Sistema de enjuiciamiento penal acusatorio panameño: reto y oportunidad (Parte I)

La opinión del Fiscal Segundo del Circuito de Herrera…

César Román Tello Solano

La implementación del sistema de enjuiciamiento penal acusatorio en nuestro país genera expectativas, frente al reto y oportunidad que lleva implícito. Este evento pone a Panamá a la par de las tendencias de reforma procesal penal que iniciaron en la región en la década de los ochenta. ¿Cuál es el núcleo de este paradigma, como para que a partir de él emerjan tantas inquietudes?   ¿La experiencia panameña es igual o diferente del resto de países en donde se ha implementado?   ¿Qué puede esperar la sociedad civil y el ciudadano común de esta reforma? Trataremos de ir hilvanando algunas respuestas a estas interrogantes.

Los ejes fundamentales del sistema acusatorio, giran en torno a algunos principios (como los llama el código), que lo caracterizan y le otorgan identidad procesal. Entre estos resaltamos:

Separación de funciones procesales.

A diferencia del sistema inquisitivo, en la propuesta se establecen con claridad los roles de cada uno de los sujetos procesales. Así quien investiga (el fiscal), es además quien dirige el procedimiento, apoyado en los organismos de investigación, entiéndase técnicos o peritos de criminalística, Dirección de Investigación Judicial, Departamento de Información Policial, Policía Nacional, entre otros. La máxima fundamental de este principio, es que sin acusación no hay juicio, bajo el entendimiento que esta es una función propia y exclusiva de quien investiga. No podrá en consecuencia realizar el fiscal actividades o funciones que son de manejo y competencia del órgano jurisdiccional y viceversa, no podrá el juez inmiscuirse en las atribuciones del fiscal.    Es esta sin duda una realidad que marca la diferencia con el modelo actual, definido como intermedio o mixto, porque mantiene características tanto de inquisitivo como de acusatorio.

Control jurisdiccional previo en la fase de investigación.

Como regla general, el fiscal actuará velando porque no se vulneren o restrinjan derechos fundamentales de los intervinientes en el proceso, con énfasis en el imputado.    Por vía de excepción y en supuestos taxativos, podrá este actuar con control jurisdiccional posterior.   Actualmente los actos procesales dispositivos del fiscal, no mantienen control jurisdiccional previo sino posterior, con lo que encontramos otra característica diferenciadora.

Inmediación del juez con la prueba.

La propuesta de Código Procesal Penal, introduce con marcada severidad la inmediación del Juez para con la prueba, porque esta se constituye dentro del juicio y no antes.   Así los indicios o evidencias recabadas en fase de investigación, que han de ser compartidas con la defensa técnica o natural para garantizar su ejercicio, sufren en ese trayecto una especie de metamorfosis, que va de indicios o evidencias a prueba idónea en el proceso. (Continúa mañana).

<>Artículo publicado el  4 de febrero  de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: