¿Qué sabes de impuestos?

La opinión de…

 

Antolino Herrera

Los impuestos son tan antiguos como la humanidad misma. En la Roma antigua se referían a la voz latina tributum, que era la contribución que el gobierno exigía para capitalizar las finanzas públicas y así (hoy día), el Estado y sus municipios, cumplir con las obligaciones más relevantes: servicios de correo, policía, bomberos, salud, educación, vivienda y otras ya conocidas. Se denominaba tributum, porque entre los romanos se pedía por tribus.

En la actualidad, cuando nos referimos a tributos estamos hablando de tres cosas: impuestos, tasas y contribuciones especiales (las de mejoras y las de la seguridad social). Se agregan los intereses y sanciones que se aplican por penas, infracciones a la ley o multas.

La denominación más extendida en Panamá es la de impuesto, aunque sabemos que este es una parte sustancial del esquema del ingreso público por vía de la recaudación. Lo que hemos aprendido de estos tributos es que no son de fácil aplicación. Basta que usted aplique mal un impuesto y se sucederán toda una cadena de acontecimientos negativos, en el mismo orden o proporción con que se aplica.

En cualquier país del mundo, si se realizan reformas fiscales sin preveer los efectos que acarreará sobre los ciudadanos y las empresas, pueden ocurrir dos cosas, por lo menos. La primera, que toda la región en donde se aplique el impuesto retroceda, es decir, que los individuos experimenten mayor pobreza. Si los impuestos se aplican sin mayores estudios; elaboración de proyecciones, haciendo modelos de regresión múltiple en el tiempo, encuestas; gráficos, cuadros estadísticas, etc., el proyecto de aplicación sería una aventura.

Además, hay que indagar como anda el coeficiente de presión fiscal (ingresos tributarios entre el producto interno bruto a precios de mercado). Este lo calcula un departamento de Estadística Tributaria de la Dirección General de Ingresos.

El coeficiente nos indica si el país tiene niveles de carga impositiva muy alta o aun tolerable por el resto de la sociedad. Hay que observar también la presión psicológica del tributo sobre el ciudadano. Si más conocimiento tienen los individuos y las empresas sobre la aplicación de la nueva tarifa, se elimina en parte su resistencia al pago.

Hay que considerar los límites psicológicos, económicos y políticos de los impuestos. Existe una buena cantidad de teorías y experiencias en este campo. Quienes auspician la reforma fiscal deben tratar de conocer por ejemplo: Los efectos macroeconómicos de los impuestos sobre la inversión, el consumo, el ahorro, el trabajador o asalariado; y tomar en cuenta cómo afectará la reforma a la empresa o sociedades anónimas.

Generalmente, las empresas trasladan los impuestos a los consumidores a través de los precios. El asunto no pinta nada sencillo, porque aun si se estudia el comportamiento promedio esperado de las personas o empresas sobre la cual recaerá el impuesto, hay variables, datos o situaciones imprevistas o concomitantes que pueden pasar desapercibidas al ojo u olfato del más sagaz analista de impuestos.

¿Cuántos de estos ejercicios habrán ensayado nuestros estimados reformadores fiscales en la hoy cuestionada Alcaldía capitalina. No es para molestar, es solo para compartir, lo que para los especialistas en impuestos es algo conocido.

Entiendo que en Panamá hay universidades que dictan maestrías en tributación. En el sector público hay muchos funcionarios con una amplia formación en materia fiscal. Parte de este texto corresponde al estudio de grado de los economistas Carlos A. Davis y este servidor, en la tesis, Análisis Económico de los Impuestos y la Presión Fiscal en Panamá. Ojalá y salgan de la crisis en el Municipio, nada más que por mover unas tarifas, tasas o impuestos.

<>
Este artículo se publicó el 4  de febrero  de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: