El Azote

La opinión de…..

.

Manuel E. Barberena R.

No es la receta que prescribe el entendimiento para armonizar las discrepancias surgidas de la propuesta de transformación curricular. El debate ha sido desconocido como medio eficaz para alcanzar objetivos de interés común, y que, en este caso, competen a toda la comunidad nacional.

La cadena de mando de las autoridades de educación no debe ser como un plan de guerra. Generales con mapas. Soldados que obedecen ciegamente y van a matar desconocidos sin saber quién es el verdadero enemigo.

El mayor error de la educación universal ha sido separar el proceso humano del proceso educativo. El educador básico es la sociedad. Como dice la Gestalt, de la Naturaleza, la educación es una totalidad unificada de conocimientos coexistentes y mutuamente interdependientes. La educación es muchas cosas. Todo intento educativo es un experimento.

Todo éxito educativo se mide según los resultados, transitoriamente. Así, todo intento de reforma curricular debe estar acompañado de intentos de otras reformas.

La reforma nutricional es la número uno. El hambre crónica que viene desde el vientre materno generación tras generación es responsable del subdesarrollo físico y de daños irreversibles, según se ha dicho, en las facultades de la mente si ocurre durante los primeros cinco años de vida.

Primero, nutrición balanceada, después, currículos. Terminada la clase presencial los alumnos quedan expuestos a la sordidez de la ciudad.

Un estudio reciente (Panamá América, 3 de abril 2010) destaca que de los casos de drogadicción en Panamá el 42% corresponde a estudiantes de escuelas públicas y el 18% ya fuman. Otras investigaciones revelan que mil jóvenes cada año contraen embarazo precoz. Según la FAO el 17% de la población se encuentra en condiciones de desnutrición. El producto de los embarazos precoces, son criaturas propensas a sufrir de taras, deformaciones, y tienden a la violencia, cuando la madre ha sido drogadicta, alcohólica, fumadora y mal nutrida. No se conocen acciones de las autoridades ni de los padres de familia celosos de la educación para prevenir este funesto fenómeno.

Las injurias a los docentes han sido la nota repulsiva. Educar es la misión más comprometida con el desarrollo de una nación. Educar es elevar al ser humano del estado de naturaleza al plano de la cultura. (Francisco Ayala). Educar es sembrar sueños. Alumbrar. Liberar el potencial humano.

Las deficiencias del desempeño docente son responsabilidades de los gobiernos. Los educadores son como han sido formados. Precisa reconocer la buena intención de las autoridades y sus esfuerzos desesperados. A fin de cuentas, ¿qué estudiar y con qué fines, si la educación que se aplica no produce la transformación de la sociedad? ¿A quiénes beneficia la prosperidad?

<>

Este artículo se publicó el  29  de abril de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Gobernar al estilo de Villa

La opinión del periodista……

.

Manuel E. Barberena R.

General, capturamos a este hombre merodeando por su campamento, parece un espía, ¿qué hacemos con él? Fusílalo, respondió.   General, ¿y si no es espía? Fusílalo y después “virigua”.

Tenemos un presidente impredecible. Vivimos en un medio desorganizado sembrado de trapisondas enervantes que perturban la tranquilidad. Tenemos un cuerpo gobernante constituido por expertos que se desempeñan como navegantes que no enfilan el rumbo. Hay un renacimiento de prácticas indecorosas. Los servicios públicos siguen miserables. No fue por ésto que votamos.

Lastimado por largos años de abusos de gobiernos anteriores, el soberano pueblo se muestra hoy agraviado y escéptico, pues los políticos tradicionales le han robado, se han mofado de él y lo han inducido al error y al engaño con estratagemas y lemas mentirosos.

Los rumores nacen y se extienden en cualquier país donde la información gubernamental es escasa, ocultada o manipulada. El gobierno no entiende el papel de la prensa en las sociedades libres. No reconoce que los periodistas, como defensores y voceros de los intereses nacionales tienen derecho a buscar la información de carácter público y difundirla sin peligro ni obstáculos.

Un año antes de convertirse en presidente de los Estados Unidos de América, en 1787, Thomas Jefferson escribió: “Si me correspondiese decidir entre un gobierno sin periódicos, o periódicos sin gobierno, no titubearía en preferir lo último”.

El silogismo de que el empresario exitoso puede convertirse en el presidente ideal es dudoso. El empresario es un amo absoluto en tanto que el presidente ejerce un poder compartido con otros poderes y con visión de estadista. Luis González Seara en la obra Opinión Pública y Comunicación de Masas cita ciertas corrientes de pensamiento que inciden en la estructuración de los gobiernos de opinión, y dice: “Al situar en el consentimiento de los ciudadanos el origen del poder político, mediante las teorías del pacto social, se estaban poniendo las bases de los actuales gobiernos de opinión.

… John Locke (Ensayo sobre el entendimiento humano) considera a la opinión pública como una ley que junto con la ley divina y la ley civil, es la norma del comportamiento de los hombres; Thomas Hobbes dirá que el mundo está gobernado por la opinión.

… Pascal la considera reina del mundo, enemiga de toda tiranía, y Maquiavelo indica en El Príncipe cuánto importa al gobernante gozar del amor del pueblo, porque él -el pueblo- es el más fuerte y poderoso.

… Napoleón dirá que un gobierno que no cuente con la opinión, no es nada”.

Según el respetado maestro Alfred Sauvey la opinión pública es un tribunal sin mecanismos jurídicos pero temible, porque representa el > juicio inapelable de una nación. El gobierno tendrá que dar muestras tangibles del progreso social y del respeto a la Institución para recuperar la estima en decadencia.

<>

Publicado el 22 de febrero de 2010 en el diario El Panamá América , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La punta de la espada

La opinión del periodista…..
.

Manuel E. Barberena

El presidente Manuel Zelaya es un hombre de temple, visionario, que ha sido atrapado en una tormenta ideológica con un trasfondo de poderío económico y militar con ramificaciones internacionales.

Honduras muestra el drama sociológico de los países más pobres de la región: Opulencia y miseria, cultura y embrutecimiento, corrupción político-militar, situación agravada por una tradición de Gobiernos autoritarios que pusieron la autoridad suprema de la Nación en los cuarteles.

Ramón Barreiro, director de la Fundación Libertad, expone en un escrito esclarecedor de los sucesos, lo siguiente: “Honduras, hasta el mismo inicio del presente siglo tenía dos cabezas: el alto mando militar y la Presidencia, siendo la cabeza dominante la primera. Los últimos cambios constitucionales han logrado en el papel la sujeción del mando militar al gobierno civil; sin embargo, los términos de esta sujeción siguen siendo difusos, ya que la Constitución reconoce como propósito de las Fuerzas Armadas, “defender la integridad territorial y la soberanía de la República, mantener la paz, el orden público y el imperio de la Constitución”. Así, -comenta el señor Barreiro- las Fuerzas Armadas son garantes del orden constitucional, una función que en cualquier régimen republicano corresponde a la Corte Suprema de Justicia.

El régimen político hondureño, dice el señor Barreiro en partes sustanciosas de su escrito, parece sostenerse gracias a un acuerdo político entre los tres actores políticos dominantes, a saber, las Fuerzas Armadas y los partidos Liberal y Nacional. En consecuencia, cualquier intento no concertado entre todas las partes, de modificar las reglas del acuerdo político implica la remoción del elemento discordante, que en el caso de la presente crisis resultó ser el presidente Mel Zelaya”. (Ramón Barreiro, ¿qué pasó en Honduras?, La Prensa, Opinión, 14 Dic., 2009).

El pueblo hondureño, dijeron algunos observadores, libre acudió a votar masivamente y dio al mundo una muestra ejemplar de democracia. Aleluya. Un futuro sombrío se avisora en el sufrido país centroamericano bajo un régimen de libertades restringidas y apuntado con los fusiles de su estólido ejército. “Nadie sale bien del pantano hondureño”, dijo la revista inglesa The Economist. (Betty Brannan Jaén, La Prensa, Panamá, 6-dic-09).

En la profusa propaganda, los nombres Palmerola y United Fruit Co. fueron omitidos.   En Panamá, a pesar de que nos hemos visto en ese espejo, nuestros informadores y analistas maniobraron con entendible cautela, entre la libertad y el miedo.

La punta de la espada con la cruz en la empuñadura ha sido clavada en el corazón de la frágil república.   Habrá que ver qué trae el señor Lobo para restaurar la dignidad y la institucionalidad, y levantar la calidad de vida del hermano país.
<>

Publicado el 19  de enero de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Para periodistas

La opinión del Profesor de Periodismo…..
.

Manuel E. Barberena
.

Para periodistas

.

Idóneos, no idóneos, aficionados, aprendices, intérpretes de los hechos. Esta es una visión desgranada de aspectos sensibles, de luces y sombras, de las heroicas desventuras de los comunicadores sociales. La clasificación es irrelevante. Lo que cuenta en el comunicador es su manera de servir a la masa extensa, dispersa, heterogénea y anónima que son los públicos. Los periodistas son oficiantes de partos infinitos. Sostenedores del vínculo indisoluble de la comunicación social y la vida humana.

Los estilos de vida y la conducta humana están en una etapa de rápidas trasformaciones. Cambia tan rápido el cuerpo de conocimientos en las ciencias, las artes y las humanidades, que muchos profesionales se ven precisados a reaprender, pues ciertas prácticas resultan de pronto erróneas o fuera de lugar. Las instituciones, las leyes, los modos de gobernar y hasta el criterio de verdad si no son revisados de tiempo en tiempo pierden su vitalidad y eficacia. El fenómeno afecta drásticamente a la comunicación. No ha terminado el comunicador de hacer su exposición cuando el hecho que la sustenta ya ha variado o cambiado totalmente. Las noticias son más verosímiles que ciertas. Igual sucede con las opiniones y los análisis.

La descomposición social hace más complicado el trabajo del periodista. La violencia social que engendra la mala calidad de vida del pueblo se ha propagado a todos los confines. La escuela ha muerto y resucitado en hordas salvajes. El paternalismo y la floja autoridad de los gobiernos pasados han producido tal grado de podredumbre social que amplios sectores de la sociedad necesitan una cura de caballo. Ahora las salas de redacción son casi baluartes y los periodistas parecen corresponsales de guerra.

Precisa que además de reproductor el periodista tenga funciones de investigador y creador en el campo del desarrollo cultural.

En la fidelidad está la esencia del compromiso. El médico que no padece con el paciente y el periodista miedoso son de vocación equivocada. Connotados comunicadores alquilan sus talentos en trabajos de propaganda. Pasamos por una crisis de principios. Es evidente que hay un desconocimiento de la esencia y propiedades características del periodismo. La libertad de expresión es “decir lo que la gente no quiere oír”. George Orwell. En países con gobierno autoritario los periodistas son águilas encadenadas y animales domesticados si sirven a una férrea dictadura. A los que aceptan regalos y sirven a los gobiernos los llaman “periodistas de guiño de ojo”.

Los análisis y opiniones en Panamá son en general decentes y sustanciosos, aunque poco calan en la conciencia popular. Como la entrada es libre en el foro entran también artículos fatigosos, inocuos, insidiosos, pedantes, rencorosos.  “La ira es un veneno que uno toma esperando que muera el otro”. W. Shakespeare.

<>
Publicado el 12  de noviembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

El policía de tránsito

La opinión del periodista…..

Manuel E. Barberena R.


El policía de tránsito

.

Es un servidor público cuestionable por su desempeño irregular, no exento de contumacia. Parece no tener un conocimiento cabal de sus atribuciones, ni del reglamento, ni de las relaciones humanas. La percepción, muy engañosa, parece ser su ley fundamental. Aunque los malos agentes son minoría, dañan la imagen de todo el cuerpo. En en una sociedad en declive el mal agente no va a ser la garza del pantano.

Antes de ser autoridad debe ser un conocedor del reglamento. Siendo autoridad, el solo desconocimiento de la ley implica una violación de la misma.

Es incoherente. Ve sólo lo que quiere ver. Con ínfulas de emperador romano se acerca a la víctima para pedir la licencia.  Infunde miedo, no respeto.  No escucha.  No admite atenuantes.   Poner la boleta es su obsesión como si eso fuera su principal misión. En estos días andan desatados.

Un jurista dijo ante una sentencia injusta, al que hay que ahorcar es al juez, no al condenado.

En ocasiones una amonestación sería lo indicado, máxime si se tiene en cuenta que las infracciones son producidas por la conducta de personas con taras, o antecedentes penales, o impericia, o desconocimiento de la ley; personas con ese perfil podrían poseer la licencia que expide el sistema caótico al que el propio policía pertenece. La boleta es infame.

La administración del tránsito debe ser un servicio, no una fuente de lucro. Desde ese punto de vista la boleta es un tributo ilícito. No tiene efecto correctivo, pues la multa no educa. Pueden recaudar uno, dos, tres millones y no disminuirá el número de muertos, mutilados y daños materiales. En vez de la multa procede aplicar seminarios de capacitación, e imponer suspensiones progresivas de la licencia hasta su cancelación.

Chiriquí. 6-Sep-9. Saliendo de Paso Canoas hacia Bugaba hay una pendiente que hace que el vehículo desarrolle más velocidad que la que se le imprime.  Al pie de la pendiente está estratégicamente situado el policía, libreta en mano. B/ 75.00.   En todo el trayecto no hay otro agente.   Otra trampa son los letreritos que dicen “Reduzca la velocidad”, sin especificar si es a 20-30–40-50-60.

La estadística de los infortunios del tránsito tolerados por sucesivos gobiernos insensibles, es aterradora. Año 2008: Más de 1,700 atropellos, más de 430 víctimas fatales, más 27,700 casos de colisiones, más de 36,700 personas involucradas en accidentes, más de 6,800 conductores detectados bajo el efecto de bebidas alcohólicas.    “Ver cometer un crimen y no hacer nada por impedirlo es lo mismo que cometerlo”. José Martí.

.

<>
Publicado el 6 de octubre de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La peste

La peste
.
Manuel E. Barberena R.
.

Más devastadora que han visto los siglos es la corrupción humana; está latente en todas las personas, tiene el apetito de la anaconda y el sigilo del leopardo.

La tuberculosis, la fiebre amarilla, la sífilis y otros males modernos como el sida y el cáncer son descomposiciones orgánicas controlables o en proceso de ser curadas. Pero la corrupción humana, como un desequilibrio de la razón, es un tipo de enfermedad de origen aún desconocido, que presenta las características de un monstruo especializado en el robo legalizado.

En las sociedades llamadas civilizadas el concepto de culpa ha sido extinguido para dar paso al cinismo, y valores morales como el honor y la vergüenza, son menospreciados. El enfermo de corrupción no sólo se destruye a sí mismo como persona, sino que hace a la familia partícipe de los lujos pecaminosos y del estigma que lo acompañará en la vida, y después.

Se sospecha que la causa del mal es una deficiente formación educativa o religiosa, pero Gustavo Le Bon, en una investigación que no tiene que ver con la corrupción, advierte que “ni la religión ni la educación hacen al hombre más moral ni más feliz, ni cambian sus instintos y pasiones hereditarias”.

Todos tenemos desviaciones del recto proceder, pero son sólo aspectos de una subcultura que todoscompartimos. En un estudio sobre las purgas de Stalin el escritor Arthur Koestler, en su obra “Darkness at Noon”, que en traducción libre quiere decir “La Oscuridad del Mediodía”, expresa que los problemas de la conducta, según otros estudios, están relacionados con un defecto de formación del cerebro, según el cual, las células del razonamiento no controlan las células del instinto, y dice también Koestler que los conflictos humanos no se resolverán en las cumbres de naciones, sino en los laboratorios, mediante la creación de enzimas que corrijan el desperfecto del cerebro.

Las ideas de Koestler hacen pensar que la corrupción humana podría estar relacionada con la imperfección del enigmático aparato cerebral.

La crisis global del mundo la producen los líderes frágiles, proclives a la rapacidad. Bien dice la sabiduría popular que el pescado empieza a podrirse por la cabeza.

Tenemos por delante un nuevo gobierno que trae un programa de reformas sociales audaces, radicales, de una transformación progresista o que parece más cerca de la utopía que de la factualidad.

El presidente Martinelli ha reiterado que tiene la gente, la determinación y el coraje para cortar las cabezas de la hidra y del hampa. Demasiado engañada por militares y civiles, Panamá necesita algo en qué creer. Esta es la mejor opción que se le ha presentado en toda su historia.

>

Publicado el 12 de julio de 2009 en el diario El Panamá América a quien damos todo el crédito que le corresponde.

El pueblo le creyó a él

El pueblo le creyó a él
Por
Manuel E. Barberena R. – Periodista
*
Y le dio su aval, por su magnitud, significativo. Atrás quedó el tiempo de la retórica sofocante con sus técnicas de persuadir, conmover y deleitar, sobre las bases de la impresión, la asociación y la repetición. Los actores teatrales se desempeñaron como si el triunfo ya fuera de ellos y la propaganda hizo su trabajo envolvente.

La conquista del poder con artificios es el más peligroso riesgo de los gobiernos, si en la práctica los proyectos carecen de un fondo de realidad. El segundo gran riesgo es perder la confianza ganada. Si la pierden, el gobernante no regresa, y a veces, tampoco el partido regresa al poder.

Ahora se acerca el tiempo de poner a prueba las propuestas. En cuánto tiempo, de qué manera, y en qué medida se empezará a ver la aurora prometida.

El plan de cambio Martinelli parece ser un experimento atrevido con las características de una revolución pacífica capitalista-socialista, de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba, en dos corrientes contrarias que se encuentran en un punto que llamaremos bienestar social con crecimiento económico, pues sin éste, ninguna transformación social positiva es factible; pero, al propio tiempo, tiene que estar presente lo más vital de este proceso:

Dondequiera que se ha intentado un cambio social con probabilidad de éxito, el cambio de hábitos y actitudes en el pueblo ha sido necesario. Las revoluciones humanas con cambios pacíficos sólo las hacen los pueblos con transformaciones culturales. Deseamos que así suceda.

La inversión en salud es una prioridad de primer orden y debe comenzar con una reforma nutricional, principalmente en las clases populares que no saben alimentarse. “Una buena mesa evita enfermedades”; y dijo también el sabio y médico José Renán Esquivel: “Salud igual para todos”. No hablaba de comida cara, sino de nutrición balanceada. Menos enfermos significan ahorro en hospitales, medicinas, más rendimiento en la escolaridad, en el trabajo.

Ya dije que para el cambio social es necesaria la contribución del pueblo con cambios planificados sostenidos: Educadores idóneos, estudiantes dedicados, juventud con memoria histórica y consciente de su responsabilidad generacional, trabajadores productivos, servidores públicos probos y eficientes, ministerio público y poder judicial con manos limpias.

Queremos un presidente que sea él el que mande, y el que más sirva; que el panameño no lo sea por un hecho circunstancial, sino que se sienta parte de un cuerpo social cuyos intereses son los mismos suyos.

La partidocracia es lo más funesto en el devenir político. ¿De dónde proviene la recuperación con plusvalía de las inversiones de los donantes de las campañas? Dijo don Lolo Silvera en una de sus geniales caricaturas: El tigre nunca se vuelve vegetariano.

Publicado el 3 de junio de 2009 en el diario el Panamá América