Comentario

La opinión de…

Dimas  L.  Pitty

Coincido parcialmente con lo que opina Juan B. Gómez en su artículo “Sobre las grandes obras literarias”, aparecido en el Panamá América, en la edición del 22 de enero pasado.

Me parece que, efectivamente, la superficialidad, el consumismo y la mediocridad predominan en la hora presente. Para la mayoría es más importante el tener que el ser.

Sin embargo, en cuanto al interés por las grandes obras literarias y la trascendencia de éstas, no comparto su apreciación, porque la grandeza, la profundidad y la vigencia de una obra no dependen de la cantidad de lectores, sino de los valores y virtudes que ella contiene y expresa, por un lado; por otro, de que prenda en unos cuantos espíritus de cada generación, que son los que mantienen viva la llama del entendimiento y la cultura.

Obras como La Odisea, La Iliada, Edipo rey, el Cantar de los cantares, El arte de amar, los Comentarios de la guerra de Las Galias, las Confesiones de San Agustín, el Elogio de la locura, los Ensayos de Montaigne, la poesía de San Juan de la Cruz, la Fenomenología del espíritu, de Hegel, etcétera, no han sido leídas por millones y millones de seres, pero sí han sido comprendidas y revitalizadas por los que importan, que son los que mantienen el rumbo. Eso sucede en todas partes, en todas las lenguas, en todos los tiempos.

Por lo tanto, no debe angustiarnos que una obra de Sábato, por ejemplo, tenga muchísimos menos lectores que una novelita rosa de Corín Tellado o de cualquiera de sus congéneres.

La primera seguirá siendo expresión de lo mejor y más hondo del hombre contemporáneo; la otra, simple y fugaz pompa de mal jabón.

Y en la ciencia, ¿cuántos, en tres siglos, se ocuparon de las contribuciones matemáticas de Newton? No obstante, el conocimiento acumulado, conservado por unos pocos, permitió que alguien como Einstein hiciera lo que hizo.

En fin, la historia de la sociedad humana muestra que lo esencial y auténtico perdura, que lo frívolo se esfuma y que las aberraciones pasan.

¿Recuerdan que en Farhenheit 451, la novela de ciencia ficción de Bradbury, los libros han sido proscritos y, paradójica y demencialmente, los bomberos son los encargados de quemarlos? Sin embargo, aun en ese panorama ominoso y deprimente, unos cuantos espíritus mantienen vivos el amor a los libros y la esperanza en el futuro.

Entonces, en el mundo real de nuestros días, aunque el desinterés y la ignorancia se extiendan, no debemos claudicar ante la confusión, los farsantes, el disparate y la mentira.

<>Artículo publicado el  1 de febrero  de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.  El resaltado es nuestro.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: