Wikileaks y la ampliación del Canal

*

La opinión del Economista,  Político y Docente Universitario…

Juan  Jované

El reciente escándalo vinculado con la profunda penetración del Ministerio Público por la corrupción proveniente del narcotráfico y su utilización como mecanismo de represión política y la revelación, proveniente de Wikileaks, según el cual el propio Presidente de la República habría solicitado a los Estados Unidos que le entregara los instrumentos tecnológicos necesarios para realizar pinchazos telefónicos destinados a espiar a la oposición política, han logrado, por su alto impacto en la opinión pública, opacar el contenido de otra información, proveniente de este último medio, de acuerdo a la cuál el Vicepresidente del país tendría serias aprensiones sobre el futuro del proyecto de ampliación de Canal, mientras que el Presidente habría manifestado dudas en torno a la transparencia del proceso de adjudicación de las obras vinculadas con el mismo.

Pese a que altos funcionarios del gobierno se manifestaron rápidamente en apoyo del proyecto de ampliación, lo cierto es que más allá de las posibilidades de corrupción quedan dos elementos importantes que deben ser tomados en cuenta por la ciudadanía.

El primero de ellos se refiere al hecho de que se trata de un proyecto altamente rentable para quien lo construye, a tal extremo que los gobiernos de los países de las empresas que participaron en las licitaciones relativas a la construcción han venido apoyando activamente, cada cual a su manera, la posibilidad de que estos se adjudiquen las licitaciones correspondientes a su ejecución.

A esto solo queda agregar que no deja de ser notable la posibilidad de que una empresa quebrada, apoyada por un Estado también prácticamente quebrado haya logrado adjudicarse la licitación más importante del proyecto.

En segundo lugar, en relación al futuro mismo del proyecto,   es importante recordar, como lo hemos hecho antes, que el crecimiento del volumen de toneladas del Canal de Panamá, variable clave en la actividad del mismo, así como para el financiamiento del proyecto de ampliación y su rentabilidad ha venido creciendo en los tres últimos año a una tasa muy por debajo a la prevista en el proyecto de ampliación, la cual alcanza a un promedio anual negativo equivalente al 0.94%, incluso la tasa positiva mostrada en octubre del año pasado y octubre del presente, resulta extremadamente pequeña al colocarse en tan solo el 0.3%.

Esta situación no resulta necesariamente transitoria, ya que los elementos recesivos observados en la economía norteamericana, principal usuario del Canal de Panamá, no terminan de desaparecer, dando lugar a la posibilidad de un período de estancamiento prolongado.

Por su parte, las últimas noticias sobre la República Popular de China, el segundo usuario más importante del Canal, es que la misma se encuentra preocupada por la posibilidad de un sobrecalentamiento de su economía, lo cual la ha llevado a una elevación de la tasa de interés con el fin de contener su propia tasa de crecimiento.

A esto se deberían agregar las presiones inflacionarias internacionales que también podrían afectar el tránsito por el Canal.   El silencio de la ACP frente a todo esto es ofensivo a la ciudadanía.

*
<>Artículo publicado el 4  de enero de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Cerio, Gadolinio, Lantano, Neodimio, Tulio

*

La opinión del Abogado y Político independiente…

Juan Manuel Castulovich 

Despejo la curiosidad que pudieran motivar estos nombres.   Corresponden a “metales raros” de los que la República Popular de China es el principal productor y suplidor, nada menos que del 97 % del consumo mundial.

Un reportaje de la BBC británica registró en la víspera de la Cumbre del G20, el grupo de las 20 naciones mas industrializadas, la denuncia, hecha por Japón, de que los chinos retuvieron pedidos de esos metales raros destinados a ese país, esenciales para su industria de alta tecnología, como represalia por el apresamiento de un barco chino en aguas que ambos se disputan.

Estos metales raros son esenciales para la producción de teléfonos móviles, televisores de pantalla plana, cables de fibra óptica, vehículos híbridos y misiles teledirigidos.   Por consiguiente la preocupación de los japoneses, de la que se hizo eco el resto del mundo industrializado, es explicable.   Si los chinos restringieran la salida de esos minerales esenciales causarían una debacle en el mundo de la alta tecnología.

La gravedad del asunto motivó que el gobierno alemán, de la Sra. Merkel, manifestara su intención de abordarlo en la reunión del G20, concluida hace poco. Los chinos han expresado que no hay causa para que alarmarse, pues se trata de un asunto estrictamente bilateral; pero es tanto lo que está en juego, que todas las grandes potencias han reaccionado con preocupación.

Los metales raros no solo existen en la China Popular, también los hay en Estados Unidos y en otros países, pero por los altísimos costos de su extracción, éstos habían optado por comprarlos a los chinos que los producían muchísimo más baratos. La campanada dada por la República Popular hará que las potencias industriales vuelvan a producirlos, pero les tomará de 15 a 20 años, según cálculos de los expertos.

Mientras tanto, los chinos tienen un as en la manga, como lo vaticinó en los años ochentas, Deng Xiao Ping, el legendario y visionario ideólogo que sentó las bases del actual desarrollo de la República Popular de China, y que les servirá, de estimarlo necesario, para sortear algunas de las presiones que reciben, especialmente en asuntos monetarios, de los otros poderes económicos mundiales.

*
<>Artículo publicado el  27 de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/castulovich-juan-m/

Los medios “chatarra”

*

La opinión de la Médico Cirujano…

Amarillys Taylor

Cada día que pasa, estoy más espantada por no decir horrorizada por la influencia que tienen los medios en la formación, cambio de ideas, sobre la población que parece creer que lo que está escrito, que la información que se nos dá diariamente, es siempre verdadera, que sus fuentes son creíbles en suma que lo que se nos dice, es digno de fe, es digno de ser tomado como lo que verdaderamente está sucediendo.
Tengo que rebelarme contra este lavado de cerebro que se nos hace diariamente, día y noche por los medios escritos, radiales, televisivos, contra estas informaciones que en su mayor parte no traen consigo una reflexión profunda sobre lo que se escribe o lo que se dice tanto en radio como televisión. Los ejemplos son múltiples y tengo que citar el martilleo diario sobre como lo más grande (la torre de Dubai) la mayor población (la China o India) hacen a un país digno de envidia o poderoso (Las riquezas naturales de Brasil sin hablar de la deforestación galopante de la amazonia).

 

Estoy indignada porque al presentársenos tales ” maravillas” no se nos dice al mismo tiempo que esta torre en medio del desierto es una incongruidad llena de malas interacciones con el medio ambiente, que ella necesitará una cantidad exagerada de electricidad, además de su huella ambiental negativa (todos los materiales, cemento, hierro, derivados de petróleo, que allí se han malgastado) que en este país “la mitad del cielo” (las mujeres ) es tratada como los más humildes y despreciados de los animales, que esta construcción necesitó el sacrificio de muchas vidas.

Inexplicablemente se nos presenta la sobrepoblación de China como un ejemplo de poderío sin explicar al mismo tiempo que esos billones de habitantes representan una sobrecarga enorme e inexcusable para el medio ambiente y para el planeta tierra.   Cuando se nos dice nuevamente sin espíritu crítico, que los países “desarrollados” deben cambiar su modo de vivir se omite el decir que los países emergentes presentan el peligro más grande para la supervivencia de todos al continuar con su crecimiento incontrolado.    Abogo por medios que presenten las dos facetas de los problemas, que recuerden siempre el costo ambiental de lo que nos presentan como progreso y sobre todo que sean independientes de cualquier política o políticos pues actualmente somos los rehenes de la “información” descerebrada es decir: “chatarra”

*
<>Artículo publicado el 8  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/taylor-schwander-amarillys/

Viaje a Taiwan

La opinión del Jurista y  Presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario El Siglo…

– 

EBRAHIM ASVAT

Esta visita oficial a Taiwán sería muy incómoda para un oriental, más no así para un panameño.

Este gobierno estuvo a punto de establecer relaciones diplomáticas con China Continental, lamentablemente circunstancias de las nuevas conversaciones entre las dos Chinas impidieron concretar esa decisión. Fueron los propios continentales los que le manifestaron al gobierno que el momento no era propicio para ello, pues el retorno de los nacionalistas en Taiwán había abierto las puertas del entendimiento. Al gobierno no le quedó otra que continuar con la política de la chequera y el primer acto de ese sostenimiento de las relaciones involucró la donación del tan anhelado avión presidencial.

El gobierno nacional dispuso que la donación taiwanés se utilizará para la compra de un lujoso Embrear que le diera al cargo presidencial el rango merecido. Un presidente sin avión presidencial es una rareza.   Hoy ese avión aterriza en la Isla Formosa y lleva consigo al Presidente de Panamá, quien no ha tenido reparo alguno en comparar la amistad con Taiwán a ‘una hermandad’.

La isla era un ‘verdadero amigo’ de Panamá.   En ese juego de caretas que es la diplomacia y donde cada quien que necesita algo está dispuesto a perdonar los pecados del otro, la lisonja fue correspondida.  El Presidente de Taiwán Ma-Ying-Jeou dijo haberse ‘conmovido’ cuando Martinelli calificó de fraternales las relaciones entre ambos países.

Las visitas protocolares al Ministerio de Relaciones Exteriores, al Metro de Taipei así como reuniones con los empresarios taiwaneses continuaron durante la gira.

Panamá se ha comprometido con suprimir las visas para los nacionales de Taiwán y se firmaron acuerdos de cooperación en materia de seguridad pública, salud pública, transporte y fortalecimiento institucional.

El Presidente panameño pidió becas y apoyo para ingresar al Foro de Cooperación Asia-Pacífico. Por su parte el Ministro de Relaciones Exteriores, Juan Carlos Varela, confirmó la posición panameña de mantener relaciones diplomáticas con Taiwán y comerciales con China Continental.

Regresarán a Panamá los miembros de la delegación y en menos de un mes ya no sabrán quien es Ma-Ying-Jeou, Lee Myung –Bak o Lee Hsien Loong. ‘Tu cara me es familiar pero no recuerdo donde nos conocimos’ ¿Fue en Singapur, Seúl o Taipei? Los asiáticos son más inteligentes. Toman foto de todas las ‘avis raris’ que vienen de la América Latina y luego hacen un álbum donde incorporan el nombre, el cargo, la dirección física, los teléfonos y los correos de email.

Hace poco estuve en China y recibí mi respectivo álbum con las fotos de toda la delegación, sus datos y direcciones.

<> Este artículo se reprodujo de la publicación del 26 de octubre de 2010 en el diario El Siglo,  a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el credito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/asvat-ebrahim/

La visita a Singapur

Bitácora del Presidente.  De la columna de opinión del Jurista, Ex Director de la Fuerza Pública y Presidente de los Diarios La Estrella de Panamá y el Diario El Siglo…
EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com


De las fuentes informativas he reconstruido el itinerario del Señor Presidente de la República a Singapur. Esta labor le corresponde a la Secretaría de Prensa. Lamentablemente, no estamos acostumbrados a ser generosos con las agendas de viaje de nuestros gobernantes. Acostumbramos a divulgar las cosas que nos interesan y obviar aquellas que no queremos.

 

En Singapur, país con similitudes con Panamá en el Sur Este Asiático, la visita de Martinelli es la primera visita oficial de un mandatario panameño.   Panamá tiene mucho que aprender de Singapur porque ambos países son pequeños, de poca población con posiciones estratégicas relevantes en cada región, clima similar y distanciado de cualquier perturbación atmosférica.

 

Singapur tiene a diferencia de Panamá una composición étnica muy marcada compuesta predominantemente de chinos que constituyen la mayoría de su población, indios y malayos.   En ese aspecto nuestro país tiene una composición étnica mucho más rica y compuesta.   Su tipo de gobierno, si bien muy eficiente y transparente en la gestión pública, está marcado por un autoritarismo muy fuerte controlado por la familia Lee que en los últimos cuarenta y cinco años han mantenido el control del gobierno.

 

La oposición política y la alternabilidad de gobierno son retos por alcanzar. La prensa del país está bastante limitada y supervisada. A pesar de estas restricciones a la democracia plena el país por su apertura económica, su sistema de educación, sus tribunales de justicia y su empeño por mirar hacia fuera para crecer ha logrado grandes avances en los niveles de bienestar de su población.

 

En Singapur, el Presidente visitó el Centro aeroespacial y tecnológico de Singapur, el Instituto Técnico y de Educación y la sede del SMRT encargados de administrar el metro y el transporte público.   Se le concedió audiencia con el Presidente de Singapur Sr. S. R. Nathan,   el Primer Ministro Lee Hsieng Loog hijo del líder Lee Kuan Yew gestor del milagro económico. Almorzó con el Ministro de Comercio e Industrias y un grupo de empresarios. El Presidente Nathan le ofreció una cena la noche del lunes 18 de octubre.   El Ministro Varela firmó un convenio de doble tributación con su homólogo el Ministro Yeo y se habló de un acuerdo de aviación entre ambos países.

 

Lo más interesante de la visita es que el Presidente de Singapur en su discurso ofrecido en la cena interpoló una frase significativa. ‘China e India son las naciones que promueven el crecimiento en Asia’.   Esta frase en medio de una cena ofrecida a un Presidente de Centroamérica en busca de nuevas inversiones es extremadamente significativa y refleja hacia donde miran ellos.

<> Este artículo se reprodujo de la publicación del 21  de octubre de 2010 en el diario El Siglo,  a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el credito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/asvat-ebrahim/

Campaña contra la raza china

*

La opinión de….

Diana NG

Una compañía en España compró dietilene glycol a China y se lo vendió al Seguro Social de Panamá (CSS). El deber del comprador es asegurarse de que lo pedido es lo que se recibió, que está en buenas condiciones, y usarlo antes de la fecha de vencimiento.

Después de que el dietilene glycol llegó a Panamá, se almacenó por años y la Caja de Seguro Social no hizo ningún reclamo.   Se hizo la mezcla en la CSS, sin analizarla.   No hay base legal contra China.

¿Qué raro que ningún médico notó nada hasta que los asegurados se quejaron? ¿Por qué no hicieron una campaña masiva para recoger los miles de frascos de medicina envenenada que fueron entregados en el interior del país?   Usaron este incidente para frenar la entrada de la mayoría de las medicinas chinas al país.

Cuando se hacen inspecciones en los restaurantes, llegan en grupos de 25 o más personas y se dispersan por todos lados.   Estas personas pueden hacer que desaparezca o aparezca cualquiera cosa. A veces llegan a inspeccionar cuando el o los restaurantes están cerrados.

Cuando anuncian que hay posibilidades de que se esté sirviendo carne de perro en los restaurantes, dan a entender que el pueblo panameño es bruto, que no sabe distinguir lo que come.

Multan a los chinos por usar aceites viejos, pero hay panameños y extranjeros que hacen la misma cosa y lo usan por muchos más días, pero eso es ignorado. He visto a vendedores en la peatonal con los dedos sucios y hasta con hongos y en chancletas, vendiendo en medio de excrementos de palomas, desperdicios, aguas estancadas y limosas, etc.    Pero multan a los chinos por “sucios”, y no les parece que lo antes mencionado es suficientemente sucio para multar a los latinos. Siento que hay discriminación hacia la raza china ¿o será qué multan a los chinos porque pagan los altos precios de las multas y a los latinos no se las pueden cobrar?

Lo que se está fomentando en este país es un odio contra la raza china, sin pensar que las embajadas asiáticas donan miles de dólares y equipos para ayudar a resolver las necesidades que tiene el gobierno de Panamá.    Creo que sería mejor que esas donaciones se den a la comunidad china, para enseñarle a defenderse en español y para conseguir a representantes que los ayuden con las demandas que les hace el Gobierno.   Creo que las Naciones Unidas debe mandar a representantes a Panamá para investigar la causa de este racismo y discriminación contra los chinos, que siempre ha existido, pero que ahora está empeorando.

El panameño califica a los chinos de sucios, pero muchos panameños y demás latinos tiran basura por cualquier parte, la dejan en los elevadores y en la calle, tiran colchones y refrigeradoras en los ríos, latas y envases en las playas, tienen cucarachas en sus cocinas, etc.  La mayor parte de la población no coopera con la limpieza.

*
<> Este artículo se publicó el 19  de octubre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

*

¿Justicia Social?

La opinión del Escritor…

Guillermo Sánchez Borbón

Creí haber dejado atrás para siempre el tema, pero la imbecilidad de los hombres insiste en devolvérmelo periódicamente.   Digamos, para empezar, que no me gusta para nada pelearme con la Iglesia.   Pero hay cosas que son inadmisibles para las personas sensatas.   Una de ellas es la posición actual de la Iglesia frente al control de la natalidad.

Digo “actual”, porque no fue siempre así. Hasta finales del siglo antepasado, la Iglesia permitía el aborto hasta los tres meses de embarazo.

El mismo Papa que escribió las grandes encíclicas que fijaron la posición de la Iglesia frente a la cuestión social, era partidario del control de la natalidad.    Sabía (como toda persona sensata) que un mundo finito no puede albergar una población infinita.   Motivo por el cual autorizó el control de la natalidad (en su hora Onán fue condenado no por practicar el control de la natalidad, sino por cochino. No era un problema teológico, sino higiénico… y estético).

Pero dejemos de lado estas cuestiones más o menos teóricas y vayamos al grano. Hay que estar loco para creer que un mundo finito puede albergar una población infinita infinitamente. Stalin lo creía así. Sus sucesores poco a poco fueron rectificando esta locura, hasta abolirla por completo.

La espantable cifra de bajas que sufrieron en la Segunda Guerra Mundial les hizo creer, al principio, que era preciso permitir que la población creciera desaforadamente para reponer la espantable cifra de bajas que sufrieron en la gran guerra patria.   No era necesario.   Después del conflicto la población creció vertiginosamente, sin ningún estímulo oficial, como si la naturaleza hubiera resuelto restablecer el equilibrio roto por el atroz conflicto.

Se produjo el mismo fenómeno en Estados Unidos (que solo perdió 800 mil hombres en la guerra), bautizado allá con el nombre de Baby Boom, es decir, hubo un crecimiento desaforado de la población, al que, a la vuelta de pocos años, le pusieron coto los modernos métodos anticonceptivos.   Otro tanto ocurrió en el resto de las naciones que intervino en esa guerra atroz. Los países desarrollados –que hicieron muy buen uso de los modernos medios para mantener la natalidad dentro de límites razonables– aumentaron su población a niveles manejables.

El caso de China es sobremanera interesante e instructivo. Después de la muerte de Mao (que fue un hombre de genio que hizo grandes cosas, pero que cuando lo alcanzó la chochez comenzó a hacer locuras increíbles) y de una lucha por el poder con sus consiguientes purgas, tuvieron la suerte de que asumiera el mando un hombre de genio, sensato y pragmático, que viró patas arriba el sistema demencial y suicida impuesto por Mao. Y retornó la cordura al inmenso país.

El nuevo líder empezó por establecer un draconiano control de la natalidad (a cada pareja se le permitía tener un solo hijo).

Los chinos son admirablemente laboriosos y creativos. Desaparecidos los bonzos, regresó la racionalidad al inmenso país.

Hoy, en un plazo histórico asombrosamente breve, han creado una nación que es un modelo de productividad y de justicia social. Ya sobrepasaron a Japón como la segunda potencia económica del mundo.

Y no hay que ser adivino para predecir que dentro de no muchos años (si no ocurre una catástrofe –un nuevo Mao, por ejemplo–), también sobrepasará a Estados Unidos.

Los que proponen que sigamos reproduciéndonos como conejos, no conocen el modo de pensar de las mujeres, a las que nadie se toma la molestia de consultar.   He conversado con algunas de ellas en el campo: eran seres desesperados, porque no querían tener más hijos, y no sabían cómo evitarlos. Una había dado a luz 11 criaturas. Estaba muy angustiada.

Las gentes del campo (y de las ciudades también) tienen más hijos de los que pueden alimentar. Pregunto: ¿no es mejor enseñarles a tener los hijos que pueden mantener, que traer al mundo un ejército de seres famélicos, translúcidos por el hambre crónica a que los condena la ignorancia, con el aplauso de los teólogos convencidos de que Dios ama a los niños desfigurados por el hambre? Niños cuya inteligencia es casi nula, de modo que si llegan a ir a la escuela no tendrán la inteligencia indispensable para aprender las materias que dominan los pequeños bien alimentados. ¿No es esto fomentar la injusticia social?

<> Artículo publicado el 11 de septiembre de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

*