Vía Argentina: ¿desafueros o complicidad?

La opinión del Abogado, Político independiente…

Juan Manuel Castulovich 

El sector del Cangrejo, del corregimiento de Bella Vista, originalmente creado como destino residencial, ha venido transformándose y hoy, en su principal arteria, la Vía Argentina, se han establecido y funcionan numerosos restaurantes, pequeñas cafeterías y sitios de diversión, que han superado ampliamente a los negocios tradicionalmente existentes en el sector, como las farmacias, lavanderías y minimercados.

A nadie debe sorprender esa transformación del sector que ahora es mixto: residencial y comercial, y tampoco el notable incremento en la cantidad de vehículos que por allí circulan y que han convertido varias de sus intersecciones, y principalmente la que se forma con la calle Arturo Motta (la que pasa al lado del monumento conocido como “la cabeza de Einstein”, en una de las más congestionadas de la ciudad, donde la desorbitada confluencia de vehículos era causa de frecuentes accidentes, tranques y del ruido ensordecedor de las bocinas.

En las postrimerías del gobierno anterior, las autoridades del tránsito decidieron instalar “semáforos inteligentes” en varias de las intersecciones de la Vía Argentina y pintaron con profusión líneas para el cruce de peatones que, supuestamente, mejorarían la situación; pero el remedio ha sido peor que la enfermedad.   Cuando las luces cambian de color, las intersecciones siempre están bloqueadas y comienzan a sonar las bocinas.    De lo que hablo están al tanto y lo sufren los miles de conductores que por allí transitan. Y también quienes vivimos en las proximidades.

Como es frecuente, en la semana siguiente a la instalación de los semáforos y al pintarrajeado de las calles, llegamos a contar hasta a 6 o 7 agentes de la ATTT que dirigían y regañaban a los conductores que bloqueaban las intersecciones; pero más nunca se les ha vuelto a ver.    Resultado: el caos y el ruido han aumentado, de manera exponencial. Solucionarlo sería sencillo: colocar agentes que sancionen a los conductores que bloquean las intersecciones; pero eso, según parece, demanda más células grises que las que poseen los dirigentes del tránsito. Y, al problema agravado de la circulación en la Vía Argentina, ahora se han sumado los abusos de los dueños de negocios que han secuestrado las aceras, para convertirlas en estacionamientos privados, a ciencia y paciencia de las autoridades.

Pero más grave son las prácticas de algunos comercios, especialmente los de venta de licores, que han convertido las terrazas de sus negocios y las aceras contiguas en ruidosas “cantinas callejeras” hasta prolongadas horas de la madrugada, para el desasosiego y la tortura de sus vecinos.

 

Y todavía más grave es que todas las noches, un grupo de descerebrados se dediquen a recorrer la Vía Argentina en motocicletas con ensordecedoras troneras y a correr automóviles “ajustados para hacer ruido” y que, recientemente, nos hayamos desayunado con la noticia de que en las proximidades de colegios se pretenden establecer salas de “chinguia” y hasta un “hotel de ocasión”.

En resumen, la Vía Argentina y sus alrededores son un caos progresivo y prueba fehaciente de abusos, pero, sobre todo, de la indolencia y la incompetencia de las autoridades nacionales: ATTT, ministerios de Salud y Educación y Policía; municipales: Alcaldía, Corregidor y Representante de Corregimiento, que nada hacen para detenerlo.

 

La solución corresponde, primero, a las autoridades que, con su indolencia e incompetencia son cómplices por omisión; pero también es responsabilidad de quienes habitamos en el área, que debemos denunciar y combatir los abusos de quienes, motivados por el afán de lucro, consideran que “todo vale”. Que en el sector aumenten las actividades comerciales nada tiene de pecaminoso; pero hora es ya de que se reglamenten y controlen, para la convivencia pacífica de todos.

<>Artículo publicado el  18  de enero de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: