Regresaron los piratas a Panamá

La opinión de…

 

Juan Ramón Sevillano Callejas 

Invitados por el actual gobierno, llegaron nuevamente los piratas a Panamá con el deseo codicioso de llevarse nuestro oro, cobre, petróleo y atún. Esta vez no ofrecen espejos y collares, dan escuelitas, centros de salud y otras cositas. Todavía estamos esperando que nos devuelvan el oro que se robaron durante la colonia y paguen la destrucción de Panamá la Vieja. Ya hay países con dignidad que están presentando estos reclamos.

Pero ahora es peor, no solo se quieren llevar los bienes mencionados, también se quieren llevar nuestros bosques y nuestro más preciado tesoro: nuestra agua.

Durante el tiempo que los políticos llaman “consultas” (que solo se convocan para guardar apariencias) del proyecto de modificación del Código de Recursos Minerales, algunos expositores informaron acerca de la gran cantidad de agua que se necesita para obtener oro, detallando que con esa cantidad se puede abastecer a miles de personas.

En contradicción, nuestros gobiernos han demostrado que nunca les ha importado, a pesar de que tenemos más de 500 ríos, que las ciudades y poblados del país tengan agua potable las 24 horas del día.

Este hecho demuestra que o hemos sido gobernados por incapaces o por personas que tienen otros intereses diferentes al beneficio popular. También ha quedado demostrado que estos incapaces no conocen otra fórmula que la inversión extranjera, para sacar al país de la pobreza en que vive la mayoría. ¿Será para mantener en la cacareada riqueza a la minoría?

La lacra social conocida como clase política, solo incentiva a los extranjeros de todas las formas que a estos serviles se les ocurre. Nada de incentivar a nuestros agricultores, ganaderos, avicultores, pescadores, a la agroindustria, etc., etc. A estos los tenemos abandonados, porque no se necesita mucho esfuerzo, ni inteligencia para traer los alimentos del extranjero. Eso sí, con ello ganamos más dinero y controlamos los precios.

La incapacidad de los gobiernos queda demostrada una vez más cuando es otro el que cumple sus funciones constitucionales y legales de construir carreteras, escuelas y centros de salud.

Tal y como está redactado el proyecto minero, a los gobiernos extranjeros se les permitirá ser financistas de empresas privadas, lo que violaría –en nuestra opinión–, la Constitución nacional, por ello interpondremos un recurso de inconstitucionalidad para que la Corte lo resuelva en 10 años.

Como ambientalista, estoy de acuerdo con la prohibición de las redes de palangre, pero si a los humildes pescadores se les impone esto, cómo se permite que los extranjeros pesquen atún con redes de cerco, debajo de Coiba, para llevar arrastradas a estas y otras especies (delfines, tortugas, etc.) hasta la distante Punta Burica, provocando la muerte de muchas. Todo para exportar, nada se quedará.

El ministro de Comercio, durante su exposición, mencionó que estas inversiones crearán un polo de desarrollo que eliminará la pobreza, poniendo como ejemplo a la Zona Libre de Colón. La verdad, no he encontrado estadísticas que me demuestren que los habitantes de la ciudad de Colón hayan salido de la pobreza.

También, dijo el señor ministro que los mineros de Perú ganan mil 250 dólares mensuales. Yo pregunto: ¿Será esta suma la que paga Petaquilla Gold o será la que pagará Minera Panamá a los trabajadores?

Se oyeron nuevamente cantos de sirena, a saber inversiones de miles de miles de millones y de la más alta tecnología. Lo mismo hicieron en Costa Rica, allá hay una mina que supuestamente contaba con la más alta tecnología, pero tuvo que suspender voluntariamente sus actividades antes de causar un desastre ambiental y afectar una población cercana.

Lo cierto es que no existe ningún poblado de un país en vías de desarrollo que por la actividad minera haya salido de la pobreza o al que no se le haya causado un gran daño ecológico. El tema de la minería en Panamá debe ser consultado a través de un referéndum

<>
Este artículo se publicó el 7 de febrero  de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: