Acerca de la Universidad secuestrada

 

La opinión de:

Francisco Herrera

Un efecto grave del clientelismo interno en la Universidad de Panamá (UP) ha sido la merma de la academia, entendida esta no como su estamento de docentes, sino como su hacer intelectual, investigativo y crítico de la realidad. Su función se ha reducido en la mayor parte a la de docencia, importantísima si no fuera porque no está apoyada por la investigación y el debate crítico de la realidad.

La politización negativa de los docentes, educandos y administrativos se ha convertido en el mecanismo de control y desarrollo de la institución, hasta crear un desbalance de poder, anómalo e incongruente con el deber ser de la UP. Se desplaza al profesorado por segmentos administrativos y estudiantiles, afiliados mediante planilla a la estructura de las decisiones.

Se ha dicho hasta la saciedad que la UP es un microcosmos del país. Si la intención es que la realidad de la nación proyecta sobre la vida universitaria sus virtudes y defectos, podríamos estar de acuerdo, pues se trata de una institución formada por seres humanos y miembros de la misma sociedad. Pero hasta ahí el símil. Si lo repetimos como una aceptación de una verdad que es imposible cambiar, entonces la UP estaría de más, como institución pública formadora de agentes sociales de calidad para una continua renovación. Aunque, de hecho y como institución pública dependiente del poder del Estado, a pesar de su autonomía relativa, ha sufrido los avatares de la dinámica política.

Uno de estos elementos es el presupuesto asignado por el Estado para su funcionamiento. El otro es la incidencia estatal en la selección de los poderes administrativos, a través de fuerzas políticas externas que operan en el campus, los partidos políticos.

Como institución pública de educación superior, la UP ha jugado momentos estelares en la construcción de la conciencia ciudadana. Algo de ese sedimento se mantiene en el país y en algunos estamentos dispersos, en conjunto con la academia y, probablemente, entre los estudiantes y administrativos.

Los años de funcionamiento durante el periodo militar tuvieron efectos contradictorios. Por un lado, se creó una subcultura clientelar (no dudo que también la hubiera en el periodo anterior, como se comentaba cuando fuimos estudiantes), que se intensificó en la medida en que el sistema fue regido desde afuera por el poder. Cuando desaparece ese poder, el sistema de democracia formal le agrega su propio modelo de control, orientado a regular la conducta política de los estudiantes, manteniendo los mecanismos de clientelismo institucional previamente creados.

Lo peor que ha pasado es que el sistema se ha enraizado al punto de que la mala hierba –como la paja canalera– apenas si puede desarraigarse, pues sus raíces son tan intrincadas y extendidas que al cortar una sección horizontal aparece más adelante, reproduciéndose, como la hidra. Tal vez, desconociendo los antecedentes, presumiría que la práctica actual, que emplanilla a dirigentes estudiantiles, es relativamente nueva. Es decir, nueva desde la época militar, pero ha provocado que cada dirigente o cada estudiante que quiere sobrevivir se haga un espacio en la planilla universitaria, sin más formación ideológica y política que los clichés ya desgastados de las protestas armadas, cuando son necesarias.

De forma que, acompañando a un estamento universitario geróntico, se extiende sobre el horizonte una actitud de desfallecimiento institucional que apenas si levanta cabeza en algunas que otras instancias académicas. ¿Contra qué se lucha? ¿Hay lucha? ¿Hay agonía? Agonía significa lucha, pero no parece existir en la UP cuando aun los mejores mantienen callada su inteligencia, proyectándola hacia afuera, como esperando que por rebote tales pronunciamientos reflejen la queja de todo el mundo universitario. No ocurrirá hasta cuando ese grito se haga desde adentro. Y el silencio hasta ahora parece ser el refugio del temor extendido, del autocontrol que reafirma que en boca cerrada no entran moscas.

No se puede decir que la actitud es responsabilidad de los que callan, sino de los que mandan a callar, con múltiples técnicas de amenazas y control social interno.

La academia ha muerto por la muerte segura de una generación que, si alguna vez fue actora en las reivindicaciones nacionales, hoy parece que su agotamiento la induce a la comodidad del silencio.

<>
Publicado hoy 30 de mayo  de 2016  en el diario La Prensa,  a quien damos, lo mismo que damos al autor, todo el crédito que les corresponde.

El Hospital Santo Tomás en crísis

.

La opinión del Médico….

Marcel Penna Franco

Para nadie es un secreto que el Santo Tomás, el “elefante blanco”, también llamado “el hospital del pueblo”, está sumido en una de sus peores crisis, si no la peor. La causa de este período tan difícil de ineficacia e ineficiencia en la prestación del servicio no es una sola, sino el producto de años de “parches” y soluciones incompletas, no estructurales.

Según palabras del Presidente de la República, el problema no es la falta de dinero. Esto nos lleva a pensar que la dificultad radica en la manera cómo administramos los recursos que el Estado dispone para la compra de los medicamentos e insumos que se requieren, como parte de la atención que merece la población panameña.

Desde el punto de vista del gremio de especialistas del Santo Tomás, hay una serie de nudos críticos que –como el nudo gordiano– deben ser cortados de una vez por todas para salir del enredo que nos mantiene inmóviles. De nada nos ha servido la elección de un nuevo director médico a quien le podemos achacar poca responsabilidad, pues él realiza esfuerzos –en apego al marco de la ley de compras– para resolver esta debacle. A nuestro juicio, debe apoyarse en el personal médico y gritar, voz en cuello, junto a la Asociación de Especialistas que “están ahogando al único hospital de tercer nivel del Ministerio de Salud”.

Entre las causas que nos llevan al lastimero estado actual de la institución está la ley de compras, obsoleta e inconveniente para el sector Salud, porque contempla una interminable serie de pasos –insalvables en el corto tiempo– que impiden que los médicos tengamos con qué trabajar. Seguimos comprando igual que lo hacen otras entidades del Estado en las que no está en juego la vida de seres humanos ni el restablecimiento de la salud de manera óptima.

El Departamento de Auditoría Interna no se ha comprometido con la salud ni el trabajo del hospital, y los que allí laboran creen que todos los funcionarios tratamos de defraudar al fisco, robar y aprovecharnos de nuestra condición para lucrar de manera indebida. El control fiscal de contraloría tampoco llega a comprender que en sus manos está la vida y la salud de los contribuyentes.

El Santo Tomás tiene una administración y un Departamento de Compras inoperantes a la hora de gestionar la adquisición de insumos y medicamentos; se demora y se equivoca al realizar su labor, pero poco le importa que, por sus errores, los médicos no tengamos con qué trabajar, y no hay a quién reclamarle ni exigirle responsabilidad por estas faltas y omisiones.

Preguntemos al Departamento de Compras del Hospital Santo Tomás ¿cuál es el estatus de las compras del año 2016? En el quinto mes del año no tenemos un abastecimiento que nos permita funcionar. Preguntemos a la administración de la institución ¿cuánto demora la compra de los medicamentos de uso diario de los que depende la curación o no de un enfermo? En general, las farmacias de los hospitales de Panamá, sobreviven de los “préstamos” entre ellos. Como diría mi abuela: “Abrir un portillo para cerrar otro”. A juicio de la mayoría de los médicos que laboramos en este hospital, el Patronato no ha sido capaz de gestionar ni generar procesos de cambio que hagan el hospital más eficiente y funcional. Solo se reúne de manera esporádica y poco oportuna para dar una solución, que casi siempre es lenta y tardía.

Por último, encontramos que otro de los nudos críticos son los proveedores y la relación del hospital con ellos, aquí hay una de cal y una de arena. Hace dos años el Santo Tomás debía cuentas desde 2003 y nos encontramos que hay compañías que no desean venderle productos. Pero además de esta situación nos encontramos con compañías que retrasan la entrega de los productos, incumpliendo el tiempo estipulado, pues saben que las multas que les imponen son irrisorias; otras impugnan los actos de licitación de productos, sin bases reales, con lo que se atrasa por meses la adquisición.

Nuestros colegas de la Caja de Seguro Social viven a diario una situación similar. No se trata de un problema exclusivo del Hospital Santo Tomás, se trata de un problema de la salud del país. Hay toda una cadena de obstáculos que tienen como consecuencia final el desabastecimiento de medicamentos, insumos médico-quirúrgicos y equipos, lo que nos lleva de manera indefectible a no poder darle una buena atención a los pacientes.

Por esta razón, requerimos una Ley de Compras especial para el sector Salud; necesitamos a gritos un proceso de reingeniería entre los administrativos; requerimos a personas que tengan muy claro que todos los panameños tienen derecho a una atención en salud, digna y equitativa

 

<>
Publicado el  29 de mayo de 2016  en el diario LA PRENSA,  a  quien  damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que le corresponde.

Lamento por el Canajagua

La opinión de …

ANTONIO PINZON-DEL CASTILLO

“No se puede entender a Rusia con la razón, no se puede medir en yardas. Tiene un carácter especial, en Rusia, solo se puede creer”. Siempre he amado este noble fragmento de un poema creación de un connotado bardo de la tierra de los zares, porque me hace reflexionar sobre mis propios lares y el pensamiento de mi gente; porque es difícil comprender la mentalidad de nuestros coterráneos, muchas veces totalmente errática, barnizada, pero carente de toda forma y solidez; otras veces imbuida de un supuesto amor por la cultura, tergiversado en la borrachera de la juerga y otras veces postulante de un arte soso y mal enjalmado, ofreciendo pan en unos sitios, mientras se carece en trigo en los propios.

No se puede entender a esta nación con medidas o encuestas, ni con meses raciales, ni festivales a raudales; primero hay que comprender a la patria chica y entender su engranaje en el conjunto de su multietnicidad. A veces, para que la seda del entendimiento roce la esterilla mental de algunos, es necesario descender a su vocablo coloquial y hacer malabares con las palabras para que algo de luz entre al oscuro tugurio de ideas que flota en sus cabezas.

Tal vez sea culpa de nuestra multiculturalidad lo que nos hace tan diferentes y lo que a veces en vez de unirnos nos aleja, tal vez lo sean otros factores más o menos educativos o sociales, lo cierto es que tenemos un carácter especial, y a veces, al igual que Rusia, solo podemos creer para confiar en días mejores en que dejemos de vender el alma por tres pesos, empecemos a valorarnos y a ser autocríticos, pues barriendo las hojas de nuestros mangos podremos hablar sobre la hojarasca de los cortijos vecinos. No se puede entender con la razón lo baladí, lo fatuo, la inconsciencia y la desunión entre hombre y natura en nuestra propia morada, clamando esta última por piedad.

Canajagua ha sido traicionado por sus propios vástagos, por quienes serviles le venden, cuales fenicios, en el mercado de esclavos y le embarcan hacia la deriva en que yace nuestro terruño de incomprensiones y desencantos. Nos estamos pudriendo, porque las bases del santeñismo tambalean entre las manos de los que tienen muy poca o ninguna noción de gobierno y justicia.

¿A quiénes damos el privilegio de regir los destinos de la patria de Porras, a quiénes concedemos el caro honor de izar la gran nación?

Primero Cerro Quema y ahora Canajagua, heridos sagazmente, a traición, apuñalados con la rúbrica de sus propios retoños y la miseria colectiva del mercantilismo. ¡Cuán difícil y trabajosa faena puede ser el tratar de entender a nuestra gente! ¿Es que acaso la ignorancia ríe a carcajadas y junto al cinismo nos hace muecas desde la comodidad del negociado de algunos? Es que mi corazón orejano no quiere creer lo que los ojos leen, porque al igual que Céspedes, prefiere que un dardo lo atraviese o que un alfanje cercene las entrañas del cuerpo adolorido, antes que resignarse a la pérdida paulatina y mordaz de los grandes símbolos de la tierra de las nostalgias. Un lamento se escucha en el monte, las mejoranas han enmudecido y la cascá no ha salido a volar; se han guardado todas las polleras, los diablicos han dejado caer sus castañuelas, los violines no tocan sollozos más y el acordeón de Gelo prefiere callar. Los versos de Sergio se desgranan al mirar al promontorio gritar, malherido, avasallado… Los Santos está de luto, su cielo se ha tiznado de lóbregas cenizas y muchos, sí, muchos queremos llorar.

Este artículo se publicó el 27 de mayo  de 2016  en el Diario La Prensa de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

La educación no es el único factor para el desarrollo

La opinión de…

JORGE E. MADRID M.

A diario escuchamos a eruditos en docencia, periodistas, autoridades, gobernantes y demás personajes de la palestra pública decir que “la base del desarrollo es la educación, sin educación no se logra el progreso del país”.   De esta hipótesis surge la pregunta ¿es la educación determinante o la única variable para lograr el desarrollo o progreso en un país?   Esta hipótesis no resiste esta sencilla pregunta para sustentarse, dándole en consecuencia, la categoría de una hipótesis falsa o nula.

La respuesta a la pregunta es un “no” categórico, porque son varios factores que se combinan para llevar al país a un buen desarrollo.   Por eso, mezclar el tema del desarrollo de un país con el nivel educativo de su población, lleva a una visión determinista y reductora del desarrollo o progreso de la nación.

Entre los factores que contribuyen a que un país logre el desarrollo están: Cero corrupción de sus altos funcionarios, empezando con el presidente de la República, una buena distribución de la riqueza, reducción al mínimo de las desigualdades sociales (hospitales para pobres y hospitales para ricos, la pobreza), eliminar el clientelismo político y el nepotismo institucional con los recursos del Estado y la práctica gubernamental de la transparencia en todos sus actos con su respectiva rendición de cuentas periódicamente.

Existen muchas evidencias o hechos que corroboran esta realidad, entre las cuales tenemos: El caso de Cuba con una excelente educación que ha quedado demostrada en todas las mediciones internacionales donde el resto de los países de América Latina y el Caribe quedan lejos de los altas notas de excelencia de sus estudiantes cubanos. Pero ¿qué pasa con el desarrollo de Cuba?, ha quedado rezagada en comparación a los otros países del continente americano, producto de la decisión política de Estados Unidos de aplicarle el bloqueo (apoyado por otros países latinoamericanos) por más de 50 años porque no practicaba el capitalismo y sí el socialismo. En este caso la excelencia educativa no le sirvió a Cuba para lograr el desarrollo, sobre todo el económico que deseaba, aún con la ayuda de la URSS en la guerra fría.

Otro caso contradictorio es Panamá, con un gran desarrollo económico, apoyada por Estados Unidos sin bloqueo y que a pesar de este boom económico de las últimas décadas del siglo XXI la educación de la población en general no es de las mejores, por el contrario está en los últimos lugares del ranking internacional. Por esto es que muchas empresas transnacionales que vienen a ubicarse en Panamá se quejan de que no hay personal calificado a niveles óptimos requeridos en sus industrias.

Este bajo nivel educativo no ha afectado el crecimiento económico de Panamá, porque para hacer negocios en el capitalismo no es imprescindible que la clase obrera tenga niveles educativos altos como doctorados, maestrías o licenciaturas.

<> Este artículo se publicó también en el Diario La Prensa el 14 de junio de 2014.

Sobre la sexualidad

 La opinión del Abogado y Locutor

Gabriel D’Annunzio Rosania Villaverde

Los planteamientos y acciones de los miembros de la Comunidad LGTB, de acuerdo a los sectores conservadores, son causa y efecto de la agenda gay que, según estos sectores conservadores, tiene como impronta la destrucción de los valores familiares tradicionales, lo cual es rechazado por los integrantes de la referida Comunidad LGTB que afirman que su único deseo es que se respete sus derechos a la orientación sexual y la identidad de género.

Según el sicólogo y consejero familiar internacional James Dobson, el cual es uno de los principales exponentes de los sectores conservadores de Estados Unidos de América, plantea que la agenda gay tiene como objetivo el desprecio por las Sagradas Escrituras que condenan el homosexualismo, acallar la voz de los ministros y medios de comunicación religiosos, el otorgamiento de privilegios y derechos especiales, la derogatoria de las normativas jurídicas que prohíben las relaciones sexuales de adultos con menores, el adoctrinamiento y la inducción de los menores, el reconocimiento de los derechos de familia a las parejas homosexuales y que los heterosexuales toleren la conducta homosexual.

Vivimos en una sociedad en la cual, de acuerdo a la filóloga Laura Schlessinger, el “respeto por uno mismo” ha llegado a significar «Merezco más respeto que los demás. Consideren la proliferación de grupos con agendas, rencores, exigencias y expectativas individuales basadas en sentimientos de opresión, dificultades, prejuicio, etc. Hoy, las personas se preguntan ‘A ver qué puede hacer tu país por ti’, haciendo exigencias increíbles y excesivas, volcadas hacia sí mismas, apoyando mentiras y distorsiones siempre y cuando ‘sirvan a la causa’».

Con respecto a la educación sexual hay todo un revuelo ya que, desde hace rato, subsiste una propuesta de ley que pretende restringir, en el contexto de los centros educativos, los derechos a los padres y madres de supervisar, orientar y educar a sus hijos e hijas sobre este tópico. La educación sexual corresponde a la enseñanza y la divulgación responsable acerca de la sexualidad humana en todas las etapas del desarrollo y no a una sobresaturación irresponsable de información e imágenes destinadas, no a educar, sino a enervar las apetencias sexuales y a sobredimensionar el pensamiento de algunas personas, como los niños y las niñas, que aún no han alcanzado una plena madurez sicológica, cognitiva, física y mental.

En muchos países ya están reconocidos ciertos derechos a favor de las personas de la Comunidad LGTB, relativos al Derecho de Familia, además de las normas relativas a la orientación sexual e identidad de género.

En el caso de Panamá, mediante el Decreto Ejecutivo No. 332 de 2008 fue derogado el Artículo 12 del Decreto 149 de 1949 que penalizaba “La prostitución clandestina, el proxenetismo, la sodomía y todo vicio de degeneración sexual no especificado en este Decreto…”, aunque esta normativa no minimiza el deber del Gobierno por fiscalizar los efectos sanitarios relativos a las relaciones sexuales.

Por otra parte, existe una propuesta de ley que busca minimizar la homofobia, pero, que en su articulado castiga severamente a los que se expresen en contra de la homosexualidad, lo cual abre muchas puertas al subjetivismo y a la vez es un atentado a la libertad de expresión de quienes piensan diferente. Además, pretenden que legalmente se les reconozca el derecho a casarse y adoptar hijos como parejas formales, inclusive obligar a las religiones que celebren y bendigan sus uniones.

Nadie puede poner en duda que los homosexuales, como seres humanos, tienen méritos y ejecutorias, y que fueron creados a imagen y semejanza de Dios, no obstante, los derechos humanos aplican de igual forma tanto para los heterosexuales como para los homosexuales, entonces, ¿qué falta? La ruta a seguir es el respeto mutuo y la convivencia pacífica, no normativas jurídicas controversiales.

Desconocer el modelo y la fisiología natural, entiéndase que los hombres son para las mujeres y las mujeres para los hombres, y que los hijos y las hijas necesitan ser criados por un padre (figura masculina) y una madre (figura femenina), no es mas que un atentado contra el desarrollo emocional, cognitivo y mental de toda persona humana y, en consecuencia, contra la estabilidad de las familias y del resto de la sociedad, por las situaciones de riesgo sanitario (enfermedades venéreas, esterilidad y muerte), por la vulneración de derechos elementales de los niños y las niñas (las relaciones sexuales de adultos con menores de edad están tipificadas como delitos por una gran cantidad de países) y por los conflictos de identidad que se puedan generar (“¿qué soy, si vivo con dos mamás o dos papás?”).

Me opongo al odio y la discriminación contra quienes practican la homosexualidad, indistintamente de si lo que hacen es contrario a las leyes divinas y las leyes naturales, sin embargo, debe quedar claro que la sexualidad no es un asunto que se limita al plano sensorial y genital, sino más bien al hecho de ser parte del diseño universal de reproducirse, poblar la tierra y amar, lo que no puede ser cambiado por cirugías, vestimentas, razonamientos y normativas.

<>

Publicado por el autor en nuestro muro en Facebook el 27 de septiembre de 2013.

Sociedad quebrada

La opinión del Abogado y Locutor

Gabriel D’Annunzio Rosania Villaverde

La sociedad fue conmovida por el asesinato de un abogado de la localidad, especialmente porque su viuda, electa como Candidata a Diputada, en las pasadas elecciones primarias de su partido político, señaló que el autor intelectual de este crimen fue un Diputado de su partido político y circuito electoral, reelecto como Candidato a Diputado en las referidas elecciones. Las investigaciones sobre este crimen están en etapa incipiente, pero, en los medios de comunicación social, las redes sociales, los cafetines y los corrillos políticos se publican, sin rigor científico, tanto jurídico como criminológico, las conjeturas y conclusiones sobre este funesto hecho. ¡Sherlock Holmes les hace los mandados!

En nuestro país, se está abandonando, a pasos agigantados, el jolgorio y la alegría que le caracteriza (por algo fuimos certificados como el segundo país mas feliz del mundo), para convertirse en un territorio en el que la violencia, el terror y la crueldad son comunes, dejando desfasada la tesis sobre que lo peor que pudo haber pasado en Panamá, en materia de criminalidad, fue en épocas pretéritas.

Muchos se enfocan en el sensacionalismo de las noticias en las que están involucradas personas de la farándula política (aunque también hay que incluir a otras farándulas que también son generadores de escándalos), pero, la maldad es mayor si incluimos los homicidios, los abortos provocados (mas de siete mil por año), la violencia doméstica, el maltrato infantil y las violaciones carnales, siendo esta mención enunciativa y no limitativa. Y qué decir del tono intolerante, irrespetuoso, grosero y de doble sentido con el que las personas manejan sus diferencias, que es o podría ser causa y efecto de crímenes y violencia.

Si bien es cierto que mediante elecciones libres, limpias y justas se debe garantizar el avance y desarrollo de la sociedad, no es menos cierto que la solución a los problemas no radica exclusivamente en que gane tal o cual partido político o candidato, sino en que cada individuo tome medidas en su fuero interior que conlleven cambios radicales en su entorno inmediato (tanto personal como familiar) que luego se proyecten al resto de la sociedad. ¡Se buscan héroes y heroínas!

Con los altos índices de males sociales existentes, generados por la pobreza mental, sicológica y cognitiva de gran cantidad de personas, que se expresan por medio de la ludopatía, el alcoholismo, la farmacodependencia, el materialismo, el hedonismo y el consumismo, vamos a llevar a la nación a la quiebra moral y espiritual, si es que no estamos quebrados ya. Y lo que mas indigna, es que a muy pocos le importa esto, ya que se trata de una sociedad en la que muchos bailan al son que le toquen con tal de que les den beneficios o llenen sus vientres de comida y licor.

¿Qué nos espera si el significado y alcance sublimes de los conceptos de “padre”, “madre” y “familia” se han diluido cada día mas por una sociedad adicta a la lujuria y la promiscuidad sexual por medio de progenitores, irresponsables e inmaduros, muchos de ellos adolescentes, incapaces de orientar, sustentar y proteger a sus vástagos, de los cuáles llaman orgullosamente “mis hijos”, pero no tienen tiempo de atenderlos porque “están muy ocupados” o simplemente los han abandonado?

¿Cuándo perdimos las características que nos hacen superiores al resto de los seres vivos? ¿Nos ha sucedido lo que dice el viejo proverbio: «El perro vuelve a su vómito y la porcina lavada a revolcarse en el cieno inmundo»? ¿O será como dijo Albert Einstein: «Solo dos cosas son infinitas, el universo y la estupidez humana, y no tengo ninguna duda sobre esta última»?

Hay quienes no dejan de echarle la culpa a los gobiernos, presentes o pasados, lo que tal vez tenga algo de sentido, pero jamás es un reflejo de la verdad histórica y real, ya que todo gobierno se compone de personas, y cada persona es el reflejo de la sociedad quebrada, según comenté en los párrafos anteriores.

Mientras tanto, las iglesias, las religiones, las filosofías y las ONG’s hacen su mejor esfuerzo para tratar de enmendar los problemas y los daños de la sociedad quebrada, pero muy poco pueden hacer, si tenemos en cuenta que el origen del mal está en cada individuo y en cada familia de la cual emerge cada individuo, sin menoscabo que, en algunas de estas agrupaciones, también se actúa con ánimo de dominación humana y de codicia por las riquezas materiales.

Me quedé sin palabras, pero, no pierdo la esperanza de que las cosas tienen que cambiar.

<>

Publicado por el autor en nuestro muro  en Facebook el 27 de septiembre de 2013.

¡Ay mi Panamá!

La opinión de la Psicóloga Especialista de la Conducta Humana…

Geraldine Emiliani

 ¡Ay mi Panamá! ¡Ay mi Panamá! Es mi grito de dolor y angustia, porque igual que tú, soy madre, mujer y pertenezco a ésta…tú casa. Una casa con problemas que tienen solución, pero que algunos de tus hijos solo piensan en hacerse millonarios a costa de la corrupción y de la maldad, y creen tener la razón en todo, creen tener la verdad en sus manos pero, con una conciencia sucia.

Nuestras lágrimas de dolor de nada valen. ¡Ay mi Panamá querida! ¿Qué vas hacer con esos hijos enfermos del alma? ¿Cómo aguantas a que te golpeen y te abofeteen con el puño cerrado? ¿Cómo aguantas a que violen tu derecho de cumplir con tus obligaciones de proteger a esos, tus buenos hijos.

Me imagino que muchas veces querrás huir de tanta mediocridad, maltrato y de la estupidez de algunos de ellos. Pero, ¿adónde ir? Hay otros hijos de países hermanos que te visitan y quedan encantados con tu belleza y, se quedan, y tú los acoges con esos tus brazos abiertos, pero los hay también no tan santos y vienen a hacer de las suyas, ten cuidado.

Te felicito, la economía en tu casa, está más que bien. Pero, ¿de qué vale? Si el costo de la vida va en aumento. ¿Qué se puede hacer para que esa riqueza se use al menos para aliviar los tantos problemas que tenemos?  Algunos de tus hijos tratan de ayudar para que esa caudal nos llegue a todos, pero lo hacen a través de paliativos y, ¿para qué? Vivir de paliativos ayuda en el momento y, ¿después? ¿migajas?

 ¡Ay mi Panamá! Eres bella por dentro y por fuera. Pero, ¿de qué vale tanta belleza si no eres feliz? A ver respóndeme: ¿Qué se puede hacer con esos tus hijos pervertidos? Los que se dan a la tarea de vender sexo a través de los medios y de mujeres que por falta de una buena educación moral no les importa mercadear la religiosidad de su cuerpo.   Se exponen a que los insaciables sexuales se masturben mentalmente y haciendo que niños y adolescentes crezcan sin respetar el cuerpo de esas tus hijas. Te pongo de ejemplo, el último video del cantante Aldo Ranks, con una publicidad que los medios han sobresaturado hasta en sus portadas principales. Glúteos y bustos femeninos, eso es lo que vende. ¡Vaya manera de hacerse dinero!   Me pregunto si ese cantante tiene hijas y no las vende a igual precio como hace con las mujeres que salen en el video.

¡Ay mi Panamá! ¿Qué vas hacer con esos hijos dedicados a la política? Las zancadillas están al sol del día. Políticos que no aprecian lo bueno de la política: el Bien Común. El bien es para sus bolsillos y para hacerse sentir “el todopoderoso”. Viven entre acusaciones, injurias, calumnias y criticas; sin importarles si pertenecen al mismo partido.   Son los papacitos de las redes sociales y muchos de tus hijos les hacen la seguidilla. ¡Tontos útiles! ¡Ay mi Panamá!   ¿Qué hacemos con tus hijos los corruptos? Los hay en cada rincón de tu casa, y te dan la espalda a carcajadas haciendo gala de sus mejores destrezas maquiavélicas ante los tribunales de justicia.

Son los que te tiran en tu cara las sobras que dejan después de hartarse en banquetes cuyo símbolo es el desprecio y la arrogancia. ¡Desgraciados! Se merecen que los guidemos del palo más alto allá en el Cerro Ancón. Y, los ves tú retratados en las sociales de los diarios dizque haciendo obras sociales. Sí, como no. Se sienten dueños de este pedacito de tierra. Sus nombres aparecen en todas partes, en juntas directivas de todos los negocios habidos y por haber.  Los grandes señorones que te miran como si tú fueras lo peor.

  ¡Ay mi Panamá hermosa! ¿Qué hacemos con la desigualdad en la educación escolar? La buena educación es para algunos. Cuando pienso en esto, se me desgarra el alma. Esto no lo perdona Dios.   Y, si esos alcanzan una educación superior, entonces se encuentran con una gran falta de oportunidades. Y, si logran un empleo, vaya ver si logran satisfacer sus anhelos. Los embarazos precoces, el alcohol, drogas y deserciones escolares los ahogan y el sexo a su máxima degradación, los vuelven insensibles.

 Tu casa está llena de padres ausentes. Padres poco importa y, a los que les importa, viven preocupados por el alto costo de la vida; no hay tiempo para más. ¿Sabías tú, que vivimos en una sociedad en la que se está perdiendo una gran cantidad de valores humanos muy importantes?   Hay un temor a decir la verdad, pues se está expuesto a ser clasificado como detractores y traidores. Vivimos en una sociedad de opiniones, opiniones que pueden dañar mucho, en exceso, a las personas y llegar a no tener confianza en nadie.   Lo más preocupante es que de esta manera estamos llegando a una sociedad individualista, en la que nadie quiere saber de nadie, pues como se suele decir “cada uno con sus propios problemas”.

¡Basta Panamá! no te dejes maltratar. Posees identidad y dignidad única que ha de ser valorada siempre por los tuyos y por los hijos de otros. Tienes un gran potencial. Estás hecha para conservar la vida, recogerla, hacerla germinar, florecerla y perfeccionarla. Conserva tu instinto maternal y el cuidado directo hacia tus buenos hijos. ¡No te dejes!

<>
Publicado hoy 28 de marzo  de 2012 gracias a la gentileza de la Psicóloga Especialista de la Conducta Humana Dra. Geraldine Emiliani,  que lo envió a nuestra redacción para su reproducción.