La evolución del transporte aéreo en Panamá

La opinión de…

Edwin Rodríguez

El primer Aeropuerto Internacional de Tocumen se inauguró el 1 de junio de 1947,   por el entonces presidente de la República, Enrique A. Jiménez, y comenzó operaciones sin la culminación de sus obras de construcción. El edificio administrativo y terminal de pasajeros se inauguró siete años después, durante la administración del coronel José Antonio Remón Cantera.

En tanto, el antiguo aeropuerto, utilizado en la actualidad como terminal de carga, fue construido en un área de 720 hectáreas cuadradas y 126 pies sobre el nivel del mar. Sin embargo, con el pasar del tiempo y dadas las características de Panamá como país de tránsito, esta terminal se quedó pequeña para atender la creciente demanda en sus operaciones aéreas.   Esta situación obligó a las autoridades aeronáuticas de la época a pensar inicialmente en un ensanche y luego en la construcción de las nuevas instalaciones, obras que comenzaron en 1971.

Para la construcción del edificio que actualmente alberga la terminal de pasajeros se necesitó el movimiento de tierra y el desvío del río Tocumen de su cauce original. La actual terminal de pasajeros fue inaugurada el 15 de agosto de 1978 y sus operaciones se iniciaron el 5 de septiembre de ese mismo año, con el vuelo inaugural.

No obstante, el Aeropuerto Internacional de Tocumen es uno de los pocos en la región con dos pistas de aterrizaje disponibles, puesto que la pista de la antigua terminal se utiliza permanentemente para aviones de carga y viajes privados, o bien, como apoyo a la pista principal en casos de demanda extraordinaria.

A partir de junio de 2003 entró a regir una figura innovadora para la administración de la terminal, creada mediante la Ley No. 23 de 29 de enero de 2003, que dicta el marco regulatorio para la administración de los aeropuertos y aeródromos de Panamá. El Aeropuerto Internacional de Tocumen, que manejó en el año 2009 4.7 millones de pasajeros, se posesiona como líder dentro del transporte en la región latinoamericana, destacándose como una de las terminales con mayor tráfico aéreo.

Hoy, dado el incremento de las operaciones aéreas en Panamá, y gracias al sostenido crecimiento de nuestro país como destino para el turismo y los negocios, es imperativo la ampliación de la terminal aérea de Tocumen, por lo que se construye actualmente el Muelle Norte, una completa terminal de dos niveles que aumenta en 21 mil metros cuadrados la actual infraestructura aeroportuaria y que busca responder a las expectativas que plantea la demanda internacional. Esta ampliación consiste en la construcción de plataformas, accesos y edificio de la administración, remodelación de la fachada principal, construcción del salón presidencial y red de distribución de combustibles de aviación para las nuevas posiciones de aeronaves.

Finalmente, considerado el mejor aeropuerto internacional de la región, punto estratégico para conexiones entre las Américas y eje fundamental del transporte logístico y multimodal, el Aeropuerto Internacional de Tocumen se mantiene en constante evolución y modernización para cumplir con su creciente demanda de pasajeros y carga.

*

<> Este artículo se publicó el 1  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/rodriguez-edwin/

¿Necesitamos otro aeropuerto?

La opinión de…..

.

Jaime I. Fabrega P.

En días pasados han salido publicaciones en varios periódicos del país referentes al tema del aeropuerto internacional que quieren hacer en algún lugar –aún sin definir– del interior del país.  Para mí no tiene sentido construir un aeropuerto internacional adicional.

En primer lugar, en Panamá carecemos de capacidad para dar el mantenimiento que corresponde a los aeropuertos existentes. Para sorpresa de algunos, Tocumen no es el único, contamos con el de David, Changuinola, Isla Bocas y el Marcos A. Gelabert, de Albrook. Éstos presentan deterioro tanto en el exterior como en el interior de sus terminales, en las pistas, en el sistema de señalización y rajaduras en las calles de acceso o rampas.

El hecho de que se haga una copia idéntica del aeropuerto de Londres, New York o Miami en cualquier lugar de Panamá no aumentará la frecuencia ni el número de vuelos o de pasajeros.   Un aeropuerto es, ni más ni menos, la conexión que hay entre el land side y el air side de una operación aeronáutica.

Con anterioridad, varias empresas de aviación trataron de mantener operaciones desde Guararé, Chitré y Santiago hacia Panamá, pero no fueron operaciones rentables. Los posibles pasajeros mencionaron, en un sondeo, que para ellos era más cómodo manejar en su propio vehículo a la ciudad de Panamá, porque le tomaba como mucho tres horas.

Se intentó hacer vuelos tipo charter hacia el área de Río Hato, proyecto que fracasó dado que el perfil del turista que visita la región lo hace con el plan “todo incluido” y no quiere pagar por el traslado en avión hacia esa zona hotelera, que es la que tiene más clientes potenciales.

El Aeropuerto Internacional de Tocumen, de forma integral, ya ha excedido su capacidad.   Sería más sensato invertir en su mantenimiento y ampliación. En el área de la “pista vieja” (de carga), por ejemplo, las líneas que marcan el centro de las calles de rodaje y demás no se ven claramente, bajo ciertas condiciones climatológicas; darle mantenimiento no cuesta 50 millones de dólares.

El ministro Alberto Vallarino, al ser cuestionado sobre su interés personal en el nuevo aeropuerto internacional, mencionó a un medio de comunicación que para él sería más interesante que se desarrollara en Río Hato. Habría que preguntar si algunos de los hoteles del área ya le tienen el ojo puesto a los terrenos del aeropuerto de Río Hato, para comprarlos baratos y hacer inversiones por millones de dólares para su beneficio.

Es la misma historia que se viene manejando con el Aeropuerto Marcos A. Gelabert y el supuesto desarrollo de centros comerciales desde hace décadas.

Aeronáutica Civil tiene, en teoría, un Plan Maestro de Desarrollo Aeroportuario Nacional desde hace muchos años. La gran pregunta es: ¿Dónde está y cómo se ha desarrollado?   De igual manera, habría que preguntarse cómo esta iniciativa encaja actualmente en el Plan Maestro de Desarrollo Aeroportuario Nacional.

Es importante preguntar: ¿Cuál es la verdadera “historia detrás de la historia”?

<>

Este artículo se publicó el 26 de mayo de 2010 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Aterricemos en la ciudad de Penonomé

La opinión de…..

cccc

GUILLERMO TATIS GRIMALDO, HIJO

Penonomé ofrece sobradas preeminencias logísticas para que el nuevo aeropuerto internacional sea construido en esa área. La primera ventaja es que cuenta con cerca de 300 hectáreas de tierras patrimoniales que no hay que comprar ni negociar con nadie; tierras planas, topográficamente aptas para tal fin y de primerísima conformación geológica para la estructura de las pistas de aterrizaje; los aspectos meteorológicos, climáticos y el comportamiento específico de los vientos son de excelente clasificación técnica, aspectos harto conocido desde hace mucho.

Otra prerrogativa para tener como la segunda en importancia, es que Penonomé es el centro geográfico del país, lo que la convierte en eje del territorio nacional. Es decir, su posición la hace efectivamente equidistante de cualquier punto, para la capital como para Azuero o tierras altas, y muy cerca de los centros de playa, montañas, valles, y también de Aguadulce.

La tercera razón, y esta es estratégica, pero tan importante y significativa como las otras dos, y tiene que ver con las condiciones esenciales para todas las operaciones aeronáuticas, la de contar con un aeropuerto alterno dentro de nuestras fronteras a menos de 20 minutos de vuelo de Tocumen o menos 30 del Malek de David, que ofrezca mayor seguridad. No sobra decir que cuando estos pilotos afrontan percances aéreos, los aeropuertos alternos más cercanos para aterrizar son los de Santamaría en San José, Eldorado en Bogotá o el Ernesto Cortissoz en Barranquilla, a más de una hora de vuelo.

En tanto, Penonomé es la ciudad del presente, con más recursos y valores agregados de la región, con una vasta y envidiable red de instituciones comerciales, industriales, turísticas, financieras y bancarias afincadas aquí para ofrecer servicios de alta calidad y de probada competitividad nacional e internacional.

De igual forma, ante todo este acervo de condiciones favorables con que cuenta la ciudad, no se puede dejar por fuera el factor humano, y es que el penonomeño se ha esforzado por alcanzar el balance de hombre emprendedor, como profesional, empresario y obrero, en un constante afán por superarse a sí mismo, ajeno a las peleas, al egoísmo y a la mezquindad. Al penonomeño no le asisten intereses sórdidos para con sus connacionales ni sufrimos de xenofobia.

Somos gente cordial, extraordinarios anfitriones, cargados de ánimo para servir y ver crecer nuestra ciudad, pero ante todo nuestro país. Creyentes absolutos de que con trabajo salimos adelante, no en la diabólica condición de quitarles a nuestros vecinos sus planes de desarrollo. Sustentamos nuestro desarrollo en base a nuestras fortalezas.

Por eso les exigimos muy respetuosamente a nuestras autoridades que no cedan al chantaje liderado por el diputado Salerno, porque no puede tomarse como serio el argumento baladí y carente de ingenio de que Aguadulce lo necesita, porque pasa por serios problemas económicos. Que ponderen en su justa dimensión todas las alternativas y se le reconozca a Penonomé todo su vigor y excelencia.

<>

Este artículo se publicó el 21 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Otra alternativa para el nuevo aeropuerto

La opinión del Ingeniero Agrónomo…..

ccc

EDWIN SILVERA

El Gobierno anunció la posible construcción de un aeropuerto internacional para las provincias centrales; sin embargo, Coclé, con esa polémica entre Aguadulce y Penonomé, equivocadamente ha querido demostrar que ya el Gobierno decidió que en Coclé es donde se va a ubicar dicho terminal aéreo, cosa que no es cierta, porque se están evaluando algunos elementos de aeronáutica, la ubicación de los proyectos y zonas turísticas, así como las distancias entre las cabeceras de provincias.

No entiendo cómo se puede construir un aeropuerto en Penonomé, lugar que se encuentra a 1:40 minutos de la cuidad de Panamá. Un traslado de turistas de Tocumen a Río Hato no debe durar más de dos horas. Según este análisis, veo totalmente absurdo la construcción de otro aeropuerto de gran magnitud a dos horas de distancia en auto y/o bus de Tocumen.

Por otro lado, si fotografiamos el aérea geográfica que comprende las provincias centrales podemos percatarnos de que hay proyectos turísticos en Pedasí en Los Santos y Santa Catalina (Bahía Honda, Cebaco) y Mariato (Torio, Quebro, Arenas) en Veraguas, que están a gran cantidad de horas/auto de Penonomé, mucho más lejos que desde el mismo Tocumen a Penonomé. En ese sentido, opino que el nuevo terminal aéreo debe estar entre Los Santos y Veraguas, que es lo más distante entre un punto y otro dentro del territorio que comprende las provincias centrales.

Sugiero la construcción de este aeropuerto entre Divisa y el cruce de Ocú, punto equidistante entre lo más lejos de Veraguas y Los Santos. En todo caso, a Herrera le queda bien, al estar localizada en la ruta hacia Pedasí y Tonosí. Chiriquí y Bocas tienen su situación clara y definida, pero en provincias centrales se deben considerar todos estos aspectos mencionados, pensando en el desarrollo turístico que se vislumbra para las mencionadas zonas turísticas.  A Coclé lo cubre perfectamente Tocumen.

<>

Este artículo se publicó el 21   de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El aeropuerto debe ser en Chitré

La opinión del profesor…..

ccc

Rogelio Herrera

El Gobierno Nacional proyecta construir un aeropuerto internacional en Provincias Centrales, buscando el sitio más adecuado para llevar a cabo semejante obra. Lo más reciente es la visita del Ministro Alberto Vallarino inspeccionando terrenos en Penonomé, ante protestas de los aguadulceños que aspiran hasta con amenazas de acciones, sino se escoge el distrito de Aguadulce para tal fin.

Apreciamos mucho a los coclesanos y valoramos su interés por tener semejante infraestructura aeroportuaria, pero el distrito de Chitré presenta las mejoras condiciones para tal fin y lo vamos a sustentar.

La ciudad de Chitré tiene la mejor conexión interprovincial, limitando con las provincias de Los Santos, Veraguas y Coclé. En forma general el distrito de Chitré posee uno de los mayores índices de desarrollo humano. Significa que existen magníficas estructuras de salud (hospitales públicos y privados), educación (hay un sin número de escuelas y universidades públicas y privadas). Existe un centro bancario completo. Hoteles de alta categoría, supermercados funcionando 24 horas. Se construye un “mall” que tendrá sucursales de las mejores tiendas y establecimientos de la capital, además, la ciudad de Chitré está más cerca de las áreas de desarrollo turístico costero de provincias centrales. Los aeropuertos se mueven por las necesidades que existan en el sector, por el turismo (existen muchos estudiantes en formación de licenciaturas en turismo en varias universidades de la ciudad) y por supuesto, sitios de interés arqueológicos y de placer como son las playas y ríos, que abundan en la región.

El Aeropuerto de Chitré podría ser mejorado y cambiar el vertedero de basura, razón por la que existen gallinazos en el sector. Indemnizar a las personas que viven cerca del área para permitir una mayor extensión y seguridad. O bien, construir uno nuevo, que pueda incluir un aeropuerto sobre el agua, algo semejante al que se localiza en Osaka, Japón. Todo un portento, unido a tierra firme por un estrecho puente de 3 km.

Estamos a tiempo de construir un aeropuerto internacional donde realmente se necesita, que junto con Puerto Multimodal, proyecto que existe y que fue presentando durante la campaña política por el grupo de Profesionales de Azuero, que respaldaron la candidatura del actual Presidente Ricardo Martinelli, permitiría un desarrollo acorde con la pujanza del distrito de Chitré.

<>

Este artículo se publicó el  19  de mayo de 2010 en los diarios  El Panamá América y la Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El mejor lugar para ubicar el nuevo aeropuerto internacional

La opinión de…..

.

Euclides E. Tapia C.

La posición geográfica es un recurso en función del mercado nacional e internacional que, en ultima instancia, determina el valor de ese recurso. Por lo tanto, si el país requiere encontrar un sitio entre Panamá y David para establecer un aeropuerto internacional en el interior, que facilite el servicio de transporte de personas, mercancías, bienes e información, por su localización ese lugar es la ciudad de Aguadulce.

En efecto, un simple ejercicio de medición demuestra que la distancia entre Chitré, Santiago, Las Tablas y de David a Penonomé, así como de las mismas ciudades a Aguadulce, produce un ahorro de 44 kilómetros favorables a Aguadulce, lo que evidencia sobremanera la condición de punto equidistante de esta ciudad, respecto a los otros centros urbanos del interior del país.

Más aún, Aguadulce es la ciudad del interior con mejor ubicación, porque cuenta con los instrumentos espaciales vitales o ventajas comparativas, que la microrregión exige. Tales ventajas comparativas son:

1. Su céntrica posición geográfica respecto a los otros centros urbanos del país; así, en su momento la ciudad fue reconocida por las autoridades de Estados Unidos quienes establecieron allí una base militar aérea durante la Segunda Guerra Mundial.

2. A diferencia de Penonomé, que es un área cercana a la cordillera lo que pone serias limitaciones al proyecto, Aguadulce cuenta con la presencia de un relieve poco vigoroso, lo cual además disminuye con creces los costos de inversión que el nuevo aeropuerto exige.

3. La presencia de una economía externa (puerto internacional), provee a Aguadulce de la experiencia o del savoir faire en materia de comunicación.

4. La existencia de un denso tejido de comunicación terrestre, con tres vías de acceso a la ciudad, facilita el movimiento de hombres y mercancías, haciéndola operar de hecho como un centro logístico natural, lo que a la postre determinó su vocación industrial y comercial.

En conclusión, para la óptima explotación de su posición geográfica y beneficios, no solo del desarrollo turístico de Coclé, sino también como eje de desarrollo del cinturón de todas las playas del Pacífico (Herrera, Los Santos, Veraguas y Chiriquí), y del desarrollo económico en general del interior del país, Aguadulce pone como capital de garantía su principal ventaja comparativa: su privilegiada posición geográfica, misma que con la existencia de un aeropuerto internacional potenciaría, además, las ventajas competitivas del distrito.

<>

Este artículo se publicó el 18 de mayo de 2010 en el diario La Prensa, La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.