Mi Panamá de ayer ( No. 2)

La opinión del Abogado y comentarista…

Guillermo Márquez Briceño 

Nuestra primera casa de estudios fue creada en 1935 por el doctor Harmodio Arias Madrid, entonces Presidente de la República y por recomendación de don Octavio Méndez Pereira quien fue su primer rector.
En consecuencia, en el país no se podía antes hacer estudios universitarios y había que lograrlo en el extranjero. Varios de nuestros profesionales estudiaron entonces en diversos países latinoamericanos, y entre ellos, Chile.   Sus padres les enviaban mensualmente treinta dólares para su manutención con lo cual podían vivir sin estrecheces.

 

A Panamá llegaban libros impresos allá en forma de revista por Editorial Ercilla, y se vendían a quince centavos el ejemplar. Hoy ellos no se pueden adquirir aquí a menos de quince o veinte balboas.

 

A principio de la década de los años treinta un magistrado de la Corte Suprema de Justicia ganaba B/. 500.00 mensuales. Hoy ganan eso 20 veces.    En tan sólo un mes reciben lo que entonces les pagaban en un año más cuatro mil adicionales. A base de aquellos sueldos los actuales no podrían vivir adecuadamente y sería harto difícil hallar, por no decir imposible, abogado alguno que aceptara el cargo.

Tales son los rigores que el tiempo nos impone con su implacable avance.

<>Artículo publicado el  6 de febrero  de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: