Está resucitando

La opinión del  Sociólogo, escritor y educador…

Raúl Leis R. 

raulleisr@hotmail.com

Vengo de El Salvador, de un encuentro de educadores latinoamericanos que se inició visitando la tumba de Monseñor Oscar Romero, a los 30 años de su asesinato. Es imposible permanecer impasibles o indiferentes frente a la fuerza de su testimonio, de su vida y de sus palabras que impregnan a su país, y tienen mucha vigencia en la problemática que vivimos en nuestro país.

Así, frente a un crecimiento económico que no reduce desigualdades ni alcanza a ser desarrollo integral, Monseñor reclama: “Yo denuncio sobre todo la absolutización de la riqueza. Ese es el gran mal de El Salvador: la riqueza, la propiedad privada como un absoluto intocable y ¡ay del que toque ese alambre de alta tensión, se quema!    No es justo que unos pocos tengan todo y lo absoluticen de manera que nadie lo pueda tocar, y la mayoría marginada se está muriendo de hambre… ¿De qué sirven hermosas carreteras y aeropuertos, hermosos edificios de grandes pisos, si no están más que amasados con sangre de pobres que no los van a disfrutar?… No nos cansemos de denunciar la idolatría de la riqueza, que hace consistir la verdadera grandeza del hombre en tener, y olvida que la verdadera grandeza es ser. No vale el hombre por lo que tiene, sino por lo que es.

En relación a la violación e irrespeto a los derechos humanos, a la libertad de expresión, explicita que la denuncia es fundamental, tal como lo demostró en los días del atentado contra la planta de transmisión de la radio emisora católica YSAX, en febrero de 1980 un mes antes de su asesinato: “Con ese atentado se pretende querer callar a la voz profética y pastoral de la arquidiócesis precisamente porque está tratando de ser voz de los que no tienen voz, porque ha estado denunciando la sistemática violación de los derechos humanos, porque ha estado tratando de decir la verdad, defender la justicia y difundir el mensaje cristiano, que desde la época de Jesús escandalizó a los poderosos de su tiempo y, como ahora también, sólo fue escuchado y aceptado por los pobres y los sencillos.”

Ante esto la iglesia, los cristianos y yo diría todas las personas de buena voluntad no pueden permanecer pasivos o ganados por el miedo: “La Iglesia no puede callar ante esas injusticias del orden económico, del orden político, del orden social. Si callara, la Iglesia sería cómplice con el que se margina y duerme un conformismo enfermizo, pecaminoso, o con el que se aprovecha de ese adormecimiento del pueblo para abusar y acaparar económicamente, políticamente, y marginar una inmensa mayoría del pueblo. Esta es la voz de la Iglesia hermanos… ¡Qué hermoso será el día en que una sociedad nueva, en vez de almacenar y guardar egoístamente, se reparte, se comparta y se divida, y se alegren todos, porque todos nos sentimos hijos del mismo Dios!”

Escribe Pedro Casaldáliga que “Y muchas veces dijo, profetizando un tiempo nuevo, “si me matan resucitaré en el pueblo salvadoreño”. Y, con todas las ambigüedades de la historia en proceso, nuestro San Romero está resucitando en El Salvador, en Nuestra América, en el Mundo.” Así es.

*
<>Artículo publicado el  24  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/leis-r-raul/

Cero intolerancia

La opinión del Sociólogo,  Escritor y Educador…

Raúl Leis R. –

raulleisr@hotmail.com

Claro que nuestro país ha avanzado en tolerancia, si se compara con la época colonial, cuando los negros e indígenas, sirvientes y esclavos eran expulsados del intramuros de la ciudad de Panamá cada atardecer hacia el extramuros. Pero un informe de derechos humanos de abril de 2010 muestra que a pesar de que los grupos minoritarios se han integrado a la sociedad, todavía se observan prejuicios con respecto a los nuevos inmigrantes, los negros, los indígenas y los homosexuales. Es injustificable, que en pleno siglo XXI todavía se presenten prejuicios, que conducen a la intolerancia y hasta la discriminación contra los grupos mencionados. A pesar que las Constituciones y leyes nacionales inspiradas en la declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, aseguraron institucionalmente la tolerancia, transformando el precepto moral a norma jurídica, como aspecto fundamental de los derechos humanos, la intolerancia aún empapa las costumbres y comportamientos sociales.

El origen de la intolerancia radica en varios factores que van desde el fanatismo, el racismo, los fundamentalismos religiosos y políticos, el autoritarismo, y también la ignorancia. En el fondo subyace una concepción excluyente de los demás, que niega la inclusión y desprecia y castiga la diversidad. Es expresión de una sociedad panameña, que no es solo desigual económicamente, sino también en las relaciones sociales y culturales.

La tolerancia se sostiene sobre dos pilares: uno, que ninguna persona posee la razón y verdad absolutas. Dos, reconocer y hacer valer el respeto mutuo que se deriva de la creencia en la igualdad fundamental de todos los seres humanos.

Es fundamental comprometernos a respetar la opinión ajena, especialmente si es diferente a la nuestra, a entender que el conflicto es enriquecedor cuando su solución se tramita democráticamente, y que todos los puntos de vista expresan formas diversas de mirar y apreciar una situación.

Para ello juega un papel fundamental, la educación para todos y todas y a lo largo de la vida; los medios de comunicación, las iglesias, ONG y sociedad civil, la cultura y el arte, los partidos y líderes políticos que deben orientar, educar y dar el ejemplo de la tolerancia.

Nuestro principal reto es la construcción pluralista de la tolerancia que enfatice no en la exclusión, sino en la inclusión del mayor número de iniciativas y puntos de vista necesarios para el crecimiento de una sociedad democrática, en la cual la tolerancia, como conjunto de principios de la convivencia civil aporte a conformar una ciudadanía plena e integral. Mejor lo expresa Pablo Neruda: “Conversar con todo el mundo. No temer el contagio de los adversos. Ningún conflicto es un túnel cerrado y la luz del entendimiento puede entrar por los dos extremos.”

-*
<>Artículo publicado el  17  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/leis-r-raul/

La independencia era la meta, la libertad era el camino

*

La opinión del Sociólogo, Educador y Escritor…

Raúl Leis R.

En el Acta de la Proclamación de Independencia de Panamá de España en la Villa de Los Santos, del 10 de noviembre de 1821 se manifestó “el voto general del Pueblo, para separarse de la nación española, por motivos que eran bastante públicos, y que son tanto más opresores, cuanto que no pierden un momento de subyugar cada día más la libertad del hombre: Atentando cada español, por ridículo que sea principalmente si tiene mando y es militar, hasta contra lo más sagrado, que se haya en todo ciudadano, que es su individuo”. En esta gesta una mujer interiorana Rufina Alfaro, se convirtió en adalid del proceso independentista que encarna el espíritu de rebeldía contra el colonialismo y el sometimiento.

“La independencia era la meta, la libertad era el camino” escribió Herasto Reyes, y agregó “Hay que decir que los historiadores no han encontrado evidencias contundentes (documentos, testimonios escritos) sobre la existencia de una mujer llamada Rufina Alfaro. Pero hay que reconocer, también, que en la historia hay personajes míticos que tienen tanta fuerza como los de carne y hueso. En el caso de Rufina Alfaro, por ser conciencia de un pueblo, esa fuerza se tornó invencible. Cada santeño y cada santeña de la época era “Rufina Alfaro”, concluye Herasto.

Hoy los desafíos de nuestra realidad nos invitan a ser Rufina Alfaro, en varias tareas incumplidas. Entre ellas la necesidad de reafirmar nuestra independencia y autodeterminación como país, pues a pesar de haber avanzado con la recuperación de la soberanía en todo territorio, con el control nacional de la vía canalera, la posición geográfica y la desmilitarización, todavía debemos caminar en cuanto a fomentar una política exterior focalizada en el interés nacional, la integración latinoamericana y la solidaridad en la lucha por la justicia y la paz en un nuevo orden mundial. Fomentar un modelo de país centrado en el desarrollo humano sostenible y no en el extractivismo depredador.

Nos invita a ser Rufina Alfaro, el respeto a los derechos humanos y el combate a la impunidad, ejemplificada en que todos los informes sobre los hechos de Changuinola señalan la responsabilidad primaria y directa del Estado, y todavía no existe la voluntad de sancionar a los responsables y compensar debidamente a las víctimas y afectados. Rufina peleaba por la libertad, y en Panamá de hoy el derecho a expresarse, a informar libremente también está amenazado, casi dos siglos después.

Todo empezó en un pueblo interiorano, la Villa de los Santos, pero nuestro país era y sigue siendo profundamente centralista. Al país le hace falta una política pública, construida participativamente, sobre la descentralización y fortalecimiento municipal y local, como elemento imprescindible de un desarrollo integral y equitativo, pues el imperativo de la descentralización figura en la Constitución.

A finales de los noventa se estructuró una agenda nacional emanada del Pacto por la Descentralización y el Desarrollo Local, como compromiso entre partidos y sociedad civil, que señaló claramente: Impulsar decididamente la descentralización político administrativa del Estado panameño, como un proceso de transferencia gradual, equitativa y responsable de competencias, recursos humanos, tecnológicos y económicos, responsabilidades y poder de decisión desde el gobierno central hacia los gobiernos locales; y el compromiso de respetar la estructura de gobierno tradicional y comarcas de los pueblos indígenas y buscar su incorporación al régimen municipal salvaguardando su identidad. (raulleisr@hotmail.com)

*
<>Artículo publicado el  10  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en:  http
*

Patria en la que todos/as quepan

*

La opinión del Sociólogo, Educador y Escritor…

Raúl Leis R. 

raulleisr@hotmail.com

No es fácil caber en nuestro país, pues las oportunidades, los recursos y la justicia no llegan a todos todas de la misma manera.    Según el primer informe regional del PNUD sobre Desarrollo Humano, de los 15 países del mundo con mayores niveles de desigualdad, 10 se encuentran en América Latina y entre ellos está Panamá, compartiendo “honores” con Bolivia, Haití (casos más graves), Ecuador, Brasil, Colombia, Paraguay, Honduras, Chile y Guatemala.
La desigualdad en el ingreso es 65 % más elevada que en los países desarrollados y 18 % mayor que en África subsahariana. Es más patente la incidencia de la desigualdad en los sectores más vulnerables como las mujeres que reciben un sueldo inferior al de los hombres por el mismo trabajo, con mayor presencia en la economía informal y doble carga laboral; y los pueblos indígenas y afrodescendientes, que representan 33 por ciento de la población total, es decir, 120 millones de personas donde muchos sobreviven con un dólar al día.

El estudio asegura la desigualdad que las políticas públicas se han enfocado en aspectos específicos del combate a la pobreza, sin considerar su relación sistémica con la desigualdad.   Así, apunta a que detrás de la reproducción de situaciones de desigualdad se encuentran factores como el nivel de ingresos o el nivel educativo, pero también se encuentra el hecho que la persistencia de la desigualdad también responde a “elementos estructurales del sistema político y del Estado, en especial a las modalidades de representación política. Los mecanismos de toma de decisiones y las formas en que se agregan los intereses de los distintos grupos pueden resultar en la persistencia de la desigualdad o, al menos, dificultar su reducción”.

Esta situación la visualiza el claro pronunciamiento del Encuentro Nacional de Pastoral Indígena (Tolé, 25 al 29 de Octubre de 2010): “Queremos manifestar nuestra preocupación por las graves amenazas que atentan contra la vida de nuestras comunidades, ya que como Iglesia estamos insertos en los sectores geográficos en los que se centra la mirada de diversos proyectos mineros, hidroeléctricos, turísticos, etc.

Nos afecta además la promulgación de leyes inconsultas que no benefician en nada a los pobres y a los pueblos de distintas culturas. El conflicto de Changuinola marcó, lamentablemente, un precedente de lo que puede suceder si se sigue legislando en contra de la población. Exigimos nuestro derecho a la tierra y el respeto a la misma; reclamamos que las comunidades que han quedado fuera de las comarcas sean incluidas y protegidas bajo este régimen. Por otra parte, nuestros hermanos y hermanas que han migrado a la ciudad siguen reclamando el derecho a vivir con su propia identidad y cultura.

Nos preocupa y nos duele el racismo, a veces solapado, a veces explícito, que va creciendo contra nosotros en el conjunto social y en las mismas autoridades del gobierno, por el mero hecho de defender nuestros derechos, nuestra tierra, nuestras propias raíces culturales. Los pueblos originarios de Abia Yala ofrecemos al resto de la sociedad un estilo de vida fraterno, comunitario, respetuoso del equilibrio de la tierra y de todo ser humano. No queremos estar al margen de la sociedad y de la nación panameña, ni ser enemigos; somos hermanos, hijos e hijas del mismo Padre.”  Se hace Patria construyendo una sociedad sin centralismos, ni autoritarismos, ni exclusiones, ni mercantilismos; donde participativamente podamos construir la partitura de un nuevo y mejor país.

*
<>Artículo publicado el  3  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/leis-r-raul/

Trabajo y Educación

La opinión del Sociólogo, Educador y Escritor…

Raúl Leis R.

El informe sobre Tendencias Sociales y Educativas es claro en ubicar factores que obstaculizan la universalización de la educación y el acceso al conocimiento al afirmar, que los recursos movilizados en los procesos de enseñanza y aprendizaje son generados entre las instituciones educativas y las familias.   En America Latina en la actualidad, los límites del modelo basado en mercados excluyentes y competitivos dejan a un lado a un tercio de las familias, lo que provoca incompatibilidad con las estrategias de desarrollo socioeconómico implementadas en los últimos años.   Solo las familias con recursos suficientes poseen el nivel adecuado de vida que propicia la base material para que sus hijos puedan educarse, contrario sensu las familias de menos recursos y educación reproducen las condiciones de la exclusión en niños, jóvenes y adultos.

El trabajo remunerado fijo, esencial para el involucramiento económico y social del ser humano en la sociedad, está en crisis. Hoy, prácticamente ninguna persona tiene empleo de largo plazo garantizado y el trabajo, cada vez más, se orienta a tareas o proyectos de duración limitada (G. Dupas).

La exclusión laboral se multiplican en el caso de los/las jóvenes dado que uno de cada cuatro jóvenes se encuentra fuera del sistema educativo o de un mercado de trabajo que además de impedir la subsistencia, también dificultan la integración en la sociedad lo que afecta la capacidad de socialización y desarrollo de los /las jóvenes como personas y comunidades. Si se suma a esto la desintegración familiar y fragmentación de redes sociales se conforma juventudes caracterizadas por ser grupos sociales astillados y vulnerables propensos a la desviación social y a ser reclutados por el crimen organizado.

“Cuando el individuo deja de definirse en principio como miembro o ciudadano de una sociedad política, cuando se lo percibe en primer lugar en cuanto trabajador, la educación pierde su importancia, porque debe subordinarse a la actividad productiva y al desarrollo de la ciencia, las técnicas y al bienestar.   Algunos sienten aún la tentación de no considerarla más que como una preparación para la vida que se denomina activa, y por lo tanto la de manejarla desde abajo, es decir, a partir de las demandas y capacidades del mercado… Así, pues nada debe dispensarnos de reflexionar sobre el tipo de educación que puede ayudar a resolver los efectos de la desmodernización en que nos encontramos y a fortalecer las posibilidades de los individuos de ser los Sujetos de su existencia” (Touraine).

La respuesta está en la propuesta de educación de calidad y equidad para todos a lo largo de la vida pero que logre responder adecuadamente a estos importantes desafíos: Cómo puede hacer una contribución efectiva al crecimiento económico como factor clave que afecta al bienestar de las personas; cómo puede contribuir a la reducción de las desigualdades sociales y convertirse en un verdadero canal de movilidad social; cómo puede ayudar a combatir la discriminación cultural, la exclusión social, y prevenir la violencia y la corrupción; y cómo puede contribuir a una mayor cohesión social y al fortalecimiento de los valores democráticos, ampliando las opciones de las personas para vivir con dignidad, valorar la diversidad y respetar los derechos humanos.   En la práctica se trata por la educación cambiar el mundo y transformar la vida, logrando construir no solo la base cognitiva sino la capacidad transformadora del conjunto societal a través de la construcción de ciudadanía.

*
<>Artículo publicado el 27 de octubre de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/leis-r-raul/

Parábola de las manos atadas

La opinión de….

Raúl Leis R. 

En el Camino de Santiago ya muy cerca de Compostela, el peregrino encuentra al borde de la vía la casa de un anciano escultor, en cuya entrada una piedra tallada reza:  “Los derechos humanos están desnudos”, simbolizando la desprotección que padecen muchos seres humanos de sus derechos fundamentales.   En Panamá eso ocurre, y entre otros se ve particularmente amenazada la libertad de expresión, ejemplificada en la persecución y hostigamientos de periodistas.

Hay que tener presente que la libertad de expresión, no es un patrimonio exclusivo de los comunicadores y los medios, más bien es un derecho ciudadano universal. Los medios de comunicación tienen la responsabilidad de aportar al ensanchamiento de la democracia, pues como decía Pedro Joaquín Chamorro “La libertad de prensa es necesaria, pero no es suficiente para establecer un régimen democrático”, que implica“ pluralismo político, elecciones libres y transparentes, un verdadero estado de derecho, control ciudadano sobre los gobernantes y rendición de cuentas, y sobre todo, un régimen permanente de ampliación de los derechos ciudadanos” (revista Envio, Nicaragua).

Por ello, transcribo el texto de esta parábola de autor anónimo que ejemplifica el efecto pernicioso y retardatario de una libertad de expresión conculcada, y que nos invita a luchar para vivir con manos y conciencias libres, y con derechos humanos vestidos de libertad y de justicia:

Érase una vez un hombre que vivía como todos los demás. Un hombre normal. Tenía cualidades positivas y negativas. No era diferente. Un día, llamaron repentinamente a su puerta, cuando salió se encontró con sus amigos.   Eran varios y habían venido juntos. Sus amigos después de mantener una larga y amistosa charla con él, le ataron los pies y las manos para que no pudiera hacer nada malo (pero se olvidaron de decirle que así tampoco podría hacer nada bueno). Y se fueron dejando un guardián a la puerta para que nadie pudiera desatarle.

Al principio se desesperó y trató de romper las ataduras. Cuando se convenció de lo inútil de sus esfuerzos, intentó, poco a poco, acostumbrarse a su nueva situación. Poco a poco consiguió valerse para seguir subsistiendo con las manos atadas. Inicialmente le costaba hasta quitarse los zapatos. Hubo un día en que consiguió liar y encenderse un cigarrillo, y empezó a olvidarse de que antes tenía las manos libres.

Pasaron muchos años, y el hombre comenzó a acostumbrarse a sus manos atadas. Mientras tanto su guardián le comunicaba, día tras día, las cosas malas que se hacían en el exterior los hombres con las manos libres (pero se le olvidaba decirle las cosas buenas que también hacían los hombres con las manos libres)

Siguieron pasando los años y el hombre llegó a acostumbrarse a sus manos atadas, y cuando, el guardián le señalaba que gracias a aquella noche en que entraron a atarle, él, el hombre de las manos atadas no podía hacer nada malo. (pero se le olvidaba señalarle que tampoco podía hacer nada bueno). El hombre comenzó a creer que era mejor vivir con las manos atadas. Además, ¡Estaba tan acostumbrado a las ligaduras…!

Pasaron muchos años, muchísimos años más…, un día sus amigos sorprendieron al guardián, entraron en la casa y rompieron las ligaduras que ataban las manos del hombre. “¡Ya eres libre!”, le dijeron. Pero habían llegado demasiado tarde, las manos del hombre estaban totalmente atrofiadas y, aunque así, con las manos libres ya no podía hacer cosas malas, tampoco podría ya hacer cosas buenas.

*
<> Este artículo se publicó el 20  de octubre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Sífilis y armas químicas

La opinión del Sociólogo, Comunicador Social y Escritor…

.

Raul  Leis R. 

La noticia le dio la vuelta al mundo:  La próxima publicación de un estudio que relata cómo 696 guatemaltecos -presos, soldados y pacientes de hospitales psiquiátricos- en Guatemala fueron utilizados como cobayas humanas, ha generado que el Gobierno de Estados Unidos pida perdón a ese hermano país centroamericano.   Los experimentos se dieron entre 1946 y 1948 por parte de médicos del servicio de salud pública estadounidense que los infectaron con sífilis y gonorrea para estudiar los efectos de esas enfermedades venéreas y cómo la penicilina podía combatirlas. 

Si por allá llovió por acá no escampó.  La información anterior nos remite al hecho de que por más de 40 años los EE.UU. tuvo un programa activo de armas químicas en Panamá, sin conocimiento alguno por parte del Gobierno o población panameña. Según un estudio realizado por Fellowship of Reconciliation (FOR) de Estados Unidos, desde la década del veinte hasta 1946, este programa estaba enfocado en la defensa del canal, y desde 1943 hasta 1968 el programa intentaba probar municiones químicas bajo condiciones tropicales.

El 20 de diciembre de 1943, el Cónsul de EEUUs propuso conducir “ciertas pruebas químicas de guerra bajo las condiciones existentes de la selva” en la isla San José, en el archipiélago de Las Perlas. Más de 130 pruebas fueron conducidas en esa isla entre mayo de 1944 y finales de 1947. Los agentes químicos probados incluían, gas mostaza destilado, fosgeno, cloruro cianógeno y cianuro hidrógeno. La municiones químicas llevadas a la Isla San José eran almacenadas en la base de Río Hato, lo que un oficial militar describió como un “escenario horrible” después de una inspección en 1946. Varias de las pruebas del proyecto San José involucraban a sujetos humanos, integrantes de tropas militares. Una de las pruebas de San José buscaba “determinar si existía alguna diferencia entre la sensibilidad de las tropas portorriqueñas y estadounidenses al gas H (mostaza)”.

En la isla San José, miles de morteros y bombas químicas fueron detonadas y lanzadas a once áreas blanco, principalmente del lado norte de la isla. En la isla el peligro de la existencia de municiones químicas no explotadas permanece todavía 50 años después de las pruebas y el estudio de FOR calcula que pueden existir una tres mil municiones químicas sin estallar en ese lugar.

Según el Coronel Edmund Libby, Director de Proyecto para Pertrechos Químicos Almacenados del Programa de Desmilitarización Química del Ejército norteamericano:   “Nuestra experiencia indica… que los agentes químicos de guerra que permanecen en contenedores de almacenaje o en municiones, o que son retenidas de otra manera en cantidades, pueden mantener esencialmente todas sus propiedades tóxicas para muchos años”.

Al calor del reconocimiento de los hechos en Guatemala es importante que el Gobierno de los Estados Unidos divulgue completamente toda la información relacionada con los sitios donde municiones y agentes químicos pudieron haber quedado abandonados en Panamá, y que comprometa los recursos necesarios para eliminar segura y rápidamente las armas y agentes químicos y no químicos que abandonó en Panamá, al igual que los explosivos depositados en los polígonos de tiro, además de indemnizar a las víctimas de tan desatinadas acciones. Así sea.

<> Artículo publicado el 13  de octubre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Democracia aquí y allá

La opinión del Sociólogo, Escritor y Educador…

Raúl Leis R.

El intento de derribar la democracia acaecido en Ecuador, que replica los anteriores sucesos en Honduras y Venezuela, y nos señala claramente que el golpismo es un peligro real en nuestro continente.Panamá se encuentra el proceso de construir democráticamente un Estado constitucional de Derecho luego de una historia reciente marcada por el final del periodo de control militar del Estado por parte de las FFDD (Militarismo) y la finalización de la presencia castrense del Comando Sur y bases norteamericana en Panamá (Militarización). La construcción democrática no solo puede ser amenazada por los temas castrenses, sino también cuando se desvirtúa la esencia misma de la democracia a través de autoritarismos de cualquier tipo, y cuando no se casa una mejor democracia electoral con el avenimiento de la democracia participativa. 

 

Entendemos el militarismo como la intromisión de la institución o grupo militar que implica la anulación o mediatización del Estado de Derecho. En cambio la militarización puede entenderse como la injerencia o tutela que una fuerza militar de otro(s) país(es) ejerce(n) en la vida política de un Estado, como expresión de una situación colonial, semicolonial o de enclave.

En Panamá la militarización (Presencia de los EE.UU.) y el militarismo (Fuerzas de Defensa) aparecen como imbricadas y relacionadas entre sí, pero hasta el punto en que el polo más débil (Militarismo) fue aniquilado en un momento del conflicto (Invasión norteamericana 1989), y luego borrado constitucionalmente como producto de un sentir nacional para hacer de Panamá un país sin ejército. La militarización desapareció del país el 31 de diciembre de 1999 con la reversión final de todos los bienes canaleros a Panamá producto de los tratados canaleros. Las preguntas de fondo sobre lo que significaría la reaparición del militarismo giran en torno a la amenaza a los procesos democráticos, la injerencia de los militares en la vida social, y sobre la vigencia de los derechos humanos. Las preguntas de fondo sobre la reaparición de la militarización giran en torno a la inconveniencia para Panamá de tener ejércitos foráneos cuando se ha eliminado el propio; la situación de peligrosidad que significaría el continuar siendo objetivo de ataque o represalia de terceros por albergar instalaciones bélicas; las amenazas ambientales que involucra la continuidad militar (polígonos y armas químicas, por ejemplo); la puesta en duda de la capacidad nacional de autodeterminación como país.

También, ambas expresiones -militarismo y militarización-, se han sostenido sobre las llamadas doctrinas de seguridad nacional, que ponen el énfasis en el uso de la fuerza y utilizan la contrainsurgencia como argumento principal, atentando las autoridades civiles o militares contra su propio pueblo, los derechos humanos o contra el derecho a la autodeterminación nacional. Así por ejemplo, el admitir bases militares extranjeras, sería poner en peligro nuestra autodeterminación, la paz y la necesaria neutralidad del canal.

La batalla contra el narcotráfico y la criminalidad, no nos debe hacer perder la perspectiva histórica, pues debemos articularla y fortalecerla sin acciones lesivas a la existencia misma como país democrático. Como ciudadano, espero que el gobierno nacional afirme y promueva activamente el civilismo, el respeto y promoción de los derechos humanos, y el patriotismo como valores rectores de sus políticas interiores y exteriores.

<> Artículo publicado el 6 de octubre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde

La descontaminación de los polígonos

La opinión del Sociólogo, Educador y Escritor…

Raúl Leis R.

En Panamá, se calcula que 110 mil municiones explosivas permanecen en miles de hectáreas aledañas al Canal.   El Washington Post advirtió hace algún tiempo que se han removido solo 8,500 municiones. En su momento las tropas estadounidense que “limpiaron” esos terrenos contaminados por las prácticas militares de varias décadas, lo hicieron superficialmente cerca de los senderos y sin equipo apropiado de detección. La “limpieza” no se inició sino hasta 1998 -o sea el año antes de la transferencia del Canal a Panamá- por lo que se hizo con retardo.

La situación incumplió el artículo IV del Acuerdo para la Ejecución del Tratado del Canal de Panamá: “A la terminación de cualquier actividad u operación conforme a este acuerdo, Estados Unidos estará obligado a adoptar todas las medidas hasta donde sea viable, para que toda amenaza a la vida, salud y seguridad humana sea removida de cualquier sitio de defensa, área de coordinación militar o porción del mismo en la fecha en que cese la autorización para su uso por parte de la fuerza de Estados Unidos”.

En campos esos campos de tiro y áreas de bombardeos se practicaron maniobras militares por casi 90 años en especial áreas como Emperador, Balboa Oeste, Piña y Fuerte Sherman. Como resultado de estas acciones los EE.UU. entregaron a Panamá 3,175 hectáreas contaminadas con explosivos y municiones no detonadas, pues se calcula que el 10% de las municiones no explotan por diversas razones. Estas áreas están situadas en la región metropolitana donde reside la mitad de la población nacional y se desarrollan el 75% de actividades económicas.

56 mil personas en 65 comunidades cercanas se encuentran en riesgo directo de ser víctimas de la explosión de esos artefactos. 28 personas ya han fallecido y decenas han sido lesionadas producto de estallidos. Estas poblaciones son campesinas, con baja escolaridad y en situación precaria por lo que ven las áreas contaminadas vedadas como polo de atracción para la caza, obtención de alimentos, búsqueda de metales reciclables, lo que incrementa el peligro de ser víctimas de explosiones. Tal es el caso de Sabino Rivera Santamaría, que hace unos años ingresó al Polígono de Piña en la Costa Abajo de Colón, buscaba guineos y se encontró con la muerte a los 42 años al pisar un mortero de 60 mm…

Las áreas contaminadas son un lastre que pesan en las relaciones panameñas norteamericanas ayer, hoy y en el futuro, pues cada muerto o herido o bienes afectados por esas miles de municiones y por la presencia de residuos químicos en la Isla San José y quizás en otros sitios, serán referidas a la responsabilidad de un Estado que no quiso limpiar lo que contaminó. Al mismo tiempo también será responsable el gobierno panameño si no gestionar adecuadamente la solución del problema o actúa negligentemente en trono a ello.

El tema de la descontaminación de los polígonos es un tema de Estado y por la tanto debe estar colocado destacadamente en la agenda de las relaciones bilaterales, pero pareciera que el tema brilla por su ausencia.

<> Artículo publicado el 29 de septiembre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Entrevista a Nezahualcoyotl

La opinión del Sociólogo, Escritor y Educador….

Raúl Leis R.

Acolmiztli-Nezahualcóyotl (1402-1472). Pintor, filósofo, poeta, constructor, guerrero y amante de la naturaleza. Hijo de Ixtllxóchitl, sexto gran señor de los chichimecas y de Matlalcihuatzin. En su juventud recibió una educación muy completa. Reorganizó el gobierno y le dio leyes muy prudentes. Reconstruyó la ciudad y procuró el florecimiento cultural de los habitantes.P Usted amó la naturaleza con una intensidad fuera de límite ¿Y qué con la gente?R: Amo el canto del cenzontle, pájaro de cuatrocientas voces. Amo el color del jade, y el enervante perfume de las flores; pero amo más a mi hermano el hombre.

P: Para ustedes, un aspecto importante de la educación y la cultura eran los cuicacalli, casas de canto y baile, que estaban junto a los templos… ¿Qué hacían allí?

R: Flores luminosas abren sus corolas, donde se extiende el musgo acuático, aquí en México. Sin violencia permanece y prospera en medio de sus libros y pinturas, existe la ciudad de Tenochtitlan… En la casa de las pinturas. Comienza a cantar. Ensaya el canto. Derrama flores. Alegra el canto. Resuena el canto. Los cascabeles se hacen oír. A ellos responden. Nuestras sonajas floridas. Derrama flores. Alegra el canto.

P: Ud. Recibió una muy buena educación. ¿Cree que todos y todas deben tener ese mismo derecho? ¿La revalorización de la cultura debe de estar íntimamente con la educación?

R: Libro de pinturas es tu corazón. Has venido a cantar. Haces resonar tus tambores. Tú eres el cantor. En el interior de la casa de la primavera, alegras a las gentes… Tú sólo repartes flores que embriagan, flores preciosas. Tú eres el cantor. En el interior de la casa de la primavera alegras a las gentes.

P: ¿El sentido de lo trágico está presente en su canto?

R: Yo Nezahualcóyotl lo pregunto: ¿Acaso de veras se vive con raíz en la tierra? Nada es para siempre en la tierra: Sólo un poco aquí. Aunque sea de jade se quiebra. Aunque sea de oro se rompe. Aunque sea plumaje de quetzal se desgarra. No para siempre en la tierra: Sólo un poco aquí.

P: Pero también la esperanza ¿verdad?

R: Por fin lo comprende mi corazón: Escucho un canto. Contemplo una flor: ¡Ojala no se marchiten!… La niebla sobre nosotros se extiende… ¡qué broten flores preciosas! ¡Qué permanezcan en vuestras manos! Son vuestro canto, vuestra palabra… ¿Con qué he de irme? ¿Nada dejaré en pos de mí sobre la tierra? ¿Cómo ha de actuar mi corazón? ¿Acaso en vano venimos a vivir, a brotar sobre la tierra? Dejemos al menos flores. Dejemos al menos cantos.

P: Esos cantos y flores ¿son espacios de solidaridad cuando se cultivan nuevas sociedades?

R: Ya busco presuroso mi canto verdadero, y así también busco a ti, amigo nuestro. Existe la reunión: es ejemplo de amistad… Con ansia yo quiero, anhelo, la amistad, la nobleza, la comunidad. Con cantos floridos yo vivo.

P: Los kunas bautizaron a este continente como Abya Yala, y en él los pueblos indígenas buscan avanzar en el reconocimiento de sus derechos ancestrales y de la vigencia de la madre tierra ¿Un mensaje final?

R: Nuestras flores del tiempo de lluvia. Fragantes flores, abren ya sus corolas. Por allí anda el ave, parlotea y canta, viene a conocer la casa de dios. Sólo con nuestros cantos perece vuestra tristeza… (La entrevista es ficticia sobre textos auténticos de Nezahualcóyotl)

*
<> Artículo publicado el 22  de septiembre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Alfabetización, asignatura pendiente

La opinión del Sociólogo, Escritor y Educador…

Raúl Leis R.

Hoy es el día internacional de la Alfabetización y a pesar de los esfuerzos públicos y ciudadanos para superar el analfabetismo, en Panamá todavía tenemos esta asignatura sin aprobar. Es increíble que un país con tantos recursos todavía mantenga a decenas de miles de jóvenes y adultos en el analfabetismo básico y el analfabetismo funcional. Cabe mencionar que otra materia pendiente es la Educación Bilingüe Intercultural con los pueblos indígenas, que urge echar a andar y fortalecer en todo el territorio nacional.

Hay que tener presente que la alfabetización debe ser entendida como el primer paso en la dirección de asegurar el derecho a la educación básica de jóvenes y adultos. Por esto, el compromiso de los gobiernos debe ir más allá de la tarea de alfabetizar pues debe asegurar políticas que garanticen su continuidad.

La alfabetización debe ser entendida además de leer y escribir, como una nueva lectura del mundo y de la palabra, que crea mejores condiciones para el ejercicio de una ciudadanía activa. Las iniciativas alfabetizadoras deben incluir, donde sea posible y pertinente, una fuerte coalición de los gobiernos nacionales y locales con la sociedad civil que se comprometan con tales metas.

Es necesario revisar los esquemas actuales de financiamiento de la educación para desarrollar los cambios necesarios, para que el Estado cumpla su rol de garante del derecho de todos a una educación de calidad y con equidad. Es necesario el incremento sustantivo de la prioridad asignada a la educación en los recursos públicos, y una mejora radical en la eficiencia del sistema. Gastar mejor es indispensable para poder invertir más. Esto implica revisar los esquemas de gasto actuales, de modo que la preocupación por la equidad no sea un factor añadido, sino parte consustancial de los procesos de diseño de las políticas sobre financiamiento, como bien señala la UNESCO.

Es importante que se aumente la parte del presupuesto de la educación que se asigna a la alfabetización, la educación de personas jóvenes y adultas, y la educación bilingüe intercultural, y que se puedan monitorear los presupuestos nacionales para asegurar una eficiente inversión donde más se requiere: en la inteligencia y creatividad colectiva de nuestra sociedad, y en la iniciativa e ingenio de las personas.

Es evidente la gran brecha entre la necesidad, la demanda social y la proyección real de la educación de personas jóvenes y adultas lo que requiere ampliar los recursos y la coordinación institucional.

Son necesarias políticas públicas integrales en educación, lo que implica reconstruir programas y modalidades, relacionar las demandas con una mayor capacidad de iniciativa para la formación, capitalizar experiencias, potencias estrategias pedagógicas y fortalecer modelos de gestión. Además fortalecer el desarrollo de las competencias ciudadanas que permitan a las distintas instancias de la sociedad civil ejercer su papel contralor, a través de la promoción de la participación y el accionar ciudadano.

La alfabetización significa el disfrute del derecho a la educación, como condición importante de la ciudadanía activa de una gran diversidad de personas aportando sustantivamente tanto a la construcción del desarrollo con equidad, como a la democratización de la democracia. Entonces ¿Cuándo podremos afirmar que Panamá es territorio libre de analbetismo?

<>Artículo publicado el 8  de septiembre de 2010 en el diario  El Panamá América a quien damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Entrevista a José Martí

La opinión del Sociólogo, Escritor y Educador….

.

Raúl Leis R.

José Martí (1853-1995) fue un político, pensador, periodista, filósofo, poeta cubano, creador del Partido Revolucionario Cubano y luchador para lograr la independencia de España. Su pensamiento y vida ha influido poderosamente en no solo en sus compatriotas, sino en personas y movimientos de todo el mundo. La entrevista es ficticia pero con respuestas tomados de los textos martianos:

P ¿Qué opina del derecho a la educación?

JM: El venir a la tierra, todo hombre tiene derecho que se le eduque, y después, en pago, el deber de contribuir a la educación de los demás. A un pueblo ignorante puede engañársele con la superstición, y hacerle servil. Un pueblo instruido será siempre fuerte y libre. El mejor modo de defender nuestros derechos, es conocerlos bien; así se tiene fe y fuerza: toda nación será infeliz en tanto que no eduque a todos sus hijos. Un pueblo de hombres educados será siempre un pueblo de hombres libres. La educación es el único medio de salvarse de la esclavitud. Tan repugnante es un pueblo que es esclavo de hombres de otro pueblo, como esclavo de hombre de sí mismo.

P ¿Qué vale el saber? JM: El que sabe más, vale más. Saber es tener. La moneda se funde, y el saber no. Los bonos, o papel moneda, valen más, o menos o nada: el saber siempre vale lo mismo, y siempre mucho. Un rico necesita de sus monedas para vivir, y pueden perdérsele, y ya no tiene modos de vida. Un hombre instruido vive de su ciencia y como la lleva en sí, no se le pierde, y su existencia es fácil y segura.

P ¿Es lo mismo instruir que educar?

JM: Instrucción no es lo mismo que educación: aquélla se refiere al pensamiento, y ésta principalmente a los sentimientos. Sin embargo, no hay buena educación sin instrucción. Las cualidades morales suben de precio cuando están realzadas por las cualidades inteligentes.

P. La incidencia en políticas públicas apunta a impulsar el buen gobierno. ¿Cómo debe ser ese buen gobieno?

JM: Allí donde se gobierna, hay que atender para gobernar bien; y el buen gobernante en América no es el que sabe cómo se gobierna el alemán o el francés, sino el que sabe con qué elementos está hecho su país, y cómo puede ir guiándolos en junto, para llegar, por métodos e instituciones nacidas del país mismo, a aquel estado apetecible donde cada hombre se conoce y ejerce, y disfrutan todos de la abundancia que la Naturaleza puso para todos en el pueblo que fecundan con su trabajo y defienden con sus vidas. El gobierno ha de nacer del país. El espíritu del gobierno ha de ser el del país. La forma de gobierno ha de avenirse a la constitución propia del país.

P ¿Su mensaje final?

JM: No hay proa que taje una nube de ideas. Una idea enérgica, flameada a tiempo ante el mundo, para, como la bandera mística del juicio final, a un escuadrón de acorazados. Los pueblos que no se conocen han de darse prisa para conocerse, como quienes van a pelear juntos.

<>
Artículo publicado el 25 de agosto de 2010 en el diario El Panamá América Digital,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.