Nuestros antecesores

*

La opinión de…

Marisín Villalaz de Arias

Los indígenas fueron los primeros habitantes de nuestra América con su cultura y sus tradiciones. Cuando los españoles llegaron los encontraron y los maltrataron sin respetarlas y robaron sus riquezas. Es por esto que respeto a los que quedaron y sus descendientes.
Sin embargo, no comulgo con ellos en algunas circunstancias y en su relación con el resto de la población de sus países. Hablo específicamente del caso de Panamá donde no se ha desarrollado una política indigenista y nadie ha intentado involucrarlos en la vida nacional, llevándolos al subdesarrollo y a la pobreza.

En 1964, conversando con un indígena de mi partido, me refería que regresaba de un congreso en Suecia sobre la cultura indígena de Latinoamérica; recuerdo una conclusión a la que llegaron: a los indígenas hay que adaptarlos a la vida del país y que se sientan parte del mismo ya que, solitarios solo logran vivir en la pobreza y en el olvido.

Lamentablemente, en el gobierno del Dr. Pérez Balladares se les adjudicó una gran cantidad de tierras llamándolas comarcas que no han hecho más que daño en vez de beneficio. El gobierno debe darles escuelas, centros de salud, médicos y demás, pero ellos tienen sus propias leyes por las cuales se rigen ignorando las nacionales. Viven exclusivamente como quieren sin avanzar, sin suficiente educación, con sus propias autoridades y exigiendo lo que ellos consideran que les pertenece.

Eso, además es discriminación porque a ningún panameño se le regala tierra para vivir ya que debemos comprarlas. Yo respeto sus costumbres y sus tradiciones; pero que piensen que son tan panameños como nosotros, para todo y no para lo que les conviene.

Hace unos días leía que los indígenas vecinos a Cerro Colorado quieren la mitad de las ganancias de la explotación de la mina. No le veo pies ni cabeza porque esa tierra no es de ellos, es del Estado ya que no han pagado ni medio por ella. En San Blas no construyes nada sin el permiso del jefe; lo peor es que luego de concedértelo, te la destruyen porque les da la gana. En cambio, los y las indígenas que se han amoldado al resto del país, avanzan en sus trabajos, adelantan por su inteligencia y su dedicación.

Que miren ese ejemplo y no se alejen de la civilización para que puedan vivir como seres humanos y no se aislen pero exigen al gobierno. Sean panameños como nosotros y trabajen para el bienestar de ellos y del país.

*
<>Artículo publicado el  26  de enero de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: