¿Cumplió Noriega con la justicia?

La opinión del Periodista y  Ex secretario de Prensa de la Presidencia de la República.

.

RENÉ HERNÁNDEZ G.

.

¿Cumplió Noriega con la justicia?

.
Para los que no lo saben, mi familia se vio sometida a presiones sicológicas y a entrevistas con los que mandaban a torturar, encarcelar, desaparecer y asesinar. Me refiero al tenebroso aparato conocido como el G-2, de las mal llamadas fuerzas de defensa. Hago esta aclaración para que comprendan mi punto de vista sobre Noriega y el cumplimiento de su condena, de acuerdo a las leyes de nuestro país.

Considero que, así como hemos globalizado las comunicaciones, el comercio, el transporte, también debe considerarse lo relacionado a las penas impuestas en cualquier parte del planeta. Cuando Noriega se entregó a los norteamericanos, nuestro gobierno hizo lo mínimo, por no decir nada, para solicitar su extradición. A Noriega se le condenó, en ausencia, a la pena máxima de 20 años de prisión por los crímenes cometidos. El tres de enero, del otro año, se cumplen esos 20 años y Noriega ha estado encarcelado, no en Panamá sino en Estados Unidos.

En pocas palabras estimo que, a quien consideraban el hombre fuerte de nuestro país —apreciación que no comparto— está a punto de saldar sus cuentas con la justicia panameña. Si aplicamos la globalización, él sería libre. Aquí escucho a diversas personalidades referirse al tema, sustentando que Noriega, de llegar acá, deberá enfrentarse a su condena de 20 años. A diferencia del militar, hay un ex gerente del Banco Nacional que resultó culpable, pero antes de que lo hicieran prisionero se escapó a territorio azteca. Él sí tiene que cumplir, pues no estuvo en cárceles mejicanas.

Sé que este planteamiento será repudiado por muchos y apoyado por pocos, pero, como hombre que trata de cumplir con las leyes, me parece lógico que si la condena fue de 20 años y el tres de enero se cumple, Noriega debe ser liberado, de llegar a Panamá. Y si la pena en Francia es igual o menor, también debe ocurrir lo mismo. Aquellos a quienes maltrató tendrán la oportunidad de reclamárselo en cara. Aquellos que le abandonaron y se aprovecharon de su encierro, él sabrá cómo enfrentarlos. Los mafiosos que engañó escogerán el camino para ajustar cuentas. Todo esto puede ocurrir si Noriega sale libre. Mi familia espera que sean las manos divinas las que se encarguen de llevarlo al banquillo de los acusados.

No sé cómo pensarán los familiares de Spadafora, símbolo de los que fueron asesinados, pero con Noriega fuera de las rejas, contarán con un escenario ideal para aclarar, aún más, lo que pasó aquel septiembre de 1985. Cuando los hombres se atreven a expresar lo que piensan, con respeto y decencia, el resto de la población deberá responder con esa misma altura. Si usted no está de acuerdo, espero su punto de vista en mi correo, si es lo contrario, también.

.

<>
Publicado el 14 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Guillermo David, El Grande

La opinión del periodista Ex Secretario de Prensa de la Presidencia….

RENÉ HERNÁNDEZ G.

.

Guillermo David, El Grande

.
¿Cómo hizo este hombre para gobernar en uno de los momentos más difíciles y sacar al país del atolladero en corto tiempo?  La respuesta es sencilla; el sacrificio, la humildad, la austeridad, la guerra contra la corrupción y el respeto por la autonomía de los demás órganos del Estado.


El sacrificio lo demostró al rebajarse el salario a seis mil balboas por mes. ¿Cuánto ganaremos nosotros?  Fue la pregunta obligada de algunos de sus ministros. “Esta decisión es producto de lo que me dice mi conciencia; no puedo embolsarme casi veinte mil balboas, mientras mi pueblo sufre”, fue la respuesta de Endara.

El presidente se quedó con seis mil y los ministros de diez, bajaron a cinco mil. La humildad la reflejó en aquella decisión que tomó luego de su discurso del uno de marzo de 1990, durante la instalación de la primera legislatura.  “Le anuncio al país que a partir de este momento me traslado hacia la Iglesia Catedral, donde iniciaré una huelga de hambre”.

Cuando todos pensaron que los norteamericanos inundarían a la Nación con sus dólares, la realidad del momento fue distinta. Esos mil millones prometidos quedaron en 400, luego que el Senado aprobara los otros 600 para Nicaragua.  Y ese supuesto apoyo llegó un año después de la invasión. Con la huelga de hambre, Endara buscaba la atención de las naciones poderosas para que éstas apoyaran al sector financiero.

La austeridad fue su religión.   Cuando le propusieron comprarle una refrigeradora nueva para reemplazar la que existía en la casa presidencial reaccionó: “Nada de gastos suntuosos; vayan a mi apartamento de vía Argentina y tráiganme la mía”.   Y así se hizo.

Su guerra contra la corrupción fue silenciosa, pero, efectiva.   Recuerdo que, a cuatro meses de finalizar su administración, y teniendo los planos y los estudios listos para licitar los corredores Norte y Sur, prefirió que ese acto lo encabezara el mandatario que ganó las elecciones de mayo de 1994.

El respeto a la democracia y a los partidos políticos lo practicó con creces. En marzo de 1990, Ernesto Pérez Balladares y Mario Rognoni fueron atendidos en la Presidencia.   Al final, Pérez Balladares le preguntó: “¿podemos hacer una oposición fuerte?”,  “¡Claro!”, fue la respuesta de Endara. “En democracia los gobiernos se fortalecen con las críticas de sus adversarios”, expresó.   A tres días de las elecciones y con informaciones de una mínima diferencia entre Moscoso y Pérez Balladares, Endara dijo que se respetaría la voluntad del pueblo.

Y es que pocos saben que el presidente sostuvo una reunión con dos de sus asesores más cercanos y uno de ellos argumentó que sería catastrófico que el PRD volviera al poder en poco tiempo.   “Tenemos que hacer algo para evitarlo”, a lo que Endara contestó: “No creo en la venganza; cierto es que nosotros sufrimos los paquetazos de los militares y del PRD, pero, de hacer lo mismo, estaríamos ubicándonos en el mismo nivel de desprestigio y corrupción.   Lo digo alto y claro, el poder se le entregará a quien gane, aunque sea por un voto de diferencia”.

El respeto a las demás instituciones fue su premisa.   Cuando nombró a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia les dijo que él no levantaría el teléfono ni le mandaría emisarios para hacerlos cambiar fallos. Al escoger a Luis H. Moreno, como gerente del Banco Nacional, expresó, “si lo llamo para interceder por un préstamo o para cambiar su política económica, no me haga caso y si alguien le llega a hablar utilizando mi nombre me avisa para castigarlo”.

Durante su administración no hubo endeudamiento, gracias a la sana administración financiera.

Creo que con Endara se repitió la misma escena del rey Salomón.   El presidente debió soñar que hablaba con Dios y cuando el Todopoderoso le dijo que le daría lo que pidiera, en vez de riquezas escogió la inteligencia, madurez y sabiduría para gobernar en ese momento.

Guillermo David, El Grande, no tuvo en vida el reconocimiento público que se merecía.   Él, al igual que Ricardo Arias Calderón y Guillermo Ford, cumplieron con ese pacto de sangre.

No importaron las amenazas, las torturas, las persecuciones, lucharon para darnos la democracia que hoy disfrutamos.

Cuatro funcionarios pueden decir que estuvieron con Endara en las buenas y las malas;  Carlos Barés, Ivonne Young, Menalco Solís y este servidor.

.

<>
Publicado el 9 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Zelaya debe retornar a su cargo

La opinión del periodista y Ex Secretario de Prensa de la Presidencia…..

RENÉ HERNÁNDEZ GONZÁLEZ

.

Zelaya debe retornar a su cargo

.
Cuestiono al presidente Martinelli y al vicepresidente Varela ¿cómo si sentirían si la Corte Suprema de Justicia emitiera un fallo por declaraciones emitidas contra ese órgano del Estado y una madrugada se aparecen policías en arreos de combate, los meten a la fuerza en un avión y los mandan para Italia? La respuesta es obvia;   considero que quienes sufrieron las rigurosidades de los militares torrijistas y norieguistas no pueden aplaudir ni avalar semejante actitud.

Los panameñistas de verdad, aquellos que se curtieron en las montañas, los que perdieron la vida, los que lloran a sus desaparecidos, los mutilados, no pueden, jamás, estar de acuerdo con declaraciones enclenques acerca de la situación en Honduras.  Y es que la reacción de la comunidad internacional fue muy débil.  Había que romper relaciones con el gobierno de facto y actuar con fuerza.   Con independencia de las intenciones del presidente Zelaya y su cercanía a Hugo Chávez, esas no pueden ser excusas para actuar con flexibilidad en un asunto que requiere una postura enérgica.

Hoy, las autoridades hondureñas están en caminos peligrosos. Deben saber que detrás de sus actuaciones están los muertos en las manifestaciones, los torturados, los encarcelados, los perseguidos; el abuso de autoridad; la censura, el atropello a la libertad de expresión; el deterioro de uno de los países más pobres de la Región; por consiguiente no darán vuelta atrás. Si hablan de aplicar las leyes, en su justa dimensión, ellos serían los primeros en caer. Eso me recuerda a los norieguistas. En su afán con tal de no perder sus espacios, privilegios y canonjías, apoyaron a un generalito que los llevó al despeñadero.

Eran conscientes de que si permitían la caída de su líder ellos también correrían la misma suerte como el efecto dominó. Así están los políticos hondureños; saben que permitir el retorno de Zelaya sería como desenmascarar sus crímenes y por consiguiente su enfrentamiento con la justicia. La comunidad internacional le dio mucha rienda al conflicto. Ahora, algunos gobiernos piensan que la salida a la crisis se dará con las elecciones de noviembre. ¡No señores, la salida implica, primero, el retorno de Zelaya, quien fue secuestrado y expulsado de su país!

Ciertos amigos no están de acuerdo con mis planteamientos.   Ellos rechazan lo que huela a comunismo o chavismo y como Zelaya adhirió a Honduras a la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América, ALBA, impulsada por Chávez, es fácil llegar a una conclusión.

Admito que al principio fui partidario del gobierno chavista, pero con las persecuciones en contra de los adversarios políticos, el cierre de medios y el cercenamiento de la libertad de expresión, no queda otra que repudiarlo, pero, ello no será motivo para respaldar a los golpistas hondureños. El pecado de los funcionarios de ese país centroamericano fue ignorar los procedimientos legales y permitir la actuación del ejército. Si a Zelaya se le hubiera juzgado, respetando sus derechos y luego separado del cargo, no estaríamos en este laberinto.

Espero que en otras circunstancias similares los gobiernos del mundo actúen con valor democrático. Arnulfo Arias Madrid fue despojado de su legítimo triunfo en varias ocasiones. Otros corrieron igual suerte; fue el Sáhila de Arco Iris quien más sufrió el escarnio y la persecución y quienes rechazamos esas acciones no podemos aplaudir lo que ocurre en Honduras. Primero regresa Zelaya como presidente y luego lo demás.

.

<>
Publicado el 25 de septiembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Martinelli extrañará el Parlacen

Martinelli extrañará el Parlacen
.

La opinión del Profesor de Etica….

.
René Hernández González

.

El encabezado de este artículo es un vaticinio que hago. Y es que el presidente Martinelli, una vez finalice su mandato, puede ser víctima de una persecución injusta, pero feroz. Me correspondió estar en la ciudad de Antigua, Guatemala, entre el 14 y 17 de junio de 1990, acompañando al Presidente Guillermo Endara Galimany. Panamá acudía como invitado especial a una cumbre centroamericana. Se podría decir que el viaje era una extensión de la luna de miel del Mandatario. Recuerden que el 10 de junio se casó con Ana Mae Díaz.

El Parlamento Centroamericano nace como parte de los distintos esfuerzos encaminados a lograr la paz en la región y a buscar negociaciones colectivas con los países del primer mundo. Recuerdo la iniciativa de Contadora planteada por autoridades panameñas en enero de 1983, para acabar con el derramamiento de sangre en la región. Es la primera vez que la comunidad europea daba su respaldo a los procesos pacificadores de la región.

El grupo Contadora, liderado por Panamá, también lo integraba Colombia, México y Venezuela. Fueron cuatro los propósitos de este movimiento, a saber: autodeterminación, no intervención, desmilitarización y democratización. En fecha posterior los ministros de relaciones exteriores, de Argentina, Uruguay, Brasil y Perú suscriben la Declaración de Lima que da origen al Grupo de Apoyo a Contadora. A estas dos instancias latinoamericanas se suma el respaldo de la Unión Europea, y es en este esfuerzo conjunto, en el que Centroamérica retoma el camino de la paz y la democracia y que marcó el proceso de Esquipulas.

En 1990, en Antigua, Guatemala, también se habló de la necesidad de proteger a quienes habían ostentado los cargos de presidente y vice presidente con una especie de fuero. La intención no era mala al juzgar los argumentos. Una persona en función de jefe de Estado deberá propiciar la aplicación de la ley con toda rigurosidad sin importar color, sexo, filiación política, idea religiosa o posición económica. Reconozco que en algunos casos, el gobierno que reemplaza al anterior provoca las famosas cacerías de brujas; inventa expedientes y persigue a los ex funcionarios. De allí nace la inmunidad que les otorga el Parlacen a los ex presidentes y ex vicepresidentes.

Ello no implica la ausencia de procesos judiciales en contra de aquellos a quienes se les comprueban fechorías. Para ello el mismo Parlacen ofrece los mecanismos de desafuero. Sostengo que los creadores de esta instancia actuaron con principios claros, justos, democráticos. Su intención era acabar con esas barreras que dividen a los centroamericanos. Es lamentable la cantidad de trabas que les ponen a las personas que se trasladan de un territorio pequeño a otro. Observen el ejemplo de Europa. Con solo entrar a uno de sus países, usted puede transitar con libertad en el resto de esas naciones.

Martinelli está llevando al cadalso a los que en calidad de gobernantes abusaron de los recursos de los contribuyentes; está poniendo en cintura a empresarios que en contubernio se adueñaron de tierras y concesiones, sacrificando al pueblo. Cuando finalice su mandato las nuevas autoridades podrían, en venganza o pase de factura, iniciar una persecución contra él y contra todos los que tuvieron destacada participación en su gobierno. Por eso afirmo que será en ese momento cuando comprenderá la importancia del Parlamento Centroamericano.

Al finalizar la cumbre de Antigua, en 1990, escuché al fogoso vicepresidente de Guatemala, Roberto Carpio Nicole expresar: “¡nací guatemalteco pero quiero morir centroamericano!”

<>
Publicado el 27 de agosto de 2009 en el diario Panama América Digital, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Resucitemos la ética periodística

Resucitemos la ética periodística

.

La opinión del periodista…

RENÉ HERNÁNDEZ GONZÁLEZ

.
La fecha tres de febrero de 2005 la tengo grabada en lo más profundo de mi mente.  Ese día una madre vio cómo cuatro de sus hijos morían al inhalar gases tóxicos en una empresa que se dedicaba a reciclar desperdicios de aves.  Dicen que para una mujer no existe otro dolor más fuerte.

.
Después de aquel acontecimiento no se hicieron esperar algunas aves de rapiña.  Llegaron buscando la carroña.  Fue increíble que ante tanto dolor le preguntaran cómo se sentía al ver morir a sus cuatro vástagos.  ¡Vaya interrogante!  En qué estaban pensando esos que se dicen llamar comunicadores sociales.  ¿Acaso el medio para el que trabajan no tiene un manual de estilo?  No es mi intención etiquetar a todos los que se dedican a este noble ejercicio, pero, ya es tiempo de que los directivos de medios mediten sobre lo que está pasando.

.
Las televisoras se han convertido en generadoras de sangre.   Después que usted mira y oye los espacios noticiosos, de la TV local, lo siguiente será buscar una biblia o dirigir los pasos hacia la iglesia más cercana para una confesión de última hora.  El mundo está por acabarse y deseamos llegar al cielo.

.
Hace unas semanas, Canal 2 presentó las imágenes de un joven de apenas 21 años maltratando a un menor de edad.   La primera reacción fue de frustración contra ese diabólico personaje.  A medida que transcurría el tiempo repetía una y otra vez las escenas.   La ira se fue trasladando; ahora era contra el medio.   ¿Qué perseguía con la insistencia de esa transmisión?

A los directivos de Canal 2 les recomiendo más prudencia con noticias de esa índole. Lo que hicieron aquel día fue repudiado por la inmensa mayoría. Las intenciones de ganar audiencia se convirtieron, para mí, en una derrota desastrosa.

.
Son múltiples los ejemplos de mal periodismo.   Lo que más me irrita es que la mayoría de mis colegas no tiene la caballerosidad para reconocer los errores.  En los últimos años también he notado que la queja generalizada radica en la falta de un periodismo balanceado, donde se les dé cabida a todos los actores de un hecho. Cuando esto ocurre la respuesta lacónica del medio es: “llamamos a su celular, pero no contestó”.  Pienso que los periodistas no agotan los recursos antes de publicar una historia.  Considero que la ansiedad por ser primero los lleva a no agotar los recursos.

.
Hace unos meses la ex primera dama Dora de Pérez Balladares convocó a la prensa para hablar de Explora.   Una iniciativa hermosa, altruista, positiva; solo fue el 2% de los periodistas invitados.   Estoy seguro de que si los hubiera llamado anunciándoles que en las instalaciones se encontró muerto al celador,  hasta las agencias internacionales se hubiesen presentado. No solo lo malo es noticia. Si continuamos promoviendo la violencia eso es lo que cosechará la sociedad.

.
El diario El País,  de España,  no publica los suicidios, a menos que el involucrado tenga mucha resonancia.  Y no lo hace porque puede generar el efecto de imitación.

.
Colegas periodistas, ¿cuántos matones hemos creado con nuestras historias sangrientas?  ¿A cuántas personas las hemos llevado al suicidio con las publicaciones de este tipo?

.
Pareciera que la imprudencia de Canal 2 generó un gran debate con resultados alentadores para periodistas y público. Retomemos el camino y hagamos renacer esa parte de la filosofía que es muy importante en toda disciplina. Volvamos a la Ética.


<>
Publicado el 24 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Asamblea, el gran basurero

En la opinión de…

.

RENÉ HERNÁNDEZ GONZÁLEZ
.

Asamblea, el gran basurero


Alguien me contó que una educadora preguntó, “a ver niños, ¿quién me dice un vocablo que encierre tres palabras?”. Los estudiantes se miraron unos a otros; de repente levanta la mano aquél que siempre ha demostrado chispa y expresa; “¡diputados, diputados!”. Y comienza la explicación.. “di, del verbo decir, dos de número y la otra, se lo dejo a su imaginación maestra”.
.

Expreso, con mucho respeto, que tal vez existan excepciones en ese órgano del Estado, pero a juzgar por los señalamientos que publica La Estrella pareciera que en el pasado cercano, casi la totalidad fue embarrada con el caso Cemis y la ratificación de los magistrados Alberto Cigarruista y Winston Spadafora. Se vendieron como fáciles rameras al mejor postor.
.

Las revelaciones del señor Carlos “Tito” Afú, vienen a confirmar lo que la gran mayoría daba como cierto. Afú repite la historia que una vez tuvo como protagonista al señor Roberto Díaz Herrera. Este militar, quien no pudo llegar a dirigir las mal llamadas Fuerzas de Defensa, se convirtió en canario y el seis de junio de 1987 confirmó los crímenes de Noriega; la relación de un grupito del ejército con el narcotráfico; los millones que se embolsaron con el dolor de los cubanos; el fraude contra Arnulfo Arias Madrid en las elecciones de 1984 y la detención, tortura y decapitación de Hugo Spadafora.
.

En las afirmaciones de Díaz Herrera solo se involucraba a una agrupación política, el PRD. Con Afú pareciera que sus comentarios enlodan a todas las fuerzas, teniendo como sus principales ejes, a las figuras cimeras del panameñismo y nuevamente del PRD. ¿Qué adjetivos busco para definir el papel que jugó la primera mujer en llegar a la Presidencia de la República en este enredo? ¿Cómo califico la actuación de los principales personajes del PRD que a diario se daban golpes de pecho, calificándose como los más honestos?

.

Las respuestas se las voy a dejar a los lectores. Ustedes buscarán en sus corazones, en sus mentes, las palabras más acertadas para calificarlos. Lo anterior me recuerda que, a mediados de 2001, el señor Roberto Einsenmann Jr. expresó que en el gobierno existía un grupito de maleantes disfrazado de empresarios. Parafraseando aquella expresión, diríamos que el país tiene a malhechores con máscaras de políticos y diputados. Mucha razón pudo tener el señor Einsenmann; que en los primeros años de la administración Moscoso fue asesor ah-honorem.

.

Acaba de iniciar un gobierno nuevo encabezado por Ricardo Martinelli. Desde que comenzó ha demostrado ser un huracán, dispuesto a combatir las bribonadas de unos pocos. Espero que se mantenga así durante todo su mandato. Señor presidente Martinelli no defraude a ese 60% de la población que confió en usted el tres de mayo pasado. Los callos a pisar son grandes; árboles con raíces profundas; si usted no actúa con apego a la Ley y mira hacia otros lados, el pueblo terminará de escribir la novela de la decepción.
.

Después me referiré a las informaciones que nos presenta La Prensa y que relacionan al ex presidente Ernesto Pérez Balladares con las concesiones de casinos. Con este tema expreso dos dolores; el menor, que utilizando las influencias se hayan auto regalado negocios vinculados a los juegos de azar; y el más grande, al observar que quienes tuvieron el deber de proteger al pueblo y llevarlo al poder, permitieron y ganaron con las instalación de casinos en áreas pobres, donde la gente si acaso gana para comer.
<>

Publicado el 13 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Son injustos con Balbina Herrera

.

Son injustos con Balbina Herrera

.
RENÉ HERNÁNDEZ GONZÁLEZ

.
Así lo siento cuando observo los ataques contra la figura que representó al Partido Revolucionario Democrático (PRD) en las pasadas elecciones. En un análisis del comportamiento de los votantes, estimo que la candidata obtuvo una considerable aceptación en las urnas a juzgar por el momento que le tocó vivir.

.

Cargó con el peso del desgaste natural que tiene todo gobierno; su condición de mujer pudo haber influido, luego de los grandes señalamientos que ella y su partido le hicieron a la administración de Mireya Moscoso. Si la memoria no me falla, creo que ella insinuó que tendrían que pasar muchos años para que otra mujer volviera al Palacio de Las Garzas.

.
Balbina sufrió el martirio de lo que significa enfrentarse a una oposición unida, hecho inédito hasta ese momento y que candidato alguno tuvo que soportar en democracia. Su pasado —sumado a sus inclinaciones ideológicas— provocó que los tenedores del gran capital no le dieran el respaldo. De rival tuvo a un empresario que plata era lo que le sobraba. Cuando las encuestas la fueron arrinconando, supongo yo, quienes le prometieron ayuda corrieron a dársela al virtual triunfador.

.

A lo anterior debo sumar el hecho de que Martinelli, siendo uno de los empresarios que tiene muchas pautas publicitarias en los medios, podía levantar el teléfono para solicitar cobertura noticiosa y los representantes de éstos irían sin mediar una explicación. Así como siento que los miembros de su partido fueron injustos también, debo reconocer que Balbina hizo lo propio con Navarro al desconocer su palabra empeñada.

.
Hagamos ahora un ejercicio matemático, el que comprobará las injusticias contra Balbina. En las elecciones de 1994 Pérez Balladares triunfa con apenas 336 mil votos, seguido muy de cerca por Moscoso quien obtuvo casi 311 mil. Pérez Balladares tenía un escenario distinto al de Balbina; era oposición y participó en unas elecciones donde el voto se esparció entre siete candidatos, tres de ellos con mucha fuerza.. Blades, Carles y la propia Moscoso.

.

En 1999, Torrijos pierde con 483 mil votos. La triunfadora fue Moscoso con 573 mil. El candidato del PRD contó con la intervención de Alberto Vallarino quien distrajo casi 223 mil votos, que de seguro hubieran sido para Moscoso. En 2004 gana Torrijos, representando a la oposición sacando 712 mil votos. Tuvo la suerte de que la oposición no se unió y que dos de sus candidatos dividieron la gran fuerza civilista. Endara con 463 mil y José M. Alemán con 246 mil. Martinelli con casi 80 mil votos. De unirse la oposición, Torrijos no hubiera pisado la Presidencia.

.
En las recientes elecciones, Balbina bebió el trago amargo de una oposición que repitió lo de 1989. Contra esa fuerza solo un milagro la podía salvar; igual suerte correría el candidato que pusieran. No hubo candidatos que dividieran, ella no contó con el apoyo económico; atravesó un proceso de primarias jamás visto dentro de su partido y para colmo tuvo que dedicar mucho tiempo para sanar las heridas de ese proceso interno.

.
Y si juzgamos por la membresía del PRD, debemos tomar en cuenta que muchos de los inscritos son un espejismo. Alguien que estuvo cerca de ella la vio, en varias ocasiones, derramar lágrimas de dolor. Incluso me contaron de una reunión donde quienes debían apoyarla económicamente le dieron la espalda, no en silencio, hubo frases hirientes que llegaron a sus oídos.

.
Balbina no contó con mi apoyo; desde muy temprano luché por esa oposición unida, pero no puedo desconocer ni quedarme callado ante las injusticias.

<>
Publicado el 15 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.