La quiebra de British

La opinión de…

 

Christi Escalante

En esta oportunidad quisiera dirigirme a todos los afectados dentro del proceso de quiebra de British American Insurance Company, quienes acudimos a la primera junta de acreedores que se realizó el día 16 de diciembre pasado en las instalaciones del hotel El Panamá.

En dicha primera junta de acreedores, entre los distintos temas a tratar se encontraba discutir y fijar los honorarios del curador de la quiebra, situación que nunca se dio;     es decir, en ningún momento el tema fue abordado y mucho menos aprobado por los afectados, quienes fungen en calidad de acreedores dentro de dicho proceso, tal como lo establece el artículo 1833 del Código Judicial.

El artículo anteriormente referido, en su primer párrafo, el cual paso a citarles, indica lo siguiente: Artículo 1833 del Código Judicial: “Los honorarios del curador serán fijados por los acreedores en junta general y, en caso de desacuerdo, por el juez, previo dictamen de peritos”.

En este sentido, el tema de los honorarios del curador, tal como ya mencioné, no fue abordado en dicha junta, por lo que no pudo generarse siquiera aprobación o desacuerdo alguno entre los asistentes.    Quiero aclarar que no estoy demeritando la labor del curador ni mucho menos, quien ha estado a la altura del problema, y sus honorarios profesionales deben ser remunerados, pero me ha sorprendido abruptamente el monto fijado por el despacho judicial correspondiente, con relación a los honorarios del curador, los cuales fueron fijados en la suma de 10 mil dólares mensuales, lo que respetuosamente considero exorbitante.

Al quedarme estupefacta por dicho monto, hice un ligero sondeo con personas que de alguna u otra manera conocen o han conocido de procesos de quiebra, quienes consideran y a la vez coinciden en que se trata de una suma algo elevada, si se compara con otros procesos similares.

No creo necesario tener que recordar que estamos ante una empresa en quiebra, una empresa con mínimos recursos y que dichos honorarios, precisamente, serán sufragados por lo poco que ha sido recuperado hasta el momento.

Ahora bien, también habrá que tomar en consideración los posibles y futuros honorarios por asesores adicionales que puedan ser requeridos por el curador, a fin de orientarlo y asistirlo en la colocación y venta de los bonos en el mercado extranjero, siempre y cuando estos puedan ser recuperados, tal como fue aprobado en dicha junta de acreedores.

Por el momento, queda pendiente que se resuelvan ciertas peticiones sobre la fijación de los honorarios del curador, presentadas ante el despacho judicial, ya que esto debió darse y aprobarse a través de una junta de acreedores, apegándonos así a lo que establece el primer párrafo del artículo 1833 del Código Judicial. En virtud de todo lo anterior, la unidad como grupo de afectados debe imperar y estar pendientes del desarrollo de esta situación, y anhelando que la misma pueda ser ventilada a la mayor brevedad posible.

<>
Este artículo se publicó el 22  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: