Los gobiernos largos

 

La opinión del Periodista…

 

Juan  B.  Gómez 

Dice el dictador egipcio Hosni Mubarak, que si deja el poder inmediatamente, se produciría una anarquía que sería peor que si él quedara en el poder.

Ese es el argumento de todos los dictadores. ¿ Recuerdan que esa era la misma canción de Noriega?   Simplemente, que los dictadores no quieren dejar el poder.   Pero hay algo evidente: que no se puede gobernar cuando el pueblo no quiere ya a su dictador.

Los pueblos detestan los gobiernos largos. Creo que no hay ninguno que quiera, sinceramente, a uno que no quiera dejar el poder… El dictador se obsesiona con quedarse, y el pueblo sufre la misma obsesión porque se vaya.

Los pueblos odian a los dictadores. Y a veces hasta a los que no son dictadores. Es difícil encontrar en la historia de Francia a un hombre que haya sido más amado que Charles de Gaulle.

Pero cuando su gobierno se fue alargando, empezó la inquietud y la protesta; entonces, su genio político le dijo que consultara al pueblo. Y se efectuó un referendo: el pueblo diría si quería que continuara o no en el gobierno. La primera vez, el pueblo dijo Sí.; pero la segunda vez, dijo No. Y el enorme hombre de Estado se fue a su casa, dejando al pueblo francés en libertad de elegir a su sucesor.

Pero, es necesario aclarar, que los referendos de De Gaulle fueron libres, sin presiones de él para lograr el voto popular. No igual que los referendos de Chávez en Venezuela, que se gasta hasta mil millones de dólares, si fuera necesario, para comprar el Sí mayoritario de un pueblo que en realidad lo detesta.

Ahora, Mubarak dice que se iría pero no puede dejar al pueblo en la anarquía. No, si se organiza una Junta de Gobierno, solamente destinada para realizar unas elecciones democráticas, correctas y limpias, con la rigurosa vigilancia de las Naciones Unidas. Así, la salida ( o huida) del dictador no sería catastrófica como él lo pronostica.

Repito que no se puede gobernar en un país, cuando el pueblo se convierte en una sola e inmensa garganta que grita: ¡Que se vaya el dictador!

Que Hosni Mubarak recuerde cómo terminaron Trujillo, los Somoza – padre e hijo-; y cómo dejaron a Mussolini, descuartizado colgando de un farol… Y si quiere, recuerde también, dónde está Noriega penando su criminal dictadura…

<>Artículo publicado el  6 de febrero  de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: