Mujer, creación de Dios

Un mensaje al Corazón.  El mensaje, el consejo y la opinión del Obispo Auxiliar de San Pedro Sula,  Monseñor…

Rómulo Emiliani

Dios creo al hombre y a la mujer iguales en dignidad; diferentes a nivel biológico y psicológico, pero complementarios. Por ser creación de Dios, la mujer no es inferior al varón. Pero desde el principio, en la Biblia y todo el contexto ambiental de oriente, vemos una marcada diferencia en los papeles sociales, donde la mujer ha sido tratada como un ser de inferior categoría.

Jesús de Nazaret siempre trató con respeto y admiración a las mujeres. La figura femenina, tanto de María como de otras mujeres que Cristo trato, tiene un porte, una elegancia y un respeto. Aún María Magdalena, la de los siete demonios, se convirtió en una mujer maravillosa, quien tuvo el honor de ser la primera persona a la que Cristo se apareció al resucitar.

María Santísima, la Madre de Jesús, alcanzó un grado superlativo de santidad, más que cualquier otro ser humano, siendo declarada por la Iglesia pura e inmaculada, aún en su concepción. Ella es la mas digna y ejemplar, la más perfecta en su ternura, fortaleza, agudeza y profundidad, en su fe y aceptación del plan de Dios. María es el ejemplo total de una persona perfecta.

En la historia hay muchos ejemplos concretos, y tantos otros anónimos, en los que se destacan mujeres ejemplares, personalidades maravillosas y únicas. Pero en muchas culturas primitivas, se tenía a la mujer como un ser totalmente inferior y aún en la edad media la mujer era un ser de segunda categoría.   En los años de su historia, la Iglesia Católica ha defendido la integridad, dignidad y santidad de la mujer. En ella han nacido innumerables mujeres realmente santas, que gracias a vivir en Gracia de Dios han llegado a la cúspide del desarrollo espiritual y humano. El Señor creó a la mujer para que complementara al varón y ambos se perfeccionaran. La dotó con una energía y vitalidad única, una sensibilidad muy especial, emociones y sentimientos más profundos y desarrollados, más feminizados, una ternura muy especial, una intuición aguda y una potencia anímica más desarrollada. Para que el mundo sea más perfecto, el hombre y la mujer deben complementarse, y unidos lograrán hacer de este mundo el que Dios quiere.

¿Qué ha pasado a la humanidad; qué gran error histórico hemos cometido, qué tragedia tan espantosa hemos permitido que ocurra por mantener prejuicios tan descabellados en contra de las mujeres? ¿Cómo es posible que en este siglo,   hasta hace unas décadas, en muchos países las mujeres no podían ni votar? Desgraciadamente, también en nuestra cultura latinoamericana se han pisoteado muchísimo los derechos de las mujeres.

Las sociedades machistas como la nuestra han causado mucho daño porque la mujer muchas veces es vista como una esclava, un objeto sexual o alguien simplemente inferior.

 

<>Artículo publicado el  5 de febrero  de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: