Yerba alegre

*

La opinión de la Periodista…

Adelita Coriat

Uno de los debates más intensos en torno al narcotráfico está a punto de transformarse. Simulando la época de Al Capone con la legalización del alcohol, el Estado de California pretende “quitarle el negocio” al crimen organizado con la legalización de la marihuana.

La “propuesta 19” permitiría a los adultos la tenencia de 28 gramos de yerba, cultivarla en un área 2.3m2 usufructuando los frutos de la cosecha, permite la tributación de la venta autorizada y prohíbe la venta interestatal o internacional.

El electorado tiene una motivación económica; considera que el negocio legal podría recaudar anualmente alrededor de 1,200 millones de dólares en impuestos con una tasa sobre el producto de unos 50 dólares por onza.

“La guerra contra las drogas está perdida, sacando el dinero de los carteles se puede usar para servicios sociales y los policías podrían dedicarse a otras tareas”, me comentó el activista Gianni Feliciano en la Hora 9.

De aprobarse, el precio descenderá drásticamente pero seguirá alto en el resto del país, ¿cómo evitarán el tráfico de marihuana en estas condiciones si hasta ahora no se ven frutos en el trasiego de cocaína hacia los EU? ¿No será esta una ventana para expandir la fórmula a otros estados de Norteamérica?

Legalizar la marihuana podría mermar la violencia entre carteles, mas no la producida por la cocaína, y complicaría la labor de los uniformados que tendrán que dividirse entre palear los efectos de la droga en los consumidores, evitar el tráfico interestatal y vigilar su correcta implementación.

Un argumento en contra es la salud pública, renglón que absorbería gran parte de la ganancia para atender las reacciones que provoca la droga. Para otros es una transformación de los valores morales que imponen lo económico arriesgando la moral del hogar, la salud, educación, sin contar con un plan serio para prever las reacciones de los adictos.

*
<>Artículo publicado el  1  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la autora  en: https://panaletras.wordpress.com/category/coriat-adelita/

Periodismo y libertad

La opinión de la Periodista…

*

Adelita Coriat

Javier Darío Restrepo, consultor de ética más influyente en Latinoamérica, habló sobre libertad de expresión. Comparto algunas ideas a continuación.

El periodista no puede ampararse en la libertad de expresión como ocurre con frecuencia.   Por tanto, debe proporcionar una información creíble y considerar la repercusión social que ésta tiene. Es así que cuando la ciudadanía le cree al periodista éste puede influir en la población para reclamar justicia, el periodista no es juez, es un servicio para dar elementos de juicio a la ciudadanía para reclamar democracia.

Ahora bien, las fuentes anónimas deben pasar por un filtro sigiloso para discernirlas. Hacer una investigación con testimonios anónimos otorga muy poca validez a un periodista con credibilidad. En todo caso, el comunicador debe corroborar la información y hacer un trabajo crítico de lo que la fuente dice, “a uno le toca demostrarlo examinando con lupa lo que la fuente dice. El que transcribe las cosas así por así, no tiene ningún tipo de credibilidad”, me decía Restrepo.

Básicamente ahí radica la diferencia entre un periodista profesional y un mediocre.

No obstante, recalca el maestro que un periodista detrás de las rejas constituye una disuasión a sus colegas que pueden sentirse intimidados ante su ejercicio.

Hay que tener en cuenta que siempre el poder se manifiesta adverso a la prensa que se expresa libremente y utiliza todo tipo de medios como el manejo de la publicidad oficial según su incondicionalidad o crítica al gobierno. Luego, quien tiene que poner medidas en este aspecto es el propio medio; respecto al dinero, independencia, y credibilidad. Los medios son una medición de democracia de los gobiernos.

El autocontrol es una disciplina que todo profesional se impone para trabajar, la autocensura es una medida que por miedo acude al silencio para evitar amenazas o peligros. Sería ilusorio pensar que se crearán marcos legales para eliminarlo.

 

<> Este artículo se publicó el 25  de octubre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.
Mas artículos del autora  en: https://panaletras.wordpress.com/category/coriat-adelita/

Fábula y rima…

*

La opinión de la Periodista….

Adelita Coriat 

Estaba una hoja de papel sobre una mesa, junto a otras hojas iguales a ella, cuando una pluma, bañada en negrísima tinta, la manchó llenándola de palabras.  ¿No podrías haberme ahorrado esta humillación?  Dijo enojada la hoja de papel a la tinta.   Tu negro infernal me ha arruinado para siempre?   No te he ensuciado.   Repuso la tinta. Te he vestido de palabras.   Desde ahora ya no eres una hoja de papel, sino un mensaje. Custodias el pensamiento del hombre.   Te has convertido en algo precioso?   En efecto, ordenando el despacho, alguien vio aquellas hojas esparcidas y las juntó para arrojarlas al fuego. Pero reparó en la hoja “sucia” de tinta y la devolvió a su lugar porque llevaba, bien visible, el mensaje de la palabra.  Luego, arrojó las demás al fuego.

Para que un mensaje curse el efecto deseado debe venir respaldado, de lo contrario el mencionado se sentirá afectado. Si el perjudicado acude a los tribunales, feliz se sentirá cuando le den la razón, de lo contrario aprenderá su lección. Si el comunicado es inventado tarde o temprano será descubierto y sentenciado.

En ocasiones la verdad cala mas allá de la justicia, pero en otras, la justicia se acerca tanto a la verdad que hasta ella misma se espanta y se retira. Cuando el tribunal abandona la sinceridad, otro ser la rescatará evidenciando su debilidad. Si la fragilidad prima sobre la veracidad, entonces la sociedad con firmeza exigirá su derecho a la verdad y la información.

*
<> Este artículo se publicó el 18 de octubre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la autora en: https://panaletras.wordpress.com/category/coriat-adelita/

*

Censura vs. honra

*

-La opinión de la Periodista…

Adelita Coriat 

Me da la impresión que soplan vientos a favor de la penalización, sin excepción, de la calumnia e injuria.   Es decir, que si el presidente o algún gobernador se siente afectado en su honra por cierta publicación, tendría la facultad de presentar una demanda que culmine en un proceso penal. Actualmente este proceso se encuentra despenalizado.

Otra vez se caldean los ánimos entre el derecho a la honra y la libertad de expresión.   Tema que de acuerdo al sistema interamericano de Derechos Humanos, prima la libertad de expresión sobre la honra.   No obstante, recomienda que la protección a la honra se trate en la esfera civil.

El tópico causó polémica entre los colegas que, aunado al fallo del II Tribunal que condenó a dos colegas y los inhabilitó de la profesión por un año,   lanzó una alerta ante el posible atropello de la libertad de expresión.

En este escenario la ética juega un papel fundamental en el periodismo. Dice Javier Restrepo, maestro colombiano, que la libertad de expresión es poder expresarse sin limites externos o internos, lo que vulgarmente se conoce como censuras.   Pero agrega el consultor, que hay una parte más pudorosa de la censura que es la que pone trabas legales, y en este renglón se refiere a la reforma de códigos penales que limitan la divulgación de información.

Tenga presente que el periodismo cada vez es más claro; o se dice la verdad sustentada con pruebas o se perjudica al medio y/o a terceros. Pero también el ejercicio público obliga a los funcionarios a rendir cuentas sobre sus actuaciones, sus bienes y su pecunio. ¿Cumplen los funcionarios con esta responsabilidad?

Preguntémonos:   ¿la única manera para restituir la honra es la cárcel para el calumniador?

Agrega Restrepo:  “el periodismo como poder no se justifica, en cambio el periodismo como servicio es irremplazable”.

<> Artículo publicado el 11  de octubre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que a la autora,   todo el crédito que les corresponde.

Chan Chu Yoo

*

La opinión de la periodista…

Adelita Coriat

Existe una estrecha relación entre la migración y la seguridad nacional. Esto se entiende como la capacidad de un Estado en mantener su integridad y potencialidad de contener cualquier fuerza amenazante.
.
El tráfico de personas es una de las actividades ilegales más lucrativas, después del tráfico de drogas y armas.  Panamá es signatario del Protocolo contra la trata de personas establecida por la Convención de Palermo, pero irónicamente, quien debe velar para evitar este delito parece ser quien lo fomenta.

En 14 meses la directora de Migración ha formulado 43 denuncias en el Ministerio Público por la comisión de diversas irregularidades en las que se han visto involucrados funcionarios de la institución que han sido destituidos. ¿Qué impide al Ministerio de Seguridad tomar medidas enérgicas si entre sus prioridades está acabar con la delincuencia?

El proceso de visas para los asiáticos debe ser tan estricto como imposible de falsificar. Debe revisarse por el Consejo de Seguridad, después del revisado la visa estampada recibe la firma de la directora.   Cada pasaporte cuenta con un número de visa y nombre que coinciden y son revisados para verificar su entrada y evitar réplicas.    Posteriormente el pasaporte se traslada a una oficina de seguridad nacional que examina su legitimidad.

Bajo estas condiciones las visas no pueden ser falsas. ¿Nadie se dio cuenta de esto en el aeropuerto?   Los números de visa solo están al alcance de los directores, no se pueden adivinar o esquivar los filtros.

Esto forma parte de las novedades diarias que se informan a la directora a través de una valija todas las noches con una copia de las visas que ingresaron a Tocumen.

¿Quién cree usted que puede estar a cargo del tráfico de asiáticos en migración?   ¿Cumple Panamá con la Convención de Palermo?

<> Artículo publicado el 4 de octubre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

La cenicienta…

La opinión de la Periodista….

Adelita Coriat

El sector agropecuario esta desesperado por encontrar un rumbo. El gobierno no ha enviado un mensaje claro a los productores con respecto a la política arancelaria y éstos temen pérdidas ante la competencia que se les avecina.

Se enfatiza en el Panamá de los servicios y dejan al agro como cenicienta. Las señales son contradictorias.   En un año, tierras altas ha sido testigo de dos bajas arancelarias inconsultas.

Falta definir una política arancelaria a corto, mediano y largo plazo, plantear el inventario de los principales productos de la canasta básica, inyectar confianza en el productor para insertar sus productos en el mercado sin temor a pérdidas por bajas arancelarias o competitividad y facilidad de préstamos blandos. Las inconformidades de los agricultores se centran en la falta de competitividad, insumos, recursos económicos, burocracia, letargo, falta de hipotecas o dinero a destiempo.

Invertir en el agro es evitar la pobreza. Suena irónico que a un ministerio de corte social se destine menos del 1% del presupuesto nacional; 113 millones de los cuales el 80% se va en funcionamiento.

Un factor que complica el escenario será la escasez de ciertos rubros debido a sequías o inundaciones en el mundo; trigo, arroz o cereales.   Las heladas de Rusia provocarán un alza de 25 dólares por quintal, el doble del precio actual.

Se dice que la canasta básica sigue estable, que es simplista enfatizar en que el intermediario es el que se queda con todo, por lo que es necesario ser más enérgico en lograr que funcione la libre competencia.

Al final la ganancia extraordinaria por la importación no se le pasa al consumidor.

El PIB ronda los 25 mil millones de dólares, la gente involucrada en el sector primario del país no tiene un ingreso acorde al crecimiento de otros rubros. Debemos avanzar en equidad.

<> Artículo publicado el 27 de septiembre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que a la autora,   todo el crédito que les corresponde.

*

Plata por aquí, plata por allá

La opinión de la Periodista….

Adelita Coriat

Este país parece tener mil chistes guardados. Para algunas cosas es sumamente serio, pero otras pasan a la ridiculez. Por ejemplo esta semana atestiguamos como un adversario de la ex procuradora le ganó el mandado al pagar la multa que la exime de cárcel.
Con esto, esfumó la vigencia que tendría la campaña real a real en la opinión publica, y de paso su presencia en los medios. Nadie sabe de dónde provino el dinero para este propósito, así como tampoco la plata que repartió como piñata el presidente Martinelli a organizaciones sin fines de lucro.
Delicadísimo este último punto. Dirían los mal pensados que detrás de esta supuesta “dádiva” pudiera esconderse un interés muy puntual. Quiero pensar que el Presidente tuvo otras razones más poderosas para aceptar la plata y repartirla, pues, en mente sana una empresa con motivos filantrópicos no necesita a un intermediario como el primer mandatario para activar sus buenos deseos.
Este hecho, con la información aparecida en los medios y las declaraciones del propio jefe de Estado, requiere de una aclaración mas profunda, pues pone en duda la integridad de la figura presidencial, la transparencia, la seguridad jurídica de sus competidores, y ni hablar del antecedente que siembra en el resto de los presentes y futuros inversionistas.

Ojo, es muy posible que este tipo de conductas se hayan repetido, y con frecuencia, en mandatos anteriores, no por eso dejan de ser igualmente reprobables.    La diferencia es que Martinelli al menos lo hace público, y no deja de sorprendernos.

Sin embargo, se hace necesaria una explicación profunda del propio mandatario sobre dicha “donación” en honor a la verdad y la institucionalidad nacional.

<> Artículo publicado el 20 de septiembre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

Ojo, ya no te creo…

La opinión de la periodista…

Adelita Coriat 

Un indígena, que posiblemente solo haya chocado la mano de alguna autoridad al momento de solicitarle el voto, ha sido el detonante de una confrontación que pocos predecían.   Su paradero, sus golpes físicos o su versión han sido suficientes para provocar la reflexión sobre la poca, baja o nula credibilidad en las instituciones estatales.

La génesis de todo este conflicto radica en su desaparición y la denuncia de uno de sus familiares que puso en alerta a las autoridades.   En su ausencia, un sin número de versiones salen a relucir, algunas muy delicadas, sin sustento y atrevidas, que recuerdan sucesos históricos trágicos no aclarados, que posteriormente desencadenaron en un anuncio a lado del director de la Policía con una nueva versión distinta a las anteriores.

No conformes con la versión oficial, aparecen carteles con recompensas monetarias para dar con la “verdad” de lo ocurrido.   En este sentido, no hay cosa que debilite aún mas la credibilidad de las instituciones del Estado, especialmente cuando la invitación proviene del partido gobernante. Una posición, no solo que riñe con el trabajo de las autoridades encargadas de la investigación judicial, sino que pone en jaque la institucionalidad del país, su equilibrio e incipiente democracia.

La confianza en el Ministerio Público se empantana y sin querer, se puede crear un ambiente muy hostil para los ciudadanos que no tienen pareja en este baile. Cuesta trabajo creer que semejante recompensa provenga de mentes cuerdas, ecuánimes y con criterio.

Si se pretende arremeter contra quienes especularon sobre una supuesta “decapitación”, se deben de iniciar nuevos procesos;  independientes, separados del morbo y tinte político.   En este escenario, en el que dos fuerzas buscan optar por el “poder” por el “dominio” la grieta más profunda recae en la estabilidad social del país.

<>

Este artículo se publicó el  23  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Cinco a cuatro…

La opinión de la Periodista…

Adelita Coriat 

Los recientes hechos suscitados en la Corte Suprema de Justicia dan la impresión de ser producto de maniobras políticas.   Era un fallo anticipado por todos.   Algunos se preguntan; ¿cómo es posible que el criterio jurídico coincida en los cinco magistrados nombrados por la alianza,  y que, los cuatro nombrados por el PRD encajen en otro similar?   ¿Preocupará a los magistrados que la opinión pública califique el juicio de Ana Matilde como político?

Parte de la respuesta es la inhabilitación de funciones públicas por cuatro años y 6 meses de cárcel.   Eso es con el propósito de evitar una candidatura electoral. Si Gómez decide postularse el TE impugnaría su candidatura, pero nada le impide jugar sus cartas políticas, podría postularse y quedar como una víctima y/o candidata natural.    Sin querer, han puesto a la señora en el mejor de sus momentos.

En la medida en que los procuradores y magistrados sigan siendo nombrados por los partidos políticos contaremos, en las mismas proporciones, con una justicia parcializada, desmejorada, desvendada, con intereses marcados.

Ana Matilde Gómez entró en el juego político al sentir la presión del Ejecutivo en sus tareas. No obstante, a sus inicios en su gestión probó de la misma sopa, pero de la mano de Torrijos. Incluso despojó de su cargo a varios fiscales que a la postre recurrieron a la Corte en demanda de sus derechos, su reintegro costó casi más de 2 millones de dólares.

Sin embargo pareciera que los únicos que incurren en delitos son los procuradores, los que más remueven cada vez que cambian los gobiernos.

Nos encontramos frente a la injerencia de la clase política en la justicia. Desde dentro se nota y se agrava hasta llegar a una crisis en el proceso. Comienza en el nombramiento de los magistrados y continúa en un juicio que más que jurídico tiene matices políticos muy marcados.

<>

Este artículo se publicó el  16  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Clandestinidad compartida

La opinión de la Periodista…

Adelita Coriat 

En este país parece reinar la anarquía. Son constantes las denuncias sobre pinchazos telefónicos, pero aún así continúan los abusos a la privacidad en completa impunidad.  El escándalo más reciente donde presuntamente el procurador Ceville ordena un seguimiento de las conversaciones de su personal dentro de la institución es solo una muestra de esta desfachatez.

Ábrego, el denunciante, afirma que los pinchazos los hizo desde los edificios de la institución. No solo eso, aparentemente el ex seguridad, tuvo acceso a los discos duros de las computadoras que Ceville estaba a punto de cesar en sus labores, todo esto por instrucción del mismo procurador.   ¿Cuántas otras instituciones efectúan la misma operación sin consentimiento de la Corte Suprema y que desconocemos los comunes?

Ábrego acepta conscientemente y sin asco que este tipo de prácticas, los pinchazos, son parte de su profesión cotidiana, en cambio Ceville, no logra aclarar a la sociedad, ni por respeto a su investidura, qué movimientos se hicieron dentro de su despacho a conciencia de que se trataba de un delito y que le podría costar el puesto. Una duda me asalta;  ¿si Ábrego salió de malas del SPI porqué Ceville lo reclutó como jefe de seguridad?

Entre líneas cualquiera pudiera predecir que un hombre que reconoce abiertamente, sin un abogado presente, que delinque sistemáticamente debe estar respaldado por algún interés.    Especialmente en momentos en que se está a punto de desenredar el caso de la procuradora separada Ana Matilde Gómez, por causa similar.   Los hechos simplemente confirman que en este país parece reinar la ilegalidad. La justicia terrenal es selectiva,   pero por lo general, la vida se encarga de sacar a flote hechos que en un momento se pensaban ocultos en la eternidad.   Actos cobijados en mantos con sabor a eterno poder, a inobservancia.

<>

Este artículo se publicó el  9  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Mil para qué?

“Muchos se preguntan cómo se justifica un gasto de mil millones de dólares para comprar los corredores. No soy la excepción” Así nos dice en su columna de opinión la periodista….

Adelita Coriat

Muchos se preguntan cómo se justifica un gasto de mil millones de dólares para comprar los corredores. No soy la excepción.

¿Se trata de un renglón prioritario en la agenda estatal?  No. Ni siquiera se tenía contemplado el gasto presupuestario, en cambio el gobierno cuenta con planes mucho más ambiciosos en monto e infraestructura que éste.

¿Recuperaríamos estas carreteras en tiempo útil? No. Los gobiernos pasados tienen una cuota de responsabilidad en esta situación por haber efectuado adendas que dieron luz verde al incumplimiento de ciertos tramos, no corrigieron ambigüedades del contrato, o buscaron un equilibrio.

Se habla de un entendimiento entre las partes, pero hasta la fecha nadie conoce los detalles del memorándum. Aún así, el pueblo conocerá los frutos de esta transacción diez años después de efectuada. Tampoco se aclara el estado del los gravámenes hipotecarios que mantiene PYCSA.

El dinero para este propósito se obtendrá del flujo de caja –sin aumentar el peaje- y de la venta de los terrenos aledaños a Atlapa, que podría contribuir a un retorno más próximo de la inversión.

Contrasta esta situación con las necesidades básicas por las que atraviesa la población; mejora de servicios de salud, creación de empleo, vivienda, alimentación, educación. Es decir, se trata de una cifra importante como para destinarla a la compra de carreteras que ya cumplieron la mitad de su vida contractual y prácticamente su vida útil que es lo que se estima el pavimento del concreto.

¿Cuál es la prioridad en este aspecto? ¿Porqué da la impresión de que se trata de un tema que le urgía resolver al gobierno si políticamente hablando no verán resultados inmediatos? Los peajes no disminuirán o desaparecerán. ¿Cuál es el acierto político del gobierno en esta transacción?

Da la impresión que se trata de un buen negocio mas que del beneficio del pueblo panameño.

<>

Este artículo se publicó el  2  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Romper palito…

La opinión de la periodista…

Adelita Coriat  

Colombia y Venezuela difieren estructuralmente en sus proyectos políticos; uno gira al nacionalismo del siglo XXI, mientras el otro asume un corte de derecha contra el terrorismo junto al país que ha distanciado a Venezuela.

Luego entonces, las distintas ideologías se han encrudecido en el actuar de sus mandatarios. ¿Rompió Chávez relaciones con Colombia o con Uribe? Los analistas consideran que con Uribe, pues vislumbran una nueva política exterior del presidente electo Juan M. Santos. Su reciente gira por Europa, América Latina o sus vecinos del ALBA antes de pisar suelo norteamericano habla por sí sola.

Aunado a esto emite prudencia frente a dicha delicada situación y envía un mensaje singular al designar a una ex embajadora de su país en Venezuela como canciller.

Chávez desestima las pruebas presentadas por su homólogo ante la OEA, y enmudece ante el reto de una verificación de las mismas a través de una comisión de este organismo.

¿Puede haber presencia de las FARC en Venezuela? Sí.   ¿La hay en Panamá?   También.    Lo que aún nadie comprueba es qué tan cercana es la relación entre el mencionado grupo y los gobiernos. Es posible que prevalezca una cultura de tolerancia, o incluso, una cercanía ideológica mas profunda.

¿Tiene derecho Colombia a exigir a sus vecinos que tranquen a la guerrilla en sus fronteras? No. Los colombianos han sido soberbios e irresponsables en sus fronteras que han dejado olvidadas durante años.

La diplomacia de micrófono no funciona. Es necesario iniciar un trabajo en la cancillería con la colaboración de otros países con la finalidad de desvanecer las ya deterioradas relaciones entre ambos países.

Es hora de concientizar que el mundo pasó de ser unipolar a otro multipolar donde se hacen presentes nuevas fuerzas emergentes que trastocan las relaciones y la forma de hacer política de los países en el mundo.

<>

Este artículo se publicó el  26  de julio de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.