Hace más de 2000 años: nacimiento y resurrección

La opinión del Empresario…

JUAN RAMÓN MORALES
juramor777@hotmail.com

Hace dos mil años, se produjeron los acontecimientos más importantes que registra la historia humana: Nacimiento, muerte y resurrección de Jesús.

Una estrella guió el camino, para así adorar al unigénito de Dios Padre. Nació en un pesebre, con la mayor humildad, diciéndole al mundo con cuanta humildad debemos vivir. Sus calentadores eran: un buey y un asno; y su castillo, apenas el portal que encontraron.

El nacimiento de Jesús separó la historia en dos épocas: A. de C. y D. de C. nadie antes separó la historia de la Humanidad en dos épocas como ocurrió, hecho este que ha tenido origen divino incuestionable, negado por nihilistas, hebreos y ateos. La separación de dos épocas humanas confirma definitivamente el advenimiento del Hijo de Dios.

Muchos fueron los profetas que habitaron la Tierra, todos han sido voceros de la voluntad de Dios, como lo fue también Jesús, con la diferencia de que Jesús, Hijo de Dios, es el Dios mismo y quien marcó verdaderas pautas.

Jesús vivió y murió haciendo del amor su primerísima bandera de lucha y de ejemplo. En torno a estos hechos, cabe una pregunta: ¿El hombre ha seguido las enseñanzas del Redentor?, definitivamente no.

Las luchas intestinas que se han dado en el mundo y las dos conflagraciones mundiales han puesto de manifiesto el camino equivocado por el que ha caminado la Humanidad.

El ego, las mezquindades, las ambiciones desmedidas para lograr el poder son ejemplos fehacientes de la ruina humana que mina al hombre en las profundidades de su conciencia.

La descomposición social, la desintegración de los hogares, la pésima distribución de la riqueza, todos estos ingredientes al margen de las enseñanzas de Jesús, están contribuyendo a la violencia intrafamiliar, la violencia en los diferentes escenarios de la vida humana. ¡Qué lástima!

En un par de meses, estaremos conmemorando la Semana Mayor y celebrando el día de la resurrección de Jesús, el día en que Jesús venció a la muerte, para demostrar al mundo su omnímodo poder.

Uno de los propósitos indiscutibles de la presencia de Jesús en la Tierra, fue para que la Humanidad confirmara que el Dios invisible, sí existe y que vino al mundo para reafirmar su existencia y se inmoló para el perdón de nuestros pecados.

En una oportunidad conversaba con un amigo, al margen de creencias religiosa, le expresé: ‘Han habido manifestaciones divinas, entre las cuales, la que te citaré, no admite réplica alguna. Una campesina, ignorante, no leía y menos escribía, pero su conducta ejemplar le valió ser merecedora de revelaciones divinas, así las cosas, se convirtió en la mujer que comandó ejércitos y ganó grandes batallas dando a Francia unidad sin precedentes, expulsando a los ingleses hace menos de 600 años. Esta campesina ignorante, fue nada menos que Juana de Arco’. ¿Puede, sin que medien hechos divinos, convertirse cualquiera mujer ignorante en lo que se convirtió Juana de Arco? Estoy con vencido que no. Así son las cosas.

Este artículo se publicó el 7 de febrero  de 2011   en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: