Otro plato roto que paga el pueblo

La opinión del Abogado…

Octavio Villalaz Benzadon

Sentado en el sofá de mi casa, viendo un programa de televisión, el mismo es interrumpido por una propaganda pagada por el Municipio de Panamá, la cual trata de justificar el aumento de impuestos municipales a los comerciantes del Distrito.

Si bien es cierto que el Municipio de Panamá tiene la facultad de gravar aquellos impuestos que no son gravados por la Nación, es igual de cierto que la demanda interpuesta ante la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) no tiene ningún sentido, ya que decir que los impuestos municipales se equiparan al derecho que tiene el gobierno central de cobrar el impuesto sobre la renta, sería dejar en la ruina a la urbe capitalina y a todos los municipios de la República.

Si al Municipio le da la gana de gravar a los comerciantes con un 100% adicional sus actividades comerciales, el gobernante municipal tiene la facultad para hacerlo previa aprobación del Consejo Municipal.

Ahora, como nosotros -y hablo por aquellos a los que no perjudica el alza o la baja de los impuestos municipales como contribuyentes, pero sí como consumidores- podemos ver desde nuestra perspectiva lo que está pasando y opinar objetivamente sobre quién tiene la razón.

Entonces, las preguntas que nos hacemos serían: ¿Cuál es el programa social que tiene la Alcaldía de Panamá?, ¿Cuál es su programación para el año 2011 y lo que le queda de gestión al Alcalde Bosco?, ¿Qué ha hecho todo este tiempo sentado en su silla?

La percepción negativa que tiene la mayoría de los ciudadanos sobre el Alcalde, radica principalmente y según él, en el fuego amigo que tanto cacarea y el cual es promovido por un sector económico que tiene vinculación con el poder ejecutivo, razón por la cual su sed de venganza la centró en una reforma del régimen impositivo que arrastra a otros sectores comerciales ajenos a la disputa política. ¿Acaso somos los panameños culpables de estas guerras intestinas? Pues No.

¿Qué derecho tenía el Alcalde de hacer una reforma inconsulta, esgrimiendo el garrote por delante de toda negociación?   Ello solo demuestra la carencia de la inteligencia política que se debe tener para estos casos.

La Alcaldía no es un sitio de poder que otorga facultades plenipotenciarias para adjudicar consultorías a diestra y siniestra, cuyos beneficios en ningún momento impactan en forma directa o indirecta a los ciudadanos.

¿Qué desean al final: servir a la ciudad o a sus propios intereses? Hasta cuando tenemos que soportar los ciudadanos semejante apatía y seguir sintiendo impotencia por cómo se juega con el bolsillo nuestro, que al final del camino, es el que paga todo el desgreño municipal.

<>Artículo publicado el  21  de enero de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: