Cien años intensamente vividos

*

La opinión de la Médico y Rotariana…

Marisín Villalaz de Arias

Hace unos días celebramos el centenario de un gran hombre: Dr. Bernardino González Ruiz.    Su vida estuvo llena de emociones, de trabajo, de tristezas y satisfacciones, sobre todo en su vida profesional ya que fue un médico reconocido en el país y en la que tuvo millones de experiencias hermosas. Fue padre ejemplar, esposo como él solo supo serlo, un gran médico, político honesto y protector de su familia de quien puedo decir que fue para mi como un padre.

Estudió en el Instituto Nacional y luego partió para Francia donde estudió medicina en la Sorbona de París con excelentes calificaciones. Fue profesor de Cirugía de la Facultad de Medicina de Panamá y Cirujano en el Santo Tomás y el Seguro Social.   Su destreza lo llevó a ser el primero en Panamá en operar corazón abierto. Hombre sencillo, ocupó la Presidencia de Panamá por seis días durante la presidencia de don Roberto F. Chiari.   Solo con este corto currículo ustedes ven la importancia de este hombre.

Vemos su cara fresca que no aparenta su edad. Con problemas de audición y visión pero una mente tan clara que todavía hace crucigramas, recita poesías enteras aprendidas en la escuela y canta tangos y típico, enteras las canciones también.   La fiesta fue espectacular; había variedad de personas, hasta el Presidente Martinelli y el Vice Varela dando la sensación de que el cariño reinaba en los presentes. Sus familiares fuimos en pandilla a rendirle homenaje al hombre dinámico y maravilloso que es mi tío Bernardino.   Gozó la fiesta como nadie y reconocía a todos los que le decían quien era; a algunos les mostraba el recuerdo de su pedigrí.

Pocas fiestas tan hermosas como la que le hicimos en Las Tablas, pueblo al que adora y ha regresado rejuvenecido, haciendo mandados y paseando permanentemente porque detesta estar encerrado en su casa. Cuando lo visito tiene que ser a las ocho de la mañana porque luego de ofrecerme un cafecito o desayuno, sale a hacer diligencias y regresa al medio día.

¿Quién no quiere llegar así a los 100 años? Ya nos dijo que el próximo año celebra sus 101. ¿Qué les parece tener ese espíritu para esperarlos?    Estoy segura de que allí estaremos. Como su sobrina agradezco a nombre de toda la familia a todos los que fueron a su cumpleaños y a quienes lo recordaron.   Que Dios te conserve, tío y adelante.

*
<>Artículo publicado el 19  de enero de 2011  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: