Justin se murió antes de tiempo

La opinión de…

 

Rossana Uribe

Ustedes no sabrán quién era Justin Pino. Era un chico joven, inteligente y muy trabajador. Respetuoso y comedido. Era nuestro proveedor de soluciones tecnológicas y se murió antes de tiempo, se murió cuando aún tenía mucho por hacer, se murió por la irresponsabilidad de unos choferes de bus que ese día amanecieron con ganas de jugar a asesinar.

Cuando unos buses compiten en regatas en plena avenida y atropellan a cuanta persona ose ponerse en su camino, eso no puede tener otro nombre que asesinato. Así, ni más ni menos.

Hablar del sistema de buses que tenemos por buses en la ciudad de Panamá es hablar una vez más de lo mismo. Buses que se caen a pedazos en plena avenida, faltos de mantenimiento, obsoletos, manejados en su mayoría por ineptos que no han pasado ni una verdadera prueba de manejo, a quienes se les acumulan las multas sin que nadie les haga nada porque la mafia es impune. Con troneras, pero sin frenos, con luces por todos lados pero sin asientos decentes. Con “secretarios”, pero sin supervisores. Con grandes motores y bocinas, pero sin vergüenza.

Y ahí es cuando me indigno. Se inventaron unas multas que nadie pone; la mafia busera es más fuerte que cualquier gobierno. Y es que, claro, muchos de ellos pertenecen a grupos que se las arreglan para caer parados en cualquier circunstancia; hablan de que los buses “no dejan nada”, pero traen grandes cadenas de oro al cuello y relojes que cuestan lo que un carro.

Yo los metería a todos estos armatostes en un gran terreno baldío y vería qué partes me sirven para reciclar y a las otras les prendería fuego hasta verlos reducidos a cenizas. Pero ya, mañana mismo los sacaría de circulación. Para luego es tarde.

Y que el público se acostumbre al Metro Bus que circula a la velocidad que debe, por el carril que debe y conducido por gente entrenada, que recibe un salario, seguro social y prestaciones laborales, que debe pasar un examen de manejo y es supervisado como debe ser. Que usan uniforme y son corteses. Que les guste a algunos o no, circulan a 60 kilómetros por hora, porque así debe ser.

Ojalá ahora de verdad se cambie el sistema, que no valgan los mafiosos apadrinados por políticos oportunistas, que no haya coima que valga ni amiguismo que se imponga.

No puede haber más Justin que no logren sus sueños. Ni uno más.

<>
Este artículo se publicó el 31  de enero de 2011   en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: