La dignidad y el respeto deben prevalecer

La opinión del Periodista y Ex Secretario de Prensa de la Presidencia de la República…

RENÉ HERNÁNDEZ GONZÁLEZ
rehernandez19@gmail.com

Con el tema de las filtraciones de documentos que reposan en el Departamento de Estado, de Los Estados Unidos de América, muchos han hecho fiesta y tienen a Julian Paul Assange como un verdadero héroe, mientras que en Coloso del Norte, el gobierno lo quiere entre las rejas.  ¿Quién es Assange?

Estudió física y matemáticas en la Universidad de Melbourne hasta 2006, cuando empezó a implicarse profundamente en WikiLeaks. Ha sido descrito como muy autodidacta y extensamente leído en ciencias y matemáticas. También ha estudiado filosofía y neurociencia. En su página web, describió cómo representó a su universidad en la Competición Nacional Australiana de Física alrededor de 2005. Es programador y promotor de software libre y es experto en los lenguajes de programación.

Pocos han salido a señalar los intentos de la ex embajadora Barbara J. Stephenson, para que una empresa de su país se le adjudicara la parte más importante del ensanche del Canal de Panamá. Solo se han dado fuertes comentarios por las supuestas declaraciones del presidente de la República y de su vicepresidente. Eso me lleva a pensar que existe un sector entreguista que teme criticar las actuaciones de los cónsules del imperio.

Para nadie es un secreto que cuando el gobierno de Pérez Balladares sometió a licitación la concesión de los puertos, los norteamericanos querían que ese negocio fuera para una de sus corporaciones.   ¡Vaya sorpresa, se trataba de la misma que deseaba ganarse la construcción de las nuevas esclusas de la vía interoceánica! Publico parte de un cable de ACAN-EFE, fechado 5 de octubre de 1995 donde se informaba lo siguiente: ‘El consorcio estadounidense ‘Bechtel’ entregó formalmente al Gobierno panameño una propuesta para operar los puertos de Balboa, en el Pacífico y de Cristóbal, en el Caribe, los más importantes del país, informó ayer, viernes, el director de la Autoridad Portuaria Nacional (APN), Hugo Torrijos.

La propuesta fue entregada al presidente panameño, Ernesto Pérez Balladares, por los directivos de la empresa durante una reunión que sostuvieron en San Francisco, California (EU), en el último punto de una extensa gira que hizo el jefe de Estado panameño por varios países para atraer inversiones para Panamá’.

En aquella ocasión también se presionó para que Bechtel se alzara con la concesión para administrar los puertos. El argumento que se vendió a la prensa nacional e internacional era el temor de Los Estados Unidos sobre la influencia de China comunista en Panamá y por ende en Latinoamérica. Y es que al final fue una empresa de Hong Kong, la Panama Ports Company, miembro del Grupo Hutchinson Port Holdings (HPH), una filial del conglomerado multinacional Hutchinson Whampoa Limited, la que se ganó el derecho de administrar Balboa y Cristóbal. Es posible que al no dar su brazo a torcer, para que fuera Bechtel la ganadora, Pérez Balladares perdió su derecho de entrar a territorio estadounidense.

Respeto a los diplomáticos de cualquier país y ese mismo respeto les exijo a ellos. Me causa indignación, si así fue, que nuestros más altos jerarcas gubernamentales hayan expresado lo que dice el sitio de Julian Assange.   Algunos de mis detractores dirán: ‘¡y ese periodista de qué habla, cuando avaló la invasión de 1989!’.   ¡No señores, siempre estuve en desacuerdo con ella, la prueba es que nunca acompañé al presidente Endara en sus viajes oficiales a los Estados Unidos, como rechazo a lo que hizo la administración Bush! Eso se lo conté a él cuando una vez me preguntó el porqué le mandaba a otros funcionarios de la Secretaría de Prensa.

Les pido a políticos, empresarios, dirigentes de trabajadores, etc., que hagan valer el respeto y la dignidad como panameños y cuando les toque asistir a las recepciones en la Embajada americana, sean cautos a la hora de expresarse. Y si ven que los centuriones del imperio nos irrespetan, defiendan a la patria que los vio nacer. Que la columna vertebral de quienes nos gobiernan no se doblegue ante el imperio y que las decisiones judiciales se basen en nuestras leyes, no así en las recomendaciones o presiones de la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos.

 

Este artículo se publicó el  14  de febrero   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: