Réquiem para los “Diablos Rojos”

*

La opinión del Periodista…

FEDERICO JOSE GUILLERMO TEJADA
fjosetejada@hotmail.com
La historia del problema del transporte en Panamá es rica en hechos, por las diversas medidas tomadas para lograr que el país cuente con un sistema moderno y eficiente que permita a los panameños transportarse en forma rápida y con seguridad a sus sitios de trabajo y retornar a sus hogares, sin trauma ni estrés.

Fue durante el gobierno del Dr. Arnulfo Arias Madrid en 1940, cuando el Partido Revolucionario Institucional del Dr. Arias se apropió del sistema de tranvía que prestaba servicio en la capital desde principios del siglo XX.   Al eliminarlo se instauró el sistema de rutas de autobuses dando las concesiones a empresarios privados.

El gobierno del General Torrijos, en 1968, paso a darle otro matiz al asunto al apropiarse de las concesiones y dárselas a los propios conductores, instaurando un sistema que en principio contó con la presencia de buses modernos, amparados bajo la denominación de CUTSA.

Más tarde y tomando como argumento la necesidad de que los trabajadores del volante y sus familias tuvieran un recurso con que poder solventar su subsistencia, las concesiones les fueron entregadas a los sindicalizados, importando buses de segunda.

Esta idea que en principio pareció buena, tuvo serias consecuencias después ya que el sistema se desvirtuó convirtiéndose en una especie de “mafia” adueñándose de las rutas, y en donde un sector, amparándose en su influencia en los sindicatos de autobuses, lograron obtener no uno sino muchos buses, acabando con la idea original del General Torrijos.

Ni el propio General pudo con ellos, legándonos un problema que sería apropiadamente calificado por la inteligencia de este pueblo como los “diablos rojos”.    Así, hicieron y deshicieron a su antojo todo lo posible para hacerle honor a este calificativo popular, las calles de las barriadas fueron convertidas en talleres y en estacionamientos por doquier.

Las vías se tiñeron de sangre al no respetar ni las aceras ni las paradas para pasarse a otro bus.   Las escenas de atropello, accidentes, vejámenes, groserías a niños, ancianos, mujeres, adultos por parte de sus testaferros, es la orden del día.

En su transitar hacia su retiro definitivo están haciendo todo tipo de desenfreno, como el elevar el costo del pasaje contraviniendo disposiciones acordadas con ellos en un principio.

Sin embargo como todo tiene su final, hoy nos encontramos ante otro ensayo, que en principio vuelve las concesiones a la empresa privada y que será como el réquiem para un servicio que nos mantuvo en vilo por más de 40 años y que nadie parece dispuesto a defender.

Le corresponde a esta nueva gestión en el transporte, dar lo que tanto panameños a pie ansiamos, un servicio de primer orden y hasta el momento, el gobierno del Presidente Martinelli parece encaminarse hacia ese norte.   A la par de contemplar el mejoramiento de la red vial.

Aún el cordón umbilical de este nuevo servicio no ha sido cortado y las expectativas son muy halagüeñas.   Muchos preferimos pagar un poco más siempre y cuando el servicio que brinden sea de calidad y eficiencia.

*
<>Artículo publicado el  29  de enero de 2011   en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: