Frases Célebres entre Marx y Martinelli

Bitácora del Ex- Presidente,  del 31 de enero de 2011.

La opinión del Abogado, Empresario,  Docente Universitario y Ex Director de la Policía Nacional…

 

Ebrahim Asvat

 

“Panamá es el único país del mundo dirigido por un hombre de negocios y no por un político.”

Ricardo Martinelli    EuroNews  27-1-2011

 

“Nunca pertenecería a un club que admitiera como socio a alguien como yo”.

Groucho Marx

 

 

“El que dicta las políticas de gobierno hasta el 30 de junio de 2014, soy yo”.

 

Ricardo Martinelli  18 de enero 2011

 

“La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”.

Groucho Marx

 

 

“En el mundo hay dos presidentes con pasaporte italiano, yo y Berlusconi”

Ricardo Martinelli  El Giornale  septiembre 2009

 

Disculpen si les llamo caballeros, pero es que no les conozco muy bien.

Groucho Marx

 

 

“Yo soy el primer presidente en ser hijo de inmigrantes. Hoy aquí me han recibido como el hijo de esta ciudad. Es una emoción muy fuerte. Cuando nació mi hijo pensé que era el día más feliz de mi vida. Pero hoy en día supera con creces”.

Ricardo Martinelli

Mascellaro.it.  sept 2009

 

“¿Por qué debería preocuparme por la posteridad? ¿Que ha hecho la posteridad por mi?”

Groucho Marx

 

 

“Como panameño me siento muy honrado de apoyar siempre al Estado de Israel. Israel es el guardián de la capital del mundo que es Jerusalén

 

Ricardo Martinelli  2 de marzo 2010

 

“El secreto de la vida es la honestidad y el juego limpio, si puedes simular eso, lo has conseguido”

Groucho Marx

 

 

“Este pueblo nos dio un claro mandato para traer un cambio a este gobierno, de arriba a abajo, y eso es lo que vamos a hacer.

La costumbre de que los políticos ponen sus intereses personales sobre los del pueblo, se terminó”.

Ricardo Martinelli  1 de julio 2009  toma de posesión.

 

“Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros”.

Groucho Marx

 

 

“Estamos orgullosos de nuestra historia y nuestra herencia; de nuestra libertad de expresión, nuestra libertad de pensamiento, y nuestra libertad de decidir el rumbo de la patria. Panamá tiene que mantenerse como un líder de libertad y justicia, no solo aquí en nuestra casa, sino en nuestra región y nuestro continente”.

Ricardo Martinelli   1 de julio 2009

 

 

“Es mejor estar callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente”.

Groucho Marx

 

“Ahora le toca al Pueblo”

Ricardo Martinelli   en vallas a lo largo y ancho del país

 

“Claro que lo entiendo. Incluso un niño de cinco años podría entenderlo. ¡Que me traigan un niño de cinco años”

Groucho Marx

 

<>
Artículo publicado el 30 de enero de 2010   alas 21:29  en su muro en Facebook  por el autor  a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Los aires frescos de Davos, Suiza

Bitácora del Ex- Presidente del 28 de enero de 2011.

La opinión del Abogado, Empresario,  Docente Universitario y Ex Director de la Policía Nacional…

 

Ebrahim Asvat

El Presidente de la República partió para Davos, Suiza.   Un pequeño villorio de once mil habitantes reconocido por sus áreas para esquiar y el lugar de reunión del Foro Económico Mundial. Una organización que acerca a líderes gubernamentales,  líderes empresariales, académicos y otros líderes de la sociedad para diseñar la agenda global, regional e industrial para el mejoramiento de las condiciones mundiales.

Este foro no es un lugar para vender telas, pedir prestado o hacer negocios.   Las reuniones tienen como propósitos tocar temas de interés global que representan un reto para la comunidad de las naciones y donde convergen las ideas de diversos sectores de la sociedad.

A Davos no se va a promover la inversión ni a vender a Panamá como oferta de negocios.    Los líderes políticos van a exponer ideas que impacten en la vida y bienestar de los que habitan este planeta.

Dentro de este contexto al Presidente de la República lo invitaron a participar en cuatro mesas de discusión.    El primero relacionado con los negocios en el desarrollo.  El segundo, Una solución global al comercio ilícito.  El tercero, Latinoamérica confrontando el reto democrático y el cuarto,  Inversión en Infraestructura crítica, el camino a seguir.

De las cuatro mesas,  en la primera pareciera existir un aporte de nuestro Presidente que se lo escuché en otra ocasión y es el de aconsejar a los empresarios que entren a la política para llevar los éxitos de administración eficiente de los negocios  a la gestión pública.

En los otras tres mesas de discusión no detecto ningún aporte.   En la solución al comercio ilícito no creo que hayan experiencias innovadoras que aportar.  En el reto democrático espero que haya guardado silencio y en la inversión en infraestructura crítica solo la expansión al Canal de Panamá amerita alguna mención.

A principios del Siglo pasado,  Davos también fue muy famosa por ser un sanatorio de tuberculosos.   La famosa novela de Thomas Mann,  “ La montaña Mágica” se desarrolla en este pueblo suizo donde el clima en el invierno era considerado el apropiado para los enfermos pulmonares.   Hoy quizás el lugar apropiado para enviar a un dignatario para garantizarnos unos días de paz y tranquilidad.

Pero la pregunta de los cien mil pesos es si nuestros gobernantes aprenden algo o reciben alguna dosis de cordura, sapiencia, ejemplo que puedan aplicar a estas nobles tierras carente de políticos con materia gris disponible para gobernarnos.

Es una lástima que se gaste tanto dinero en estos viajes y a la vuelta regresen igual que como fueron.

<>
Artículo publicado el 27 de enero de 2010   alas 22:29  en su muro en Facebook  por el autor  a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Civilismo y minería

La opinión de…

Carlos Guevara Mann

A fin de prevenir innecesarias convulsiones sociales y salvaguardar el interés nacional, es conveniente que los diputados que debaten la reforma al Código Minero consideren cuidadosamente los antecedentes históricos de la minería en Panamá. El caso de la pretendida explotación de la mina de cobre del Cerro Colorado es particularmente relevante.

Un estudio de factibilidad divulgado por la dictadura en los años 70 presentó al Cerro Colorado como el segundo mayor yacimiento cuprífero virgen del mundo y aseguró que su aprovechamiento rendiría beneficios netos de 140 millones de balboas a corto plazo. Además, adujo que 13 mil empleos serían generados por la explotación minera y los proyectos hidroeléctricos de La Fortuna, La Estrella y Los Valles.

Para operar la mina, en 1975 se fundó la Corporación de Desarrollo Minero de Cerro Colorado (Codemin). Panamá solicitó créditos por 406 millones de balboas –una suma alarmante, entonces y ahora– para poner en marcha el proyecto (La Estrella de Panamá, 1 de enero de 1978).

A medida que el régimen avanzaba en sus intenciones y el público consideraba los impactos financieros, ecológicos y sociales de la propuesta, crecían la preocupación y el malestar en la ciudadanía, sobre todo en la provincia de Chiriquí.   Por ejemplo, el 1 de febrero de 1979   La Estrella de Panamá aludió a las aprehensiones de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, expuestas por su presidente, César A. Tribaldos.

El 1 de marzo, en el mismo diario, varias organizaciones publicaron una carta abierta en la que señalaron su oposición a la explotación de la mina.

El 22 de abril, unos 2 mil manifestantes cerraron la vía Panamericana, en San Félix, para protestar contra los planes de la dictadura (TVN, 23 de abril de 1979).   Alrededor de esa fecha se constituyó el Comité Cívico de Defensa Integral de la Provincia de Chiriquí, el cual protestó por las violaciones constitucionales y las repercusiones ambientales que acarrearía la extracción de cobre.

Los catedráticos Alberto Quirós Guardia y Miguel Antonio Bernal hicieron grandes esfuerzos por concienciar a la ciudadanía acerca de los peligros de la minería. Tanto el Ing. Guillermo Quijano, dirigente de la oposición democrática, como el Partido Socialista de los Trabajadores, de orientación izquierdista, exigieron un plebiscito sobre la explotación de la mina.

El 26 de junio de 1979, el diario Ya! adujo que el régimen había concedido importantes contratos de Codemin, sin licitación, a un conocido publicista (muy influyente también durante el gobierno de Martín Torrijos). Se constituyó el “Comité Nacional por el no a Cerro Colorado”, presidido por el Dr. Carlos A. Morales, el cual se querelló contra Codemin y a la publicitaria beneficiada por la concesión irregular (Ya!, 28 de junio de 1979).

El Frente Nacional de Oposición (Freno) se pronunció el 9 de agosto contra el proyecto. En octubre, Ya! publicó una nota según la cual la propuesta carecía de viabilidad económica, de acuerdo con Eximbank, organismo financiero estatal de Estados Unidos (Ya!, 9 de agosto y 16 de octubre de 1979).

En agosto de 1981, el Arq. Edwin Fábrega, director del IRHE durante el régimen castrense, expresó su oposición al proyecto por la enorme cantidad de electricidad que utilizaría, equivalente a la totalidad del consumo nacional. Poco después, la dictadura decidió engavetar la propuesta, en vista de que el precio internacional del cobre no respaldaba la comercialización del mineral que se obtendría en el Cerro Colorado.

Aunque no extrajo un gramo de cobre, Codemin (y, en consecuencia, el Estado panameño) acumuló una enorme deuda. Cuando en 1984 el Dr. Arnulfo Arias enumeró los más grandes casos de corrupción de la dictadura, incluyó entre ellos a Codemin, junto con el frustrado segundo puente sobre el Canal (Van Dam) y el programa colectivo de viviendas de la Caja de Seguro Social (La Prensa, 1 de mayo de 1984).

Más adelante, una nota de prensa de la Alianza Democrática de Oposición –que aglutinó al Partido Panameñista, al Movimiento Liberal Republicano Nacionalista (Molirena) y al Partido Demócrata Cristiano– describió el desempeño de la empresa estatal como “el robo del siglo”.

La historia de Codemin provee a los diputados importantes elementos cuyo estudio contribuye a prevenir errores y estremecimientos sociales. Por el bien del país, ¡examínenla con atención!

<>
Este artículo se publicó el 2 de febrero  de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Panamá no surgió por combustión expontánea

Bitácora del Ex- Presidente del 27 de enero de 2011.

La opinión del Abogado, Empresario,  Docente Universitario y Ex Director de la Policía Nacional…

Ebrahim Asvat

 

Y esto que hoy llamamos Panamá y que nos enorgullecemos por ser lo que es, no surgió por combustión espontánea.  En ella contribuyeron miles y miles de panameños a través de los años.

A diferente niveles han contribuido al bienestar común, llevando escolaridad,  salud,  caminos,  puentes,  sanidad,  empresas, agua, electrificación.

Todos estos esfuerzos con la finalidad de darle una forma a una región selvática.   Cada gran obra de bienestar general producto de la mentes de panameños que pensaron en el cómo, para luego,  ver el cuanto.

Cómo llevarle salud a todos los panameños.   Cómo integrar a todas las comunidades en un sistema de carreteras.   Cómo proveer a todos los panameños de agua potable.

Nuestros antepasados no vieron el problema del analfabetismo para decir:  “no perdamos el tiempo y el dinero en gente que no sabe leer y escribir”.    Tampoco en cuanto a la salud escatimaron esfuerzo por la distancia o la dificultad en llegar a los poblados.  Nadie dijo:  “Para allá no vamos porque está muy lejos y eso es perder dinero y tiempo.

Por  que será que hoy nuestra clase dirigente no puede pensar en cómo evitar que  nuestros adolescentes caigan en las manos de la delincuencia  y sobre esa interrogante crear programas y planes que lo eviten.

Porque cuando hablamos de la delincuencia juvenil lo primero que pensamos es en penas,   cárcel,   tratamiento como adultos,  severidad y muerte.

Frente a tantos tugurios y barrios marginales por qué será que nuestra clase dirigente no puede pensar en cómo garantizarle a  cada panameño la posibilidad de tener una casa digna.

Nuestros antepasados diseñaron las políticas publicas y pensaron en todos los panameños sin distingos.  Prepararon a los técnicos y profesionales para llevarlos a cabo.  Cuando hubo necesidad de contratar extranjeros lo hicieron.

Hoy, no hay políticas públicas sino reparto dinerario y sectorización.    Nos ofrecen Torres Financieras,  Ciudad Gubernamental,  Centro de Convenciones y  rellenos de mar para lujosos edificios, túneles y Metro en medio de escasez de agua potable, basura por doquier, tugurios rodeados de hermosos apartamentos,  desplome de las alcantarillas y la más amplia dispersión poblacional para una ciudad de millón y medio de habitantes.

Ya no hay tiempo para pensar,  menos para soñar en un Panamá de todos y para todos.

Debo creer que nuestros  líderes de antaño llevaban a Panamá en la sangre.  Los líderes de hoy llevan a Panamá en el bolsillo junto a la billetera.

Andamos por el camino equivocado y si no despertamos terminaremos en el precipicio.

<>
Artículo publicado el 26 de enero de 2010   alas 21:45  en su muro en Facebook  por el autor  a quien damos todo el crédito que le corresponde.

 

Capacidad de respuesta

La opinión de…

 

Robin Rovira Cedeño

“Sé sincero contigo mismo y de ello se seguirá como la noche al día que no podrás ser falso con nadie”, dijo William Shakespeare.

No cabe duda alguna que en el caso de algunas situaciones desafortunadas o lamentables que han sucedido alguien o algunos tendrán que ser sinceros consigo mismos (sino todos).

Fue en un artículo de opinión anterior (La Prensa, 17 de junio de 2009) que mencioné: “No hay libertad absoluta sin responsabilidad. Hasta el punto que hayamos aprendido a ser responsables, hasta ese punto tenemos derecho a ser libres”.

El ser sinceros con nosotros mismos equivale a ser responsables. Por cierto la palabra “responsabilidad” proviene de una palabra latina que significa: “capacidad de respuesta”. Una persona responsable es una persona con capacidad de respuesta. A modo general, puedo decir que tenemos que aprender a ser responsables o aprender a tener capacidad de respuesta, como gobernados y gobernantes; como empleados y empleadores; como padres e hijos; como educadores y educandos. Porque nuestra falta de responsabilidad o capacidad de respuesta siempre terminará por afectar a otros.

Si el ser sinceros con nosotros mismos equivale a ser responsables, el ser responsables equivale a enviar mensajes claros. Es decir, a no enviar mensajes contradictorios. Según la psicología los mensajes contradictorios conducen a la esquizofrenia. Una sociedad que envíe mensajes contradictorios sería, entonces, una sociedad esquizofrénica.

A modo de ejemplo: ¿Cómo puede un educador enseñar a un estudiante en un aula de clases como parte de una clase de religión el mandamiento: “No fornicarás”, pero por otro lado, como parte de una clase de reproducción humana enseña a ese estudiante cómo usar un preservativo correctamente? (caso de la vida real)

¿Cómo entender a un medio de comunicación que condena la industria pornográfica, pero por otro lado alienta la pornografía sutil, publicitando mujeres prácticamente desnudas?

¿Cómo entender un gobierno que aliente la decencia, pero cuando abordo un transporte público tengo que escuchar música inmoral; o cuando camino por las vías públicas se evidencian las carátulas de CD con escenas de sexo oral a la luz del más tierno de los seres humanos como son los niños?

¿Cómo se puede incentivar a ponerle “tarjeta roja a la violencia”, pero por otro lado se promociona abiertamente la violencia? Digo abiertamente, porque se transmiten a horas muy tempranas programas que vulneran la sensibilidad. Y digo vulneran la sensibilidad, recordando lo dicho por el gran estadista norteamericano Thomas Jefferson: “Existe una aristocracia natural entre los hombres, basada en la virtud y el talento”.

Un hombre sin virtud ni talento es un hombre insensible. Y un hombre insensible es un hombre sin aquella “aristocracia natural” que le debe revestir o adornar como ser humano ¿O es que ya nos cansamos de ser humanos?

No extraña ver, entonces, como existe un culto hacia la violencia como acto de valor; hacia lo tosco, chabacano y vulgar. Hacia lo común y corriente; porque, los mensajes no están llegando claro a quienes tienen que llegar.

<>
Este artículo se publicó el 2 de febrero  de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El chicharrón del palangre

La opinión de…

 

Aramís Averza Colamarco

La verdad es que no quería meterme en semejante problema, pero cuando uno lee o ve aseveraciones “parcialmente ciertas”, no puede ni debe quedarse callado, a sabiendas de que esto puede ocasionar problemas. Para empezar, todo, o la mayoría de las cosas que hemos hecho los humanos que metemos en el mar, causan molestias, disturbios y problemas a alguno de los componentes de la fauna y flora marina.

Con respecto a la pesca, la que sea, como sea, es un arte extractivo, se basa en extraer del ambiente diferentes componentes de la flora y/o fauna marina. Extracción significa sacar sin devolver; en otras palabras, todos los tipos de pesca afectan negativamente al ambiente marino y sus componentes, no se salva ninguno.   Esa fue la razón por la cual la ARAP no lleva el término pesca, ya que este término es mal visto por muchas entidades financieras internacionales, que prefieren apoyar la maricultura sobre la pesca, o sea, la producción sobre la extracción.

Dentro de la industria pesquera existen intereses e interesados, y créanme que ninguno es pariente de “Alicia” ni de la madre Teresa de Calcuta. Cada uno busca sus intereses particulares (que es lo normal), dependiendo del gobernante de turno. Y si puedo arrancarles las escamas a mis adversarios, cuando me toque estar cerca de la papa, ni duden de que lo voy a tratar de hacer. Esa ha sido la historia que yo he podido observar en mis 35 años ligados indirectamente a esta industria.

Esclarecido el panorama, ahora nos toca como académicos de las ciencias marinas escribir ciertas recomendaciones. Independientemente del efecto de los palangres, la forma en que se impuso la ley simplemente fue inconsulta y mal llevada.   Se dejó en la calle, literalmente, a miles (efecto dominó) de panameños que no tienen nada que ver con las peleas existentes entre industriales y que simplemente no tienen vela en ese entierro.

Estos miles de panameños contaban con un trabajo honrado que les permitía poner algo en el plato que ponían sobre su mesa; desde hace más de 30 días ese plato está vacío. “El hambre nunca dice adiós sino hasta luego”, según leí en un restaurante, y eso es verdad; cómo estarán esas familias, sus hijos; esto no tiene justificación alguna.

No olvidemos que la escuela comienza en menos de 30 días, ¿como podrán hacer frente esas familias a dichos gastos si no hay trabajo, o es que sus hijos no tienen derecho a laeducación? Seamos conscientes, permitamos que los barcos puedan zarpar a faenar, mientras, establezcamos una comisión con 30 días de plazo máximo, que se encargue de examinar (tamaño de la línea, número y tipo de anzuelos, carnada, especies captura, etc.) y adecuar la reglamentación existente, para que transcurrido ese tiempo, en común consenso, se pueda continuar con una actividad que garantice el pan a sus trabajadores y el menor daño posible a nuestro entorno marino.

<>
Este artículo se publicó el 1 de febrero  de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Panamá, un nación con una historia hermosa

Bitácora del Ex- Presidente del 26 de enero de 2011.

La opinión del Abogado, Empresario,  Docente Universitario y Ex Director de la Policía Nacional…

 

EBRAHIM  ASVAT

Panamá como nación tiene una hermosa historia y es  una lástima que sean pocos los panameños que la conozcan.  Estoy casi seguro que el desconocimiento de su historia es lo que distancia al panameño de su responsabilidad cívica.

Todos estamos obligados a dejar un mejor Panamá del que encontramos.  Nuestros actos, nuestros sacrificios,  nuestro trabajo,  nuestros triunfos a diferentes niveles deben marcar en última instancia un factor de mejoramiento de toda esa organización y conglomerado que constituye lo que denominamos Panamá.

Desde el nacimiento de un hijo,  la instrucción escolar,  el puesto de trabajo, la actividad profesional o empresarial,  la adquisición de una casa para construir un hogar, la vida comunitaria, la vida pública , la solidaridad humana.  Todos estos pequeños eventos son relevantes y marcan hitos, cada uno en su dimensión en la vida de un país.

Cuando se fundó la República de Panamá en el año 1903 y luego de dar sus primeros pasos, el analfabetismo alcanzaba al 85% de la población.    A alguien se le ocurrió la idea de que lo que le correspondía al país era lograr que cada uno de sus habitantes aprendiera a leer y escribir.  De esa idea central, se trajeron maestros y profesores extranjeros,  se crearon los primeros centros de formación e instrucción de enseñanza primaria y secundaria.   Se invirtió en escuelas a lo largo y ancho del territorio nacional.   Nuestras maestras y profesores se movilizaron y dedicaron sus vidas a llevar escolaridad.  ¡ Cuanta inversión a largo plazo!  Esos maestros y profesores invirtieron (y siguen invirtiendo) sus vidas por otros a salarios bajos porque su mística y empeño no se mide  en dinero sino en otro tipo de satisfacción psicológica que  no tiene precio y genera admiración, respeto y estima.    Cuantos  conocemos la experiencia de maestros y profesores que tienen historias que contar de los alumnos que pasaron por su clases.  Historias  de sacrificios, empeño, desvelos, alegrías, triunfos y tristezas.

Hoy el analfabetismo está casi por desaparecer y cada vez más, los menores de 12 años entran en un centro de instrucción escolar.  ¿ Que calidad de panameños son estos que dedican sus vidas a un propósito nacional con poca remuneración y reconocimiento público?

Nadie que ha vivido y crecido en este país puede desconocer la influencia de maestros y profesores que les ha marcado sus vidas.  Lo hicieron por otros.  No les importó quienes eran.  Lo hacían sin tenerlo en mente, por un país, por eso que llamamos Panamá y que lo llevan muy adentro.

<>
Artículo publicado el 25 de enero de 2010 a las 21:00   en su muro en Facebook  por el autor  a quien damos todo el crédito que le corresponde.