad de decidir el tipo de combustible con el cual abastecemos nuestros autos.

Es importante verificar nuestro parque automotriz y establecer si los fabricantes permiten usar combustibles con alcohol. De ser así, se debe conocer el porcentaje de la mezcla, establecer dónde se mezclará el combustible con el etanol y si las instalaciones en las estaciones de combustibles son adecuadas para manejar etanol.

Como conocedor del tema invito a los propulsores de tal iniciativa a dialogar, incluso, a un debate de altura que sume a todas las partes que pueden resultar afectadas.

El proyecto de etanol, me parece un negocio para alguien, más que una verdadera idea para conservar el medio ambiente. Respecto a la mezcla de alcohol con gasolina enumeró mis inquietudes:

1. ¿Se cuenta con el visto bueno de los fabricantes de autos, al menos de los que más se importan a Panamá?

La mayoría de los vehículos no soporta más del 10% de alcohol en sus líneas de combustible, ello ocasionaría daños al sistema. Los autos modernos son sensitivos y vienen calibrados para la mezcla en la cámara de combustión. Inyectores y líneas de combustible, al igual que el cerebro electrónico, pueden sufrir daños.

2. ¿Sería otra oferta de gasolina, adicional a las existentes, la que se mezclaría con alcohol? o ¿tanto la actual, de 91 y 95 octanos, serían mezcladas obligatoriamente con etanol? ¿Sería la única oferta al consumidor?

Esto último impediría al consumidor decidir el producto y el precio a pagar. Por ende, limitaría la libertad de quien pagó por el vehículo y le acarrearía problemas y reparaciones.

3. En cuanto a la producción de caña ¿hay suficientes terrenos dedicados a cultivar caña para producir etanol en Panamá o se importaría de otro país? En este caso se beneficiarían los importadores. Además, ¡sería lo mismo! Importaríamos alcohol en lugar de gasolina.

4. El precio de producir etanol no es necesariamente más barato, además, compite con la azúcar de caña. ¿Qué pasaría si el mercado internacional tiene un precio mayor para el azúcar que para el etanol? ¿Mantendrían los productores el suministro de etanol para consumo interno?

5. El alcohol rinde menos por kilómetro que las gasolinas. ¿Han tomado esto en cuenta?

6. El alcohol absorbe agua y esto afecta la combustión en un motor. Además es corrosivo a los materiales del auto y de los dispensadores.

7. Al momento en que se dé un desperfecto en un auto, ¿quién es el responsable? Lo lógico sería reclamar a la marca de estación donde se abasteció ¿correcto? Hoy día es así, pues la estación de servicio es responsable por el producto que venden. Bajo esta nueva ley, serían dos suplidores para su combustible, uno provee la gasolina y el otro el alcohol. ¿A quién se le reclamará? ¿Al Gobierno?

8. No existirá tal ahorro. La ventaja sería solo menor contaminación. Tal vez se crearían nuevas fuentes de trabajo, siempre y cuando no se importe el producto.

9. El alcohol es mezclado con gasolina solo cuando sale hacia la estación de combustible. Esto se debe a sus propiedades y a la capacidad de absorber agua, especialmente en Panamá donde es alta la humedad relativa. ¿Existe alguna facilidad dentro de una zona libre de combustibles adecuada para dicho proceso de mezcla?

Les recuerdo que los tanques actuales no son aptos para almacenar alcoholes.

10. De llevarse adelante el proyecto, ¿bajaría el Gobierno el impuesto de los combustibles en igual proporción?

Por último, me quiero referir al tema de Brasil, que conozco bien. Brasil inició este proyecto de promover etanol para consumo de sus autos durante la crisis petrolera de la década de 1970.

Aunque Brasil tiene petróleo, decidió vender el crudo, porque obtiene buenas ganancias de ello, pero internamente consume alcohol para los automóviles. Incluso, importan gasolina para sus mezclas con alcohol para el mercado doméstico.

Un aspecto importante es que Brasil tiene vastas extensiones de terreno en donde siembra caña, además cuenta con industrias automotriz y aeroespacial propias. Los motores de sus vehículos son diseñados en función del combustible que van a usar. Nuestro caso es totalmente diferente (a menos que nos obliguen a conducir autos brasileños).

Brasil lleva 40 años de aprendizaje. De igual manera, el equipo dedicado la siembra y cosecha de la caña de azúcar consume combustibles derivados del petróleo: diésel, que contamina más al cubrirse mayor área de cultivo.

Mi recomendación es bajar el consumo de combustibles mediante una ley que incentive el uso de vehículos con motores eficientes y de menor cilindrada. Promuevan la importación de autos híbridos a Panamá. Premien a los autos eficientes y de menor consumo con ventajas en el registro y pago de impuestos. Esto es lo que se hace en países del primer mundo.

Hay alternativas para reducir la contaminación pero tienen que ser bien pensadas y planificada su implementación. “Esta pobre iniciativa no es una de ellas”.

<>

Este artículo se publicó el 25   de mayo de 2010 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Petróleo primero luego combustible

La opinión de…..

.

WOLFRAM GONZÁLEZ

En Panamá no hay cantidades de crudo comercialmente atractivas. 

El mundo del petróleo es complejo en todos sus aspectos. Desde la ubicación de reservas, luego la extracción y finalmente la explotación del crudo mismo. Luego de esto se debe refinar, pues crudo no sirve de mucho.   De este proceso de refinación, el cual ha venido evolucionando de manera constante para producir más fácil y de manera menos costosa, se obtienen la gasolina, diesel y el kerosene entre otros.

Los países del primer mundo identificaron la importancia de conocer a profundidad las cualidades y comportamiento del petróleo y así crearon la carrera de ingeniería petrolera. No bastaba ingeniería química, licenciatura en química, en geofísica, etc. Se diseño un programa especializado en petróleo.

No todo el crudo es igual. Es una amplia gama de características la que lo hacen diferente el uno del otro. Hay dos tipos de crudo, el dulce o “Sweet Crude” que es el de mejor calidad y luego el crudo amargo o “Sour Crude”, que es de menor calidad. Las principales características son la viscosidad y el contenido de azufre. De ello depende la calidad de sus derivados.

Las refinerías también son diseñadas y modificadas en función de la materia prima que van a refinar. Al final es el tipo de crudo el que dictamina las características de cada refinería, sus procesos y a medida que avanza la tecnología la cantidad de combustibles que se obtienen de cada barril de crudo.

El gas natural que anteriormente era ignorado es hoy un importante elemento en la generación de energía eléctrica y en el sector transporte.

El mundo del petróleo se divide en tres partes básicas. Se toma la analogía de un río. Aguas arriba (“Upstream”) comprende todo lo que es exploración y producción. El intermedio (“Midstream”) considera los barcos que transportan y los oleoductos que llevan el crudo a las refinerías.   Finalmente Aguas Abajo ( “Downstream”) es lo que corresponde a refinación, comercialización y distribución hasta que le llega a la estación de combustible. El segmento Aguas abajo es el que conocemos los consumidores comunes en Panamá.

Panamá tiene un mercado de libre oferta y demanda. Desde Octubre del 2008 se controlan mediante un precio máximo de venta al público, lo cual fue diseñado como una medida temporal. En contraste, países como México y Venezuela operan bajo un monopolio y control de precios estatal; PEMEX y PDVSA respectivamente.

En un diario de la localidad leí serían los mejicanos nuestros asesores para bajar el costo del combustible. Me causa curiosidad su propuesta. Panamá también participa en el “midstream” desde 1981.   El oleoducto de Petroterminal fue concebido por Gabriel Lewis Galindo y el General Omar Torrijos Herrera en conjunto con empresarios norteamericanos.

En el “Upstream” aún no participamos. Pero escuché al Presidente Martinelli afirmar existencia de petróleo en Panamá.   De hecho sí hay crudo y gas natural. Pero hasta hace 18 meses no eran cantidades comercialmente atractivas. Ojalá las variables hayan cambiado y tengamos participación también en el “Upstream”.

<>

Este artículo se publicó el 29   de abril de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Costos perjudiciales y daño ambiental

La opinión de…..

.

Ricardo Salcedo


El uso y costo de los derivados de petróleo, el uso de carbón en plantas eléctricas y la disposición de químicos venenosos usados en la extracción de minerales, con la añadida devastación y contaminación de bosques y terrenos en el sitio y adyacentes, se ha convertido en un serio y continuo dolor en la nuca y en motivo de gran preocupación, tanto para los ambientalistas como para los afectados inmediatos y futuros.

En cuanto al costo de la gasolina, diésel y bunker –derivados de petróleo, unos para mover motores de automóviles y lanchas y otros para producir electricidad en plantas térmicas–, los usuarios desconocen cómo es que la entidad reguladora del Gobierno y las petroleras mayoristas calculan los precios del producto que ofrecen al consumidor, cuando los cambian cada dos semanas. Es por ello que existe la arraigada convicción de que cuando suben los precios lo hacen a más de la proporción del aumento del costo del petróleo crudo en el mercado internacional, pero cuando los bajan, es a menos de la disminución proporcional, quedando un remanente que, en el tintibajo, produce un sobreprecio acumulativo, artificial, subrepticio y engañoso.

O sería eso, que los mayoristas se quedan con una diferencia, o será que existe un intermediario financiero (¿?) que lo recibe. Si se trata de lo segundo entonces ¿por qué el Estado panameño no compra el crudo directamente en el mercado y se lo da a refinar al mejor postor? o ¿por qué no lo refina él mismo o con socios?

Si es el primer caso ¿por qué no se rechaza el sobreprecio porque no debe existir y es parte de la tarifa? Este sistema lo ha heredado el gobierno actual.

También se debe explicar cómo es que estando el barril de crudo de 55 galones en $80.00, o sea a $1.45 por galón, más el impuesto de $0.60 al combustible que el Estado le aplica, luego se dispare el precio de la gasolina de distinto octanaje entre $3.07 y $3.29 para el consumidor. Es decir, un promedio de $1.13 por encima de los costos básicos, para incluir otros costos de refinación, carga y descarga, transportaciones, financiamientos, almacenajes, costos misceláneos y utilidades del mayorista y del expendedor al consumidor al detal. Sin embargo, la suma de tales renglones era mucho más baja cuando el crudo costaba la mitad de lo que cuesta ahora, a pesar de que tales costos no suben ni bajan como el crudo.

Mientras no se puedan sustituir los combustibles derivados del petróleo, su uso debe reducirse al mínimo posible por lo caros, porque inciden en el costo de la vida, por depender de los vendedores en precio, cantidad y ocasión que ellos dispongan, y por la contaminación ambiental que producen.

De allí la necesidad de cambiar los transportes movidos con combustibles por vehículos eléctricos, y limitar la producción de electricidad con plantas térmicas para cubrir solo el 35% de la demanda, no el 70% como ocurre actualmente.

Con una producción más barata a través de las hidroeléctricas y otras formas de energía limpia, y con la corrección de los precios de los combustibles derivados del petróleo, se bajaría el costo de vida.

Más contaminante y perjudicial que el combustible de petróleo es el carbón que se utilizaría en una planta de generación de electricidad que se pretende instalar en Colón.   Este proyecto, conjuntamente con la explotación de cobre y oro en Coclé, ya fue combatido por los afectados directos, por los ambientalistas y por gente responsable y analítica, durante los gobiernos pasados.

Empero, esos proponentes intentan engatusar a las autoridades actuales con un falso beneficio económico para el país.  Según las experiencias sufridas en otros países, el daño ecológico no podría evitarse,  lo mismo ocurrirá con la explotación de un yacimiento en Cerro Colorado cuando se contamine el subsuelo y la capa freática por el uso de químicos.

Habría que exigirle a los mineros millardos de dólares como garantía para reparar los daños y las devastaciones, y establecer controles más estrictos que los que la ley actual señala.

A diferencia de Chile, en donde se explota una mina de cobre en un desierto natural, en Panamá se crearían desiertos y se acabaría con los ríos, destruyendo la biodiversidad de flora, fauna y el hábitat de los humanos en muchos kilómetros a la redonda.

<>

Este artículo se publicó el  17  de abril de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Variaciones del combustible

La opinión de…..

.

WOLFRAM GONZÁLEZ

De abril a septiembre los precios de la gasolina en la República de Panamá no van a ser menores de tres balboas

El 6 de abril la oficina que administra la información de energía del Gobierno de los Estados Unidos publicó sus predicciones en cuanto a precios de combustibles durante el próximo verano en el hemisferio norte. El mismo comprende los meses de abril hasta septiembre.

Se pronostica que el precio de la gasolina regular alcance un incremento de aproximadamente cincuenta centavos de dólar por encima del promedio del año pasado. Es decir, llegaría a costar $2.92 por galón en los Estados Unidos.

Esto nos lleva a concluir que los precios en la República de Panamá no van a ser menores de tres balboas durante ese mismo período. Afortunadamente existe capacidad de procesamiento en las refinerías para suplir la demanda actual.

Hago la salvedad de que estos estimados se dan asumiendo que no se confronten dificultades en las facilidades de refinación de petróleo instaladas y tampoco ningún suceso geopolítico que altere el suministro de materia prima para producir combustibles.

En Panamá se han dado seis incrementos consecutivos, siendo el último la semana pasada. Y basado en lo arriba descrito, no parece existir mucha esperanza en que el costo del combustible se vea disminuido en los meses venideros.

Panamá no produce un galón de combustible refinado. Tampoco existe ningún pozo petrolero ni de gas natural que esté siendo explotado en este momento. Hay indicios de formaciones geológicas que parecen indicar existencia de petróleo. No obstante, nada en concreto aún.

Los estudios que se han hecho no reflejan una cantidad suficiente de reservas en nuestro territorio como para que justifique una operación de extracción que sea rentable y atractiva para posibles inversionistas. Por tal razón Panamá depende de los vaivenes del mercado. Dependemos del suministro de países que refinan y también de los que suplen la materia prima: petróleo crudo.

Además tenemos un consumo tan pequeño, aproximadamente de 50 mil barriles por día que no es siquiera un punto de apoyo para poder negociar mejores condiciones en cuanto a precio. Esto impacta directamente en la cantidad de importadores al territorio nacional. En la actualidad solo hay dos.

El consumo de los Estados Unidos es de 20 millones de barriles por día. Esto equivale al 37% del planeta. Por tal razón no es justo compararnos con los precios de los norteamericanos. Debo añadir que ellos tienen la mayor cantidad de refinerías del continente.

El precio del crudo la semana pasada se mantuvo en los 85 dólares por barril de manera consistente. Ha reflejado pequeñas variaciones pero no ha bajado de 84 dólares. La demanda mundial permanece en crecimiento, especialmente para el combustible diesel tanto en Norteamérica, China, India y Latinoamérica.

La economía en EEUU pareciera recuperarse y debe caer el nivel de desempleo gradualmente. Todo esto incrementará el consumo de combustibles. Aún con el nuevo proyecto del presidente Obama de explorar y explotar en el territorio estadounidense no esperemos una rebaja en precios.

<>

Este artículo se publicó el 14 de abril de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Tema energético en retrospectiva

La opinión de….



.

WOLFRAM GONZÁLEZ
Se aprueban y construyen proyectos sin saber cómo les llegará el agua ni cómo afecta la balanza energética del país.

Pareciera natural, en la gran mayoría de los casos, ignorar que donde estamos situados es precisamente producto de proyectos culminados y que nos sitúan aquí.   La situación de cada uno donde sea que se encuentre hoy es precisamente producto del pasado. Afortunadamente el futuro también puede ser moldeado con lo que se lleve a cabo hoy.

Esto es crucial en el tema de energético.   Fue en la década de los setenta donde se inician y ejecutan importantes proyectos para suplir de energía hidroeléctrica a la República de Panamá.   Obras como Fortuna, Bayano, Estrella y los Valles fueron construidas durante ese período. Aún hoy la generación eléctrica producida por agua representa más de la mitad de la demanda de Panamá.   Me causa mucha curiosidad como durante un régimen como el que se tuvo durante esa época se tuviese esa visión para la gestión en este rubro.   Sin esos proyectos Panamá viviese racionamiento de electricidad hoy.

Tal como escribí anteriormente no existe una planificación en el sector de energía, infraestructura ni ningún tipo de desarrollo comercial ni de vivienda.   Se aprueban y construyen proyectos sin saber cómo les llegará el agua ni cómo afecta la balanza energética del país. El problema luego de finalizado cada uno de dichos proyectos será del gobierno y también de la ciudadanía que luego sufra la escasez de energía eléctrica y de agua potable.

Panamá debe definir qué quiere ser. No podemos ser de todo. No podemos ser centro bancario y centro de compras y luego no tener agua ni electricidad. La minería, el turismo y el comercio son proyectos con vectores en orientaciones diferentes. Decidamos que es lo que mayor beneficio trae al país.

En el tema de combustibles líquidos no hay preocupación de abastecimiento, pues afortunadamente Panamá hereda más tanques de los que necesita producto de las instalaciones de uso militar que existían en el Istmo. Además que el Canal por su propia naturaleza atrajo a petroleras que requerían de espacio y se construyeron a ambos lados del canal depósitos que aún hoy exceden lo que se necesita. Muestra de esto es que incluso con el mayor tráfico que generará la ampliación del canal no hay alarma entre los suplidores en cuanto a su capacidad de almacenamiento. Caso opuesto a lo que existe hoy en el aeropuerto.

En la década de los sesenta se logra un acuerdo con Texaco y se construye la refinería de Bahía Las Minas. La capacidad de refinación en ese momento era cerca de treinta mil barriles por día. Y hoy día el consumo nacional es de cerca de cincuenta mil barriles por día. Otro proyecto que garantizaba en su momento combustibles para el país.

Panamá crece y se reorganiza. Nuevos e importantes proyectos de infraestructura se vislumbran en el horizonte. Espero que la nueva calificación obtenida por Panamá no se vea afectada posteriormente por falta de atención a la seguridad energética.

Miremos al pasado y aprendamos de la visión de los que gobernaron en ese momento.

<>

Este artículo se publicó  el  30 de marzo de 2010 en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Qué nos preocupa realmente?

La opinión de……

.

Nodier Gutiérrez Estribí

Ante este escenario que todos conocemos a través de los medios escritos, radiales, televisivos y vía web, no deja de impresionarme como centramos nuestra atención en los temas que algún grupo necesita o quiere que prestemos dicha atención.

El seguimiento a los casos de los ex funcionarios, ex presidentes, ex diputados, caso CEMIS, son algunos ejemplos de estos temas. Definitivamente no dejan de ser importantes ya que de alguna manera infieren con el mundo que nos rodea y con la sociedad en la que nos desempeñamos ya sea por motivo de nuestro trabajo o por cualquiera que sea la razón.

Sin embargo, ¿qué pasa con los temas que en mi humilde opinión son de gran preocupación e interés al mismo tiempo, puesto que afectan de manera directa y frontal nuestros bienestar? Me refiero a temas como el aumento inminente de la canasta básica familiar, el incremento de la tarifa eléctrica, el incremento en el precio del combustible, aumento del valor de los impuestos, entre otros. Ante esta situación me pregunto ¿qué nos preocupa realmente?, ¿o es que acaso estamos siguiéndole el jueguito a los que no quieren que nos preocupemos por lo que en realidad si es importante?

Todos sabemos que el sistema de justicia panameño, dicho de algún modo no funciona, o por lo menos no se ven los frutos; es esto lo que percibimos los panameños comunes y corrientes que vemos cómo nuestro país se convierte de manera descarada en un sitio donde la impunidad, el juega vivo y la falta de valores predominan por doquier, haciendo de nuestro entorno un lugar indeseable.

Con toda esta gama de sucesos nos entretenemos en lo que resulta sensacional y nos olvidamos o no nos enteramos de lo que realmente está pasando a nuestro alrededor y se logra el cometido de que los panameños nunca hacemos ni decimos nada, pero en realidad a mi parecer estamos por así decirlo: en otra cosa.

Es importante reflexionar un poco y definir: ¿Qué nos preocupa realmente?

<>

Publicado  el   21  de  enero  de 2010  en   el  Diario  La  Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El costo real de la gasolina

El costo real de la gasolina


La opinión de…

Luis Espósito Picardi

.

Hay que admirar y admitir la habilidad de las compañías transnacionales petroleras y sus copias al carbón, las compañías nacionales, que sistemáticamente aturden al publico consumidor con el precio del barril de petróleo en el ámbito internacional, como si ese fuese el factor base para subir o bajar el precio de la gasolina y el diésel, que todos sabemos se obtiene de la refinación del crudo. Como la mayoría de los consumidores estamos adoctrinados por el bombardeo sobre el precio del barril, perdemos de vista lo más importante y esencial: Panamá no importa ni refina crudo, somos importadores de gasolina y diésel.

Olvidemos el precio del barril de crudo, si bien hay que tomarlo en cuenta, lo que se quiere saber es cuál es el costo de las gasolinas y el diésel que las compañías autorizadas a importar declaran que pagan a las diferentes refinerías y que introducen a las zonas libres de petróleo de Panamá. ¿Cuál es el costo?… ¿Cuál? ¿Y por qué queremos saber ese costo?, porque si los sabemos podríamos calcular cuál es la ganancia bruta que obtienen las compañías transnacionales y nacionales petroleras y, en consecuencia, conforme a ese cálculo es que los expertos pueden decir y divulgar a los consumidores si el retorno que obtienen las petroleras es el justo y adecuado a su inversión o si están recibiendo un provecho que va más allá de lo correcto.

La percepción ciudadana es que las ganancias de las petroleras son exageradas. El pecado original, oculto al público, es no conocer el precio del galón de gasolina depositado por las importadoras en la zona libre de petróleo. El consumidor es tratado como un perfecto imbécil, no porque lo sea, sino porque quieren que lo sea. ¡Pague y calle!

El consumidor sabe perfectamente que nada se puede hacer con el fluctuante precio de barril de crudo, estamos sometidos a esa realidad y no hay escapatoria, pero a lo que el consumidor no debe estar sometido es a la desconocida ganancia que obtienen las petroleras en su margen de comercialización que a saber incluye, transporte, margen de distribución, mayorista y margen minorista de las gasolineras. Se quiere saber ¿cuáles son esos márgenes, es acaso un secreto? Es precisamente sobre esos márgenes conocidos y los otros ocultos sobre los cuales se podría obtener para el consumidor un precio comercial correcto.

El factor externo difícilmente podemos contrarrestarlo, pero tenemos que reflexionar sobre el factor interno. La Ley de Hidrocarburos debe de reexaminarse, hay que reestructurar la fórmula de precio de paridad que es cuestionable y solo da beneficio a las petroleras. La palanca del poder de las petroleras debe de ser puesta en su lugar, no se puede forzar al consumidor a pagar precios de monopolio.

¿Y… de gasolina… que?, ¿verá el consumidor, a través del nuevo equipo de visionarios encargados de ese sensitivo sector de los hidrocarburos, las necesarias rectificaciones y revisiones para que las gasolinas bajen de precio? Se está expresando al consumidor un malestar que es la consecuencia de políticas y fórmulas sin visión de futuro independiente.

A pesar de las ganancias estimadas excesivas que obtienen las petroleras, el consumidor y la entera comunidad ha resistido, sin embargo, ese problema básico tiene que ser revisado y resuelto. La gasolina puede bajar, hay que apartar la retórica de las transnacionales y que la especulación no prive sobre la realidad.

<>

Publicado el 19 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quienes damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.