Declaración de Panamá

La opinión del Periodista…

DEMETRIO   OLACIREGUI Q.
d_olaciregui@hotmail.com

El PRD superó la cadena de obstáculos plantados por el gobierno de Ricardo Martinelli para impedir la reunión de su Directorio Nacional y la realización de su Congreso Extraordinario.   A las maniobras para que no contara con un local para realizar el encuentro, se sumó el trabajo abierto y encubierto de por lo menos dos de los llamados presidenciables vinculados a Martinelli. Fue evidente además la brutal campaña en los medios de comunicación que trataron de sembrar la versión de que lo menos que se produciría sería el hundimiento del Titanic.

Todo ese trabajo tenebroso acompañado de chantajes, intimidación y el terror propios del proceder de Martinelli fue derrotado por el Directorio Nacional y el Congreso Extraordinario del PRD. La dirección del PRD demostró que no tiene cartas escondidas, que cree en un Partido unido, combativo y fortalecido. Ya son historia las aspiraciones de Martinelli por destruir al PRD. En el camino quedaron enterrados sus caballos de Troya.

El Partido cuenta con nuevos estatutos y una hoja de ruta para los próximos 18 meses, en la que están representados sus 500 mil miembros. Ese ejemplo de democracia interna incluye las primarias presidenciales en febrero del 2012 y la elección de una nueva dirección seis meses después.   Identificar a ese candidato presidencial es estratégico.

El Directorio Nacional y el Congreso Extraordinario del PRD denunciaron el autoritarismo sin límites y el régimen de arbitrariedades que está generando en el país un microclima enfermizo que atiza venganzas y ajuste de cuentas como si Panamá estuviera en deuda con Martinelli. Es Martinelli quien está cada vez más en deuda con este país. Quiere convertir a Panamá en un país de piratas en el que se acaparan tesoros, dólares, minas de oro y cobre, tierras del Estado y negociados.

Ante ese escenario el PRD busca conformar un Frente Amplio de Oposición Nacional contra toda forma de lavado de dinero y narcotráfico. Se propone sumar con flexibilidad, madurez y responsabilidad las reservas de ética, moral y de decencia capaces de refundar un país plural e incluyente sin amos ni tiranos.

Ante la determinación de Martinelli por hacer cambios constitucionales y electorales para reelegirse, el PRD plantea una constituyente originaria con plenos poderes para poner fin al presidencialismo autoritario, frenar el clientelismo, construir el poder ciudadano y una democracia participativa.

El PRD rechazó la reforma al Código Minero como antinacional y entreguista, porque favorece los negocios de Martinelli y a empresas y Estados extranjeros. Un comunicado oficial del gobierno de Seúl reveló que Martinelli telefoneó al presidente Lee Myung—bak para informarle que había sancionado la reforma a la ley minera y que el líder coreano expresó su satisfacción por la rapidez con que actuó el gobierno panameño.   Se allanó el camino para que el Estado coreano obtenga concesiones mineras como la de Cerro Colorado, lo que anticipa prolongados enfrentamientos con las comunidades indígenas, grupos ambientalistas, sindicales y la sociedad civil.

Ante ese hecho cumplido el PRD propuso que la explotación minera sea sometida a un referéndum nacional que apruebe o rechace la legislación.

Un próximo gobierno del PRD derogará todas las leyes, decretos y resoluciones que hayan atentado contra las instituciones democráticas, contra los derechos humanos, contra la estabilidad en los servidores públicos, contra la seguridad jurídica de los inversionistas, contra la libertad de expresión y todo lo que signifique retrocesos en la búsqueda de una sociedad digna y justa.

Panamá no puede quedar reducido a un país de mafias y penetrado por el crimen organizado en el que Martinelli y su grupo de poder manifiestan una voraz rapiña por los recursos del Estado y la riqueza nacional. El PRD advirtió que todo lo actuado por Martinelli será revisado minuciosamente para que pague por sus desmanes contra el Tesoro Nacional. De las fortunas mal habidas saldrán los fondos para enfrentar las indemnizaciones, los subsidios y los programas para erradicar la pobreza. Así se recuperará el país para los pobres, los indígenas, los obreros, los empresarios, los agricultores y los profesionales.

El PRD salió fortalecido de su ejercicio de democracia interna. Tiene ahora más certezas y renovadas esperanzas, porque la cordura retorne al país. Comenzó su tarea de restaurar la moral, la ética, el Estado de Derecho, la justicia y la democracia que este gobierno ha destrozado. El PRD se propone transformar los métodos y la forma de gobernar para enrumbar al país e impedir que siga desfigurándose.

Hay que tener en cuenta que todo este proceso ha despertado también nuevas apetencias y nuevos peligros dentro del PRD. Esos aspectos serán objeto de un próximo artículo.

Este artículo se publicó el 17 de febrero  de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Un pueblo idiotizado

La opinión de la Psicóloga Especialista de la Conducta Humana…

GERALDINE EMILIANI
geraldinemiliani@gmail.com

¿ Qué hace un hombre en el poder por 30 años? Mubarak jugó con las frustraciones del pueblo egipcio por 30 años, con el propósito de un dominio perpetuo, que además de producir traumáticas y perdurables divisiones sociales, desató la ira colectiva que acabó con la traumática y perdurable dictadura. Solo un pueblo idiotizado por el miedo, que conduce a la complicidad con el gobernante de turno, puede caer en tal desperdicio mental.

Hay quienes consideran que las dictaduras surgen por la pobreza, la corrupción y otros males sociales en los países democráticos. Es el hombre y no el sistema quien afecta a la sociedad. Y, aunque un gobierno autoritario y totalitario agrava los problemas sociales, hay otros factores de fondo, menos visibles y más psicológicos, que impulsan a la gente a preferir un gobierno autoritario, en lugar de mejorar y proteger la democracia.

Con el desarrollo de los sistemas democráticos, el hombre obtuvo la libertad para decidir su destino como nunca antes en la historia. Sin embargo, a medida que el hombre se liberó de las cadenas feudales que lo ataban a su ‘amo o señor’, también comenzó a sentir la angustia de tener que tomar sus propias decisiones y asumir todo el riesgo que ello implicaba. Esto es lo que algunos filósofos e intelectuales han denominado acertadamente como el ‘miedo a la libertad’.   Fromm lo explica en pocas palabras: ‘Cuanto más el hombre se transforma en individuo, se presenta el dilema de unirse al mundo a través de las condiciones que le impone la sociedad, en la búsqueda de seguridad. Al acudir a estas formas es cuando el hombre cae en los mecanismos de evasión y apatía, los cuales destruirán la anhelada libertad y su integridad junto con su yo individual’.

Según Fromm, el autoritarismo es un mecanismo de evasión de la libertad que consiste en la tendencia a abandonar la independencia del yo individual para fundirse con algo o alguien exterior, a fin de adquirir la fuerza de la que el ‘yo’ carece. Es decir, busca nuevos vínculos secundarios como sustituto de los primarios que se han perdido; por ejemplo: los impulsos de sumisión y dominación.

Fromm también nos habla de la conformidad automática: este mecanismo se da por ejemplo cuando hay retraimiento del mundo exterior y el individuo deja de ser él y asume una personalidad que la sociedad le asigna.

El conflicto de libertad comienza por el lazo materno. Inicialmente, el humano posee un instinto que le une con su madre. En las sociedades primitivas el individuo estaba muy ligado a su clan.   En las primeras etapas de la vida siempre hay una necesidad de seguridad y orientación que implica una falta de individualidad. Posteriormente, la persona va desarraigándose de sus vínculos primarios. Cuando lo consigue, debe encontrar la orientación y la seguridad que necesita y al no volver a unirse a los vínculos primarios tiene una sensación de soledad y necesidad de cuidado. Entonces necesita aferrarse a algo o a alguien para sentirse seguro.

He aquí cuando aparece el conformismo. Las personas conformistas buscan ‘seguridad’ y no libertad.   Por eso prefieren un gobierno fuerte que les garantice beneficios, aunque ello implique la pérdida de sus libertades. Y, esto es una situación de peligro, porque se abre el espacio para que surjan seres sanguinarios, dictadores, amos y señores disfrazados de salvadores o resguardos de aquellos que no se atreven a hacer las cosas por sí mismos, como el de sacrificarse e invertir horas y energías extras para levantar un negocio propio. Tampoco las escuelas han ayudado mucho, pues enseñan más a estudiar para conseguir trabajo que para ser emprendedores.

Es necesario que los dirigentes de cada país comprendan que los sectores más frágiles de la sociedad deben ser protegidos mediante la oportuna generación de leyes, instituciones, y otros mecanismos sociales correspondientes. Pero sobre todo, es urgente educar a las nuevas generaciones con los valores de la libertad y el emprendimiento, para que desarrollen un espíritu independiente, y puedan entender y perfeccionar la democracia, en vez de destruirla apoyando proyectos populistas y totalitarios. Los líderes autoritarios, son los más propensos a convertirse en dictadores, pues, bajo el pretexto de buscar la ‘justicia social’, tienden a reprimir los derechos humanos fundamentales y terminan sacrificando el desarrollo y agravando los problemas de la sociedad.

Solo la ignorancia puede hacer que un pueblo entero confunda a los demagogos con líderes o estadistas. La educación es la base para el desarrollo integral de los marginados por la pobreza y la ignorancia. Las naciones que posean una amplia cultura democrática estarán preparadas para entender y perfeccionar la democracia, y también para neutralizar con éxito las pretensiones autoritarias de un líder, un partido o una ideología.

Este artículo se publicó el  16  de febrero   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Radiografía del Estado Empresarial

*

La opinión de…


Juan Carlos Ansin

Los empresarios astutos, así como los políticos hábiles, sacan provecho de las crisis. El presidente Eisenhower, recién terminada la Segunda Guerra Mundial, advirtió el gran peligro que se avecinaba si los Estados Unidos caían en manos de la industria bélica, transfiriendo su poder político disuasivo al poder económico de los fabricantes de armas. Los hechos de la actualidad no hacen más que confirmar la vigencia de la industria de la guerra. En estas corruptas guerras industriales modernas, un ejército privado paralelo, nutrido de veteranos mercenarios, combate junto a los soldados del ejército convencional. Muchos son “hispanos” que pagan con su vida la prometida tarjeta verde. La mayoría son empleados de empresas subsidiarias del Pentágono, corporaciones de seguridad privada y extranjeros contratados para “interrogar” prisioneros.

Si esto sucede en instituciones como las Fuerzas Armadas estadounidenses, ¿qué no puede suceder en las corporaciones e instituciones financieras? El ejemplo más extremo es el de los Estados Fallidos dominados por la delincuencia, los bancos lavadores de dinero sucio y el fraude económico.    No es muy distinto que un país caiga en manos de carteles narcotraficantes que hacerlo bajo carteles de empresarios delincuentes camuflados.   Unos se aprovechan de la debilidad humana, los otros: coimeando a políticos, periodistas y funcionarios públicos dispuestos a vender leyes por votos, publicar propaganda engañosa o endeudar al país vendiendo bonos según el mercado de la rapiña especuladora de holgazanes sin industria.

Cuando esto sucede, el Estado Empresarial, en vías de fallido, alcanza un período intermedio de falso bienestar, en que el auge financiero, el dinero fácil, los monopolios camuflados y el “progreso” material adormecen la conciencia ciudadana.    Poco a poco va dejando de ser un país para convertirse en un lugar para hacer negocios.   Hay en nuestra región un puñado de estos lugares cuya política está regida por los manuales de administración de empresas y de amanuenses que confunden libertad con libertinaje.    A estos Estados Empresariales, los de la economía de la satisfacción, se los reconoce porque son como “tropilla de un solo pelo”.    Sus gobernantes actúan bajo la superficie, se reúnen en la sombra e invocan a Mercurio, hablan la misma jeringonza, dan conferencias ante concurrencias selectas de su misma tropilla y, en última instancia, se amparan bajo el mismo autoritarismo que juran combatir.

Dicen ser democráticos, pero la democracia les incomoda sobremanera y medran alrededor de cenáculos golpistas. Violan leyes, espían hasta a su propia sombra y se toman instituciones por asalto.   Quieren meter miedo, pero dan pena y causan daño.   Son sociedades con una educación elitista, apátrida y utilitaria.

Obsesionados por la competencia exterminadora, su bandera es la de remate, su cultura es la de vivir en guetos estancos, su idioma: una lengua extraña preñada de cifras y citas del Reader’s Digest. Sus ciudadanos, son los de un país desconocido, sin historia y sin honor.

*
<>Artículo publicado el  23  de enero de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Absolutismo y Autoritarismo en Panamá

La opinión del Director Ejecutivo de Fundación Instituto Panameño de Estudios Cívicos, Ingeniero….

Guillermo Antonio Ruiz

¿Ha escuchado hablar de autoritarismo sobre el actual Gobierno? ¿Es algo nuevo? Veremos que en nuestra historia la búsqueda del poder absoluto por nuestros gobernantes es más regla que excepción.

Desde el 28 de noviembre de 1821, el país conoce su primer gobernante de facto en el General Tomás Herrera, quien gobernó el llamado Estado Libre del Istmo entre 1840 y 1841. Demetrio H. Brid fue gobernante por 2 días del Estado de facto mientras se creaban las instituciones y se conformaba la Junta Provisional de Gobierno entre el 3 y 4 de noviembre de 1903.

Aunque nuestro país hereda el sistema bipartidista colombiano conformado por conservadores y liberales, los primeros ostentan el poder por los primeros 10 años mientras que hasta principios de los años 30 lo hacen los Liberales.

En el camino, el Presidente Ciro Luis Urriola promulgó el 20 de junio de 1918 el decreto 18 que suspendía indefinidamente las futuras elecciones.

El 3 de enero de 1931 un grupo de jóvenes denominados Acción Comunal se toma el cuartel de la Policía Nacional y la Presidencia, derrocando el gobierno de Florencio Harmodio Arosemena.

A partir de ahí el liberalismo comienza un pronunciado declive dentro de un escenario político confuso hasta la aparición del militarismo liderado por el Coronel José Antonio Remón.

Al lograr la Presidencia, Remón promulga el 6 de febrero de 1953 la Ley 6, la cual en su artículo 21 establece la legalidad de un partido político solo si había obtenido el 20% de los votos de la elección anterior.

Esto provoca el suicidio político de los partidos que lo apoyaron y su recomposición en la Coalición Patriótica Nacional, segundo partido nacido desde el poder hasta entonces, solo después del Partido Nacional Revolucionario, hoy Partido Panameñista.

De ahí solo quedaba en el escenario el Partido Liberal reunificado y la Coalición.

Luego de recobrar el poder, los liberales permiten el reingreso a la escena política de los Panameñistas lo cual, sumado al desgaste provocado por la corrupción generalizada y el desgobierno existente, termina en la ruptura del orden constitucional por parte del Mayor Boris Martínez y el Teniente Coronel Omar Torrijos.

Antes del restablecimiento de la democracia en 1990, pocos presidentes habían iniciado y culminado su período presidencial de forma completa: Belisario Porras las 3 veces (el renunció en una de ellas para postularse nuevamente), Rodolfo Chiari, Harmodio Arias, Ernesto de la Guardia, Roberto F. Chiari y Marcos Robles, (a este último se le separó brevemente del poder).

Vivimos el mejor momento del país no solo en materia económica, también en la estabilidad política. Cuidémoslo bien como sociedad para que en el futuro cercano podamos probar que logramos consolidar realmente nuestra democracia.

 

<>Artículo publicado el  20  de enero de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Atención, ministra Méndez

La opinión de…

Jorge Gamboa Arosemena

Los acontecimientos que padece nuestra sociedad degeneran en absurdos abominables como los de la quema de seres humanos, en el llamado Centro de Cumplimiento de Menores. Entiendo que la ministra Roxana Méndez ha dedicado, gran parte de su vida, al asistencialismo social, lo que denota una vocación especial.

Hoy día, la ministra Méndez está en un cargo político de mando y jurisdicción del Estado panameño, cargo que puede ser tumba o pedestal en ese ingrato escenario que es la política.

Toda la barbarie de las escenas fílmicas de la quema de estos menores infractores estoy seguro de que, aunque en el ejercicio de cargos como el de la ministra Méndez hay múltiples elementos de distracción del eje de los acontecimientos, por ese humanismo por ella externado, esa barbarie la tiene que tener indignada, por decir lo menos.

Debe tenerla en un conflicto de conciencia con actitudes de varios de sus compañeros de gobierno, como las del otrora civilista Mulino, que en lugar de acongojarse por exabruptos criminales como la represión de Changuinola y ahora la quema de menores, con saldo de muertos en ambos acontecimientos, espeta comentarios producto de la desorientación que causa el embriagarse de poder, atacando al viceministro Hincapié.

La ministra Méndez tiene el deber de ser el motor que, si a este gobierno le queda algo de buena voluntad, rehaga sus pasos mal andados y comience a rectificar. Este gobierno se salva de una repulsa popular porque la crisis es tan profunda que un pueblo con poca cultura política en todos los estamentos sociales -los de arriba, los de abajo y los del medio- no es capaz de discernir lo correcto.   Además, un pueblo con un espíritu subalterno logrado al haberse desvirtuado la participación democrática en política con el clientelismo apuntalado en la compra de conciencias y con una ilegal e inmoral propaganda demagógica abrumadora que tiene como fin ganar la aceptación del amo por el esclavo.

Tal vez la ministra Méndez pueda encontrar apoyo en esa tarea de revertir las abominaciones de este gobierno, en la sensibilidad que debiera tener otra dama del Gabinete, la ministra Molinar, porque ella debe conocer de cerca esta sociedad injusta que discrimina a etnias, a mujeres y a cuanto no cumple un anacrónico estereotipo del poderoso y porque además –entiendo- es laica comprometida.   La tarea que le solicito a la ministra Méndez es grande pero no imposible.

Si la intenta puede obtener solo dos resultados: que sus compañeros de gobierno enmienden y podamos dirigirnos hacia mejores días, sin autoritarismo, con respeto democrático al pueblo, o que la rechacen, con lo cual tendría que renunciar, denunciar y activarse en lo que estamos varios ciudadanos, denunciando y proponiendo un Panamá mejor donde los puestos sean dados por méritos y no por vínculos políticos, familiares o amicales, donde el erario se preserve con manejo a través de licitaciones y no de contrataciones directas, donde se priorice obras encaminadas a atender, realmente y no demagógicamente la pobreza de la mayoría y no la opulencia de la minoría.

Hay dos ejes que deben impulsarse: el eje de rescate a la familia que formaría buenos ciudadanos que no delincan desde la vida comunitaria ni delincan desde los cargos públicos;  sin una institución familia, que sea la forjadora de buenos ciudadanos, no podremos ordenar nuestra sociedad.

El otro eje, una reforma política donde los líderes sean servidores y no pelechadores, no se logrará mientras no tengamos mejores ciudadanos, pero mientras eso ocurre, como medida de contención al desgreño actual, se pueden establecer medidas para que contrarresten el clientelismo y la baja cultura política, como topes austeros para las campañas, que la propaganda en medios masivos sea racionada, que se elimine la reelección para todo cargo hasta que hayamos avanzado hacia una sociedad madura políticamente, que solo los puestos de los despachos superiores de las diferentes entidades sean de libre nombramiento y remoción y que todas las otras direcciones o jefaturas sean por concurso y sin filiación política desde un tiempo prudencial anterior al concurso. La ministra Méndez puede ser la última oportunidad de un gobierno antidemocrático, antinacional, antipopular, de tráfico de influencias, de improvisaciones, un gobierno que de cambio no tiene nada.

Que la abominación de las imágenes y voces de los menores quemándose nos muevan a todos y tengamos una aliada en la ministra Méndez. ¡Basta ya!

<>
Este artículo se publicó el 22  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Mirando al 2014

La opinión del Médico y Ex Ministro de Estado….

GUILLERMO ROLLA PIMENTEL
grollap@cableonda.net

Definitivamente es demasiado prematuro para pensar en elecciones. Sin embargo algunos aspirantes precoces adelantan los tiempos. Es el momento de trabajar con eficacia y concretar las promesas; entre otras permitir la participación ciudadana, cumplir los compromisos electorales partidarios, que el poder no es para mandar sino para servir, caminando y mandando con el pueblo (zapatos),  realizar los programas, ejecutar los proyectos, desmilitarizar la policía y mantener celosamente la democracia. Y los políticos que esperan otra oportunidad, prepararse para ofrecerle mas progreso al país.

Por lo demás desde las pasadas elecciones donde existía un partido con organización y masas, y otro con recursos y publicidad. Se aliaron con sus votos y organización nacional para elegir el presidente y hacer un buen gobierno, con el compromiso de darle continuidad con el otro candidato como el próximo presidente. Ya eso fue dicho y será cumplido, por la seriedad y honorabilidad de los participantes. Esto lo garantiza un buen gobierno. La credibilidad y la lealtad hay que sostenerla con hechos y no con jugar vivo (eso es de otros grupos).

El PRD continúa en su clásica indefinición de objetivos. Se publicita como social demócrata, naciendo de una dictadura fascista, y actúan como neoliberales.

Están con USA y con Cuba. Con los mas grandes capitalistas y con los que vienen del comunismo. Afuera se pintan de rojo.  Pero aquí son incoloros.

Su terrorífico pasado de narcodictadura con su continuada soberbia, aún no se han hecho la autocrítica para pedir perdón al país e indemnizar a sus víctimas.   Por su ingenuidad y entreguismo firmaron un tratado que nos volvió al nivel de protectorado (había sido eliminado en 1936 por Acción Comunal);    y que por sus torpes y particulares negociados de armas y drogas nos causaron una intervención militar extranjera. Pero hay que reconocer que han intentado corregirse, y difícilmente se pongan de acuerdo por que genéticamente son oportunistas.

Las fuerzas empresariales han intervenido tal vez con las mejores intenciones de promulgar un beneficio social que sea el excedente de un desarrollo económico.

Pero el libertinaje de mercado, el intrínseco objetivo de incrementar las ganancias no les permite asimilar la justicia social (impuestos, regulación de precios, mas empleos, mejores sueldos).   Hasta el momento la mayoría de las corporaciones y grandes empresas no han demostrado su responsabilidad social. La producción agropecuaria no nos garantiza una soberanía alimenticia, los intermediarios especulan, la canasta básica no disminuye… Se mantuvo a bajo costo hasta 1994 (Endara) pero al eliminarse el control de precios ha aumentado continuamente. La relación con el sector trabajador y la gente de la calle es inadecuada, los constantes piqueteos y cierre de calles lo demuestran…

Por otra parte, el partido del Cambio que originalmente era pequeño, ha utilizado sus ventajas, adquiriendo tránsfugas y ex militares, que ya antes no habían demostrado lealtad, ni eficacia en el partido de procedencia y con el riesgo además de la contaminación de malos hábitos. Las inteligentes advertencias preventivas deben ser serenamente valorizadas y no ser tomadas como un reto a la autoridad, eso sería autoritarismo. Algunas decisiones precipitadas e inconsultas con el pueblo han podido deteriorar la imagen del gobierno (Changinola Ley 30), habría que evaluar objetivamente su validez y el buen criterio de sus promotores, para no tropezar otra vez con la misma piedra.

En el pameñismo, desde que muy noblemente, para el bien del país declinó la presidencia, cosa que nunca había sucedido, causó un desánimo y frustración de sus miembros. El pensamiento fundamentalista analítico tiene que ser siempre positivo y optimista, pero objetivo y crítico constructivo.   Y esa debe ser la recta.   Intención.

El panameñismo con su organización a nivel nacional su trayectoria sacrificada, heroica y la riqueza ideológica nacionalista y de desarrollo y justicia social tienen que ser un motor que impulse la realización de esas metas. Con más eficaz protagonismo programático y una orientación de la alianza por derroteros democrático identificado con los trabajadores y campesinos y sus necesidades. Con todo el pueblo especialmente con los mas humildes, como rezan nuestros principios.   Ser proactivos y defensores de los derechos ciudadanos. El panameñismo es para todos los panameños, por eso la participación de todas las corrientes internas es básico como metodología para conseguir la Unidad indispensable de todo el partido. La presencia ponderada y proporcional de todos los sectores en la dirección es un antídoto para el sectarismo y la inacción; y entonces ir a la Acción y a los Cambios Revolucionarios (lema del partido). Cierto es que se han concretado propuestas como los 100 a los 70, las becas a los estudiantes dedicados. El apoyo de los 5,000 a las viviendas populares

Pero aún faltan darle soluciones reales al precio de la energía, la canasta básica, la educación y la seguridad. La capacitación de personal es una necesidad urgente que solicitan las empresas; esta y el empleo son las más humanas y efectivas medidas para eliminar la violencia y tener seguridad. Cuidar nuestra Policía para que no vuelva a desviarse por la violencia, la codicia, la soberbia y el militarismo. Que los ministerios sociales, reciban el apoyo técnico y económico para alcanzar el desarrollo y la justicia social que necesita el país, para un Panamá mejor.

 

*

<> Este artículo se publicó el  22 de enero de 2011    en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

¿Dónde está la oposición?

*

La opinión de…

Rafael Gerardo Pérez 

Mientras que el pasar de los meses deja entrever que se avecinan días negros para la nación a manos de la dictadura Martinelli…

 

Mientras familias enteras son desalojadas en Soná a orden del excelentísimo presidente, en un acto autoritario y extralimitado…

Mientras que la línea entre los poderes del estado desaparece poco a poco, y el Ejecutivo asume una faceta totalitaria que no le corresponde…

Mientras se reprime al pueblo ya cansado de todo, con mano de hierro y perdigones, dejando una estela de mártires atrás…

Mientras se da asilo a delincuentes extranjeros, rompiendo todos los protocolos diplomáticos que les sea posible…

Mientras la dictadura Martinelli se apodera del control total del estado, la pregunta es clara ¿Dónde está el PRD?

Pero que se puede esperar de un partido político que cuando estuvo en el poder, fue casi tan malo como el gobierno actual, un partido que sufre de la mayor falta de estabilidad en su historia, en donde sus diputados, alcaldes, y representantes son tentados “por el lado oscuro”, saltando a donde más les convenga.

Es común ver a los dirigentes pronunciarse contra del gobierno, en la televisión o en discursos de campaña anticipados, pero el PRD seguirá siendo una fuerza de oposición casi nula hasta el día en que los miles de miembros de este colectivo se den cuenta que ellos son la verdadera fórmula de oposición.

Los panameños que pertenecen al PRD y también los independientes tienen una misión clara: observar, fiscalizar y denunciar los actos de corrupción que los gobernantes actuales cometen flagrantemente, este grupo de panameños representan una fuerza incontenible de oposición, que no puede ni debe estar en silencio.

Ni el CEN, ni los dirigentes, ni los dinosaurios del PRD, representan una oposición digna de hacerle frente al actual gobierno, la verdadera oposición está en manos de las masas PRD, que al parecer están latentes y sumidas en el desconcierto y la conformidad.

Estamos ante un gobierno que no respeta las leyes ni la constitución, que destituye y remplaza funcionarios como le plazca, en donde se liberan narcotraficantes, y no se respeta la libertad de expresión, pero lo peor es el deseo de perpetuarse en el poder, y ante una nula oposición la dictadura Martinelli lograra todos sus objetivos.

*
<>Artículo publicado el 2  de enero de 2011    en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.