Presidente, puede ser un mensaje divino

La opinión del Economista, Educador,  Humanista…

VICTORIANO  RODRÍGUEZ  S.
diostesalvepanama@yahoo.com

El jueves 9 de julio de 2009, publicamos el artículo ‘¡Temblor, señor presidente, temblor¡’.   Nos referíamos al sismo de la madrugada del 4 de julio, cuyo epicentro fue Colón.  Casi en su toma de posesión.

Indicamos que: ‘Este puede ser un mensaje divino positivo o desfavorable. Recordemos que en las primeras semanas de asumir el poder como presidente Martín Torrijos, se dieron las inundaciones en Prados del Este, Tocumen, con centenares de damnificados y la desaparición física de un infante. Posteriormente le acompañaron otras catástrofes naturales, y unos días antes de su despedida presidencial, otra inundación fue eco noticioso.

Al asumir la Presidencia el licenciado Ricardo Martinelli, Dios, nuestro principal guardián, a través de la naturaleza nos envía un mensaje. Un sismo de 6.3 grados sacudió todo el país, pero no hubo víctimas ni damnificados. Hasta este momento es alentador;   pareciera un buen augurio. Ahora depende del Presidente y los por él escogidos para servir a la patria, no para servirse de ella’.

A 16 meses de gestión, se han realizado muchas de las promesas de campaña y eso es bueno, lo malo de ello es que para lograr algunas, se ha mancillado al pueblo, ciertas leyes, la Iglesia y hasta la Carta Magna. ¡Eso es peligroso!

No recuerdo conocer la manifestación directa de Dios, donde se presente como tal, haga o diga lo que piensa o considera conveniente, pero soy de la opinión que su manifestación está por encima del raciocinio humano y tenemos que interpretar los hechos.

Quizás equivocado, pero ese sismo de 6.3 grados que sacudió todo el país el 4 de julio de 2009, con epicentro en Colón, coincidentalmente, donde hoy se presenta el mayor número de víctimas, es un claro mensaje al Señor Presidente. Téngase presente; las inundaciones prácticamente abarcan la geografía nacional. Algo estamos haciendo mal.

Culminaba ese artículo con otra reflexión, para el Presidente Martinelli: ‘Un gobierno de cambio es un gobierno de integración real y efectiva. De nada serviría una Asamblea Nacional vestida de blanco, símbolo de pulcritud y transparencia, si sus actos se ven empañados, producto de sus acciones. No olvidemos el temblor, puede ser un llamado a la conciencia’. Todo depende de usted, Señor Presidente. ¡Dios te salve Panamá!

*

<> Artículo publicado el 16  de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Se respeta la libertad de expresión?

La opinión del Economista,  Educador,  Humanista

VICTORIANO   RODRÍGUEZ   S.
diostesalvepanama@yahoo.com

El 23 de noviembre de 2007 publicamos: ‘Y el pueblo aguanta calla’o’, recordándoles actuaciones poco éticas, falta de sinceridad y honestidad con la población. Coincidentalmente, ese artículo lo iniciamos con el adagio que profiriera el Presidente Martinelli: ‘La mujer del César no sólo debe serlo, también parecerlo’.

¡Qué singular¡ ¡Qué coincidencia¡ sin entrar a particularizar, expresábamos que todos ‘…los políticos parecen ser serios, honestos, decentes y hasta educados, pero muchos…’ se quedan en la gatera.

Bien lo expresó José Martí: ‘El que vive de la infamia, o la codea en paz, es un infame. Abstenerse de ella no basta: se ha de pelear contra ella. Ver en calma un crimen, es cometerlo’.

Una cosa es el discurso y otra el actuar. El compromiso público es uno y las instrucciones a sus subalternos es otra, con tan buena suerte que generalmente se encuentran con personas poco serias, por decir lo menos y se prestan a jugar el rol que les permita continuar ‘peseteando’, tanto en el gobierno como en algunas empresas.

El 27 de mayo de 2010, publicamos: ‘Quienes temen a la libertad’, exponiendo expresamente que: ‘Hay quienes viven del miedo a la libertad, a la democracia. El miedo les impide razonar o expresar su pensamiento.  Le temen más al miedo que al sentirse libres y sin ataduras.   Las campañas amedrentadoras, el acoso laboral y acusaciones infundadas son artimañas de intimidación de vieja data, por lo cual se apabulla y se vive con el fantasma del miedo’. José Ingenieros lo expresó al escribir: ‘”No hay perfección sin esfuerzo. Los mediocres jamás cosechan rosas por temor a las espinas.”

Igualmente expresó Mahatma Gandi: ‘Un error no se convierte en verdad por el hecho que todo el mundo crea en él’ y que:   ‘El silencio, especialmente en política, es un pecado.

Cada una de estas frases e interpretaciones es un mensaje claro al Señor Presidente y la política que desarrolla.  Este es un país donde queremos vivir en paz, con seguridad, donde los nacionales sintamos que coexistimos en territorio libre y democrático, donde se respete la libertad de expresión, aún cuando en algunos momentos podamos disentir con quienes mantienen el sartén por el mago.   Dios te salve Panamá.

*

<> Artículo publicado el 9 de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¡Vamos bien Presidente…, vamos bien!

La opinión del Economista, Educador y Humanista…

VICTORIANO  RODRÍGUEZ  S.
diostesalvepanama@yahoo.com

Mucho se ha dicho sobre las persecuciones que recibimos los comunicadores sociales cuando mantenemos actitudes positivas, imparciales, transparentes, apegadas a la verdad y exponiendo con objetividad, independientemente a corrientes políticas o partido en el poder.

Nunca hemos estado tan cerca a esa realidad. Hoy somos más los comunicadores sociales asediados o acosados, producto de nuestras posiciones objetivas en los medios.   Se comenta que a Juan Carlos Tapia y Guillermo Antonio Adames les cayeron ‘coincidentalmente’ auditorías de la Dirección General de Ingresos. Si fueron ‘meras casualidades’, a otros se les acosa o levantan falsas acusaciones para hacerles expedientes desfavorables.  ¡Vamos bien Señor Presidente…, vamos bien!

El imperio del miedo llegó. Los funcionarios públicos no se atreven a hablar.   Son muchos los destituidos bajo el concepto de cargos de ‘libre nombramiento y remoción’ (irrespetando el profesionalismo, años de servicio y experiencia), pero no para quienes adulan al Rey, según expresó Diógenes a Aristipo.

La mentira, así como el concepto poco claro, libre de ética y más enredada que un brillo viejo de metal, se ciñe sobre personas serias, objetivas y honestas.   El fantasma es la calumnia e injuria. Correrán igual suerte decenas de periodistas y dirigentes gremiales honestos por sus claras posiciones.  ¡Vamos bien, Señor Presidente…! ¿Fortaleciendo valores?

Definitivamente que a personas sin mayor criterio que la ‘rabia’, producto de su impotencia intelectual, no les queda de otra que lanzar, cual dragón mitológico, bocanadas de fuego, arrasando hasta con sus propios adeptos.

Quienes históricamente hemos hecho gala de una pluma y opinión vertical, sincera y honesta, sin permitir presiones ni aceptar dádivas; hemos sido víctimas de esas persecuciones y atropellos.

Tanto en las instituciones públicas como en la calle, la ciudadanía se siente víctima del miedo. Una anécdota antiquísima, casi desconocida, dice que había un reino donde la gente podía hablar solamente cuando el Rey se los permitía, muchas personas estaban tan temerosas hasta de pensar, considerando que con ello ofendían al Rey.

Cuando estas cosas ocurren, más preocupante que la propia perversidad de esos infames, es la indiferencia con que actúan los buenos. La historia nos enseña que por ese poco importa o ‘no es conmigo’ ensuciarán su cara, como quien escupe para arriba.   Dios te salve, Panamá.

*

<> Artículo publicado el 2 de diciembre  de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Ahora los policías no se ven

La opinión del Economista, Educador y Humanista…

VICTORIANO RODRÍGUEZ S.
diostesalvepanama@yahoo.com

Últimamente se escucha de más uniformados de la Fuerza Pública heridos cuando protegen bailes, almacenes o locales comerciales, inclusive asesinados mientras custodian camiones de reparto. Estos casos alarman a la ciudadanía.  Ya los malhechores no respetan el uniforme (verde o azul) de la Policía Nacional.

Es conveniente que la ciudadanía conozca la razón por la cual muchas veces, algunos policías, aún cuando ven cometer fechorías cerca del lugar donde están apostados, no intervienen.  La razón es sencilla, su fuerza de trabajo (presuntamente) está pagada por la empresa a la cual celosamente custodia.

¿Cuántos no hemos visto policías con arma, gorra y demás atuendos del uniforme en vehículos de reparto, almacenes, centros bailables o deportivos? Estas unidades son policías en el horario que laboran para el gobierno, pero en su tiempo libre o vacaciones son ciudadanos comunes y corrientes.

Presuntamente en su tiempo libre algunos prestan servicios a empresas, pero con el uniforme y demás utensilios adquiridos con nuestros impuestos, bajo el pago de un emolumento. ¿Es legal, ético y moral?

Esto es viejo y divulgado hace mucho tiempo por los medios, sin que la ciudadanía haya prestado importancia; quizás por ello prolifera esta práctica. Se tiene conocimiento de un funcionario público que firma acuerdos con otro de un puesto policial, donde se garantiza la custodia con unidades policiales de esa institución, bajo el concepto de un pago al policía y otro, depositado a una cuenta bancaria, presuntamente al ‘Fondo de Intercambio para cumplir Objetivos Institucionales (FISCOI)’ de la Policía Nacional.

La ciudadanía se queja porque avanza la corrupción, las fechorías, hurtos, robos, delincuencia, crímenes, tráficos de blancas, esclavos, drogas y otros; así como accidentes de tránsito, donde ya los policías no se ven. Pedrito Altamiranda cantaba que ‘estaban cuidando a su jefe’, pero ahora con el uniforme y arma de reglamento están cuidando la empresa privada.

Los policías tienen derecho a manejar su vida, taxi o negociar su tiempo, más no deben utilizar el uniforme policial, salvo para actividades netamente del gobierno. Pero ¿quién le pone el cascabel al gato?

Es necesario que se hagan auditorías objetivas, serias y transparentes que permitan conocer públicamente el monto de los ingresos y usos de los recursos que son depositados en esa(s) cuenta(s) bancaria(s). Dios te salve, Panamá.

*

<> Artículo publicado el 25 de noviembre de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Estrés laboral mata al trabajador

La opinión del Economista, Educador, Humanista…
VICTORIANO  RODRÍGUEZ  S.
diostesalvepanama@yahoo.com

Nuestra publicación de 1 de abril de 2010 se refería al acoso laboral, como mecanismo de persecución política, situación que se incrementa a medida que alguien quiere beneficiarse.

En ese artículo citamos al doctor en Psicología del Trabajo y profesor de la Universidad de Estocolmo, Heinz Leymann, quien definió el acoso laboral como: “Situación en la que una persona ejerce violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente y durante un tiempo prolongado, sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo, con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima o víctimas y su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que finalmente esa persona o personas acaben abandonando el lugar de trabajo”.

Expresamos que: ‘Con el advenimiento de cada nueva administración gubernamental se acrecienta la inestabilidad y la persecución, generalmente sin razón aparente’.   Situación que conlleva a un estrés laboral y posiblemente un insomnio transitorio.   Se le denomina así por la incapacidad para conciliar el sueño o dormir bien durante días o semanas.   Surge producto de preocupaciones a las que se ve sometida la persona.    Su resultado es fatiga, tristeza, dolor de cabeza, irritabilidad, ansiedad, agresividad, etc.

Históricamente nuestros gobernantes se perfilan como los más humanistas y populares del entorno mundial,   sin embargo poco les importa la estabilidad laboral y emocional del trabajador, incluyendo al servidor público.

España, por ejemplo, está haciendo estudios sobre valoración del individuo y adelanta una encuesta para medir el estrés producto de las preocupaciones laborales y el desempleo. Estiman que más de un 25% de su población expresa tener mayores problemas que el año pasado, para conciliar el sueño. El resultado de esta investigación es producto del trabajo o el desempleo.

Según la última Guía de Práctica Clínica del Insomnio en Atención Primaria, el insomnio crónico afecta al 10% de la población, y aumenta el riesgo de padecer hipertensión, diabetes y depresión, entre otras patologías. Panamá no escapa a esta realidad, ahora, ¿qué tanto conoce nuestra población de esto?

Las féminas, además, presentan otras situaciones tales como cambios en la piel, estado de ánimo e hipersensibilidad, principalmente en días previos a la menstruación. El estrés laboral disminuye la calidad del sueño y mata al trabajador.

Dios te salve Panamá.

*

<> Artículo publicado el 18 de noviembre de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/rodriguez-s-victoriano/

Otras caras de la violencia

La opinión del Economista, Educador, Escritor, Humanista…

VICTORIANO  RODRÍGUEZ
diostesalvepanama@yahoo.com

Bajo el título ‘Violencia en Panamá’, el 3 de julio de 2006, publicamos en esta página, algunas definiciones, donde definitivamente nos quedamos cortos.

Decíamos que ‘violencia es una moneda de varias caras’. Que se esconde bajo la falda de la justicia. Que actúa de acuerdo al nivel jerárquico, económico, político, consanguíneo y demás padrinazgos.

Expusimos que: ‘Violencia es una palabra determinante en la degeneración social, que día a día absorbe las calles, iniciándose en los propios hogares. Que son damas las más sufridas. Que los medios juegan un papel importante en lo que a orientación cultural, económica y social se refiere; sin embargo, se continúa utilizando a la mujer como objeto sexual’,  con poco ropaje, minifaldas o pronunciados escotes, para publicitar productos o repartir volantes; vulnerando la sexualidad femenina, incorporando el morbo, motivando una cultura de desprestigio y poca valía.

Violencia es negarse a reconocer el salario que corresponde al trabajador o pagarlo tardíamente. Dejar de pagar la pensión alimenticia, los aportes correspondientes al hogar, limitar la calidad de vida a su pareja e hijos. La falta de apoyo de los padres en la educación de sus hijos.

Violencia es la jactancia del docente por el índice de fracasos escolares (en cualquier nivel), producto de su propia desidia, torpeza, ausentismo o pedagogía.

Violencia es maltrato verbal o acoso laboral a colaboradores, algo común en nuestros entornos. Se exige cumplir normas, que como jefes, violan diariamente, principalmente en el gobierno. Violencia es repartir rejo, a todos por igual, cuando se conoce quienes cometen las faltas, pero se les encubre por ser protegidos.

Hasta cierto punto, el manifestarse grupalmente fomenta la violencia; así como demostrar inconformidad por acciones impropias, reglamentaciones o leyes, que implementan contra las personas u organizaciones, pero más violencia es disparar perdigones a la cara de manifestantes.

Violencia es acosar, intimidar, humillar, procurar degradar o usar cualquier tipo de mecanismo con la intención de bajar la autoestima de una persona por no compartir su forma de pensar o actuar. Defiéndete de ti mismo. Quizás Diógenes (413-327 a.C.), nos envió un claro mensaje al expresar: “Probablemente los asnos se rían de ti, pero no te importa.   Así, a mi no me importa que algunos se rían de mi.”¡Dios te salve Panamá!

*

<> Artículo publicado el 11  de noviembre de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/rodriguez-s-victoriano/

La gran Chorrera

La opinión del Economista, Educador, Escritor, Humanista….

VICTORIANO  RODRÍGUEZ  S.
La Gran Chorrera se erige como la posible X provincia. Un sueño principalmente de políticos que tienen en mira incrementar altos cargos, en su gestión, a fin de hacer el mayor uso posible de espacios políticos.

 

Si bien Panamá Oeste cuenta con ciento de miles de habitantes, una extensión territorial quizás mayor a las provincias de Azuero, se requieren también mayor cantidad de infraestructuras comerciales y gubernamentales. Ahora, el distrito de San Miguelito cuenta con una población fija numéricamente proporcional a Panamá Oeste, razón demás para pensar que si de población se trata, habrá que legislar al respecto.

Téngase presente que la Asamblea Nacional ( de Dis-putados ) aprobará hasta el aumento del pan y el transporte, si se lo pide el Ejecutivo o beneficia a la mayoría de sus miembros. La población es la llamada a exigir se le respeten sus derechos; que se legisle por beneficio común, no por intereses partidistas o políticos.

De crearse La Gran Chorrera como otra provincia, sería la X. ¿Qué número de cédula correspondería a su población? Según la secuencia alfabética va después de Herrera (6) y antes de Los Santos, es decir, La Gran Chorrera sería la provincia número 7, Los Santos la Número 8, Panamá 9, Veraguas 10 y obviamente Kuna Yala quedaría con el número 11.

Si se quisiera mantener la numeración de las actuales provincias, algunos chorreranos plantean quedarse con el número 10, es decir, igualmente atrofiaría la nomenclatura nacional, salvo que se les pusiera el número 11, lo que a todas luces es incorrecto, porque Kuna Yala no es una provincia.

Esta es una apreciación somera, aún no hemos entrado a analizar si existen beneficios para la población o si solamente se trata de espacios políticos para los miembros de determinado conglomerado político. Recordemos que Panamá Oeste es una comunidad dormitorio, en consecuencia: ¿Cuál es el beneficio para la población?

Con el respeto que se merecen los chorreranos, deben tener presente que el futuro de una metrópolis no la determina el título de distrito o provincia, es el accionar y desempeño de su población.   Más que crear puestos burocráticos, es necesario incrementar a todos los jubilados los B/.50.00 que exigen.   Dios te salve Panamá.

<> Artículo publicado el  4  de noviembre de 2010  en el diario El Siglo, a quienes damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.